Skip to main content

Full text of "Doctrina pontificia"

See other formats


DOCTRINA 
PONTIFICIA 



IV 




tíbravy of Ch* 'fcheolocjícal ¿Seroinarp 

PRINCETON • NEW JERSEY 



FROM THE LIBRARY OF THE 

REVEREND JOHN ALEXANDER MACKAY 
LITT.D., D.D., LL.D., L.H.D. 




Doctrina Pontificia 

IV 

Documentos marianos 



BIBLIOTECA 

DE 

AUTORES CRISTIANOS 

Declarada de interés nacional 



ESTA COLECCIÓN SE PUBLICA BAJO LOS AUSPICIOS Y ALTA 
DIRECCIÓN DE LA PONTIFICIA UNIVERSIDAD DE SALAMANCA 

LA COMISIÓN DE DICHA PONTIFICIA 
UNIVERSIDAD ENCARGADA DE LA IN- 
MEDIATA RELACIÓN CON LA B. A. C, • 
ESTÁ INTEGRADA EN EL AÑO 1954 
POR LOS SEÑORES SIGUIENTES: 

PRESIDENTE : 

Excrao. y Rvdmo. Sr. Dr. Fr. Francisco Barbado Viejo, O. P., 
Obispo de Salamanca y Gran Canciller de la Pontificia 
Universidad. • - • • ■ 

vicepresidente: n mo . Sr. Dr. Lorenzo Turrado, Rector 
Magnífico. 

vocales: r. p. Dr. Fr. Agapito Sobradillo, O. F. M. C, 
Decano de la Facultad de Teología; R. P. Dr. Marcelino 
Cabreros, C. M. F., Decano de la Facultad de Derecho; 
M. I. Sr. Dr. Bernardo Rincón, Decano de la Facultad de 
Filosofía; R. P. Dr. José Jiménez, C. M. F., Decano de la 
Facultad de Humanidades Clásicas; R. P. Dr. Fr. Alberto 
Colunga, O. P., Catedrático de Sagrada Escritura; reverendo 
P. Dr. Bernardino Llorca, S. I., Catedrático de Historia 
Eclesiástica. 

secretario: m. j gr. Dr. Luis Sala Balust, Profesor. 

LA EDITORIAL CATOLICA, S. A. AP. 466 



MADRID • MCMLIV 



Doctrina 
Pontificia 

IV 

Documentos muríanos 

EDICION PKEPARADA POR EL PADRE 

HILARIO MARIN, S. I. 




BIBLIOTECA DE AUTORES CRISTIANOS 

MADRID • MCMLIV 



NIHTL OBSTAT: 



Lic. Juan Fernández, 
Censor. 



IMPRIMI POTEST: 

Francisco Ibiricu, S. I., 
Prep. prov. Cast. Orient. 



«— «* 



IMPRIMATUR: 

t Juan, 
Ob. aux. y Vic. gral. 
Madrid, 4 diciembre 1954. 



Rivadeneyra. S. A. — Paseo Onésimo Redonda. 26. — Madrid. 



INDICE CRONOLOGICO DE 
LOS DOCUMENTOS 



Págs. 



Presentación XXI 

Bibliografía general xxvn 

Profesión de fe Mariana xxix 

SIMBOLOS 

1 Fórmula occidental antigua 3 

2 Fórmula occidental reciente 3 

3-4 Fórmula oriental ■ 3 

5 Fórmula "Fides Damasi" 4 

6 Fórmula "Libellus in modum Symboli" 4 

7 Fórmula "Quicumque" 4 

■ROMANOS PONTIFICES 
Y CONCILIOS ECUMENICOS 

San Félix I (269-274) 5 

8 Fórmula de fe 5 

San Dámaso I (366-384) •. .. 5 

9 Maternidad divina de María .• 6 

Conc. Constantinop. I (381) 6 

10 Fórmula de fe 6 

Conc. Romano (382) 6 

11-12 Epístola II del Sínodo Romano al Oriente 6 

13 Epístola III del Papa Dámaso al Obispo de An- 

tioquía 7 

14 Epístola IV al mismo ■ 7 

San Siricio (384-398) 7 

15 María, siempre virgen 7 

San Celestino I (422-432) 8 

Conc. Romano (430) 8 

16 María virgen, Madre de Dios : 8 

Conc. Efesino (431) 9 

17-18 María virgen, Madre de Dios 12 

San Sixto III (432-440) 12 

19 María virgen, Madre de Dios 12 

San León I (440-461) 13 

20-22 María virgen, Madre de Dios 13 

Conc. Calcedonense (451) 14 

23 María virgen, Madre de Dios 14 



VI 



ÍNDICE DE DOCUMENTOS 



Discursos : Pígs. 



24 I de la Natividad: María, Madre virgen 14 

25 II de la Natividad : María, siempre virgen 15 

26 VI de la Natividad: María, Aladre virgen 17 

27 VII de la Natividad : María, Madre virgen 17 

28 IX de la Natividad : Alaría, Aladre virgen 18 

29 I de la Epifanía: Alaría, Aladre virgen inmacu- 

lada .'. , 18 

San Gelasio I (492-496) 19 

30 Consentimiento de Alaría 19 

Símaco (498-515) 19 

31 Siempre virgen y Aladre de Dios 19 

Juan II (533-535) 19 

32 Alaría virgen, verdadera Aladre de Dios 19 

Vigilio (537) (540-555) 20 

33 María virgen, Aladre verdadera de Jesucristo 20 

Conc. Constanttnop. II (553) 21 

34-36 Alaría, siempre virgen Madre de Dios 21 

Honorio I (625-638) 22 

37-43 Alaría, siempre virgen y Madre de Dios 22 

Teodoro I (642-649) 24 

San Martín I (649-653) (655) 24 

Conc. Lateranense (649) 24 

44-47 Alaría, siempre virgen, Madre de Dios 24 

Diosdado (672-676) 26 

Conc. Toledano XI (675) 26 

48-50 Símbolo de la fe , 26 

San Agatón (678-681) 27 

Conc. Constantino?. III (680-681) 27 

51-60 Profesiones de fe . 27 

Sergio I (687-701) 30 

Juan VII (705-707) 30 

61 Inscripciones • 30 

San Gregorio II (715-731) 30 

62-66 Profesión de fe y veneración de las imágehes de 

María 30 

San Gregorio III (731-741) 32 

Conc. Romano II (732) 32 

67 Veneración de las imágenes de María 32 

Esteban II (752-757) 32 

68 Dichos acerca de María 32 



ÍNDICE DE DOCUMENTOS 



vn 



Págs. 



Adriano I (772-795) 33 

Conc. Niceno II (787) \ 33 

69-91 Varias profesiones de fe. Sobre el culto debido a 

María 33 

San León III (795-816) 39 

92-97 Símbolos de fe 39 

San Pascual I (817-824) 41 

San León IV (847-855) 41 

San Nicolás I (858-867) 42 

Adriano II (867-872) 42 

Conc. Constantino^. IV (869-870) • 42 

98-99 Veneración a María 42 

San León IX (1049-1054) 43 

100 Profesión de fe 43 

San Gregorio VII (1073-1085) 43 

Ccfnc. Romano VI (1079) 43 

101 Profesión de fe 43 

Urbano II (1088-1099) 44 

102 Prefacio de la Virgen 44 

Honorio II (1124-1130) 44 

Adriano IV (1154-1159) 45 

Alejandro III (1159-1181) 45 

103-4 Instrucción al Sultán de Iconio 45 

Inocencio III (1198-1216) 47 

105 Profesión de fe 47 

Conc. Lateranfnse IV (1215) 47 

106 Profesión de fe 47 

Discursos en la: 

107 Dom. I de Adviento: María, virgen 48 

108 Natividad del Señor: Triple novedad 48 

109 Natividad de Santa María: El retoño de la raíz de 

David 49 

110-111 Purificación de María 50 

112-116 Asunción de María • 51 

117 Natividad de María 54 

118 Superioridad sobre los Apóstoles 55 

119 Himno a la Virgen 55 

120 Recurso a María 57 

121 Encomio de María, retoño 57 



Vlli 



ÍNDICE DE DOCUMENTOS 



Págs. 



Honorio III (1216-1227) 58 

Gregorio IX (1227-1241) 58 

Inocencio IV (1243-1254) 58 

122 Breve "Quoniam", 26 de abril de 1244 59 

123 Fiesta de la Natividad de María 59 

124 Escapulario Carmelitano 59 

125 Breve "Quae honorem", 1.° de septiembre de 1247. 59 

Urbano IV (1261-1264) 59 

126 Bula "Sol ille", 23 de diciembre de 1261 59 

127 Virtud del Rosario 60 

Gregorio X (1271-1276) 60 

Conc. II de Lyón (1274) 60 

128 Profesión de fe 60 

Nicolás III (1277-1280) 60 

Nicolás IV (1288-1292) 60 

129 Bula del año 1288 61 

Benedicto XI (1303-1304) 61 

130 Bula "Dum levamus", 11 de febrero de 1304 61 

Clemente V (1305-1314) 61 

Conc. Vienes (1311-1312) 61 

131 Profesión de fe 61 

Juan XXII (1316-1334) 62 

132 Asunción de María • 62 

Clemente VI (1342-1346) 62 

Gregorio XI (1370-1378) 62 

Urbano VI (1378-1389) 63 

Bonifacio IX (1389-1404) 63 

133-6 Bula "Superni benignitas", 9 de noviembre de 1390. 63 

Martín V (1417-1431) 67 

Eugenio IV (1431-1447) 67 

Conc. de Basilea (1439) 67 

137 Sobre la Inmaculada 67 

138 Const. apost. "Advesperascente" (1439) 68 

Conc. Florentino (1438-1445) 69 

139-140 Bula "Exultate Deo", 22 de noviembre de 1439 .... 69 

141-3 Bula "Cántate Domino", 4 de febrero de 1441 70 

Paulo II (1464-1471) 70 

Sixto IV (1471-1484) 71 

144 Const. "Cum praeexcelsa", 28 de febrero de 1476... 71 

145 Bula "Ea quae ex fidelium", 12 de mayo de 1479... 72 



ÍNDICE DE DOCUMENTOS IX 



Págs. 

146 Bula "Romaims Ponfífex", 8 de diciembre de 1479. 73 

147 Const. "Grave nimis", 1481 73 

148 Const. "Grave nimis", 4 de septiembre de 1483 ... 73 

Inocencio VIII (1484-1492) 74 

Alejandro VI (1492-1503) 74 

Julio II (1503-1513) 75 

León X (1513-1521) 75 

149-150 Bula "Pastoris aeterni", 6 de octubre de 1520 76 

Adriano VI (1522-1523) 77 

Clemente Vil (1523-1534) 77 

151 Motu proprio "Etsi temporalium", 8 de mayo 

de 1534 77 

Paulo III (1534-1549) 78 

Fiestas marianas del breviario de Quiñones : 

152-157 Const. "Breviarium divini officii", 3 de julio 

de 1536 78 

158 Himno a María 80 

159 Himno a María 81 

160 Himno a María 81 

Conc. Tridentino (1545-1563) 82 

161 Confirma la Const. de Sixto V 82 

162 Privilegio de María 82 

163 Realeza de María 83 

Julio III (1550-1555) 83 

164 Del Rosario 83* 

Paulo IV (1555-1559) 83 

165 Const. "Cum quorundam", 7 de agosto de 1555 ... 83 
Pío IV (1559-1565) 84 

166-167 Bula "Iniunctum Nobis", 13 de noviembre de 1564. 84 

San Pío V (1566-1572) 85 

168 Bula "Ex ómnibus af flictionibus", 1.° de octubre 

de 1567 85 

169 Const. "Consueverunt RR. PP.", 17 de septiembre 

de 1569 86 

170 Const. "Super speculam Domini", 30 de noviembre 

de 1570 86 

Gregorio XIII (1572-1585) 87 

171-3 Bula "Monet Apostolus", If de abril de 1573 87 

174 Breve "Pastoris aeterni", 12 de octubre de 1576 ... 89 

175 "Provisionis Nostrae", 29 de enero de 1579 89 



X 



ÍNDICE DE DOCUMENTOS 



Págs. 



Sixto V (1585-1590) 90 

176-7 Bula "Intemeratae Matris", 1.° de septiembre 

de 1585 90 

178-9 Bula "Dum inef fabilia", 30 de enero de 1586 91 

180 Bula "Gloriosae", 8 de junio de 1587 93 

Clemente VIII (1592-1605) 93 

181 Motu proprio "Pastoralis Romani", 15 de julio 

de 1598 94, 

Paulo V (1605-1621) 101 

182-3 Bula "Immensae bonitatis", 27 de octubre de 1615. 101 

Gregorio XV (1621-1623) 104 

184 Breve de 4 de noviembre de 1622 104 

Urbano VIII (1623-1644) 105 

185 Bula "Imperscrutabilis", 12 de febrero de 1623 ... 105 

186 Invocación, 18 de noviembre de 1625 105 

187 S. Congr. S. Oficio, 23 de enero de 1627 105 

188 Breve "Sanctae", 26 de noviembre de 1631 106 

189 Realeza de María : 106 

Inocencio X (1644-1655) 107 

Alejandro VII (1655-1667) 108 

190-3 Bula "Sollicitudo omnium", 8 de diciembre de 1661. 108 

Clemente IX (1667-1669) 114 

194 Breve "Augustissimae", 17 de septiembre de 1667. 115 

195 Breve "Sincera Nostra", 21 de octubre de 1667 ... 115 

196 Breve "Exigit", 31 de octubre de 1667 .., 115 

Clemente X (1670-1676) 116 

197 Breve "Ad pastorale", 20 de agosto de 1671 116 

Inocencio XI (1676-1689) 117 

198 Breve "Apostolatus officium", 24 de marzo de 1679. 117 

199 Breve "Eximia", 26 de mayo de 1679 118 

200 Breve "Nuper pro parte", 31 de julio de 1679 118 

Alejandro VIII (1689-1691) 121 

201 Decreto del 7 de diciembre de 1690 121 

Inocencio XII (1691-1700) 122 

202 Breve "In excelsa", 15 de mayo de 1693 122 

203 Bula "Sacrosancta", 5 de agosto de 1698 123 

Clemente XI (1700-1721) 123 

204 Bula "Commissi Nobis", 6 de diciembre de 1708 ... 123 
Benedicto XIII (1724-1730) 125 

205 Breve "Essendo stato commesso", 26 de septiembre 

de 1724 125 



ÍNDCE DE DOCUMENTOS XI 



Págs. 



206 Breve "Ex quo", 1.° de abril de 1727 126 

207 Decreto del 22 de abril de 1727 126 

208 Invocación, año 1729 127 

Clemente XII (1730-1740) 128 

Benedicto XIV (1740-1758) 130 

209 Const. "Nuper ad Nos", 16 de marzo de 1743 .... 130 
210-220 Bula áurea "Gloriosae Dominae", 27 de septiembre 

de 1748 130 

Clemente XIII (1758-1769) 135 

221 Bula "Quantum ornamenti", 8 de noviembre de 1760. 136 

1 222 Breve "Cum primum", 17 de enero de 1761 137 

223 Breve "Commissi", 16 de marzo de 1767 137 

224 Breve "Eximia pietatis", 14 de marzo de 1768 ... 138 

Clemente XIV (1769-1774) 138 

225 Breve "Ratio pastoralis", 21 de noviembre de 1769. 139 
Pío VI (1775-1799) 139 

226 Breve "Pietatis", 26 de junio de 1775 139 

227 Breve "Apostolici muneris", 29 de noviembre 

de 1777 140 

228 'S. Congr. Indulg., 5 de abril de 1786 140 

229 Breve "Pietatis", 28 de agosto de 1787 141 

230 Const. "Auctorem fidei", 28 de agosto de 1794 ... 141 

231 S. Congr. Indulg., 21 de noviembre de 1793 141 

Pío VII (1800-1823) 144 

232 Epístola "Id officii", 9 de enero de 1801 144 

233 Breve "Tanto studio", 19 de febrero de 1805 145 

234 Breve "Pastoralis officii", 9 de abril de 1805 145 

235 Breve "Quod divino", 24 de enero de 1806 146 

236 Prefacio, 17 de mayo de 1806 146 

237 S. Congr. Indulg., 18 de agosto de 1807 146 

238 Breve "Memoria", 21 de febrero de 1808 147 

239 S. Congr. Indulg., 21 de junio de 1808 147 

240 S. Congr. Rit, 26 de agosto de 1814 .., 148 

241 Audiencia del 14 de enero de 1815 148 

242 S. Congr. Indulg., 20 de marzo de 1815 149 

243 22 de septiembre de 1817 , 149 

244 S. Congr. Indulg., 30 de septiembre de 1817 149 

245 S. Congr. Indulg., 24 de agosto de 1818 152 

246 S. Congr. Indulg., 23 de noviembre de 1819 152 

247 Audiencia del 9 de diciembre de 1819 152 

248 S. Congr. Indulg., 15 de mayo de 1821 152 

León XII (1823-1829) 154 

249 Rescripto del 21 de octubre de 1823 155 

250 Breve "Quoniam", 15 de julio de 1824 155 

251 S. Congr. Indulg., 11 de agosto de 1824 .., 155 



xu 



ÍND'CE DE DOCUMENTOS 



PágS. 



252 Breve "Etsi Dei Filius", 1.° de septiembre de 1826. 156 

253 S. Congr. Indulg., 30 de enero de 1828 156 

Pío VIII (1829-1830) 157 

254 Breve "Praesentissimum", 30 de marzo de 1830 ... 157 
Gregorio XVI (1831-1846) 158 

255 Breve "Benedicentes", 27 de enero de 1832 158 

256 Epfstola "Praesentissimum", 18 de mayo de 1832 ... 159 

257 S. Congr. Indulg., 8 de enero de 1838 159 

Pío IX (1846-1878) 162 

258 S. Congr. Indulg., 11 de diciembre de 1846 165 

259 Epístola "Nihil certe", 28 de octubre de 1847 165 

260 Epíst. ene. "Ubi primum", 2 de febrero de 1849 ... 166 

261 S. Congr. Indulg., 5 de agosto de 1851 167 

262 Epíst. apost. "Inter omnia", 26 de agosto de 1852. 167 

263 S. Congr. Indulg., 30 de septiembre de 1852 168 

264 Secret. Memor., 19 de mayo de 1854 168 

265 Rescripto del 7 de septiembre de 1854 169 

266 Rescripto del .7 de septiembre de 1854 169 

267 S. C. de Prop. Fide, 26 de noviembre de 1854 170 

268 Alocución "Inter graves", 1.° de diciembre de 1854. 170 
269-302 Bula "Ineffabilis Deus", 8 de diciembre de 1854 ... 171 

303-7 S. Congr. Indulg., 11 de diciembre de 1854 193 

308 Breve del 11 de marzo de 1856 195 

309 "Egregiis", 3 de diciembre de 1856 195 

310 S. Congr. de Indulg., 26 de marzo de 1860 195 

3*11 Epístola del 3 de febrero de 1863 1% 

312 Audiencia del 27 de marzo de 1863 196 

313-5 S. Congr. Rit., 17 de mayo de 1866 197 

316 S. C. de Prop. Fide, 30 de diciembre de 1868 198 

317 Breve del 25 de agosto de 1873 199 

318 Rescripto del 11 de abril de 1874 199 

319 "Proditum est", 8 de febrero de 1875 200 

320 Sequentia "Stabat", S. Congr. Indulg., 18 de junio 

de 1876 200 

321 Epístola "Pium sane", 24 de marzo de 1877 201 

322 Anécdota : 202 

León XIII (1878-1903) 204 

323 Breve "Ad cultum", 10 de septiembre de 1878 205 

324 S. Congr. pro Neg. Eccl. Extraord., 23 de noviem- 

bre de 1880 , 205 

325 S. Congr. Indulg., 18 de noviembre de 1882 206 

326-38 Epíst. ene. "Supremi apostolatus", 1.° de septiembre 

de 1883 206 

339 Audiencia del 15 de diciembre de 1885 216 

340 Epíst. apost. "Salutaris ille", 24 de diciembre 

de 1883 216 

341 S. Congr. Indulg., 15 de marzo de 1884 218 

342-51 Epíst. ene. "Superiore anno", 30 de agosto de 1884, 219 



ÍNDICE DE DOCUMENTOS 



XIII 



Págs. 



352 Realeza de María, 1885 223 

353 S. Congr. Indulg., 21 de marzo de 1885 223 

354 S. Congr. Rit, 20 de agosto de 1885 224 

355 S. Congr. Indulg., 19 de diciembre de 1885 226 

356 Epíst. ene. "Quod auctoritate", 22 de diciembre 

de 1885 226 

357 S. Congr. Indulg, 27 de febrero de 1886 227 

358 Audiencia del 3 de julio de 1886 228 

359-362 Epístola "Piü volte", 31 de octubre de 1886 228 

363 S. Congr. Indulg, 20 de marzo de 1887 231 

364 Epístola "Vi é ben noto", 20 de septiembre de 1887. 231 

365 Decreto del S. Oficio, 14 de diciembre de 1887 ... 234 

366 Epíst. ene. "Quanquam pluries", 15 de agosto 

de 1889 235 

367 S. Congr. Indulg, 14 de diciembre de 1889 236 

368 S. Congr. Indulg, 15 de marzo de 1890 236 

369 S. Congr. Indulg, 20 de diciembre de 1890 236 

370 S. Congr. Indulg, 20 de junio de 1891 237 

371 Litt. apost. "Optimae quidem spei", 21 de julio 

de 1891 238 

372-88 Epíst. ene. "Octobri mense", 22 de septiembre 

de 1891 238 

389-97 Epíst. ene. "Magnae Dei Matris", 8 de septiembre 

de 1892 256 

398 S. Congr. Indulg., 20 de mayo de 1893 272 

399 'S. Congr. Indulg, 30 de junio de 1893 272 

400-8 Epíst. ene. "Laetitiae sanctae", 8 de septiembre 

de 1893 272 

409-19 Epíst. ene. "Iucunda semper", 8 de septiembre 

de 1894 284 

420-21 Epíst. apost. "Amantissimae voluntatis", 14 de abril 

de 1895 297 

422 Epístola "Postquam", 30 de julio de 1895 298 

423 Súplica a la Virgen por la unidad de la Iglesia ... 299 
424-38 Epíst. ene. "Adiutricem populi", 5 de septiembre 

de 1895 300 

439 S. Congr. Indulg, 1." de febrero de 1896 314 

440 Discurso "Ci é caro", 6 de mayo de 1896 315 

441-8 Epíst. ene. "Fidentem Piumqúe", 20 de septiembre 

de 18% 315 

449 Ejjíst. ene. "Divinum illud", 9 de mayo de 1897 ... 325 
450-5 Epíst. ene. "Augustissimae Virginis", 12 de sep- 
tiembre de 1897 326 

456 Epístola "Mariani coetus", 2 de agosto de 1898 ... 336 
457-62 Epíst. ene. "Diuturni temporis", 5 de septiembre 

de 1898 337 

463 Const. apost. "'Ubi primum", 2 de octubre de 1898. 342 

464-5 S. Congr. Rit, 12 de diciembre de 1898 342 

466 Breve apost, 8 de febrero de 1900 344 

467 Epíst. apost. "Oblatis Nobis", 10 de mayo de 1900. 344 

468 Breve apost., 24 de enero de 1901 346 



XIV 



ÍNDICE DE DOCUMENTOS 



Págs. 



469 S. Congr. Indulg, 26 de enero de 1901 347 

470-473 Epíst. apost. "Parta humano generi", 8 de septiem- 
bre de 1901 347 

474 S. Congr. Indulg., 14 de febrero de 1902 352 

475 Breve "Cum Nobis", 10 de junio de 1902 353 

476 Epístola "Nous avons appris", 12 de agosto de 1902. 353 

477 Breve "Omnium sane", 13 de febrero de 1903 354 

478 S. Congr. Rit., 22 de abril de 1903 354 

479 Epístola "Da molte parti", 26 de mayo de 1903 355 

480 Epíst. apost. "L/éclatant", 10 de junio de 1903 ... 357 

San Pío X (1903-1914) 362 

481 Epístola "Se é Nostro dovere" 8 de septiembre 

de 1903 362 

482-501 Epíst. ene. "Ad diem illum", 2 de febrero de 1904... 364 

502 S. Congr. Indulg., 23 de marzo de 1904 386 

503 S. Congr. Indulg., 23 de marzo de 1904 386 

504 S. Congr. Indulg., 24 de agosto de 1904 387 

505 Epístola "Ad omnium instaurationem", 21 de no- 

viembre de 1904 387 

506 S. Congr. Indulg., 11 de enero de 1905 388 

507 Audiencia del 26 de febrero de 1905 388 

508 Rescripto del 24 de marzo de 1905 388 

509 Epíst. apost. "Dilectus filius", 15 de septiembre 

de 1905 389 

510 S. Congr. Indulg., 30 de diciembre de 1905 390 

511 Rescripto del 3 de enero de 1906 390 

512 Rescripto del 25 de enero de 1906 390 

513 S. Congr. Indulg., 9 de mayo de 1906 390 

514 Audiencia del 4 de junio de 1906 391 

515 S. Congr. Indulg., 17 de noviembre de 1906 391 

516 Audiencia del 9 de diciembre de 1906 392 

517 Rescripto del 19 de diciembre de 1906 392 

518 Epístola del año 1907 392 

519 S. Congr. Indulg., 21 de febrero de 1907 393 

520 S. Congr. Indulg., 10 de abril de 1907 393 

521 Rescripto del 26 de abril de 1907 394 

522 S. Congr. Rit., 13 de noviembre de 1907 395 

523 Rescripto del 24 de diciembre de 1907 395 

524 S. Congr. Rit., 12 de mayo de 1908 3% 

525 Audiencia del 14 de mayo de 1908 396 

526 Breve "Cum sicuti" 25 de mayo de 1908 396 

527 S. Congr. Indulg., 8 de julio de 1908 3% 

528 Exhort. "Haerent animo", 4 de agosto de 1908 ... 397 

529 Epíst. apost. "Omnipotcns ac misericors", 11 de abril 

de 1909 397 

530 Epíst, apost. "Quae ad fidei", 4 de marzo de 1910. 398 

531 Discurso del 12 de noviembre de 1910 398 

532 Epístola "Ex quo", 26 de diciembre de 1910 399 

533 Epístola "Libere cum fructu", 30 de abril de 1911 ... 400 
534-6 S. Congr. S. Of., 22 de enero de 1914 400 



ÍND'CE DE DOCUMENTOS XV 



PágS. 



537 S. Congr. S. Of., 29 de enero de 1914 401 

538 Epístola "Si unquam", 29 de junio de 1914 401 

539 Epístola "Ex ómnibus locis", 12 de julio de 1914... 402 

Benedicto XV (1914-1922) 409 

540 Epístola "Proximis diebus", 24 de septiembre 

de 1914 409 

541 Epístola "Decessorem nostrum", 19 de abril de 1915. 409 

542 Epístola del 31 de mayo de 1915 410 

543 Epístola del 18 de septiembre de 1915 > 410 

544 S. Congr. S. Of., 21 de diciembre de 1915 411 

545 Epístola "Altero iam", 19 de abril de 1916 412 

546 Epíst. apost. "Cum. magis", 24 de agosto de 1916. 412 

547 Epístola "In coetu sodalium", 29 de octubre de 1916. 413 

548 Rescripto del 3 de enero de 1917 413 

549 Epístola "Anno iam exeunte", 7 de marzo de 1917. 413 
550-2 Epístola "II 27 Aprile", 5 de mayo de 1917 414 

553 Código de Derecho Canónico, mayo de 1917 417 

554 Epíst. apost. "Cum Sanctissima Virgo", 12 de junio 

de 1917 418 

555 Epístola "Admodum probatur", 20 de junio de 1917. 418 

556 Epíst. apost. "Inter sodaücia", 22 de mayo de 1918. 419 

557 Epístola "Dum tanta", 4 de junio de 1918 420 

558 Epístola "Cum annus", 20 de enero de 1919 421 

559 Epístola "Cohaeret plañe", 21 de marzo de 1919 ... 421 

560 S. Congr. Indulg. 17 de mayo de 1919 422 

561 S. Penit. Apost., 26 de julio de 1919 423 

562 S. Penit. Apost., 27 de julio de 1919 423 

563 S. Penit. Apost., 9 de noviembre de 1920 423 

564 S. Penit. Apost., 21 de diciembre de 1920 423 

565 S. Penit. Apost., 15 de enero de 1921 424 

566 S. Penit. Apost., 7 de abril de 1921 424 

567 Epíst. ene. "Fausto appetente", 29 de junio de 1921. 425 

568 Epíst. apost. "Nihil magis", 30 de julio de 1921 ... 427 

569 S. Penit. Apost., 8 de noviembre de 1921 427 

570 Epístola "Maximus ille", 14 de noviembre de 1921. 427 

571 S. Penit. Apost., 13 de enero de 1922 428 

Pío XI (1922-1939) 433 

572 Epístola "Petis tu quidem", 18 de marzo de 1922... 433 

573 Rescripto del 9 de mayo de 1922 434 

574 S. Penit. Apost., 16 de enero de 1923 434 

575 Epíst. apost. "Explorata res est", 2 de febrero 

de 1923 434 

576 S. Penit. Apost., 20 de febrero de 1923 434 

577 Epíst. ene. "Ecclesiam Dei", 12 de noviembre 

de 1923 435 

578 Breve apost., 9 de febrero de 1924 435 

579 Breve apost., 23 de febrero de 1924 435 

580 S. Penit. Apost., 29 de julio de 1924 436 

581 S. Penit. Apost., 28 de mayo de 1925 436 



XVI 



ÍND'CE DE DOCUMENTOS 



PágS. 



582-4 Breve apost, 20 de julio de 1925 437 

585-9 Breve apost., 20 de julio de 1925 439 

590-4 Breve apost., 20 de julio de 1925 441 

595 Breve del 20 de julio de 1925 444 

596 Epíst. ene. "Quas primas", 11 de diciembre de 1925. 445 

597 Epíst. ene. "Rerum Ecclesiae", 28 de febrero 

de 1926 445 

598 Epístola del 4 de octubre de 1926 446 

599 Rescripto del 18 de octubre de 1926 446 

600 S. Penit. Apost., 2 de diciembre de 1926 446 

601 Breve apost., 12 de abril 1927 447 

602 Epístola "Cum feliciter", 18 de mayo de 1927 448 

603 S. Penit. Apost., 5 de julio de 1927 448 

604 S. Penit. Apost., 7 de noviembre de 1927 .., 449 

605 S. Penit. Apost., 7 de noviembre de 1927 449 

606 Epíst. ene. "Mortalium ánimos", 6 de enero de 1928. 449 

607 Epístola "Quam praecellenti", 21 de enero de 1928, 450 

608 Epíst. ene. "Miserentissimus Redemptor", 8 de mayo 

de 1928 450 

609 S. Penit. Apost, 1.° de junio de 1928 450 

610 Epístola "Cum valde", 20 de febrero de 1929 451 

611 Epístola "Saeculum mox", 25 de diciembre de 1930. 452 
612-35 Epíst. ene. "Lux veritatis", 25 de diciembre de 1931. 452 

636 Epístola "Sollemne semper", 15 de agosto de 1932. 486 

637 Bula "Quod nuper", 6 de enero de 1933 487 

638 Epístola "Auspicatus profecto", 28 de enero de 1933. 487 
639-40 S. Penit. Apost., 20 de febrero de 1933 488 

641 Epístola "Séptimo abeunte", 16 de julio de 1933 ... 489 

642 S. Penit. Apost., 25 de septiembre de 1933 489 

643 S. Penit. Apost, 20 de julio de 1934 489 

644 S. Penit. Apost, 22 de noviembre de 1934 490 

645 Epístola "Quod tam alacri", 10 de enero de 1935 ... 490 

646 Epístola "Anno Sancto", 12 de abril de 1935 490 

647 Radiomensaje del 28 de abril de 1935 491 

648 Epíst. apost. "Romani Pontífices", 16 de julio 

de 1935 491 

649 S. Penit Apost, 26 de octubre de 1935 492 

650 S. Penit. Apost, 27 de marzo de 1936 492 

651 S. Penit. Apost, 20 de mayo de 1936 492 

652 S. Penit. Apost, 10 de octubre de 1936 492 

653 Decreto del 14 de abril de 1937 492 

654 Epístola "Lactanti animo", 7 de septiembre de 1937. 493 
655-662 Epíst. ene. "Ingravescentibus malis", 29 de septiem- 
bre de 1937 493 

Pío XII (1939) 516 

663 S. Penit Apost, 20 de marzo de 1939 517 

664-6 Epístola "Quandoquidem in gubernanda", 20 de abril 

de 1939 517 

667 Epístola 'WVuspicato contigit", 30 de abril de 1939. 520 



ÍND'CE DE DOCUMENTOS 



XVII 



Págs. 



668 Discurso "Magnas tibi agimus", 8 de diciembre 

de 1939 520 

669-73 Epístola "Superiore anuo", 15 de abril de 1940 ... 521 

674 S. Penit. Apost., 7 de octubre de 1940 525 

675-7 Discurso del 16 de octubre de 1940 525 

678 S. Penit. Apost., 15 de diciembre de 1940 531 

679 S. Penit. Apost., 25 de febrero de 1941 531 

680 S. Penit. Apost., 30 de marzo de 1941 532 

681-3 Epístola "Quamvis plañe", 20 de abril de 1941 532 

684 S. Penit. Apost., 22 de abril de 1941 535 

685 S. Penit. Apost., 20 de mayo de 1941 535 

686 S. Penit. Apost., 25 de mayo de 1941 536 

687-97 Discurso del 8 de octubre de 1941 536 

698-701 Epístola "Dum saeculum", 15 de abril de 1942 541 

702 Epíst, apost. "Expedit ut Christifidelium", 20 de 

mayo de 1942 , 545 

703 Epíst. apost. "Beatissimae Virgini", 15 de agosto 

de 1942 - 545 

704-7 Radiomensaje "Benedicite Deum", 31 de octubre 

de 1942 546 

708 Resc. Secr. Est, 17 de noviembre de 1942 555 

709-12 Epístola "Singulis annis", 15 de abril de 1943 557 

713 Epíst. ene. "Mystici corporis", 29 de junio de 1943. 561 

714-6 Epístola "Dum diffracta", 5 de agosto de 1943 563 

717-19 Epístola "Quamvis immanis", 25 de noviembre 

de 1943 566 

720-1 Epístola "Quocumque oculos", 24 de abril de 1944. 568 
722-25 Epístola "Communium interpres", 15 de abril 

de 1945 571 

726 S. R. Congr., 21 de mayo de 1945 575 

727 Epístola "Mater spei", 24 de septiembre de 1945 ... 576 
728-32 Radiomensaje "Venerables hermanos", 12 de octu- 
bre de 1945 , 576 

733 Epíst. ene. "Deiparae Virginis Mariae", 1.° de 

mayo de 1946 , 579 

734-8 Radiomensaje "Bendito seja o Senhor", 13 de mayo 

de 1946 .., 581 

739 Epíst. apost. "Cunetas haereses" 20 de junio 

de 1946 588 

740-2 Radiomensaje "Entre los primeros", 19 de julio 

de 1946 589 

' 743 Epístola "Philippinas Ínsulas", 31 de julio de 1946. 591 

744 Epíst. apost. "Suavissima inter", 2 de febrero 

de 1947 591 

745 Epístola "Ab Octaviensi Archidioecesi", 25 de mar- 

zo de 1947 592 

746 Epíst. apost. "Ostende mihi", 2 de abril de 1947. 595 

747 Epíst. apost. "Novissimo universarum", 1.° de mayo 

i de 1947 595 

748 Epíst. apost. "Per Christi Matrem", 15 de mayo 

. de 1947 596 



XVIII 



ÍNDICE DE DOCUMENTOS 



Págs. 



749-55 Radiomensaje "C'est avec une douce", 19 de junio 

de 1947 597 

756-9 Radiomensaje "C'est avec joie", 5 de septiembre 

de 1947 604 

760-2 Radiomensaje "Era el día", 12 de octubre de 1947. 608 

763-7 Radiomensaje "Nos sentimos", 7 de diciembre 

de 1947 611 

v 768 Epísí. apost. "Solatium in aerumnis", 15 de diciem- 
bre de 1947 , 613 

769 Epístola "Ex officiosis litteris", 15 de enero 

de 1948 ; 614 

770-5 Epíst. ene. "Auspicia quaedam", 1.° de mayo de 1948. 616 

776 Epíst. apost. "Quandoquidem", 11 de junio de 1948. 621 

777 Epíst. apost. "Filialis christifidelium", 2 de agosto 

de 1948 - , 621 

778 S. Penit. Apost, 5 de abril de 1949 622 

779 S. Penit. Apost, 10 de junio de 1949 622 

780-4 Conversación: año 1949 623 

785 Epístola a los Generales de los Carmelitas, 11- de 

febrero de 1950 626 

786 Epíst. apost. "Ex hoc", 25 de marzo de 1950 627 

787 Alocución "La Pentecóte", 29 de mayo de 1950 ... 628 

788 Epíst. apost. "Gravis saeculi", 6 de septiembre 

de 1950 629 

789 Exhort. apost. "Menti Nostrae", 23 de septiembre 

de 1950 • 629 

790-4 Alocución "Nostis profecto", 30 de octubre de 1950. 630 
795-813 Const. apost. "Munificentissimus Deus", 1.° de no- 
viembre de 1950 635 

814-5 Alocución "Commossi", 1.° de noviembre de 1950 ... 659 

816 Epíst. ene. "Mirabile illud", 6 de diciembre de 1950. 664 

817 Alocución "Dum annus", 17 de diciembre de 1950. 664 
818-22 Radiomensaje "Por un designio", 31 de diciembre 

de 1950 665 

823 Epístola al General de los Carmelitas, 30 de junio 

de 1951 668 

824 Epístola "Cum iam lustri abeat", 1.° de septiembre 

de 1951 670 

825-30 Epíst. ene. "Ingruentium malorum", 15 de septiem- 
bre de 1951 , 671 

831-4 Radiomensaje "Magníficat anima", 12 de octubre 

de 1951 678 

835 Exhortación radiof. "Dal Nostro cuore", 10 de fe- 

brero de 1952 683 

836 Radiomensaje "Hardly a year", 4 de mayo de 1952. 684 J 
837-41 Alocución "In questa bella", 22 de mayo de 1952 ... 687 

842 Mensaje del 25 de mayo de 1952 693 

843 Epístola apost. "Sacro vergente anno", 7 de julio 

de 1952 , 694 

844 Epístola "Wc have learned", 14 de julio de 1952 ... 6% 



ÍNDICE DE DOCUMENTOS XIX 



Págs. 



845 Radiomensaje "Si siempre fué", 12 de septiembre 

de 1952 698 

846 S. Penit. Apost., 12 de mayo de 1953 701 

847 Epíst. ene. "Doctor mellifluus", 24 de mayo de 1953. 702 
848-60 Epíst. ene. "Fulgens corona", 8 de septiembre 

de 1953 704 

861 Radiomensaje del 15 de noviembre de 1953 725 

862 Oración para el Año Mariano, 21 de noviembre 

de 1953 , 727 

863 Epístola del 30 de noviembre de 1953 728 

864-871 Radiomensaje en la apertura del Año Mariano, 

8 de diciembre de 1953 730 

872-4 El Rosario en familia, 13 de diciembre de 1953 ... 743 

875 Alaría, Salud de los enfermos, 14 de febrero 

de 1954 748 

876 Encíclica "Sacra virginitas", 25 de marzo de 1954. 748 

877 Discurso del 18 de abril de 1954 , 750 

878 Discurso del 2 de mayo de 1954 751 

879 Discurso del 16 de mayo de 1954 752 

880-884 Discurso del 17 de julio de 1954 • 753 

885-887 Radiomensaje del 26 de julio de 1954 760 

888 Epístola del 13 de agosto de 1954 761 

889-890 Radiomensaje del 15 de agosto de 1954 766 

891-892 Radiomensaje del 5 de septiembre de 1954 770 

893-8% Alocución del 8 de septiembre de 1954 776 

897-898 Radiomensaje al Brasil, septiembre de 1954 783 

899-904 Encíclica "Ad caeli Reginam", 11 de octubre de 1954. 789 

905-906 Radiomensaje del 12 de octubre de 1954 810 

907 Radiomensaje del 13 de octubre de 1954 813 

908-913 Radiomensaje del 17 de octubre de 1954 815 

914-917 Epístola del 18 de octubre de 1954 822 

918 Radiomensaje del 24 de octubre de 1954 826 

919-923 Alocución del 1.° de noviembre de 1954 831 

Indice de materias 851 

índice sistemático 893 



PRESENTACION 



/. El fin de nuestro trabajo es- reunir las enseñanzas 
pontificias acerca de la Santísima Virgen María, para que 
los estudiosos puedan penetrar más fácilmente en el cono- 
cimiento de la "Obra Maestra de Dios". 

2. El orden que en él se guarda es, ante todas las 
cosas, cronológico, es decir, se transcriben los documentos 
de los Sumos Pontífices en el orden en que de hecho fue- 
ron publicados. Esto ayuda no poco a la inteligencia de 
los mismos, porque brotan espontáneos del ambiente, ora 
corrompido, para sanearlo; ora limpio y puro, para con- 
servarlo en su nitidez y transparencia. Mas esto solo no 
basta en orden al uso práctico de la obra, por la exten- 
sión de la misma, que dificulta su dominio. Es preciso, 
para sacar partido de ella, vaciarla en un índice de ma- 
terias, que manifieste, fácil y exhaustivamente, la mente 
de los Papas acerca de cualquier aspecto bajo el cual quie- 
ra estudiarse la excelencia de la Madre de Dios. No nos 
contentamos con esto. Como remate de nuestro trabajo, 
ofrecemos a los lectores un índice sistemático, que les per- 
mita contemplar de un vistazo la grandeza de María se- 
gún nos la describen los Vicarios de Jesucristo en el co- 
rrer de los siglos. Este esquema, el esqueleto o síntesis 
escogido para condensar en él la doctrina pontificia so- 
bre la Virgen Santisima, es el ideado por el P. De Alda- 
ma, y desarrollado en la Mariología, que ha publicado la 
B. A. C, Curso Teológico, t. 3. 

3. Las fuentes de nuestra obra, como podrá verse 
en la bibliografía general y en las notas, son, por lo co- 
mún, las más autorizadas y directas. Esto requería la na- 
turaleza de aquélla, y esto también nos ha impuesto im- 
plícitamente la Dirección de la B. A. C, al exigir que la 
presentación de los textos fuese bilingüe. 



XXII 



PRESENTACIÓN 



4. Nuestra tarea se reduce, casi en su totalidad, a re- 
unir los materiales pontificios de estudio sobre nuestra Ma- 
dre. No comentamos, no anotamos, por lo general, nada. 
Sólo nos permitimos, de vez en cuando, insinuar algunos 
datos históricos que pueden explicar la razón de los do- 
cumentos o la fuerza de los mismos. En algunas ocasiones 
también, además de los estudios que se citan en la biblio- 
grafía general sobre el sentir de los Papas respecto de al- 
gún punto particular, cuando se ofrece la ocasión, remi- 
timos al lector a monografías en las que se estudia la ma- 
riología de algún determinado Pontífice. 

5. El contenido de nuestra obra, aunque ya se deduce 
del título de la misma y de lo que vamos diciendo en 
estas lineas, debe ser un tanto explicado. Los documen- 
tos que se transcriben son de dos clases: unos, directamente 
doctrinales, como encíclicas, bulas, breves, epístolas...; otros, 
indirectamente doctrinales, en cuanto que dan por supues- 
ta la doctrina, como oraciones y piadosas prácticas en ho- 
nor de la Virgen Santísima. Los primeros entran de lleno 
en nuestra publicación; los otros no pueden dejar de in- 
cluirse en ella, porque la manera de orar responde al modo 
de sentir. Ahora bien, los Sumos Pontífices, al aprobar, 
por sí o por medio de las Sagradas Congregaciones, que 
de los mismos reciben la autoridad, las oraciones y prácti- 
cas piadosas que fomentan el culto mañano, se hacen pro- 
pio el sentir manifestado en ellas y lo aprueban. Incluimos, 
pues, en nuestra obra tales oraciones. Como garantía de 
autoridad, nos limitamos, por lo general, a transcribir las 
que se encuentran en el librito publicado recientemente por 
la Sagrada Penitenciaría Apostólica, " Enchiridion Indul- 
gentiarum, Preces et Pia Opera" ... Para indicar el segun- 
do plano, diríamos, que ocupan, van en tipos muy peque- 
ños. 

Varios teólogos de nota, enterados del trabajo que lle- 
vábamos entre manos, nos han animado a terminarlo cuan- 
to antes. Todos ellos nos han exhortado a que, si en algo 
hubiéramos de pecar, pecásemos de exuberantes. Y tie- 
nen razón; porque muchas veces es dificilísimo entender 
ciertos párrafos o sentencias si se sacan del contexto. Así 
lo hemos hecho, mayormente con los Papas de los últimos 
siglos. Precisamente movidos de las sugerencias de los pe- 
ritos y en orden a facilitar el trabajo de investigación ma- 



PRESENTACIÓN 



XXIIl 



riológica, no precisamente dogmática, sino histórica, reuni- 
mos en las notas infinidad de citas de documentos ponti- 
ficios que no tienen, es verdad, valor inmediato dogmá- 
tico, mas se prestan a facilitar la investigación del culto 
de María Santísima en el transcurso de los siglos y en 
todos los puntos del universo. Sólo con los documentos 
pontificios, por ejemplo, que tratan de la elevación de las 
iglesias, oratorios, santuarios y catedrales a basílicas meno- 
res, se podría componer una aquilatada obra histórica de 
los principales santuarios marianos de la cristiandad. 

Se nota en las aulas teológicas y en el ai.ibiente eru- 
dito hambre de conocer a la Santísima Virgen, y se acu- 
de a libar su genuino conocimiento en las fuentes más 
puras. Ahora bien, el Maestro se marchó cabe el Padre y 
nos dejó uno que, al través de los tiempos hasta la con- 
sumación de los siglos, hiciese sus veces asistido por el 
Espíritu Santo. Este es el Papa. Por eso se escucha su pa- 
labra, se estudian sus escritos, se desean tener reunidas sus 
enseñanzas, para poderlas considerar a fondo en sí mis- 
mas y en sus relaciones. Por esío, esta obra, en su con- 
junto verdaderamente nueva, está llamada a producir co- 
piosa luz en las inteligencias respecto de las grandezas de 
la Santísima Virgen en general y de algunas prerrogati- 
vas suyas en particular. Cristo, por sus Vicarios, nos va 
a hablar de su Madre y de nuestra Madre. Porque pode- 
mos decir que en Ella se encuentra compilado moralmente 
todo lo que los Sumos Pontífices han dicho de María. 

6. La actualidad de la obra que ofrecemos al público 
estudioso en este Año Mariano es manifiesta. 

Estamos en la "Era de María". No se puede negar 
que la nazaretana María, que hace veinte siglos vi- 
vió en el mundo sin dejar en él ni siquiera rastro material, 
desempeña actualmente en la Humanidad un papel cada 
vez más importante. Este hecho se impone a todos los que 
se relacionan más o menos con la Iglesia de Cristo. A par- 
tir de la definición dogmática de la Inmaculada, parece 
como si María se inclinase a acercarse más y más al mun- 
do, y que éste se sintiese irresistiblemente, aunque sin vio- 
lencia, arrastrado en progresión ascendente hacia Ella. 

Pío XII, hablando con el director del Secretariado 
Central de las Congregaciones Marianas, decía: "Mas 



xxrv 



PRESENTACIÓN 



¿podremos apellidar de otra suerte este tiempo, esta época 
en que vivimos, que llamándola tiempo y época de la Vir- 
gen Nuestra Señora? ¿No veis en el mundo entero qué 
lección de amor, de fervor extraordinario, iba a decir de 
¿anta locura por la Madre de Dios, por la Mediadora de 
todas las gracias, por la Corredentora del género humano, 
por la divina Gobernadora del cielo, por la que tiene las 
llaves de toda la gracia, de todo don perfecto, de todo 
bien que desciende del cielo? Lo que ha sido siempre la 
verdad, lo que siempre ha sido un dogma católico, se vive 
ahora más que nunca; es la palpitación de millones y mi- 
llones de hijos de la Virgen María, que la aman, que la 
veneran; es el triunfo, en todas las naciones, de Nuestra 
Señora de Fátima, porque Ella ha querido aparecerse re- 
cientemente; mas es Nuestra Señora de Guadalupe, y Nues- 
tra Señora de Lourdes, y Nuestra Señora del Pilar. . . Es 
la Virgen María, es la Madre de Dios, sea cual sea el ti- 
tulo con que se la invoca; es Aquella a quien aman los 
cristianos, a la que se encomiendan los católicos, a la que 
aclaman hasta el delirio las muchedumbres de cristianos 
del mundo entero; es la "Era de la Virgen María". Si 
siempre fué Ella el camino para ir a Cristo..., si siempre 
fué verdad que se va a Dios por su Madre, que se va a 
la fuente de todas las gracias por la medianera de todas 
las gracias, ahora es más verdad que nunca, al menos los 
cristianos lo piensan así más que nunca...; no es una moda, 
no; es una actualidad celestial; la palabra "moda" es dema- 
siado profana y demasiado vulgar; es una bendición del 
cielo, porque los cielos tienen también su tiempo, porque 
a Nuestro Señor le plugo también realizar las cosas en 
cada época según su estilo y según su manera, y ahora 
ha querido hacerlas de una manera especial, ingeniándose 
Él mismo, desde lo alto de los cielos, en complacer cada 
vez más a su Madre y en elevarla cada vez más para que 
todos los hombres la vean y caigan en la cuenta de que 
Ella es el camino del cielo." 

En ningún orden de cosas se dan efectos sin causas, y 
el hecho que acabamos de enunciar no es algo fantástico, 
sino real e íntimamente relacionado con nosotros. ¿Causas 
de la actualidad de María? Su acercamiento al mundo: 
Lourdes, Fátima, Beauring, Banneux, Heede, Bac, Salette, 
Pontmain, Siracusa...; la actividad extraordinaria del ma- 
gisterio eclesiástico; los dos hechos dogmáticos de nuestro 



PRESENTACIÓN 



XXV 



tiempo: la definición de la Inmaculada y de la Asunción; 
los Congresos Marianos, las Sociedades Marianas, las Bi~ 
bliotecas Marianas; las publicaciones... 

Llega, pues, nuestra obra en momentos en que los es- 
tudios mariológicos están en plena efervescencia. ¡Ojalá 
contribuya a que la actualidad de María sea más actual! 

Zaragoza, 15 de agosto de 1954, festividad de la Asunción de la 
Virgen Santísima a los cielos. 



BIBLIOGRAFIA GENERAL 



Ai.dama, I. A. de (S. I.), Mariologia (BAC, t.62) 2." ed. (1953). La 
Asunción ante el magisterio eclesiástico : Estrella del Mar 6 (1947) 
305-322. 

A. Luis, La realeza de María (Madrid 1942) = A. Luis. 

Acta Apostolicae Sedis. Commcntarium Officiale (Romae, Typis 

polyglottis Vaticariis, 1909-1954)=AAS 
Acta Sanctae Sedis. Ephemerides (Romae. typis Societatis typogra- 

phiae Editricis Romanae, 1865-1908), 42 vols. = ASS. 
Actas del IV Co'ngreso Mariano Internacional, celebrado en Zaragoza 

en 1908 (Madrid 19Q9)=ACCMI. 
Alastruey, Dr. D. Gregorio Tratado de la Virgen Santísima, 3. a ed. 

(1952) = GA. 

BeringER, Fr. (S. I.), Les Indulg enees... (París) I-II. 

BittrEmieux, Annotationcs circa doctrinam B. M. V. Corredemptricis, 
in documentis Romanorum Pantificum: Ephemerides Theologicae 
Lovanienses, XVI (1939) 745. 

Bourassé, J. J., Summa\ áurea de Laudibus Beatissimae Virginis Ma- 
riae, t.7: Bullarium Marianum (París 1866) = SA VII. 

Bover-Aldama-SoeÁ, La Asunción de Marta. Estudio teológico his- 
tórico sobre la asunción corporal de la Virgen a los cielos (Ma- 
drid 1947) (BAC). 

Crisóstomo de Pamplona (O. F. M. Cap.), La corredención mariana 
en el magisterio de la Iglesia: Estrella del Mar (1943) 89-110, 

Decreta atxthentica Congrcgationis Sacrorum Rituum, ab anno 1588 
ad a. 1946 (Romae) = DAU. 

Dictionnaire de théologic cathpliqHc — 'DTC. 

Doncoeur, P. (S. I.), Les premieres interventions dn Saint-Siege 
relatives á l'Itnmaculée Conception (XII -XVI siícles): Revue 
d'Histoire Ecclésiastique, VIII (1907) 266-283, 697-715; IX (1908) 
278-293. 

Duchesxe, L., Le "Liber Pontificalis", I, II (París 1886). 
EenEN, G., L'Assomption et les Souverains Pontifes: Angelicum 
(1950) 219. 

EhsES, Stephanus, Concilii Tridentini Actorumi pars altera, t.5 

(Friburgi Brisgoviae). 
Encliirid^on Indulgentiarum. Preces et pía opera (Romae 1950) = El. 
Enchiridion Symbolorum, definitionum et declarationum de rebus 

fidei et morum, ed. 28 (1952) = Denz. 
Ephemerides Mariologicae. Commentarium trimestre de re mariali a 

Superioribus Scholis C. M. F. exaratum (Madrid) ; a partir de 

1951=EM. 



XXVIII 



BIBLIOGRAFÍA 



Estudios Eclesiásticos (Revista) — EE. 

Estudios 'Marianos. Organo de la Sociedad Mariológica Españo- 
la = EstM. 

Friedberg, Aemilius, Corpus Iuris Canonici (Lipsiae 1881) I, II. 
Gravois, Marco Antonio, Del origen y progreso del culto y festividad 

de la Inmaculada Concepción de la B. V. M. Aladre de Dios... 

(Lérida 1888). 

Hentrich-de Moos, Petitiones de assumptione corpórea B. V. Mariae 
iu caelum definiendo ad Sanctam Sedcm delatae...-. I, II (Romae 
1942). 

Hergenroether, los., card. S. R. E., Leonis X Pontificis Maximi 
Regesta (Friburgi Brisgoviae 1884) (ab anno 1513-1515). 

Jai'FÉ, Philippus, Regesta Pontificum Romanorum, I. II, a S. Petro 
ad Caclestinum III (ab anno 1-1198) (Lipsiae 1885). » 

Leonis XIII Pontificis Maximi Acta (Romae ex typographia Vati- 
cana, 1881-1905), 23 vol.=AL. 

Mansi, Sacrorum Conciliorum nova ct amplissima collectio... — Msi. 

María I, 435-458, Corrédemptica dans les documents pontificaux. 

María, Eludes sur la Sainte Vierge, sous la direction D'Hubert du 
Manoir, S. I. (París, I, II, 1949-1952). 

Marie, La grande revue mariale du ¡our. Centre Marial Canadicn. 
Nicolet (Canadá) a partir de 1947. 

Marín, Hilario (S. I.), Las Congregaciones Marianas. Documentos 
pontificios (Zaragoza 1953). 

Mir, Juan (S. I.), La Inmaculada Concepción (Madrid 1905). 

Per la storia del dogma dcll'Immacolata ai-tcmpi di Bencdetto XIV : 
La Civiltá Cattoíica (1905) 513, 655. 

Pii IX Pontificis Maximi Acta (Romae. ex typographia bonarum 
artium et in typographia Vaticana, 1854 ss.) = APN. 

Pii X Pontificis Maximi Acta (Romae, ex typograph : a Vaticana, 
1905-1908), 5 vols.=APD. 

Potthast, Augustus, Regesta Pontificum Romanorum, I, II, ab Inno- 
centio III ad Innocentium IV (ab anno 1198-1304) (Rerolini 1874). 

Sanctissimi Domini Nostri Bencdicti Papac XIV olim Prosperi Card. 
de Lambertini etc., opera omnia in svnopsim redacta ab Emma- 
nuele de Azevedo, S. I., t. 3 (Romae 1766) = BXIV. 

SchnitzER, Dogmengeschichtíiches zum Feste der Immacu'ata Con- 
ceptio B. M. V.: Rómische Quart. Schr. (1899), 63, 374. 

SEH.ER, H., Corrcdemptrix. Theologische Studie zur Lchre der letzten 
Papste übcr die Miterloserschaft Maricns; juicio de esta obra 
por BiTTRE.MiEux : Ephemcridrs Theologicae Lovanicnses, a.16 fas- 
cículo 2-3 (abril-julio de 1939). 

Tondini, Mons. Amleto, Le Encicliche Mañane (Roma 1950). 

Vermefrsch, A. (S. I.), Méditations sur la Sainte Vierge, 4.* ed. 
(1930). 



PROFESION DE FE MARIANA 



Admito sin ningún género de duda que María fué escogi- 
da, desde toda la eternidad, por pura predilección divina, Madre 
del Redentor del género humano. 

Creo, cerno verdad de fe divina y católica solemnemente 
definida, que María, en el primer instante de su concepción, 
fué preservada inmune de toda mancha de culpa original, por 
singu'ar privilegio de Dios, en atención a los merecimientos de 
Cristo Redentor. 

Admito y defiendo, consiguientemente, que las pasiones no se 
dieron en María como en nosotros, sino como en Cristo, por 
singular privi'egio divino. 

Creo, como verdad definida, que María, por especial pri- 
vilegio de Dios, no cometió en toda su vida un solo pecado 
venial. 

Creo que María es "la llena de gracia"; tengo por cierto 
que su gracia inicial fué mayor que la final de cualquier hom- 
bre o ángel; me adhiero gustoso al sentir de los que defienden 
que su gracia inicial fué mayor que la final de todos los án- 
geles y hombres juntos; tengo por cosa obvia que, no obstante 
tal plenitud de gracia, fué María aumentándola de día en día 
por varios conceptos. 

Admito como teológicamente cierto que María hizo voto 
de virginidad; que, eso no obstante, fué verdadera esposa de 
José, resultando de ahí una cosa sin par, un matrimonio virgi- 
nal, que recibió al mismo Verbo encarnado bajado del cielo, 
con sumo decoro lo introdujo en el mundo y fidelísimamente le 
atendió en todas las cosas de la vida. 

Creo y confieso, como dogma de fe divina y catóí.ica, que 
María es verdadera y propiamente Madre de Dios; que a di- 
cha maternidad prestó Ella su libre consentimiento; que su 
maternidad es plenamente virginal, es decir, que la concepción 
de Cristo fué virginal, que :su alumbramiento fué asimismo vir- 



XXX 



PROFESIÓN DE FE MARIANA 



ginal, que no sufrió menoscabo alguno en su integridad cor- 
poral después del nacimiento de Cristo. 

Me gozo en el alma al contemplar la grandeza que a María 
le viene del hecho de su divina maternidad: que su excelencia 
sea suma; que sea, en alguna manera, infinita; que Üa coloque 
"en el orden hipostátaco; que la una, de modo singular, con las 
divinas personas. 

Honrosísimo y gratísimo considero para mí llamar a la Ma- 
dre de Dios Madre espiritual de los hombres y la admito como 
de fe divina y católica que me impone el Magisterio ordinario 
de la Iglesia y la profesión universal de la misma. Reconozco 
a) menos como de fe católica que dicha maternidad espiritual 
íe viene a la Virgen Santísima de su corisentimiento en la en- 
carnación y de su compasión en la cruz. 

Admito que de su maternidad espiritual le viene a María el 
ser en sentido verdadero, y con título especial sobre todos los 
santos, Medianera ante su Hijo y también entre Dios y los 
hombres; sin titubear, pues, la llamo Medianera, y profeso 
como verdad de fe, por el Magisterio ordinario, que lo es. 

Entiendo que María, precisamente por ser Medianera, es 
Corredentora, de modo parecido a Cristo, que, por ser Media- 
dor, unió a los hombres con Dios, satisfaciendo y orando por 
ellos; de consiguiente, que no lo es únicamente por el mero he- 
cho de ser madre de Cristo Redentor, sino también por su 
directa y personal cooperación con Cristo en la obra de la 
redención, conforme a las enseñanzas de los Romanos Pontí- 
fices. Y, en concreto, tengo por sentencia más probable y más 
conforme a la enseñanza de la Iglesia que María cooperó con 
Cristo a nuestra redención principalmente dando su asentimien- 
to a la maternidad virginal del Redentor y participando de los 
dolores de Cristo mayormente junto a la cruz. 

Por lo que se refiere a su mediación y a la actuación de 
su espiritual maternidad en orden a la aplicación universal de 
la redención, en que ella tomó directamente parte, creo, por el 
Magisterio ordinario, que su mediación es especial y muy su- 
perior a la de los santos; admito al menos como doctrina ca- 
tólica que su mediación se extiende a todas las gracias de un 
modo general. 

Tengo por cosa cierta que la muerte de María se rigió por 
leyes de orden sobrenatural y admito como verdad definible 
que de hecho murió; creo, como verdad definida, que María fué 
trasladada al cielo en cuerpo y alma. 

Profeso, al menos como verdad católica, que María,' Reina 
y Señora, por su misma misión esencial, fué coronada como 
verdadera Reina y Señora del universo después de su asun- 
ción a los cielos. 



PROFESIÓN DE FE MARIANA 



XXXI 



Ante tanta grandeza de María, reconozco y tengo por doc- 
trina católica que le debo un culto superior al de los de- 
más santos; y hago mía la sentencia más común y probable que 
afirma merecer un culto específicamente distinto del tributado 
a los siervos de Dios. 

A Ella, en unión con su divino Hijo, honor, gloria y amor 
por los siglos de los siglos. Así sea. 



DOCTRINA PONI IFICIA 
IV 

Documentos marianos 



SIMBOLO APOSTOLICO 



Las notas de historia eclesiástica no tienen otro fin más que una 
orientación genérica para el ambiente de conjunto de cada momento, de- 
jando al investigador el entronque inmediato del documento con los hechos 
concretos. 

Para la consulta remitimos al lector a la Historia de la Iglesia Ca- 
tólica, tomos 1, 2 y 4, publicados por la BAC, volúmenes 54, 104 y 76 ; 
y en el período 1303-1648 y alguna otra vez, al Manual de Historia Ecle- 
siástica, del P. Bernardino Llorca. En alguna ocasión, excepcionalmente 
hacemos referencia a Fünk-Bilhmeyer, Kirchengeschichte 9. m edic, 1931. 

Fórmulas varias 

Implícitamente estas fórmulas condenan las doctrinas mariológicas de 
los gnósticos, ebionitas, cerintianos. etc. ; y representan la doctrina de 
la Iglesia contra Cerinto, Carpócrates, Celso, etc. , , 

A) Fórmula occidental antigua 

Creo también en Cristo Jesús..., en el que nació [por obra] \ 
del Espíritu Santo y de María la virgen... 

B) Fórmula occidental, un tanto reciente 

Creo... también en Jesucristo..., que fué concebido [por 2 
obra] del Espíritu Santo, nació de Santa María virgen... 

C) Fórmula oriental 

Creemos... también en el Señor Jesucristo.... que se encar- 3 
nó del Espíritu Santo y de María la virgen... 

ITkttsúo... xal el? Xpicrróv 'Itjooüv..., tov Y evv7 ]QÉVTa éx nv£Ú[¿aT0<; 1 
'Ayíou xal Mapía? tí)? üapGévou. 

Credo... et in I.esum Christum..., qui conceptus est de Spiritu 2 
Sancto, natus ex Maria Virgine. 

IIicrreúo[i.£v... xal el? Iva xúpiov 'It)go¡jv XptaTÓv... aapxcoOévTa (éx 3 
üveijfxaTO? 'Ayíou xal Mapía? tíj? IlapOévou. 

1 Denz. 2. 

2 Denz. G. 

3 Denz. tí. 



4 



SÍMBOLO APOSTÓLICO 



4 Creemos... en un solo Señor Jesucristo..., que descendió y 
se encarnó, esto es, fué perfectamente engendrado de Santa 
María, la siempre virgen, por medio del Espíritu Santo... 

D) Fórmula "Fides Damasi" 

5 ... y fué concebido [Jesucristo] del Espíritu Santo y nació 
de María virgen... 

E) Fórmula "Libellus in modum Symboli" 

6 [Creemos], pues, que este Hijo de Dios, Dios nacido del 
Padre absolutamente antes de todo principio, santificó el seno 
de Santa María virgen y recibió de ella el ser verdadero hom- 
bre sin ser engendrado por semen viril... 

E) Fórmula "Quicumque" 

1 ... [Jesucristo] es Dios, engendrado de la sustancia del Pa- 
dre antes de los tiempos, y hombre nacido de la sustancia de 
la madre en el tiempo... 



4 IIi<rreúo(i.ev... xal el<; éva xúpiov 'Irjaoüv Xpiaróv... xareXOóvra xal 
aapxtüOévra, TOUTéan yew^GévTa TeXelto? éx tí¡<; áyía? Mapía? tí)? áei- 
TOxp0évou 8tá IIv£ÚfA<xTO<; 'Aytou. 

5 Filius... et conceptus est de Spiritu Sancto et natus ex María 

Virgine... 

6 [Credimus] hunc igitur Filium Dei, Deum, natum a Patre ante 
omne omnino principium, sanctificasse in útero [uterum] beatae 
Mariae Virginis, atque ex ea verum hominem, sine viri [virili] gene- 
ratum semine, suscepisse. 

7 ... [Iesus Christus]... Deus est ex substantia Patris ante saecula 
genitus, et homo est ex substantia matris in saeculo natus. 

♦ Denz. 13. 
» Denz. 10. 

• Denz. 20. 
7 Denz. 40. 



ROMANOS PONTIFICES 
Y CONCILIOS ECUMEN ICOS 



SAN FELIX (269-274) 

Sucedió a San Dionisio, y fué elevado a la silla <le San Pedro el 29 Ue 
diciembre del año 269. Condenó las doctrinas de los secuaces de Sabelio 
y las de Pablo de Samosata : monarquismo y sabelianismo. El califica- 
tivo de mártir, a pesar de su muerte incruenta, se lo dió el concilio de 
Efeso, mañano por excelencia, que recogió sus escritos. 

Según el adopcianismo de Pablo de Samosata, Cristo no fué sino puro 
hombre, en el cual habitaba especialmente el Logos impersonal o virtud 
de Dios. Dentro del monarquianismo, para Sabelio las tres divinas per- 
sonas no eran más que tres aspectos, rcpÓTorox, o modalidades de la única 
divinidad. Adopcianistas fueron antes Teodoto de Bizancio y Teodoto el 
Joven. Monarquianistas, Noeto, Práxeas, Epígono v Cleomenes (cf. BAC 
I 317, 341). 

... Creemos en el Señor Nuestro Jesucristo, en el que fué 8 
engendrado de la Virgen María... Siendo Dios perfecto, hízose 
también perfecto hombre encarnado de la Virgen... 



SAN DAMASO I (366-384) 

Sucesor de San Liberio, de nacionalidad hispana según datos fidedignos, 
subió a la Sede Apostólica a los sesenta y dos años dj edad. 

En 380 se reunió el concilio de Zaragoza contra Prisciliano, y el 
concilio IV Romano. En 381 el II concilio ecuménico, I de Constantíno- 
pla, contra los macedonianos y apolinaristas. 

En su tiempo la Iglesia fué perseguida por el emperador Valente y 
por las tentativas de Símaco. 

San Jerónimo le alaba por su maestría literaria en verso y en prosa. 
Además de San Jerónimo, fueron sus contemporáneos San Basilio y San 
Atanasio. El priscilianismo, derivación del gnosticismo, negaba la dis- 



Ilepl Se xr^c, capxtóascoi; toü Xóyou xal t?,? 7Úerre6><;, 7U<rreúof/.£v etc; 8 
t6v xúpiov -fyiwv 'Ivjaoüv Xpiaróv, tóv éx t?js ITapOévou Maptai; yewr¡6év- 
ra, 8n aü-ró? écrav ó toü 0eoü áí8toi; uíó?, xal Xáyo?, xal oúx SvOpwTroi; 
úttó Qeoü ávaXrjtpOsí?, ív' éxepot; f¡ roxp' Ixeivov oúSé yáp áív9pcoTrov ávé- 
Xa[Jov o toü 0eoü uíó?, ív' f¡ íxzpoc, roxp' aúxóv áXXá ©eó? úv zéXstoz, 
yéyovev fifia xal xéXeio<; av0pw7ro<; aapxoGelí ex IlapGévou. 

8 Msi I 1114. Epístola al obispo Máximo y al Clero de Alejandría, 
a. 270, acerca de la divinidad y humanidad de Cristo. En A. Mai, Spici- 
legium Romanum III 702, se lee: "es hijo de Dios antea de los tiempos, 
el que luego, en la plenitud de los tiempos, habitó ea María". 



6 



SAN DÁMASO I 



tinción real de las tres divinas personas y la verdadera encarnación 
de Cristo. Fueron priscilianistas Instando, Salviano, Idacio de Heri- 
da, etc. 

El macedonianismo, surgido en el campo del semiarrianismo, enseñó 
que el Espíritu Santo era una criatura de Dios, semejante a los ángeles. 

Los apolinaristas, admitiendo el triple principio platónico en el hombre 
aoi[i.a, ^X^' 7rveü[xa, desintegraban la humanidad de Cristo, negándola 
el principio intelectual, suplido por el Verbo (cf. BAC I 470). 

El contenido de la hermosa poesía, difícil de traducir en prosa sin 
estropearla, es éste: 

9 El Verbo se hizo carne en las entrañas de una virgen ma- 
dre, María. 

Conc. Constantinopolitano I (381) [Ecuménico II] 

10 Creemos... en un solo Jesucristo..., que... se encarnó del 
Espíritu Santo y de María la virgen... 

Conc. Romano (a. 382) 

Fragmentos de la Epístola 2, o exposición de la íe en el sínodo ro- 
mano, tenido bajo la presidencia del papa Dámaso, y cuya fórmula fué 
enviada al Oriente. 

11 [y aseguramos] que el mismo [Hijo del Padre] procedió 
de la Virgen con miras a nuestra redención; de suerte que na- 
ciese un cabal hombre por el hombre cabal que había pecado... 

12 •■• Nos maravillamos, por cierto, de que se diga que hay 
entre nosotros algunos que, aun cuando parece que tienen pia- 
dosa inteligencia acerca de la Trinidad, sin embargo, ignoran- 

9 Quem * Verbo inclusum Mariae numine viso 

Virginei tumuere sinus, innuptaque Mater 
Arcano obstupuit compleri viscera partu, 
Auctorem paritura suum, mortalia corda 
Artificem texere poli mumdique, sab imo 
Pectore, quo totum late complectitur Orbem. 
Et qui non spatiis terrae, non aequoris undis, 
Nec capitur cáelo, parvos confluxit in artus. 

10 I1i(ttsúo(jIsv... ei<; eva xúpiov 'Ivjaoüv Xpiaróv, ... oapxwOévTa ex Ilveú- 
:¿-/.To- 'Ayíou xat Mapía? tt)? IlapOévou. 

11 Eumdem redemptionis nostrae gratia processisse de Virgine ; ut 
perfectus homo pro perfecto qui peccaverat nomine nasceretur... 

12 Illud sane miramur, quod quídam ínter nostros dicantur, qui 
licet de Trinitate piam ¡ntelligentiam habere videantur, de sacra- 

• * Christum. — Carmen II. D« Christo : PL 13,376. Respetamos el texto 
poético para no estropearlo con la prosaica traducción. Aun antes del con- 
cilio de Efeso, admite Dámaso como tradicional la doctrina de la divina 
maternidad de María. 

m Msi III 565. 

» PLi 13.351. 

» I»L 13.352. 



SAN SIHICIO 



7 



do las virtudes y Escrituras del misterio de nuestra salvación, 
no sientan asimismo rectamente sobre él. Pues afirman que 
nuestro Señor y Salvador tomó de María virgen la huma- 
nidad imperfecta... 

Epístola III. Del papa Dámaso, de la Ciudad de Roma, al obispo Pau- 
lino, de Antioqufa : 

[la católica Iglesia anatematiza] también a los que afir- 13 
man que hay dos hijos en el Salvador, esto es, uno antes de 
la Encarnación y otro después de haber tomado carne de la 
Virgen, y no confiesan que, antes y después, se trata Je nn 
mismo Hijo de Dios... 

Epist. IV. Profesión de fe católica que el papa Dámaso envió a Pau- 
lino, Obispo de Antioqufa. 

... V. Anatematizamos a Fotino, que, renovando la here- 14 
jía de Ebión, confiesa que el Señor Jesucristo es tan sólo de 
María. 

SAN SIRICIO (384-398) 

Fué el primero de los pontífices que usó el nombre de papa. Tuvo espe- 
cial relación con Espafla. De ella se conserva la respuesta a Himerio, 
obispo de Tarragona. De su tiempo data la matanza de Tesalónica y la 
penitencia de Teodosio, y de él es la primera colección de decretales 
pontificias. Continuó inquietante el priscilianismo. El maniqueísmo perdió 
su figura predominante, San Agustín, que se convirtió al catolicismo. 
Los arríanos y los origenistas con Rufino fueron también causa de 
constantes preocupaciones para el Pontificado. 

En esta época vivieron los herejes y herejías más típicamente maria- 
nos : Helvidio, Joviniano, los antidicomarianistas y los coliridianos 
(cf. BAC I 471). 

No podemos por cierto negar que habéis reprendido con 15 
razón a los que hablaban de los hijos de María, y que con 

mentó tamen salutis nostrae ignorantes virtutes Scripturasque, et 
recta non sentiant. Asserunt e»ini dicere, Dominum ac Salvatorem 
nostrum ex Maria Virgine imperfectum, id est, sine sensu hominem 
suscepisse. 

[Catholica Ecclesia anathematizat] et eos, qui dúos in Salvatore 13 
filios confitentur, id est, alium ante Incarnationem, et alium post 
assumptionem carnis ex Virgine, et non eumdem Dei filium et ante 
et post confitentur. 

Anathematizamus Photinum, qui Ebionis haeresim instaurans, 14 
Dominum Iesum Christum tantum ex Maria confitetur. 

Sane non possumus negare de Mariae filiis iure reprehensum, 15 
meritoque vestram sanctitatem abhorruisse, quod ex eodem útero 

13 PL 13,35". 
" FL 13,359. 

15 Msi III 675 ; PL 13,1177. Epístola del papa Siricio al obispo de 
Tesalónica, Anisio, Sobre la virginidad de Muría. 



s 



SAN CELESTINO I 



razón se ha horrorizado vuestra santidad al oír hablar de 
otro alumbramiento del mismo seno virginal. Pues el Señor 
Jesús no hubiera escogido nacer de virgen si la hubiera tenido 
por tan incontinente que se había de manchar con semen de 
humano trato el origen del cuerpo del Señor, el palacio del 
Rey eterno. Pues quien tal inventa, no hace más que forjar lo 
que la perfidia judía trama diciendo que no pudo nacer de 
virgen. Porque, si este sentir lo reciben de los sacerdotes, con- 
viene a saber, que María, al parecer, tuvo muchísimos hijos, 
intenta con excesivo afán atacar la verdad de la fe. 

SAN CELESTINO I (422-432) * 

Es una de las mayores glorias del Pontificado por su celo misionero, 
amor a la unidad y vigilancia dogmática. Reunió el concilio Romano 
de 430 y el gran concilio mariano ecuménico de Efeso. En su pontificado 
murió San Agustín y el gran poeta Sedulio. El nestorianismo admitía 
una dobli3 persona en Cristo. 

Los semipelagianos, con Juan Casiano, rechazaban la necesidad de 
la gracia para el "initium fldei". 

Los novacianos, con Rústico, continuaron desgarrando la unidad de 
la Iglesia, con su inconsiderado rigorismo (cf. BAC I 854, 557). 

Conc. Romano (a. 430) 

La causa de reunirse fué el haber escrito N'estorio al papa Celestino 
acerca de los obispos pelagianos ; éstos, privados de sus obispados, habían 
acudido a Teodosio, emperador constantinopolitano. para quejarse de la 
injuria que se les había inferido. Para atraer a Celestino a su partido, 
preséntase Nestorio ante él como corrector de los herejes, y llamando a 
santa María no Theotócon sino Christotócon. 

Por aquel mismo tiempo recibió una epístola de S. Cirilo. 

En el conc. Romano examina las dos epístolas. 

He aquí un fragmento de su discurso, después de haber condenado a 
Nestorio : 

Recuerdo que Ambrosio, de buena memoria, en el día de la 
Natividad de nuestro Señor Jesucristo hizo que todo el pue- 
blo cantase a Dios a una voz: 

virginali, ex quo secundum carnem Christus natus est, alius partus 
ef fusus sit : Ñeque enim elegisset Dominus Iesus nasci per virginem, 
si eam iudicasset tam incontinentem fore, ut illud genitale Dominici 
corporis, illam aulam regis aeterni concubitus humani semine coin- 
quinaret. Qui enim hoc adstruit, nihil aliud nisi perfidiam Iudaicam 
adstruit, qui dicunt eum non potuisse nasci ex. virginc. Nam si hanc 
accipiant a sacerdotibus auctoritatem ut videatur Maria partus fu- 
disse plurimos, maiore studio veritatem fidei expugnare contendunt. 

Recordor beatae memoriae Ambrosium in die natalis Domini 
nostri Iesu Christi omnem populum fecisse una voce Deo canere: 

* San Celestino I. Véase la monografía De maternitate divina B. M. 
nemper Tirginis. Nestorli Constantinopolitani et Cyrilli Alexandrini sen- 
tentia. P. Nilns a S. B., O. C. D. (Romae 1944). 

" Msi rv 542-52. Cf. Marte I» 11. 



SAN CELESTINO 1 



9 



Ven, redentor de las gentes, 
muestra al alumbramiento de la virgen; 
admiren todos los tiempos: 
tal nacimiento dice bien con Dios. 

¿Acaso dijo: tal nacimiento dice bien con un hombre? De 
consiguiente, el sentir de nuestro hermano Cirilo está muy 
concorde con éste al llamar a María Theotókon. Tal nacimien- 
to dice bien con Dios. Una virgen dió a luz a Dios con su 
alumbramiento... También Hilario, hombre de agudo ingenio, 
escribiendo al emperador Constancio acerca de la encarnación 
del Señor, dice así: El Hijo — dice — de Dios se hizo hombre: 
Dios es... 

Conc Efesino (431) [Ecuménico III, contra los nestorianos] 

CONCILIO DE EFE SO (JÜNI0-AGOST0 DE 431) 

La definición del concilio de Efeso fué ante todo una definición cr¡«- 
tológioa, pero fué también inmediata y directamente una definición mariana. 
Más aún : la contienda doctrinal que babia de provocar el concilio de 
Efeso tuvo su origen en una afirmación concreta relativa a la Virgen. 

1. La doctrina de Nestorio. — Nestorio, imbuido en las opiniones teo- 
lógicas de Teodoro de Mopsuestia, había hecho suya la afirmación de 
que María no era "Theotócos" : madre de Dios. El escándalo qua la afir- 
mación de su patriarca provocó en el clero y pueblo de Constantinopla 
fué enorme. Proclo, obispo ya nombrado de Cízico, y el abogado Eusebio, 
que llegó a ser más tarde obispo de Dorilea, elevaron una ardiente pro- 
testa para ahogar la blasfemia de su arzobispo. Pero en vano ; Nestorio 
no retractó sus palabras. "Si no hay naturaleza completa, decía el he- 
resiarca, sin personalidad, y en Jesucristo el Verbo se unió a una natu- 
raleza humana perfecta, luego esa naturaleza humana conserva su per- 
sonalidad, y la naturaleza humana subsiste en sí misma y no en el 
Verbo. La unión de la persona del Verbo y de la persona humana se hizo 
por la voluntad, por una compenetración amorosa de las dos personas, 
de la cual unión resultaba, sin embargo, una sola personalidad jurídica. 
Era una mutua donación que entrambas personas se hacían la una a la 
otra." "La divinidad, son palabras de Nestorio, se servía del "prósopon" 
(hipóstasis, personalidad) de la humanidad, y la humanidad se servía del 
"prósopon" de la divinidad." Pero en este caso, si la persona del Verbo, 
de una parte, y de la otra la persona humana continúan en la unión, 
subsistiendo cada una en sí misma, y esta unión no era más que moral 
y no física, sustancial o hipostática, no se podían atribuir a Dios, al 



Veni redemptor gentium, 
ostende partum Virginis; 
miretur omne saecuktm: 
talis decet partus Deum. 

Numquid dixit : Talis decet partus hominemf Ergo sensus f ratris 
nostri Cyrilli, in hoc quod dicit theotócon Mariam, valde concordat : 
talis decet partus Deum. Deum partu suo virgo effudit..j Hilarius 
quoque, vir acris ingenii, scribens in Constantium Imperatorem, de 
Incarnatione Domini sic ait: Filit¿s, inquit, Dei factus est homo: 
Deus est... 



10 



SAN CELESTINO I 



Verbo, las propiedades y acciones de la persona humana, ni a la per- 
sona humana las propiedades y acciones del Verbo. Xo se podía decir de 
Dios, del Verbo, que nació de la Virgen, que sufrió y murió; y no se 
podía llamar a la Virgen "Theotócos", madre de Dios, sino madre de 
la persona humana. 

La verdad tan consoladora para nosotros de la redención del género 
humano por Jesncristo y la dulcemente consoladora también de la ma- 
ternidad divina de María eran pura ilusión y juego de palabras ; y, sin 
embargo, a la Virgen se le venía .Mamando de tiempos atrás, antes de 
Nestorio, por boca de los obispos y de los simples fieles, "Theotócos" : 
madre de Dios. 

Nestorio replicaba que la expresión "Theotócos" no era exacta ; había 
que interpretarla como sinónimo de "Theodócos", recibidora de Dios, o 
mejor, "Christotócos", engendradora de Cristo, Para Nestorio no había 
más que un solo Cristo, un solo Hijo, un solo Señor : pero cada una de 
estas palabras en la expresión nestoriana mantenían la idea de dos na- 
turalezas-personas : la persona divina y la persona humana, que perma- 
necen distintas y sin confusión. El Cristo, afirmaba Nestorio, es el "pró- 
sopon" de la unión : la nueva personalidad jurídica que resulta de la 
unión de las dos personas. Y puesto que en la Virgen y por la Virgen 
aparece en el mundo este Cristo, en este sentido se podía llamar a la 
Virgen "Christotócos", ens?ndradora de Cristo, madre de Cristo. Esta 
personalidad artificial y puramente denominativa que fingía Nestorio no 
cabía ni podía caber dentro de la ortodoxia. Suponía la negación abso- 
luta de la obra de la redención y atentaba sacrilegamente a la dignidad 
de María, verdadera madre de Dios. 

2. San Cirüo y el concilio de Efeso. — El hombre providencial que 
Dios suscitó para hacer frente a Nestorio fué San Cirilo, patriarca de 
Alejandría. A pesar de las rivalidades que separaban a las sedes de Cons- 
tantinopla y Alejandría, trató San Cirilo de ganar por las buenas a 
Nestorio. Inútil empeño. Tomó cartas en el asunto el papa Celestino I. 
Reunió en Roma un concilio de obispos occidentales y condenó como 
heréticas las afirmaciones de Nestorio, y el encargado de ejecutar la sen- 
tencia papal fué San Cirilo. Reunió a su vez San Cirilo el año 430 un 
sfnodo en Alejandría. Se publicó una carta sinodal, magistral exposi- 
ción de la doctrina ortodoxa sobre la encarnación, y se le agregaron como 
apéndice los doce célebres anatematismos llamados de San Cirilo. Si 
Nestorio quería verse libre de la condenación, tenia que suscribir la 
carta sinodal y los doce anatematismos. Pero las conminaciones de Roma 
y de Alejandría Jlegaban tarde. Por instigación de Nestorio y de los 
suyos, los emperadores Teodosio II y Valentiniano III, en carta circular 
fechada el 19 de noviembre del 430, dirigida a todos los metropolitanos 
del Imperio, habían convocado un concilio ecuménico en Efeso, Uno de 
los metropolitanos a quienes se remitió la convocatoria, y por cierto con 
especial recomendación, fué al metropolitano de Hipona. Todavía igno- 
raban en Constantinopla que San Agustís había muerto el 28 de agosto 
del año 430. El papa pudo recusar el concilio, pero prefirió atemperarse 
a las circunstancias, y lo autorizó con su suprema potestad, designando 
como legados suyos a los obispos Arcadio y Proyecto y al presbítero 
Filipo. Iba a continuarse la tradición de los grandes concilios ecuméni- 
cos; y al de Nicea (año 325) y al Constantinopolitano I (año 381) se 
iba a agregar el concilio ecuménico de Efeso. El papa retardó entre tanto 
el efecto de la condenación de Nestorio, y dejó que el concilio resolviese, 
bajo su autoridad delegada, el gravísimo conflicto doctrinal. Así la con- 
denación de Nestorio, en vez de hacerse por una definición pontificia, iba 
a realizarse mediante una definición conciliar. Reunido el concilio el 
7 de junio de 431, fiesta de Pentecostés, bajo la presidencia de San Ci- 
rilo, que representaba al obispo de Roma, pronunció sentencia de con- 
denación contra Nestorio y su doctrina y depuso solemnemente al 
heresiarca de su sede de Constantinopla. Púsose, es verdad, en tela de 
juicio la validez de los actos conciliares de esta primera sesión, los 
cuales habían sido suscritos por 198 Padres del concilio, No habían 



SAN CELESTINO I 



1 I 



tomado parte en ellos los enviados del papa, que no habían llegado toda- 
vía a Efeso, ni tampoco el grupo de Juan de Antioquía con los 50 obis- 
pos que le acompañaban. San Cirilo tenia, sin embargo, facultad para 
comenzar las sesiones del concilio, y, por consiguiente, las decisiones que 
tomó fueron enteramente válidas. Más aún, llegados ya los enviados del 
papa, convocó San Cirilo a nuevas sesiones, y ya en la segunda, y sobre 
todo en la tercera, celebrada el 11 de julio, los legados pontificios apro- 
baron y dieron por válidas las resoluciones de la primera sesión. El 
concilio envió al emperador una carta suscrita por todos los obispos 
presentes, en la cual declaraba que el Occidente estaba de acuerdo con 
el Oriente para condenar a Nestorio y se le pedía autorización para la 
elección de un nuevo obispo de Constantinopla y para el retorno a sus 
diócesis de los miembros del concilio. Pero esta medida tomada por el 
concilio de Efeso no fué solamente una decisión directamente discipli- 
nar: "que Nestorio sea privado de la dignidad episcopal y de la comu- 
nión sacerdotal". Estaba motivada por consideración dogmática : "por 
el examen de sus cartas, de sus escritos, de sus discursos, se le ha cogido 
en flagrante delito de enseflar una doctrina impía". Se suelen aducir 
los anatematismos de San Cirilo como expresión de la doctrina cristoló- 
gica <J;1 concilio. Así es ; sin embargo, no fueron ellos los que recibieron 
el refrendo de la aprobación infalible del concilio de Efeso, sino la carta 
segunda de San Cirilo a Nestorio. Este fué el documento oficialmente 
aprobado y canonizado. Y este documento, levantado a la categoría de 
definición conciliar por voluntad expresa de los Padres del concilio, 
declara la unidad de la divinidad y de la humanidad en una persona ; 
y, tras de condenar las distintas explicaciones de Nestorio, aflade : "y así 
los Santos Padres no dudaron en llamar a la sagrada Virgen Madre 
de Dios". 

La victoria estaba conseguida. La alegría que la decisión del con- 
cilio suscitó en Efeso fué indescriptible. Podían sus devotos seguir lla- 
mando a María "Theotócos", porque María era en efecto madre de la 
persona única en Cristo, que es el Verbo. Encendió luminarias la ciu- 
dad ; y desde la catedral de Efeso, que estaba consagrada a la advoca- 
ción de la Madre de Dios y donde se había celebrado la primera se- 
sión del concilio, acompañaron a los obispos a sus moradas entre cán- 
ticos de alabanzas, el resplandor de las hachas y el agitar de incensarios 
cargados de perfumes. 

3. Maternitfad virginal. — Complemento de la doctrina acerca de la 
maternidad de María es la doctrina acerca de la virginidad perpetua de 
María. Celso, Cerinto y Carpócrates con los anabaptistas del siglo XVI 
y los racionalistas y modernistas de nuestros tiempos, se atrevieron a 
negar la concepción virginal de María. Tertuliano y Joviniano negaron 
el parto virginal, y el mismo Tertuliano, con los antidicomarianitas 
orientales, Helvidio de Roma y Bonosos, sardicijnse, negaron la virgi- 
nidad de María después de haber dado a luz a Jesús. 

Pero la Iglesia incesante e infaliblemente ha establecido la doctrina 
de la virginidad perpetua de María. Ya desde el símbolo apostólico se 
nos habla del nacimiento virginal de Jesús, y abundan los documentos 
conciliares (toledanos, lateranenses), los pontificios (Siricio, León III, 
Juan II, Gregorio M., León M., Honorio I, etc.). y los símbolos (tole, 
danos, de Epifanio, etc.) que dan como doctrina dogmática, incluida en 
el depósito de la fe, la virginidad perpetua de María. Estaba ya profeti- 
zada la maternidad virginal de María en el Antiguo Testamento; Isaías 
había escrito : He aquí la virgen grávida, que <la a hiz y llama su 
nombre Em'manuel (7,14). Este anuncio de Isaías ha sido interpretado 
por la tradición católica como anuncio de la virginidad de la Madre de 
Jesús. Por eso precisamente era y podía ser señal puesta por Dios, por 
lo excepcional y milagroso del caso. El bellísimo relato de la anuncia- 
ción explica claramente la forma en que esta virgen debía prestarse a 
la milagrosa maternidad, y que ella aceptó humildemente, entregándose 
como esclava a la voluntad de su Señor (J. Azpiazu, S. I., Hechos y 
Dichos [1954] pp 36-40.) 



12 



SAN SIXTO III 



17 ... Pues no nació [Jesucristo] primeramente hombre vul- 
gar de la santa Virgen, luego así descendió sobre él el Ver- 
bo; sino se dice que [el Verbo] obtuvo le generación car- 
nal del mismo vientre, hecho una sola cosa, es decir, tenien- 
do por propia la generación de su propia carne... Así [los 
Santos Padres] se atrevieron a llamar Madre de Dios a la 
santa Virgen. 

18 1. Si alguno no confiesa que Dios es en verdad el Em- 
manuel, y que, por causa de esto, la santa Virgen [es] Ma- 
dre de Dios, pues engendró carnalmente [en lo referente a 
la carne] al que era el Verbo de Dios, sea anatema. 

SAN SIXTO 111 (432-440) * 

Merece un lugar honorífico entre los pontífices marianos, por su con- 
firmación del concilio de Efeso y por el esplendor que dló a la basí- 
lica de Santa María la Mayor. 

San Cirilo fué uno de sus grandes colaboradores para el concilio y 
la unificación del Oriente. 

En Occidente se reunió el concilio Regiense ; y sobrevino la invasión 
de los vándalos. 

San Sixto combatió el pelagianismo, que negaba el pecado original 
y la necesidad de la gracia, y cuyo principal fautor era Julián de 
Edano (cf. BAC I 565). 

19 Y acerca de la Madre de Dios virgen..., brevemente di- 
remos, no añadiendo nada, en resumidas cuentas, a la fe ex- 
puesta por los Santos Padres reunidos en Nicea. .. 

Confesamos públicamente, pues, que nuestro Señor Jesu- 

17 ...Oú yáp ['ItjooG? Xptaró?] 7tptÓTOv ávOpwTtoi;, éyEvv7¡07¡ xoivoq éx 
TÍ)? áy(a<; IlxpOévou* eTG'oSto? xaTa7re<po{T7)XEv fer' aü-róv 6 Aóyo?" 
áXX' HE, aú-ñji; ¡¿TjTpai; h>o>Qeí<; ÚTrofxeívat XéyeTai yéwjoiv oapjtix'^v, ¿>í 
tí)? ISía? tt/v yéwTjefiv otxeioúfjievoi;... OGtco; Te0xpO7¡xxai, Osotóxov ei- 
7teTv -rr¡v 'Ayíav Ilap0évov. 

18 Et o¿x ófxoXoyeí, 0eóv eTvai xará áXíjGeiav tov 'EfxfiavouVj/, xai 
8iá touto Geoxóxov ttjv áylav 7rxp0évov (yeyéwTjxe yáp aapxix&i; aápxcx 
yeyovÓTa tóv ex 0eoü Xóyov) - ává0e¡j.a Sarco. 

19 Ilepl Sé TÍ)? GeoTÓxou roxpOévou.. Stá Ppayécov époüjxev, oú&ev tov m>- 
vóXov 7rpoan8évTe<; rf) Ttov áyítov 7raTépeov tcov év Nixaíqt éxzeQzíar, 

7tíffTEl... 

'OfzoXoyoüfxev TOiyapoüv tov xuptov ■fjjitov 'I^aoíjv Xpiaróv, tov uííiv 

" Ms¡ IV 1138. De la epístola II de San Cirilo Alejandrino a Xes 
torio, leída y aprobada en el concilio. 

* Msi IV 1081. Condenaciones contra Nestorio. 

* San Sixto III. En recuerdo del concilio de Efeso (431), impone 
a la basílica liberiana de Roma el nombre de Sonta María, Madre de JHos 
(Vermeersch, I 117), y erige un arco recubierto de mosaico en su ho- 
nor, en el cual aparece la Virgen Santísima como Reina y Emperatriz 
(AAS XXIH 10; Marie IP 52; María II 493). 

18 PG 77,176 ; PL 50,603. Fórmula de unión aprobada por San Six- 
to ni. a. 433. 



SAN LEÓN I 



13 



cristo, el Hijo unigénito de Dios, [es] Dios perfecto y hom- 
bre perfecto, [que consta] de alma racional y de cuerpo, an- 
tes de los tiempos engendrado del Padre en cuanto a la divi- 
nidad, y que el mismo, en la proximidad de los días, por 
nuestra causa y por nuestra salvación, [nacido] de María la 
virgen en cuanto a la humanidad...; de donde un solo Cristo, 
un solo Señor confesamos. 

Según esta idea de la unidad inconfundible, confesamos 
que la santa Virgen [es] Madre de Dios, por haberse encar- 
nado y humanado el Dios Verbo y por haberse unido a sí 
mismo, de resultas de la misma concepción, el templo toma- 
do de la misma [virgen], 

SAN LEON I ( 440-461) 

La Historia le ha honrado con el titulo de Grande. Convocó el 
IV Concilio General en Calcedonia. Salvó a Roma del poder de Atila 
y de Ganserico. Envió por primera vez nuncios apostólicos ante loa 
príncipes de las naciones. El latrocinio de Efes© y los concilios de 
Orange I y el II de Axlés fueron otros sucesos notables de su época. 
Sus decisiones dogmáticas alcanzaron a los manlqueos, priscllianistas. 
pelagianos y eutiquianos. 

Los eutiquianos Eutiques, Dióscoro, Crisolio, etc., fueron los autores 
del monofisitismo, que sólo admite una naturaleza en Cristo. 

San Pedro Crisólogo colaboró relevantemente en la gran obra de 
San León (cf. BAC I 499-571). 

Y [el Hijo de Dios], engendrado con nuevo nacimiento: 20 
porque la inviolada virginidad ignoró la concupiscencia, su- 
ministró la materia de la carne; ... ni en el Señor Jesucristo, 
engendrado de seno virginal, difiere de nosotros la natura- 
leza, por ser el nacimiento admirable. 

... Ni pudiera llamarse encarnación si la carne no fuera 21 
asumida por el Verbo. La oual asunción es tan grande y tal 



toü ©Eoü t6v (lovoyevíj, Geóv réXeiov xotl ávGpojTrov xéXetov éx iJxJX 7 )? Xo- 
yixr¡$ xal owfxaroi;, rrpó altóvuv fiév ex toü TloLTcbc, Yewr¡GévTa xaxá ttjv 
6eÓT)}Ta, bi' éoxáxou Sé Ttov T¡aep6jv tov aú-róv Si' fyia<; xal Siá ttjv fyit- 
Tépav eTcoTTjpíav éx Mapla? zr¡<; rrapGévou xara tt¡v ávGptoTtÓTTjTa.. Si' & 
Iva Xpicrróv, éva xiSpiov ójxoXoYOÜfxev. 

Kaxá TaÓTTjv r?)v zr¡c; ¿ctuy^Ótou évtóoecx; evvoiav ófzoXoyoGtxev tt¡v 
áytav ITapGévov Georóxov Siá xóv Geóv Xóyov oapxojGíjvai xal évavGpwTríi- 
aai xal ¿5 aÚTÍj? tt¡<; auXX^eto? évwoai éauTW tóv i?, aÚT7¡<; X7)<p6évra 
vaóv. 

Nec incarnatio dici posset, nisi caro susciperetur a Verbo. Quae 21 
susceptio tanta et talis uiíitio est, ut a carne animata, non solum in 



* Msi V 1371. De la epístola dogmática a Flaviano, patriarca de 
Constantinopla, 13 de junio del a. 449, contra Eutiques. 

a Msl VI 124. Epístola de San León M. a Pascasio, obispo Llllbitano. 
Cf. ,Pío XI, Lux verítatis, n. 623. 



14 SAN LEÓN I 



unión, que no debe admitirse división alguna de la divinidad 
por parte de la carne animada, no sólo en el parto de la san- 
ta Virgen, mas tampoco en la concepción... 

22 ... Sea anatematizado, pues, Nestorio, que creyó que la 
santa virgen María había sido tan sólo madre del hombre, 
no de Dios..., siendo así que..., dentro del seno virginal de 
tal suerte el Verbo se hizo carne, que, por inefable misterio, 
con una sola concepción y un solo alumbramiento..., la mis- 
ma virgen fué esclava y Madre del Señor... 

Conc. Calcedonense (451) [Ecuménico IV, contra los 
monofisitas] 

23 • •• [Jesucristo], antes de los tiempos engendrado del Pa- 
dre en su divinidad, en los recentísimos tiempos, el mismo en 
su humanidad, de María la virgen, la Madre de Dios, por 
nosotros y por nuestra salvación. 

Sermón I de la Natividad del Señor 

24 ... Es elegida una virgen de la real estirpe de David, que. 
debiendo concebir fruto sagrado, antes concibió su divina y 
humana prole con el pensamiento que con el cuerpo. Y, para 
que no se asustara por los efectos inusitados del designio di- 
vino, supo por las palabras del ángel lo que en ella iba a 
obrar el Espíritu Santo, y así no reputó en daño de su virgi- 

partu beatae virginis sed etiam in conceptu nuJla Divinitatis sit cre- 
denda divisio; quoniam in unitate personae Divinitas atque humani- 
tas et conceptu virginis convenit et partu. 

22 'Ava0e¡xaTi£éa6co toÍvuv Necrrópioi;, ó -ri)v ¡xaxapíav üapOévov Mapíav, 
o\)y¡l toG 0eoG, áv0pc¡>7rou Sé (xóvov racTTeúwv eívai ¡¿'/¡Tépa... ovjtox; évxíx; 
tcúv ríjc üapGévou <T7rXáYX v w v o Xóycx; aápi; éyévsTo, coctte xará tó 
á9pacrTOV (¿uemjpíov (xia ouXXt)^ 21 xal ¿vi toxetw, ty;v ocÜty¡v a«p6évov 
xal SoúXirjv eívat toG xupíou xal ¡xTjrépa. 

23 [■•• ¿(xoXoyeTv... T/jaoGv Xpierrov... éxSiSáaxOfiev...] 7rpo a ; .ú>v<ov ¡xév 
éx toG LTarpói; Yew/]6évT<x xará ttjv 0eóx7]Ta, tn' éa/áxcov Sé xcav 
•fyiepóiv xóv aüxóv Si' r¡[ioL<; xaí Siá -rrjv awxTjpíav éx Mapíac -vr¡<; IlapOé- 
vou xiji; Oeoxóxou xaxá tyjv áv6pG>7rÓTir¡Ta.. 

24 ; Virgo regia davidicae stirpis eligitur, quae sacro gravidanda foetu 
divinam humanamque prolem prius conciperet mente quam corpore 
Et ne superni ignara consilii ad inusitatos paveret effectus, qüod 

.. in éa operandum erat a Spiritu Sancto, colloquio discit angélico. 
. Nec damnum credit pudoris, Dei genitrix mox futura. Cur enim de 



* Msi VI 351 354. Epístola de San León M. al emperador León. 
Cf, Pío XI. hum uerttatis, n.623. 

» Msi VII 115. 

* PL 54,190. 



SAN LEÓN I 



15 



nidad el llegar a ser Madre de Dios. ¿Cómo había de admi- 
rarse ante la nueva de tal concepción quien recibe promesa 
cierta del poder del Altísimo? Además, se confirma la fe de 
la que cree con la prueba de un anterior milagro, y se adu- 
ce la inesperada fecundidad de Isabel, para que no se dude 
de que quien hizo concebir a la estéril hará otro tanto con 
la virgen... 

Con razón, pues, no ocasionó corrupción alguna a la in- 
tegridad virginal el parto de salvación, porque fué guarda del 
pudor el nacimiento de la verdad. Y tal nacimiento, carísi- 
mos, era el que convenía a la fortaleza de Dios y a la sabi- 
duría de Dios, que es Cristo, por el cual se hiciese semejan- 
te a nosotros por la humanidad y nos aventajase por la di- 
vinidad... 

Sermón II de la Natividad del Señor 

... Dios omnipotente y misericordioso, ouya naturaleza es 25 
la bondad, cuya voluntad es poderosa, cuyo obrar es hacien- 
do bien, tan pronto como la maldad del diablo nos ocasionó 
la muerte, con el veneno de su envidia, señaló de antemano, 
ya en los comienzos del mundo, los remedios que su piedad 
tenía preparados para restaurar a los mortales, anunciando a 
la serpiente que el fruto que nacería de la mujer quebrantaría 
con su poder la soberbia del dañino áspid y prediciendo que 
vendría Cristo en carne mortal, Dios y hombre a la vez, para 
que, al nacer de una virgen, condenase con su nacimiento sin 
mancilla al corruptor de la descendencia humana... 

... Fué asimismo [Jesucristo] engendrado con nuevo na- 



conceptionis novitate desperet, cui efficientia de Altissimi virtute 
promittitur. Confirmatur credentis fides etiam praeeuntis, attestatio- 
ne miraculi, donaturque Elizabeth inopinata f ecunditas ; ut qui con- 
ceptum dederat sterili, daturus non dubitaretur et virgini... 

Mérito igitur virgineae integritate nihil corruptionis intulit partus 
salutis: quia custodia fuit pudoris, editio veritatis. Talis, igitur, 
dilectissimi, nativitas decuit Dei virtutem et Dei sapientiam Christum, 
qua nobis et humanitate congrueret, et divinitate praecelleret... 

Deus enim omnipotens et clemens, cuius natura bonitas, cuius 25 
voluntas potentia, cuius opus misericordia est, statim ut nos diabólica 
malignitas veneno suae mortificavit invidiae, praeparata renovandis 
mortalibus suae pietatis remedia inter ipsa mundi primordia praesig- 
navit; denuntians serpenti futurum semen mulieris quod noxii cá- 
pitis elationem sua virtute ccxntereret (Gen 3,15) ; Christum scilicet 
in carne venturum, Deum hominemque significans, qui natus ex 
Virgine violatorem humanae propaginis incorrupta nativitate dam- 
naret... 

... Nova autem nativitate genitus est, conceptus a Virgine, natus 



» PL 54,193. 



16 



SAN LEÓN I 



cimiento, porque fué concebido por una virgen, nació de una 
virgen sin concurso de varón y sin injuria de la entereza de 
la madre, porque al nacer el futuro salvador de los hombres 
era conveniente que juntase en sí la naturaleza humana y a 
la vez se viera libre de las torpezas de nuestra carne. Dios es 
el autor del que nace, como Dios de nuestra propia carne, se- 
gún el testimonio del arcángel a la bienaventurada Virgen Ma- 
ría: Porque el Espíritu Santo sobrevendrá sobre ti y la virtud 
del Altísimo te cubrirá con su sombra, y por lo mismo, lo san- 
to que nazca de ti será llamado Hijo de Dios (Le 1,35). Dife- 
rente en el origen, pero semejante en la naturaleza, está fuera 
de todo uso y costumbre humana, consiguiendo únicamente el 
poder divino que una virgen conciba, que dé a luz y que per- 
manezca virgen... 

. . . Convino, en primer lugar, que la virtud del Hijo velase 
por la virginidad de la madre, y tan grato claustro de pudor y 
morada de santidad fuera guardado por la gracia del Espíritu 
Santo, que había determinado levantar lo caído, dar solidez a 
lo quebrantado y conceder fuerzas superiores a la pureza para 
vencer los halagos de la carne, para que la virginidad, impo- 
sible de quedar intacta en unos al engendrar, fuera motivo de 
imitación en otros al renacer a una vida superior. 

Ya esto mismo, amadísimos, de que Cristo eligiera el na- 
cer de una virgen, ¿no parece fué por altísimas razones? A sa- 
ber: para que el diablo ignorara que había nacido la salvación 
del género humano, y, desconociendo la espiritual concepción, 
no viendo en él cosa distinta de los demás, no sospechase que 



ex Virgime, sine paternae carnis concupiscentia, sine maternae in- 
tegritatis iniuria : quia f uturum hominem Salvatorem talis ortus dece- 
bat, qui et in se haberet humanae substantiae naturam, et humanae 
carnis inquinamenta nesciret. Auctor enim Deo in carne nascenti 
Deus est, testante archangelo ad beatam Virginem Mariam : Quia 
Spiritus Sanctus superveniet in te, et virtus Altissimi obwnbrabit 
tiíi; ideoque quod nascetw ex te, sanctum vocabitur, Filias Dei 
(Le 1,35). Origo dissimilis, sed natura consimilis; humano usu et 
consuetudine caret, sed divina potestate subnixum est, quod virgo 
conceperit, quod virgo pepererit, quod virgo permanserit 

... Oportuit enim ut primam genitricis virginitatem nascentis in- ' 
corruptio custodiret, et complacitum sibi claustrum pudoris et sanc- 
titatis hospitium, divini Spiritus virtus infusa servaret, qui statuerat 
deiecta erigere, confracta solidare, et superandis carnis illecebris 
multiplicatam pudicitiae donare virtutem: ut virginitas, quae in aliis 
non poterat salva esse generando, fieret et in aliis imitabilis re- 
nasoendo. 

Hoc ipsum autem, dilectissimi, quod Christus nasci elegit ex 
Virgine, nonne apparet altissimae fuisse rationis? ut scilicet natam 
humano' generi salutem diabolus ignoraret, et spiritaü latente con- 
ceptu, quem non alium videret quam alios, non aliter crederet natura 



SAN LEÓN 1 



17 



hubiese nacido de modo diferente que los otros hombres... Para 
conseguir esto, Cristo fué concebido de una virgen sin inter- 
vención humana, siendo fecundada no por contacto de varón, 
sino por el Espíritu Santo. Ninguna madre concibe sin la man- 
cha de pecado, que después pasa a su descendencia. Pero don- 
de no hubo intervención paterna en la concepción, tampoco se 
mezcló el pecado en ella. La intacta virginidad no supo de con- 
cupiscencia, pero suministró la substancia. Fué tomada de la 
Madre del Señor la naturaleza, no la culpa... 

Alabad, pues, queridísimos, a Dios en todas sus obras y pen- 
samientos. Creed, sin género alguno de duda, en el parto y en 
la intacta virginidad de María... 

Sermón VI de la Natividad del Señor 

En todos los días y tiempos, queridísimos, deben acordarse 26 
los fieles... del nacimiento de nuestro Señor y Salvador, fruto 
de una madre virgen... No sólo ante nuestra memoria, sino 
que, en cierto modo, ante nuestros mismos ojos, tiene lugar el 
coloquio del ángel Gabriel con María, llena de estupor, y aque- 
lla concepción por obra del Espíritu Santo, en la cual tan ad- 
mirable fué la promesa que la anunció como la fe con que ésta 
fué creída. En verdad que hoy el autor del mundo fué con- 
cebido en el seno de una virgen y aquel que creó todas las 
naturalezas se hizo hijo de la que él creó... 

Sermón VII de la Natividad del Señor 

... En cuanto a que el Verbo se hizo carne, no quiere de- 27 
cir que la naturaleza divina se haya convertido en carne, sino 

esse quam ceteros... Quod ut fieret, sine virili semine conceptus 
est Christus ex Virgine, quam non humanus coitus, sed Spiritus 
Sanctus fecundavit. Et cum in ómnibus matribus non fiat sine peccati 
sorde conceptio, haec inde purgationem traxit, unde comcepit. Quo 
enim paterni seminis transfusio non pervenit, peccati se illic origo 
non miscuit Inviolata virginitas concupiscentiam nescivit, substan- 
tiam mimistravit. Assumpta est de rnatre Domini natura, non culpa... 

...Laúdate igitur Deum, dilectissimi, in ómnibus operibus eius 
atque iudiciis. Sit in vobis indubitata credulitas virgineae integritatis 
et partus... 

Omnibus quidem diebus, dilectissimi, atque temporibus, animis 26 
fidelium divina meditantium Domini et Salvatoris nostri ex matre 
Virgine ortus occurrit... Non solum enim in memoriam, sed in 
conspectum quodammodo redit amgeli Gabrielis cuín Maria stupente 
colloquium, et conceptio de Spiritu Sancto tam mire promissa quam 
credita. Hodie enim auctor mundi editus est útero virginali, et qui 
omnes naturas condidit, eius est factus Filius quam creavit. 

Quod enim Verbum caro factum est, non hoc significat, quod in 27 



* PL 54,212. 
» PL, 54,216. 



18 



SAN LEÓN I 



que ésta ha sido tomada por el Verbo, formando una sola per- 
sona: y con esta palabra se designa a todo el hombre que na- 
ció en las entrañas de <una virgen, fecundada por el Espíritu 
Santo, y sin que ésta perdiera su virginidad; y fué tan insepa- 
rable esta unión en el Hijo de Dios, que quien había sido en- 
gendrado por el Padre fuera de tiempo, el mismo nació des- 
pués temporalmente del seno de una virgen... 

Sermón IX de la Natividad del Señor 

28 ... Es gloria de Dios la infancia de Cristo, naciendo de 
una madre virgen..., porque ya a la misma Santa María había 
dicho el ángel Gabriel, enviado por Dios: El Espíritu Santo 
vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su som- 
bra, y por ello, lo santo que nazca de ti será llamado Hijo de 
Dios (Le 1,35). ... Con los mismos sentimientos con que nació 
Cristo de las entrañas de una madre virgen, así renace el cris- 
tiano del seno de la santa Iglesia... Nosotros adoramos conti- 
nuamente el parto de la salutífera Virgen... 

Sermón I de la Epifanía del Señor 

29 Habiendo celebrado poco ha el día en que la Virgen inmacu- 
lada dió al mundo el Salvador del género humano, la festivi- 
dad de la Epifanía... nos da ocasión de seguir gozando... 



carnem sit Dei natura mutata, sed quod a Verbo in unitatem per- 
somae sit caro suscepta; in cuius utique nomine homo totus accipi- 
tur, cum quo intra Virginis viscera Sancto Spiritu fecundata, et 
numquam virginitate caritura, tam inseparabiliter Dei Filius est 
unitus, ut qui erat intemporaliter de essentia Patris genitus, ipse 
sit temporaliter de útero Virginis natus. 

28 Dei ergo gloria est ex matre Virgine Christi nascentis infantia, 
et reparatio humani generis mérito in laudem sui refertur auctoris: 
quia et ipse beatae Mariae missus a Deo Gabriel ángelus dixerat: 
Spiritus sanctus superveniet in te, et virtus Altissimi obumbrabit 
tibi; ideoque et quod nascetur ex te, sanctum vocabitur, Filius Dei 
(he 1,35)... Quo enim Spiritu de intemeratae matris visceribus nas- 
citur Christus, hoc de sanctae Ecclesiae útero renascitur Christia- 
nus... Indesinenter tamen ipsum partum salutiferae Virginis ado- 
ramus... 

29 Celebrato proxime die quo intemerata virginitas humani generis 
edidit Salvatorem, Epiphaniac nobis, dilectissimi, veneranda festivi- 
tas dat perseverantiam gaudiorum... 



» PL 54,226. 

» PL 54,254. Cf. Sánchez Aliseda, 23 ss. 



SAN GELASIO 1. SAN SÍMACO. JUAN H 



SAN GELASIO I (492-496) 

La Iglesia le debe el primer canon escriturístico, el Sacramentarium 
Gelamanum y otras importantísimas decisiones dogmáticas. En 496 se 
convirtió Clodoveo. 

Las herejías predominantes en su tiempo fueron el maniqueismo y 
el pelagianismo de Dalmacia y el Piceno. También caen de lleno en_ su 
pontificado las perturbaciones (tel cisma de Acacio (cf. BAC I 610, 850). 

Sabiendo que ciertamente es coeterno con su Padre según 30 
la divinidad, según la cual es hacedor de todas las cosas; y 
que se dignó [hacerse hombre] por el consentimiento de la san- 
tísima Virgen cuando dijo al ángel: He aquí la esclava del 
Señor. . . 

SAN SIMACO (498-515) 

Después de apaciguadas las intrigas suscitadas contra él, al princi- 
pio de su pontificado, dictó leyes disciplinares muy provechosas para 
las elecciones pontificias. Generalizó el uso litúrgico del Gloria in ex- 
oelsis. Dejó ejemplos de eximia caridad para con los esclavos de los 
vándalos. 

En su tiempo fué declarada primada de España la sede toledana 
y se reunieron los concilios de Agde y Orleáns I. 

Eos conflictos con que hubo de enfrentarse San Símaco fueron más 
disciplinares que doctrinales; cisma de Acacio, vejaciones de los arria- 
nos y monofisitas, etc (cf. BAC I 856). 

Comienza a mencionarse la Virgen en el Commwvicantes de la misa, 31 
dándosele el título de gloriosa siempre virgen y Madre de Dios. 

JUAN II (533-535) 

Mantuvo relaciones amistosas con Justiniano y Atalarico. Dió un 
decreto expreso sobre la maternidad divina de María, contra los aceme- 
tas, que impugnaban también la proposición ünus de Trimñtate passus 
est. 

También fueron predominantemente disciplinares sus disposiciones con- 
tra los arríanos. Entre otras soctas, pulularon en su tiempo los corrup- 
tlcolas, incorruptlcolas y agnoetas : éstos sostenían que Cristo estaba 
sujeto a la ignorancia con respecto al día del juicio, etc. 

Los acemetas recibieron su nombre de las prolongadas vigilias que 
tomaban por penitencia (cf. BAC I 771). 

Mas enseñamos, conforme es debido, que los católicos con- 32 



Scientes quod quidem coaeternus sit suo Patri secundum divi- 30 
nitatem, secundum quam opifex est omnium, et dignatus est post 
consensionem sanctissimae Virginis, cum dixit ad angelum: Ecce 
ancilla Domini, fiat mihi secundum verbum tuum (Le 1). 

[Cbrnmunicantes et memoriam venerantes...] gloriosae semper 31 
Virginis Mariae, Genitricis Dei. 

Gloriosam vero Sanctam semper virginem Mariam et proprie et 32 



*> PL 59,20. Epístola 2. 
» María I 220. 

52 Msi VIII 803. De su epístola a los senadores constantinopolitanos, 
marzo del año 534. Cf. DTC VJII 595. 



20 



VIGILIO 



fiesen que la gloriosa Santa María siempre virgen es propia 
y verdaderamente generadora de Dios y madre del Verbo de 
Dios, hecho carne de ella. Propia y verdaderamente, y en los 
recentísimos tiempos, él mismo en persona encarnado, se dignó 
nacer de la santa y gloriosa Virgen madre. Por eso, pues, por- 
que propia y verdaderamente se hizo carne de ella el Hijo de 
Dios, por eso confesamos que propia y verdaderamente es ma- 
dre de Dios, encarnado y nacido de ella, y para que no se 
crea que el Señor Jesús recibió el nombre de Dios honorífica 
y graciosamente, como siente el insulso Nestorio, y verdade- 
ramente, para que no se crea que tomó de la Virgen un fantas- 
ma, o, en cierto modo, carne falsa, como aseveró el impío Euti- 
ques. 

VIGILIO (537) ( 540-555) 

El papa Vigilio tiene su nombre vinculado a la célebre cuestión de 
"los Tres Capitulos". Se enfrentó con el emperador Justiniano y la 
emperatriz Teodora. Reunió el II concilio de Constantinopla. Fué un 
pontífice muy superior a lo que podía prejuzgarse por su ejecución, no 
del todo regular. En sus días murió San Benito y se reunió el III con- 
cilio de Orleáns. Fuera de la cuestión de "los Tres Capítulos", tuvo 
que enfrentarse con los restos origenistas, eutlqulanos, acéfalos, etc. 
Los acéfalos llevaron el priscilianismo a exageraciones extremas (cf. BAC 
I 596-772). 

33 Can. 2. Si alguien dice o sostiene que el alma del Señor 
existía antes y que se unió al Dios Verbo antes de la encar- 
nación y nacimiento de la Virgen, sea anatema. 



veraciter Dei genitricem matremque Dei Verbi ex ea incarnati ab 
hominibus catholicis confiten recte docemus. Proprie namque et 
veraciter ídem ipse ultimis tcmporibus mcamatus, ex sancta et glo- 
riosa Virgine rnatre nasci dignatus est. Propterea ergo, quia proprie 
et veraciter Dei Filius ex ea incarnatus et natus est, ideo proprie et 
veraciter matrem Dei ex ea incarnati et nati esse confitemur, <et 
proprie quidem>, ne Dominus Iesus per honorificentiam vel gratiam 
ñamen Dei accepisse credatur, sicut Nestorius sentit insulsus: ve- 
raciter autem ideo, ne iin phantasmate aut aliquo modo non veram 
sumpsisse carnem credatur ex virgine, sicut asseruit impius Eutyches. 

33 Eí ti? Xéyei £x et - T V T °ü Kupíoo «J'uxty' 7tpoü7rápx6tv, xal ^vwué- 
vt]v YeyevíjoGai toí 0ea> Xóyto rcpó t5)í ¿x 7rxp6évou aapxúaecóc rt xal 
yew^crcaic, áváOefia lora». 



» Msi IX 534. Cánones contra Orígenes suscritos por el papa. 



VIGILIO 



21 



Conc. Constan tinopolitano II (553) [Ecuménico V] 

Can. 2. Si alguien no confiesa que son del Dios Verbo las 34 
dos generaciones, la una, antes de los tiempos, del Padre, sin 
tiempo y sin cuerpo; la otra, en los recentísimos días, del mis- 
mo que descendió de los cielos y se hizo carne de la santa glo- 
riosa Madre de Dios y siempre virgen María y nacido de la 
misma: el tal sea anatema. 

Can. 6. Si alguien dice que la santa gloriosa siempre vir- 35 
gen María es madre de Dos abusiva, mas no verdaderamente; 
o [que lo es] relativamente, [es decirl , que, nacido un puro 
hombre, mas no encarnado de ella el Dios Verbo, se refiere 
— según ellos [los contrarios] — la generación del hombre al 
Dios Verbo, estando como estaba con el hombre nacido; y acu- 
sa al santo sínodo [celebrado] en Calcedonia de afirmar que 
la Virgen es madre de Dios conforme al - mismo sentir impío 
excogitado por Teodoro; o si alguien la llama madre del hom- 
bre o madre de Cristo, como si Cristo no fuese Dios, mas con- 
fiesa que ella no es real y verdaderamente Madre de Dios, por 
haberse hecho carne de ella en los recentísimos días el que fué 
engendrado Dos Verbo del Padre antes de los tiempos, y que 
el santo sínodo [celebrado en] Calcedonia de esta manera im- 
pía confiesa a la misma Madre de Dios: el tal sea anatema. 

Can. 14. Si alguien defiende la carta que se dice que es- 36 



Et ti? ou/ ójioXoyeí, toG 0eoG Xóyou eívai Ta? Súo yewqarei?, tt¡v 34 
te 7Tp6 aíwvcov éx toG toxtpó?, á/póvw? xal áaw|i.aTco?, ty¡v te bi' ea/á- 
tcov twv Tjfjiepoiv, toü aÚToG xa-eX6óvT0? éx tüv oüpavcov, xal aapxw- 
GévTO? ex tt¡<; áyía? évSó^ou Osotóxou xal áeiTrapOévou Mapía?, xal yev- 
vrj6évT0? 15 aÜTÍj? - ó toioGto? ává6ef¿a ecttoj. 

Eí ti? xaTaypr.CT-nxa)?, áXX' oúx áXY)0w? 6eotóxov Xéyei tt)v áyíav 35 
evSo^ov áeirap6évov Mapíav r¡ xaTa áva<popáv, <I>? ávOpcórroo yev- 
v7]0évTO?, áXX' oúyi toG 0eoG Xóyou oapxwOévTO? (xal t?¡?) é% aÚT^?, 
áva(pepo(iévif¡? Se xat éxeívou? tt)? toG áv6pcí>7rou yew7)(reco? hú tóv 
0eóv Xóyov ¿? auvóvTa z£¡> áv6pa)7rw yevo¡xévco - xal auxo9avT£i ttjv 
áyíav év x a ^ x£ Sóvi aúvoSov, ¿)? xaTa Táur/jv ttjv áaspíj é7uvo7j0eíaav 
7rapá 0eooa>pou ewoiav 0cotóxov -rí)v racpOévov etaoGaav r¡ eí ti? ávOpw- 
7totÓxov aÚT'/jv xaXst 9¡ ypicrco-üóxov, ¿>? toG XptaroG [ir¡ óvto? 0eoG' 
áXXá (XTj xupíco?, xal xaTa áX^Oeiav Gcotóxov aú-njv ó[AoXoyeí, 8iá tó tóv 
npb twv aícovwv éx toG ratTpó? yew¡r¡0évTa 0eóv Xóyov hz éa^aTíúV twv 
í)l¿ep¿ov éJ; aÚTÍj? (TapxwOévai, outw te eúaepcú? xal ttjv áyíav év XaX- 
xeSóvi aúvoSov GeoTÓxov aÚTr¡v ófxoXoyTjaai, ó toioGto? ává8e¡jia eorw. 

Eí ti? ávTi7roieiTai t^? émaToX^? tí)? XeyojxévY)? rcapá "I(3a ye- 36 



M Msi IX 378. 
35 Msi IX 379. 
" Msi IX 386. 



22 



HONORIO I 



cribió Ibas a Marín Persa, la cual niega que el Dios Verbo se 
hizo hombre tomando carne de la santa Madre de Dios y siem- 
pre virgen María, y, por el contrario, afirma que de la misma 
nació un puro hombre, al que llama templo...: sea anatema. 

HONORIO 1 ( 625-638) 

Bien conocida es en la teología fundamental la cuestión del papa 
Honorio, disciplinarmente indeciso en los comienzos del monoteletismo. 
Por eso no ocupa en la Historia el lugar preeminente que le aseguraban 
su celo misionero y sus grandes virtudes. El año 633 se reunió el 
IV concilio de Toledo, presidido por San Isidoro, que murió en 636. 

El emperador Heraclio favoreció a Sergio y a los monoteletas, defen- 
sores de la unidad de naturaleza en Cristo (cf. BAC I 711, 811). 

De la epístola del papa Honorio a Sergio, patriarca constantinopo- 
litano, año 634 : 

37 ... y la carne [de Cristo] no fué tomada del cielo, sino de 
la santa Madre de Dios... 

38 •■• Y tomando [Jesucristo] la forma de siervo, fué encon- 
trado como un hombre en el exterior, porque, concebido del 
Espíritu Santo sin pecado, también fué dado a luz sin pecado 
por la santa e inmaculada virgen Madre de Dios, sin experi- 
mentar contagio alguno de la viciada naturaleza... 

Palabras pronunciadas presidiendo el concilio : 

39 ... concebido sin semen, salió sin corrupción de la Virgen, 
el Dios o*ie se encarnó por nosotros... 



Manda leer el capítulo VII contra Ciro Alejandrino, obispo hereje : 
40 Si alguno no confiesa que... Jesucristo... se encarnó y fué 



ypá90ai rcpó<; Mápirjv tóv ITépenjv, rr¡Q ápvouf¿év7;<; ¡xév tóv 0eóv Xoyov éx 
TÍ)<; áyía? Oeotóxou xal áei7rap8évou Mapía? aapxcoOévTa, av0pto7rov ye- 
yev^oOai' Xeyoú(T7)<; Sé yiXóv av6pw7rov é£ aux^<; yev/jGijvai, $v vaóv ino- 
xaXeí* ... ó toioüto? áváGsfza ectto. 

37 xaí oúx é£ oupavoG áXX' éx líj? áyía? Geotóxou 7ipocrsXir¡96Y) r¡ crápJ;. 

38 Xpiarix; yáp 6 xúpio? xal ó¡xoiá>[xaTt oapxói; á|xap-ría<; 7rocpayevó¡jievo<; 
-rijv áfiapríav á^psíXe-ro toü xóojíou, xal éx toü 7rX7)pcí)(xaTO(; aúxoü ip.sl$ 
7cávTei; éXápo(xev. Kal (iopcpíjv SoúXou Xa[tóv év yyp.y.-n •/júpéO'rj ¿>s áV- 
Gptorox;. 'E7reiSí) yáp x^P^ áfiaprEa? erjveX^cpSr] éx IIvEÚ[AaTO¡; 'Ayíou, 
Siá toüto xal x w P^ áfxaprta^ éarlv ó tÍxto<; ó éx zr¡c áyía? á^páv-rou 
Trap0évou xal Oeoxóxou, ¡ay) ¡aeTaer/wv 7reípa<; zr¡<; áfjiapriqoácrrji; 9Úcrea><;. 

39 ... áauópw? ouXX7]90eli;, xal yEwTjGeli; áSiaip0ópco<; éx IlapGevov) 
7rpo7jX6ov auTÓq ó Si' T¡\J-5.Q Evav0p(ú-7¡Ga¡; 0eó<;. 

40 Eí ti?,., 'Ivjaoüv Xpicrróv... oox-.. ó¡i.oXoyei... aapxwOévxa xal texve- 

31 Msi XI 539. 

■ Msi XI 535). 

» Msi X 870. 

- Msi X 971 Cf. María I 836. 



HONORIO I 



23 



engendrado de la santa e inmaculada señora nuestra la Madre 
de Dios y siempre virgen María..., sea anatema. 

Manda asimismo leer la carta de Sergio, patriarca constantinopoli- 
tano, a Ciro Alejandrino : 

Confesasteis... que [el Verbo] desciende de los cielos en 41 
los próximos días y que se encarna del Espíritu Santo y de 
nuestra Señora, verdaderamente Madre de Dios y siempre vir- 
gen María... 

Manda leer la profesión de fe compuesta por el emperador Ileraclio 
como reacción contra los herejes : 

... Y confesamos que uno de la santa Trinidad, el unigé- 42 
nito Hijo de Dios, el Dios Verbo, engendrado del Padre antes 
de todos los tiempos..., en los próximos días desciende de los 
cielos por nosotros y por nuestra salvación y se digna habi- 
tar en el intacto seno de la santísima Madre de Dios y siempre 
virgen María, y, tomando de Ella carne que tenía alma racio- 
nal e intelectual, nació de ella, y permaneciendo siempre per- 
fecto Dios, se hace perfecto hombre sin confusión y sin divi- 
sión, consubstancial con Dios y con el Padre según la divini- 
dad, consubstancial con nosotros según la humanidad,.. De 
donde confesamos también las dos natividades del mismo uni- 
génito Dios Verbo: la una, antes de los tiempos, del Padre sin 
tiempo e incorporal; la otra, del mismo en los próximos días, 
de la santa e intacta Madre de Dios y siempre virgen María, 
con su cuerpo animado intelectual. Por lo oual, aclamamos a 

OévTOt éx TÍj? 7ravayía(; xal áypávTOu 8eot:oívt}<; ■f)¡i.wv Oeoróxou, xal áei 
IlapOévou Mapía?... aváGe^ia eorco. 

"E9V)te... xal xaTeX0eív éx tüv oupavwv éV éaryáTwv, xaí capxcoGíjvai. 41 
éx IIveú[i.aTO<; 'Ay£oo, ex ir¡c, 8ea7ioív7]<; -f¡¡xcov T>j<; xupíco? xaí xaxá áXir¡- 
0eiav 6eotóxod xal áei7iap6évou Mapía<;... 

'OfioXoyoüfxev Sé tóv éva zr¡c, áyíai; TpiáSo? tóv ¡xovoyeví) uíóv toü 42 
0eoü, tov 0eóv Xóyov tov éx toO roxTpcx; ysw"/)0évTa 7rpó toxvtwv twv 
aíwvov... hz' Icr/áTcov tüv T)¡i.ep¿ov Si' ^(xai; xal St* ttjv T¡[i.£TÉpav owttj- 
píav xaTe>0óvTa ex tüv oúpavwv xaTa^coaai év Tyj áxpavTW yaaTpl tt)<; 
7tavayía<; GeoTÓxou xal áei7iap0évoi> Mapía? évoixeíaai xal éx Taúnr¡i; év¿>- 
aavTa aápxa éauTW xa6' ÚTróaTaaiv ^^zV £X ouaav XoyixTjv te xal voepáv 
yewr)6eíoav ¿4 aÜTT¡<;, xal tóv áel TeXeiov Oeóv, tóv aÚTÓv yev vÉo"0ai xal 
tsXeiov av0p6)7iov áauyxÚT&x; xal áSiaipcTcoi; - ó[ioúo"t,ov tw 0e£i xal Tta- 
Tpl xaTá ty¡v Geór^Ta* xaí ó¡xooúoiov r¡¡i.Iv tóv aÜTóv xaTa tt¡v áv0p<o7ró- 
T7jTa... 50ev xaí Súo yewiqosis toü aÚTOu fzovoyevoü<; 0eoü Xóyou ó[x.oXo- 
yoüjzev rr¡v ¡xev 7tpó aícóvwv éx toG 7raTpó<; áypóvcúc; xal áacúptáTtoi;, tyjv 
Se ért' éoyaTwv twv 7][A£pa>v t£> aÚTOÜ éx zr¡c, áyía<; áxpávTOu 0eotÓxou 
xal áei7tap0évou Mapía? xal tt)? voepa? é4iuyo}jt.Év7]<; aapxó<;. Kal Stá 
toüto ttjv áyíav xal Ttavú^vqTov ásurapOÉvov Mapíav xupío? xaTa áXr¡- 

« Msi X 974. 

42 Msi X 991-994. 



24 



TEODORO I. SAN MARTÍN I 



la santa y en sumo grado laudable siempre virgen María con 
razón y verdad Madre de Dios: no porque el Verbo de Dios 
tuvo el ser de ella, sino porque, en los próximos días, encar- 
nado de ella, se hizo hombre, sin sufrir en sí cambio, y soportó 
en su carne por nosotros espontánea pasión. 

El santo sínodo dijo en el preámbulo de los cánones : 

43 ... Jesucristo..., antes de los tiempos engendrado del Padre 
según la divinidad, y el mismo en los próximos días, por nues- 
tra salvación, de María virgen. Madre de Dios según la hu- 
manidad. . . 

TEODORO 1 (642-649)' 

Había nacido en Jerusalén. Fué el primero que fué Jlamado soberano 
pontífice, En esta época vivieron San Julián, San Ildefonso y San 
Sofronio. 

Resistió esforzadamente al monoteletismo y a la política peligrosa 
del emperador Constante, que favorecía con ella al monoteleta Fabio, factor 
del edicto imperial llamado "Typos" (cf. BAC I 817). 

SAN MARTIN I (649-653) (655) 

Dignísimo sucesor del Príncipe de los Apóstoles, sufrió un verdadero 
martirio por las vejaciones del emperador Constante, a quien se opuso 
tenazmente. Convocó un concilio en su palacio de Letrán contra los 
monoteletas. 

Condenó la Ecthesis de Heraclio, el Typos de Constante y a los mo- 
noteletas Ciro, Sergio, Pablo y Pirro (cf. BAC I 777, 819). 

Conc. Lateranense (649) [contra los monoteletas] 

44 Can. 2. Si alguien, según los Santos Padres, no confiesa 
que propia y verdaderamente el mismo y único Dios Verbo 
de la santa y consubstancial y venerada Trinidad descendió 

Geixv Oeo-róxov xrjpÚTTOfxev oü^ ¿<; toO QeoO Xóyou áp-/í)v toü eívat é£ 
aú-rijc Xa¡3óvxo<;, áXX.' bzeayjíroiv tüv r)(iep£iv aapxtoGévTOi; ¿E, aúríji;, 
áTpé7txw<;, xai évav0pw7i7¡aavTO<;, xal xó ícrep í][i¿jv éxoúmov 7rá0o<; aapxí 
xaT<x8eJ;a(i,évou. 

43 ... Jtp6 al¿)va>v~*{A¿v éx toü carpos yzwrfiéM-zoi xaxa tv)v 0eór»)Ta, érr' 
éaX* TUV ^ T <*> v ^!¿ e pwv T°v aürov Si' í)fxac xaí Siá ttjv f^erépav aam;- 
píav ¿x Mxpía? ríjc áei7cap0évou xal ©eotóxov xaxá zr¡\> áv0p(d7rÓTt¡Ta... 

44 Can. 2. Si quis secundum sanctos Patres non confitetur proprie 
et secundum veritatem ipsum unum sanctac et consubstantialis et 
venerandae Trinitatis Deum Verbum e cáelo descendisse, et incar- 

« Msi X 1130. 

• Teodoro I. Instituyó en Roma la fiesta de la Asunción. Cf. Boyer- 

De Aldama-SoI/A, 277 ; EstM VI 20. 

« Msi X 1151. 



SAN MARTÍN I 



25 



del ciclo y se encarnó del Espíritu Santo y de María siempre 
virgen...: sea condenado. 

Can. 3. Si alguien, según los Santos Padres, no confiesa 45 
que propia y verdaderamente la santa Madre de Dios y siem- 
pre virgen e inmaculada María... concibió sin semen del Es- 
píritu Santo.... y que dió a luz sin corrupción, permaneciendo 
indisoluble su virginidad aun después del parto, sea condenado. 

Can. 4. Si alguien, según los Santos Padres, no confiesa 46 
dos nacimientos del mismo y único Señor nuestro y Dios Je- 
sucristo, uno incorpóreo y eterno, antes de los tiempos, de Dios 
y Padre, y otro corpóreo, de la santa siempre virgen Madre 
de Dios María, en los recentísimos tiempos, y que uno y el 
mismo Señor nuestro y Dios Jesucristo es consubstancial a Dios 
y al Padre según la divinidad, y consubstancial al hombre y 
a la madre según la humanidad..., sea condenado. 

Epístola a la iglesia de Cartago, en la que expone los actos del con- 
cilio Lateranense contra los monoteletas : 

... [Jesucristo] así como es consubstancial con el Padre se- 47 
gún su divinidad, así también en su humanidad es consubstan- 
cial con la perpetua virgen... 

natum ex Spiritu Sancto et Maria semper Virgine... condemnatus sit. 

Can. 3. 'Si quis secundum sanctos Patres non confitetur proprie 45 
et secundum veritatem Dei genitricem sanctam semperque Virginem 
et immaculatam Mariam, utpote ipsum Deum Verbum specialiter et 
veraciter, qui a Deo Patre ante omnia saecula natus est, in ultimis 
saeculorum absque semine concepisse ex Spiritu Sancto, et incor- 
ruptibiliter eam (eum?) genuisse, indissolubili permanente et post 
partum eiusdem virginitate, condemnatus sit. 

Can. 4. Si quis secundum sanctos Patres non confitetur proprie 46 
et secundum veritatem ipsius et unius Domini nostri et Dei Iesu 
Christi duas nativitates, tam ante saecula ex Deo et Patre incor- 
poraliter et sempiternaliter, quamque de sancta Virgwie semper Dei 
genitrice Maria corporaliter in ultimis saeculorum, atque unum 
eundemquc Dominum nostrum et Deum Iesum Christum consub- 
stantialem Deo et Patri secundum deitatem et consubstantialem 
homini et matri secundum humanitatem... condemnatus sit. 

... ¿>c, ófxooúaiov t£> 0eo> xai roxTpL xaxá iry aú-roO Qe6tr t -tx, xal 47 
ó¡i.ooúaiov T7) áei7tap6évw xará rr)v ocútoü áv6pco7i:ÓTY]Ta... 



« Msi X 1151. 
" Msi X 1151. 
" Msi X 803. 



26 



DIOSDADO 



DIOSDADO (672-676) 

Su corto pontificado tuvo gran influencia en el incremento del poder 
temporal del papa. El año 675 se reunió el XI concilio de Toledo. 

Sus intervenciones fueron más disciplinares que dogmáticas en todo 
lo referente a la exención de los monjes en las Galias y la condenación 
de Manso, obispo de Ra vena (cf. BAC I 857). 

Conc* Toledano XI (675) 

48 Creemos que de las tres personas, sola la persona del Hijo, 
por la liberación del género humano, asumió, sin pecado, al 
hombre verdadero de la santa e inmaculada María virgen, de 
la cual nació con nuevo modo y nuevo nacimiento; de nueva 
manera, porque el invisible en su divinidad aparece visible en 
la carne; y con nuevo nacimiento, porque la intacta virginidad 
desconoció la intervención viril y suministró la materia de la 
carne fecundada por el Espíritu Santo. Y este alumbramiento 
de la Virgen ni se alcanza con la razón ni se ilustra con ejem- 
plos; porque si se alcanza con la razón, no es admirable; si 
con ejemplos se ilustra, no será singular. Sin embargo de eso, 
no hay que creer que el Espíritu Santo es padre del Hijo, por 
haber concebido María, cubierta, como con una sombra, por 
el Espíritu Santo. 

49 Asimismo creemos que el Padre y el Hijo y el Espíritu San- 
to son de una sola substancia; sin embargo, no "decimos que Ma- 
ría haya engendrado la unidad de esta Trinidad, sino tan sólo al 
Hijo, el único que asumió nuestra naturaleza en la unidad de 
su persona... 



48 De his tribus personis solam Filii persoinam pro liberationc hu- 
mani generis hominem verum sine peccato de sancta ct immaculata 
Maria Virgine credimus assumpsisse, de qua novo ordine novaque 
nativitate est genitus ; novo ordine, quia invisibilis divinitate visibi- 
lis monstratur in carne; nova autem nativitate est genitus, quia in- 
tacta virginitas et virilem coitum nescivit foecundatam per Spiri- 
tum Sanctum carnis materiam ministravit. Qui partus Virginis nec 
ratione colligitur, nec exemplo monstratur ; quod si ratione colligi- 
tur, non est mirabile; si exemplo monstratur, non erit singulare 
(cf. S. Augustinus, Ep. 137,2,8; ML 33,519). Nec tamen Spiritus 
Sanctus Pater esse credendus est Filii, pro eo quod Maria eodem 
Sancto Spiritu obumbrante concepit... 

49 Item unius substantiae credimus esse Patrem et Filium et Spiri- 
tum Sanctum, non tamen dicimus, ut huius Trinitatis unitatein 
Maria Virgo genucrit, sed tantumimodo Filium, qui sohis naturam 
nostram in unitate personae snac assumpsit. 



« Msi XI 135. 
• Mal XI 135. 



SAN AGATÓN 



... Como Dios, [Jesucristo] creó a María; fué creado [en- 50 
gendrado], como hombre, por María; el mismo padre de la 
madre María e hijo. 

SAN AGATON (678-681 ) 

Recibió San Agatóu el sobrenombre de Taumaturgo. Convocó el 
VI concilio ecuménico, III de Oonstantinopla. Salió a la defensa de 
San Wilfrido, obispo de York, en un primer conato de cisma por parte 
del rey de Northumbría. 

Dogmáticamente asestó el golpe mortal al monoteletismo. Aunque por 
la condenación del papa Honorio en el concilio III de Constantinopla 
se abrió la cuestión histórica en torno al papa de "los Tres Capítulos" 
(cf. BAC I 857). 

Conc. Constantinopolitano III (680-681) [Ecuménico VI, 
contra los monoteletas] 

De la epístola II al concilio : 

Confesamos que uno de la misma santa coesencial Trini- 51 
dad, el Dios Verbo, que antes de los tiempos nació del Padre, 
en los próximos tiempos descendió de los cielos por nosotros 
y por nuestra salvación, y se encarnó del Espíritu Santo y de 
la santa, inmaculada y siempre virgen gloriosa María, nues- 
tra Señora, verdadera y propiamente Madre de Dios; es de- 
cir, nacido de ella según la carne y verdaderamente hecho 
hombre, el mismo Dios verdadero y hombre verdadero; Dios 
de Dios Padre y hombre encarnado de la virgen madre... 

En la reunión VIII, el heresiarca Macario se retractó y recitó una 
profesión de fe : 

... Confesamos que uno de la santa Trinidad, nuestro Se- 52 
ñor Jesucristo, unigénito Hijo de Dios, descendió de los cie- 



Qui tamen secundum quod Deus est, creavit Mariam, secundum 50 
quod homo, creatus est a María; ipse et pater matris Mariae et 
filius. 

'OfioXoyoüjjiev Sé tov eva ttjs aü-ríji; áyía<; ó¡¿ouaíou TpiáSo? tov 0eóv 51 
Xóyov, -róv 7rpó aíwvcov éx toü roxTpó<; yewv]0évTa, bi' écr/ixtú^ twv aító- 
voív Si' r¡[ia.Q xal Siá tt/v r¡(j.eTépav croyr/jpíav xaTeX0óvTa éx twv oúpavcov 
xai aapxtoOévToc éx IIveó¡xaTO<; 'Ayíou, xal t?)? áyía?, áxpávTOi), xa! áei- 
TOxpOévoo, évSó^ou Mapía? ir¡c, Seara5Ív7)<; rp&v, T7]<; áX7}0£><; xaí xupíw? 
Oeotóxou, xaxá aápxa SeXovóti éE, auTTji; Te^OévTa, xal áXvjOw? avÓpw- 
ttov yevójxsvov, tov aÚTÓv 0eóv áXYjOivóv xal tov aÜTÓv avOpamov áXTjOivóv 
0eóv ¡jiév éx toü 0eoü TraTpó?, Sv6pw7rov Sé éx TÍ]? 7rap0évou yLf]Tp6q... 

'0¡xoXoyoü¡J.ev Sé tóv é'va xr¡q áyía<; TpiáSo? tÓv xúpiov 'Ivjaoüv Xpiarov 52 
tóv uíóv toü 0eoü tóv fiovoyevíj Si' "fyjiac; hz' éa^aTtov tcov f¡fx.spcüv xa- 



» Msi XI 135. 
n Msi XI 290. 
" Msi XI 351. 



28 



SAN AGATÓN 



los por nosotros en los próximos días y se encarnó del Espí- 
ritu Santo y de la santa e inmaculada Señora nuestra, Madre 
de Dios y siempre virgen María... 

En la reunión X se aceptó la siguiente profesión de fe : 

53 ... Confieso también que uno de la misma santa y consubs- 
tancial y vivífica Trinidad, nuestro Señor Jesucristo, unigénito 
Hijo de Dios, que nació del Padre antes de los tiempos, en los 
próximos tiempos, por nosotros y por nuestra salvación, des- 
cendió del cielo y se encarnó del Espíritu Santo y de la san- 
ta gloriosa Señora nuestra, Madre de Dios y siempre virgen 
María, a la que confieso Theotókos, esto es, propia y verda- 
deramente Madre de Dios... 

En la reunión XI se lee y aprueba un librito de Sofronio, arzobispo 
de Jerusalén, dirigido a Sergio, patriarca de Constantinopla, en el cual 
se lee entre otras cosas : 

54 ... [El Dios Verbo]... penetró en el seno intacto de la vir- 
ginidad purificado por la castidad de María santa y excelsa, 
conocedora de las cosas divinas, libre de toda mancha, ya del 
cuerpo, ya del alma, ya del pensamiento... 

55 Por eso [por haberse querido encarnar para salvar a los 
hombres] es escogida una virgen santa y es santificada en el 
alma y en el cuerpo, y así sirve a la encarnación del Creador 
como pura y casta e incontaminada... 

56 ... Pues de la inviolable y virginal sangre de la inmaculada 
virgen María, el Verbo en verdad encarnado se hace hombre, 



teXOeív éx tcüv oupavwv, xai aapxco9i}vai 7rveú{xaxo<; áyíou, xai tí¡s 
áyla? (¿xpáv-rou Ssokoívt^ •/¡fxcov Georóxou xai áeiroxp8évou Mapta?... 

53 ... tóv aÜT¿v érr' ear^áTcov tcjv rp.zpü>\> oV í¡¡xa<; xai Stá tí¡v 7)¡i.ETÉpav 
owT7¡píav xaxeXOeív éx tcov oupavwv, aapxco6f ( vai éx rveúfiaTOí; áyíou xai 
tt¡<; áytas év8ó!;ou Georóxou xai áei7tap8évou Mapía?, fjvxiva Oeo-róxov 
xupíw? xai xaxá áX^Geiav ófioXoyio... 

54 ... xai (xrjxpav elaSíx; a7reipóya(X0v, roxp6evía<; áyXai£o|i.évr ( v áyvÓTíjTi 
Mapía? T7j<; áyía<; xai (paiSpac; xai 0eó(ppovo<; xai toxvtoi; éXeuOépa? fxo- 
Xúa[¿aTO<; toü te xará 0041a xai «l'uxV xa l Siávoiav... 

55 Siá toüto TrapGévoi; áyía Xa^pávexai, xai a¿j|i.a xai <^uxV áyiáíeTai, 
xai outco? Ú7roupyeí Tfj aapxaxjei toü xxíaav-roí; xaÓapá xai áyv>¡ 
xai áfjióXovTO!;... 

56 'Ex twv oiv áxpávrwv xai 7rap8evixcov aí{/aTcov tí¡<; 7tavayía<; xai á^páv- 
tou napOévou Mapía?, ó Aóyo? aapxwGel? xará áXiqOeiav áv0pa>7roc xai 



« Mfll XI 451. 

* M.sl XI 474. 

56 Msi XI 474. 

» Msi XI 475. 



SAN AGATÓN 



29 



y llevado en el seno virginal..., conservó virgen a la que le en- 
gendró y la hace propia y verdaderamente Theotókos... 

En la reunión XIII, Ciro Alejandrino se retracta asi : 

II. Si alguien no confiesa que uno de la Trinidad, el Dios 57 
Verbo..., descendió de los cielos y se encarnó del Espíritu San- 
to y de nuestra Señora, la santa gloriosa Madre de Dios y siem- 
pre virgen María..., sea anatema. 

V. Si alguien no confiesa que la santa Señora nuestra y 58 
siempre virgen Maxia, propia y verdaderamente es Theotókos, 
por haber concebido y haber dado a luz al Dios Verbo, ana- 
tema sea. 

En la reunión XVIII se encuentra la profesión de fe del concilio: 

... [Jesucristo], antes de los tiempos engendrado del Padre 59 
según la divinidad, en los próximos tiempos el mismo, por nos- 
otros y por nuestra salvación, según la humanidad engendrado 
fpor obra] del Espíritu Santo y de María la virgen, la real y 
verdadera Madre de Dios.. 

En la misma reunión y en el discurso dirigido al emperador Cons- 
tantino : 

Pues [Jesucristo] como Verbo, es consubstancial y coeter- 60 
no con Dios Padre; y como encarnado de la intacta virgen y 
Madre de Dios María, es hombre perfecto... 

¿v xf¡ 7rap6evixfj yaarpl xuo<popoúfzevo<;... 7tap6évov Trjpeí tyjv yEWT¡Ciacav, 
xal Geotoxov aÚT7]v xupícoi; xal áXvjOax; ávaSeíxvuai... 

Eí -ac, oúx ópioXoyeí tóv Iva tt¡<; áyía? TpiáSo?, tov 0eóv Xóyov... xa- 57 
reXOóvxa éx twv oúpavóv xal oapxcoGévra ex 7tveúfxaTO(; áyíou xal TÍj? 
Sscnro[v7]<; fytwv rij? áyía? év8óí;ou Georóxou xal áeiroxpGévou Mapía?... 
áváOe^a Ierro. 

EE -rt? o¿x 6¡¿oXoyei tÍ)v áyíav Sécrrcoivav ^¡xciv xai áeiTrapGévov Ma- 58 
ptav xupíax; xal xaxá áX7¡8Eiav Oeo-róxov eívai, tóv 6eóv Xóyov asaap- 
xtofiévov xu7¡aaaav, xal xexoücav, áváGejza eoto). 

... tóv 7rpó alóvtdv ¡i.év éx tou irarpó? yewvjGévTa xaxá tí¡v OeÓTTjTa, 59 
ht' éa^áxcov Sé tcüv Tj(xep£iv -róv aüxóv Si' r¡y.5.c, xal Siá ttjv Tj^eTépav aa>- 
nrjpíav éx 7rveú¡¿aTO<; áyíou xal Mapíai; tr¡<; roxpOévou tr¡<; xupíw? xal xaxá 
áX^Geiav Geoxoxou xaxá ttjv ávGptoTrÓT^Ta... 

... ¿><; [ib> yáp Xóyo? ó¡¿ooúaió<; écr-ri xal auvaíSioi; tü ©ecp xal yev- 60 
v^-ropi, ¿<; Sé aápxa Xapwv éx tíj<; á^páv-rou 7rap6évou xal Geoxóxou Ma- 
pía<;, ávGpwTtóc éa-ri TéXeioc... 



m Msi XI 563. 

88 Msl XI 566. 

» Jlsi XI 638. 

• Msi XI 668. 



30 



SERGIO I. JUAN VII. SAN GREGORIO II 



SERGIO I (687-701)* 

Sirio de origen, ha dejado en la Historia profundas huellas de su 
piedad mariana. Ordenó que en los días de la Anunciación, Natividad, 
Asunción y Purificación se celebraran las procesiones romnnas a Santa 
María la Mayor. 

Se opuso al emperador Justiniano II, negando su aprobación al con- 
cilio quinisexto (cf. Fdxk-Bilhmeyer, Kirchengeschühte [1931 1 1 212}. 



JUAN VII (705-707) 

Calabrés, de padres griegos. Su piedad mariana pudo nacerle en su 
diaconía de Santa María la Nueva. Erigió en el Vaticano el altar de 
la Virgen del Sudario, y allí reposan sus restos. 

Continuó oponiéndose a la aprobación de los cánones del concilio 
quinisexto (cf. Fonk-B., I 212). 

Inscripción sepulcral : 

61 El prelado Juan se construyó aquí el sepulcro, y ordenó que 
se le colocase a los pies de la Señora. 

Erige en San Pedro una capilla a la Virgen con esta inscripción : 
Juan, indigno obispo, lo hizo, siervo de la B. Madre de Dios. 

SAN GREGORIO II (715-731 ) 

Había sido monje benedictino. Bendijo y alentó las empresas de San 
Bonifacio. Hizo sentir plenamente su poder como soberano temporal con- 
tra los longobardos y los exarcas de Ravena. Vió la Iglesia espaflola 
asolada por los árabes. 

El mayor infortunio de su pontificado fué la persecución iconoclasta 
suscitada por León Isáuxico (cf. BAC II 45, 78, 219). 

62 • •• Luego [defiendes] también la santa imagen de la Seño- 
ra de todos y realmente pura Madre de Dios, cuyo rostro los 



gl Hic sibi constituit tumuum iussitquc reponi 

Praesul Iohannes sub pedibus Dominae. 

lohanncs indignus Episcopus fecit, B. Dei Genitricis servus. 

g2 Elxa xal tyjv áyíav elxóva rf¡c, tcxvtcov Ssottoívyjí; xaí Óvtcúg áyvíji; 
Oeojx^TOpoi;, vjs to 7rpcó<T07rov oí ttXo'jctioi. toü Xaoü XiTaveúaouoV xaí 

* Sergio I. Dió normas para la solemne procesión que se celebraba 
en Roma en la fiesta de la Asunción. Cf. Bover-De Aldama-Solá, 277 ; 
EstM VI 20 ; bula Mumifi-oentissinvus, 1.° noviembre de 1950 ; María I 
643 ; consta en el Liber Pontifioalis, en el cual se prescribe lo mismo para 
las fiestas de la Asunción, Natividad y I'urifioación (María I 221). Cf. 
Duchesne, I 376. 

n Cf. MarIa I 832 ; II 495 ; Marie IP 54. 

° Msl XIII 94 95. De la epístola de Gregorio II a Germán, patriarca 
de Constantinopla. Fué leída en el concilio Niceno II. Cf. María I 604 
836; A. Luis, 80. 



SAN GREGORIO II 



31 



ricos del pueblo venerarán con sus preces. Pues es santa, como 
opinan los Padres, la que os socorre en vuestras necesidades 
cuando así la honráis... 

En su epístola I (726) al emperador I Isaúrico, dice: 

Mas, al ver Dios que el linaje humano perecía para siem- 63 
pre, compadecido de su obra, envía a su Hijo, antes de los 
tiempos engendrado, y, descendiendo de los cielos, entró en el 
seno de la Virgen María, brillando (de ese modo) en su seno 
la verdadera luz; y sin semen, la luz se hizo carne... 

Mas si [la imagen es] la de su santa Madre, decimos: San- 64 
ta Madre de Dios, Madre del Señor, intercede ante tu Hijo, 
verdadero Dios nuestro, para que salve nuestras almas... 

Nos mismo, al entrar en la iglesia y contemplar las pin- 65 
turas de los milagros del Señor Jesús y de su santa Madre, que 
tiene en sus brazos mamando al Señor y Dios nuestro... nos 
retiramos, no sin compunción... 

Y el que descendió de los cielos y penetró por nuestra sa- 66 
lud en el seno de la santa virgen Madre de Dios, habite en tu 
corazón... 

Más abajo llama a la Virgen Santísima : 
gloriosa Virgen Madre de Dios. 



yáp áyía, xa0cb(; toi? TOXTpáoa Soxeí, tjtii; outco raxp' úfxcov Siao-e[3<o<; Tl- 
¡J7]0etaa, 7tapéx e Tt *? ájAoipá?. 

"Ots Sé eíSev ó 0eó<; to yévo<; tüv áv0pá>7rcúv tic, téXo<; arco XXújíevov 63 
(TTrXaYX vl °6 £l ? ^° ÍSiov 7iXáa[/.a, e^arceo-Tet Xe tÓv uíóv aÚTOÜ tÓv 7tp6 
atíóvuv yeyEvyjfiévov' xal xaTeX0¿>v éx tüv oúpavtov, eknjXOev ele, tyjv 
xoiXtav tí¡<; áyía? 7rap6évou Mapla?, exXáji.^a? t¿ <pü<; tÓ áXyjOivóv év -cr¡ 
[AT¡Tpa aOxrji;, xal tó <pü<; ávrl «nrópou cap?; éyéveTO. 

... el Sé xr¡q áyíai; aÚTOÜ (ATjTpoi;, Xsyo[xev áyía 6eoTÓxe, (xíÍTep toü 64 
Kupíou, 7rpéaPeu(Jov el? tóv uíóv aou tgv áXv¡0ivóv 0eóv tj^üv, el? ib aa>- 
acti xa? ^"X*? W-ü"- 

... 7)fzeT<; airrol et(jepxó|isvoi zlc, tyjv éxxX^aíav xaí 0ewpoOvTS<; ra? 65 
íoTOpía? tüv 6au(¿aT0upyiüv tou Kupíou 'Itjctoü XpiaxoG, xal ir¡<; áyíac; 
aÚTOÜ (X7]Tp6i; éxoúo-7)<; eí? Ta? áyxáXai; tÓv Kupíov xal 0eóv í¡[i.üv ya- 
XouxoüvTa... oú x^P^? xaTavú^eco? é£epxó[¿e0a. 

'O Sé ©so? ó xaTeX0¿>v éx tüv oúpavüv, xal eíaeX0wv el? ir¡ xotXíav 66 
TÍj<; áyíaq 7tap0évou t^? 0eoxóxou Siá ttjv aomjpíav tüv áv0p(í>7r¿)v, évot- 
xr)<T7] év tí) xapSía oou. 

... El [lt¡ éiéxQr¡ ['Itjooüc] év Be0Xeéj¿ éx T?js Ú7T£pev8ói;ou TtapOévou 
6eotóxou, xal... 



« Msi XII 964. 

•» Msi XII 965. 

45 Msi XII 965 908. 

- Msi XII 973. 



32 



SAN GREGORIO III. ESTEBAN II 



SAN GREGORIO III (731-741 ) 

Sirio y benedictino. En lo temporal tuvo un gran apoyo en Carlos 
Martel ; en lo dogmático, en San Juan Damasceno. 

Sufrió San Gregorio III la exacerbación de la herejía iconoclasta 
(ct BAC II 47, 79, 21») . 



Cono Romano II (732) 

67 Si alguien en adelante, despreciando a los que observan el 
fiel uso de la antigua costumbre y de la Iglesia apostólica, con- 
tra la misma veneración de las sagradas imágenes, es decir, de 
Dios y de nuestro Señor Jesucristo, y de su madre siempre vir- 
gen inmaculada y gloriosa María..., las removiere, y destruye- 
re, y profanare, y blasfemare, sea privado del cuerpo y sangre 
de nuestro Señor Jesucristo... 

ESTEBAN II (752-757) 

Romano, de la familia de los Orsini, su pontificado está enlazado 
con la historia de Pipino, Carlomán y las luchas con los lombardos. 

Más que conflictos doctrinales, tuvo que enfrentarse con el blzanti- 
nismo de Constantino Coprónimo y la ignorancia de una época de con- 
tinuas guerras intestinas (cf. BAC II, 80). 

Llama a la Virgen Santísima : 

68 Señora nuestra. Madre de Dios, siempre virgen María, 
Santa gloriosa y siempre virgen Madre María, nuestra Se- 
ñora. 

Santa siempre virgen María. 



6g Sed et Domina nostra Dei genitrix semper virgo María nobis- 

cum vos... monet... 



" Msi XII 273 299 : PL 128,1025. Puede leerse aqui mismo lo mu- 
cho que hizo por honrar a la Santísima Virgen. Entre otras cosas es 
especialmente digna de recuerdo "la imagen de la santa Madre de Dios, 
que Jlevaba una corona de oro con piedras preciosas y un collar de oro 
con piedras pendientes, y pendientes con «ais jacintos". Cf. Marie V 8. 

• Msl XII 544 : de la epístola a los francos ; XII 550 : de la epís- 
tola a Pipino; XII 567. Cf. María I 836; II 496. 



ADRIANO I 



33 



ADRIANO I (772-795) * 

El prolongado pontificado de Adriano I fué fecundísimo para la Igle- 
sia católica, siempre secundado por la obediencia de Carlomagno. El 
II concilio Niceno, VII de los ecuménicos, y el concilio de Frankfurt son 
otras muestras de su apostólica actividad. 

Debeló a los iconoclastas los adopcianistas españoles y los restos de 
las demás herejías (cf. BAC II 83). 

Conc. Niceno II 

(Ecuménico VII, contra los iconoclastas) 

En la I reunión. Basilio, obispo de Ancira, hace su profesión de 
fe ante el concilio, de la cual entresacamos estas palabras : 

... suplicando las intercesiones de la inmaculada señora núes- 6£ 
tra santa Madre de Dios María. . . 

. . . saludando y besando y tributando la adoración honorí- 
fica a la imagen de la inmaculada señora nuestra santa Madre 
de Dios. . . 

También el obispo Teodosio hace la suya : 

Confieso y prometo y acepto y adoro y beso principalmente 70 
la inmaculada imagen de nuestro Señor Jesucristo, verdadero 
Dios nuestro, y la imagen de la Madre de Dios, que le dió a luz 
sin semen, e invoco, como pecador, su auxilio y protección y 
su intercesión, cada día y noche, como a quien goza de entra- 
da ante Cristo Señor nuestro, que de ella nació... 

De común consentimiento principalmente se suele pintar en 
las iglesias la imagen de nuestro Señor Jesucristo y de la santa 

... é^aiToútisvoc xal xá<; Tcp£a[3£Ía<; zr¡c, á^páv-rou Sscrreoívr^ Yjfxcov Oso- 69 
tóxqu t?)C áyía?... 

'0¡í.oXoy¿o xal aovTÍ6e¡i.ca, xal Sé/ofxai, xal áaná^ofiai, xal TCpoaxuvco 70 
;rpa>TOTÚTCCú<; ty¡v á^pavTOV stxóva xoü Kupíou v)fz¿ov 'Ivjaoü XpierToO 
toü áX7)0Lvoü 0£oü í)(J.tdv, xal TTjv áyíav eixóva t?)? ácr7TÓpwi; aú-rov ts- 
xoúa7)<; tt¡<; áyía? Geotóxou' xal ttjv porjOetav xal xr¡\> «jxÉir-njv aüxrjí;, 
xal xa? Tvpeapeíai; <x\)t7¡c; ÉxáaTY)<; ■/¡uépai; xal vuxtói; émxaAOÜ|/.ai. 
á[i.apTO)Xó? ete; Poir¡0Ei.áv (íou, ¿>¡; 7rapp7]<TÍav é~/oúor¡$ npbc, tov aür% 
TexQévTa XpiCTTÓv tcv Oeóv y¡[x.a>v... 

... ávioTOpEiaOai Se Soxw xal év Tai? ExxXv¡<TÍat<; tüv áyícov 7rpa>TO- 
TÚrtwc tt)v Elxóva tou Kupíou r¡(xcov 'Ivjaoü XpioToij, xal tt¡c; áyíai; 6so- 



* Adriano I. Ya se habla de Asunción en vez de Dormdción de la 
Virgen (María I 645 ; Ducttesne I 500) ; manda pintar un fresco con la 
Inscripción María Regina (María I 832). 

• Msi XII 1009. 
™ Msi XII 1013. 



Doctr. pont&f. ) t 



2 



34 



ADRIANO I 



Madre * de Dios, de variada materia de oro, plata y de todo 
color. . . 

En la II reunión se leyó la epístola del papa Adriano al concilio, de 
la cual tomamos lo que sigue : 

71 Y, por fin, ahincadamente rogamos que, como recibimos de 
los Santos Padres y nuestros dignísimos predecesores los pon- 
tífices..., erijamos la sagrada imagen del Señor Dios y Salva- 
dor nuestro Jesucristo... y juntamente la de su santa Madre... 

¡Oh locura de los que se enfurecen contra la fe y religión 
cristiana, diciendo que no reverencian y veneran las imágenes 
en las cuales aparecen las efigies del Salvador y de su Madre!... 

72 Confieso la economía de la encarnación del Hijo, y la Ma- 
dre de Dios que le engendró según la carne, Santa María... 

Leyóse también otra epístola del mismo papa al patriarca de Cons- 
tantinopla, Tarasio, en la cual llama a la Virgen Santísima : 

73 santa inmaculada y en verdad Madre de Dios, 

santa Madre del Señor y Salvador nuestro Jesucristo y siem- 
pre virgen María... 

En la III reunión se da cuenta de la epístola dirigida por Tarasio, 
patriarca de Constantinopla, a Antioqufa y Alejandría, en la cual se lee 
acerca de la Virgen Santísima : 

74 ... verdaderamente santa Madre de Dios y siempre virgen. 
... suplicando las intercesiones de la santísima e inmacula- 
da señora nuestra Madre de Dios y siempre virgen. 

tÓxou, ¿x roxvrob}^ 5Xiq<;, xpuaoü xal ápyúpou, xai níar^ xPW{JiaT0up- 
yíotQ... 

71 ... iva xaGcx; éx tcov áyiMTaTcov tcov 77po7¡yTi<ya[j!.£vcov t¡[X6>v xal Soxi- 
(xwráTtov ápxiepéov éSe^áfteGa, év raí? lxxX7¡<TÍai<; Stá nv7)(Z7¡v Ta? Jaro- 
pía? áva(ro)X<í>aa)|i,ev l xal tí¡v íepáv slxóva toü xupíou ■fyjtcov 'I^c/oü Xpi- 
aroü xaxá tí¡v aápxaxjiv t? ( <; aÜTOÜ áv0pcú7TO|i.op<pía<; ¿v r^j aüXfj toü 0eoü 
xaTaerrrjc;co(zev, ótfxa xal tí)? áyta? aÚTOÜ [i.7)Tpó?... 

... ¿b T7¡<; ávoíaq tcov 9puaTTO¡ J iévcov xara ríj? 7río~retú<; xal Optentela? 
twv ^ptcmavwv 8n auveiGióO^aav |¿í¡ oépeaGai ra? aepaajzíou? elxóva?, 
¿v al? íoropíai elol toü awTÍjpo? í¡¿acúv xal tí¡<; yewr¡!;ía? aÚTOÜ...! 

72 'OnoXoyto Si xal ttjv toü uíoü Svaapxov otxovo¡i.(av* eirá xal ir¡v 
áytav Mapíav tí¡v xa-rá crápxa Texoü<rav auTÓv, Seotóxov ó[i.oXoy£i. 

73 ... xal tí¡<; áyíag áxpávTOu xal áXr)8w<; 0eoyew7)Topo?... 

... xal t?)? áyCai; aÚTOÜ yew/jTpía? xal ásiTOxpOévou Mapta?... 

74 ... éx tí;? áXfjOcos áy[a? AeotÓxou xal áei7rap0evou Mapía?. é^aiTOÜ- 
(xat 8¿ xal Ta? 7tpsaPe£a<; tí¡? ts 7ravayía<; áxpávTOu xal ási7rap0évou 
Mapla<;... 

* Más abajo dice: inmaculada Madre de Dios. 

n Msi XII 1061 1065. 

™ Msi XII 10(55. 

*» Msi XII 1080 1084. 

" Msi XII 1124. 



ADRIANO 1 



.35 



Asimismo se leyó la profesión de fe de la iglesia de Jerusalén, que el 
concilio aprueba : 

... [Jesucristo], a pesar de ser consubstancial al Padre..., en 75 
los próximos tiempos se dignó nacer de la santa e inmaculada 
señora nuestra Madre de Dios... *. 

Honramos y adoramos también la imagen de la intacta san- 76 
ta Madre de Dios e inmaculada Señora nuestra, que le conci- 
bió de manera inefable. 

En la reunión IV se da a conocer una epístola de San Germán, pa- 
triarca de Constantinopla, al obispo de Sínada, Juan, que el concilio 
hace suya ; de eJla son las frases siguientes : 

Y semejantemente pintamos de la misma forma también la 77 
imagen de su [Cristo] intacta madre, santa Madre de Dios, 
manifestando [de este modo] que, a pesar de ser por su natu- 
raleza una mujer..., sin embargo, concibió en su seno, de modo 
que supera todo entendimiento humano y angélico, al Dios in- 
visible y moderador de todas las cosas, y dió a luz al que 
había tomado carne de ella. Pues la veneramos como a propia 
y verdadera madre Dios, y la engrandecemos y juzgamos supe- 
rior a toda criatura visible e invisible. 

Aunque saludamos las imágenes del Señor y Salvador núes- 78 
tro y de su intacta Madre, que es verdaderamente Madre de 
Dios, y de sus santos, mas no tenemos con ellos mismos el mis- 
mo afecto y fe... Tomamos a ésta como esclava y verdadera- 

t<¡> TOCTpl yáp wv ó(i.ooúciiói; te xai aúvOpovo?, eV éayáxoyv twv xpo- 75 
vwv oúx á7r/]^ícúOE xeyQrpM sx tí¡<; áyíac; xai roxvaxpávTOU Seotoívvji; 
rj[Ac¡>v Gsotóxou .. 

Ti(zci(i.sv Sé xai 7rpoc7Xuvoü(i.ev xa! tyjv xr¡$ aú-róv á9pá<rrco<; yEvvqaá- 76 
a7)<; áxpávTOU auroG yL-r¡xp6q, if¡q áyía<; 6eotóxou xai 7ravafze¡>[¿ou Sserrcoí- 
v/]<; YjjAcüv tt)v eixóva... 

óptoíoe xai TÍj<; xaxá aápxa áxpáv-rou aÚTOU [r*]Tpó<; tí)? áytai; 6cotó- 77 
xou xaxá tóv auTÓv xpórcov tyjv ófioícoatv ávicrTopou[¿£v, Seixvúvtei;, Sti 
yuví) tyjv cpúaiv Ú7rápxouaa, ... tóv 0eóv tóv áópaTov xai xa roxvTa Tfj 
yeipi 7irspié7COVTa, úrtép nracav ewotav xai áyysXtov xai ávGpoOTcyv év xf) 
éa.uxr¡q ouvéXa¡BE yacrrpí, xai otÚTÍjs aapxcoGÉVTa áTCExÚYjce - xai yáp a><; 
xupíwi; xai áX7)0a><; (/.vjTÉpa 0eoü tou áXyj6i.vou aépo[i.sv aÚTY)v xai |isya- 
Xuvúo[zsv, xai 7zíar¡<; ópaTÍ)? xai áopáxou xtíoswí; Ú7rspTÉpav Xoyi^ójjieGa. 

el Sé xupíou xai awTÍjpo? yj¡j.cüv, xai xr¡c, áxpávTOu aÜToü y.r¡Tp6$ xr¡c, 73 
áXr¡G£S<; Gsotóxou... xa? siicóva? áarox£ó¡i.£6a, áXX' oú xará ttjv aÚTÍjv Siá- 
6e<hv xai ty]v Ttspi aÜTÜv kíotiv e^ojiev' ... tJjv Sé SoúXyjv xai \ir¡xépa. 



™ Msi XII 1137. 

* Más abajo (1140) la llama inmaculada Virgen, propia y verdadera 
Madre de Dios. 

'« Msi XII 1144 1145. 

" Msi XIII 102. i 
58 Msi XIII 103. 



36 



ADRIANO I 



mente Madre suya, e intercesora poderosísima de nuestro lina- 
je. A Aquél, como a Señor y dador de nuestra salvación; a 
ésta, como maternal suplicante por nosotros... 

Después de varias intervenciones, el santo sínodo prorrumpe eu un 
acto de fe, en el cual leemos : 

79 ... Saludamos las palabras del Señor, de los apóstoles y de 
los profetas, por medio de los cuales aprendimos a honrar y 
glorificar ante todas cosas a la que propia y verdaderamente 
es Madre de Dios y superior a todas las santas y celestiales 
virtudes. . . 

80 ... Honramos y saludamos y con honor adoramos, como se 
ha dicho, las preciosas y venerandas imágenes: esto es, la ima- 
gen de la humanidad del gran Dios y Salvador nuestro Jesu- 
cristo, y la de la intacta señora nuestra santísima Madre de 
Dios, de la cual quiso Él encarnarse, y salvarnos y librarnos 
de toda impía locura de los ídolos... 

Hablase del 

81 seno virginal... [y] de su santa e inmaculada carne, 
propia y verdaderamente señora nuestra santa Madre de 

Dios. 

sobreinmaculada y siempre gloriosa, que propiamente es 
Madre de Dios. 

intacta señora nuestra Madre de Dios. 



ocÜtoü xupíw? ÚTOÍpxouaav, xal upeo-peíav SuvaTCúTánfjv toü yévou<; 7)fxa>v. 
Tóv (asv ¿><; Secrrcórqv Ta zr¡q aioT7]pía<; í)¡i.c5v v¿[aovtot ttjv Sé ¡¿YjTpixwi; 
ra úrcép yj^cov aÍTOufxévqv. 

79 'Aa7ra£ó¡jte6a Sé xal Ta? xupiaxái; xal á-7roaToXixá<; xal 7rpo<pv)Tixác 
(pwvá?, Si' ¿jv Tifiav xal ¡j.eya.'kúvei.v sSiSáxGujfji.ev, 7tpwTa jxév tt¡v xupícoc 
xaí áX7¡6coi; Geotóxov, ttjv ávorrépav roxcwv twv oúpavíwv Suváfjiewv... 

30 TaÚTa? Sé Ti¡xía<; xal osTTTa? eíxóva?, xaGax; 7rpoeípT¡Tai. Ti{AGÍ[i.ev xaí 
áarox^ófxeGa, xai ti(/.t j tixco(; T:poaxuvoO|j.ev toutsgti tt¡v toü yeyiHou 
0eoü xal aoiTÍjpoi; ip.Cú\i 'iTjaoü XptaToO évavGp6OTécrew<; ctxóva, xal trfi 
áxpávTOu Secnroívrji; ip.¿úv xal Travayíaí; Georóxou, éZ, f ( <; aÚTÓi; rjüSóx^cre 
aapxcoGíjvai, xal awaai, xal a7raXXá¡;ai %iai; rox<xí¡<; Suaos^oS? eíStoXo- 
(jiavía?. 

gl ... év (AT¡Tpa olxrjaai; TTapOevixfi, xal ¿x xr\c, aula? xal ápuofi.7¡Tou 
aapxó?... 

... px¿7TOVTei; tt)v... elxóva... TÍj? xupíax; xal áXíjGcúi; Secncoívr)i; r¡(xo>v 
TÍ)? iyíixc, OeoTÓxou... 

... évexa TÍj<; 7ravaf/.cí>¡jiou xal Ú7repevSóí;oi> xupíwi; Geotóxou... 
... Ttepl... t^í áxpávTOu Secntotvi^i; í)¡i.wv Geotóxou... 



™ Msi XIII 131. 
•» Msi XIII 131. 
»' Msi XIII 214 250 271. 



ADRIANO I 



37 



Si alguien no confiesa que la santa siempre virgen María, 82 
propia y verdaderamente Madre de Dios, es más excelsa que 
toda criatura visible e invisible, y con sincera fe no pide sus 
intercesiones, como de quien tiene ante nuestro Dios, que na- 
ció de ella, gran entrada, anatema. 

Con temor de Dios hagamos todas las cosas, suplicando 83 
también la intercesión de la intacta señora nuestra y Madre 
del que por naturaleza es Dios, siempre virgen María... 

Definimos con toda exactitud y cuidado... que se repon- 84 
gan (al culto) las venerables y santas imágenes..., la imagen 
del Señor Dios y Salvador nuestro Jesucristo, y la de la intacta 
Señora nuestra, la santa Madre de Dios... 

De la VII reunión tomamos los párrafos siguientes : 

... Y confesamos también a nuestra Señora santa María pro- 85 
pia y verdaderamente Madre de Dios, porque dió a luz en la 
carne a uno de la santa Trinidad, conviene a saber, a Cristo 
Dios nuestro... 

Con estas cosas confesamos también las dos naturalezas del 
que se encarnó por nosotros de la intacta Madre de Dios y 
siempre virgen María... 

En la epístola de Tarasio y del sínodo al emperador, se dice : 

Intacta Señora nuestra santa Madre de Dios. 86 
Intacta Madre de Dios y siempre virgen. 



Eí ti? oüy ójxoXoyeí t/¡v áeiTrapGévov Mapíav xupíw? xal áX?¡6G>? 6eo- 82 
tóxov, ÚTTEpTÉpav te sívat, raca?]? ópaT?)? xal ¿copá-rou xtícteco?, xal eíXi- 
xpivoü? 7Úo-teco? xa? aÜTÍj? oúx s^atTSÍTai 7rp£ap£Ía?, ¿)? roxppTjo-íav É/oú- 
ot]? 7rpó<; tov eZ, aÜTÍ¡? xexOévxa 0eóv rjfxtov, ávaOsfia. 

Mexá vuv <pó¡3ou ©eou toxvtoc ttoi.¿ü[asv, é^aiTOÚfxevoi. xal Ta? 7tpea3eía<; 83 
zr¡<; te áxpávTOU Seottoívt)? t)¡í.óív, <pú<ret. GeotÓxou áEiTrapGsvou, Mapía?... 

'Opí£o¡i.sv auv áxpiPeía toxot) xaí ¿fifis Xsía... ávaTÍGscGai Ta? o-E7UTa? 84 
xal áyía? síxóva?... tíj? te tou Kupíou t)|j.cúv 'Itjctoü XpiaTOÜ síxóvo?, 
xaí tí¡? áxpávTOu SeotoÍvtj? -fj^túv zr¡q áyía? GeotÓxou... 

'OfjtoXoYoütiev 8k xal tt)v 8Éo-7rai.vav Yjfiwv tt)v óqíav Mapíav xupíw? 85 
xal áXv¡6co? Geotóxov, ¿)? TExoüaav aapxí t6v eva T7¡? áyía? TpiáSo? 

XpiOTOV TOV 0SOV T)[X¿OV. 

... aüv toútoi? Ss xal Ta? Súo cpúasi? ófioXo'YoüfiEv tou aapxcoGévTO? 
oV íj(i.a? éx tí¡? áypávTou GeotÓxou xal áEurapGévou Mapía?... 

... tí]? te áxpávTOu SEOTroívr]? 7)¡i.cov tí)? áyía? GEOTOXOU... 86 
... xal T?j? á/pávTOu GeotÓxou xal áEiTcapOévou Mapía?... 



82 Msi XIII 34tí. 

" Msi XIII 363. 

S1 Msi XIII 373. 

« Msi XIII 375 378. 

88 Msi XIII 403 407. 



38 



ADRIANO I 



En la epístola que el papa Adriano dirigió a Carlos, rey de los fran- 
cos y longobardos, acerca del concilio Níceno II, se puede leer : 

87 Santa Madre de Jesucristo. 

88 Temo no adorar el escabel de los pies de mi Señor, porque 
el Salmo me dice: Adorad el escabel de sus pies; poco después: 
vuélvome a Cristo, pues le busco aquí, y encuentro cómo se 
adora la tierra sin impiedad, sin impiedad se adora el escabel 
de sus pies. Pues tomó tierra de la tierra, pues la carne de la 
tierra es, y recibió la carne de María de la carne... 

89 y la santa siempre virgen Madre de Jesucristo santa Madre 
de Dios. 

De la epístola del grande y ecuménico sínodo de Nitea a la santísima 
iglesia alejandrina : 

90 Sea eterno el recuerdo de los que saben que la vara y las 
tablas, el arca y el candelabro, la mesa y el altar del incienso 
preanunció y prefiguró la santísima Virgen Madre de Dios Ma- 
ría, y que la prefiguró sin ser ella esas cosas (símbolos); mas que 
fué doncella, y que permaneció virgen después del alumbra- 
miento de Dios; y éstos precisamente por eso la pintan don- 
cella. 

91 Señor, la festividad del presente día es venerable para nos- 
otros, en el cual la santa Madre de Dios murió temporalmen- 

87 . . . sanctaeque eius genitricis... 

88 Timeo non adorare scabellum pedum Domini mei, quia Psalmus 
mihi dicit : Adórate scabellum pedum eius, et post pauca: converto 
me ad Christum, quia ipsum quaero hic, et invenio quomodo sine 
impietate adoretur terra, sine impietate adoretur scabolkim pedum 
eius. Suscopit enim de terra terram, quia caro de térra est, et de 
carne Mariae carnem suscepit. 

89 ... sanctamque semperque virginem eius genitricem Mariam.... 
... sanctae Dei gc-nitricis Mariae... 

90 Ttov é7ucrrau.svwv ¿>c ó páfSSoc; xai ai 7rXáxs<;, r¡ xtpwTC? xai r¡ Xuyvía, 
xai r¡ TpaTTE^a xai tó 6u¡j.ia-r^piov -rvjv ravovíav npoSiéypoítpé re xai itpo- 
8i¿tu7ts TiapOévov tíjv Oeotóxov Mapíav xai tú? TaÜTa (¿év 7tpO£TÚ7iou 
TaÚT7)v, oü yéyovs St éxsív/j xauxa, ysyove Se xóov), xai 8ia¡xévet (¿era 
tt)v Oecr, vcoaíav (6eo-| ovíav) rocp6évo<; - xai Sta toüto ¡¿aXXov xópi;v aÚTr¡v 
toí? eixovícrjjiaoi ypacpóvxwv, aiwvía r¡ u.vt¡¡í.tj. 

91 Veneranda nobis, Domine, huius est diei festivitas, in qua sancta 
Dei Genitrix mortem subiit temporalean, nec tamen mortis nexibus 



»' Msi XIII 769. 

" Msi XIII 775. Aprópiase las palabras de San Agustín. 
» Msi XIII 793 801 807. 
» Msi XIII 814. 

»> De la epístola (le Adriano I al emperador Carlomagno ; cf. Sacra- 
mentarium Gregorianum, en la bula Munijiccntteximus Deus, l.« de no- 
viembre de 1950. Cf. The OregorUm Sacramentary usvder Charles the Oreat 
(London 1915) p.97. 



SAN LEÓN III 



39 



te, mas no pudo ser detenida por los vínculos de la muerte 
la que dió a luz hecho hombre de sí misma a tu Hijo Señor 
nuestro. 

SAN LEON III (795-816)* 

Uno de los acontecimientos de más relieve histórico de este pontifi- 
cado fué la coronación de Carlomagno. También en su tiempo se reunie- 
ron los concilios de Frioul, Arlés, Reims. En Francia brillaba la ciencia 
de Alcuino. 

La controversia del Filioque se agudizó más y más en esta época, 
mientras el Oriente sufría la consunción de su propia política de intrigas 
(cf. BAC II 91, 231). 

Símbolo de fe ortodoxa del papa León III : 

Creemos que el mismo Hijo de Dios. Verbo, eternamente 92 
nacido del Padre, consubstancial en todas las cosas con el Pa- 
dre, y en el tiempo nació del Espíritu Santo y de María vir- 
gen, teniendo dos nacimientos: uno, eterno del Padre; otro, tem- 
poral de la Madre... 

Profesión de fe de Félix, obispo de Urgel : 

... Haciendo profesión... de que creemos o predicamos.... 93 
conforme a lo que nos informamos de las enseñanzas de los 
Santos Padres, que el mismo nuestro Señor Jesucristo, en en- 
trambas naturalezas, divina y humana, es propio y verdadero 
Hijo unigénito del Padre, único Hijo suyo; y que, sin embar- 
go, quedan en salvo las propiedades de entrambas naturalezas, 
de tal suerte, con todo, que ni se crea que la divinidad del 
Verbo de Dios se ha convertido en la naturaleza humana, o 

deprimi potuit, quae Filium tuum Domimum nostrum de se genuit 
incarnatum. 

Credimus eundem Filium Dei Verbum aeternaliter natum de 92 
Patre, consubstantialem Patri per omnia, temporaliter natum de 
Spiritu Sancto et María Virgine, duas habentem nativitates, unam 
ex Patre aeternam, alteram ex Matre temporalem... 

...profitentes... credere et praedicare... secundum quod dogma- 93 
tibus sanctorum patrum informamur, eundem Dominum nostrum 
Iesum Christum in utraque natura, Deitatis videlicet et humanitatis, 
proprium ac verum filium profitentes, unigenitum videlicet Patris, 
unicum filium eius ; salvas tamen utriusque naturae proprietates, ita 
dumtaxat, ut nec divinitas Verbi Dei in natura credatur humana 
conversa, vel humana adsumpta ra divinam mutata : sed utraque, 

* Da a la Virgen el título de Reina (María I 836). 

" 2 Msi XIII 979; PL 102.1030. Lo envió a todas las iglesias orien- 
tales. 

83 Msi XIII 1036. Había Félix caído en la herejía, sosteniendo que 
Cristo Jesús, nuestro Señor, no era verdadero Hijo de Dios, ni tampoco 
verdadero Dios, sino nvncupativo (asi llamado) (XII 1031). 



40 



SAN LEÓN III 



que la humana asumida por el Verbo se ha trocado en divi- 
na: antes entrambas, esto es, la divina y la humana, por la mis- 
ma concepción en el seno de la Virgen, de tal modo se unie- 
ron y juntaron en la singularidad de la persona, que, sin co- 
rrupción alguna, salió a luz del seno de la gloriosa Virgen el 
único Hijo del Padre y verdadero Dios. No fué asumido el 
hombre por el Verbo de la sustancia del Padre, de la misma 
manera que los fieles creen que fué engendrado el Verbo, pues 
es [el hombre] de la sustancia de la madre: sino que, porque 
de la misma concepción, [el hombre] fué tomado y concebido 
en el mismo seno de la santa Virgen, por el que es. en su di- 
vinidad, verdadero y propio Hijo de Dios, en la singularidad 
de su persona, nació de la misma santa Virgen verdadero y 
propio Hijo de Dios... 

Y para desarrollar y confirmar su profesión de fe, aduce testimonios 
de Santos Padres y entre ellos dos del papa León : 

94 Salte de placer la fe de las mentes rectas, y conozcan al 
verdadero y único Hijo de Dios no sólo en su divinidad, en la 
que fué engendrado del Padre, sino también en su humanidad, 
en la que nació de Madre virgen. 

La naturaleza del Señor, no la culpa, fué tomada de la 
madre. . . 

De la profesión de fe de Nicéforo, patriarca de Constantinopla, diri- 
gida al pnpa León III : 

95 [Jesucristo se hizo hombre]. Pues habiendo habitado en el 
seno de la Virgen, que como real y verdadera Madre de 
Dios le proveyó con el Espíritu Santo de alma y carne, y ha- 
biéndose tomado de ella todo lo nuestro, como al principio 

id est, divina atquc humana, ab ipso concepta! in útero Virginis, 
ita in singularitate personae sibimet connexae atque coniunctae sunt, 
ut unicus Filius Patri, et venís Deus ex ipso útero gloriosae Vir- 
ginis absque ulla corruptione editus prodiretur. Non ita homo ad- 
sumptus a Verbo de substantia Patris, sicut ipsumque Verbum a 
fidelibus genitus credatur, currt sit ex substantia matris: sed quia, 
ut dictum est, in ipsa vulva sanctae Virginis ab ipso conceptu ab 
co qui secundum divinitatem verus et proprius Dei Filius, ex cadera 
sancta Virgine natus est. 

94 Exsultet rectarum mentium fides, et verum unumque Dei Filium 
non solum secundum deitatcm, qua a Patre est genitu», sed etiam 
secundum humanitatem, qua dfc matre virgine est natus, intclligant. 

Adsurnpta est de matre, Domini natura, non culpa... 

95 'Evoixyjaai; yap b> ríj yaarpí fij< lla?0évou, xaí xupíco; xxí áXrjOax; 
Geo-róxou xal ^uxV xa * <*ápxa rpoxa0ap6eío7)i; tco Ilveú.uaTi, xat óXov 
elq aÚTÓv áveiXTjtpcx; ií, aúfíji; tó rjfiéTspov. werrrsp év ápxf¡ stoo^XacrrT)- 



<" Msi XIII 1039. 
« PL 102,1054. 



SAN PASCUAL I. SAN LEÓN IV 41 



plasmó al hombre, salió Dios encarnado, permaneciendo to' i 
lo que era Dios. 

Habiendo conservado virgen, aun después del alumbramien- 
to, a la que hab'a dado a luz sobrenatural e inefablemente, en 
modo alguno trocada la virginidad según la naturaleza... Pues 
el connatural al Padre, el que fué consustancial a nosotros en 
todas las cosas fuera del pecado, participa del semen de 
Abraham. 

Acepto y pido las oraciones y patronazgos ante Dios: pri- 
mera y principalmente las de la toda pura y toda inmaculada 
y siempre virgen Señora nuestra Madre de Dios. 

SAN PASCUAL I (817-824)* 

Colocado entre los francos y los bizantinos, recibió toda clase de 
consideraciones de Ludovico Pío y todas las desatenciones de León 
Armenio. 

Continuó candente la cuestión iconoclasta . y comenzó en esta época 
la sangrienta persecución mozárabe (cf. BAC II 116). 

SAN LEON IV (847-855)** 

La institución de la octava de la Asunción de María se debió al 
auxilio que la Virgen prestó a San León IV en la extinción de un 
grao incendio y de una gran peste que asolaban a Roma. Tuvo que 
proteger a la Ciudad Eterna de las incursiones sarracenas. 

Tomaron gran cuerpo en sus tiempos las controversias sobre la euca- 
ristía y la predestinación con Paseasio, Radberto, Amalarico, Rábano 
Mauro, Godescalco, etc. (cf. BAC II 11,8-197). 



oolc, tóv áv6pco7TOV, 7rpo7)X6e Qsoc; ffsaapxtofxévoi; ¡jieíva? toüto orcep '?¡v 
©eó?. 

IlapOévov xal (lexá tóxov T7¡v ú— epipuoi; xal ápprjTcoi; Texoüaav auv- 
TTjpTjaac;, ¡a.7) Safio»; ir¡i; xaxá (púaiv roxp8evía<; zp<xnEÍ(rr¡<z tic, svSei^iv áXrj- 
6íj zr¡<; xaxá tt¡v 7tpóo8ov aÚTOÜ ~r¡<; yswr¡ataq aTpst^ía<; xal ávaXXoiá>TOU 
Siafiov/j?. 'O t<& LTarpi ocp <tu¡í.9U7¡¡;, ó Ó(i.ooÚ(ti.oí; y)[¿ív xaxá 7rávTa, 
Xtopli; á¡i.apTÍai; Y ev óf¿svoi;, <rn:épy.oíxo<; 'A[3paá[x eTuXafxpávsTai. 

' AnoSiyoy-M 8t xal e!;a!.T¿o -zíc, te 7rp£a[3eía<; xal 7tpó<; ©cóv évT£Ú¡;Ei.<; - 
7tpc¿T0v (¿£v xai s^aípe-rov, tr^c, Traváyvou xai TOXva[i.¿)|i.ou xal ásiroxpGsvou 
Secn:oívv;¡; í¡[xtov 6eo[i.r ( Topoc;... 

* PL 102.1054. 
PL 102.1058. 

* San Pascual I. Restauró el santuario de Santa María to DomiUca 
(Roma) : vésele en el ábside a los pies de la Señora. Cf. María I 832; 
II 946 ; Mar i e IP 56. 

En el año 817 hizo perpetuar en riquísimos tapices la historia del trán- 
sito de la Virgen, en Santa María la Mayor. Cf. María I 643 ; GA 501 ; 
EstM VI 20. 

** San León IV. En el año 847 estableció la vigilia de la Asunción 
de Nuestra Señora en Santa María la Mayor y legisló sobre la celebración 
do la octava. Cf, Bover-De Ald.ama-Solá, 277 ; F-stM VI 20 ; bula Mumi- 
ficmtissimus Deus; BXIV 239. 



42 



SAN NICOLÁS [. ADRIANO II 



SAN NICOLAS I (858-867)* 

Fué el primero de los papas que recibió la corona pontificia con so- 
lemnidad particular. Mereció el renombre de Grande, como San León y 
San Gregorio. Reunió cinco concilios en Roma. 

El cisma de Focio, el divorcio de Lotario y los brotes de alguna secta 
que sostenía que Jesucristo había padecido en su divinidad y el antro- 
pomorfismo de Hostegesis, fueron la ocasión de los principales documen- 
tos doctrinales de este pontífice. 

La cuestión de la predestinación podría darse por terminada (cf. BAC 
II 58, 122). 

ADRIANO II (867-872) 

Dos veces habla sido elegido papa anteriormente, y las «tos renunció. 
De nuevo elegido a la muerte de Nicolás I, hubo de aceptar el sumo 
pontificado, que honró con sus virtudes. Intervino favorablemente con 
Lotario y con Carlos el Calvo y con Alfredo I, rey de los ingleses. Con- 
cedió el uso litúrgico de la lengua vulgar a los eslavos. 

Reunió el VII concilio general, IV de Constantinopla, contra Focio 
(icf. BAC II 58, 126), 



Conc. Constanrinopolitano IV (869-870) [Ecuménico VID, 
contra Focio] 

Kn la reunión VII compendia el concilio su sentir : 

98 IV. ... Decretamos también que las imágenes sagradas de 
nuestro Señor Jesucristo y de la siempre virgen Madre de 
Dios . . sean íntegra y santamente veneradas, como antiguamen- 
te recibió la Iglesia por todo el orbe de la tierra... 

En la X, formula sus cánones contra Focio : 

99 Canon IV: Semejantemente también honramos y veneramos 
la imagen de su intacta Madre... 



93 'Opí£oizev Sk xai xa nepi tojv áf twv eixóvtov toü Kupíou tjiacov 'Jfjaoü i 
XptOTOU, xai Tr¡$ aÜToú ásiroxpGévou iXYjxpó?... xaGw? r¡ ává 7raaav tÍ)v 1 
oExou¡jl£V/]v IxxXvjaía áp^Oev ¿Separo, á[xeíwTa SiareXelv. 

99 'Oizoíco? Sé xai rr/v eixóva tr¡c, áxpávfou ¡r»)Tpó<; aú-roG... 

1 

* San Nicolás I. Bula Munificentissimm Dtnts, l.« de noviembre 
de 1950; adúcese el testimonio de la antigüedad en favor del ayuno de la 
vigilia de la Asunción. 

Dice : "antes de la solemnidad de la Asunción, de la Santa Madre de < 
Dios y siempre virgen nuestra María" (Msi XV 403). 

M Msi 3f>t> : en la página 387 vuelve a repetirse lo mismo, en la re- 
unión VIII. 

« Msi XVI 399 ; Denz. 337. En la reunión X. 



SAN LEÓN IX. SAN GREGORIO VII 



43 



SAN LEON IX (1049-1054)" 

Después del Siglo de Hierro del P'ontiflcado, alboreaba con este gran 
Papa la época que culminaría con Hildebrando. Los Hospitalarios, apa- 
recidos en esta época, son una de las manifestaciones que caracterizan 
la Iglesia de entonces. 

El cisma de Cerulario, los errores de Berengario, la simonía y las in- 
cursiones normandas ocuparon la actividad dogmática y disciplinar de 
este gran papa (cf. BAC II 170-245). 

Creo también que el mismo Hijo de Dios Padre, el Verbo 100 
de Dios, nació eternamente del Padre, antes de todos los tiem- 
pos... temporalmente del Espíritu Santo de María siempre vir- 
gen. . . 

SAN GREGORIO VII (1073-1085) 

De origen humilde llegó a ser uno de los artífices más representa- 
tivos de todos los tiempos. Su acción abarcó desde la unificación de los 
ritos litúrgicos, con la abolición de los particulares, como el mozárabe, 
y la aprobación de los cartujos, hasta los concilios romanos anuales 
para la reforma de la Iglesia. 

La cuestión de las investiduras, el antipapa Clemente y las conse- 
cuencias religioso-morales de una época de desenfreno religioso pu- 
sieron a prueba las excelsas dotes de gobierno y la santidad del monje 
Hildebrando ya pontífice; Berengario abjuró sus errores en 1080 (cf BAC 
II 360). 

Cono Romano VI (1079) [contra Berengario] 

. . . Con el corazón creo y con la boca confieso que el 101 
pan..., después de la consagración, es el verdadero cuerpo de 
Cristo, que nació de la Virgen... 



Credo quoque ipsum Dci Filium, Verbum Dei aeternaliter natum 100 
ante omnia témpora de Patre...., temporaliter natum de Spiritu 
Sancto ex Maria semper Virginc... 

... corde credo et ore confíteor, panem... post consecratiomem 101 
esse verum Christi corpus, quod natum est de Virgine... 



* San León IX. Dice Gravois. 15, que en el concilio de Moguncia, 
presidido por eS papa y por el emperador Enrique, se instituyó la festi- 
vidad de la Concepción Inmaculada de la Virgen Santísima. Msi. XIX 
750 no dice nada de eso ; sí que, con esa ocasión, "maius altare tribunalis 
dedicatum est in honorem Genitricis Dei". 

Msi XIX 660. Fórmula de la fe de la Iglesia romana que León IX 
envía a Pedro, obispo de Alejandría, a. 1053. 
k» Msi XX 523-4; XIX 762. 



4-1 



URBANO I!. HONORIO II 



URBANO II (1088-1099)* 

El concilio de Clermont, la primera cruzada y la fundación de los 
Cistercienses por San Bernardo, son hechos suficientes para inmortali- 
zar a Urbano II. Le unieron vínculos de fraternal amistad con San An- 
selmo, Pedro el Ermitaño y San Bernardo. 

La contaminación católica con los orientales, que difundía el pan 
fermentado para la eucaristía ; la simonía, el divorcio de Felipe de Fran- 
cia y el antip;ipa Guiberto ocuparon cumplidamente su actividad doc- 
trinal y disciplinar (cf. BAC II 247, 406, 444). 

En el concilio Flacentino (Piacenza), año 1095, añadió, a los nueve 
prefacios antiguos, el décimo, que dice así : 

Justo y saludable es que nosotros, siempre y en todas par- 
tes, te demos gracias, señor Padre omnipotente eterno Dios, 
y que juntamente te alabemos, bendigamos y aclamemos en la 
veneración de Santa María siempre virgen, la cual concibió a 
tu Unigénito por obra del Espíritu Santo, y, quedando incólu- 
me su gloriosa virginidad, dió a luz al mundo la eterna luz, 
Jesucristo nuestro Señor. 

HONORIO II (1124-1130) ** 

Honorio II dió una gran prueba de humildad y desinterés al abdicar 
el Sumo Pontificado, a los pocos días de su coronación, con bien de 
la paz entre los Pierleoni y Francipani. 

íja su tiempo dieron los mejores frutos de santidad varones tan 
eminentes como San Bernardo. San Norberto, San Isidro Labrador, etc. 

Más que doctrinales fueron político-disciplinares sus intervenciones con 
Ebirique V, Lotario II. Eoger de Sicilia y otros señores de su tiempo. 
El IX concilio general. I de Letrán. tenido el año 1123, le legó la 
inmensa tarea práctica de hacerlo efectivo (cf. BAC II 511). 



Aequum et salutare nos tibi semper et ubique gatias agere do- 
mine sánete pater omnipotens aeterne Deus et te in veneratione 
beatae Mariae semper Virginis collaudare, benedicere et praedicare, 
qtiae et Unigcnitum tuum sancti Spirirus obtimbrationc concepit, et 
virginitatis gloria permanente aeternum mundo effudit Iesum 
Christum dominum nostrum... 



* Urbano II. Es el primero de los papas que fué a orar ante Nuestra 
Señora de Puy (-en-Velny) ; en dicha ciudad, y con esa ocasión, firmó 
la bula de la primera cruzada (Marip III 5 37). 

Por iniciativa de este ]>ontífice. comenzaron a recitarse, no sólo por los 
clérigos, sino también por los seglares, las preces llamadas vulgarmente 
"Oficio de Santa María virgen y madre de Dios", para conseguir la ayuda 
contra los sarracenos, y a celebrarse todos los sábados oficio de la misma 
(Msrt X 643; BXIV 253). 

** Honorio II. Oravois, 157. Confirmó el papa Honorio la docisión 
(ornada el año 1129 de celebrarse en todo el reino de Inglaterra la Con- 
cepción de la Virgen Madre de Dios. 

"f> a Msi XX 807. Cf. María I 22.'!. 



ADRIANO IV. ALEJANDRO III 



45 



ADRIANO IV (1154-1159)* 

Ha sido el único papa inglés. Vió su elección turbada por la insurrec- 
ción de Arnaldo de Brescia. 

No fueron causa de menores inquietudes en este pontificado las exi - 
cencías de Federico Barbarroja y los movimientos subversivos de Guillermo 
el Malo de Sicilia. Trabajó meritoriamente por reanudar la unidad defi- 
nitivamente perdida con el Oriente (cf. BAO II 592; Funk-B. II 113). 



ALEJANDRO III (1159-1181). 

Pocos papas lian tenido que enfrentarse con problemas personales 
tan complejos. Cuatro antipapas turbaron la paz de la Iglesia en este 
periodo. Aprobó las órdenes militares españolas. Continuaron las rivali- 
dades de Federico Barbarroja, que habían amargado los días de Adriano IV. 

L.OS cátaros, valdenses y albigenses hicieron necesario el XI concilio 
general, II de Letrán. Procuró por todos los medios la unión con el 
Oriente: en 1170 fué asesinado Santo Tomás de Cantorberv (cf. BAC II 
278. 537). 

'Instruye al sultán de Iconio, que deseaha bautizarse : 

. . . Mas el mismo Isaías, hablando más claramente de la na- 103 
tividad de Cristo, dice: He aquí que una virgen concebirá y 
dará a luz un hijo; y se le llamará Emmanuel. Y como María 
hubiese de proceder de Jesé, el mismo profeta declara manifies- 
tamente la natividad de María, y por María la de Cristo, y la 
plenitud de la gracia espiritual en Cristo, diciendo: Saldrá un 
retoño de la raíz de Jesé, y brotará una flor de su raíz, y des- 
cansará sobre ella [flor] el Espíritu del Señor, espíritu de sa- 
biduría e inteligencia, espíritu de consejo y fortaleza, espíritu 
de ciencia y piedad, y le colmará el Espíritu del Señor. Nació, 
pues, el Hijo de Dios de una virgen incorrupta, como fué plas- 
mado Adán de la tierra virgen e inviolada, obrando en ella el 
Esp'ritu Santo y procurando inefablemente el negocio de nues- 

Idem vero Isaias de Christi nativitate manifestius loquens: Ecce, 103 
inquit, virgo concipiet et pariet filium; et vocabitur novten eius 
Emmanuel. Cum atitem Alaria de Iesse originem traxerit. idem pro- 
pheta nativitatem Mariae, et per Mariam Christi, atque plenitudinem 
gratiae spiritualis in Christo, manifesté declarat : Bgredictur virga 
de radice Iesse. et flos de radice eius ascendet: et requiesect super 
eum Spiritus Domini, spiritus sapientiae et intellectus, spiritus cott- 
silü ct fortitudrtis, spiritus scientiae et pietatis. ct replebit eum 
Spirittts Domini. Natus est itaque Filius Dei de virgine incorrupta, 
sicut plasmatus est primus Adam de térra virgine et inviolata, 
Spiritu Sancto in ea operante, nostraeque sahitis negotium ineffahi- 



* Adriano IV. Antes de s?r papa había escrito un tratado sobre la 
concepción de la Santísima Virgen. Parece bastante probable que estable- 
ció en Roma la fiesta de la Concepción de la Virgen. Cf. Mir, 89 226. 



«" Msi XXI 895. Cf. Mir, 226. 



46 



ALEJANDRO III 



tra salvación. Pues el misterio de la encarnación del Señor es 
un abismo inescrutable. Mas a los antiguos padres acaecieron 
muchísimas cosas, en las cuales se anticipó la imaqen de este 
nacimiento. Pues el haberse llenado de rocío el vellón de Ge- 
deón..., signifícase el rocío del Espíritu Santo en la Virgen, la 
cual especial y particularmente fué escogida para esto por el 
Señor a causa de su humildad... El haberse aparecido a Moisés 
el fuego en la zarza y el no haberse consumido la zarza por 
el fuego, manifiesta en María la integridad de su virginidad. 
El que, permaneciendo secas las varas de las demás tribus, bro- 
tó y floreció la vara de Aarón, de cuya estirpe santísima des- 
cendió, la flor de la vara de Jesé que había vaticinado Isaías, 
señaló como con el dedo el alumbramiento de la incorrupta vir- 
gen. . . 

104 Dignísima fué, pues, de grande y de toda alabanza la madre 
y virgen, María Santísima, que dió a luz para el mundo a un 
Mediador tan grande de Dios y del hombre y mereció dar a 
luz a nuestro Salvador. Pues entre todas las mujeres que tuvo 
el mundo, no mereció tener una que le superase, ni que se le 
pareciese, ni que le siguiese de cerca. Concibió sin menoscabo 
de su pureza, dió a luz sin dolor y partió de aquí sin corrup- 
ción, según la palabra del ángel, mejor de Dios por medio del 
ángel, de suerte que apareciese llena, no semillena de gracia: y 
que Dios, su Hijo, cumpliese fielmente el antiguo mandato que 
enseñó, conviene a saber: de honrar al padre y a la madre; y 



liter procurante. Abyssus enim inscrutabilis est Incarnationis Do- 
mini sacramentum. Plurima tamen antiquis patribus acciderunt, in 
quibus huius nativitatis figura praecessit. Quod enim vellus Gedeonis 
rore caeli complutum est, cum área circumquaque árida remaneret, 
ros Spiritus sancti idesignatur in Virgine, quae ad hoc propter hu- 
militatem suam specialiter et singulariter est a Domino praeelecta... 
Quod Moysi ignis in rubo apparuit, et .non est rubus corruptus igne, 
virginitatis integritas in Maria monstratur. Quod virgis aliarum tri- 
buum remanentibus siccis, virga Aaron, de cuius stirpe beatissima 
traxiti originem, fronduít, et floruit, flos in virga Iesse, quem va- 
ticinaverat Isaías, partum scilicet incorruptae virginis indicavit. 
104 Magna igitur, et omni laude dignissima fuit mater et virgo Maria 
beatissima, quae tantum Dei et hominis mundo edidit mediatorem, 
et nostrum parere meruit salvatorem : quae intcr omnes, quas mun- 
dus habuit, mulieres, nec primam, nec similem meruit, nec sequen- 
tem habero. Concepit nempe sine pudore, peperit sino dolore, et 
hinc migravit siue corruptione. iuxta verbum angeli, immo Dei per 
angelum, ut plena, non semiplena eratiae esse probaretur : et Dei 
Filius eius antiquum, quod pridem docuit, mandatum fideliter adim- 
pleret, videlicet matrem et patrem honore praevenire : et ne caro 



** Msi XXI 898. Pertenece a la misma epístola catequétlca dirigida 
al snltán de Ieonlo. Cf. Bover-De Aldama-SolA, 278; EstM VI 20-21. 



INOCENCIO III 



47 



que la carne virgen de Cristo, que había sido tomada de la 
carne de la Madre virgen, no se diferenciase de toda ella. 

INOCENCIO III (1198-1216)* 

Señaló el punto culminante del Pontificado en la Edad Media, abarcan, 
do todas las actividades religiosas, militares y políticas, como los gHielfos 
y gibelinos de su época. Vió el nacimiento de los humillados, trinitarios 
y de las órdenes de San Francisco y Santo Domingo. Emprendió la 
cuarta cruzada. Reunió el concilio XII general, IV de Letrán. Ayudó a 
la victoria de las Navas. Le deben su origen las Universidades de Cam- 
bridge, Oxford, París, Bolonia y Falencia. 

Combatió doctrinal y militarmente a los albigenses con Simón de Mont- 
fort. Estableció la Inquisición y se esforzó en atraer a los disidentes 
orientales, Pulularon en su tiempo otras muchas sectas valdenses, "in- 
sabbatati" y otros herejes, como Almarico y el abad Joaquín (cf. BAC II 
552-5). 

Creemos con el corazón y con la lengua confesamos que 105 
se realizó la encarnación..., de suerte que el que era en la di- 
vinidad Hijo de Dios Padre..., era en la humanidad hijo del 
hombre, hombre verdadero de madre, teniendo verdadera car- 
ne de las entrañas de la madre..., nacido de la Virgen María 
con verdadero nacimiento de la carne. 

Conc. Lateranense IV (1215) [Ecuménico XII, contra 
los albigenses] i 

Y, finalmente, el unigénito Hijo de Dios, Jesucristo..., con- 106 
cebido de María siempre virgen con la cooperación del Espí- 
ritu Santo..., hecho verdadero hombre, manifestó... el camino 
de la vida. 



Christi virgínea, quae de carne matris virginis assumpta fuerat, a 
tota discreparet. 

... natus ex Virgine Maria, vera carnis mativitate... 105 
Et tándem unigenitus Dei Filius Iesus Christus, a tota Trinitate 106 

communiter incarnatus, ex María semper Virgine Spiritus Sancti 

cooperationc conceptus, verus homo factus.... 



* Parece muy probable que en 1215 mandó celebrar en Roma la fiesta 
de la Inmaculada Concepción (Mir, 89). 

Los pontífices Inocencio III y... enviaron muchos legados a Francia, 
que fomentaron, por orden de ellos, la devoción a la Concepción de Ma- 
ría. Por influjo de ellos, se celebró con mucha solemnidad en Reims el 
año 1215 (Gravois, 159). 

ios pl 215,1511. De su epístola Eius ejemplo, 18 de diciembre de 
1208, al arzobispo tarraconense y sufragáneos, acerca del asunto de Du- 
rando de Osea y compañeros. 

1M Msi XXII 982. Decretos del concilio. I. De fide CathoUea. 



48 



INOCENCIO III 



Sermón I, en lia dominica de Adviento 

Envió, pues, Dios a su Hijo nacido de mujer... Nacido de 
mujer, esto es, de virgen, pues se considera la mujer por el 
sexo, la virgen por la integridad... 

Mas ¿por qué tomó cuerpo de la mujer, a semejanza de la 
carne del pecado, y no más bien se formó un nuevo cuerpo de 
otra materia; de tal modo que, como el primer Adán fué hecho 
por Dios, también fuese hecho el segundo? ¡Oh profundidad de 
la sabiduría y ciencia de Dios! ¡Cuan incomprensibles son tus 
juicios e ininvestigables tus caminos.' ...Pues dispuso de profun- 
didad del plan celestial que, así como la muerte había entrado 
en el mundo por la mujer, así volviese la vida al mundo por 
la mujer; de suerte que de donde nacía la muerte, de ahí re- 
sucitase la vida. 

Sermón ü, en la Natividad del Señor 
[De la triple novedad realizada en la na ti vi dad de Cristo] 

Una cosa nueva hizo en la madre, porque una virgen dió a 
luz a un hombre, una estrella produjo un sol, una hija conci- 
bió a su padre, una criatura engendró al Creador: júntase en 
una misma cosa madre e hija, madre y esclava, que dió a luz 
con integridad y concibió con virginidad: lo cual habían antes 
figurado el fuego en la zarza, el fruto en la vara, el rocío en el 



Misil crgo Deus Filium suum tiatum de midiere, faclum sub lege. 
üe muliere natus est, id est de virgine, quia mulier propter sexum, 
virgo propter integritatem censetur. 

Sed cur in similitudincm carnis peccati de muliere corpus as- 
sumpsit, et non potius ex alia sibi materia novum corpus formavit, 
ut sicut primus Adam factus est a Deo, ita et fieret secundus? 
O altitudo divitiarum sapientiae et scientiae Dei, quam incompre- 
hetisibilia sunt iudicia eitis et investigabiles viae eius! Quis cognovit 
sensuin Votnini, aut quis consiliarios eius fuitf (Rom 11). Disposuit 
eniin altitudo caelestis coinsilii ut, sicut per mulierem mors intraverat 
in orbem, ita per mulierem vita rediret in orbem ; ut linde mors 
oriebatur, inde vita resurgeret. 

Novum fecit in matre, quia virgo peperit virutn, stella protulit 
solem, filia concepit patrem, creatura creatorem genuit : simul in 
unum mater et filia, genitrix et ancilla, quae cum integritate peperit, 
cum virginitatc concepit : quod ignis in rubo, quod fructus in virga, 
quod ros in vellere praesigmaverat... Haec est porta in domo Do- 



,m PL 217,316-7. CSC. también A. M u, SpteUpffitm RomaMMH VI 477 ss. 
«■ PTi 217,457. 



I!) 



vellón... Esta es la puerta cerrada en la casa del Señor, y nin- 
gún hombre entró por ella (Ez 44). Esta es la primera y única 
que escapó de la maldición de la ley, por la que se dice: Mal- 
dita la estéril en Israel (Ex 23) y realizó su propósito de vir- 
ginidad... 

Sermón en la Natividad de Santa María 

Tres cosas hemos de considerar principalmente: la raíz, el 109 
retoño, la flor. La raíz, David; el retoño, la Virgen; y la flor 
es Cristo. . . 

...De consiguiente, David es raiz, acerca de la cual predijo 
el evangélico profeta: Brotará un retoño de la raíz de Jesé y 
crecerá una flor de su raíz. Esta es "la varita de humo de los 
perfumes de mirra e incienso" (Cant 3), vara que floreció y 
dió fruto, porque la Virgen creyó, y concibió y dió a luz a 
Cristo. De esta vara profetizó Balaán diciendo: "Nacerá una 
estrella de Jacob, y se levantará una vara de Israel, y de Ja- 
cob saldrá el dominador" (Num 24). Estrella, esto es, Ma- 
ría, que se interpreta estrella del mar, y al mismo tiempo vara 
que dió esta flor, que es el que dominará. . .; vara de humildad, 
vara de virginidad y vara de fecundidad, tres cosas convenien- 
temente significadas por las palabras citadas. Pues al oír raíz, 
entiende humildad; al oír vara, reconoce la virginidad; al oír 
flor, piensa en la fecundidad. Por estas tres cosas recomién- 
dase principalmente esta vara. . . 

tnitii clausa, et vir non est ingressus per eam. Haec est illa, quae 
prima et sola maledictum legis evasit, qua dicitur: Maledicta sterilis 
ttt Israel! et propositum virginitatis implevit. 

In verbis propositis tria praecipue considerare debemus, radi- 109 
cem, virgam et florem. Radix, David; virga, virgo; et flos est 
Christus... 

David itaque radix est, de qua evangelicus propheta praedixit : 
Hgredietur virga de radice Iesse, et flos de radice eius ascendet. 
Raec est "virgula fumi ex aromatibus myrrhae et turis" (Cant 3), 
virga quae floruit et protulit fructum, quia virgo, credidit et con- 
copit et peperit Christum. De hac virga Balaam prophetavit dicens: 
Orietur stella ex Iacob, et consurget virga de Israel, et de Iacob erit 
qm dominetur (Num 24). Stella, id est, Maria, quae stella maris 
interpretatur, eademque virga quae protulit hunc florem, et ipse 
est qui dominabitur a mari usque ad mare, et a ilumine usque ad 
términos orbis terrae... (Ps 71), virga humilitatis, virga virginitatis 
et virga fecunditatis, quae tria in verbis propositis congrue desig- 
nantur. Cum enim audis radicem, humilitatem intellige ; cum audis 
virgam, virginitatem agnosce; cum audis florem, fecunditatem in- 
tende. In his sane tribus haec virga praecipue commendatur... 



»• PL 217,499-500. 



50 



INOCENCIO III 



Mas no es vara de indignación y venganza...; no de co- 
rrección y destrucción...; sino vara y apoyo y consuelo... De 
esta vara brotó la vara de la verdad y del poder... 

Sermón en la solemnidad de la Purificación de la gloriosísima 
siempre virgen María 

M Estando a punto de venir [el Señor], señaló tres egregios 
e ilustres mensajeros. 

Del primero se lee en el Evangelio: Fué enviado por Dios 
el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea por nombre Naza- 
ret, a una virgen desposada con un varón, por nombre José, y 
el nombre de la virgen, María. Y acercándose a la Virgen, la 
saludó suavemente: Dios te salve, dice, la llena de gracia, el 
Señor contigo, bendita tú sobie las mujeres (Le 1). Ave, por- 
que por ti será cambiado el nombre de Eva. Ella estuvo llena 
de pecado, mas tú llena de gracia; ella se retiró de Dios, mas 
el Señor contigo; ella fué maldita sobre las mujeres, mas tú ben- 
dita sobre las mujeres; el fruto de su seno fué maldito, Caín, 
mas el [ruto de tu seno será bendito, Jesús. Por medio de ella 
entró la muerte en el mundo, mas por tu medio volvió la vida 
al mundo... 

líl E inmediatamente el Espíritu Santo descendió sobre Ella; 
antes, ciertamente, ya había venido a Ella, cuando en el seno 
materno limpió su alma del pecado original, mas también aho- 



Xon est virga indignationis et ultionis...; non est virga correp- 
tionis et destructionis... ; sed est virga sustentationis et consola- 
tionis.... De hac virga processit virga veritatis et potestatis... 

110 Novissime vero cum iam venturus esset, in próximos tres egre- 
gios et ¡Ilustres nuntios destinavit... De primo nuntio legitur in 
evangelio : Missus est ángelus Gabriel a Deo in civitatcm Galilaeae, 
cmí no ni en Nazareth, ad virginem desponsatam viro, cui nomen erat 
¡oseph, et nomen virginis María. Et accedens ad virginem eam sua- 
viter salutavit : Ave, inquit, gratia plena, Dominus tecuni, benedicta 
tu in niulieribus (Le 1). Ave, quia per te mutatur nomen Evae. Illa 
fuit plena peccato, sed tu plena gratia, Illa recessit a Deo, sed 
Dominus tecum. Illa fuit maledicta in niulieribus, benedicta tu in 
nmlieribus. Fructus ventris illius fuit maledictus Cain, sed fructus 
ventris tui erit benedictus Iesus. Per illam mors intravit in orbem, 
sed per te vitam rediit ad orbem... 

111 Statim autem Spiritus Sanctus supervenit in eam; prius quidem 
in eam venerat, cum in útero matris animam eius ab originali pec- 
cato mundavit; sed et nunc supervenit in eam, ut carnem eius a 



PL 217,506. 
»» PL 217,506-7. 



INOCENCIO III 



51 



ra descendió sobre Ella, para limpiar su carne de todo incen- 
tivo de pecado, para que fuese sin ninguna arruga ni mancha. 
Asi que, según opinamos, extinguió totalmente en Ella al tira- 
no de la carne, a la debilidad de la naturaleza, al incentivo de 
pecado. . . 

Sermón en la solemnidad de la Asunción de la gloriosísima 
siempre virgen María 

lntravit Iesus in quoddam castellum (Le. 10)... 112 
El castillo aquel en que Jesús entró, es la Virgen María... 
Dos cosas son necesarias para la defensa de un castillo: el 
muro y la torre; el muro exterior y la torre interior; dos cosas 
son también convenientes para la guarda del castillo: el vigía 
y el defensor; el vigía, para contemplar; el defensor, para tra- 
bajar. 

Investiguemos, pues, si este castillo fué tal. Ciertamente, en 
este espiritual castillo que es la Madre de Dios, la Virgen Ma- 
ría, el muro exterior es la virginidad del cuerpo; la torre inte- 
rior es la humildad del corazón... ¡Dichosa virginidad, cuyo 
ornato es la humildad! ¡Dichosa humildad, cuyo ornato es la 
virginidad! La humildad es ornato de la virginidad, para que 
no se engría; la virginidad es ornato de la humildad, para que 
no sea despreciable... Si la lujuria de la carne te acomete, 
avanza hacia este castillo, adhiérete al muro de la virginidad, 
ora a María. ¿Quién jamás la invocó que no fuera escuchado 



fomite peccati mundaret, quatenus esset sine ruga prorsus et macu- 
la. Tyrannum itaque carnis, languorem naturae, fomitem peccati, 
sicut opinor in ea prorsus exstinxit... 

Castellum illud quod intravit Iesus, est virgo Maria... 112 
Ad munimentum castelli dúo sunt necessaria, murus et turris; 
murus exterior et turris interior ; ad custodiam quoque castelli dúo 
opportuna, speculator et propugnator: speculator ut contempletur, et 
propugnator ut operetur. v 

Quaeramus ergo si tale fuerit hoc castellum. Sane in hoc spirituali 
castello, quod est Dei genitrix Virgo Maria, murus exterior est 
virginitas corporis; turris interior est humilitas cordis... O felix 
virginitas, quam ornat humilitas: o felix humilitas, quam honorat 
virginitas! Humilitas ornat virginitatem, ne sit superba; virginitas 
honorat humilitatem, ne sit despecta. Est ergo virginitas humilis, 
ne ex-tollatur ; est humilitas virginalis ne contemnatur... Si quando 
te luxuria carnis impugnat, ad hoc castellum procede, muro virgini- 
tatis adhaere, deprecare Mariam. Quis unquam invocavit eam, et 
non est exauditus ab ea? Si quando te superbia mentis infestat, 



u2 PL 217,577-8. 



52 



INOCENCIO III 



por Ella? Si la soberbia de la mente te hostiga, acércate a este 
castillo, sube a la torre de la humildad, ora a María. ¿Quién 
jamás la invocó que no fcuera escuchado por Ella? Esta es "la 
madre del amor hermoso y de la santa esperanza" (Eccl 24), 
que ora por los miserables, suplica por los afligidos, intercede 
por los pecadores. 

Sermón en la misma solemnidad 

{ Quae est ista...? (Cant 6). 

Siendo la aurora fin de la noche y origen del día. con ra- 
zón es designada por la aurora la Virgen María, que fué el 
fin de la condenación y el origen de la salvación; el fin de los 
vicios y el origen de las virtudes. Pues convenia que, así como 
la muerte entró en el mundo por la mujer, así por la mujer 
volviese la vida al mundo. Y por eso lo que Eva condenó, Ma- 
ría lo salvó, de suerte que de donde la muerte nació, la vida 
resucitó. Aquélla asintió al diablo y comió la manzana prohi- 
bida...; ésta creyó al ángel y concibió al Hijo prometido... 

Aquélla comió la manzana para muerte ésta concibió al Hijo 

para salvación... 

La aurora, disipadas las tinieblas, muestra la luz al mundo; 
mas tú, destruidos los vicios, diste al mundo el Salvador: pues 
por ti el pueblo de los gentiles, que caminaba en ¡as tinieblas, 
vió una gran luz: nació la luz a los que habitaban en la región 
de la sombra de la muerte (Is 9), es decir, la que ilumina a todo 
hombre que viene a este mundo (lo 1). Tú. pues, eres la auro- 

ad hoc castellum accede, turrim humilitatis ascende, deprecare 
Mariam. Quis unquam invocavit eam, et non est exauditus ab ea? 
Hace est mater pulcrae dilectioftis et sanctae spei (Eccl 24), quae 
pro miseris orat, pro afflictis supplicat, pro peccatoribus intercedit. 

Cum aurora sit finis noctis et origo diei, mérito per auroram 
designatur Virgo Maria, quae finís damnationis et origo salutis 
fuit; finis vitiorum et origo virtutum. Oportebat enim, ut sicut per 
feminam mors intravit in orbem, ita per feminam vita rediret in 
orbem. Et ideo quod damnavit Eva, salvavit Maria, ut unde mors 
oriebatur, itnde vita resurgeret. Illa consensit diabolo, et vetitum 
pomum comedit...; ista credidit angelo, et filium promissum con- 
cepit... Illa comedit pomum ad mortem...; ista concepit filium ad 
salntcm. 

Aurora fugatis tenebris lumen mundo ostendit ; tu vero destruc- 
tis vitiis, Salvatorem saeculo protulisti ; quia per te "populus" gen- 
tium qtU ambulabat in tenebris, vidit ¡ueem tnagnam: habitantibus 
in regione umbrae mortis lux orta est eis (Is 9). Illa videlicet, 
quae illuminat omnem ho-mintm- venientem in hunc mundunr (lo 1). 



>» PL 217.581-2. 



INOCENCIO III 



53 



ra que se levanta, fin de la noche y principio del día: fin de 
la condenación y principio de la salvación. 

Hermosa como la luna. — Como racionalmente aseveran los 114 
que discursean acerca de las cosas de la naturaleza, la luna es 
fría y húmeda. Por ser fra. simboliza la virginidad; por ser 
húmeda, simboliza la humildad. Pues el fuego, del cual provie- 
ne la sequedad, como ligero, naturalmente se dirige a las altu- 
ras; empero, el agua, de la cual se origina la humedad, como 
pesada, naturalmente se dirige a las partes inferiores. La frial- 
dad, pues, y la humedad de la luna es la virginidad y humil- 
dad de Mar á: porque fué fría contra el ardor de la lujuria, y 
húmeda contra la hinchazón de la soberbia. Mas la luna es per- 
fectamente hermosa cuando aparece redonda; también María 
aparece totalmente hermosa, cuando fué fecunda. ¡Dichosa vir- 
ginidad, cuyo ornato fué la humildad; dichosa humildad, cuyo 
ornato fué la virginidad! Empero, mucho más dichosa que en- 
trambas la fecundidad, cuyo ornato y honor fué, a la vez, la 
virginidad y la humildad... 

Elegida como el sol. — Dos cosas se recomiendan principal- 115 
mente en el sol: el resplandor y el calor. Por su resplandor es 
símbolo de la sabiduría; por su calor, de la caridad... María 
fué escogida para brillar y calentar como el sol; para brillar 
por la sabiduría y calentar por la caridad... Vino sobre Ella 
el Espíritu Santo... para darle el afecto de caridad... Y la 



Tu es igitur aurora cousurgens, finís videlicet noctis, et origo diei ; 
finis damnationis et origo sahitis. 

Pulcra ut luna. — Sicut rationabiliter asserunt, qui de rerum na- 114 
turis disserunt, Luna frígida est et húmida. Quia frígida, designat 
virginitatem ; quia húmida, humilitatem. Ignis enim, de quo siccitas 
provenit, quasi levis, naturaliter petit sublimia. Aqua vero, de qua 
procedit humiditas, quasi gravis, naturaliter petit humilia. Frigidi- 
tas ergo et humiditas Lunae : virginitas est et humilitas Mariae ; 
quia frigida fuit contra aestum luxuriae, húmida vero contra fastum 
superbiae. Luna vero tune est plene pulcra, cum exsistit rotunda; 
et Alaria tune exstitit plene formosa, cum íuit prole fecunda. Félix 
virginitas, quam ornavit humilitas; felix humilitas, quam honoravit 
virginitas. Sed longe felicior utraque fecumditas, quam simul orna- 
vit et honoravit virginitas et humilitas... 

Electa ut sol. — Dúo praecipue commendantur in solé, splendor 115 
et calor. Quia splendet, significat sapientiam; quia calet, significat 
caritatem... Electa est ergo Maria, quatenus splenderet et caleret 
ut sol. Splenderet per sapientiam, caleret per caritatem... Superve- 
nit in eam Spiritus Sanctus, ut ad concipiendum in corpore daret 



PL 217,084. 
«' PL 217,583. 



54 



INOCENCIO III 



virtud del Altísimo le cubrió con su sombra para darle la in- 
teligencia de la sabiduría... 

116 Ella es, de consiguiente, la aurora que se levanta, hermosa 
como la luna, elegida como el sol... La luna brilla en la noche, 
la aurora en el amanecer, el sol en el día; ahora bien, la no- 
che es la culpa, el amanecer la penitencia, el día la gracia. El 
que yace en la noche de la culpa, levante sus ojos a la luna, 
ore a María, para que Ella, por su Hijo, guíe su corazón a la 
satisfacción. Porque ¿quién la invocó devotamente y no fué es- 
cuchado por Ella?... El que siente la acometida de los enemi- 
gos... dirija su mirada al ejército puesto en orden de batalla, 
ore a María, para que Ella, por su Hijo, le envíe el auxilio... 

Sermón en la solemnidad de la Natividad de la gloriosísima 
siempre virgen María 

117 En el instrumento del pescador son de notar cuatro cosas: 
la vara, la cuerda, el anzuelo, el cebo. 

La vara diría yo que es María. Vara que tiene ternura, rec- 
titud, longitud; ternura, para no ser dura; rectitud, para no ser 
curva; longitud, para que no sea corta. Ahora bien, María tiene 
virginidad, humildad y caridad; virginidad sin concupiscencia, 
humildad sin soberbia, caridad sin malicia... 



ei caritatis affectum... Et virtus Altissimi obumbravit ei, ut ad 
concipiendum ¡n corde daret ei sapientiae intellectum. 

116 Ipsa est ergo aurora consurgens, pulcra ut luna, electa ut sol... 
Luna lucet in nocte, aurora in diluculo, sol in die ; nox autem est 
culpa, diluculum paenitentia, dies gratia. Qui ergo iacet in nocte 
culpae, respiciat Lunam, deprecetur Mariam, ut ipsa per Filium cor 
eius ad compunctionem illustret. Quis enim de nocte invocavit eam. 
et non est exauditus ab ea?... Qui vero ad diluculum paenitentiae 
surgit, respiciat auroram, deprecetur Mariam, ut ipsa per Filium 
cor eius ad satisfaciendum illuminet. Quis enim devote invocavit 
eam, et non est exauditus ab ea?... Quicumque sentit impugnatio 
nem ab hostibus, vel... respiciat castrorum aciem ordinatam, depre- 
cetur Mariam, ut ipsa per Filium mittat auxilium... 

117 In instrumento piscatoris quattuor notare debemus, virgam et 
lineam, hamum et escam... Hanc ergo virgam dixerim esse Mariam. 
Virga teneritudinem habet, rectitudinem et longitudinem ; teneritudi- 
nem, ne dura sit; rectitudinem, ne sit curva; longitudinem, ne sit 
curta. Maria vero virginitatem habet, humilitatem et caritatem; vir- 
ginitatem sine concup : srentia, humilitatem sine superbia, caritatem 
sine malitia. 



«■ PL 217.584-5. 
»" PL 217,585. 



INOCENCIO III 



65 



Aunque la Virgen María sea superior a todos los apóstoles, 118 
no a Ella, sino a los apóstoles, se les encomendaron las llaves 
del reino de los cielos. 

Dios te salve, María, esperanza del mundo; Dios te salve, 119 
mansa, piadosa, | llena de caridad. 

Virgen dulce y serena, | santa Madre de Jesucristo, | sola 
fuiste elegida 

Para ser madre sin varón ( y para amamantar de modo ma- 
ravilloso. | Emperatriz de los ángeles, 

Consoladora de los pecadores, | consuélame a mí, lloro- 
so, j que hiedo en mis pecados; 

Defiéndeme a mí, pecador, ¡ y no des tu honor | a un ajeno 
y cruel. 

Ruégote, Reina del cielo, ¡ que me defiendas | ante Cristo 
tu Hijo: 

Cuya ira temo | y me estremece su furor, | pues pequé 
contra él solo. 

¡Oh María Virgen!, | no seas enemiga mía, | Tú, llena de 
gracia. 

Sé guardiana de mi corazón, | séllame con el temor de 
Dios, | concédeme vida sana. 

Dame también la honestidad de costumbres, | evitar los pe- 
cados | y amar la justicia. 



... licet beatissima Virgo Maria dignior et excellentior fuerit 118 
Apostolis universis, non tamen illi, sed istis Dominus claves regni 
caelorum cammisit... 

Ave, mundi spes, Maria, 
Ave mitis, ave pía, 
Ave caritate plena. 

Virgo dulcís et serena, 
Sancta pareos Iesu Christi 
Electa sola fuisti, 

Esse mater sine viro, 
Et lactare modo miro. 
Angelorum impetatrix, 

Peccatorum consolatrix, 
Consolare me lugentem, 
In peccatis iam fetentem, 

Ale defende peccatorem, 
Et ne tuum des honorem 
Alieno et crudeli. 



Precor te, regina caeli, 119 
Me habeto excusatum, 
Apud Chnstum tuum natum: 

Cuius iram pertimesco, 
Et furorem expavesco, 
Nam peccavi illi soli. 

O Maria Virgo, noli 
Esse mihi aliena, 
Ommi gratia tu plena. 

Esto custos cordis mei, 
Signa me timore Dei, 
Confer vitae sanitatem, 

Da et morum honestatem, 
Da peccata me vitare, 
Et quod iustum est amare. 



u « GA 132. 

U8 PL 217,918-9. Confirió a la recitación de este himno muchas in- 
dulgencias. , 



56 



INOCENCIO III 



¡Oh dulzura virginal!, nunca ha existido ni existe cosa se- 
mejante entre las mujeres. 

El Creador de todas las cosas te eligió por madre. el 
cual limpió de la culpa a María la pecadora. Él. con tu ora- 
ción, me limpie de todos los pecados. 

Para que el infierno no me sumerja. Ea, rosa sin espi- 
na, | medicina de los pecadores, 

Ruega a Dios por mí | para que me salve de la tormen- 
ta j de este mundo tan inmundo: 

Cuyas olas furibundas | me empujan por todas partes | y 
me aprietan con el vínculo del pecado. 

Cristo, Hijo del soberano Padre, por el amor de tu Ma- 
dre, j cuyo seno te llevó 

Y te alimentó con dulce leche, j te ruego por ella suplican- 
te, | porque tú eres doblada salud, 

Dador de las cosas del mundo | y salud de las almas. Te 
ruego ahora, aunque reo: 

Compadécete de mí, Dios | compadécete, compasivo, ¡ por- 
que verdaderamente soy pecador. 

Escúchanos, piadosa madre de Cristo, 
Pues el Hijo te honra no negándote nada. 

Señor Jesucristo, interponga su valimiento te rogamos, en 
favor nuestro, ante tu clemencia, la gloriosísima Virgen Ma- 
ría, dignísima madre tuya, cuya alma santísima, en la hora de 
tu pasión y muerte, atravesó la espada del dolor... 



O dulcedo virginalis, 
Nunquam fuit, nec est talis 
Inter natas mulierum. 

Omnium Creator rerum 
Te elegit genitricem, 
Qui Mariam peccatricem 

Emundavit a reatu. 
Ipse tuo me precatu 
A peccatis cunctis tergat, 

Ne infernus me demergat. 
Eia, rosa sine spina, 
Peccatorum medicina, 

Pro me Deum interpella, 
Ut me salvet a procella 
Huitis mundi tam immundi : 

Audi nos, pia 
Nam te Filius 



Cuius fluctus furibundi 
Omni parte me impingunt, 
Et peccati zona stringunt. 

Christe, Fili summi Patris, 
Per amorem tuac matris, 
Cuius venter te portavit, 

Et te dulcí lacte pavit : 
Te per ipsam oro supplex, 
Quia tu es salus dúplex, 

Rerum dator rnundanarum, 
Atque salus animarum. 
Te nunc precor licet reus : 

Miserere mei, Deus, 
Miserere, miserator : 
Quia veré sum peccator... 

mater Christi, 

nihil negans homorat. 



Interveniat pro nobis quaesumus, Domine Iesu Christe, apud tuam 
clementiam, gloriosissima Virgo María dignissima mater tua, cimis 
sanctissimam animam in hora passionis et mortis tuae doloris gla- 
dius pertransivit... 



INOCENCIO III 



57 



Compuso las dos famosas oraciones A. ciinotis nos... y Mundet et mu- 
nia-t..., en las cuales se recurre a la 

intercesión de la santa y gloriosa siempre virgen Madre de 120 
Dios María. 

Encomio 

de la Santísima Virgen María y de su Hijo Jesucristo. 121 

La Virgen Madre de Dios es retoño, su hijo flor. Intento 
decir unas cosillas de la virgen retoño y del hijo flor. 

Maravillosa es la elevación de la flor, e inaccesible la al- 
tura del retoño. 

Este es retoño recto, retoño erguido, esbelto, frágil, delga- 
do, flexible, frondoso, florífero, fructífero. 

Recto por la justicia, erguido por la devoción, esbelto por 
la longanimidad, frágil por el desprecio de sí, delgado por la 
humildad, flexible por la mansedumbre, frondoso por la santí- 
sima conversación, florífero por la virginal concepción, fructí- 
fero por haber dado a luz la vida eterna. 

Recto por la fe, erguido por la esperanza, esbelto por la 
caridad, frágil por el pudor, delgado por el desprecio del mun- 
do, flexible por la compasión del mundo, frondoso por la prác- 
tica de las buenas obras, florífero por la gloria de la virgini- 
dad, fructífero por la prerrogativa de la fecundidad. Admirable 
prerrogativa de la fecundidad, pues tal dió a luz a tal y de tal 
manera. ¡Delgada (graciosa) virgen antes del alumbramiento y 



... intercedente beata et gloriosa virgine Dei genitrice Maria... 120 

... intercedente beata virgine Dei genitrice Maria... 

Virgo Dei genitrix virga est, flos filius eius. Praesumo pauca, 121 
et pauca loqui de virgine virga, et filio flore. 

Mira floris summitas et inattingibilis virgae proceritas. Haec est 
virga recta, virga erecta, procera, fragilis, gracilis, flexibilis, fron- 
dosa, florígera, fructífera. 

Recta per iustitiam, erecta per devotionem, procera per longani- 
mitatem, fragilis per abiectionem sui, gracilis per humilitatem, fle- 
xibilis per mansuetudinem, frondosam per sanctissimam conversa- 
tionem, florígera per virginalem conceptionem, per partum vitac 
aeternae fructífera. 

Recta per fidem, erecta ,per spem, procera per caritatem, fragilis 
per pudorem, gracilis per despectiemem mundi, flexibilis per com- 
passionem proximi, frondosa per bonorum operum exsecutionem, 
florigera per gloriam virginitatis, fructifera per praerogativam fe- 
cunditatis. Miranda fecunditaris praerogativa, quod talis talem, tali- 
ter genuit. Gracilis virgo ante partum, et virgo post partum. Qualiter, 



PL 217,918. 
'-' PL 217,915. 



58 



HONORIO III. GREGORIO IX. INOCENCIO IV 



virgen después de él! ¡Y de qué modo! Anunciándolo el ángel, 
operando el Espíritu Santo, cubriéndola la virtud del Alt'simo 
(Le 1). ¡Ya quién! Al Santo de los santos, al único hijo de la 
madre virgen, al unigénito de Dios Padre, al Dios y Señor de 
la Majestad. ¡Oh, ouán bien, cuán acertadamente se llama flor 
la que sale del retoño virginal!... 

HONORIO III (1216-1227)* 

Su actividad tuvo muchos puntos de semejanza con la de su antecesor. 
Se lanzó a una nueva cruzada. Aprobó las Ordenes de Santo Domingo 
y del Carmelo. Confirmó la fundación de la Universidad de Salamanca. 
Tuvo grandes dificultades políticas con Federico II, Xo cesó en su esfuerzo 
por la unión con los cismáticos y en la lucha contra los albigenses 
(cf. BAC II 601). 



GREGORIO IX (1227-1241)** 

Fué un gran papa mariano. Aprobó la Orden de la Merced. Mandó 
qus todos los viernes se rezara la Salve Rer/iua después de vísperas, y 
por la noche la antífona Beata Dei genitris María con su oración. Dejó 
como monumento imperecedero de «u memoria las Decretales, que com- 
piló San Raimundo de Peñafort. Murió centenario. 

Luchas y más luchas políticas con Federico II, con los albigenses, con 
los duques de Espoleto y con motivo del imperio latino de Oriente 
son las características de su actividad pontificia (cf. BAC II 605, 833). 



INOCENCIO IV (1243-1254) 

Fué llamado el Monarca de las leyes divinas y humanas. Convocó contra 
Federico II el XIII concilio ecuménico, I de Lyón. Visitó a Santa Clara 
y fué contemporáneo de San Fernando y de San Luis, que emprendió las 
últimas Cruzadas. Aprobó la Orden de los Siervos de María. 

El XIII concilio ecuménico no promulgó decretos dogmáticos. Se ha 
hecho célebre ?n la Historia de la epístola de Inocencio IV Stib cathoUcae, 
sobre los ritos de los griegos (cf. BAC II 612-617). 



angelo annuntiante, Spiritiu Sancto operante, virtute Altissimi obum- 
brante (Le 1). Qualem, Sanctum Sanctorum, unicum matris virginis, 
unigenitum Dei Patris, Deum et Dominum maiestatis. O quam bene, 
quam recte flos dicitur, quae ex virginali virga perducitur... 



* Honorio III. (Makie VI 2 33), en el año 1216, concede a San Fran- 
cisco de Asís el privilegio de la Porciúncula. 

SA VII 22, con la bula Vt vivendi normam, 30 de junio de 1226, aprue- 
ba la regla de la Orden de los Hermanos Ermitaños de la Virgen María 
del Monte Carmelo. 

** Gregorio IX. SA VII 26, aprobación de la Orden de Frailes de 
Santa María de la Merced, redención de cautivos bajo la regla de San 
Agustín (Devotioavis vestrae XVI kal. feb. 1235). 

Cf. Baumer, Bistoire du Bréviaire, II .70 : "H prescrlvit de récitor ou 
de chanter le Salve Regina le vendrodi aprés les CompUes". 



URBANO IV 



59 



Breve "Quoniam", 26 de abril de 1244 

Concede copiosas indulgencias a los que visiten la iglesia romana de J22 
los Ermitaños de San Agustín en las festividades... de la Asunción, Na- 
tividad, Anunciación y Purificación de Santa María... 

Determina que la fiesta de la Natividad de Nuestra Señora se celebre 123 
con octava. 

Respecto del escapulario carmelitano promulga tres documentos : uno 124 
én 1246; otro, Gum dilecti, 4 de octubre de 1247; el tercero, finalmente, 
Kjt parte dilcctorum, 13 de enero de 1252. 

Breve "Quae honorem", 1.° de septiembre de 1247 

Declara y mitiga, la regla de los frailes de la Orden de Santa María 
del Monte Carmelo, aprobada por Honorio III. Llama a la Virgen 

Gloriosísima Madre de Dios y siempre virgen María del 125 
Monte Carmelo. 

URBANO IV (1261-1264) 

La muerte de Federico II no solucionó las luchas de los últimos 
Hohenstaufen con el Papado, y no se libró de ellas Urbano IV, que ocupó 
la sede romana tras un cónclave dificultosísimo. Por haber sido patriar- 
ca de Jerusalén, se preocupó sumamente de los Santos Lugares. Aprobó 
la fiesta del Corpus. Santo Tomás, San Alberto Magno y San Buenaventura 
fueron las lumbreras de su tiempo, 

Quedan de este papa más de sesenta cartas y una Paráfrasis de los 
Padres de la Iglesia (cf. BAC II 630-944). 

Bula "Sol Ule", 23 de diciembre de 1261 

Aprueba la Orden de la Milicia de Santa María bajo la regular obser- J26 
vancia de San Agustín. 

Llama siempre a la Virgen gloriosa. 

Recomienda a los legos el rezo del oficio de Santa María Virgen. 



[Capitulum] ... gloriosissimae Dei Genitricis semperque Virginis 125 
Mariae de Monte Carmcli... 



122 Bullarum... amplísima collectio III 2D8 (Romae 1740). 
m BXIV 240 ; Vermeersch, I 150. 

124 E. Bergier, Les registres d'Innocent IV (París) I 1884. Cf. Ephe- 
merides Mariologicae, II 43-62, De Sacro Carmelitico Scapulari, por R. M. 
Sbrocchi. 

125 SA VII 27. 

BuUarwm... amplissima collectio... III 408 416: Cum a Xobie, 9 de ene- 
ro de 1263 : exenciones e inmunidades de la Congregación de Monjes del 
Monte de la Virgen, de la Orden de San Benito ; Ecclesia Romana, 12 de 
septiembre de 1263 : privilegio del abad de la Congregación de Monjes 
del Monte de la Virgen de usar mitra, báculo... ; otórgalo "por la devo- 
ción que siente para con Santa María Virgen gloriosa, en cuyo honor fué 
fundado dicho monasterio". 

,2 « Bullarum... ampUssiima collectio... III 398-401. 



60 



GREGORIO X- NICOLÁS III Y IV 



Cada día descienden bienes al pueblo cristiano por medio 
del rosario. 

GREGORIO X (1271-1276) 

Sus virtudes le han merecido el título de beato. Quiso ponerse per- 
sonalmente al frente de una cruzada. En 1274 morían Santo Tomás y 
San Buenaventura. Reunió el concilio II de Lyón. XIV de los univer- 
sales. Intervino con Alfonso X de CastiJla en los conflictos con el Imperio. 

A pesar de su gran actividad política en las disensiones de güelfos y 
gibelinos y de los problemas que heredó de una sede vacante durante 
treinta y tres meses, intervino doctrinalmente en cuestión tan importan- 
te como la profesión de íe de Miguel Paleólogo y la constitución dogmá- 
tica del Filioque (cf. BAC II 639-647). 

Conc. de Lyón H (1274) 

[Ecuménico XIV, acerca de la unión con los griegos] 

Creemos en el mismo Hijo de Dios, Verbo dé Dios..., en 
el tiempo nacido del Espíritu Santo y de María siempre vir- 
gen... 

NICOLAS III (1277-1280)* 

Siendo niño Nicolás III, le había preanunoiado San Francisco que lle- 
garía al sumo pontificado. El cónclave duró seis meses muy laboriosos. 
Para impetrar la paz entre los príncipes estableció en la Iglesia la 
colecta por la paz. 

La paz cristiana, la unidad con los ortodoxos y el celo universal 
especialmente para con los pueblos tártaros absorbieron su benemérita 
labor apostólica (cf. BAC II 652). 



NICOLAS IV (1288-1292)*' 

Fué el primer papa franciscano. En su tiempo florecieron también los 
principales doctores de la orden seráfica. Quiso ser enterrado en Santa 
María la Mayor. En 1291 ocurrió la milagrosa traslación de la casa 
de Xazaret a Dalmacia antes que a Loreto. 

Nicolás IV vió ahogarse en un mar de sangre todo el fruto de las 
cruzadas, cuando los musulmanes, con una matanza de G0.000 cristianos, 
pusieron fin a la dominación occidental en Tierra Santa (cf. BAC II 67 
659 664). 



...quotidie per Rosarium christiano populo bona provenire... 
Credimus ipsum Filium Dei, Verbum Dei...., temporaliter natum 
de Spiritu Sancto et Maria semper Virgine... 



Véase más abajo, en su propio lugar, León XIII, epíst. ene. Su- 
prumi Apostolatut. 

"» Msi XXIV 70. Profesión de fe de Miguel Paleólogo. 

• Nicolás III. Gravois, 16-17. Por estos años comenzó la iglesia de 
Roma a recitar el oficio de la Concepción. 

*• Nicolás IV. Edificó y consagró, en 1290, un hermoso templo a 
Marín, Reina de los ángeles (A. Luis, 79; María I 604). 



BENEDICTO XI. CLEMENTE V 



61 



Bula del año 1288 

. . . Esta es la mujer vestida del sol y bajo cuyos pies está 129 
la luna, que con su virginidad fecunda nos engendró al Salva- 
dor. Esta es aquella que, siendo madre y virgen, tuvo a Dios 
por Hijo, fué elevada sobre los coros de los ángeles a los rei- 
nos celestiales. Esta es... la Madre de Cristo, nacida de regia 
prosapia. . . 

BENEDICTO XI (1303-1304) 

La Iglesia lo venera como beato. Fué dominico y sucedió a Bonifa- 
cio VIII. Sobresale por sus grandes conocimientos filológicos. 

Además de su labor pacificadora entre los soberanos de su tiempo, 
se distinguió por la concesión de notables privilegios apostólioos a las 
órdenes mendicantes para provecho de los fieles (cf. Pdnk-B. II 248). 



Bula "Dum levamus", 11 de febrero de 1304 

Confirmación de la Orden de Frailes Siervos de la Santísima Virgen , J3Q 
bajo la regla de San Agustín. 

Llama a la Virgen gloriosa y hace profesión de "honrar todo lo que 
puede a la misma Virgen Nuestra Señora". 



CLEMENTE V (1305-1314) 

Inició el período de los papas en Aviñón. Fué el primero que usó 
la triple corona. Presidió el XV concilio general en Viena del Delfinado. 
Abolió los templarios. Raimundo Lulio fué una de las figuras principales 
de este tiempo. En 1308 murió Juan D. Escoto. 

Pertenecen a lo disciplinar las constituciones llamadas Clem-entinas. 
Condenó las sentencias de Pedro de Oliva y de los begardos, beguinos, 
"fraticeJli", duleinietas, etc. (cf. Llobc.v). 

Conc. Vienés (1311-1312) [Ecuménico XV] 

. . . Abiertamente con la santa madre Iglesia confesamos que 131 
el unigénito de Dios... asumió, en el tiempo, del tálamo virgi- 



Haec est mulier amicta solé, et luna sub pedibus eius, quae cum 129 
virgiinitate fecunda nobis genuit Salvatorem. Haec est illa quae et 
Mater et Virgo Deum habuit Filium, super choros Angelorum et 
caelestia regna exaltata... Haec est... Mater Christi, regali ex pro- 
genie orta. .. ex Davidica stirpe concepta... 

...aperte cum sancta matre Ecclesia confitemur, unigenitum Dei 131 
Filium... humanum videlicet corpus passibile et animam intellecti- 



A. Lui,s, 80. 
'» SA VII 30. 
131 Denz. 480. 



62 



JUAN XXII. CLEMENTE VI. GREGORIO XI 



nal... un cueipo humano pasible y un alma intelectual o ra- 
cional... 

JUAN XXII (1316-1334)* 

Más de dos años duró el cónclave en que fué elegido. La tensión entre 
el Pontificado y el Imperio fué el clima donde nacieron los errores dog- 
máticos más peligrosos de la época. Difundió en la Iglesia la devoción 
mariana del Angelus al atardecer. 

Personalmente, no como papa, sostuvo que la visión beatífica sólo se 
obtendría después del juicio universal. Condenó el Defensor Pacis, de 
Massilio Patavino, y los errores de Alvaro Pelayo. En sus días vivieron 
Dante y Eckhart. Juan de Polliaco y Juan Manduno (cf. Llorca). 

La santa madre Iglesia piadosamente cree y evidentemente 
supone que la bienaventurada Virgen fué asunta en alma y 
cuerpo. 

CLEMENTE VI (1342-1346)** 

Fué el pontífice que más se afianzó en Avignón, Trató con Petrar- 
ca. Compró el condado de Avignon. En 1348 se originó la terrible peste 
que asoló toda Europa. Protegió a los judíos, acusados de causantes de 
ella. Estableció los afios jubilares cada cincuenta años, en lugar de cada 
centenario, como había instituido Bonifacio VIII. Tuvo como gran co- 
laborador suyo al cardenal Gil de Albornoz. 

Condenó los errores de Nicolás de Autricourt, de los ármenos y de 
los disciplinantes y dió otras constituciones sobre el primado, el pur- 
gatorio, la penitencia y la confirmación (cf. Llorca). 



GREGORIO XI (1370-1378)*** 

Santa Catalina de Sena logró que Gregorio XI volviera a poner su 
sede en Roma. En 1372 mandó celebrar la fiesta de la Presentación de 
María. En el jubileo de 1375 ordenó que se añadiera la visita a Santa 



vam seu rationalem asumpsisse ex tempore in virginali thalamo... 

Sancta Mater Ecclesia pie credit et evidenter supponit quod 
beata Virgo in amima et corpore fuit assumpta. 



* Juan XXII. Bullwrum... amplissima collectio... III pars II 191; bula 
Cum a Xobis, 17 de mayo de 1324; aprobación de la Congregación de 
Monjes de Nuestra Señora del Monte Olívete (ningún elemento niarioló- 
gico). , 

Concedió cuarenta días de indulgencia a los que recitasen la antífona 
Salve Repina, que es como el himno oficial de la realeza de María (Ma- 
rIa I 604; A. Luis, 79). 

133 DTC VUI 639. 

** Clemente VI. Iiullarum... amplissima collectio... Illpars II 249 
300 (facultades al abad de la Congregación de los Monjes de Santa María 
del Monte Olivete : Sollicitiulinis pastoralis, 21 de enero de 1344 ; refor- 
ma de la Orden de los Frailes Siervos de Santa" María Virgen : Regimi- 
tii universaUs, 23 de marzo de 1346). 

Gregorio XI. En 1372 admite la fiesta de la presentación de Nues- 
tra Señora en el templo (BXIV 245-246 ; María I 233 ; Vermeersch, I 
186). 



URBANO VI. BONIFACIO IX 



63 



María la Mayor para lucrarlo. A su muerte comenzó el gran cisma de 
Occidente. 

Tuvo que condenar los errores de Wicleff y los de Pedro de Bo- 
nageta y Juan de Latone sobre la eucaristía (cf. Llorca). 



URBANO VI (1378-1389)* 

A pesar de su legítima elección, pudo con su carácter prestar algún 
pretexto al gran cisma de Occidente. Santa Catalina de Sena y Santa 
Brígida le apoyaban. San Vicente Ferrer se adhirió a la causa de Be- 
nedicto XIII. El mismo año de su muerte había instituido la fiesta de 
la Visitación de la Santísima Virgen. 

A partir de 1387, después de las tesis del dominico Juan de Monte- 
sono en París, comienza a agitarse y propugnarse cada vez más el pri- 
vilegio de la Inmaculada Concepción (cf. Llorca). 



BONIFACIO IX (1389-1404) 

Tuvo que luchar no poco con los antipapas de Avignon Clemente VIII 
y Benedicto XIII, lo cual no le impidió el robustecimiento de su poder 
temporal y su obra de santificación del pueblo cristiano, prineipalmenta 
durante el jubileo de 1400. 

Por esta época hacen su aparición los hussitas (cf. Llorca). 

Bula "Superni benignitas", 9 de noviembre de 1390 

La benignidad del supremo Hacedor... escogió de la escla- 
recida estirpe regia de David una virgen en cuyo seno tomase 
carne el Verbo mismo...: eligiendo por perfecta Reina a su glo- 

Superni benignitas Conditoris, humanam creaturam ad similitu- 
dinem suam creatam misericordi pietate respiciens, eam collapsam 
fore primi parentis lapsu considerans, illam miro decrevit consilio 
relevandam, ut scilicet Verbiwn supernum, quod erat in principio, 
cam a mortis nexibus liberaret. Igitur pii Patris, qua nos dilexit 
charitas, temporis veniente plenitudine, Verbum ipsum aeternum sub 
forma servi carnem nostrae mortalitatis assumere, ut eandem mor- 
tem nostram moriendo destrueret, ac damnationis sententiam simul 
et maculam, quam per reatum primi hominis generis humani posteri- 
tas incurrisse noscebatur, clemens Verbi aeterni bonitas aboleret. 
Quaproptcr de clara stirpe regia Davidica praelegit Virginem, in 
cuius útero mystico spiramine Verbum ipsum carnem susciperet, 
ut egrederetur iuxta verbum propheticum. Virga de radice Iesse, et 
Flos de radice eius ascenderet (Is 11,1), et requiesceret Spiritus 
Domini super eum, perfectam Reginam inclytam Matrem eligens, 
quae tanto Regi digna fuit sui corporis thalamum praeparare, de 

* Urbano VI. El 6 de abril de 13S9 da un decreto imponiendo a 
la Iglesia latina la fiesta de la Visitación de la Santísima Virgen (BXIV 
231: María I 231, Vermeersch, I 89 ; A. Luls, 80). No llegó a promul- 
garse, como consta de la bula Superni benignitas, 9 noviembre de 1390, 
en cuyo párrafo 3 y 4 se reproduce. 

133-im s¿ vil 30-34 ; BXIV 231 ; María I 604 : Vermeersch, I 89 : 
A. Luis, 80. 



64 



BONIFACIO IX 



riosa Madre, que fué digna de preparar para tan gran Rey el 
tálamo de su cuerpo.. ; pues en este lugar de tanta fecundidad, 
la Virgen regia, flor de santidad, concibió siendo virgen al 
Redentor de las naciones. Por cierto que la misma Reina de 
los cielos..., como esclavita humilde, aunque convertida ya en 
Madre del Señor, fué a la montaña a su pariente Isabel... 
134 Esta es Aquella de la que cantan las sagradas Escrituras 
que, vestida del sol, teniendo la luna bajo los pies, mereció ser 
coronada de doce estrellas. Esta es Aquella que llevó en sus 

<luo tanquam sponsus prae filiis hominum procederet speciosus, lo- 
cum Xazarcth, quae flos sive sarictitas dicitur, ad suam conceptio- 
nem elegit, in quo per angelicae Salutationis eloquia ipsius incarnati 
Verbi mysteria, miraque fuerunt solemnia celebrata. Ibi enim sumpsi- 
mus nostrae redcmptionis exordia, ibique primum dies sanctificatio- 
nis iilluxit, qui nobis de salute spcm intulit, et de aeternitate laetitiam. 
In hoc etenim tantae fecunditatis loco, Virgo regia venusrissima a 
Domino conservata, Flos sanctitatis. Vas caelestis gratiae mundissi- 
mum, omnium virtutem floribus redimita, cuius pulchritudinem sol 
i-t luna mirantur, Redemptorem gentium Virgo concepit, datura 
lucem gentibus sub mortis calígine constitutis. 

(1) Sane ipsa Regina caelorum in cuius se clausit viscera Dei 
Kilius factus homo, ex tanti honoris fastigio sibi per angelum nun- 
tiato ne(|iiaquam elationis assunvpsit spiritum, sed tainquam ancilla 
humilis, quamvis mater cffecta Domini, humilitatis suae, quam re- 
spexit Dominus, exsequens officium, exsurgcns abiit in montana ad 
F.lisabcth cognatam suam quae vocabatur sterilis, iam semestri 
praegnantem, cum festinatione ; et quemadmodum ab angelo humilli- 
me salutationis susceperat oraculum, sic etiam ipsam Elisabeth hu- 
militer salutavit. Elisabeth vero ut salutationem audivit Virginis 
gloriosae, repleta Spiritu sancto, et imcarnati Verbi mysterium in 
útero sentiens virginali, vece magna exclamavit, et dixit : Benedicta 
tu inter mulieres, et benedictus fructus ventris tai. Et unde hoc 
mihi, ut veniat Mater Domini mei ad me? Ecce enim ut facta est 
vox salutationis tuae in auribus meis, exsultavit prae gaudio infans 
in útero meo : et beata quae credidisti, quoniam perficientur in te 
quae dicta sunt tibi a Domino (Le 1,42-45). 

(2) Ad quam Virgo veneranda in humilitatis spiritu respondens, 
illud mirabile Canticum decantavit : Magníficat anima mea Domi- 
nión, et exsultavit spiritus ineus in De& salutari meo. Quiarespexit 
humilitatem ancillac suae: ecce enim ex hoc beatani me dicent 
onnies generationes. Quia fecit mihi magna qui potens est, et sanc- 
tum nomen eius (ibid., 46-49). O magnum mysterium! o admirabik 
commercium ! o ineffabile sacramentum ! ut matres de pignoribus 
quae ijestabant in uteris in spiritu presentirent, et etiam propheta- 
rent, et ut sacii F.vangelii pandit historia caeli Regina grávida 
partu consecranda divino, pro humilitatis amplioris signáculo Prae- 
cursoris sui quem gestabat Fllii, genitricis gravidae, humanitatis 
impendan! olisequium : quo impenso compktoque huiusmodi visita- 
tionis quasi trium mensium tempore, in donnun suam est reversa. 

134 Haec est enim illa de qua sacra canunt Elogia, Solé amicta, lunam 
habens sub pedibus, stellis coronari meruit duodenis. Haec est enim 



BONIFACIO IX 



65 



castas entrañas al Hacedor del cielo y de la tierra, y sola Ella 
trituró todas las herejías e intercede en favor del pueblo cris- 
tiano ante el Rey que dió a luz, como Abogada valerosa y 
Orante vigilantísima. 

Pasa luego a promulgar el decreto de su predecesor, estableciendo la 
fiesta de la Visitación. Ordena la fiesta universal, con rito doble ; reco- 
mienda el ayuno en la vigilia de la fiesta (como también de la Natividad 
y Asunción) ; concede muchas indulgencias. Veamos el preámbulo o ra- 
zonamiento : 

El papa Urbano VI, de feliz recuerdo, nuestro predecesor, 135 
juzgando digno y debido que se celebre en la Iglesia la festi- 
vidad de la Visitación de Santa María Virgen...; y teniendo 
en cuenta que la humana lengua no es capaz de manifestar las 
glorias de tan gran Virgen, ni tampoco los santos y justos po- 
drán ensalzar plenamente con dignos encomios aquella en cuyo 
seno virginal se aposentó el que no podrían contener los cie- 
los; y considerando que, desde el momento en que se nos man- 
illa quae in suis castis visceribus caeli terraeque gestavit Opificem, 
et sola cunetas haereses interemit, et pro Christiano populo ut Ad- 
vocata strenua et exoratrix pervigil ad Regem quem genuit inter- 
cedit. 

(3) Igitur felicis recordationis Urbanus papa sextus Praedeces- 135 
sor noster dignum reputans et debitum, ut festum Visitationis ipsius 
beatae Mariae Virginis quando, ut praefertur, visitavit Elisabeth, 
in Dei Ecclesia celebretur, pro testimonio sancti suffultum' Evangelii 
humanis nequit rationibus detrectari ; ac attendens quod laudes 
tantae Virginis humana lingua non sufficit exprimere, nec etiam 
sancti et iusti eam, in cuius ille quem caeli capere non poterant se 
contulit aula virginali, dignis laudum praeconiis ad plenum efferre 
poterunt : et considerans quod ex quo Dominum in sanctis suis 
laudare iubemur, quanto magis in veneratione beatae Mariae Virginis 
Matris ipsius exsultantibus animis collaudare, et eius laudum augen- 
do titulos, gratias referre quem genuit Filio debeamus, quae etiam 
exaltata super sidera, stellato consedit sui solio Genitoris; ne etiam 
divinae visus fuisset resistere voluntati, quae tam sibi quam aliis 
viris devotis ad huiusmodi sanctam festivitatem celebrandam, ut pie 
idem Praedecessor credidit, dignata fuit mentem inspirare, delibe- 
ratione etiam super hoc matura praehabita, de fratrum suorurn 
Sanctae Romanae Ecclesiae Cardinalium, de quo numero tune era- 
mus, consilio, ad exaltationem fidei catholicae digne et rationabili- 
ter, videlicet VI Idus Aprilis, pontificatus sui anno undécimo statuit, 
ut festum praefatum, videlicet Visitationis beatae Mariae Virginis, 
quando, ut praefertur, visitavit Elisabeth VI Nonas Iulii annis sin- 
gulis in Dei Ecclesia cum laudum cántico, laetitiae iubilo, cordisque 
tripudio, sub duplici officio per orbem universum solemniter cele- 
braretur. Suasit etiam et consuluit idem Praedecessor, ut ipsius festi 
Vigilia, ut Vigilia Nativitatis et Assumptionis praedictae Virginis 
festivitatum etiam in observatione ieiunii devotius observaretur. Et 
mandavit quod simíle, non tamen dúplex Officiura absque alicuius 
sancti commemoratione, exceptis primis Vesperis ante octavam apos- 

Doctr. pontif. 4 3 



6(3 



BONIFACIO IX 



da alabar al Señor en sus santos, mucho más debemos con ale- 
gres almas alabarle, venerando a Santa María Virgen, su pro- 
pia Madre..., que, elevada por encima de las estrellas, se sen- 
tó en el estrellado trono de su Padre..., determinó... que se ce- 
lebrase... dicha fiesta... 

... Avisamos y exhortamos... a todos los patriarcas... que 
celebren dovota y solemnemente tan gloriosa y célebre fiesta..., 
para que, por la piadosa intercesión de la misma Virgen Ma- 
ría, merezcan los fieles cristianos ser aquí defendidos de los 
daños y conseguir en lo porvenir los gozos eternos. 

tolorum Petri et Pauli et Officio totius diei octavae, cum comme- 
moratione tamen .eiusdem novi festi, per septem sequentes dies in 
ecclesia cum celebritate debita decantaretur. 

(4) Ac etiam volens idem Praedecessor Christi fideles ad colen- 
dum tantae festum Virginis et etiam celebrandum donis spiritualibus 
animare, ipsosque mysticis de thesauris militantis Ecclesiae benedic- 
tionum muneribus cupiens praevenire, et ómnibus veré poenitentibus 
et confessis, qui Matutinali officio festi eiusdem in ecclesia qua 
idem of f icium celebrarctur, interessent, centiun ; qui vero Missae, 
totidem; qui autem primi festi Vesperis, similiter centum; qui autem 
secundis, totidem ; illis vero qui Primae, Tertiae, Sextae, Nonae, 
ac Completorii officiis, pro qualibet Horarum ipsarum quadraginta 
dies; illis autem qui per octavas festi praedicti Matutinalibus, Ves- 
perarum, Missae, ac praedictarum Horarum officiis interessent, 
centum dies singulis octavarum ipsarum diebus de omnipotentis Dei 
misericordia, et bcatorum Petri et Pauli apostolorum eius auctori- 
tate confisus, de iniunctis sibi poenitentiis misericorditer relaxavit. 

(5) Ne autem pro eo quod ipsius Praedecessoris superveniente 
obitu litterae apostolicae super praemissis confectae minime exstite- 
runt, huiusmodi constiturio dicti Praedecessoris frustretur effectu: 
\ olentes et auctoritate apostólica decernentes, quod huiusmodi Consti- 
tutio a dicta die, videlicet VI Idus Aprilis perinde sortiatur effec- 
tum, ac si super ea Praedecessoris litterae sub ipsius diei data con- 
factae fuissent, ut superius enarratur: quodque praesentes litterae ad 
probandum plene constitutionem huiusmodi ubique sufficiant, nec 
ad id probationis alterius adminiculum requiratur : universos pa- 
triarchas, archiepiscopos, episcopos, et alios Ecclesiarum praelatos 
monemus et hortamur in Domino, per apostólica eis scripta in vir- 
tutc sanctae obcdientiae districte praecipicndo mandantes, et in re- 
missionem peccaminum iniungentes, quatenus tam gloriosum festum 
et celebre singulis VI Nonas Iulii, ut praefertur, devote ac sollem- 
niter celebrent, ac ieiunium Vigiliae- huiusmodi suadeant in augmen- 
tum meriti observari, et faciant per universas ecclesias suarum 
civitatum, et dioecesum celebran, ac officium peragi supradictum, 
ut pia eiusdem Virginis Mariae intercessione ipsi Christi fideles et 
hic a noxiis protegí, et in futuro sempiterna! gaudia consequi me- 
reantur. 



MARTÍN V. EUGENIO IV 



67 



MARTIN V i 1417-1431)* 

Antes de ser papa había sido llamado "La Felioiídad de su tiempo". 
Convocó el concilio de Pavía, y el de Basilea para 1431. Este mismo año 
fué martirizada Juana de Arco. En 1425 aprobó la fundación de la Uni- 
versidad de Lovaina. (Llorca.) 



EUGENIO IV (1431-1447)** 

Todo su pontificado gira en torno al concilio XVII general en Basi- 
lea, Ferrara, Florencia y Roma. A las sesiones de Florencia asistió 
Juan VII Paleólogo. En 1493 fué elegido Félix V, el último de los 
antipapas. San Bernardino y San Antonio son dos grades figuras de 
esta época. 

Del concilio Florentino son los célebres decretos para los griegos, ár- 
menos y jacobitas. Eugenio IV luchó, aun oon las armas, contra los 
hussitas de Bohemia (cf. Llobca). 

Cono de Basilea (1439) 

Aunque en los momentos en que esta materia se determinó había roto 
el concilio con el papa, poco a poco fueron los romanos pontífices de- 
terminando todo lo que en el mencionado decreto se contiene. 

Acerca de la concepción de la gloriosa Virgen María, Madre de 137 
Dios, y sobre el principio de su santificación se han movido hasta 
el presente en diversas partes reñidas contiendas. Nosotros, mira- 
das con diligencia las autoridades y razones que muchos años ha 
por parte de ambas opiniones se han alegado en relaciones públicas 
ante este santo sínodo, después de haberlas ponderado con madu- 
ra consideración, definimos y declaramos que aquella doctrina que 
tiene que la gloriosa Virgen María, asistida de la gracia . singular 



Elucidantibus divinae gratiae mysteria niercedem gloriosam repromisit 137 
aeterna Dei Patris sapientia, dum ait : Qui elucidunt me vitam aeternam 
liabebunt (Eccli 24). Quod etiam de gloriosa Virgine, quae ipsam 
Patris Sapientiam Dei Filium aeternum in útero pertulit, ac mundo pe- 
perit, sacxosancta legit Ecclesia. Nam quidquid de digndtate et subli- 
mitate Virginis Matris educitur in lucem, hoc non dubium est ad laudem 
et honorem Filii sui pertinere. Et qui honorificant gratiam et sanctita- 
tem Matris, honorificant et elucidant gloriosum nomen Filii eius, qui 
ipsam sanctificavit et replevit gratia. Unde si in ceteris rebus elucidatio 
verilatis, quae a Domino Deo est, praeclara merita parturit, in ea re 
specialiter fructus ubérrimos afierre speranda est, quae sanctificationem 
et dedicationem templi illius concernit, in quo ante snecula, antequam 
tcrra fieret, et ab aeterno sibi mansionem ordinavit prima et aeterna 
Veritas. Id quoque máxime congruit, ut pax habeatur in quaestionib^s 
eoncerneutibus sanctitatem ¡Jlius per quam pax diffusa est «in terris. 



* Martín V. SA VII 33-40. Confirmación de la regla de los Frailas 
y Monjes de la Tercera Orden de los Siervos de la Santísima Virgen pol- 
la bula Sedis Apoxtolicne, 16 de mayo de 1424. 

** Eugenio IV. SA VII 39. Bula Rom-ani Pontificó, 15 de febre- 
ro de 1431. Declaración y mitigación de la regla de los Frailes de Santa 
María del Monte Carmelo, aprobada por Honorio III. 

. 137 Msi XXIX 182-1S3 ; Mir, 115-116 ; Gravois, 17-28 170-171 174-17G. 



preveniente y obrante del divino Numen, nunca estuvo actualmen- 
te sujeta al pecado original, sino que siempre fué inmune de toda 
culpa original y actual, santa e inmaculada, se ha de aprobar por 
todos los católicos y seguir y abrazar como piadosa y conforme a! 
culto eclesiástico, a la fe católica y a la recta razón y a la Sagra- 
da Escritura; y que a ninguno es lícito predicar o enseñar lo con- 
trario. Renovando además la institución acerca de celebrar su santa 
concepción, que el día 8 de diciembre, por antigua y loable costum- 
bre se celebra, así por la Iglesia Romana como por otras iglesias 
estatuímos y ordenamos que la misma celebridad se ha de festejar 
con las debidas alabanzas el mismo dicho día en todas las iglesias, 
monasterios y conventos de la religión cristiana, debajo del nombre 
de La Concepción, y a todos los fieles que verdaderamente arrepen- 
tidos y confesados se hallaren presentes el mismo día a la misa 
solemne, concede este santo sínodo cien días de indulgencia; otros 
tantos, si a las primeras y segundas vísperas, pero si al sermón de 
1?. festividad, ciento cincuenta días, por concesión duradera perpe- 
tuamente. 

Const. apost. "Advesperascente" (1439) 

Difunde la práctica del rosario por el Oriente. 



Hitctenus vero difficilis quaestio in diversis partibus et coram hac sancta 
synodo super Conceptione ipsius gloriosae Virginis Mariae Matris Dei 
et exordio sanctificationis eius facta est, quibusdam dicentibus ipsam 
Virginem et eius animam per aliquod tompus aut instaos temporis subia- 
cuisse actualiter originali culpae, aliis autem e converso dicentibus a 
principio creationis suae Deum ipsam diligendo gratiain eidem contulisse, 
per quam a macula orgiuali illam beatissiinam personam liberans ct 
praeservans, sublimiori sanctificationis genere redemit, cum fundaret eam 
Altissimus ipse, et ipsam fabricare Filius Dei Patris, ut esset Mater in 
terris. Nos vero diligenlcr inspectis auctoritatibus et rationibus, quae iam 
a pluribus annis in publicis relationibus ex parte utriusque doctrinae 
coram hac sancta synodo allegatae sunt, aliisque etiam jilurimis t-uper 
hac re visis, et matura consideratione pensatis, doctrinam illam disse- 
rentem gloriosam Virginem, Dei Genitriceni Mariam, praeveniente et ope- 
rante divini Numinis gratia singulari, numquam actualiter subiacuisse 
originali peccato, sed immunem semper fuisse ab omni originali et actuali 
culpa, sanctamque et inunaculatam tanquam piam et consonam cultui 
ecclesiastico, lidei catholicae, rectae rationi et sacrae Scripturae, ab ómni- 
bus Catholicis approbanidam fore, tenendam et amplectendam, definimus 
et declaramus, nullique de cetero licitum esse in contrarium praedicare 
seu docere. Renovantes praeterea institutionem de celebranda sancta eius 
Conceptione, quae tam per Romanam quam per alias ecclesias VI Idus 
Deeembris antiquae et laudabili consuetudine celebratur, statuimus et 
ordinamus eamdem celebritatem praefata die in ómnibus ecclesiis, monas- 
teriis et conventibus Christianae religionis, sub nomine Conceptionis íes- 
tivis laudibns colendam esse, cunctisque fidelibus veré poenitentibus et 
confessis eadem de Missaruin sollemnis centum primis autem vel secun- 
dis Vesperis totidem, svrmoni vero verbi divind de ea festivitate interes- 
sentibus centum quinquaginta dies, concessione perpetuis temporibus du- 
ratura, de iniunctis sibi poenitentiis haec sancta synodus elargitur. 

...ut per orientales nationes dilataretur... 



13 » Cf. León XIII, epíst. ene. Adiutricem populi. 



EUGENIO IV 



69 



Conc. Florentino (1438-1445) [Ecuménico XVII] 
Bula "Exsultate Dco", 22 de noviembre de 1439 

Concordia de los armenios con la santa Iglesia. Se les propone 139 
la fe de los seis primeros concilios universales. 

Según ellos, Jesucristo nació de 

Santa María Virgen. 

María Virgen, Madre de Dios. 

Habiéndose disputado, entre otras cosas, con los mismos 140 
armenios en qué días deban celebrarse las festividades de la 
Anunciación de Santa María Virgen... y de la Presentación 
del mismo (Jesús) en el templo, o de la Purificación de Santa 
María, y habiéndose esclarecido la verdad, ya por los testimo- 
nios de los Padres, ya por la costumbre de la Iglesia romana 
y de todas las otras entre los latinos y griegos...: decretamos, 
conforme a la verdad y a la razón y al uso de todo el orbe, que 
también los armenios han de celebrar solemnemente la fiesta 
de la Anunciación de Santa María el día 25 de marzo..., y de 
la Purificación de la Madre de Dios, el día 2 de febrero... 

... ex sancta María natus est. 139 
... ex María Virgine, Dei Genitrice secundum humanitatem... 
Cum ínter alia sit etiam cum i.psis Armenis disputatum quibus 140 
diebus festivitates Annuntiationis beatae Mariae Virginis, Nativitatis 
beati Ioannis Baptistae, et consequenter Nativitatis et Circumcisionis 
Domini nostri Iesu Christi, ac Praesentationis eiusdem in templo 
seu Purificationis beatae Virginis Mariae celebrari debeant, satisque 
dilucide veritas patefacta fuerit, tam sanctorum Patrum testimoniis, 
quam consuetudine Ecclesiae Romanae, et omnium aliarum univer- 
saliter apud Latinos et Graecos : ne igitur in t antis celebritatibus 
dispar sit Christianorum ritus, unde perturbandae caritatis occasio 
possit oriri, decernimus tanquam veritati et rationi consentaneum, 
et iuxta totius reliqui orbis observantiam, ut ipsi etiam Armeni 
festum Annuntiationis beatae Mariae die 25 Martii, Nativitatis beati 
Ioannis Baptistae 24 Iunii, Nativitatis vero, secundum carnem Sal- 
vatoris nostri 25 Decembris ; Circumcisionis eiusdem 1 Ianuarii, 
Epiphaniae 6 eiusdem Iannuarii, Praesentationis Domini in templo, 
seu Purificationis Dei Genitricis 2 Februarii debeant sollemniter 
celebrare, etc. 



"» Msi XXXI 105 ; SA VII 42-43. 
"» Msi XXXI 1060; SA VII 43-44. 



Bula "Cántate Domino", 4 de febrero de 1441 



Concordia de los jacobitas de Egipto con la santa romana Iglesia. El 
papa les propone los dogmas de fe. Según ellos, Jesucristo 

141 tomó la' verdadera y total naturaleza del hombre del in- 
maculado seno de María virgen. 

Hijo de Dios, nació verdaderamente en la humanidad toma- 
da de la Virgen. 

142 Anatematiza a Valentino, que afirmaba que el Hijo de Dios 
no había tomado nada de la Virgen, sino que había asumido 
un cuerpo celestial y que de ese modo hab'a pasado por el seno 
de la Virgen. . . 

143 Abraza también, aprueba y hace suyo el santo primer con- 
cilio Efesino..., en el cual se definió que... Santa María siem- 
pre virgen era no sólo Christotókos, sino también Theotó- 
kos, esto es, no sólo madre del hombre, sino también Madre 
de Dios... 

PAULO II (1464-1471)* 

El peligro turco y la guerra con los hussitas fueron suficientes para 
absorber toda la actividad de este pontífice. Reprimió también las auda- 
cias de los humanistas y renacentistas. En 1471 murió Tomás de Kempis. 

En su tiempo se difundieron los errores de Pedro de Rivo y Pedro 
de Osma (cf. Llobca). 



141 Firmiter credit... veram hominis integramque naturam ex im- 
maculato útero Mariae Virginis assumpsisse... 

Firrniter credit... Dei Filium in assumpta humanitate ex Virgine 
veré natum... 

142 Anathematizat... Valentinum asserentem Dei Filium nihil de 
Virgine Matre cepisse, sed corpus caeleste sumpsisse, atque ita 
transisse per uterum Virginis, sicut per aquaeductum defluens aqua 
transcurrit. 

j43 Amplectitur etiam, approbat et suscipit sanctam primam Ephesi- 
nam synodum... in qua... definitum est... beatam Mariam semper 
Virginem non solum Christotocon, sed etiam Theotocon, hoc est, 
non tantum hominis, sed Dei genitricem, ab omni Ecclcsia praedi- 
candam... 



"» Msi Suppl. ad XXXI 173" ; SA VII 44. 
»« Msi Suppl ad XXXI 1738; SA VII 45. 
« Msi Suppl. ad XXXI 1740; SA VII 46. 

* Padix) II. Concede la fiesta de la Presentación a Sajonia (BXIV 
245-C). Cf. Baumeu, Hixtoire dit Bréviaire II (París 1905) p.109-110. 



SIXTO IV 



71 



SIXTO IV (1471-1484)* 

Se le debe la capilla Sixtlna, índice de la tendencia renacentista de 
Ins papas de este período. Nunca pudo liberarse de su afición ne- 
pbtlstica. Aprobó la Orden de los Mínimos. No perdió de vista el 
peligro turco, que procuró conjurar con una buena política de alianzas. 

Dió un eran apoyo a la doctrina inmaculista. En 1479 condenó los 
errores de Pedro Martínez de Osma. Había también prohibido las doc- 
trinas de Pedro de Rivo y de Juan Wenel. Intervino finalmente en otras 
discusiones entre las escuelas franciscana y dominica (cf. Llorca). 

Tres son las constituciones de Sixto IV, más bien disciplinares que 
dogmáticas o doctrinales : Cum, praeexcelsa, y dos que comienzan Grave 
nimias. V. Mir 133-155. En las colecciones hay que buscarlas entre las 
extravagantes. 

Bibliografía: C. Sericoli, O. F. M., Imm<ieulata B. If. Virginis Coiv- 
ceptio iuxta Xysti IV Constitutiones : Bibl. Mariana Medii Aevi, 5 (Sibenici 
1945). 

Const. "Cum praeexcelsa", 28 de febrero de 1476 

Cuando investigamos con devota consideración y revolve- 
mos en nuestro interior los excelentísimos méritos con que la 
Reina de los cielos, la gloriosa Virgen Madre de Dios, pues- 
ta a la cabeza de los moradores celestiales, aventaja en res- 
plandor, como estrella matutina, a las estrellas, conviene a sa- 
ber, que Ella, como camino de misericordia, madre de gracia y 

Cum praeexcelsa meritorum insignia, quibus regina caelorum, 
Virgo Dei genitrix gloriosa, sedibus praelata aethereis, sideribus 
quasi stella matutina praerutilat, devotae considerationis indagine 
perscrutamur... : dignum, quin potius debitum reputamus, universos 

* Varios hechos marianos de Sixto IV son dignos de especial men- 
ción. 

1) Por breve del 12 de julio de 1472 permitió que se celebrara la 
fiesta de la Pigmentación el 21 de noviembre (Baosier, Histoire d'u Bré- 
viaire, II 110; Vermbersch, I 186). 

2) El año 1476 aprueba el oficio de la Inmaculada compuesto por 
Xogaroles (BXIV 250). Expresamente se dice al final de la bula Cwn 
praeexcelsa, de 28 de febrero de 1476. 

3) El 27 de febrero de 1477 hace inscribir en el calendario de la 
diócesis de Roma la fiesta de la Inmaculada, y concede indulgencias a 
su celebración (Vermeersch, I 199). 

4) Por el breve TAbenter ad ea, 4 de octubre de 1480, dirigido a Ber- 
nardino de Bustos, le concede la pracia de que se pueda rezar privada- 
mente el oficio de la Inmaculada por él compuesto (Mir 197). 

5) El 28 de noviembre de 1176 declara y mitiga la constitución de 
Honorio III acerca de la regla de los Frailes de la Orden de Santa María 
del Monte Carmelo (Bullarum... amplissima collectio... III pars III 154). 

6) Compuso e indulgenció una hermosa plegaria a la Virgen, en la 
que le da el titulo de Rein-a del cielo. Señora del mundo (María I 604 ; 
Marie IIP 48; A. Luis 78-80). 

144 Msi XXXII 373 ; Friedberg, Corpus fíiria CanonícA. II 1285 ; Gra- 
vois, 28-31. Los que celebren devotamente la fiesta de la Concepción de 
la Inmaculada Virgen y asistan, en la misma fiesta y en la octava, al 
oficio, ganarán las indulgencias concedidas a la solemnidad del . Corpus. 



72 



SIXTO IV 



de piedad, amiga consoladora del humano linaje, intercede ante 
el Rey que engendró con su diligente y vigilantísima oración 
en favor de los fieles oprimidos por el peso de sus delitos: te- 
nemos por cosa digna, más aún, obligada, invitar a todos los 
fieles cristianos, con indulgencias y perdón de los pecados, a 
que agradezcan y alaben, por la maravillosa concepción de la 
misma inmaculada Virgen, al omnipotente Dios (cuya provi- 
dencia, mirando benignamente desde la eternidad la pequeñez 
de la misma Virgen, para reconciliar con su Hacedor la huma- 
na naturaleza, sujeta a la muerte eterna por la caída del primer 
hombre, la hizo morada de su Unigénito con la preparación del 
Espíritu Santo, de la cual tomase la carne de nuestra mortali- 
dad para la redención de su pueblo, y no obstante eso per- 
maneciese inmaculada virgen después del parto) y a que asis- 
tan a las misas y a otros oficios divinos establecidos en la Igle- 
sia de Dios para ello, para que se hagan, por este medio, más 
aptos para [recibir] la divina gracia por los méritos e inter- 
cesión de la misma Virgen. 

Bula "Ea quae ex fidelium", 12 de mayo de 1479 

Aprobación del salterio de Santa María Virgen (rosario) y conce- 
sión, de indulgencias a su rezo. 

145 Las cosas que piadosamente han sido ordenadas por la de- 
voción de los fieles al honor y gloria de Dios omnipotente y 
de la gloriosa Virgen María..., confirmamos... 

... Se nos ha propuesto poco ha... que se ha renovado cier- 
to modo o rito piadoso y devoto de orar..., conviene a saber, 
que el que quiere orar de esa manera, dice diariamente en ho- 
nor de Dios y de la Santísima Virgen María, y contra los in- 

Christi fideles, ut omnipotenti Deo (cuius providentia eiusdem Vir- 
ginis humilitatem ab acterno respiciens, pro reconcilianda suo auctori 
humana natura lapsu primi hominis aeternae morti obnoxia, eam 
sui Unigeniti habitaculum Sancti Spiritus praeparatione constituit, 
ex qua carnem nostrae mortalitatis pro redemptione populi sui assu- 
merct, et immaculata Virgo nihilominus post partum remaneret) de 
ipsius immaculatac Virginis mira conceptione gratias et laudes re- 
ferant, et instituía propterea in Dei Ecclesia Missas, et alia divina 
officia dicant, et illis intersint, indulgcntiis et peccatorum remissio- 
nibus invitare, ut exinde fiant eiusdem Virginis meritis et interces- 
sione divinae gratiae aptiores. 
145 Ea quae ex fidelium devotione ad Dei omnipotentis, et gloriosae 
Virginis Alariae laudem et gloriam pie ordinata sunt, ut firma per- 
mancant nostrae approbationis robore solidamus. 

... Nobis fui! nuper propositum, quod... innovatus est certus 
modus sive ritus orandi pius et devotus... videlicet, quod quilibet 
volen9 eo modo orare, dicit qualibet die ad honorem Dei et beatis- 



145 SA VII 45-46; Bullarum.... amplissimc collectio... III pars III 172. 



SIXTO IV 



7:! 



minentes peligros del mundo, tantas veces la salutación angé- 
lica Ave María cuantos son los salmos en el Salterio de Da- 
vid..., anteponiendo una vez, a cada decena de tales salutacio- 
nes, la oración dominical. Y este rito o manera de orar se llama 
vulgarmente salterio de la Virgen María... 

Nos... el antedicho salterio..., con autoridad apostólica, por 
las presentes aprobamos... 

Bula "Romanus Pomtifex", 8 de diciembre de 1479 

Erige en la basílica vaticana una capi.lla y la dedica a la concep- 
ción de María, otorgando gracias espirituales. 
Llama a la Virgen María 

gloriosa Madre de nuestro Señor Jesucristo. 

1." Const. "Grave nimis" (1481 

Va dirigida contra los predicadores que atacaban el misterio de la 
concepción, en concreto contra el P. Bandello, y osaban murmurar con- 
tra el papa Sixto IV, que acababa de instituir la fiesta de la Inmaculada. 

Da fe de que, en el día 8, se celebra solemnemente fiesta, por insti- 
tución de la Iglesia romana, en honor y bajo la invocación de la Con- 
cepción de la Virgen María. 

2." Const. "Grave nimis", 4 de septiembre de 1483 

... Celebrando públicamente la santa romana Iglesia una 
fiesta solemne de la concepción de la intacta y siempre Vir- 
gen María, y habiendo ordenado acerca de Ella un oficio es- 
pecial y propio, algunos... predicadores... no dejan de predi- 
car que los que sostienen o afirman que la misma gloriosa e 
inmaculada Madre de Dios fué concebida sin mancha de peca- 

simae Virginis Mariae, et contra imminentia mundi pericula, toties 
Angelicam Salntationem Ave Maña, quot sunt psalmi in Psalterio 
Davidico, videlicet centies et quinquagies, singulis decem salutatio- 
nibus huiusmodi orationem Dominicam semel proponendo. Et iste 
ritus sive modus orandi, Psalterium Virginis Mariae vulgariter 
nuncupatur. 

Nios... praefatum Psalterium, sive modum orandi praedictum... 
auctoritate apostólica, tenore praesentium approbamus... 

Sane cum S. Romana Ecclesia de intemeratae semperque Virgi- 
nis Mariae conceptione publice festum sollemnitcr celebret, et spe- 
ciale ac proprium super hoc officium ordinaverit nonnulli, ut acce- 
pimus, diversorum ordinum praedicatores in suis sermonibus ad 
populum publice per diversas civitates et térras affirmare hactenus 

Bullarum... amplissima coUectio. . . III pars III 177. 
*" Msi XXXII 374. 

148 Friedberg, II 1286 ; Denz. 735 : Prohibe de nusvo tachar de here- 
jes y pecadores a los que defienden y profesan la inmaculada concepción 
de María ; contra el P. Bandello. 



74 



INOCENCIO VIH. ALEJANDRO VI 



do original, pecan mortalmente, o que son herejes, y que pe- 
can gravemente los que celebran el oficio de la misma inmacu- 
lada concepción y los que escuchan los sermones de los que 
afirman que Ella fué concebida sin tal mancha. . . 

Nos, pues..., como falsas y erróneas y totalmente ajenas 
de verdad..., reprobamos y condenamos tales afirmaciones..., y 
establecemos y ordenamos que... los tales incurran en exco- 
munión. . . 

INOCENCIO VIII (1484-1492)* 

Papa típicamente renacentista. Trabajó políticamente cuanto pudo con- 
tra los turcos. En 1487 dobló Bartolomé Díaz el Cabo de Buena Espe- 
ranza. Ayudó en sus empresas a Isabel y Fernando de España, a los que 
concedió el título de Reyes Católicos. Aprobó la Orden de las Con- 
cepcionistas. 

Prohibió las 90 tesis de Pico de la Mirándola y promulgó varias 
constituciones contra la hechicería (cf. Llorca). 



ALEJANDRO VI (1492-1503)** 

Su figura es sobradamente recordada en la historia. Su actividad pas- 
toral fué muy meritoria. Aprobó la Orden de la Anunciación. Indulgen- 
ció la práctica de las oraciones de mediodía para pedir auxilio del cielo 



non erubuerunt, et quotidie praedicare non cessant, omnes illos, qui 
tenent aut asscrunt, eandem gloriosam et immaculatam Dei genitri- 
cem absque originalis peccati macula fuisse conceptam, mortaliter 
pcccare, vel esse haereticos, eiusdem immaculatae conceptionis offi- 
cium celebrantes, audicntes sermones illorum, qui eam sine huius- 
modi macula conceptam esse affirmant, peccare graviter... Nos 
huiusmodi assertiones utpote falsas et erróneas et a veritate penitus 
alienas, cditosque desuper libros praedictos, id continentes, quoad 
hoc auctoritate apostólica tenore praesentium reprobamus et dam- 
namus... (sed rcprehenduntur etiam ii) qui ausi fuerint asserere, 
contrariam opinionem tenentes, videlicet gloriosam Virginem Ma- 
riam cum originali peccato fuisse conceptam, haeresis crimen vel 
pcccatum incurrere mortale, cum nondum sit a Romana Ecclesia et 
Apostólica Sede decisum... 

* Inocencio VIII. Son dignas de tenerse en cuenta las siguientes 
intervenciones del papa en honor de la Santísima Virgen : 

1) Confirma las constituciones de Sixto IV (Min, 159). 

2) Con la bula Inter innúmera, del 30 de abril de 1489, instituye 
la Orden de la Concepción Inmaculada (concepcionistas) (Mía, 159 ; Gra- 
vois, 31) ; y con la Pía dcvotorwm, la fundación de las concepcionistas 
de Murcia. 

3) En el año 1489 aprueba la invocación de la Virgen bajo el tí- 
tulo de la Inmaculada Concepción (DTC VII 1164). 

4) En la const. Splendor patemoe gloríae, del 20 de febrero de 1491, 
define las Cofradías del Rosario, llamándolas "devotísimas Cofradías". 
Cf. León XIII, epíst. ene. Augustissim-ae Vit-yinis. 

** Alejandro VI : 

1) El 25 de octubre de 1495 aprobó una Cofradía de Nuestra Señora 
de los Dolores, establecida en Bélgica hacia el año 1490 (Verjjeersch, 
I 30). [En Colonia se instituyó en 1423. Cobró más impulso en 1008 y 



JULIO ni LEÓN X 



75 



contra los turcos. Fué el Arbitro entre España y Portugal para los lí- 
mites de las respectivas conquistas. Favoreció a Copérnico, 

Inició la censura eclesiástica de las publicaciones y en su tiempo fué 
condenado Savonarola (cf. Llorca). 



JULIO II (1503-1513)* 

Julio II es el gran mecenas de Bramante, Miguel Angel y Rafael. 
Puso la primera piedra da la basílica Vaticana. Continuó la política de 
pacificación y unión de los príncipes cristianos contra los mahometanos. 
En su tiempo inició Cisneros la Poliglota de Alcalá. 

Condenó el conciliábulo de Pisa y convocó el II conciilo de Letrán, 
XVIII ecuménico, que en las íosiones primeras, en vida de Julio II, no 
promulgó decretos dogmáticos (cf. Llorca). 



LEON X (1513-1521) ** 

Con los sucesos de su época se abre la era moderna de la Iglesia. 
Fomentó las ciencias eclesiásticas, la evangelización de América y el es- 
tablecimiento de los montepíos. Dió a Enrique VIII el título de Defen- 
xor Fiflei, terminó el XVIII concilio general. 

Condenó los errores de Lutero en la bula Exitrge, las doctrinas aris- 
totélicas sobre el alma humana y renovó la vigencia dte la bula Unam 
danctam (cf. Llorca). 



1672. y fué prescrita a la Iglesia universal en 1715 (Baumer, Histoire éu 
Bréviañre, II 109)]. 

2) En su "motil proprio" IlKun qui, de 22 de febrero de 1502, inserta 
1 aconstitución Grané nimia (1843), de Sixto IV: y la corrobora con su 
apostólica autoridad (Mir, 100 226; Gravois, SO). 

* Julio II. Recojamos cuidadosamente los datos que hemos encon- 
trado acá y aillá acerca de este pontífice : 

1) Tributó especial culto, en privado, al Corazón de María (María 
I 854). 

2) Concede indulgencias a los que lleven el escapulario de las con- 
cepcionistas (Dum praeclara, 10 de julio de 1510). 

3) Da a las concepcionistas reglas propias, en la bula Ad Statwm, 
17 de septiembre de 1511. Cf. Mir, 161-162; Gravois, 31. 

4) Funda lis concepcionistas de Cuenca (España) (Regimini univer- 
salis). 

** Reunamos los datos marianos referentes a León X. 

1) En 1513 concede pro aliquibits loois (entre otros a Cuenca, Espa- 
ña) la festividad del Nombre de María (BXIV 242; María I 232; Ver- 
meersch, I 153; Baumer, Histoire du Brcviaire II 380). 

2) Por la const. Ad ea quae, 22 de mayo de 1515, reduce a una sola 
las dos Ordenes <le la Concepción y de la Asunción, bajo el título de 
Monjes de la Beatísima Virgen María (Gravois, 32-33). 

•'!) Con la const. Sarrosniictae, 8 de agosto de 1515, aprueba y con- 
firma l¡:s constituciones de Sixto IV, y manda que en los dominios del rey 
de Polonia se celebre la fiesta de la Inmaculada Concepción (Gravois, 33). 

4) Mu:, 203-204, dice que el concilio Lateranense V (ecuménico V), 
en el año 1515. impuso silencio a las disputas entre los franciscanos y 
dominicos acerca de la Inmaculada Concepción, declarando, sin embargo, 
que el creer en ella no era impiedad. No hemos podido dar eon tal deter- 
minación (Msi XXXII 898-939), ni se dice nada en SA VII. No nos 
resistimos a dejar de transcribir la invocación del discurso que, al fin 
de la sesión X, pronunció el arzobispo patracense delante de León X. 
Dice así (Msi XXXII 918) : 

La misma Virgen Santa, señora de los ángeles, fuente de todas las 



76 



LEÓN X 



Bula "Pastoris aeterni", 6 de octubre de 1520 

Indulgencias concedidas a la Cofradía del Rosario de Santa María 
Virgen. Entresacamos los datos y frases interesantes : 

. . . Deseamos muy principalmente. . . invitar a todos los fie- 
les... a las prácticas saludables de piedad, y de manera par- 
ticular al culto del Pastor [eterno] y de su santísima y siem- 
pre virgen inmaculada Madre, nuestra abogada ante Él... 

§ 1. Se habla de una cofradía coloniense [Germania] de ambos se- 
xos, "llamada del Rosario de Santa María Virgen, instituida en honor 
de la salutación angélica" : "instituida por Santo Domingo y predicada 
en varias partes del mundo con prodigios". 

"Instituida en honor de Dios y de la Virgen y contra los peligros 
del mundo que amenazan." 

"Llámase vulgarmente salterio o rosario de la Santa Virgen." 

§ 2. Aprobada con autoridad apostólica (del legado apostólico). 

§ 3. Indulgenciada. 

§ 4. Sixto IV le concede gracias especiales. 

§ 5. Se alcanza la perpetuidad de dichas gracias. 

§ 6. Inocencio VIII, en 1483-1484, vivac voeis oráculo, otorga otras 
gracias. 

§ 9. El concede y confirma todas las gracias enumeradas. 
§ 10-11. Añade otras nuevas. 

.... potissimum optamus, ut cunctos fideles... ad salubria pietatis 
opera, et praecipue ipsius Pastoris eiusque beatissimae ac semper 
Virginis intemeratae Genitricis apud ipsum pro nobis advocatae, 
cultum et devotionis affectum... frequenter invitemus... 



gracias, que acabó con todas las herejías, con cuya ayuda ha de llevarse 
al cabo la gran reforma, la concordia de los príncipes y la verdadera 
expedición contra los infieles se digne prestarnos su auxilio... Implorando 
su ayuda... cantaremos diciendo: 

Omnium splendor, decus et perenne 
Virginum lumen, genitrix superni, 
Gloria human i geJieris María 
Unica nostri. 

Sola tu virgo dominaris astris, 
Sola tu terrae maris, atque caeli 
Lumen, inceptis faveas, rogamus, 
Inclyta nostris. 

5) Aun en los casos de entredicho, podrá celebrarse en las Espaflas 
la fiesta de la Concepción Inmaculada (Cu.mi praeexcelsa, 22 de mayo de 
1517 : Gravois, 33-34). 

(fi) Bula Pia Christifidelinm, 18 de febrero de 1518; otorga al pueblo 
de Molina de Aragón la gracia de celebrar misa solemne en la noche de 
la víspera de la Concepción (Mir. 105 ; Gravois, 34). 

7) Hace partícipes a las concepcionistas de los privilegios de la Orden 
Seráfica (const. Quia nxiper, 10 de febrero de 1519 ; Míe, 164 ; Gra- 
vois, 34). 

8) Aprueba los estatutos de la Cofradía de la Concepción de la 
B. V. M. en la iglesia de las carmelitas de Rúan (Francia) (bula Ineffa- 
bilia, 24 de marzo de 1521; Gravois, 34-35). 

9) Funda las concepcionistas de Guadalajara (Inter cerera). 

14,130 SA VII 47-52. Cf. Ebón XIII. epíst. ene. Supreini apostolatits. 



ADRIANO VI. CLEMENTE VII 



77 



ADRIANO VI (1522-1523)* 

El primer papa de la Contrarreforma. Había sido regente de Espafia. 
En 1522 cayó Rodas en poder de los turcos. 

Este acontecimiento y el progreso del protestantismo fueron la causa 
de t.na tristeza que illevó prontamente al sepulcro a Adriano VI. 

No ha dejado decretos dogmáticos, pero inició la reforma de la curia 
pontificia, dando notables ejemplos de austeridad. Por medio de su legado 
dió muestras de grandísima humildad en la dieta de Niiremberg (cf. 
Llorca). 



CLEMENTE VII (1523-1534)** 

Gravísimos acontecimientos ocuparon este pontificado : Las guerras en- 
tre Francisco I y el emperador, con repercusiones decisivas en la polí- 
tica del papa ; el saco de Roma, la confesión <3e Augsburgo, el rompi- 
miento de Enrique VIII, etc. 

Al mismo tiempo comenzó la insana proliferación de las sectas pro- 
testantes: zuinglianos, anabaptistas, etc. (cf. Llorca). 

Motu proprio "Etsi temporalium", 8 de mayo de 1534 

Aprobación de las cofradías del Rosario de Santa María Virgen y 
declaración acerca de su rezo, y extensión de indulgencias para los co- 
frades 

... Considerando cuán saludable y fructuosa haya sido la 151 
institución del Rosario, cuán grandes bienes hayan provenido 
y provengan cada día de ahí..., aprobamos, confirmamos dicha 
Cofradía, las indulgencias y 'privilegios todos... 

Considerantes... quam religioni nostrae salubre ac fructuosum 151 
fuerit Rosarii institutum, quantaque exinde provenerint, et quotidie 
proveniant hona... dictam conf raternitatem, indulgentias, et privi- 
legia omnia per praedecessores praefatos... concessa approbamus, 
confirmamus... 



* Adriano VI. Con la bula Romanus Pontifex, a. 1522, confirma la 
Cofradía de la Concepción, erigida por el cardenal Cisneros, y le con- 
cede gracias espirituales (Mir, 169 170 227). 

** Clemente VII: 

1) Fundó las concepcionistas de Azpeitia (Grata dtvotionis) y las 
de León (His, quae in favorem). 

2) El año 1534 mudó el nombre del monasterio de Santa Isabel o 
de Santa Clava en el de la Puridad y Concepción (MiR, 166-168). 

3) Bula Apostólicas Xobis, 4 de marzo de 1529: Los monjes del mo- 
nasterio de Santa María del Campo de Marte... pueden elegirse una aba- 
desa perpetua (Bullarum... amplissima colteclio... IV pars I 82). 

4) Aprobación de las gracias y privilegios de la Orden de Frailes 
y Monjes de Santa María del Monte Carmelo, con la bula Ex clementi, 
12 de agosto de 1530 (Bullarum... amplissima collectio... IV pars I 93, y 
SA VII 51). Llama a María "gloriosísima Madre de Dios siempre Virgen". 

151 Bullarum:.. amplissima collectio... IV pars I 108; SA VII 56. Re- 
párese que hasta el presente, al tratar del rosario, nunca se ha hablado 
de los misterios de la vida de Jesús y de María. 



78 



PAULO III 



PAULO III (1534-1549)* 

La Iglesia debo a Paulo III (Alejandro Farnesio) la celebración del 
concilio de Trento, suceso culminante en la historia del cristianismo. 
Uno de sus grandes méritos fué la elección de los preclaros varones 
que dieron impulso a la Contrarreforma. Es demasiado denso este periodo 
para resumirlo convenientemente. Aprobó, entre otros, los jesuítas y los 
Hermanos de San Juan de Dios. 

La excomunión de Enrique VIII y las siete primeras sesiones del 
concilio Tridentino dan idea ó? la trascendencia dogmática de la ac- 
tividad de Paulo III. Instituyó además el Santo Oficio (cf. Llorca). 

Const. "Brcviarium Divini Officii", 3 de julio de 1536 

Aprueba el breviario del cardenal -Quiñones, encargado por Clemen- 
te VII de revisarlo. En él leemos : 
Purificación de Santa Haría Virgen : 
Himno: "Ave, niaris stella" y "O gloriosa domina". 
Ajiwnciavió-iu de Santa María Virgen: 
Himno : "Ave, maris stella..." y "Quem térra..." 

Oración: Dios, que quisiste que ta "erbo tomase 
de María Virgen, anunciándolo el án^el ; concede a 
que, los que creemos que ella es verdaderamente tu 
ayudados con su intercesión delante de ti... 

Visitación de Santa María Virgen: 
Himno : "Ave, maris steJla" y "O gloriosa domina". 

Oración : Omnipotente sempiterno Dios, que, de la abundancia 
de la caridad, inspiraste a Santa María, fecundada por tu Hijo, que 
saludase a Isabel: concédenos que seamos llenos de dones celestia- 
les por su visita y seamos librados de todas las adversidades... 

Antífona: Dichosa la estéril que... concibió al precursor del Se- 
ñor; más dichosa la V T irgen, que dió a luz a. Dios y al hombre. 



Deus, qui de beatae Mariae virginis útero Verbum tuum angelo nun- 
tiante carnem susciperj voluisti : praesta supplicibus tuis, ut qui veré 
e;im genitricem Dei credimus eius apud te intercessionibus adiuveinur... 

Omnipotens sempiterne Deus, qui ex abundantia caritatis beatam Ma- 
riam tuo filio fecundatam ad salutationem Elizabeth inspirasti : praesta 
iiuaesumus ut per eius visitationem donis caelestibus repleamur et nb 
ómnibus adversitatibus erudiamur.-. 



• Pallo III : 

1) Cor. una bula del 24 de junio de 1541, otorga a la Compañía de 
Jesús la iglesia de Roma en la que se veneraba la imagen de Nuestra 
Señora delta ,Strada (del Camino) (Vermeersch. I 53). 

2) Funda las concepcionistas de Logroño (Ad summi apostolatus). 

3) Permite la fiesta do los Desposorios de Ja Virgen (BXIV 221). 

4) Aprueba el Breviario de la Orden de los Humillados, en el que se 
puede leer una hermosa oración a la Inmaculada (Gravols, 35 ; breve 
Decet Romanum Pontifioem, a. 154S). 

m Gravois, 35 ; Wickmam, The second recensión of the Qwgnon bre~ 

viary I (London 190S), p.260. 

"» WlCKHAM, I 271. 
144 WlCKHAM, I 279. 



carne del seno 
tus suplicantes 
madre, seamos 



PAULO III 



79 



Asunción <fe Santa María Virgen: 

Himno : "Ave, maris stella" y "O gloriosa domina". 

Antífona: Virgen prudentísima, ¿adonde te diriges, como auro- 
ra deslumbradora en sumo grado? Hija de Sión, toda hermosa y 
suave eres, hermosa como la luna, escogida como el sol. 

Oración: Señor, perdona, te rogamos, los delitos de tus siervos, 
de suerte que, los que no podemos agradarte con nuestras acciones, 
nos salvemos por la intercesión de la madre de tu Hijo, nuestro 
Señor. 

Invitatorio : Venid, adoremos al Rey de reyes, cuya virgen ma- 
dre ha sido elevada hoy al cielo. 

Antífona: Ha sido elevada la santa madre de Dios sobre los 
coros de los ángeles a los reinos celestiales. 

Antífona: María virgen subió a los cielos, gózaos porque reina 
con Cristo para siempre. 

Natividad de Santa María Vrgen: 

Himno : "Ave, maris stella" y "O gloriosa". 

Antífona: Recordemos el dignísimo nacimiento de la gloriosa 
virgen María, que obtuvo la dignidad de madre y no perdió el ru- 
bor virginal. 

Oración: Rogárnoste, Señor, que otorgues a tus siervos el don 
de la gracia celestial, de suerte que la votiva solemnidad de la na- 
tividad de la santa virgen conceda aumento de paz a los que su 
nacimiento fué principio de salvación. ■ 

Antífona: María, nacida de estirpe regia, brilla, y pedimos, con 
suma devoción, ser ayudados, con sus oraciones, en la mente y en 
el espíritu. 

Antífona: Tu natividad, virgen madre de Dios, anunció un gozo 
al mundo universo, pues de ti salió el sol de justicia, Cristo Señor 



Virgo prudentissima, quo progrederis, quasi aurora valde rutilans fi- 
lia Sion, tota formosa et suavis es, pulcra ut luna, electa ut sol. 

Famulorum tuorum quaesumus Domine delictis ignosce, ut qui tibi 
placeré de actibus nostris non valem.us genitricis Filii tui Domdni nos- 
tri intercessiono salvemur... 

Venins, adoremus regem regum : cuius virgo mater hodie assumpta 
est in caelum. 

Exaltata est sancta Dei getutrix super choros angelorum ad caelestia 
regna. 

Maria Virgo cáelos ascendit, gaudete, quia cum Christo regnat ir 
aeternum. 

Gloriosae Virginis Mariae ortum dignissimum reeolamus, quae et ge- 
nitricis dignitatem obtinuit et virginalem pudicitiam non amisit. 

Famulis tuis, quaesumus, Domine, caelestis gratiae munus impertiré, 
ut quibus beatae Virginis "irtus esstitit S' Jutis exordium, nativitatis eius 
votiva solemnitas pacis tribuat incrementum. 

Regali ex progenie Maria exorta refulget, cuius precibus nos adiuvari 
mente et spiritu devotissime poscimus. 



135 Wickham, I 318. 
186 Wickham, I 327. 



80 



P'.ULO III 



nuestro, que, librándonos de la maldición, nos dió la bendición, y 
confundiendo a la muerte, nos dió vida sempiterna. 

Coincepción de Santa María Virgen . 

Himno : "Ave maris stella" y "O gloriosa domina" . 

Antífona: Como el lirio entre las espinas, así mi amiga entre 
las hijas de Adán. 

Oración : Dios, que, por medio de la concepción inmaculada de la 
Virgen, preparaste una morada digna a tu Hijo : concede, te roga- 
mos, que, así como a Ella la preservaste de toda mancha, así tam- 
bién nos concedas a nosotros llegar a ti limpios por su interce- 
sión. 

Invitatorio : Celebremos la Inmaculada Concepción de la virgen 
María, adoremos a Cristo Señor, su preservador. 

Antífona: Toda hermosa eres, María, y no hay en ti mancha ori- 
ginal. 

Dios te salve, estrella del mar, | madre alma de Dios, | y 
siempre virgen, | dichosa puerta del cielo. 

Tomando el Ave | de la boca de Gabriel, | consolídanos en 
la paz, | trocando el nombre de Eva. 

Desata las ataduras a los reos, | da la vista a los cie- 
gos, | lanza nuestros males, | pide todos los bienes (para ellos). 

Muestra que eres madre, | acepte por ti las plegarias | el 
que de ti nacido, | aceptó ser tuyo. 

Nativitas tua, Dei genitrix Virgo, gaudium annuntiavit universo mun- 
do, ex te enim ortus est sol iustitiae, Christus Ueus noster, qui solvens 
uialedictionein dedit benedictionem, et confundens niortem, donavit nobis 
vitam seanpiternam. 

Sicut lilium inter spinas, sic árnica mea inter filias Adae. 

Deus qui per immaculatam Virginis conceptionem dignum Filio tuo 
habitaculum praeparasti, praesta, quaesumus, ut sicut eam ab omni labe 
praeservasti, ita nos quoque mundos eius intercessione ad te perrenire 
concedas... 

Immaculatam conceptionem A'irginis Mariae celebremus, Cbristum eius 
praeservatoreni adoremus Dominum. 

Tota pulcra es AViria, et macula originalis non est la te. 

Ave, maris stella, Solve vincla reis, 

Dei mater alma, Trofer lumen caecls, 

Atque semper virgo, Mala nostra palle, 

Félix caeli porta. Bona cuneta posee. 

Sumens lllud Ave Monstra te esse matren., 

Gabrielis ore, Sumat per te preces, 

Funda nos in pace Qui pro nobis natus, 

Mutans nomen Evae. Tulit esse tuus. 



151 Wickham, I 361. 
'» Wickham, I 388. 



PAULO 111 



81 



Virgen sin par, | mansa entre todas, | a nosotros, libres ya 
de culpas, ¡ haznos mansos y castos. 

Concédenos una vida pura, | prepáranos un camino segu- 
ro, | para que viendo a Jesús, | siempre nos alegremos juntos. 

¡Oh gloriosa señora, ) elevada sobre las estrellas, | (a Aquel) 159 
que providencialmente te creó, | amamantaste con (tu) sagrado 
pecho. 

Lo que Eva triste (nos) quitó, | (nos lo) devuelves con tu 
almo retoño; ¡ para que entren en los astros (cielo) los lloro- 
sos (hijos de ella), ¡ te has convertido en ventana del cielo. 

Tú (eres) puerta del elevado Rey | y fúlgida puerta de la 
luz; | a la vida dada por la Virgen, ¡ aplaudid, pueblos redi- 
midos. 

María, madre de la gracia, I madre de la misericordia, j pro- 
tégenos del enemigo | y recibe(nos) en la hora de la muerte. 

Gloria a ti, Señor, | que naciste de la Virgen, | con el Pa- 
dre y el Espíritu Santo, | por siglos eternos. Amén. 

Al que la tierra, el mar y el cielo ¡ veneran, adoran y glori- jgQ 
fican, | al que gobierna la triple máquina, [ lleva el seno de 
María. 

Al que la luna, el sol y todas las cosas [ sirven en el co- 
rrer de los tiempos, | bañadas por la gracia del cielo, | llevan 
las entrañas de una doncella. 

Dichosa madre por el don, | cuyo artífice soberano, | que 
tiene en su mano el mundo, i se encerró en el arca de su seno. 



Virgo singularis, 
Inter omnes mitis, 
Nos culpis solutos, 
Mites, fae, et castos. 

Yitam praesta puram, 
Iter para tutum, 
Ut videntes Iesum, 
Semper collaetemur. 

0 gloriosa domina, 159 
Excelsa super sidera, 
Qui te creavit provide, 
Lactasti sacro ubere 

Quod Eva tristis abstulit, 
Tu reddis almo gemine ; 
Intrent ut astra flébiles 
Caeli fenestra facta es. 

Tu regis alti ianua 
Et porta lucis fulgida ; 
Vitam datam per virginem, 
Gentes redemptae, plaudite. 



Maria, mater gratiae, 
Mater misericordiae, 
Tu nos ab hoste protege. 
Et hora mortis suscipe. 

Gloria tibi, Domine, 
Qui natus es de virgine, 
Cuni Patre et Sancto Spiritu 
In sempiterna saecula. Amen. 

Quem tena, pontus, aethera 
Colunt, adorant, praedicant 
Trinam regentem machinam, 
Claustrum Mariae baiulat. 

Cui luna, sol et omnia 
Deserviunt per témpora, 
I'erfusa caeli gratia 
Gístant puellae viscera. 

Beata mater muñere, 
Cuius supernus Artifex, 
Mundum pugillo continens, 
Ventris sub arca clausus est. 



138 Wickham, I 388. 
>*■ Wickham, I 387. 



82 



PAULO III 



Dichosa por el mensaje del ángel, | fecunda por (obra del) 
Espíritu Santo, 1 por cuyo seno fué dado a las gentes el de- 
seado. 

María, madre de la gracia, | madre de la misericordia, pro- 
tégenos del enemigo | y recibe(nos) en la hora de la muerte. 

Gloria a ti, Señor, ¡ que naciste de la Virgen, j con el Pa- 
dre y el Espíritu Santo, | por siglos eternos. Amén. 



Cono Tridentino (1545-1563) [Ecuménico XIX] 

Sesión V, 17 de junio de 1546 

Declara, sin embargo, este mismo santo sínodo que no es 
intención suya incluir en este decreto, en que se trata del pe- 
cado original, a la bienaventurada e inmaculada Virgen María 
Madre de Dios, sino que se han de observar las constitucio- 
nes del papa Sixto IV, de grata memoria, bajo las penas en 
ellas contenidas, que renueva [el sínodo]. 



Sesión VI, 13 de enero de 1547 

162 Can. 23. Si alguien dijere que el hombre, una vez justi- 
ficado, ya no puede pecar ni perder la gracia, y, de consi- 
guiente, que el que resbala y peca, nunca estuvo verdadera- 
mente justificado; o, por el contrario, que puede, durante toda 



Beata caeli mmtio. 
Fecunda Sancto Spiritu, 
Desideratus gentibus 
Cuius per alvum l'usus est. 



María, mater gratiae, 
Mater misericordiae, 
Tu nos ab hoste protege, 
Et hora mortis suscipe. 



Gloria tibi, Domine, 
Qui natus es de virgine, 
Cum Patre et Sancto Spiritu, 
In sempiterna saecula. Amen. 

161 Dcclarat tamen haec ipsa sancta Synodus, non esse suae inten- 
tionis, comprehendere in hoc decreto, ubi de peccato originali agitur, 
beatam ct immaculatam Virginem Mariam Dei genitricem, sed ob- 
servandas esse constitutiones felicis recordationis Sixti Papae IV, 
sub poenis in eis constitutionibus contentis, quas innovat. 

162 Can. 23. Si quis hominem semel iustificatum dixerit amplius 
peccare non posse, ñeque gratiam amittere, atque ideo cum, qui 
labitur et peccat, nunquam veré fuisse iustificatum, aut contra, pos- 

. ■ '| [ú 

161 Ehses, Stephanus, ConciUi Tridentinl Actorum pars altera V 240: 
Robre el pecado original; Ghavois, 35. Cf. J. Olazaran, S. I., El dogma 
de la Inmaculada Concepción en el concilio d*e Trento : Est. Ecl. XX 

105-54. 

,<n Ehses... V 799: Cánones acerca de la justificación. 



JULIO III. PAULO IV 



83 



su vida, evitar todos los pecados, aun los veniales, exceptuado 
el caso de un singular privilegio de Dios, cual lo admite la 
Iglesia tratándose de la bienaventurada Virgen: sea anatema. 

Por ti, Reina poderosísima,, sea protegida la Iglesia mili- 163 
tante. .. Consolídese por ti copiosa paz, mans'sima Madre del 
Rey pacífico... 



JULIO III (1550-1555)* 

Su mayor gloria fué la continuación del concilio de Trento. En 1552 
moría Sani F.rancisco Javier. Bajo María Tudor volvió Inglaterra a ser 
católica. 

Las sesiones XIII y XIV de Trento sobre la eucaristía y la penitencia 
han hecho imperecedera la memoria de Julio III. El tratado de Passau 
y la dieta de Augsburgo fueron dos de los acontecimientos más adver- 
sos de su pontificado (cf. Lloeca). 

[El rosario] es el ornato de la Iglesia romana. 164 



PAULO IV ( 1555-1 559 ) 



Había fundado con San Cayetano la Orden de los Teatinos. Los ro- 
manos le erigieron una estatua en el Capitolio por su gobierno bienhechor. 
Hubiera alcanzado mayor esplendor su pontificado sin las luchas polí- 
ticas con Felipe II y si hubiera manifestado más apoyo a la reanuda- 
ción del concilio Tridentino. 

Mandó imprimir el Indice de libros prohibidos. De esta época son los 
socinianos y otros herejes antitrinitarios como Servet (cf . Llorca) . 



Const. "Cum quorundam", 7 de agosto de 1555 

... a todos y cada uno de los que hasta el presente afir- 165 
marón, dogmatizaron o creyeron que... nuestro Señor Jesu- 



se in tota vita peccata omnia etiam venialia vitare, nisi ex speciali 
Dei privilegio, quemadmodum de beata Virgine tenet Ecclesia: A. S. 

Per te, Regina potentissima, Ecclesia militans protegatur, ut 163 
quidquid habet boni alatur et concrescat... Pax multa per te, mitis- 
sima Regis pacifici Mater aetate nostra firmetur. 

Romanae Ecclesiae decor. jg4 

Omnes et singulos, qui hactenus asseruerunt, dogmatizarunt vel jgj 
crediderunt, Deum omnipotentem non esse trinum in personis, et 



"> Marie JII 4 48. 

* Cum sicut accepimus, 1550, referente a ciertos oficios de los frailes 
de la Orden de los Siervos de Santa María Virgen (Bullarum... amplissima 
coUectio... IV pars I 271). 

1M Cf. León XIII, epíst. ene. Supremi apostolatus. 

145 Bullarum,., amplissima collectio,... IV pars I 322; SA VII 57. 



84 



PÍO IV 



cristo... no fué concebido, según la carne, en el seno de la Bea- 
tísima y siempre virgen María; que la misma. . . no es verdadera 
Madre de Dios y que no perseveró siempre en la integridad de 
la virginidad, es decir, antes del parto, en el parto y perpetua- 
mente después del parto, de parte del omnipotente Dios Padre, 
e Hijo y Espíritu Santo, con nuestra apostólica autoridad les 
requerimos y avisamos... 

PIO IV (1559-1565)* 

Su mayor mérito fué el haber continuado y coronado felicísimamente 
el concilio de Trento. En su muerte mereció ser asistido por San Fe- 
lipe de Neri y por San Carlos Borromeo, sobrino carnal y brazo derecho 
de Pío IV en la reforma de la Iglesia. En 1562, con las matanzas de 
Vassy comenzaron las guerras religiosas de Francia. 

1.a bula Benedictus Detw, que Pío IV expidió el 26 de enero de 1564, 
aprobando las decisiones de Trento, es uno de los documentos más im- 
portantes de la historia de la Iglesia (cf. Llorca). 

Bula "Iniunctum nobis", 13 de noviembre de 1564 

... Creo [que Jesucristo] se encarnó [por obra] del Espí- 
ritu Santo de María virgen... 

Con toda firmeza afirmo que las imágenes de Cristo- y de 
la Madre de Dios siempre virgen... se han de tener y rete- 
ner, y que se les ha de tributar el debido honor y veneración. 

incomposita omnino indivisaque unitate substantiae, et luium una 
et simplici Divinitatis essentia; aut Dominum nostrum Iesum Chris- 
tum non esse verum Deum eiusdem substantiae per omnia cum 
I'atre, et Spiritu; aut eundem secundum carnem non esse conceptum 
in utero beatissimae semper Virginis Mariae de Spiritu sancto, sed 
sicut caeteros nomines ex semine Ioseph... aut eandem beatissimam 
Virginem Mariam non esse veram Dei Matrtm, ncc perstitisse sem- 
per in virginitatis integritate, ante partum scilicet, in partu et per- 
petuo post partum ; ex parte omnipotentis Dei Patris. et Filii, et 
Spiritus sancti, apostólica auctoritate requirimus et monemus. 

Incarnatus est de Spiritu Sancto ex Maria Virgine. 

Firmiter assero, imagines Christi ac Deiparae semper Virginis 
nec non aliorum Sanctorum, habendas et retinendas esse, atque eis 
dcbitum honorem ac venerationem impertiendam. 



* Pfo IV : 

1) Funda las concepcionistas de Valdeiglesias (Ex sólita Apostolieaf) . 

2) Renueva la bula del Prhrileffio sabatino (Marie IV 4 61). Cf. Be- 
ringer, Les InüulgemDes II 239 : se da amplia explicación y se citan va- 
rios documentos pontificios desde su origen hasta los tiempos modernos. 

3) SA VII 61. Aprobación de la Cofradía y del Hospital bajo la In- 
vocación de Santa Maria de la Piedad, en Roma (Illius qui, septiembre 
de 1561). 

jw-mt profesión de fe tridentina. Denz. 994 998 ; cf. n.986. 



SAN PÍO V 



85 



SAN PIO V (1566-1572)* 

Fué un gran don de Dios a su Iglesia. Su elevación al pontificado 
se debió en gran parte al influjo de San Carlos Borromeo. Consoló a 
María Estuardo ; ayudó al duque de Alba y a Carlos IX contra los cal- 
vinistas y hugonotes. Fué el artífice de la victoria de Lepanto, por la 
que instituyó la fiesta de Nuestra Señora de la Victoria. Añadió en 
las letanías el título de Auxitíum CJwistianorum, y reformó el Oficio 
Parvo. 

El catecismo de su nombre, la bula Iiti Cucna Doniini, la condenación 
de Bayo y las grandes reformas litúrgicas dan clara prueba de su 
vastísimo magisterio dogmático (cf. Llorca). 

Bula "Ex ómnibus affiictionibus", 1.° de octubre de 1567 

73. Nadie, fuera de Cristo, está sin pecado original; de ahí 168 
que la bienaventurada Virgen murió por el pecado contraído 



Nemo, praeter Christum, est absque peccato originali : hinc 168 
Beata Virgo mortua est propter peccatum ex Adam, contractum om- 



* S. Pío V: 

1) Suprime del Breviario las lecciones del Pseudo- Jerónimo respecto 
de la Dormición y Asunción de la Virgen (María I 648). 

2) La fiesta del Nombre de María (María I 232; BXIV 242). 

3) La fiesta de la Presentación de Nuestra Señora en el templo, 
nunque no reprochó nada a los que la celebraban (María I 233 ; BXIV 
245-6; Vermeersch, I 168). 

4) Dispensó de la recitación del Oficio parvo en el coro y mandó 
componer uno para los sábados (BXIV 253). 

5) Vivae vocis oráculo, 15 de mayo de 1569, concede a la Orden de 
los Menores qm rece el oficio de la Inmaculada Sicut lilium (Gravois, 48 
177-178). 

6) Extiende a la Iglesia universal la fiesta de Nuestra Señora de las 
Nieves (BXIV 234; María I 231). 

7) Decreta para el 7 de octubre la fiesta de Nuestra Señora de la 
Victoria (BXIV 243; Vermeersch, I 168). 

8) Quod a Xobis postulat. 9 de julio de 1568. Admite en el Breviario 
romano el oficio de la Inmaculada Concepción ; mas, para quitar dife- 
rencias en el rezo, determina que sea el mismo de la Natividad, cambian- 
do esta palabra por aquélla ; no se pretende cambiar el objeto de la fiesta 
(BXIV 20; Gravois, 43). 

9) Reforma la Orden de los Frailes Siervos de Santa María Virgen 
(Postquam Nos, 29 de mayo de 1564; SA VII 65). 

10) PTohibe las ediciones populares, .llenas de erratas y supersticio- 
nes, del "Oficio de la gloriosísima Madre de Dios Santa María Virgen" 
y- manda que se atengan los fieles a la esmerada edición que el papa va 
a publicar ; otorga indulgencias (Supemi omnipotentes, marzo de 1571 ; 
SA VII 75). 

11) SA VII 80, Cum sicut acccpimus, a. 1572. Jurisdicción y facul- 
tades del S. R. E. cardenal protector de la Cofradía de la Asunción 
ile Santa María Virgen, en la iglesia de la Minerva. 



Denz. 1073 1080. Errores de Miguel du Bay (Bayo). 



SAN PÍO V 



por Adán, y todas las aflicciones de su vida, como también las 
de los otros justos, fueron castigos del pecado actual u ori- 
ginal. 

Y estas sentencias, consideradas en nuestra presencia con riguroso 
examen, teniendo en cuenta el sentido riguroso y propio de las palabras 
pretendido por sus defensores — aun cuando algunas de ellas pudieran 
defenderse de alguna manera — , las condenamos respectivamente por heré- 
ticas, erróneas, sospechosas, temerarias,' escandalosas y ofensivas a los 
oídos piadosos, 

Const. "Consueverunt Romani Pontífices", 
17 de septiembre de 1569 

169 [Por el rezo del santo rosario] comenzaron los fieles a tro- 
carse repentinamente en otros hombres, a esclarecerse las ti- 
nieblas de las herejías y a manifestarse la luz de la católica fe. 

Const. "Super Speculam Domini", 30 de noviembre de 1570 

Introducción. Recoge el papa con dolor el escándalo producido por 
las encarnizadas disputas sobre la "concepción de la gloriosa Virgen 
María"" mayormente no habiendo todavía decidido la Iglesia nada y 
habiendo otros temas útilísimos que tratar. 

170 Nos, pues, ... por propia iniciativa..., por las presentes con- 
firmamos y aprobamos, con apostólica autoridad, el decreto de 
Sixto IV, nuestro predecesor, de feliz recuerdo, acerca de este 
asunto, renovado por el mencionado sínodo [Tridentino] . . . 



ncsque eius afflictioncs in hac vita sicut et aliorum iustorum fucrunt 
ultioncs pcccati actualis, vel originalis. 

169 Goeperunt Christi fideles in alios viros repente mutari, haere- 
sum tenebrae remitti et lux Catliolicac fidei aperiri. 

170 Nos igitur... motu proprio... statutiiim fel. rec. Sixti IV Praede- 
cessoris Nostri, super ea re, quod a praefata synodo innovatum 
est... apostólica auctoritate tenore praesentium confirmamus et ap- 
probamus... 



, "° Of. I^eón XIII, epíst. ene. Aitr/itstissimae Virywvis. 

1,0 SA VII 72. Ionios en PTC VII 1171, que, en una bula del 7 de 
agosto de 1570, recordó los documentos sixtinos y prohibió atacarlos. 
¿Xo se referirá el autor a la constitución que aducimos nosotros? 



GREGORIO XIII 



87 



GREGORIO XIII (1572-1585)* 

La Universidad Gregoriana, el calendario gregoriano, la institución 
de Propaganda Fide, dan idea de la labor reformadora de Gregorio XIII. 

La fiesta de Nuestra Señora de la Victoria quiso que se llamase de 
Nuestra Señora del Rosario. Mandó celebrar con rito doble la festividad 
de Santa Ana. Aprobó las reformas carmelitana y capuchina. 

Renovó la condenación de Cayo, prescribió una profesión de fe para 
los greowusos y amplió la bula In Carom Dmniní (cf. Llorca). 



Bula "Monet Apostolus", 1.° de abril de 1573 

Nos, pues, que diariamente recibimos de Dios Optimo Má- 
ximo no menores beneficios — entre los cuales se nos concedió 
el año pasado, por su inefable clemencia, uno singularísimo, 
conviene a saber, que la armada turca, en número muy supe- 

(1) Nos itaque, qui non minora beneficia quotidie a Deo Optimo 
Máximo accinimus, inter quae illud singularissimum superiore armo 
ab ineffabili ipsius clementia nobis concessum fuit, ut Turcarum 



* Enumeremos las actividades mañanas de Gregorio XIII que he- 
mos podido reunir : 

' 1) En 1573 patrocina asociaciones de la Santísima Virgen que surgie- 
ron en París, y que luego habían de ser Congregaciones mañanas (Ma- 
rín, I p.26) ; en 157G y 1577 hace lo mismo en Colonia (Marín, I G.26) ; 
en 1580 hace lo mismo en París y en Milán (Marín, I p.26) ; en 1583, 
en Friburgo (Marín, I p.26). 

2) Concede a los reinos de España la fiesta de la Expectación ; BXIV 
dice en 1573 ; Vermeersch. I 251, en 1575 ; Badmer, II 62 n.2, dice que 
desde el siglo vn ya se celebraba en España en vez de la Anunciación ; 
v. pp.232 280 284. 

3) Funde en una, con el nombre de iSodalicium cincturatorwm B. V. JU., 
dos cofradías antiguas : los portadores de cinturón de los Santos Agus- 
tín y Mónica y la de Nuestra Señora de la Consolación (Vermeersch, 
I 145). 

4) El 9 de junio de 1583 concede a los franciscanos y franciscanas 
la facultad de iezar el oficio de la Inmaculada compuesto por Nogaroles 
y aprobado por Sixto IV (Mis, 185). 

■ 5) Concedió indulgencia plenaña a los que visitasen la iglesia de la 
Archicof radía de la Piedad el día de la Inmaculada Concepción (Gra- 
voi.s, 205). 

6) SA VII 89. Aprueba la Congregación de los frailes y monjas de 
la orden de Santa María del Monte Carmelo en los reinos de las Españas, 
bajo la dominación de los Descalzos... (I'i<t considtrationc, 22 de junio 
de 1580). 

7) SA VII 95. De algunas facultades universales concedidas a la 
Archicofradía de Santa María Virgen de Confalonis (Christianae nobiscum, 
1581 1582 1583). 

8) Bula Onmi'potcntis Dei, 5 de diciembre de 15S4. Hace historia de 
las Congregaciones mañanas. Erige la Prima Primaria y le otorga muchas 
gracias (Marín, 1; SA VII 100). 

m-i7a VII 83 : Vermeersch, I 16S. Cf. León XIII, epíst. ene. Supre- 
>ni apostolatus, Diuturni temporis, Augvstissimae Virginis. 



88 



GREGORIO XIII 



rior, y ufana por sus pasadas victorias, fuese totalmente ven- 
cida y hecha polvo, el 7 de octubre, no lejos del golfo de Co- 
rinto, por la armada cristiana, que luchaba en virtud del Señor 
Dios de los ejércitos; con la cual victoria, y por la gracia de 
Dios, nadie puede negar que todo el pueblo cristiano fué arre- 
batado de las fauces del impiísimo tirano — , queriendo obede- 
cer al mandato del Apóstol ( in ómnibus grafías agentes, 
1 Thess 5,18), y seguir los ejemplos de los Santos Padres, he- 
mos decretado que se conserve recuerdo anual de este gran- 
dísimo beneficio. 

172 Mas, porque las oraciones presentadas a Dios ascienden a 
su presencia tanto más gratas cuanto se ofrecen por interceso- 
res más dignos y con alguna manera especial de orar, recor- 
dando que Santo Domingo, fundador de la Orden de Predica- 
dores, cuando en Francia e Italia era apremiado por las per- 
niciosas herejías, instituyó el piadosísimo método de orar que 
se llama rosario o salterio de la Santísima Virgen María, para 
aplacar la ira de Dios e implorar la intercesión de la Santí- 
sima Virgen; 

173 Cayendo en la cuenta también que el mismo día 7, que en- 
tonces fué primer domingo de dicho mes de octubre, todas las 
cofradías, establecidas por todo el mundo bajo la invocación 
del dicho Rosario, saliendo procesionalmente, según sus lauda- 
bles normas y costumbres, elevaron a Dios piadosas oraciones, 
las cuales hay que creer que fueron muy provechosas para 

classis, et numero longe superior, et praeteritis e'ata victoriis a 
Christianorum classe in virtute Domini Dei Sabaoth decertante 
die 7 Octobris, non longe a Corinthiaco sinu penitus devicta, et 
quassata fuerit, qua nempe victoria universum populum Christianum 
ab impiissimi tyranni faucibus, et divino muñere creptum fuisse 
inficiari nemo potest, Apostoli praecepta parere, et sanctorum Pa- 
trum exempla sequi volentes, ut huius ingentissimi beneficii anni- 
versaria habeatur memoria, instituere omnino decrevimus. 

172 (2) Quia vero preces ad Deum oblatae gratiores ad illius 
conspectum ascendunt, quo dignioribus intercessoribus, et pro aliquo 
orandi modo offeruntur, memores beatum Dominicum ordinis Prae- 
dicatorum institutorem, cum et Galha, et Italia a perniciosis preme- 
retur haeresibus, ad iram Dei placandam, et beatissimae Virginis in- 
tercessionem implorandam, piissimum illum orandi modum instituís- 
se, quod Rosarium, seu Psalterium beatissimae Virginis Mariae 
nuncupatur. 

173 (3) A.nimadvertcntes quoque cadem die séptima, quae tune dies 
Dominica prima dicti mensis Octobris, fraternitates omnes sub dicti 
Rosarii nuncufatione militantes per universum orbem, ittxta earum 
laudabilia instituta et consuetudines, processionaliter incedentes, pias 
ad Deum preces effudisse, quas per intercessionem beatissimae 
Virginis ad dictam victoriam consequendam multum profuisse pie 



GREGORIO XIII 



89 



conseguir dicha victoria por la intercesión de la Santísima Vir- 
gen, hemos juzgado que haríamos una buena obra si, para con- 
servar el recuerdo de tan gran victoria, evidentemente conce- 
dida por el cielo, y para dar gracias a Dios y a la Santísima 
Virgen, instituyésemos una fiesta solemne denominada del Ro- 
sario, que habría de celebrarse el primer domingo del mes de 
octubre. 

Por lo cual, de propia iniciativa, y con la plenitud de la 
apostólica potestad, para gloria de Dios y de nuestro Señor 
Jesucristo, y de su gloriosa Virgen su Madre... [establece la 
fiesta] . . . 

Breve "Pastora Aeterni", 12 de octubre, de 1576 

Dase cuenta del milagroso principio, en el año 1264, de la cofra- 
día romana llamada de los "Recomendados de Santa María Virgen, luego 
Confalonis". de su aprobación pontificia y de las muchísimas gracias y pri- 
vilegios a ella concedidos. 

Entre sus practicas principales, se cuenta la .llamada corona de San 
Buenaventura. 

El papa aprueba, bendice, confirma lo establecido y otorga nuevas 
gracias. 

Llama a la Virgen "gloriosísima Virgen María". 

"Provisionis nostrae", 29 de enero ,de 1579 

Promulga la bula de San Pío V Ex ómnibus afflictiombus, contra 
Bayo. 



credendum est, operae pretium nos facturos esse existimavimus, si 
ad tantae victoriae caelitus procul dubio concessae memoriam con- 
servandam, et ad gratias Deo, et beatissimae Virgini agendas, fes- 
tum sollemne sub nuncupatione Rosarii prima Dominica mensis 
Octobris singulis annis celebrandum institueremus. 

(4) Quocirca motu proprio, et de apostolicae potestatis plenitu- 
dine, ad laudem Dei et Domini nostri Iesu Christi, eiusque gloriosae 
Virginis Matris, tenore praesentium decernimus, ut de cetero per- 
petuis futuris temporibus, qualibet prima die Dominica mensis Oc- 
tobris, per universi orbis partes, in iis videlicet ecclesiis, in quibus 
altare, vel capella Rosarii fuerit, ab ómnibus et singulis utriusque 
sexus Christifidelibus festum sollemne sub nuncupatione Rosarii 
praedicti, sub duplici maiori officio ad instar aliarum sollemnium 
festivitatum celebretur et sanctificetur, eademque die Officium de 
beatissima Virgine novem lectionum more ecclesiastico persolvatur 
et recitetur. 



™ SA VII 86. 
1,5 Gravois, 52. 



90 



SIXTO V 



SIXTO V (1585-1590)* 

lia pasado a la historia como uno de los más grandes pontífices. La 
organización de 15 congregaciones romanas, la terminación de las obras 
vaticanas con el obelisco y la biblioteca, la publicación de la Vulgo- 
ta, etc., son un elevado índice de sus méritos. En sus días fué muerta 
María Kstuirdo y se perdió la Invencible. Había sido legado en España. 

Por medio de las Sagradas Congregaciones atendió a todos los pro- 
blemas dogmáticos y disciplinares de su tiempo (cf. Llorca). 

Bula "Intemeratae Matris", 1.° de septiembre de 1585 

Restablece la fiesta de la Presentación de Nuestra Señora en el 
templo. 

Veneramos humildemente la saludable fecundidad de la in- 
tacta Madre de Dios María, de cuyas purísimas entrañas, que- 
dando incólume la integridad de su virginidad por la virtud del 
Esp'ritu Santo, se dignó nacer el Autor de la vida, y procura- 
mos defender y aumentar con nuestras débiles fuerzas todo lo 
establecido por la más lejana Iglesia oriental y, en otros tiem- 

Intemeratae Matris Dei Mariae, ex cuius purissimis visceribus, 
salva per Spiritus sancti virtutem integritate virginitatis, Auctor 
vitae nasci dignatus est, salutiferam fecunditatcm humiliter vene- 
ramur et quaecumque ultimis Orientis adhuc Ecclesiae, aliisque 
temporibus a sanctis Patribus in eius honorem instituía fuerunt, 



* El papa Sixto V : 

1) Concede favores a las concepcionistas (const. Ej-poHtirm Xobis, 
a. 158C; bula Ineffabiüu, a. 1588). 

2) Otorga al M. R. P. General de la Compañía de Jesús amplísimas 
facultades respecto de las Congregaciones marianas (Marín, 2), y fija 
el significado de la constitución de Gregorio XIII y de la suya propia 
en lo concerniente a las mismas (Marín, 3 : bulas Superna dispositione, 
del 5 de enero de 1580, y Romanum decet Pontitficem, 28 de septiembre 
de 1587, respectivamente). 

3) Agrega la Cofradía de la Purísima Concepción de Alicante a la. 
de San Lorenzo in Dámaso de Roma (Gravois, 238; Mir, 171).' 

4) Autoriza, en 1587, la extensión de la fles'ta de Nuestra Señora 
del Carmen a toda la Orden carmelitana (BXIV 233; María I 231). 

5) El 30 de mayo de 1588 concede a los franciscanos y franciscanas 
la facultad de rezar el oficio de la Inmaculada compuesto por Nogaro- 
/es (Mir, 185). 

G) Con la bula Pro exoellenti, XVI kal. apr. 1586, erige en ciudad el 
pueblo de Lorcto y su colegiata en catedral (SA VII 110). 

7) Confirmación de la Congregación de Santa María Fuliense, de la 
estrecha observancia de los monjes de la Orden del Cister (Religiosos vi- 
rón, 5 de mayo de 15S6; SA VII 113). 

8) Algo más neerca de la Archicofradía de Santa María Virgen lla- 
mada Confalonis (Oum Heui aocepimus, 19 de agosto de 1586; SA VII 115). 

9) Restablece la fiesta del Nombre de María (BXIV 242; Mabía I 
232). 

10) Aprueba oficialmente la antigua fiesta de Nuestra Señora del 
Carmen (Vermeersch, I 100). 



m-m SA VII 105; BXIV 245; María I 233; Vermeersch, I 186. 



SIXTO V 



91 



pos, por los Santos Padres en su honor, y si algo hubiese sido 
relegado al olvido, renovarlo con la ayuda de la que está sen- 
tada sobre los coros angélicos, para que la devota plebe se 
alegre con Nos, por medio del frecuente recuerdo de los go- 
zos espirituales, y no se pase por alto el piadoso recuerdo de 
la que hay que venerar, alabar e invocar, en la tierra, por me- 
dio de sagradas festividades, como admiran su gloria en el cie- 
lo los coros angélicos. 

Nos. pues, queremos contar entre las demás festividades 177 
consagradas por la Iglesia católica a la Virgen perpetua — que 
preparada desde toda la eternidad y anunciada de antemano 
por los testimonios proféticos, todavia, sin embargo, no había 
sido hecha Madre de Dios con la anunciación del ángel — , y 
también a la que habia de ser templo de Dios y sagrario del 
Espíritu Santo, la presentación en el templo, guardada con ve- 
neración en todo el mundo, desde los tiempos más remotos, y, 
si en alguna parte se ha interrumpido su celebración, restituir- 
la y velar por ella continuamente. 

Establécese, pues, la fiesta perpetuamente ; se extiende a la Iglesia 
universal; oficio doble; el oficio es el de la Natividad, diciendo, en vez 
de Natividad, Presentación. 

Bula "Dum ineffabilia", 30 de enero de 1586 

Confirmación y ampliación de las gracias concedidas al rosario. 

Cuando piadosamente investigamos los insignes e inefables 178 
merecimientos, con que la Madre de Dios Santa Virgen Mará, 
gloriosa Reina de los cielos, antepuesta a las moradas estela- 
res, espléndidamente brilla como estrella matutina, y medita- 

nostra imbecillitatis ope tueri, atque augere, et si quid fuerit praeter- 
missum, ipsa adiuvante quae supra choros sedet angelorum, renovare 
studemus, ut spiritualium gaudiorum crebritate devota nobiscum 
plebs laetetur et cuius splendorem angelici coetus admirantur in 
caelis, eius in terris per sacras festivitates recolendae, laudandae, 
atque invocandae pia memoria non praetermittatur. 

Aliis igitur celebritatibus perpetuae Virgini, quae ab aeterno 177 
praeparata et propheticis testificaüonibus praenuntiata, nondum ta- 
men Mater Dci angelo nuntiante fuerat effecta, a catholica Eccle- 
sia consecratis, eiusdem quoque quae Templum Dei futura erat et 
Sacrarium Spiritus sancti, in templum Praesentationem ab antiquis- 
sirnis usque temporibus sumtna ubique gentium cum veneratione 
observatam ascribi volumus et sicubi intermissa est, restituí, ac 
iugiter custodiri. 

Dum ineffabilia merrtorum insignia, quibus Dei Genitrix beata 178 
Virgo Maria Regina caelorum gloriosa, sedibus praelata sidereis, 
tanquam stella matutina .praerutilat, devotae considerationis indagine 



178-ito s¿ vii 106. (Cf. León VIII, epíst. ene. Augustissimae Virginis 
y DÍAit-u>rni temporis.) 



02 



SIXTO V 



mos en lo íntimo del corazón que Ella, como Madre de miseri- 
cordia, Madre de gracia y de piedad, Amiga y Consoladora 
del humano linaje, activa y vigilantísima Abogada en favor de 
la salvación de los fieles, sumamente abrumados por la culpa 
de los delitos, interpone su valimiento ante el Rey, que engen- 
dró y amamantó, juzgamos por cosa digna, más aún, debida, 
que las iglesias y capillas, y cofradías, erigidas e instituidas 
en su honor, sean obsequiadas con perdones gratuitos, y hon- 
ladas con presentes de indulgencias, y que sean defendidas por 
el peso de nuestra aprobación, las indulgencias y privilegios 
a las mismas concedidas por los romanos pontífices, nuestros 
predecesores, y que sean renovadas conforme considerásemos 
saludable y oportuno. 

Parando mientes, pues, en lo fructuosa que ha sido para 
nuestra religión la institución del santísimo Salterio, llamado 
Rosario, de la gloriosa siempre Virgen María, Alma Madre 
de Dios, por Santo Domingo, fundador de la Orden de Predi- 
cadores, según se cree bajo la inspiración del Espíritu Santo, y 
en los grandísimos bienes que de Ella han venido al mundo y 
cada día vienen..., confirmamos, aprobamos... 

Subraya el hecho de la erección canónica de la Cofradía del Rosario 
en muchas partes. 

Menciona los romanos pontífices Urbano IV, Juan XII, Sixto IV, 
Inocencio VIII, Alejandro VI, Julio II, León X, Adriano VI, Clemen- 
te VII, Paulo III, Julio III, Paulo IV, Pío V, Gregorio XIII, los cua- 
les concedieron copiosas gracias a esta institución. 

Confirma todas las gracias por ellos concedidas. 

Añade otras muchas. 

Por primera vez vemos que se habla de los misterios del rosario : 



pcrscrutamur, et inter arcana pectoris revolvimus, quod ipsa utpote 
Alater misericordiae, Mater gratiae et pietatis, humani generis 
Arnica et Consolatrix, pro salute fidelium qui delictorum culpa 
pracgravantur, sedula Exoratrix, ct pervigil ad Regem, quem genuit 
et maternis lactavit uberibus, interccdit, dignum quin potius debi- 
tum arbitramur, ut ecclesias, et capellas, ac confraternitates in eius 
honorem erectas et institutas, gratiosis remissionum prosequamur 
impendiis, ac indulgentiarum muneribus dccoremus, ac per Roma- 
nos Pontífices Praedecessores Nostros eisdem confratribus conces- 
sas indulgentias, et privilegia, nostrae approbationis munimine ro- 
boromus, casque innovemus, prout. salubrius cognoscimus expediré, 
Attendentes itaque quam rcligioni nostrae fructuosum fuerit 
sanctissimi Psalterii, Rosarii nuncupati, gloriosae semperque Vir- 
ginis Mariae, almac Dei Genitricis institutum per beatum Dominicum 
ordinis Fratrum Praedicatorum auctorem, Spiritu sancto, ut credi- 
tur, afflatum, excogitatum, quantaque exinde mundo provenerint et 
in dies proveniant bona, et quod propterea utriusque sexus Christi- 
fidelium confraternitates sub invocatione Rosarii eiusdem beatae Ma- 
riae Virginis in diversis orbis ecclesiis, in capellis et altaribus cano- 
nice sint institutae... 



CLEMENTE VIH ,93 

I ~~ 

se conceden especiales gracias a los que comulguen o visiten las iglesias 
I dedicadas a la Virgen del Rosario en los días en los que Jesta mysteriorum 
eiusdem Rosarvi celebrantur. 



Bula "Gloriosae", 8 de junio de 1587 

Erección de la capilla Ad praesepe Iesu en Santa María la Mayor. 

Venerando humildemente la saludable fecundidad de la glo- 180 
riosa y siempre virgen Madre de Dios María, en cuyas cas- 
tísimas entrañas, por la virtud maravillosa del Altísimo, que le 
cubrió con su sombra, la divina Sabiduría se construyó una casa 
(Prov 9,1), en cuanto nos lo permite nuestra humana debi- 
lidad, gustosísimos cantamos de palabra y de obra sus glorias 
inmensas y los preclarísimos beneficios a todo el linaje huma- 
na, pero a Nos muy particularmente concedidos. Pues, ya casi 
desde nuestra infancia, escogimos a la Santísima Virgen, Ma- 
dre de gracia y de misericordia, como Abogada nuestra, por 
cuyo patrocinio e intercesión fuimos librados de muchos peli- 
gros, y recibimos de Dios, dador de todos los bienes, muchos 
beneficios. 

Espone ampliamente la erección de la capilla Ad praesepe Iesu. 



CLEMENTE VIII (1592-1605)* 

San Felipe Neri le predijo la ascensión al pontificado. Publicó lf. 
Vulgata vigente en la Iglesia. Favoreció a los sabios como Bellarmino y 
Baronio. Ayudó al imperio en la lucha con los turcos. Fué enterrado en 
Santa María la Mayor. San José de Calasanz fundó en 1600 las Escuelas 
Pías. 

Reunió las 47 juntas para las disputas de anxitiis y quedan de su 
pontificado importantes decisiones morales y litúrgicas (cf. Llorca). 



Gloriosae et semper Virginis Dei Genitricis Mariae salutiferam JgO 
fecunditatem humiliter venerantes, intra cuius castissima viscera 
virtute Altissimi mirabiliter obumbrante, divina Sapientia sibi domum 
aedificavit (Prov 9,1), sumirías illius laudes, et praeclara in univer- 
sum genus humanum, sed in nos potissimum menta, et verbis et 
factis quantum pro humana imbecillitate possumus, libentissime 
praedicamus. Hanc enim beatissimam Virginem gratiae et misericor- 
diae Parentem ab ipsa pene infantia nobis Advocatam delegimus, 
cuius patrocinio et intercessione a multis periculis erepti fuimus, et 
multa beneficia a bonorum omnium largitore Deo accepimus. 

180 SA VII 126. 
* Clemente VIII : 

1) Introdujo en el Martirologio romano la fiesta de la Virgen del 
Rosario. Cf. León XIII, epíst. ene. Dintitrni temporis. 

2) Eleva al rito doble mayor la fiesta de la Inmaculada (BXIV 250 ; 
Vermeersch, I 199; Mir, 187). 

3) Aprueba el oficio de la Presentación de Nuestra Señora en el 
templo en la forma actual (María I 233; Vermeersch, I 186). 



04 



CLEMENTE Vm 



Motu proprio "Pastoralis Romani", 15 de julio de 1598 

Manda a San Roberto, cardenal Bellarmino, doctor de la Iglesia, que 
componga una Doctrina cristiana ; apruébala ; impónela a Roma y a su dis- 
trito ; recomiéndala a la Iglesia universal. Bastantes concilios y sino- 
dos admiten este catecismo. Los sumos pontífices y la Sagrada Congre- 
gación de Propaganda Fide la mandan traducir en todas las lenguas. 

Entresacamos de él lo que hace al caso. 

Tercer artículo del Credo: "Creo que Jesucristo no sólo es ver- 
dadero Dios, sino también verdadero Hombre, porque tomó carne 
humana de la Inmaculada Virgen María por virtud del Espíritu 
181 Santo... 

Cap. III. Declaración del tercer artículo del Credo: 

D. Sigúese que me declaréis el tercer artículo. ¿ Qué quiere de- 
cir que fué concebido por obra del Espíritu Santo, nació de María 
Virgen? — M. Se declara en este artículo el modo nuevo y maravi- 
181 lioso de lá encarnación del Hijo de Dios. Sabéis que todos los de- 
más hombres nacen de padre y de madre, y que la madre no queda 



M. Dichiarate il terzo [articolo]. 

D. lo creo che Gesú Cristo non solamente sia vero Dio, ma ancora 
vero nomo, perché ha preso carne umana dnll'Immacolata Vergine María, 
per vistd dello Spirito santo, e cosí é nato in térra di madre senza padre, 
siccome in cielo era nato di padre senza madre. 

M. Che esercizio avete per mantenere la dovozione? 

D. Dico il Rosario adía Madonna, e vo' meditando i quindici misteri 
di esso Rosario, ne' quali si contiene la vita di nostro Signor Gesü Cristo. 

Cap. 3. Dichiarazione del terzo articolo [del Credo]. 

D. Seguita, che mi dichiarate il terzo articulo. Che vuol diré : il quala 
fu conceputo di Spirito santo, nacque di Maria Vergine? 

M. Si dichiara in questo articolo il modo nuovo e meraviglioso dell* 
incarnazione del Figliuolo di Dio. Voi sapote che tutti gli altri uomini, 



4) Breve Cum sicut Xobis, 30 de agosto de 1602: Concede la facul- 
tad de agregar a la Prima Primaria de Roma la Congregación de la isla 
de Quio y cualesquiera otras que se deseen en las residencias de la Com- 
pañía de Jesús (Makíx, 4). 

5) SA VII 141. Aprobación de la Archicofradía de Santa María del 
Sufragio en favor de las almas del purgatorio, a. 1594, 1603. 

6) SA VII 145. Renovación del sagrado yermo de Santa María del 
Monte Senario de la Orden de Frailes Siervos de Santa María Virgen, 
a. 1593, 1000, 1001. 

7) SA VII 151. La fiesta de Santa María de la Merced se extiende 
a toda su religión, a. 1600. 

8) SA VII 151. Retenidas las letanías oficiales y las lauretanas, hay 
que acudir a la S. C. R. para usar otras, a. 1601. 

9) SA VII 154. Aprobación y nueva institución de la Congregación 
de clérigos seculares que viven en común bajo la invocación de Santa 
María, a. 1595, 1604. 

10) DAD I n.18. En favor de Santa María Transt. 

11) DAU I n.180. En favor de las concepcionistas de Sevilla. 

M Geavois, 206-208. Dottrina cristiana breve y Dichiarasione piú 
copiosa della Dottrina Cristiana breve (Roma 1598). 



CLEMENTE VIII 



95 



virgen después de haber concebido o dado a luz al hijo. Ahora bien, 
queriendo el Hijo de Dios hacerse hombre, no quiso tener padre en 
la tierra, sino solamente madre, llamada María, la cual fué siempre 
virgen purísima, porque el Espíritu Santo, que es la tercera perso- 
na divina, y un Dios mismo con el Padre y el Hijo, con su poder 
infinito formó de la sangre purísima de dicha virgen, en su vien- 
tre, un cuerpo perfectísimo de un niño, y al mismo tiempo creó un 
alma nobilísima, y la unió a su persona el Hijo de Dios, y así Je- 
sucristo, que primeramente era solamente Dios, comenzó a ser hom- 
bre ; y así como en cuanto Dios, ten'.a padre sin madre, así en cuan- 
to hombre tiene madre sin padre. 

D. Desearía algún ejemplo o semejanza para entender cómo pue- 
de una virgen concebir. — M. Los secretos de Dios hay que creer- 
los, aun cuando no se entiendan... Así, pues, el vientre virginal de 
María, sin trato humano, al solo mandato de Dios, por obra del 
Espíritu Santo, produjo aquel precioso granito del cuerpo animado 
del Hijo de Dios. 

D. ¿ Por qué se añade en el artículo : Y nació de María Virgen ? — 
M. Porque también en esto hay una gran novedad, porque el Hijo 
de Dios salió del vientre de la madre al fin del noveno mes, sin 
dolor y menoscabo de la misma madre, no dejando señal alguna 
de su salida; exactamente como hizo cuando, al resucitar, salió del 
sepulcro cerrado, y cuando luego entró y salió del cenáculo, en don- 
de estaban sus discípulos, permaneciendo siempre cerradas las puer- 
tas ; y por esto se dice que la Madre de nuestro Señor Jesucristo 
fué siempre virgen, antes del parto, en el parto y después del parto. 



nascono di padre e madre, e che la madre non resta vergine dopo di aver 
conceputo e partorito il figliuolo. Ora il Figliuolo di Dio volendo farsi 
uomo, non volle aver padre in térra, ma solamente madre, per nome Maria, 
la quale fu sempre vergine purissima, perché lo Spirito santo, che é la 
terza Persona divina ed un Dio stesso col Padre e col Figliuolo, con la 
sua potenza infinita formó del sangue purissimo <li detta vergine nel ventre 
di lui un corpo di un bambino perfettissimo, e nell'istes'so teinpo creó 
un anima nobilissima, e la congiunse alia persona sua il Figliuolo di Dio. 
e cosí G.jsü Cristo che prima era solamente Dio, cominció ad esser 
uomo; e, siccome in quanto Dio, aveva padre senza madre, cosí in quanlo 
uomo, ha madre senza padre. 

D. Vorrei qualche esempio e similitudine per intender come possa una 
vergine concepire. 

M. Li segreti di Dio bisogna crederli, ancorché non s'intendano... 
[pone a continuación i?l ejemplo de la creación : la tierra, si no se ara, rie- 
ga, etc.. ordinariamente no da fruto : en cierta manera pierde su virgini- 
dad. Pero en la creación, por un acto de la voluntad de Dios, sin ser 
arada... conservando a su manera su virginidad, dió el fruto. Y concluye:] 
Cosí dunque, il ventre verginale di Maria, senza commercio umano, al 
solo commandamento di Dio, per ópera dello Spirito Santo, produsse quel 
prezioso granello del corpo animato del Figliuolo di Dio. 

D. Perché si aggiunge nell'articolo : E nacque di Alaria Vergine? 

M. Perche in questo ancora si é una gran novitá essendo che il Fi- 
gliuolo di Dio usci dal ventre della madre al fine del nono mese, senza 
dolore, e detrimento dftll'istessa madre, non lasciando segno alcuno della 
sua uscita ; come appunto fece quando risuscitando usci dal sepolcro, ser- 
vato, e quando poi entró, ed usci dal eenacolo, dove erano i suoi dis- 
cepoli, essendo sempre chiuse le porte; e per questo si dice che la Madre 
del Signor nostro Gesú Cristo fu sempre vergine, avanti il parto, nel 
parto e dopo il parto. 



96 



CLEMENTE VIII 



Del sexto artículo : 

D. Desearía saber la causa por la que se dice que Cristo subió al 
cielo ; y de la madre santísima se dice que fué subida, y no se dice 
que subió.— M. La causa es fácil : porque Cristo, como Dios y hom- 
bre, por virtud propia subió al cielo, como también por virtud pro- 
pia resucitó. Mas la madre, que era criatura, aunque dignísima en- 
tre todas, no por virtud propia, sino por virtud de Dios fué resu- 
citada y conducida al reino celestial. 

Declaración del octavo artículo : 

D. ¿Qué quiere decir que el Espíritu Santo se pinta en forma 
de paloma, mayormente sobre Cristo y sobre la Señora? — M. No de- 
béis pensar que el Espíritu Santo tenga cuerpo o que se pueda ver 
con los ojos corporales; mas se pinta así, para dar a entender los 
efectos, que produce en los hombres. Y porque la paloma es senci- 
lla, pura, celosa, fecunda, se pinta sobre Cristo y sobre la Señora, 
para que entendamos que Cristo y la Señora fueron llenos de to- 
das las gracias y dones del Espíritu Santo, y en particular, de santa 
sencillez, pureza, celo de las almas y fecundidad espiritual, por la 
cual consiguieron infinitos hijos, esto es, todos los fieles y buenos 
cristianos. 

Del Ave María: ¿Por qué decís el Ave María después del Pater 
noster? 

A fin de alcanzar más fácilmente, por intercesión de la Santísi- 
ma Virgen, lo que pido a Dios ; Ella es abogada de los pecado- 
res, y llena de misericordia; y al mismo tiempo está en el cielo so- 
bre todos los coros de los ángeles, y es gratísima a Dios. 

¿Qué ejercicio tenéis para mantener la devoción? Digo el rosa- 
rio a la Señora y voy meditando los quince misterios del mismo, en 
los cuales se contiene la vida de nuestro Señor Jesucristo. 



Del sesto articolo. 

D. Vorrei sapere la causa perche si dice che Cristo salí al cielo ; e 
della madre Santissima si dice che fu assunta, e non si dice che sal!. 

M. La causa é facile : perche Cristo come Dio, ed uomo, per virtü 
propria salí al cielo come anche per virtí) propria risuscitó. Ma la madre, 
che era creatura, sebbene fra trutte l'altre degnissima, non per virtü 
propria, ma per virtü di Dio fu risuscitata, e condotta al regno celeste. 

Dichiarazione del ottavo articolo. 

D. Che vuol diré che lo Spirito Santo si depinge in forma di colom- 
ba, massime sopra Cristo e sopra la Madonna? 

M. Non avete da pensaíc che lo Spirito Santo ahhia corpo o che si 
possa veder con gli occhi corporali ; ma si dipin^.e cos't, per far inten- 
dere gli effetti, che producá negli uoniini. E perche la colomba é seraplice, 
pura, gelosa, feeonda ; pero si depinge sopra Cristo e sopra la Madonua, 
accioché infc?ndiamo che Cristo e la Madonna furono ripieni di tutte le 
grazie, e doni dello Spirito Santo ed in partic itiire di santa semplicitá, 
purita, zelo delle anime e feconditá spirituale, per la quale acquistarono 
infiniti figliuoli, cioé tutti li fedeli e buoni Cnutisni. 



CLEMENTE VIH 



97 



Cap. V. Declaración del Ave María: 

D. ¿Qué quiere decir que el Pater noster se une al Ave María 
más que cualquiera otra oración? — M. Porque no tenemos abogado 
mediador cabe Cristo más poderoso que su Madre, y una vez dicha 
la oración que Cristo nos enseñó, nos dirigimos a la Madre, para 
que ella, con su intercesión, nos ayude a alcanzar lo que pedimos 
al decir el Pater noster. Como en este mundo, despaiés de haber 
dirigido una súplica al principe, recomendamos el negocio al más 
poderoso de su corte, 

D. ¿Quién ha compuesto el Ave María? — M. La ha compuesto 
Dios mismo, aunque no nos la ha enseñado por su boca, sino por 
boca del arcángel Gabriel, de Santa Isabel, y de su santa Iglesia ; 
porque aquellas palabras : "Dios te salve, María, llena de gracia, el 
Señor es contigo, bendita tú eres entre las mujeres", las dijo el ar- 
cángel Gabriel, mas las dijo de parte de Dios, y Dios las dijo por 
boca de su embajador. Aquellas otras palabras: "y bendito el fruto 
de tu vientre", las dijo Santa Isabel, mas las dijo cuando estaba 
llena de Espíritu Santo, como refiere el evangelista San Lucas; de 
donde aparece claro que las dijo el Espíritu Santo por boca de 
Santa Isabel. Todo lo demás lo ha añadido la santa Iglesia la cual 
es gobernada y amaestrada por el mismo Espíritu Santo; de suerte 
que se puede decir que después del Pater noster, que nos lo ha en- 
señado Cristo por boca propia, el Ave María es la más excelente 



Cap. V. Dichiarazione dell'Ave Maria. 

M. Dite ora l'Ave Maria. 

D. lo ti salvi, Maria, piena di grazia... 

M. Dichi sonó queste paróte? 

D. Parte sonó dell'Archangelo Gabriele, parte di Santa Elisabetta, e 
parte de.lla Chiesa. 

M. A che effetto dite l'Ave Maria dopo il Pater noster? 

D. Accioché per intercezione della beatissima Vergine piü fácilmente 
impetri quello che domando a Dio ; perche ella é avvocata de'peccatori, e 
piena di misericordia, ed insieme sta in cielo supra tutti i cori degli angeli, 
ed é gratissima a Dio. 

D. Che vuol diré che al Pater noster si aggiunge l'Ave Maria piü 
presto che qualsivoglia altra orazione? 

M. Perche non abbiamo awocato mezzano apresso Cristo piü potente 
che la Madre sua, e pero quando abbiamo detto l'orazione, la quale Cristo 
ci ha insegnato, ci voltiamo alia Madre, acciocché ella colla sua interce- 
zione ci aiuti ad ottener quello che abbiamo domand.uo, dicendo il Pater 
noster. Siccome in questo mondo, dopo di aver dato una supplica al prin- 
cipe, raccomandiamo il negozio al piü potente che sia in corte. 

D. Chi ha composta l'Ave Maria? 

M. Li'ha composta Iddio stesso, sebbene non ci Pha insegnata per 
bocea sua ma per bocea dell'Arcangelo Gabriello, di Santa Elisabetta, 
e della santa Chiesa : perché quelle parole : "Dio ti salvi, Maria, piena di 
grazia, il Signore é teco : tu sei benedetta fra le donne", le disse l'Ar- 
cnugelo Gabriello : ma le disse da parte di Dio, e Dio le disse per bocea 
del suo ambaseiatore. Quelle altre parole : "E benedetto il frutto del ven- 
tre tuo", le disse Santa Elisabetta ; ma le disse, quando era piena di 
Spirito Santo, come ril'erisce l'evangelista S. Lúea ; onde si vede, che 
le disse lo Spirito Santo per bocea di Santa Elisabetta. Tutto il resto 
l'ha aggiunto la Chiesa Santa, la quale é governata, é ammaestrata, dal 
medessimo Spirito Santo ; sicché b?n si puo diré, che dopo il Pater noster, 
che ci ha insegnato Christo per bocea propria, l'Ave Maria é la piü eccel- 



Doctr. pontif. 1¡ 



4 



98 



CLEMENTE VIII 



oración que pueda encontrarse, habiendo sido compuesta por el mis- 
mo Dios y enseñada a nosotros por boca de sus siervos. 

D. Pasemos a la declaración : ¿ Por qué decimos : "Dios te salve, 
María"? — M. Es un saludo que le damos para mostrar que somos 
amigos y reconocidos suyos, y que por eso ansiamos ir a dirigirle 
la palabra. Y empleamos las palabras del ángel porque sabemos que 
se alegra mucho de oír frecuentemente la buena nueva que le llevó 
el ángel, y cuando le dijo las mismas palabras, y todavía se alegra 
que se las recordemos, y seamos agradecidos a Dios por tan grande 
beneficio. 

D. ¿Qué quiere decir: "llena de gracia"? — M. La gracia de Dios 
produce tres efectos principales en el alma: borra los pecados, que 
son como manchas, las cuales afean el alma; adorna la misma alma 
con dones y virtudes ; y, finalmente, le da fuerza para hacer obras 
meritorias y gratas a la divina Majestad. La Señora está llena de 
gracias, porque en cuanto al. primer efecto, no ha tenido jamás man- 
cha alguna de pecado ni original, ni actual, ni venial, ni mortal. En 
cuanto al segundo, ha tenido todas las virtudes y dones del Espí- 
ritu Santo en altísimo grado. En cuanto al tercero, ha hecho obras 
tan gratas a Dios y meritorias, que ha sido digna de remontarse so- 
bre todos los coros de los ángeles en cuerpo y alma. 

D. Parece que la Señora no ha tenido más gracia que los otros • 
santos ; porque muchas veces he oído decir que San Esteban y otros 
santos fueron llenos de gracia. — M. Aun cuando se diga de otros 
santos que han estado llenos de gracia, sin embargo de eso la Se- 
ñora ha tenido más gracia que todos, porque ha sido hecha por 
Dios capaz de mayor gracia que ningún otro santo. Como, por ejem- 
plo, si muchos vasos, uno mayor que otro, se llenan de bálsamo, to- 
dos estarán llenos, y, sin embargo, en el mayor habrá más bálsamo 

lente orazione che si trovi, essendo composta dal medesimo Dio, e ln- I 
segnata a noi per bocea de'servi suoi. 

D. Venlamo alia dichiarazione. Perché diciamo : Dio ti salvi Maria? 

M. Questo é un saluto che noi le diamo, per mostrare, che noi siamo 
amici e conoscenti suoi, e che per questo abbiamo ardire di venirle a 
parlare. E usiamo le parole dedl'Angelo, perché sappiamo, che ella molto 
si rallegra di udire spesso quella buona nuova, che le porto l'Angelo, 
quando le disse le stesse parola, 'e anche si rallegra, che noi ce ne ricor- 
diamo, e siamo grati a Dio di un tanto beneflzio. 

D. Che vuol diré: piena di grazie? 

M. La grazia di Dio fa tre effetti principali nell'anima, canceJla i 
peccati, che sonó come macchie, le quali imbrattano l'anima ; adorna l'is- 
tessa anima di doni e virtú, e finalmente le dá forza di far opere me- 
ritorle, e grate alia divina Maestá. La Madonna é piena di grazie, perché 
quanto al primo effetto, ella non ha mai avuto macchia di peccato veruno, 
né origínale, né attuale, né veniaje, né moríale. Quanto al secondo, ha 
avuto tutte le virtü, e doni dello Spiritó Santo in altissimo grado. Quanto 
al terzo, ha operato opere tanto grate a Dio '3 meritorie, che é stata 
degna di salire sopra tutti i cori degli Angelí in anima e in corpo. 

D. Non pare, che la Madonna abbía avuto piíi grazia degli altri san ti ; 
poiché moltevolte ho inteso diré, che Santo Stefano, e altri santi furono 
pieni di grazia. 

M. Quantunque si dica degli altri santi, che sonó stati pieni di gra- 
zia, nondimeno la Madonna ha avuto piü grazia di tutti ; percioché é 
stata fatta da Dio capace di maggior grazia, che ninn altro santo. 
Come per esempio, se molti vasi, uno piü grande deJl'altro, si riempio- 
no di balsamo, tutti saranno pii?ni, e tuttavia nel piü grande vi sará piü 
balsamo, che negli altri. E la ragione di questo é perché Dio fa gil uomi- 



CLEMENTE VIII 



99 



que en los otros. Y la razón de esto se funda en que Dios hace a 
los hombres capaces de mayor o menor gracia, según los oficios que 
les da. Y porque el mayor cargo que se ha dado a una pura criatu- 
ra ha sido el ser Madre de Dios, por eso la Señora ha sido hecha 
capaz y llena de mayor gracia que ninguna otra pura criatura. 

D. ¿Qué quiere decir: "El Señor es contigo"? — M. Esta es otra 
gloria singular de la bienaventurada Virgen, la cual nos manifiesta 
que el Señor ha estado con la Señora desde el principio de su con- 
cepción con una perpetua asistencia, gobernándola, enderezándola y 
defendiéndola. Y de ahí provino que no cometiese jamás pecado 
alguno, ni de pensamiento, ni de palabra, ni de obra; de donde no 
sólo adornó Dios a esta santísima Virgen de todas las gracias, sino 
quiso además estar siempre con ella, como guardián de tan gran 
tesoro. 

D. ¿Qué quiere decir: "Tú eres bendita entre las mujeres"? — 
M. Esta es la tercera alabanza que se da a la Señora, en la cual se 
declara que ella no sólo está llena de todas las gracias que pueden 
convenir a una virgen, sino también de aquellas que pueden conve- 
nir a una casada, y así supera absolutamente a todas las demás mu- 
jeres que han existido o existirán. La bendición de las mujeres ca- 
sadas es la fecundidad ; y ésta no faltó a la bienaventurada virgen, 
pues dió a luz a un hijo que vale más que cien mil hijos. Y pué- 
dese también decir que es Madre de grandísimo número de hijos, 
porque todos los buenos cristianos son hermanos de Cristo y, con- 
siguientemente, son hijos de la Señora, no por generación o natu- 
raleza, en el oual sentido sólo Cristo es su hijo, sino por amor y 
ternura maternal que siente para con todos. De donde con razón 
se dice "bendita entre todas las mujeres", porque las otras o tienen 
la gloria de la virginidad sin la fecundidad, o tienen la bendición 



ni capaci di maggior o minor grazia, secondo gli uffiei che loro da. E 
perché U maggior uffizio, che sia stato dato ad una pura creatura, é stato 
di ssser Madre di Dio, perció la Madonna é stata fatta capace e riempiuta 
di maggior grazia, che niun'altra pura creatura. 
D. Che vuol diré: il Signore é teoo? 

M. Questa é un'altra lode singulare della Beata Vergine, la quale ci 
significa, che il Signore é stato con la Madonna dal principio della sua 
concezione con una perpetua assistenza governandola, indirizzandola, e 
difendendola. E di qui (Aug., De natura et gratia c.36) é nato, che non 
ha fatto mai peccato veruno, né con pensiero, né con parole, né con 
opere ; onde non solamente L>io ha ornato questa Santissima Vergine di 
tutte le grazie ; ma ha voluto ancora essere sempre con lei, come custode 
di si gran tesoro. 

D. Che vuol diré: Tu sei benedetta fra le donne? 

M. Questa é la terza lode che si dá alia Madonna, nella quale si 
dichiara, che filia non solamente é piena di tutte le grazie, che possono 
convenir ad una vergine, ma ancora di quelle, che possono convenire ad 
una maritata, e cosí assolutamente avanza tutte l'altre donne, che sonó 
state, o saranno. La benedizione delle donne maritate é la recóndita ; e 
questa non é mancata alia Beata Vergine ; poiché ella ha partorito un fi- 
gliuolo, che vaJe piú, che cento mila figliuoli. E si puó anche diré, che 
olla sia Madre di grandissimo numero di figliuoli : percioché tutti i buoni 
Cristiani sonó fratelli di Cristo e consequentemente sonó figliuoli della 
Madonna, non per generazione o natura, nel qual modo solo Cristo é 
suo fiyliuolo ; ma per aniore e tenerezza materna, che ha verso tutti. Onde 
meritamente si dice, benedetta fra tutte le donne, perché le altre o hanno 
la gloria della verginitíi senza feconditá, o hanno la benedizione della 



100 



CLEMENTE VIII 



de la fecundidad sin la virginidad; ella juntó, por singular privile- 
gio de Dios, el honor de la perfecta virginidad con la bendición de 
una grandísima y felicísima fecundidad. 

D. ¿Qué quiere decir: "Y bendito el fruto de tu vientre, Jesús"? 
M. Esta es la cuarta alabanza que se da a la Señora, el ser digna 
de honor no sólo por lo que tiene en sí misma, sino también por lo 
que encierra el fruto de su vientre; porque la gloria del fruto re- 
dunda en el árbol y la del hijo en la madre. Y porque Jesucristo no 
sólo es verdadero hombre, y bendito entre los hombres, sino Dios 
bendito sobre todas las cosas, como dice San Pablo: por eso su 
Aladre no sólo es bendita entre las mujeres, sino también entre 
todas las criaturas, así en la tierra como en el cielo. 

D. Decláreme el resto del Ave María. — M. En las palabras si- 
guientes, la santa Iglesia, repitiendo la principal alabanza de la Se- 
ñora, que consiste en ser Madre de Dios, y mostrando también que 
ella puede alcanzar de ese su Dios todo lo que quiere, le ruega que 
interceda por nosotros, tan necesitados por ser pecadores, y nos 
ayude siempre mientras vivamos, y en particular en la hora de la 
muerte, cuando estemos en el mayor peligro. 

D. Me agradaría saber por qué tocan al Ave María tres veces 
al día : esto es, a la mañana, por la tarde y al mediodía. — M. Para 
que entendamos que necesitamos recurrir frecuentemente a la ayu- 
da de Dios y de los santos, estando como estamos en medio de los 
enemigos visibles e invisibles, y que no debemos contentarnos con 
recurrir a las armas de la oración al principio de nuestras obras, 
sino que debemos hacer lo mismo en medio y al fin. Hay también 
otro misterio en el toque tres veces repetido del Ave María, y es 
que la santa Iglesia nos quiere recordar continuamente los tres mis- 



feconditá senza virginita ; ella ha congiunto, per singolar privilegio di 
Dio, l'onore della períetta verginita con la benedizione di una somnia e 
fe.licissima feeondirA. 

D. Che vuol diré: E benedetto il frutto del tuo ventre Gesú? 

M. Questa é la quarta lode, che si dá alia Madonna, che non sola- 
mente sia degna di onore per quel che ha in sé stessa rna anche per quel 
lo che é nel frutto del suo ventre ; perché la lode del frutto ridonda 
neU'albero, e la gloria del Figliulo ridonda nella Madre. E perché Uesü 
non solamente é vero uomo, e benedetto fra gli uomini, ma é Dio bene- 
detto sopra mu • le cose, come c'insegna S. Paolo ; perció la Madre sua 
non solamente é benedetta fra le donne ; ma é benedetta fra tutte le 
creature, cosí in térra come in cielo. 

D. Dichiar.'itemi il resto dell'Ave María. 

M. Nelle parole segujnti la santa Chiesa ripetendo la principal lode 
della Madonna, la qual'é esser Madre di Dio e cosí mostrando, ch'ella 
puó impetrare da esse Dio tutto quello che vuole, la prega, che interceda 
per noi, che ne abbiamo gran bisogno, essendo pecatori, e ci aiuti sempre, 
mentre viviaino, ed in particolare nel punto della morte, quando saremo 
nel maggior pericolo. 

D. Avrel caro di sapere, perché suoni l'Ave Maria tre volte al gior- 
no : cioé la mattina, la sera, e a mezzodi. 

AL Accioché intendiamo, che abbiamo bisogno di ricorrere spesso 
aH'ajuto di Dio, e de santi, essendo noi in mezzo de'nemicl visibili ed 
invisibili, e che non dobbiamo contentarci di ricorrere aJIe armi dell'ora- 
y.ione nel principo delle nostre opere, ma che dobbiamo fare il medeslnio 
nel progresso, e nel fine. Ci é anche un altro mistero in questo suonare 
tre volte l'Ave Maria, ed é che la santa Chiesa ci vuole ricordare del 
continuo (Sap. 18) i tre misteri principan dalla nostra redenzione : Tincar- 



PAULO V 



101 



tcrios principales de nuestra redención : la encarnación, la pasión y 
la resurrección ; y por eso quiere que saludemos a la Señora, por 
la mañana en memoria de la resurrección del Señor ; al mediodía, 
en recuerdo de la pasión, y por la noche, en recuerdo de la encar- 
nación ; porque así como estamos ciertos que nuestro Señor fué cru- 
cificado al mediodía y* resucitó por la mañana, así se cree que la 
encarnación se realizó de noche. 



PAULO V (1605-1621)* 

Fué eminentísimo por sus conocimientos lingüísticos. Habla sido vi- 
cario de Sama María la Mayor, a la que engrandeció espléndidamente. 
A él se debe la capilla Borghese Desempeñó también el cargo de legado 
en España. Sus principales conflictos fueron con la señoría de Venecia 
y por la guerra de los Treinta Años. Aprobó la Orden de la "Visitación. 
En 1617 murió el Doctor Piadoso y Eximio, P. Francisco Suárez. 

Dió fin a las disputas de auxilns, prohibiendo toda calificación dog- 
mática (cf. Llorca). 

Bula "Immensae bonitatis", 27 de octubre de 1615 

El Dios de inmensa bondad, Creador de todas las cosas, 182 
por cuya admirable providencia todo es regido, habiendo ama- 
do al mundo hasta decretar darle a su Hijo unigénito para su 
redención, escogió de antemano de entre todas las criaturas a 
María, virgen purísima y santísima, de regia estirpe, para rea- 
lizar tan grande e inefable misterio. De ahí que, con la inter- 
vención de la virtud del Espíritu Santo, que le cubrió con su 
sombra, como la lluvia que desciende del rocío del cielo en el 
vellón, la hizo Madre de su Unigénito, y juntamente con la ri- 
quísima fecundidad conservó perpetuamente pura la flor de su 
virginidad, cuya virtud y hermosura admiran el sol y la luna, 

nazione, la passioni e la resurrezione ; e pereió vuole, che salutiamo la 
Madonna, la mattina in memoria della resurrezione del Signore, a. mez- 
zodl in memoria della passione, e la notte in memoria della incarnazione, 
perciochc sicconie siemo certi, che nostro Signore fu messo in croce a 
mezzodl e risuscitA la mattina, cosí si crede, che l'incarnazione si fa- 
cesse la notte. 

Immcnsae bonitatis creator omnium Deus, cuius admirabili pro- 182 
videntia cuneta reguntur, cum ita dilexisset mundum, ut pro illius 
redernptione daré decrevisset Filium unigenitum, ad tam magnum 
ct ineffabile implendum mysterium, ex omni creatura Mariam Vir- 
ginem purissimam atque sanctissimam de regia stirpe praelegit. 
Hinc Spiritus sancti virtute ei sicut pluvia quae de rore caeli in 
vellus descendí, obumbrante, fecit Unigeniti sui Genitricem, unaque 
cum ubérrima fecunditate florem virginitatis illibatum perpetuo 
conservavit, cuius virtutem et pulchritudkiem sol et luna mirantur, 

* Paulo V pone su pontificado bajo la protección de María (Marie 
IV* 61). 

83 SA VII 173. 



102 



PAULO V 



la naturaleza mira con pasmo, y el infierno mismo se estreme- 
ce ante ella. Pues Ella, anunciada antes con tantas figuras, con 
tantas visiones y vaticinios de los profetas, y esperada por 
tanto tiempo de los Santos Padres, por fin, apareciendo ador- 
nada del brillo de las virtudes y de toda suerte de gracias, 
nos libró del cautiverio con su saludable fecundidad, y tritu- 
rada la cabeza de la serpiente, vestida del sol, teniendo la luna 
por escabel de sus pies, victoriosa y triunfadora, mereció ser 
coronada con corona de doce estrellas y, ensalzada sobre los 
coros de los ángeles, ser llamada Reina del cielo y de la tierra. 

183 De consiguiente, cuando investigamos con piadosa conside- 
ración los altísimos insignes merecimientos con que la misma 
Virgen gloriosa Madre de Dios, colocada en las moradas si- 
derales, brilla como estrella matutina, y cuando también medi- 
tamos en lo íntimo de nuestro corazón que Ella, como Madre 
de misericordia, intercede en favor del pueblo cristiano ante 
el Rey que engendró, Abogada diligente y vigilantísima, y que 
siempre encontramos a la misma sacratísima Virgen ayudado- 
ra en toda suerte de dificultades y trabajos, y que creemos 
haber recibido por sus piadosas oraciones los innumerables be- 
neficios que el Dador Altísimo nos concedió: juzgamos cosa 
digna, más aún, obligatoria, que así como nuestro Redentor y 
Dios sublimó en los cielos a la sacratísima Virgen, así tam- 
bién Nos, en cuanto podemos, la honremos en la tierra. Y para 

natura obstupescit, infernus quoque contremiscit Ipsa enim tot fi- 
guris, tot prophetarum visionibus ac vaticiniis antea praemonstrata, 
et a sanctis Patribus diu exspectata, tándem veniens splendore vir- 
tutum et gratiarutn omnium ornata, salutífera fecunditate sua libe- 
ravit nos a captivitate, ac serpcntis capite contrito, solé amicta, lu- 
nam habens sub pedibus, victrix et triumphatrix, duodecim corona 
stellarum coronari, ac super choros angelorum exaltata, Regina caeli 
ct terrae appellari promeruit. 
183 Igitur dum praecelsa tneritorum insignia, quibus ipsa Virgo Dti 
Genitrix gloriosa sedibus illata sidereis, quasi stella matutina reful- 
get, nos piae considerationis indagine perscrutamur, dum etiam intra 
pectoris arcana revolvimus, quod ipsa uti Mater inisericordiae pro 
Christiano populo sedula exoratrix, et pervigil ad regem quem ge- 
nuit, interccdit, quodque eamdem sacratissimam Virginem in omnium 
rerum dif íicultatibus ac operibus nostris semper invenimus adiutri- 
cem, ac innúmera quae largitor Altissimus nobis contulit beneficia, 
piis illius precibus credimus accepisse, dignum quin potius debitum 
arbitramur, ut sicuti Redemptor noster et Deus ipsam sacratissimam 
Virginem sublimavit in caelis, ita eam nos quantum possumus ho- 
noremus in terris. Atque ut religionem quam semper erga ipsam 
Dei Genitricem animo inclusam tulimus, externi quoque cultus in- 
signi testimonio aperiremus, cum alias eiusdem sacratissimae Virgi- 
nis nomine et miraculorum splendore illustres Ecclesias semper in 
honore habuimus, tum in primis erga celeberrimam eius in alma 
Urbe Basilicam S. Mariae Maioris appellatam, ct illius sacratissi- 



PAULO V 



103 



manifestar, con algún insigne testimonio de culto externo, la 
devoción que siempre llevamos encerrada en nuestro pecho 
para con la misma Madre de Dios, [Nos hemos determinado...] 

Erección de una capilla en la basílica de Santa María la Mayar de 
Itomn. 

OTROS DOCUMENTOS 

1) Gravois, 223. Apostolicae Sedis, 11 de mayo de 1606: fundación 
de una capellanía perpetua bajo la invocación de la Inmaculada Con- 
cepción. 

2) SA VII 163. Breve Cum certas, 30 de octubre de 1606: indulgen- 
cias concedidas a los cofrades del santo escapulario. 

3) Gravois, 223. THgmum, 31 de agosto de 1607: fundación de un 
simple beneficio bajo el título de la Inmaculada Concepción. 

4) SA VII 161. Breve Romamis ontifex, 14 kal. martias de 1607: 
írección de la Orden Militar bajo el título, hábito y regla de Santa 
María Virgen del Monte Carmelo en Francia. 

5) DAü I n.235. Del Gloria en las misas de Nuestra Señora in Sab- 
bato, 1 de septiembre de 1607. 

6) DAU I n.237. Del rezo del Oficio parvo en la catedral troyana, 
1.° de septiembre de 1607. 

7) SA VII 170. Breve MiliUtntium QnMntim, 26 de febrero de 1608, 
sobre lo mismo que en el n. 4. 

8") DAU I n.249. Sobre la celebración de la misa en Montserrat, 
10 de mayo de 1608. 

9) Gravois, 179 : Mir, 185. Vivae vorix oráculo, 19 de enero de 1609 : 
concede a los frailes observantes que, en los sábados no impedidos, pue- 
dan rezar el oficio de la Inmaculada que comienza Siout liltiim. 

10) SA VII 171. Breve Piorum hortwvum, 31 de agosto de 1609. In- 
dulgencias concedidas en favor de la Archicofradía de Santa María Vir- 
gen del Monte Carmelo. 

11) Gravois, 180. S. Rit. Congr., 14 de enero de 1612. Se concede 
a los frailes conventuales la misma gracia que se otorgó el 19 de enero 
de 1609 a los observantes. 

12) Gravois, 180. S. Rit. Congr.. 7 de julio de 1612. Se concede a 
los frailes capuchinos la misma gracia. 

13) GA 948-956; EM IV 46, 11 de febrero de 1613. Sobre el esca- 
pulario del Carmen y privilegio sabatino, 

14) SA VII 172. Bula Alias volenles, 19 de julio de 1614. Establ- 
éense las cofradías bajo la invocación de Santa María Virgen del Monte 
Carmelo. 

15) Versieersch, I 163. El 4 de abril de 1615 se concede oficio pro- 
pio de Nuestra Señora de la Merced. 

16) Mir, 188. Aprobación del Oficio parvo. Año 1615. 

17) SA VII 204. Breve Deoet R. PonHfiei, 12 de junio de 1616. Sobre 
la fiesta de Nuestra Señora de la Mercjed, de la Orden de la misma Señora. 

18) SA VII 200. Regis Pacifici, 6 de julio de 1616. Renueva las 
constituciones de Sixto IV y Pío V sobre las disputas de la Inmaculada 
Concepción. 

19) SA VII 206. Breve Adl ea, 6 de marzo de 1617. Erección de la 
Congregación de Clérigos Pobres de la Madre de Dios de las Escuelas 
Pías. 

20) SA VII 210. Breve Ad ea, 24 de ubiii de 1617. Confirmación de 
la concordia entre los carmelitas calzados y descalzos sobre la erección 
de Cofradías de Santa María Virgen. 

21) DAU I n.340. Roma. De cierta procesión de la Santísima Virgen, 
12 de marzo de 1616. 

22) DAU I n.351. Del abad del monasterio de Nuestra Señora de 
Irace, 8 de mayo de 1617. 



104 



GREGORIO XV 



23) SA VII 208 ; DTC VII 1172 ; Gravois, 49 ; Mir, 184. Prohibe 
enseñar públicamente la sentencia contraria a la Inmaculada Concep- 
ción, 12 de septiembre de 1617. 

24) DAU I n.359. De la Cofradía bononiense del Santo Rosario, 9 di- 
ciembre de 1617. 

25) BXIV 233. Aprobó el oficio de Nuestra Señora del Carmen. 

26) Tenía especial complacencia en rezar una oración en la que se 
llamaba a la Virgen Clementísima Reina del eielo..., Reiiw poderosísima 
(María I 604; A. Luis 79). 



GREGORIO XV (1621-1623)* 

Su corto pontificado siguió en la misma línea elevadísima de sus 
predecesores. Su mayor obra fué la forma definitiva que dió a la Can- 
(rregación de Propaganda Fide. Fomentó más y más el culto de la In- 
maculada y de Santa Ana y San Joaquín. 

Confirmó la constitución de Pío IV sobre los deberes de ios confe- 
sores y acogió benignamente a Miar 00 A. de Dominis después de su 
abjuración (cf. Elorca). 



Breve de 4 de noviembre de 1622 

Mas vosotros mostráis que habéis aprendido muy bien la 
ciencia de la salvación cuando públicamente manifestáis que os 
hemos hecho un favor con el decreto apostólico con que, poco 
ha, quisimos acabar con las disensiones de los teólogos y mi- 
rar por la dignidad de la Reina celestial. 

mam imaginem, quae inibi venerabiliter asservatur, praecipua qua- 
dam, et pia devorione affecti sumus. Etenim imaginem banc Christi 
fidelium religione... 



* Gregorio XV : 

1) SA VII 218, iSaori apontoMun, 31 de enero de 1621. Confirmación 
de las constituciones de la Congregación de la Madre de Dios de las Es- 
cuelas Pías. 

2) Marín, 5. Breve AUas pro parte, 15 de abril de 1621. Compendia- 
dos los documentos de Gregorio XIII y Sixto V acerca de las Congregacio- 
nes marianas, otorga la gracia de poderlas erigir en las residencias de 
la Compañía de Jesús. 

3) SA VII 215. Erección de la Congregación de Clérigos Seculares 
de la Madre de Dios de las Escuelas Pías en religión de clérigos regu- 
lares. 18 de noviembre de 1621 (hu supremo npostolatus) . 

4) SA VII 220; DTC Vil 1173; Gravois. 4: Vermeersch. I 199. 
Retraerá las constituciones de Sixto IV, Alejandro VI. San Pío V y Pau- 
lo V sobre la Inmaculada, prohibiendo enseñar, aun privadamente, la sen- 
tencia contraria. La fecha, según unos, es del 4 de mayo ; segYin otros, del 
25 de mayo o 28 de junio de 1622. 

5) SA VII 217. Ad vheres fructus, 15 de octubre de 1622. Gracias 
concedidas a las Escuelas Pías. 

6) En el año 1622 extiende la tiesta del Nombre de María a la 
diócesis de Toledo (GA 876). 

"* Gravois, 178-179: María I 005; A. Luís, 81. Al pueblo de Sevi- 
lla (España), que le había manifestado su gozo por la supresión de las 
disputas que iban contra la Concepción Inmaculada de María. 



URBANO VIH 105 



URBANO VIII (1623-1 644) 

Su intervención en la guerra de los Treinta Años fué el punto más 
delicado de su política. Richelieu comenzó en 1624 sus actividades di- 
plomáticas. En 1632 fundó San Vicente de Paúl los lazaristas. 

Condenó a Jansenio y Galileo. Intervino en la cuestión de' los ritos 
chinos. Reformó el Brcvi-ario, el Pontifical y el Martirologio (cf. Llorca). 

Bula "Imperscrutabilis", 12 de febrero de 1623 

Erección de la Milicia Cristiana bajo el título de la Concepción de 
Santa María Virgen Inmaculada... 

Empero, principalmente, nos deleitamos en el Señor cuan- 185 
do se planea la institución de una religión militar bajo la invo- 
cación de la concepción de la Madre de Dios, Virgen inmacu- 
lada, a la que los cristianos todos han experimentado propicia 
Abogada ante su unigénito Hijo, ya que, como Madre de gra- 
cia y de piedad, siempre intercede en favor del linaje humano, 
diligente orante ante el Rey que engendró, esperando que tal 
institución, por la intercesión de la misma Virgen, Reina de los 
cielos, será fuente de copiosísimos frutos... 

18 de noviembre de 1625 

"Bendita sea la Purísima e Inmaculada Concepción de la B. V. M". 186 

S. Congr. S. Oficio, 23 de enero de 1627 

... en pro de la opinión favorable a la Inmaculada Concep- 187 
ción, los predecesores de Su Santidad han llegado tan adelan- 
te, que nada ya hoy falta, sino o definir la cuestión, o estable- 
cer algo equivalente a la definición. 

Verum praecipue in Domino oblectamur, dum institutionem unius 185 
militaris religionis sub invocatione Conceptionis Deiparae Virginis 
immaculatae meditantur, quam Christifideles omines propitiam apud 
unigenitum Filium suum nacti sunt Advocatam, utpote quae Mater 
gratiae et pietatis pro humani generis salute sedula oratrix, apud 
Regem quem genuit, semper intercedat, sperantes huiusmodi insti- 
tutionem eiusdem Virginis caelorum reginae intercessione praefatae 
christianae reipublicae ubérrimos fructus allaturam. 



*• SA VII 223. 

,M Gravois, 55. Concede cien días de indulgencia a los que Jleven 
coronas y medallas bendecidas por el abad de Monte Serrano, por cada 
vez que digan la jaculatoria. 

Gravois, 211. Esta misma Congregación había expedido ya antes 
otros decretos favorables sobre esta materia, el día 20 de noviembre de 
1625 y en los días 15 y 29 de enero de 1626. 



106 



URBANO VIII 



Breve "Sanctae", 26 de noviembre de 1631 

Celebración de la fiesta, de la Inmaculada Concepción en la iglesia 
de Santiago en Roma aun en la II dominica de Adviento con rito doble 
de 1. a clase 

Deseando aumentar el culto y veneración de la santa e in- 
maculada Virgen Madre de Dios María, dignísima de toda ala- 
banza, gustosamente admitimos los piadosos deseos de los fie- 
les a esto dirigidos y los apoyamos con favores y gracias opor- 
tunas. 

Ahora bien, los queridos hijos administradores de la iglesia 
del hospital de Santiago, de la nación española, de la Ciu- 
dad, nos expusieron poco ha que ellos, principalmente por la 
devoción con que dicha nación entera celebra la fiesta de la 
Concepción de Santa María Virgen, acostumbraron celebrar 
solemnemente, en la mencionada iglesia, semejante festividad. 

Sigue la gracia... 

En una poesía, llama a la Santísima Virgen Reina del cielo, 
Reina del empíreo trono, Emperatriz del cielo. 

OTROS* DOCUMENTOS 

1) SA VII 228. Breve Cum Aos, 14 de noviembre de 1624. Sobre la 
Milicia Cristiana. 

2) SA VII 230. Bula Orthodoxae fidei, VI idus maii 1625. 

3) SA VII 231. Breve Pietatis, 20 de noviembre de 1624. Aproba- 
ción y . confirmación de la Cofradía de música, bajo las invocaciones de 
la Visitación de Santa María. 

4) SA VII 234. Breve Humanarum rerum, 9 de diciembre de 1626. 
Sobre lo mismo. 

5) SA VII 235. Breve Alias, 24 de mayo de 1625. Confirmación de los 
estatutos de la Milicia Cristiana. 

6) SA Vil 237. Bula Itu supremo, VII kal. de julio de 1626. Con- 
firmación de los privilegios de la Orden de Santa María de la Merced, 
llamada de los Recoletos. 

7) SA VII 238. Bula Ex clementi, en los idus de octubre de 1628. 
Confirmación de los privilegios... de la Orden de Frailes de Santa María 
de la Merced... Llama a la Virgen "Santísima Reina de los cielos". 

8) SA VII 241. Bríve Complura, 7 de junio de 1630. Construyase la 
iglesia de Santa María de Montserrat. 



Sanctae et Immaculatae Virginis Genitricis Dei Mariae omni 
laude dignissimae cultum et venerationem augere dcsiderantes, pia 
Christi fidelium in id tendentia vota adj exauditionis gratiam libenter 
admittimus, favoribusque et gratiis prosequimur opportunis. , 

Exponi siquidem nobis nuper fecerunt dilecti filü administrato- 
res Ecclesiae et hospitalis Sancti Iacobi nationis Hispanorum de 
urbe, quod ipsi pro eo praecipuo, quem universa natio huiusmodi 
erga festum Conceptionis beatae Mariae Virginis gerit devotionis 
affectu, festum huiusmodi quotannis in praedicta Ecclesia sollemni- 
niter celebrare consueverunt. 



»■ SA VII 243. 
m» A, Luis, 83-84. 



INOCENCIO X 



107 



9) SA VII 244. Breve Cwm> sicut accepinuts, 20 de julio de 1639. 
Gracias especiales concedidas a la Cofradía de la Inmaculada Concepción 
en el pueblo Chaul, de la diócesis de Goa, en las Indias orientales. 

10) DAU I n.529. Iglesia de Calahorra. Misa de la Virgen todos los 
sábados. 

11) DAU I n.535. Misa del Rosario. 

12) DAU I n.576. Respétense las "letanías lauretanas". 

13) DAU I n.67S. Recítese el Ave María, sin aditamentos. 

14) DAU I n.689. Lo mismo. 

15) DAU I n.782. No se recen letanías de la Virgen sin ser apro- 
badas de la S. C. R. 

16) DAU I n.810. No se expongan las imágenes de la Santísima Vir- 
gen de modos raros y nuevos. 

17) DAU I n.824. Un caso particular de lo mismo. 

18) Gravois, 224. Debitum pastoralis, 10 de mayo de 1632. Al arzo- 
bispo de Trani, para que erija en la ciudad de Minervino un monasterio 
bajo la invocación de la Inmaculada Concepción. 

19) BXIV 250 ; Vermeersch, I 245. El 29 de noviembre de 1632 se 
conasde a la región del Piceno la fiesta de Nuestra Señora de Loreto. 

20) Gravois, 208. Ex debito pastoralis officM, 22 de febrero de 1633. 
Manda que se adopte en absoluto la Doctrina cristiana de San Roberto 
Belarniino en las Indias orientales y que procuren traducirla a las len- 
guas de dichas naciones. Cf. Clemente VIII. 

21) Gravois, 52. In eminenti, 6 de marzo de 1641. Confirma las cons- 
tituciones de San Pío V Ex ómnibus afflictionibus y la de Gregorio XIII 
Provisionis Kostrae. 

22) Bover-Aldama-SoI/Á, 227 ; EstM VI 20. En 1642 puso la solem- 
nidad de la Asunción de Nuestra Señora entre las fiestas de precepto. 

23) Gravois, 224. Sacri apostolatus, 18 de noviembre de 1643. Al 
obispo de Cajazzo para que erija un monasterio bajo el título de la In- 
maculada Concepción. 

24) Gravois, 185. Decretó que la Inmaculada Concepción fuese la 
Patrona del reino de Portugal. 



INOCENCIO X (1644-1655)* 

Con el título de patriarca de Antioquía había sido nuncio en España. 
Sus reclamaciones contra la paz de Westfalia no fueron atendidas. Su 
contemporáneo Cromwell afligió sobremanera a los católicos ingleses. En 
1650 murió Descartes. 

Condenó las cinco célebres proposiciones extractadas del Augxistinus y 
del libro De Magnitudine Eeclesiac. Además de las innumerables sectas 
protestantes que se multiplicaban constantemente, aparecen en este tiempo 
los preadamitas (cf. BAC IV 24, 170, 223). 



* Inocencio X : 

1) Vermeersch, I 199. En su constitución del 10 de noviembre de 
1644 concede a España que la fiesta de la Inmaculada sea de precepto. 

2) SA VII 245. Breve Exponi Kobis, 28 de agosto de 1645. Confirma 
los estatutos de los monasterios de la Congregación de Santa Marta 
Virgen, bajo la regla de San Agustín. 

3) DAU I n.879. Permítase la exposición y veneración de la imagen 
vulgarmente llamadi della Madonna del buen successo. 

4) DAU I n.957. No se añada nada al Ave María. 

5) DAU I n.970. Sobre el rezo del Ofi-cio parvo en la diócesis de Se- 
govia. 



108 



ALEJANDRO Vn 



ALEJANDRO Vil (1655-1667)* 

Su firma aparece al pie del tratado de Westfalia. Políticamente tuvo 
por adversario a Mazarino, qus humilló al pontífice con la paz de Pisa, 
y haciendo caso omiso de él en la de los Pirineos. Fué un gran me- 
cenas, siendo Bernini uno de sus artistas preferidos. Recibió en la Iglesia 
a Cristina de Suecia. 

Confirmó la condenación de Jansenio y son célebres sus decisiones en 
materias morales (cf. BAC IV 27, 226). 

Bula "Sollicitudo omnium", 8 de diciembre de 1661 

Antigua es la piedad de los fieles cristianos para con la san- 
tísima Madre Virgen María, que sienten que su alma, en el pri- 
mer instante de su creación e infusión en el cuerpo, fué pre- 
servada inmune de la mancha del pecado original, por singu- 
lar gracia y privilegio de Dios en atención a los méritos de 

Sollicitudo omnium Ecclesiarum quam licet meritis et viribus 
longe impares, Dei optimi maximi volúntate et providentia gerimus, 
in id nos anxie tenet intentos et vigilantes, ut scandala quae inter 
fideles pro humanae naturae corruptione et fragilitate necesse est 
ut veniant, quantum fieri potest, paucissima exoriantur, utque exorta 
quam celerrime, et quam diligentissime amoveantur; nam iis per quos 
veniunt certam peccati perniciem, qui'bus vero praebentur, praesens 
af ferunt labendi periculum, quorum Nos pro Nostro pastoralis officü 
debito et damnum summoperc dolemus, et discrimine assidue utimur. 

(1) Sane vetus est Christi fidelium erga eius beatissimam Ma- 
trem Virginem Mariam pietas, sentientium, eius animam in primo 
instanti creationis atque infusionis in corpus fuisse speciali Dei gra- 
tia et privilegio, intuitu meritorum Iesu Christi eius Filii, humani 
generis Redemptoris, a macula peccati originalis praeservatam im- 
munem, atque in hoc sensu eius Conceptionis fesfivitatem sollemni 
ritu colentium et celebrantium ; crevitque horum numerus, atque 
huiusmodi cultus post editas a felic. record. Sixto Papa IV, Prae- 
decessore Nostro, in eius commendationem apostólicas Constitutio- 
nes, quas sacrum concilium Tridentinum innovavit, atque observari 
mandavit. Aucta rursus, et propagata fuit pietas haec, et cultus erga 
Deiparam post erecta hoc nomine, approbantibus Romanis Pontifi- 
cibus, monasteria religiosorum ordinum et conf raternitates, ac con- 
cessas ab iisdem indulgentias, ita ut accedentibus quoque plerisque 
celebrioribus academiis ad hanc sententiam, iam fere omnes Catho- 
lici eam complectantur. 

(2) Et quia ex ocassione contrariae assertionis in concionibus, 
lectionibus, conclusionibus et actibus publicis quod nempe eadem 
beatissima Virgo Maria fuerit concepta cum peccato originali, orie- 
bantur in populo Christiano cum magna Dei offensa scandala, iurgia 
et dissensiones, recol. memor. Paulus Papa V, etiam Praedecessor 
Noster, vetuit horum opinionem praefatae sententiae contrariam 
publice doceri aut praedicari : quam prohibitionem piae memor. 



m-m SA VII 251. 



ALEJANDRO VII 



su hijo Jesucristo, Redentor del género humano, y que, en este 
sentido, veneran y celebran con solemne ceremonia la fiesta de 
su concepción; y ha crecido su número... de tal suerte, que... 
casi todos los católicos la admiten... 

Nos, considerando que la santa romana Iqlesia celebra so- 191 
lemnemente la festividad de la Concepción de la Inmaculada 
siempre virgen María, y que dispuso en otro tiempo un oficio 
especial v propio acerca de esto, conforme a la piadosa, devo- 
ta y laudable práctica que entonces emanó de Sixto IV, nues- 
tro predecesor; y queriendo, a ejemplo de los romanos pontífi- 
ces, nuestros predecesores, favorecer a esta laudable piedad 
y devoción v fiesta, y al culto en consonancia con ella, y ja- 
más cambiado en la Iqlesia romana después de la institución 
del mismo, y (queriendo) además salvaguardar esta piedad y 
devoción de venerar y celebrar la Santísima Virgen preserva- 

Grcgorius Papa XV. similiter Praedecessor Noster, ad privata 
etiam colloauia extendit ; mandans insuner in favorem eiusdem sen- 
tentiae, ut in sacrosancto Missae sacrificio ac divino Officio cele- 
brandis, tam publice quam privatim, non alio quam Conceptionis 
nomine uti'quictimque debeant. 

(3) Nihilominus, prout venerabiles fratres eoiscopi fere omnes 
Hispaniarum cum ecclesiarum suarum capitulis datis ad nos litteris 
exnosuerunt, accedente etiam insimiatione carissimi in Christo filii 
"ostri Philippi eartindem Hispaniarum regis Catholici, qui specia- 
Icm super hoc misit ad nos oratorem venerabilem fratrem Ludovi- 
cum episcopum Placentinum, per ruiem etiam delatae fuerunt ad 
nos supplicationes re.emorum earumdem Hispaniarum, pergunt aliqui 
contrariae illius opinionis assertores contra praefatas prohibitiones 
tnm privatim tum publice praefatam sententiam aut imnugnare aut 
vell'carc, et favorem a Romanis Pontifia'bus cultui et festo secun- 
dum illam praestitum ita interpretari, ut frustrentur ; imo Ecclesiam 
Romanam huic sententiae. et cultui iuxta illam beatae Virgini exhi- 
bito favere negant, pios Christi fideles a sua pacifica quasi posses- 
sionc deturbare conando. unde offensiones, scandala et iurgia, qui- 
bus obviare voluerunt Paulus V et Gregorius XV Nostri Praede- 
cessores nerdurant adhuc, et ex occasione eorumdem adversantiuim 
maiora his incommoda in posterum prudenter et mérito timentur. 
Quapronter super his tam praefati episcopi cum ecclesiarum suarum 
capitulis, quam memoratus Philip<nus rex, eiusque regna Nobis pro 
opportuno remedio instanter supplicari fecerunt. 

(4) Nos considerantes, quod sancta Romana Ecclesia de interne- 191 
ratae semper Virginis Mariae Conceptione festum sollemniter cele- 
brat, et spec'ale ac proprium super hoc Officium olim ordinavit 
iuxta piam, devotam et laudabilem institutionem quae a Sixto IV 
Praedecessore Nostro tune emanavit ; volentesque laudabili huic pie- 
tati et devotioni, et festo ac cultui secundum illam exhibito in 
Ecclesia Romana post insius cultus institutionem numquam immu- 
tato Romanorum Pontificum Praedecessorum Nostrorum exemplo 
favere, necnon tueri pietatem et devotionem hanc colendi et cele- 



110 



ALEJANDRO VII 



da del pecado original, claro está, por la gracia preveniente 
del Espíritu Santo; y deseando conservar en la grey de Cristo 
la unidad del espíritu en el vínculo de la paz, apaciguados los 
choques y las contiendas y removidos los escándalos: en aten- 
ción a la instancia a Nos presentada y a las preces de los 
mencionados obispos con los cabildos de sus iglesias y del 
rey Felipe y de sus reinos; renovamos las constituciones y de- 
cretos promulgados por los romanos potífices, nuestros pre- 
decesores, y principalmente por Sixto IV, Paulo V y Grego- 
rio XV en favor de la sentencia que afirma que el alma de 
Santa María Virgen en su creación y en la infusión en el cuer- 
po fué obsequiada con la gracia del Espíritu Santo y pre- 
servada del pecado original, y en favor también de la fiesta y 
culto de la Concepción de la misma Virgen Madre de Dios, 
prestado, según se dice, conforme a esa piadosa sentencia, y 
mandamos que se observe bajo las censuras y penas conteni- 
das en las mismas constituciones. 
192 Y además, a todos y cada uno de los que continuaren in- 
terpretando las mencionadas constituciones o decretos, de suer- 
te que anulen el favor dado por éstas a dicha sentencia y 
fiesta o culto tributado conforme a ella, u osarea promover 
una disputa sobre esta misma sentencia, fiesta o culto, o ha- 
blar, predicar, tratar, disputar contra estas cosas de cualquier 
manera directa o indirectamente o con cualquier pretexto, aun 
de examinar su definibilidad. o de glosar o interpretar la sa- 
grada Escritura, o los Santos Padres o Doctores, finalmente, 
con cualquier pretexto u ocasión por escrito o de palabra, dc- 



brandi beatissimam Virginem, praeveniente scilicet Spiritus sancti 
gratia a peccato originali praeservatam ; cupientesque in Christi 
grege unitatem spiritus in vinculo pacis, sedatis of fensionibus et 
iurgiis, amotisque scandalis conservare: ad praefatorum episcopo- 
rum cum ecclesiarum suarum capitulis ac Philippi regís, eiusque 

regnorum oblatam nobis instantiam ac preces, Cpnstitutiones et de- 
creta a Romanis Pontificibus Praedecessoribus Nostris, et praecipue 
a Sixto IV, Paulo V et Gregorio XV edita in favorem sententiac 
asserentis animam beatac Mariae Virginis in sui creatione et in 
corpus infusione Spiritus sancti gratia donatatn, et a .peccato origi- 
nali praeservatam fuisse, necnon et in favorem festi, et cultus Con- 
ceptioni eiusdem Virginis Deiparae secundum piam istam sententiam, 
ut praefertur, exhibiti, innovamus, et sub censuris et poenis in eis- 
dem Constitutionibus contentis observari mandamus. 

(5) Et insuper omnes et singulos, qui praefatas Constitutiones 
seu decreta pergent intCrpretari, ut favores per illas dictae senten- 
tiae et festo seu cultui secundum illam exhibito frustrentur, vel qui 
hanc eandem sententiam, festum. seu cultum in disputationem revo- 
care, aut contra ea quoquo modo directe, vel indirecte, aut quoyis 
praetextu etiam definibilitatis eius examinandae, sive sacram Scrip- 
turam, aut sanctos Patres, sive doctores glossandi, vel interpretandi, 

denique alio quovis praetextu, seu occasione, scripto, seu voce, 



ALEJANDRO VII 



111 



terminando o afirmando cosa alguna contra ellas, ora aducien- 
do argumentos contra ellas y dejándolos sin solucionar, ora 
discurseando de cualquier otra manera inimaginable; fuera de 
las penas y censuras contenidas en las constituciones de Six- 
to IV, a las cuales queremos someterles, y por las presentes 
les sometemos, queremos también privarles del permiso de pre- 
dicar, de leer públicamente, o de enseñar, y de interpretar, y 
de voz activa y pasiva en cualesquiera elecciones, por el mero 
hecho de comportarse de ese modo y sin otra declaración al- 
guna; y que incurran, además, ipso facto, sin otra declaración 
alguna, en las penas de inhabilidad perpetua para predicar, leer 
públicamente, enseñar e interpretar; y que no puedan ser ab- 
sueltos o dispensados de estas cosas sino por Nos mismo o 
por nuestros sucesores los romanos pontífices; y queremos 
asimismo que sean sometidos, y por las presentes sometemos a 
los mismos a otras penas, por Nos y al arbitrio de los mismos 
romanos pontífices, nuestros sucesores, infligibles, renovando 
las constituciones o decretos de Paulo V y de Gregorio XV, 
arriba mencionados. 

Prohibimos, bajo las penas y censuras contenidas en el In- 193 
dice de los libros prohibidos, los libros en los cuales se pone 
en duda la mencionada sentencia, fiesta o culto conforme a 
ella, o se escribe o lee algo contra esas cosas de la manera que 



loqui, concionari, tractare, disputare, contra ea quidquam determi- 
nando aut asserendo, vel argumenta contra ea asserendo et insoluta 
rclinquendo, aut alio quovis excogitabili modo disserendo, ausi fue- 
rint, praeter poenas et censuras in Constitutionibus Sixti IV conten- 
tas, quibus illos subiacere volumus, et per praesentes subicknus, etiam 
concionandi, publice legendi, seu docendi et interpretandi facúltate, 
ac voce activa et passiva in quibuscumque electionibus eo ipso absque 
alia declaratione privatos esse volumus, necnon ad concionandum, 
publice legendum, docendum et interpretandum perpetuae inhabili- 
tatis poenas ipso facto incurrere absque alia declaratione; a quibus 
poenis nonnisi a Nobis ipsis, vel a Successoribus Nostris Romanis 
Pontificibus absolví, aut super iis dispensan possint: necnon eosdem 
aliis poenis Nostro et eorundem Romanorum Pontificum Successo- 
rum Nostrorum arbitrio infligendis pariter subiacere volumus, prout 
subicimus per praesentes, innovantes Pauli V et Gregorii XV su- 
perius tmemoratas Constitutiones sive decreta. 

(6) Ac libros in quibus praefata sententia, festum, seu cultus 193 
secundum illam ut dubium revocantur, aut contra ea quomodocum- 
que, ut supra, aliquid scribitur aut legitur, seu locutiones, conciones, 
tractatus et disputationes contra eadem continentur, post Pauli V 
supra laudatum decretum edita, aut in posterum quomodolibet pro- 
hibemus sub poenis et censuris in Índice librorum prohibitorum con- 
tentis, et ipso facto absque alia declaratione pro expresse prohibitis 
haberi volumus et mandamus. Vetamus autem Sixti IV Constitutio- 
nibus inhaerentes, quempiam asserere, quod propter hoc contrariam 
opinionem tenentes videlicet gloriosam Virginem Mariam cum origi- 



112 



ALEJANDRO VII 



sea, como arriba queda dicho, o se contienen frases, sermones, 
tratados y disputas contra las mismas, editados después del de- 
creto de Paulo V arriba citado, o que se editaren de la mane- 

nali peccato íuisse conceptam, haeresis crimen, aut mortale peccatum 
incurrant, cum a Romana Ecclesia et ab apostólica Sede nondum 
fuerit hoc decisum, prout Nos nunc minime decidere volumus, aut 
intendimus : quin .potius contrariam illam opinionem haeresis, aut 
peccati mortalis, aut impietatis damnare audentes, praeter poenas, 
quibus eos subicit Sixtus IV aliique Praedecessores Nostri Romani 
Pontífices, gravioribus aliis poenis subicimus, quas in contrafacien- 
tes huic nostrae Constitutioni superius infliximus. 

(7) Volentes quod contra huius nostrae Constitutionis trans- 
gressores, etiam regulares cuiusvis ordinis et instituti, etiam societa- 
tis Iesu, et quomodolibet exemptos, et alias quascumque ecclesiasti- 
cas et saeculares personas cuiuscumque status, gradus, ordinis, aut 
dignitatis, tam ecclesiasticae quam saecularis, ut praefertur, tam 
episcopi et prelati superiores, aliique locorum ordinarii, quam haere- 
ticae pravitatis ubique locorum deputati inquisitores procedant, et 
inquirant, atque in eos stricte animadvertant. Nos enim üs, et eorum 
cuilibet contra eosdem transgressores procedendi et inquirendi ac 
poenis coércendi et puniendi liberam facultatem et auctoritatem 
iisdem auctoritate et tenore tribuimus et impartimur, eosque, ut 
praefertur, procederé, inquirere et puniré districte praecipimus eí 
mandamus. 

(8) Non obstantibus Constitutionibus et ordinationibus ac qui- 
busvis indultis, litteris apostolicis quibusvis personis quantumcumque 
qualificatis, et in quacumque, etiam cardinalatus, patriarchali, ar- 
chiepiscopali, e^iscopali et quavis alia dignitate et honore constitu- 
tis, etiam quod contra eos procedí, Lnterdici, suspendí, vel excom- 
municari nequeant, quomodolibet concessis. Quibus ómnibus, et eorum 
singulis, pro sufficienti illorum dcrogatione de eis, ipsorumque totis 
tenoribus specialis, specifica, individua, expressa, ac de verbo ad 
verbum, non autem per generales, etiam idem importantes clausulas 
mentio habenda, aut alia exquisita forma observanda, forte, tenores 
huiusmodi ac si de verbo ad verbum inscrti forent, praesentibus pro 
sufficienter expressis, et insertis habentes pro harum serie speciali- 
ter et expresse derogamus, ceterisque contrariis quibuscumque. 

(9) Ut autem haec nostra Constiturio, et praemissa omnia ad 
eorum omnium quorum interest notitiam congruentius pervenire 
possint, in virtute sanctae obedientiae, et sub poena privationis ab 
ingressu ecclesiae eo ipso incurrenda praecipimus et mandamus óm- 
nibus et singulis locorum ordinariis ac eorum vicariis, suffraganeis 
et officialibus quibuscumque, et aliis singulis ad quos quomodolibet 
spectat, pertinet, quatcnus huiusmodi nostram Constitutionem singu- 
lis suae dioecesis, vel districtus praedicatoribus, et aliis quibus ex- 
pediré iudicaverint, opportune insinuent et publicent, ac insinuari et 
publicari faciant, et publicent, ne quis in -posterum quoquo modo 
ignorantiam de praemissis possit praetendere, aut se contra praemis- 
sa valeat excusare. 

(10) Volumus, et similiter eadem auctoritate decernimus et man- 
damus, quod praesentes litterae per aliquos ex nostris cursoribus, 
in basilicarum Sancti Ioannis Lateranjensis, ac Principis apostolorum, 



113 



ra que sea en lo por venir, y queremos y mandamos que se ten- 
gan por expresamente prohibidos ipso [acto y sin más decla- 
ración. 

OTROS DOCUMENTOS 

* Alejandro VII, no bien ceñida la tiara, mando acuñar una me- 
dalla conmemorativa con la imagen de la Inmaculada Concepción. 

1) SA VII 247. Breve Exponi Xob:#, 9 de diciembre de 1665. Con- 
firmación de los privilegios de la Orden de la Santísima Trinidad, Re- 
dención de cautivos y de las Cofradías de la misma y de la Santísima 
Virgen Alaria del Remedio. 

2) SA VII 248. Breve Imumcti Kobia, 11 de octubre de 1656. Confir- 
mación de los privilegios de los frailes de la Orden de Santa María de 
la Merced. 

3) SA VII 249. Breve Exponi Jfobia, 18 de septiembre de 1657. En 
favor de la Archicofradía de Santa María del Sufragio. 

4) SA VII 255. Brevie In mipromo, 28 de mayo de 1664. Prohíbese 
a los franciscanos introducir un nuevo rosario, etc. 

5) DAU I n.1022. 10 de marzo dií 1657. No se concede celebrar misa 
solemne de la Asunción contra las rúbricas. 

6) DAU I n.1023. 10 de marzo de 1657. Sobre el rezo del Oficio 
parvo, que hay que retener. 

7) DAU I n.1093. 28 de septiembre de 1658. Misas votivas de la 
Virgen Santísima en la diócesis Angren. 

8) DAU I n.1154. 20 de marzo de 1660. Sobre el rezo del Oficio 
parvo, que hay que retener. 

9) DAU I n.1241. 5 ide agosto de 1662. El oficio de la Asunción 
prevalece sobre el de Santa Clara. 

10) DAU I n.1268. 16 de junio de 1663. Sobre la genuflexión al In- 
cni-n-atus est en el día de la Anunciación (particular). 

11) DAU I n.1289. 15 de marzo de 1664. De nuevo se prohibe a los 
franciscanos introducir un nuevo rosario, etc. 

12) DAU I n.1306. 22 de noviembre de 1664. Sobre lo mismo. 

13) DAU I n.1334. 13 de febrero de 1666. Reténgase el Oficio parvo, 
si hay costumbre. 

14) Gravois, 181-182. S. Congr. S. Oficio, 6 de noviembre de 1655. 
A requerimiento del rey católico Felipe IV se permite dar a la Virgen 
Santísima en los impresos el título de Inmaculada Concepción. 

15) Vermeersch, I 181. El 28 de julio de 1656 otorgó a España 
la fiesta del Patronato de la Virgen. 

16) Vermeersch, I 95. El 7 de septiembre de 1658, y a ruegos de 
Luis XIV, curado de una grave enfermedad, fué concedida la fiesta de 
la Reina de la Paz. 

17) Mir, 497. Confirma la Cofradía del Palacio Real del Rey Cris- 
tianísimo. Breve Cum »icut iUlecti filü, 1660. 

18) Gravois, 182. Breve del día 10 de junio de 1661. Aprueba la 
Cofradía de la Inmaculada Concepción de la iglesia parroquial de San 
Zenón, en Pisa (Italia). 

19) Gravois, 192. Breve del día 14 de enero de 1662. Aprueba la Co- 
fradía del Triunfo de la Concepción de la B. Y. M., de Granada (España). 



et cancellariae apostolicae valvis, ac in acie Campi Florae de Urbe 
de more publicentur et af figantur ; quae af f ixio et publicado ita 
omnes et singulos ad quos spectat, afficiat et arctet, ac si illis per- 
sonaliter intimatae fuissent ; et quod illarum transumptis, etiam im- 
pressis, manu alicuius notarii subscriptis, et sigillo alicuius personae 
in dignitate ecclesiastica constitutae munitis eadem prorsus fides 
adhibeatur, quae praesentibus litteris adhiberetur, si ostensae vel 
exhibitae forent. 



114 



CLEMENTE EX 



20) Gravois, 192. S. Rit. Congr., 3 de diciembre de 1662. Concédese 
que §e celebre una solemne octava, en Nápoles, en honor de la Inmacu- 
lada Concepción.. 

21) Gravois, 182. Breve del día 21 de septiembre de 1663. Aprueba 
la Cofradía de la Inmaculada Concepción de los Observantes de Eennes. 

22) Míe, f73 : 175. Bula del 18 de agosto de 1663. Concede a las cla- 
risas de París que guarden la regla de las concepcionistas. 

23) Gravois, 184. S. Rit. Congr., 2 de julio de 1664. Se concede, en 
las Españas el rezo obligatorio del oficio y misa de la Inmaculada Con- 
cepción con octava a todos los que deben recitar el oficio divino. 

24) Mía, 497. Es elevado a rito de segunda clase el oficio de la In- 
maculada Concepción qon octava. Breve (Juae ínter praeclaios, 7 de ju- 
lio de 1664. 

25) Gravois, 182. Breve del día 23 de julio de 1664. Aprueba la Co- 
fradía de la Inmaculada Concepción en la iglesia de San Andrés de Mera, 
en la diócesis compostelana. 

26) Gravols, 184. S. Rit. Congr., 12 de noviembre de 1664. Se con- 
cede, en los dominios de la Majestad Imperial (Viena), el rezo obligato- 
rio del oficio y misa de la Inmaculada Concepción con octava a todos los 
que deben recitar el oficio divino. 

27) Veemeebsch, I 145. El 27 de marzo de 1665 cambió la fiesta 
de la Cofradía de los que ¿levan el cinturón de Nuestra Señora del pri- 
mer domingo de Adviento al domingo después de San Agustín. 

28) Geavois, 184. S. Rit. Congr., 19 de septiembre de 1665. Se con- 
cede, en Etruria, el rezo obligatorio del oficio y misa de la Inmaculada 
Concepción con octava a todos los que deben recitar el oficio divino. 

29) Geavois, 184. S. Rit. Congr., 27 de septiembre de 1665. Se otor- 
ga a Bélgica y Borgoña la misma gracia, 

30) Gravois, 185. S. Rit. Congr., 27 de septiembre de 1665. Se con- 
cede al Estado de Milán y marquesado de Finale la misma gracia. 

31) Gravois, 185. S. Rit. Congr., 27 de septiembre de 1665. Se otor- 
ga la misma gracia a las provincias y señoríos de Sicilia y Cerdeña. 

32) Gravois, 185. S. Rit. Congr., 10 de abril de 1666. Se concede la 
misma gracia a la Kepública de Venecia y a la ciudad de Florencia, 

33) Mjr, 496. Dió orden a los maestros del Sacro Palacio que no 
impidiesen el uso del título Inmaculada Concepción en los libros impresos. 

34) Mir, 497. Expidió diez breves, tocantes a la Inmaculada, en be- 
neficio de los conventos del Perú. 



CLEMENTE IX {1667-1669)* 

Estuvo once años de nuncio ante Felipe IV. Fué un árbitro de gran 
autoridad entre los reyes de España y Francia, y a él se debió en gran 
parte la paz de Aquisgrán. Su piedad y su sabiduría eran notabilísimas. 

El disgusto por la pérdida de Candía en poder de los turcos le acor- 
tó la vida, llena de preocupaciones por la cuestión jansenista, que él 
zanjó aparentemente con la llamada Paz Clementinv (1668) (cf. BAC IV 
40, 278) 



* Cleíieste IX : 

1) SA VII 259. Bula In supereminenti. VII idus sept. 1668. Con- 
cesión de indulgencias a las Cofradías de Santa María de la Merced. 

2) María I 230. En 1668 consiguen los servitas celebrar la fiesta de 
los Dolores gloriosos de la Virgen el tercer domingo de septiembre (desde 
San Pío X, el 15 de septiembre). 

3) Gravois, 185. S. Rit. Congr., 9 de febrero de 1668. Concédese a 
la diócesis de Módena el rezo del oficio de la Inmaculada. 

4) María I 856. Aprueba en varias ocasiones el culto al Corazón de 
María. 



CLEMENTE IX 



115 



Breve "Augustissimae", 17 de septiembre de 1667 

Accede a los ruegos del muy reverendo P. General de la OompaBía 
de Jesús Juan Pablo Oliva de que sus sacerdotes puedan recitar y ce- 
lebrar el oficio con octava de precepto y la misa de la Concepción de 
Santa María Virgen Inmaculada 

Trabajando con diligencia en promover en la tierra, según 194 
nuestras fuerzas, el culto y veneración de la augustísima y glo- 
riosísima Virgen Madre de Dios María, cuya virtud y hermo- 
sura admiran el sol y la luna, la naturaleza contempla con es- 
tupor, el infierno se estremece [ante Ella]..., favorecemos los 
piadosos deseos... 

Breve "Sincera Nostra", 21 de octubre de 1667 

determina que el oficio y misa de la Concepción de Santa María Vir- 
gen Inmaculada con octava, sea rezado en Roma y en los Estados pon- 
tificios. 

Nuestra sincera devoción para con la gloriosísima Virgen 195 
Madre de Dios María, Patrona y Abogada nuestra, exige ab- 
solutamente que procuremos... 

Breve "Exigir", 31 de octubre de 1667 

Exige el oficio a Nos por el cielo confiado que accedamos 196 
favorablemente a los piadosos deseos... encaminados a pro- 
mover en la tierra la veneración de la gloriosísima Virgen Ma- 
dre de Dios María, la cual, elevada sobre los coros de los án- 



Augustissimae atque gloriosissimae Virginis Dei Genitricis Ma- 194 
riae, cuius virtutem et pulchritudinem sol et luna mirantur, natura 
obstupescit, infernus contremiscit, cultum et venerationem in terris 
quanto possumus studio promoveré satagentes, pia fidelium, eorum 
praesertim, qui Altissimi obsequiis sub suavi religionis iugo manci- 
pad, aliis ad opera pietatis exemplo praelucent, et salubri directione 
viam monstrant, vota in id ipsum tendentia libenter exaudimus, ac 
favoribus et gratiis prosequimur opportunis. 

Sincera nostra erga gloriosissimam Virginem Dei Genitricem 195 
Mariam patronam et advocatam nostram devotio plañe exigit, ut... 

Exigit commissae nobis caelitus dispensationis ratio, ut piis reli« 196 
giosorum virorum propriae, alienaeque saluti laudabiliter incumben- 
tium votis ad augendam in terris gloriosissimae Virginis Deiparae 
Mariae, quae super choros angelorum exaltata, pro populo Chris- 



"» SA VII 255; Gravois, 185. 
» 5 SA VII 257. 
SA VII 258. 



116 



CLEMENTE X 



geles, diligente abogada en favor del pueblo cristiano, interce- 
de con asiduidad ante el Rey que engendró. 

Impónese a los frailes de la Orden de los Ermitaños de San Agustín 
y el oficio y misa de la Concepción de Santa María Virgen. 



CLEMENTE X ( 1670-1676 ) 

Por su edad avanzada y sus achaques, aceptó muy a su pesar el 
sumo pontificado. Puso gran interés en la terminación de Santa María 
la Mayor. Se opuso al reconocimiento del duque de Moscú como zar 
en 1673. 

Los grandes problemas de esta época fueron el galicanismo francés 
y el jansenismo con Dortroyal y las derivaciones quesnelianas, etc. (cf. 
BAC IV 34). 



Breve "Ad Pastoralfe", 20 de agosto de 1671 

Los clérigos • regulares teatinos pueden recitar cada año el oficio de 
la Purificación de Santa María Virgen con octava. 
Llama a la Virgen 

Gloriosísima Virgen Madre de Dios, Patrona y Abogada 
nuestra. 

OTEOS DOCUMENTOS 

1) SA VII 263. Breve Uedemptoris, 22 de octubre de 1670. Confir- 
mación y extensión de los privilegios de la Congregación de los Frailes 
Descalzos de la Orden de Santa María de la Merced. 

2) SA VII 267. Breve Ad uberiores, 31 de octubre de 1670. Los 
privilegios de los Frailes Descalzos de Santa María del Monte Carmelo 
se conceden también a los Frailes Calzados de la misma Orden. 

3) SA VII 269. Breve Caelestiiim munerum, 16 de febrero de 1671. 
Concesión y extensión de las indulgencias concedidas a los cofrades de 
las Cofradías del Santísimo Rosario a todos los que asistan a la misa 
y procesión mensual del Rosario. 

4) SA VII 272. Breve /' rácela ra. 26 de enero de 1671. Sobre el ofi- 
cio del Nombre de María en los dominios españoles. 

5) SA VII 272. Breve Alias. 7 de octubre de 1671. Sobre el oficio 
U'i Nombre de María en los dominios espafioles. 

6) BXIV 243; GA 876. 26 de septiembre de 1671. Extiéndese a 
los dominios españoles la fiesta de la Virgen del Rosario. 

7) SA VII 274. Cum sicut accepumus, 2 de enero de 1672. Confirma- 
ción de las indulgencias concedidas por Paulo V a los cofrades de la 
Cofradía de Santa María Virpen del Monte Carmelo. 

8) Gravois, 193. S. Rit. Congr., 19 de julio de 1673. Se concede a 
la reina de la Gran Bretaña que la misa votiva de la Santísima Con- 
cepción pueda celebrarse todos los sábados, a excepción de muy pocos. 

9) Gravois, 195. S. Congr. S. Oficio, 20 de septiembre de 1673. Se 
aprueba una novena en honor de la Inmaculada Concepción. 

10) DATT I n.1350. Del oficio de la B. M. V. en la diócesis Serarum, 
5 de marzo 1667. 



tiano sedula exoratrix apud Rcgem quem genuit, assidue intercedit, 
venerationem tendentibus, favorabiliter annuamus. 



w SA VII 271. 



INOCENCIO XI 



117 



11) DAU I n.1355. Sobre el oficio de la Inmaculada y de la Expecta- 
ción en la diócesis de Pamplona, 2 de abril 1067. 

12) DAU I n.1358. Del rezo de la salve en Mallorca, 13 de agosto 
de 1667. 

13) DAU I u.1404. Algunas observaciones acerca de la manera de re- 
zar en Espada el oficio de la Expectación, 21 de junio de 1670. 

14) DAU I 11.1490. Sobre la misa de los Siete Dolores de la Virgen 
Santísima en la diócesis de Córdoba, 16 de septiembre de 1673. 

15) DAU I n.1497. De las misas votivas de B. M. V. en Loreto, 13 de 
enero de 1674. 

16) DAU I n.1539. De las procesiones del Rosario, 22 de junio de 
1675. 

17) DAU I n.1599. Clemente X concedió el oficio del Nombre de Ma- 
ría a todos lps reinos del Rey Católico. 

1,8) Vermeersch. I 100. El 21 de noviembre de 1674 se extiende la 
fiesta de Nuestra Señora del raimen a los estados del Rey Católico. 

19) Vermeersch, I 145. El 7 de agosto de 1675 consiguen los Ermi- 
taños de San Agustín celebrar la fiesta del Sodalicwm oinctwratorwm 
Ti. V. M., con algunos pequeños retoques, según el oficio de Nuestra Señora 
de las Nieves. 

20) María I 856. Aprueba en varias ocasiones el culto al Corazón 
de María. 

21) SA VII 275. Breve Expotvi Vo&í*. 26 de septiembre de 1674. Con- 
validación de cofradías en las iglesias de los carmelitas. 



INOCENCIO XI (1676-1689)* 

Es el gran predecesor de los más ilustres pontífices de la Edad Mo- 
derna. La victoria de Sobieski en Roblemberge se debió políticamente a 
Inocencio XI, que instituyó para conmemorarla la fiesta del Nombre de 
María, Trabajó incansablemente por la reforma eclesiástica y cristiana. 
San Juan B. de la Salle funda las Escuela.? Cristianas. 

Se opuso a las pretensiones de Luis XIV ; prescribió los errores de 
Molinos y quietistas ; y ha dejado una huella profundísima en la teo- 
logía moral, que floreció después de él con toda pujanza como cien- 
cia independiente (cf. BAC IV 35, 80), 



Breve "Apostolatus officium", 24 de marzo de 1679. 

Gustosos secundamos, con paternal benevolencia, los de- 198 
seos de los que, con laudable empeño, trabajan por aumentar 



Apostolatus officium quod inscrutabilis divinae bonitatis altitudo 198 
humilitati nostrae meritis licet et viribus loinge impari committere 
dignata est, salubriter exsequi, adiuvante Domino, iugiter satagen- 
tes piis Christifidelium et praesertim personarum in sublimitate posi- 
tarum, magnoque virtutum fulgore conspicuarum votis ad augendam 
in terris augustissimae, sanctissimaeque Deiparae Virginis Mariae 
cultum et venerationem laudabili studio tendentibus favorabilem 
assensum paterna benignitate libenter praebemus, sicut ad augendam 



185 SA VII 280. Se permite que la fiesta de Santa María del Monte 
Carmelo, con oficio y misa propia de los frailes carmelitas, sea celebrada 
por todos en los reinos y dominios de la corona de Portugal. 



118 



INOCENCIO XI 



en la tierra el culto y veneración de la augustísima y santísima 
Madre de Dios, la Virgen María. 

Breve "Eximia", 26 de mayo de 1679 

La eximia devoción de nuestro carísimo hijo en Cristo 
Carlos, rey de las Españas, para con la augustísima y glorio- 
sísima Virgen María Madre de Dios, [devoción] digna de un 
rey que practica y profesa la fe ortodoxa, merece que demos 
gustosísimos, con paternal benignidad, favorable asentimiento a 
sus piadosos deseos, que, con laudable empeño, se encaminan 
al aumento y propagación de la veneración, en la tierra, de la 
Reina del cielo, ensalzada sobre los coros de los ángeles. 

Breve "Nuper pro parte", 31 de julio de 1679 

Confirmación de las indulgencias del santísimo rosario: 

Vamos a dar el esquema del documento con la cita de las fuentes 
pontificias del mismo. Impone verdaderamente tanta abundancia de do- 
cumentos ; y se saca la impresión de la importancia que dan los papas 
al rezo del santo rosario y de los grandes bienes que del mismo esperan. 

I. Confirmación y extensión de las indulgencias del Santísimo Rosario : 
León X, Pastoris aetemi, 6 de octubre de 1520. 
Clemente VII, Etsi temporalium, 8 de mayo de 1534. 
Julio III, Sincerae deivtionis, 24 de agosto de 1551. 
San Pío V, Inter desiderabilüi, 28 de junio de 1569. — Consue- 

verunt, 17 de septiembre de 1569. 
Sixto V, D-um ineffaiilia, 30 de enero de 1586. 
Paulo V, Cum oUm, 20 de septiembre de 160S. 
Gregorio XIII, Pastoris aetemi, 5 de mayo de 1581. 

II. Indulgencias en favor de los admitidos en la Cofradía del San- 
tísimo Rosario : 

San Pío V, Consueverunt, 17 de septiembre de 1569. 
Clemente VIII, Salvatcris, 13 de enero de 1592. — De salute 
gregis, 18 de enero de 1592. 



Christiani populi devorionem conspicimus in Domino salubriter ex- 
pediré. 

Eximia ct orthodoxae fidei cultore, et assertore rege digna ca- 
rissimi in Christo filii nostri Caroli Hispaniarum regis catholici erga 
augustissimam atque gloriosissimam Virginem Dei Genitricem Ma- 
riam devotio promeretur, ut piis illius votis ad augendam et propa- 
gandam in terris caeli Reginae super choros angelorum exaltatae 
venerationem laudabili studio tendentibus favorabilem assensum pa- 
terna benignitate libentissime praebeamus. 



SA VII 281. Se extiende la fiesta del Patrocinio de Santa María 
Virgen, instituida por Alejandro VII en los reinos de España, a todos 
los dominios del Rey Católico. Cf. BXIV 244. 
*» SA VII 288-303. 



INOCENCIO XI 



119 



III. Indulgencias concedidas a los que rozan el Rosario los dias ordi- 
narios : 

León X, Pastoris aeterni, 6 de octubre de 1520. 
Sixto IV, quae ex fideliu-m, 12 de marzo de 1479. 
Inocencio VIII, Ea quae ex fidelium, 12 de marzo de 1479. 
Adriano VI, lllius qui Domindcum gregem, 1 abril de 1525. 
Clemente VII, Considerantes, 6 de abril de 1524. — Ineffabilia, 
25 de marzo de 1529. — Etsi temporalium, 8 de mayo de 1534. 
Paulo III, Rationú congruit, 3 de noviembre de 1534. I 
San Pío V, Ináumctum Nobis, 14 de junio de 1506. 
Clemente IX, Exponi Nobis, 22 de febrero de 1668. 

IV. Indulgencias concedidas a los cofrades que nacen el Rosario en 

especiales días del afio : 

León X, Pastoris aetemi, 6 de octubre de 1520. . 
Inocencio VIII, Vivae vocis oraculwm, 15 de octubre <le 1484. 
Sixto IV. Pastoris acterni, 29 de mayo de 1478. 
San Pío V, Iniunctmnu Nobis, 14 de junio de 1566. — Consue- 
verunt, 17 de septiembre de 1569. 

V. Indulgencias concedidas a los que asisten a las procesiones del 

Santísimo Rosario : 

San Fío V, Consueverxmt, 17 de septiembre de 1569. 
Gregorio XIII, Ad augendam, 24 de octubre de 1577. — Cum 

sicut, 3 de enero de 1579. — Pastoris aeterni, 5 de mayo de 

1581. — Cupientes, 24 de diciembre de 1583. 
Paulo V, Piorum hominum, 15 de abril de 1608. 
Pío IV, Dum ,praeclara, 28 de febrero de 1561. 

VI. Indulgencias concedidas a los cofrades que visiten la capilla del 
Santísimo Rosario : 

Pío IV, Dwm- praeclara, 28 de febrero de 1561. 

Gregorio XIII, Ad augenda.m, 12 de marzo de 1577. — Ad augen- 
dam, 24 de octubre de 1577. — Cum sicut, 3 de enero de 
1579. — -Exponi Nobis, 1.° de octubre de 1577. — Pastoris aeter- 
ni, 5 de mayo de 1581. 

Clemente VII, Salvatoris et Domini nostri, 13 de enero de 1592. 
De sálate gregis, 18 de enero de 1592. 

VII. Indulgencias concedidas a la práctica de ciertas pías obras co- 
rrientes entre los cofrades del Santísimo Rosario : 
León X, Pastoris aeterni, 6 de octubre de 1520. 
Gregorio XIII, Cum sicut, accepimus, 3 de enero de 1576. 
Clemente VIII, Salvatoris, 13 de enero de 1592. — Ineffabilia 

Dei Genitrix, 12 febrero de 1598.— De salute gregis, 15 de 

febrero de 1592. 
Gregorio XIII, Desiderantes, 22 de marzo de 1580. 

VIII. Indulgencias concedidas a los cofrades del Santísimo Rosario por 
la visita a los cinco altares : 
Paulo III, Rationi congruit, 5 de noviembre de 1934. 

IX. Indulgencias concedidas a los cofrades por la confesión y co- 
munión en ciertos días del afio : 

Gregorio XIII, Ad augendam, 8 de noviembre de 1578. — Ad 

augetndam, 29 de agosto de- 1579. 
Clemente VIII, Ineffabilia gloriosae Virgvnis, 12 de febrero 

de 1598. 

Gregorio XIII, Desiderantes, 22 de marzo de 1580. 
X. Indulgencias concedidas a los cofrades en el artículo de la muerte : 
León X, Pastoris aeterni, 6 de octubre de 1520. 
Inocencio VIII, Splenvdor paternae gloriae, 27 de febrero de 1488. 



120 



INOCENCIO XI 



San Pió V, Consuevemnt, I7.de septiembre de 1509. 

Adriano VI, Illas qui dominicum gregom, 1." de abril de 1523. 

Clemente VII, In-effabilia, 25 de marzo de 1520. 

Clemente VIII, SaHutoris, 13 de enero de 1502. — Inrffnbilia 

(¡Inriosae, 12 de febrero de 1508. — De salntc grcfjis, 18 de 

enero de 1502. 

Clemente X, Caelestium mtmerum, 16 de febrero de 1671. 

XI. Extensión de todas las indulgencias que preceden a los enfer- 
mos y legítimamente impedidos : 

Sixto V, Dwm ineffabüia, 30 de enero de 1586. 

XII. Indulgencias en favor de los difuntos : 

Gregorio XIII, Omnium saluti, 30 ái octubre de 1582. 
Clemente X, Caelestium munerum, 16 de febrero de 1671. 

OTROS DOCUMENTOS 

1) DAU I n.1637. 30 de septiembre de 1679. De la misa de la In- 
maculada en la Orden de los Capuchinos. 

2) DAU I n.1658. 11 de enero de 1681. Del rezo del Alma Redemptoris 
y Ave Regiaia caelorum, 

3) DAU I n.1663. 1.° de marzo de 1681. De las vísperas de las oc- 
tavas de la Asunción, Natividad y otras festividades de la Virgen. 

4) DAU I n.1721. 20 de noviembre de 1683. Del rito de las festivi- 
dades de la Virgen en los reinos de España. 

5) DAU I n.1730. 17 de junio cte 1684. Sobre el oficio del Nombre 
de María. 

6) SA VII 277. Breve Exponi Nobis, 16 de julio de 1677. Se erige 
la Cofradía de la casa de Loreto en Archicofradía, y se le concede la 
facultad de agregarse otras cofradías y de comunicarles sus privilegios. 

7) SA VII 279. Breve Ad ea, 30 de enero de 1678. Se conceden es- 
peciales indulgencias a los cofrades del hábito de los Siervos de Santa 
María Virgen que se dediquen a la oración mental. 

8) Mib, 188. Breve iiuperioríbus annis, 1678. Aprobación del Oficio 
parvo. 

9) Gravoi.s, 196. Epístola del 18 de diciembre de 1678. Va dirigida 
al emperador Leopoldo, y se dice en ella que no ha sido prohibido el 
oficio de la Inmaculada Concepción Siout liltivm, sino otro. 

10) SA VII 283. Breve Exponi A"ofr¡.s, 15 de junio de 1679. Se aprue- 
ban todas las Cofradías del Santísimo Kosario, aun cuando se dude de su 
canónica erección. 

11) SA VII 285. Breve Exponi Nobis, 16 <le junio de 1679. Se con- 
cede incluir en el sumario de las indulgencias de las Cofradías del Ro- 
sario las concedidas por tres romanos pontífices y dos legados de la 
Santa Sede, aunque no se encuentren las letras originales. 

12) SA VII 303. Breve Orthodoxwum regiem, 15 de febrero de 1680. 
Se extiende la misa y oficio de Santa María de la Merced a todo el 
clero de los dominios del Rey Católico. 

13) SA VII 304. Breve Commissae Nobis, 1.° de septiembre de 1681. 
Indulgencias perpetuas a las Cofradías de los Siete Dolores de Santa 
María Virgen en las iglesias de los Siervos de Santa María Virgen. 

14) SA VII 305. Breve Exponi Nobis. 24 de octubre de 1682. Se 
confirma el sumario de las indulgencias y facultades concedidas a la Co- 
fradía de los Siervos de Santa María Virgen. 

15) SA VII 309. Breve Ad pastwalis, 20 de mayo de 1683. Se con- 
firma la erección de la Congregación de Presbíteros Seculares de Santa 
María Virgen de la Asunción de la ciudad de Oporto y se le conceden 
indulgencias. 

16) SA VII 313. Breve Cum Nos, 11 de mayo de 1689. Es erigida 



ALEJANDRO VIII 



121 



en Archieofnulía la Cofradía del Nombre de María en la iglesia de San 
Esteban de Caceo (Roma). 

17) Mir, 188. Constitución Cicditae Xobis, 7 de junio de 1680. Apro- 
bación del Oficio parvo. 

18) BXIV 242: MARÍA I 232; Vermbersch, I 154. El 25 de noviem- 
bre de 1683 decretó que la festividad del Nombre de María se cele- 
brase en la Iglesia universal. 

19) Gravois, 227-229. S. Hit. Congr., 14 de junio de 1687. Se conce- 
de cantar misa propia (le la Santísima Concepción el día de la inaugu- 
ración del monumento de la Santísima Concepción de la 1!. V. M. en Luca. 

20) Gravois, 183. Breve del día 12 de septiembre de 1688. Aprueba 
la Cofradía de la Inmaculada Concepción de los Observantes de Genova. 

21) Vermeersch, I 158. En 1688 se concede a la Orden de los Ser- 
vitas una segunda fiesta de Nuestra Señora de los Siete Dolores. 

22) DAU n.1430, 1778. 21 de noviembre de 1671 y 22 de febrero 
de 1687 respectivamente. Toque del Angelus en las iglesias de los seglares. 

23) DAU n.1739. 23 de septiembre de 1684. Oficio dle Nombre de 
María. 



. ALEJANDRO VIII (1689-1691)* 

Su corto pontificado fué muy fecundo en consecuencias. 

Compuso muchas de las desavenencias con Francia. Quiso hacer de 
Roma una ciudad digna de su título de capital del orbe católico. 

Durante i?sta época se fué incubando el deísmo inglés y francés, que 
habla de dar tan amargos frutos religiosos y sociales. Condenó la doc- 
trina del pecado filosófico y varias proposiciones del clero galicano y los 
jansenistas (cf. BAC IV 38, 84). 



Decreto del 7 de diciembre de 1690 

Condenación de los errores jansenistas: 
26. La alabanza que se tributa a María como a María es 
vana. 



Laus, quae defertur Mariae ut Mariae, vana est. 



* Alejandro VIII : 

1> SA VII 313. Breve Alias, 15 de abril de 1690. Se concede a per- 
petuidad la indulgencia de las estaciones de Roma, otorgada, por diez 
años, por Inocencio XI, a los cofrades de Santa María de la Merced. 

2) Vermeersch, I 113. El 10 de junio de 1690 se concede a las Ter- 
ceras Ordenes de San Francisco que celebren las fiestas de Nuestra Se- 
ñora de los Angeles el día 2 de agosto. 

3) SA VII 316. Breve Ad pastoralis. 13 de septiembre de 1690. Es 
confirmada y renovada la creación de la Congregación de Presbíteros Secu- 
lares de la Asunción de Santa María de Braga (Portugal), y se 113 con- 
ceden privilegios e indulgencias. 

4) SA VII 319. Concesión de privilegios a los frailes de Santa María 
de la Merced. 



- m Denz. 1310; María I 847. 



12 • 



INOCENCIO XII 



INOCENCIO XII (1691-1700)* 

Inocencio XII, de la familia Pignatelli ; quiso seguir la línea de Ino- 
cencio XI como reformador eclesiástico. Al morir dejó únicos herede- 
ros de sus bienes a los pobres. Impuso silencio en la cuestión del origen 
de la orden carmelitana. 

Censuró 23 proposiciones de los escritos de Fenelón (cf. BAC IV 39). 

Breve "In Excelsa", 15 de mayo de 1693 _ 

■ *>v^ 

Colocados, sin suficientes merecimientos, por la inefable y 
gran bondad de Dios, en la elevada atalaya de la Sede Apos- 
tólica, juzgamos deber nuestro poner de continuo nuestr.i di- 
ligencia, según la virtud recibida de lo alto, en aumentar en la 
tierra el culto y veneración de la gloriosísima Virgen María 
Madre de Dios. 

Así, pues, dada nuestra singular devoción a la misma san- 
tísima y augustísima Virgen, Reina del cielo..., decretamos... 

In excelsa Sedis apostolicae specula meritis licet imparibus per 
ineffabilem divinae bonitatis abundantiam constituti muneris Nostri 
esse arbitramur ut gloriosissimae Virginis Dei Genitricis Maria» 
cultum, et venerationem in terris, quantum mobis ex alto conceditur, 
augere iugiter satagamus. Itaque pro singulari nostra erga eamdem 
beatissimam atque augustissimam Virginem caeli Reginam devo- 
tione... 



* Inocencio XII : 

1) SA VII 324. Breve Caelestium munentm, 4 de octubre de 1696. 
Indulgencias y gracias espirituales concedidas a las Cofradías de las Diez 
Virtudes de Santa María Virgen. 

2) Gravois, 1S3. Breve del día 6 de diciembre de 1692. Aprueba 
la Cofradía de la Inmaculada Concepción de los Observantes de Sala- 
manca. 

3) Gravois, 1S3. Breve del día 10 de diciembre de 1692. Aprueba 
la Cofradía de la Inmaculada Concepción de la iglesia parroquial de 
Selza, diócesis de Aquilea. 

4) Gravois, 183. Breve del día 24 de diciembre de 1692. Gracias 
concedidas a todas las asociaciones de los Observantes con el título de 
la Inmaculada Concepción, 

5) BXIV 252. S. Rit. Congr., 3 de septiembre de 1695. Concede la 
fiesta de la Expectación a los dominios venecianos. 

6) Vermeersch, I 163. El 22 de febrero de 1696 extiende a la Igle- 
sia universal la fiesta de Nuestra Señora de la Merced. 

7) Vermeersch, I 245. En 1699 inscribe en el martirologio la fiesta 
de Nuestra Señora de I<oreto. 

8) León XIII, eplst. ene. Ádiutricem populi : "Viendo la gran efi- 
cacia del Rosario, concedió amplios privilegios a la Orden de Predica- 
dores". 

SA VII 323. Impone precepto de rezar el oficio y misa de la Con- 
cepción de Santa María Virgen Inmaculada, con octava, en todo el mundo. 



CLEMENTE XI 



123 



Bula "Sacrosancta", 5 de agosto de 1698 

... Y a la verdad, siendo venerado aquel sagrado aposento, 203 
la llamada santa casa Lauretana, en la que la gloriosísima Ma- 
dre de Dios y siempre virgen María, como aurora que se le- 
vanta, anunció con su gloriosa natividad el gozo al mundo uni- 
verso, y en la que concibió al unigénito Hijo de Dios por obra 
del Espíritu Santo..., cuidamos de... 

CLEMENTE XI (1700-1721) 

Fué coronado el día de la Inmaculada de 1700. La guerra de Suce- 
sión española con sus complicaciones internacionales y su repercusión 
en Nápoles y Sicilia feudatarios pontificios, le obligó a una política 
dificilísima. En 1717, el príncipe Eugenio obtuvo la victoria de Bel- 
grado sobre los turcos, 

Condenó el llamado Cano de conciencia de los jansenistas, y publicó 
la bula Unigénitas, contra Quesnel. La aparición de la masonería en 
Inglaterra marca el apoyo del deísmo. Se opuso al uso litúrgico de los 
ritos chino-malabares (cf. BAC IV 40, 278). 

Bula "Commissi Nobis", 8 de diciembre de 1708 

Orden de celebrar en todo el mundo la fiesta de la Inmaculada Con- 
cepción. 

La razón del santo ministerio apostólico, que, por divina 204 
disposición, nos ha sido encomendado, exige que, procurando 
extender en la tierra, según costumbre de muchos Romanos 
Pontífices, nuestros predecesores, la veneración y culto de la 
gloriosísima V. M., Madre de Dios, cuya concepción fué anun- 
cio de gozo para el universo mundo, nos esforcemos continua- 
mente en merecer, cuanto de lo alto es a Nos concedido, el 

Sane cum sacrum illud cubiculum seu sanctam domum Laureta- 203 
nam nuncupatam, ubi primum gloriosissima Dei Genitrix ac semper 
Virgo Maria, quasi aurora consurgens praeclara Nativitate sua 
gaudium annuntiavit universo mundo, ac ubi unigenitum Dei Filium 
sancti Spiritus obumbratione concepit, insigni miraculo ac angelo- 
rum ministerio ad Piceni nostri provinciam transportatum universus 
Christianus orbis veluti primum tabernaculum Dei cum hominibus 
iam a pluribus saeculis veneretur in terris. 

Commissi nobis divinitus sacrosancti apostolatus officii exigit 204 
ratio, ut gloriosissimae Virginis Dei Genitricis Mariae, cuius Con- 
ceptio gaudium annuntiavit universo mundo, venerationem, et cul- 
tum, plurium Romanorum Pontificum Praedecessorum Nostrorum 
more, ampliare studentes in terris, illius quae super choros angelo- 



*** SA VII 327. Constitución sobre la manera de gobernar la santa 
casa y la ciudad de Loreto. 

» SA VII 339; BXIV, 250; DTC VII 1185; Gravois, 211-212: 
Vekmeeosch, I 199. 



124 



CLEMENTE XI 



poderosísimo auxilio de aquella que. exaltada sobre los coros 
de los ángeles para ser eficaz abogada por el pueblo cristiano, 
intercede asiduamente en el cielo cerca de Aquel a quien en- 
gendró en tantas y tan graves necesidades como aquejan a la 
Iglesia católica. Movidos, pues, de nuestra sincera devoción 
a la misma augustísima Reina del cielo, Patrona y Abogada 
nuestra, con autoridad apostólica, y a tenor de las presentes, 
decretamos, ordenamos y mandamos que la fiesta de la Con- 
cepción de la misma B. Virgen María Inmaculada sea en ade- 
lante, en todas partes y por todos y cada uno de los fieles de 
ambos sexos, observada y guardada como las otras fiestas de 
precepto y sea comprendida en el precepto de la observancia 
de las fiestas... 

OTROS DOCUMENTOS 

1) SA VII 333. Breve Alias, 24 de noviembre de 1702. La erección 
de Cofradías de Santa María del Monte Carmelo pertenece a los gene- 
rales de la Orden de los Calzados y Descalzos. 

2) SA VII 336. Breve Cum. sicut, 23 de jundo de 1703. Se concede 
a la Cofradía de la Concepción de Santa María Virgen la facultad de 
aplicar ciertas indulgencias a los difuntos. 

3) SA VII 337. Breve Iniunctae, 11 de junio de 1704. Concesión de 
indulgencia plenaria perpetua a los que visiten las iglesias de la Orden 
de los Siervos de Santa María Virgen. 

4) SA VII 337. Breve Emanavit, 13 de febrero de 1704. Misa (le 
Santa María Virgen, todos los sábados en favor de los Frailes Menores 
de la Observancia Descalzos, de la provincia de Andalucía. 

5) SA VII 339. Breve Exponi Xobis, 25 de febrero de 1712. Erección 
de Cofradías del Santísimo Rosario en las Indias. 

6) SA VII 341. Edicto del 15 de marzo de 1712. Traslado de la fies 
ta de la Anunciación por coincidir con el Viern&s Santo. 

7) SA VII 342. Praecipuas, 24 de fljbrero de 1712. Escapulario de la 
Concepción Inmaculada de la Bienaventurada Virgen y cinturón de San 
Agustín ¿- de Santa Ménica : indulgencias. 

8) SA VII 344. Breve Exponi Xobis, 10 de abril de 1713. Sobre las 
procesiones de las Cofradías de la B. V. M. del Monte Carmelo. 

9) SA VII 345. Breve Exponi Xobis, 18 de febrero de 1713. Sobre 
erección de Cofradías del Santísimo Rosario en Tonkín y en China. 

10) SA VII 345. Breve /)e salutate, 22 de septiembre d? 1714. Sobre 
la corona de Santa Brígida. 

11) SA VII 347. Decreto del 4 de diciembre de 1714. Sobre las in- 
diligencias de la corona o rosario de Santa Brígida. 



rum exaltata pro populo Christiano sedula exoratrix apud eum, 
quem genuit, assidue intercedit in caelis, potentissimam opem, in tot 
tantisque, quibus premimur, Christianae reipublicae, et catholicae 
Ecclesiae necessitatibus quantum nobis ex alto conceditur, prome- 
reri iugiter satagamus. Sincera itaque Nostra erga eamdem augus- 
tissimam caeli Reginam, Patronam, et Advocatam nostram devotione 
incitati festum conceptionis ipsius beatae Mariae Virginis Immacu- 
latae ubique terrarum in posterum ab ómnibus, et singulis utriusque 
sexus Christifidelibus, sicut alia festa de praecepto servari, et cele- 
bran, ac sub praecepto observationis festorum comprehendi, aucto- 
ritate apostólica tenore praesentium decernimus, praecipimus, et 
mandamus. 



BENEDICTO XIII 



L25 



12) SA VII 348. Decreto del 12 de septiembre de 1716. Más sobre 
la fiesta de la Anunciación cuando coincide con el Viernes Santo. 

13) SA VII 349. Cf. BXIV 243; León XIII. en varias encíclicas. De- 
creto del 3 de octubre de 1716. Se extiende a la Iglesia universal el ofi- 
cio y misa del Santísimo Rosario. 

14) DTC VII 1185. Año 1710. Concede indulgencias a los que lleven 
el escapulario azul, llamado de la Inmaculada Concepción. 

15) BXIV 260; Ver.meersch, I 245. A partir de 1719 se concede 
la fiesta de Nuestra Señora de Loreto a las diócesis que la piden. 

16) León XIII. Adiutricem populi. Conocida la eficacia del Rosario 
concedió amplios privilegios a la Orden de Predicadores. 

17) DAU n.2154 ad 4. 4 de abril de 1705. Fiesta de la Expecta- 
ción para España. 

18) DAU n.2250. 9 de julio de 1718. Acerca de las Cofradías del 
Rosario. 

19) DAU n.2263. 13" de mayo de 1719. Acerca de la Cofradía de las 
Lágrimas de la Virgen en la ciudad de Hsrugia. 



BENEDICTO XIII (1724-1730) 

Su cuerpo fué sepultado en el templo de Santa María de la Minerva, 
de su orden dominicana. Reunió un concilio provincial en Letrán, pro- 
vechosísimo para la reforma de costumbres. Introdujo el nombre de San 
José en las letanías. Durante el jubileo de 1725, él mismo ejerció el 
cargo de penitenciario. Fomentó el triple rezo del Angelus. 

A esta época pertenece la cuestión de la validez de las ordenaciones 
anglicanas y de los Jlaniados apelamtis y el cisma de Utrecht (cf. BAC 
IV 46). 

Breve "Essendo Stato Commesso", 26 de septiembre de 1724 

Habiendo sido confiado a la suprema apostólica autoridad 205 
del Sumo Pontífice, Vicario de Nuestro Señor Jesucristo en 
la tierra, conceder los tesoros de los dones celestiales, y con- 
siderando la Santidad de Benedicto XIII que es motivo pode- 
roso para distribuir liberalmente dichos tesoros el creer que se- 
rán muy fructuosos en orden a acrecentar la veneración de la 
augustísima Reina de los cielos María siempre virgen, Madre 
de Dios, y que moverán y mantendrán la devoción para con 

Essendo stato commesso alia suprema apostólica autoritá del 205 
Sommo Pontefice vicario di nostro Signor Gesü Cristo in térra il 
dispensare i tesori de doni celesti, e considerando la Santitá di Be- 
nedetto XIII, che sia un potente motivo per distribuiré liberalmente 
i detti tesori, quanda si riconosce, che siano per essere molto profi- 
tevoli per accrescere la venerazione all'augustissima Regina de' cieli 
Alaria sempre Vergine, Madre di Dio, per eccitare, e mantenere la 
divozione verso le medesima, e per la salute deü'anime: quindi é, 
che la Santitá Sua confidata nella misericordia dell'omnipotente 
Iddio, e nall'autoritá de' santissimi apostoli Pietro e Paolo, concede 
indulgenza plenaria, e remissione di tutti i peccati umversalmente, 



*" SA VII 351. Decreto del vicario general del papa. Se concede 
indulgencia perpetua y universal al rezo del Angelus. 



126 



BENEDICTO XIII 



la misma: ... Su Santidad concede... a los que de rodillas re- 
citen devotamente al sonido de la campana, por la mañana, a) 
mediodía o a la tarde, la acostumbrada oración: 

Angelus Domini nuntiavit Alariae, et concepit de Spiritu Sancto. 
Ecce ancilla Domini, fiat mihi secundum verbum tuum. 
Et Verbum caro factum est, et habitavit in nobis; 
y tres veces el Ave María... 

Breve "Ex quo", 1.° de abril de 1727 

206 Desde que la Sede Apostólica, con su autoridad suprema, 
instituyó la festividad en honor de la Concepción de Santa Ma- 
ría Virgen Inmaculada, acostumbró enriquecerla con los celes- 
tiales tesoros de las indulgencias y acceder frecuente y favo- 
rablemente a las súplicas de los fieles a Ella presentadas en or- 
den a su piadosa celebración. 

Decreto del 22 de abril de 1727 

207 A gloria de la santa e inmaculada Virgen Madre de Dios, 
que suplica y ora asiduamente a su Hijo crucificado en favor 
de los miserables pecadores, y cuyas alabanzas, aun cuando 
todas las arenillas del mar se convirtiesen en lenguas, no pu- 
dieran manifestar... 



ed in perpetuo a tutti i fedeli i quali veramente pentiti, confessati, 
e communicati in un giorno di ciaschedum mese a loro elezzione 
recitaranno inginocchioni divotamente al suono della campana la 
Aiattina, o a mezzo giorno, o vero la sera la sólita orazione: Ange- 
lus Domini nuntiavit Mariae, et concepit de Spiritu sancto. Ecce 
ancilla Domini; fiat mihi secundum verbum tuum. Et Verbum caro 
factum est, et habitavit in nobis, e con la detta orazione tre volte 
Ave Maria, etc., e pregaranno il Signore per la pace e concordia 
tra'principi cristiani, estirpazione delle eresie, et per l'esaltazione 
della santa Madre Chiesa. 
206 Ex quo Sedes apostólica diem festum in honorem Conceptionis 
beatae Mariae Virginis immaculatae suprema sua auctoritate olim 
instituit, caelestibus indulgentiarum thesauris eum ditare, precibus- 
que Christifidelium pro illo pie celebrando, sibi porrectis, benignas 
frequenter aures praebere consuevit. Quare nos quoque Romanorum 
pontificum praedecessorum nostrorum vestigia sedantes, supplicibus 
petitionibus, quae nobis pro cultu erga eamdem beatissimam Vir- 
ginem per alicuius sodalitatis erectionem promovendo, porriguntur, 
libenter annuimus. 



m SA VII 356. Ee erige la Archicofradía de la Concepción de lft 
B. V. M. en la iglesia de Aracaeli (Roma). 

*" Considerando del decreto por el cual se extiende a la universal 
Iglesia la fiesta de Nuestra Señora de los Dolores. 



BENEDICTO XIII 



127 



Año 1729 

Bendita sea la purísima e inmaculada concepción de Santa 208 
María Virgen. 

OTROS DOCUMENTOS 

1) SA II 352. Breve Redemptoris, 26 de septiembre de 1724. Corona 
de los siete dolores de la B. V. M. ; indulgencias. 

2) SA VII 353. Breve In supremo, 10 de abril de 1725. Sobre las 
procesiones del Santísimo Rosario. 

3) SA VII 354. Breve Ad ea. 19 de enero de 1726. Gracias concedidas 
a las Cofradías de la Virgen del Rosario y del Nombre de Jesús. 

4) SA VII 355. Breve Ad¡ augendam, 23 de septiembre de 1726. Gra- 
cias otorgadas a la capilla de la Virgen de Loreto, del colegio de los 
Jesuítas de la ciudad de México. 

5) Gravois, 196. S. Rit. Congr., 18 de noviembre de 1722. Se con- 
cede al Cabildo egitaniense la facultad de rezar el oficio de la Inmaculada 
Concepción en los sábados no impedidos. 

6) Gravois, 197. S. Rit. Congr., 7 de agosto de 1723. Concédese a 
los jerónimos de Pisa la facultad de rezar el oficio de la Inmaculada 
Concepción en los sábados no impedidos. 

7) Gravois, 197. S. Rit. Congr.. 7 de agosto de 1723. Lo mismo a los 
Clérigos Regulares Menores. 

8) Gravois, 204. S. Rit. Congr., 5 de septiembre de 1725. No obs- 
tante la universal suspensión de las indulgencias por el Año Santo, en 
las iglesias de los Conventuales de Alemania podrá ganarse la indulgen- 
cia plenaria el día de la Inmaculada Concepción. 

9) Gravois, 197. S. Rit. Congr., 15 de septiembre de 1725. Se concede 
a la diócesis de Macao, en las Indias orientales, la gracia de rezar el 
oficio de la Inmaculada Concepción los sábados no impedidos. 

10) Gravois, 204. S. Rit. Congr., 28 de septiembre de 1725. Lo mis- 
mo para todas iglesias de la Orden de Menores (tanto de frailes como de 
monjas). 

11) Gravois, 197. S. Rit. Congr., 24 de noviembre de 1725. La misma 
gracia a. los Clérigos Regulares de San Pablo. 

12) Vermeersch, I 16; BXIV 221. El 22 de agosto de 1725 adopta 
para los Estados Pontificios la fiesta de los Desposorios de Nuestra Se- 
ñora. 

13) Vermeersch, I 251 ; BXIV 250. El 22 de agosto de 1725 intro- 
duce en los Estados Pontificios la fiesta de la Expectación de Nuestra 
Señora. 

14) Gravois, 199. S. Rit. Congr., 16 de febrero de 1726. El oficio 
de la Inmaculada Concepción es elevado a doble de primera clase para 
la Tercera Orden de San Francisco. 

15) El 395. S. C. Indulg., 13 de abril de 1726. Rezo del rosario. 

16) Gravois, 198. S. Rit Congr., 19 de junio de 1726. Concédese al 
obispo de Gurk la facultad de rezar en los sábados no impedidos el ofi- 
cio de la Inmaculada Concepción. 

17) Gravois, 197. S. Rit. Congr., 3 de agosto de 1726. La misma 
gracia (del oficio de la Inmaculada Concepción) a la diócesis de Tré- 
veris. 

18) Gravoi.s. 197. S. Rit. Congr., 3 de agosto de 1726. La misma 
gracia (del oficio de. la Inmaculada Concepción) a la diócesis de Burdeos. 



Benedicta sit purissima et immaculata conceptio beatae Mariae 208 
virginis. 



» DTC Vil 1185. 



128 



CLEMENTE XII 



19) Geavois, 200. S. Rit. Congr. 3 de agosto de 1726. La Inmacu- 
lada Concepción, Patrona de Tortona. 

20) Vermeersch, I 100 ; María I 231 ; BXIV 233. EH 24 de sep- 
tiembre de 1726 es declarada fiesta universal la solemnidad de Nuestra 
Señora del Carmen. 

21) Vermeersch, I 41. El 12 de julio de 1727 concede festejar a 
Nuestra Señora de Genezzano (Nuestra Señora del Buen Consuelo) el 25 
de abril, luego el 26 del mismo mes. 

22) Gravois, 199. S. Rit. Cougr., 6 de septiembre de 1727. Se con- 
cede a Córdoba el oficio de la Inmaculada Concepción con rito doble de 
primera clase. 

23) Gravois, 197. S. Rit. Congr.. 6 de septiembre de 1727. La misma 
gracia a la diócesis de Goessen. 

24) ' Gravois, 198. S. Rit. Congr., 13 di? septiembre de 1727. Concé- 
dese a Génova el oficio de la Inmaculada Concepción para los sábados 
no impedidos. 

25) Gravois, 198 S. Rit. Congr.. 15 de diciembre de 1727. Concédese 
a los dominios de la Cesárea Majestad, fuera de Italia, la gracia del ofi- 
cio con rito doble de la Inmaculada Concepción, los sábados no impedidos. 

26) Gravois, 197. S. Rit. Congr., 10 abril de 1728. La misma gracia 
(del oficio de la Inmaculada Concepción) a los Minimos. 

27) Gravois, 201. S. Rit. Congr., 24 de marzo de 1729. Aprobación 
del oficio de San Pedro Pascasio (encierra ideas sobre la Inmaculada Con- 
cepción) ... 

28) Gravois, 197. S. Rit. Congr., 9 de abril de 1729. Se concede la 
misma gracia (del oficio de la Inmaculada Concepción) a la diócesis sa- 
lisburgense 

29) Gravois, 197. S. Rit. Congr., 10 de diciembre de 1729. Se con- 
cede la misma gracia (del oficio de la Inmaculada Concepción) a la dió- 
cesis liparitana. 

30) Vermeersch, I 145. En 1729 pasa al rango de doble mayor de 
primera clase la fiesta del Sodaliciwm cincturatorum B. V. M. 

31) Introdujo en el Breviario el oficio de la Virgen del Rosario. 
Cf. León XIII, ene. Din tumi temporis. 

32) BXIV 244 250. Extiende a los Estados Pontificios las fiestas del 
Patrocinio de Nuestra Señora y la di» la Traslación de la Casa de Na- 
zaret. 

CLEMENTE XII (1830-1740)* 

Roma le debe importantísimas mejoras urbanísticas ; tuvo que sufrir 
constantes roces políticos con los reyes italianos, precursores de ma- 
yores calamidades futuras. Dió gran impulso a las misiones y tuvo el 
consuelo de recibir en la Iglesia a insignes convertidos, como el sobrino 
del rey de Marruecos, Muley Abderramán. Firmó un concordato con 
España. En 1735 fundó San Alfonso María de Ligorio la Congrega- 
ción de los Redentoristas. 

Publicó una bula contra la francmasonería y las sociedades secretas 
y condenó los escritos de Voltaire (cf. BAC IV 48). 



* Clemente XII : 

1) SA VII 359. Breve Emitnacit. 29 de julio de 1730. Oficio de la 
B. V. M. del Remedio, en favor de los mercenarios. 

2) SA VII 631. Breve Cvm sicut acoeitimus, 10 de abril de 1733. 
Procesiones del Santísimo Rosario, en favor de los dominicos. 

8) SA VII 363. Breve Exponi .VoMs, 14 de diciembre de 1733. Confir- 
mación de todas las Cofradías bajo el título de la B. V. M. de los Siete 

I (olores. 

4) SA VII 365. Breve E.r imuncto, 17 de febrero de 1734. Confirma- 



CLEMENTE XII 



129 



ción de las constituciones de la Tercera Orden de los Siervos de la B. V. M. 
en el Brasil. 

5) SA VII 370. Bula Un'.geniti F-ilii, V idus dec. 1734. Sumario de 
las indulgencias concedidas a los Siervos y Siervas de la B. V. Mi y a 
los cofrades de los Siete Dolores. 

6) SA VII 3l83. Breve Muper, 1,8 de marzo de 1739. Confirmación del 
decreto de la S. Congr. de Ritos sobre la elección de la B. V. María pol- 
lerona principal del reino de Sicilia. 

7) Gravois, 200. S. Rit. Congr., 2G de octubre de 1730. Concesión 
a la Orden de Siervos de la B. V. M. : oficio de la Inmaculada Con- 
cepción. 

8) DTC VII 1184. 4 de diciembre de 1730. Aprueba los estatutos de 
la l'niversidad de Cervera (España), en los cuales se imponía el juramento 
de defender la Inmaculada Concepción. 

9) Gu.wois, 197. S. Rit. Congr., 3 de marzo de 1731. Se concede 
la misma gracia (del oficio de la Inmaculada) a la diócesis de Genova. 

10) Gravois, 197. S. Rit. Congr., .11 de agosto de 1731. Se concede 
la misma gracia (del oficio de la Inmaculada Concepción) a la diócesis 
antequerense. 

11) Gravois, 199. S. Rit. Congr., 24 de noviembre de 1731. Se con- 
cede a Septen, en Africa, el oficio de la Inmaculada Concepción con rito 
doble de primera clase. 

12) Gravois, 198. S. Rit. Cqngr., 23 de enero de 1732. Concédese 
a Cracovia la gracia del oficio de la Inmaculada Concepción para los sá- 
bados no impedidos. 

13) Gravois, 197. S. Rit. Congr., 17 de mayo de 1732. Se otorga al 
reino de Polonia la facultad de rezar el oficio de la Inmaculada Con- 
cepción en los sábados no impedidos. 

14) Gravois, 197. S. Bit. Congr., 17 de mayo de 1732. Se concede 
la misma gracia a la Orden de Jerusalén. 

15) Gravois, 214. Breve del día 11 de octubre de 1732. Kesponde a 
Felipa V. que le pedía la definición dogmática de la Inmaculada Concep- 
ción. Llama a la Virgen "Reina de los cielos". 

16) Gravois, 197. S. Rit. Congr., 21 de marzo de 1733. Se concede 
la misma gracia (del oficio de la Inmaculada Concepción ) a la diócesis 
albinganense 

17) Gravois, 197. S. Rit. Congr., 28 de agosto de 1734. Se concede 
la misma gracia (del oficio de la Inmaculada Concepción) a la diócesis 
1 ti cana. 

18) Gravois, 197. S. Rit. Congr., 28 de agosto de 1734. Se concede 
la misma gracia (del oficio de la Inmaculada Concepción) a la diócesis 
naulense. 

19) Gravois, 199. S. Bit. Congr., 6 de abril de 1737. Se concede 
a Teruel lo mismo. 

20j Gravois, 199. S. Rit. Congr., 0 de abril de 1737. Se concede a 
Malta el oficio de la Inmaculada Concepción con rito doble de primera 
clase. 

21) Gravois, 199. S. Rit. Congr., 7 de diciembre de 1737. Se concede 
a la Provincia Franciscana de la Piedad, en el reino de Portugal, la 
gracia de la misa de la Inmaculada Concepción los sábados no im.pedidos. 

22) Gravois, 197. S. Rit. Congr., 8 de marzo de 1738. Se concede 
la misma gracia (del oficio de la Inmaculada Concepción) a la diócesis 
frisingense. 

23) Gravois, 197. S. Rit. Congr., 19 de julio de 1738. Se concede la 
misma gracia a la diócesis de Basilea. 

24) Gravois, 200. S. Rit. Congr., ó d)3 septiembre de 1738. Concesión 
del oficio de la Inmaculada Concepción a la diócesis de Tortosa. 

25) Gravois. 197. S. Rit. Congr., 20 de noviembre de 1738. Se con- 
cede la misma gracia a la diócesis de Reinas. 

20) Gravois, 197. S. Rit. Congr., 29 de noviembre de 1738. Se concede 
la misma gracia a Holanda. 



üoctr. pontif. i 



130 



BENEDICTO XIV 



27) Gravois, 197. S. Rit. Congr., 31 de enero de 1739. Se concede la 
misma gracia a la diócesis de Santiago de Cuba. 

28) Gravois, 197. S. Rit. Congr.. 11 de julio de 1739. Se concede 
a la Congregación de Somasca la facultad de rezar el oficio de la Inma- 
culada Concepción en los sábados no impedidos. 

29) Gravois, 197. S. Rit. Congr., 5 de septiembre de 1739. Se con- 
cede la misma gracia a la diócesis de Tortosa. 



BENEDICTO XIV (1740-1758) 

La historia le reconoce como uno de los pontífices más sabios de todos 
los tiempos. Los 16 volúmenes de sus obras dan fe de ello. 

Los temas que abarcó se extienden a todos los aspectos religiosos : 
moral, canónico, dogmático, litúrgico, etc. Por su calidad de eximio ca- 
nonista pudo Jlevar a término varios célebres concordatos. Determinó 
que en Pascua sustituyese el Regimia Caeli al Angelus, 

Además de la actividad doctrinal antedicha, condenó las sociedades 
secretas, se opuso a los ritos chinos. Desde 1751 comenzó a aparecer 
la Enciclopedia (cf. BAC IV 50 118 357). 

Const. "Nuper ad Nos", 16 de jnarzo de 1743 

También profesó el primer [concilio] efesino, tercero en el 
orden [de los concilios ecuménicos], lo que en él fué defini- 
do contra Nestorio, de reprochable recuerdo, [conviene a sa- 
ber] que la divinidad y la humanidad nos formó, con inefable 
e incomprensible unión, en sola la persona del Hijo de Dios, 
un solo Jesucristo, y que, por esa razón, la Santísima Virgen 
es verdaderamente Madre de Dios. 

Bula áurea "Gloriosae Domünae", 27 de septiembre de 1748 

Beasdicto XIV, movido de su devoción particular a la Santísima 
Virgen, a la Compañía de Jesús y a las congregaciones, confirma los 
actos de sus predecesores en favor de éstas y las enriquece con nuevos 
favores. 

(1) La veneración y el culto de María, gloriosa Señora, 
Madre de Dios, está tan recomendado por la voluntad expre- 
sa de Dios y por el espíritu siempre veraz de la Iglesia, y tan 
justo y provechoso es este culto tributado por los fieles a la 

[Veneror] Ephesinam primam, tertiam in ordine, et profiteor, 
quod in ea contra Nestorium damnatae memoriae definitum est, 
divinitatem et humanitatem ineffabili et incomprehensibili unione 
in una persona Filii Dci unum nobis Iesum Christum constituisse, 
caque de causa beatissimam Virginem veré esse Dei genitricem. 

Gloriosae Dominae, Dei Genitricis, Mariae cultum ac veneratio- 
nem, Dei manifesta volúntate ac veraci semper Ecclesiae spiritu, 
magnopere commendari, nec minus iuste quam fructuose eidem a 
fidelibus exhiberi, adeo manifestum esse non dubitamus, ut ad chris- 

*» Denz. 1462. Profesión de fe prescrita a los orientales (maronitas). 
*»-■• Marín, 7. 



BENEDICTO XIV 



131 



Virgen Santísima, que nuestras letras apostólicas, encamina- 
das a inflamar los corazones de los cristianos en religioso afec- 
to hacia Ella, pueden aparecer poco menos que innecesarias. 

(2) En efecto: Dios omnipotente llenó a esta felicísima 211 
virgen — escogida entre millares y levantada por el anuncio del 
ángel a la inefable dignidad de Madre de Dios — con los do- 
nes de su gracia más abundantemente que a todas las demás 
criaturas y la adornó con brillantísima corona de gloria por 
encima de todas las obras de sus manos. 

(3) Así también la Iglesia católica, enseñada por el magis- 212 
ferio del Espíritu Santo, ha procurado honrarla con innumera- 
bles obsequios, como a Madre de su Señor y Redentor y como 

a Reina de cielos y tierra. Se ha desvivido para amarla con 
afecto de piedad filial, como a Madre propia amantísima. re- 
cibida como tal de los labios de su Esposo moribundo. Ha te- 
nido siempre por costumbre acudir a su protección, como a 
puerto segurísimo de salvación, en las públicas calamidades y 
perturbaciones :uantas veces las provocan los poderosos ene- 
migos infernales. Y ha proclamado que, especialmente por su 
poder, han sido extinguidas y deshechas todas las herejías en 
el universo mundo. 

(4) Porque ésta es aquella hermosísima Ester a la que amó 213 
tanto el supremo Rey de reyes, que parece la ha hecho co- 
partícipe, no ya de la mitad de au reino, sino, en cierta ma- 
nera, de todo su imperio y de todo su poder. 

tianorum corda religioso devotionis studio erga eam inflammanda 
apostolicae adhortationes Nostrae superfluae propemodum fore vi- 
deantur. 

Sicut enim omnipotens Deus hanc virginem electam ex millibus, 2H 
et ad ineffabilem divinae maternitatis dignitatem Angelo nuntiante 
evectam, gratiae suae donis abundantius prae caeteris ómnibus puris 
creaturis replevit, ac splendidissimis gloriae coronis super alia omnia 
manuum suarum opera decoravit; 

sic etiam Catholica Ecclesia, Sancti Spiritus magisterio edocta, 212 
eamdem, et tamquam Domini ac Redemptoris sui Parentem caelique 
ac terrae Reginam impensissimis obsequiis colere, et tamquam aman- 
tissimam Matrem, extrema, Sponsi sui morientis voce sibi relictam, 
filialis pietatis affectu prosequi studiosissime semper professa est. 
Ad eius opem in publicis calamitatibus et perturbationibus, quae- 
cumque infemorum hostium vi excitatae fuerunt, veluti ad tutissi- 
mum salutis portum confugere consuevit, eiusque potissimum virtute 
cunetas haereses in universo mundo extinctas ac debellatas esse 
fatetur. 

Haec enim speciosissima Esther, quam adeo supremus Regum 213 
Rex adamavit, ut ad salutem populi sui, non tam dimidiam regni 
sui partum, quam totum quodam modo imperium suum et potestatem 
cum ea communicasse videatur. 



132 



BENEDICTO XIV 



214 (5) Esta es aquella valerosa Judit. a la que Dios concedió 
victoria sobre todos los enemigos de la tierra. 

215 (6) Esta es aquella Abogada nuestra ante su Hijo e Hijo 
unigénito de Dios, siempre dispuesta a hablar ante Él en nues- 
tro favor, y a quien la Iglesia, con el parecer unánime de los 
Santos Padres, nos exhorta a que acudamos con filial confian- 
za en todas nuestras necesidades y peligros. 

216 (7) Esta es aquella mística arca de la alianza, en la que 
se ejecutaron los misterios de nuestra redención, para que, vién- 
dola Dios, se acuerde de su pacto y no se olvide de sus mise- 
ricordias. 

217 (8) Ella es como canal celestial del que descienden las co- 
rrientes de las gracias divinas a los corazones de los mortales. 
Ella es la puerta dorada del cielo por la que confiamos entrar 
algún día en el descanso de la eterna bienaventuranza. 

218 (9) San Ignacio, confesor, que para propagar la mayor glo- 
ria de Dios reforzó a la iglesia militante con nuevas legiones 
alistadas bajo el estandarte del santísimo nombre de Jesús, pen- 
sando consigo estas y otras cosas, y previniendo la lucha que 
les esperaba a él y a sus soldados en la salvación de sus propias 
almas no menos que en la de sus prójimos, juzgó sapientísima- 
mente que debía buscar una aptísima defensa en la protección 
de la bienaventurada Virgen María. Por eso, inmediatamente, 
en cuanto salió de la casa paterna, soñando ya entonces con 
grandes empresas, y se determinó a empezar esta sagrada mi- 

214 Haec fortis illa Iudith, cui Deus Israel de ómnibus inimicis terrae 
suae victoriam deportare concessit. 

215 Hanc ipsa Ecclesia, concordibus Patrum sententiis, a filiis suis 
ómnibus in peculiaribus eorum necessitatibus atque periculis cum 
fiducia adeundam suadet, tamquam Advocatam apud suum Deique 
unigenitum Filium loquentem pro nobis bona. 

216 Hanc praedicat mjsticam arcam foederis, in qua reconciliationis 
nostrac impleta sunt sacramenta, quarni Deus rcspicicns pacti sui 
recordabitur, et misericordiae memor erit. 

217 Ipsa est caelestis veluti rivus, .per qucrm gratiarum omnium do- 
norum f luenta in miserorum mortalium sinum deducuntur ; ipsa est 
áurea caeli porta, per quam in sempiternae beatitudinis réquiem 
aliquando intrare confidimus. 

218 Haec atque alia secum pcrpendens B. Ignatius Confessor, qui 
ad maiorem Dei gloriam propagandam militantis Ecclesiae castra 
novis sub Sanctissimi Nominis Iesu vexillo conscriptis legionibus 
auxit, cum magnum certamen, sibi suisque militibus pro sua cuius- 
que non minus quam pro aliorum etiam salute propositum, animo 
prospiceret, aptissimum sibi praesidium in B. Virginis tutela statuen- 
dum csse sapientissime iudicavit. Idcirco, cum primum e patria 
domo digressus, grandia iam tum in corde suo volvens, sacrae mi- 
litiae tirocinium poneré decrevisset, ad ipsius Virginis pedes statim 



BENEDICTO XIV 



133 



licia, se dirigió en seguida a los pies de la Virgen, y bajo sus 
auspicios emprendió el largo camino de la perfección. Después, 
cuando, hecha la leva de sus compañeros de milicia, estaba 
para lanzarlos al campo de batalla, hizo con ellos un solem- 
ne juramento, precisamente en la capilla de la Virgen, en el 
monte de los Mártires de París, y allí, sobre esa roca incon- • 
movible, consolidó los primeros cimientos de su instituto. 

(10) Y lo que en él fué habitual, a saber, no proponer ni 219 
emprender cosa alguna de importancia sin antes invocar el nom- 
bre de María, quiso también que sirviera de enseñanza a to- 
dos sus hijos, y que así, bajo el patrocinio de Ella, esperaran 

la ayuda divina en todas las empresas y trabajos de su profe- 
sión y que en todos los peligros a que se vieran expuestos en 
sus campañas en pro de la religión, ante sus enemigos, acu- 
dieran confundidos, como a refugio y amparo, a esta Torre 
de fortaleza de la que penden miles de escudos. 

(11) Y ellos, en efecto, llevando el nombre adorable de 220 
Jesús por todas las tierras y todos los mares ante reyes y na- 
ciones, no dejaron de anunciar juntamente por todas partes el 
dulcísimo nombre de María, y, a la vez que propagaban la Luz 

de la fe y la pureza de costumbres, propagaron también en to- 
das las regiones del mundo maravillosamente el culto y el amor 
a la Madre de Dios... 

OTROS DOCUMENTOS 

1) GltAvois, 201. S. Rit. Oongr'., 1." de octubre de 1740. Concesión 
de fiesta especial de la Inmaculada Concepción a la ciudad de l'alenmo. 

2) Guavois, 197. S. Rit. Congr., 21 de enero de 1741. Se concede 
la misma gracia (del oficio de la Inmaculada Concepción) a la diócesis 
nanormitana. 



se contulit, et sub illiús auspiciis arduum perfectionis iter ingressus 
est. Cum vero deinceps, primo commilitonum delectu habito, ipsos 
iam in aciem ducere institueret, non alibi quam in aede Virginis 
Parisiis apud Montem Martyrum solemni sacramento se cum illis 
adstrinxit, atque in hoc veluti firmissimo lapide prima Instituti sui 
fundamenta solidavit. 

Quod autem ipsi usitatum fuit, ut nihil fere gravius, nisi invo- 219 
cato prius Mariae nomine, aut statueret aut aggrederetur : id óm- 
nibus alumnis suis documento esse voluit ut, in obeundis profes- 
sionis suae officiis atque laboribus, in eius potissimum patrocinio 
divini adiutorii spem collocarent ; et in adeundis pro religione pe- 
riculis hanc sibi Turrim fortitudinis, ex qua clypeorum millia pen- 
dent, a facic inimici perfugium et munimentum esse confiderent. 

Itaque ipsi, per omnem terrarum et marium amplitudinem por- 220 
tantes adorabile Nomen Iesu coram Regibus et nationibus, dulcis- 
simum simul Matris eius nomen ubique annuntiare non destiterunt; 
et una cum fidei lumine et morum sanctitate Deiparae quoque cul- 
tum et honorem in ómnibus utriusque orbis regionibus mirabiliter 
propagarunt. 



134 



BENEDICTO XIV 



3) Gravois, 197. S. Rit. Congr., 21 de enero de 1741. Se concede la 
misma gracia a la diócesis egittaniense 

4) Gravois, 200. S. Rit. Congr., 22 de abril de 1741. La Inmacu- 
lada Concepción, patrona de Benevento. 

5) Geavois, 200. S. Rit. Congr., 23 de abril de 1741. Concesión del 
oficio de la Inmaculada Concepción a la Orden Ecuestre de San Gregorio. 

6) Gravois, 199. S. Rit. Congr., 20 de mayo de 1741. Se concede ;i 
Cacrovia celebrar misa de la Inmaculada Concepción los sábados no im- 
pedidos. 

7) Gravois, 200. S. Rit. Congr., 22 de agosto de 1741. La Inmacu- 
lada Concepción es confirmada patrona de la Tierra de Iliceti, diócesis bo- 
binense. 

8) Gravois, 197. S. Rit. Congr., 16 de septiembre de 1741. Se con- 
cede la misma gracia (del oficio de la Inmaculada Concepción) a la dió- 
cesis apruntina. 

9) Gravois, 198. S. Rit. Congr., 22 de noviembre de 1741. Otór- 
gase a Orvieto la gracia del oficio de la Inmaculada Concepción en los 
sábados no impedidos. 

10) Gravois, 209-210. Epístola del 7 de febrero de 1742. Recomien- 
da a toda la Iglesia la Doctrina cristiana de San Roberto Belarmino (tra- 
ta de la Inmaculada) . 

11) Gravois, 198 y 200. S. Rit. Congr., 13 de marzo de 1742. Con- 
cédese a Turin la gracia del oficio de la Inmaculada Concepción para los 
sábados no impedidos. 

12) Gravois, 201. S. Rit. Congr., 14 de abril de 1712. Concesión de 
fiesta especial de la Inmaculada Concepción a las concepcionistas de Agre- 
da, diócesis de Tarazona. 

13) Gravois, 200. S. Rit. Congr., 28 de julio de 1742. Concesión del 
oficio de la Inmaculada Concepción a Teruel 

14) Gravois, 199. S. Rit. Congr., 28 de julio de 1742. El oficio de 
la Inmaculada Concepción es elevado a doble de primera clase con octava 
para la Orden de la B. V. M. de la Merced. 

15) Gravois, 205. Edicto del 19 de noviembre de 1742. Gracias que 
se conceden para la fiesta de la Inmaculada Concepción. 

16) Gravois, 197. S. Rit. Congr.,. 15 de diciembre de 1742. Se con- 
cede la misma gracia (del oficio de la Inmaculada Concepción) a la dió- 
cesis de París. 

17) Gravois, 205. Edicto del 20 de noviembre de 1743. Gracias con- 
cedidas para la fiesta de la Inmaculada Concepción. 

18) Gravois, 205. Edicto del año 1743. Lo mismo. 

19) Gravois, 199. S. Rit. Congr., 20 de junio de 1744. Se concede 
a los franciscanos reformados celebrar misa de la Inmaculada Concep- 
ción los sábados no impedidos: 

20) Gravois, 200. S. Rit. Congr., 13 de enero de 1745. La Inmacu- 
lada Concepción es confirmada patrona de Onteniente (Valencia, España). 

21) Gravois, 199. S. Rit. Congr., 23 de enero de 1745. Se concede 
a los Reformados Franciscanos de la Provincia de Río Janeiro la fa- 
cultad de celebrar misa de la Inmaculada Concepción los sábados no lm. 
pedidos. 

22) Gravois, 197. S. Rit. Congr., 29 de enero de 1746. Se concede 
la misma gracia (del oficio de la Inmaculada Concepción) a la diócesis 
aptense. 

23) Gravois, 205. Edicto del año 1747. Gracias otorgadas para la 
fiesta de la Inmaculada Concepción. 

24) Marín, 6. Breve Praeclaris RR. Pontlficum, 24 de abril de 1748. 
Solemne confirmación de los documentos pontificios acerca de las CC. MM. 
Concesión de altar privilegiado. 

25) Gravois, 198-199. S. Rit. Congr., 13 de marzo de 1749. A la 
ciudad de Monte-Calerco, de la diócesis de Turín, se otorga la gracia del 
oficio de la Inmaculada Concepción los sábados no impedidos. 

26) Marín, 8. Breve OiMw:«(Jmodi/«i Presbj/feri, 15 de julio de 1749. 



CLEMENTE XIII 



135 



(¡racias concedidas a los que, sin ser congregantes, les imiten en las prác- 
ticas piadosas. 

27) Vermeeksch, I 17T. El 22 de enero de 1751 se concede la fiesta 
de la Pureza de María a petición del rey de Portugal. 

¡?8) Vkrmeeksch, I 172; María I 232. El 22 de enero de 1751 se 
concede al rey de Portugal, para su reino, la fiesta de la Maternidad di- 
vina de María, cuyo oficio compuso el papa mismo. 

29) Marín, 9. Breve Quo tibi, 8 de septiembre de 1751. Todas las 
CC. MM. pueden ser agregadas a la Prima Primaria. 

30) Marín, 10. Breve Dedimtis sane, 16 de mayo de 1753. Gracias 
concedidas a los que dieren los ejercicios en los locales de la Congre- 
gación Mariana. 

31) Vermeersch, 1 16. S. R. Congr., 5 de mayo de 1756. La fiesta 
de los desposorios de Nuestra Señora es estrictamente mariana y no se 
puede hacer conmemoración de San Jote sin particular indulto. 

32) M4RÍN, 11. Breve Laudabile Romanorum, 15 de febrero de 1758. 
La propiedad de los bienes de las CC. MM., que dependen de la Compa- 
ñía de Jesús, pertenecen a ésta. 

33) Cf. León XIII, Perlibenti quidem volúntate. Concedió a México 
el oficio de Nuestra Señora de Guadalupe. 

34) En su tratado De festis Beatae Alariae Virginis expónense teoló- 
gica e históricamente las siguientes : 

I. Desponsationis B. V. M., die 23 ianuarii. 

II. Purificatiónis B. M. V., die 2 februarii. 

III. SS. Annuntiationis B. M. V., die 25 martii. 

IV. Dolorum B. M. V., feria VI hebdomadae Passionis. 
V. Visitationis B. M. V., die 2 iulii. 

VI. B. M V. de Monte Carmelo, die 16 iulii. 

VII. Dedicationis Ecclesiae S. Mariae ad Ni ves, die 5 augusti. 

VIII. Assumptionis B. M. V., die 15 augusti. 

IX. Nativitatis B M. V., die 8 septembris. 

X. Nominis Mariae. 

XI. B. M. de Mercede, die 24 septembris. 
XII. Rosarii B. V. M., dominica I octobris 

XIII. Patrocinii B. V. M. 

XIV. Praesentationis B. V. M., die 21 novembris. 
XV. Conceptionis B. M. V., die 8 decembris. 

XVI. Translationis S. Domus Lauretanae, 10 decembris. 

XVII. Expectationis partus B. M. V., 18 decembris. 

XVIII. Sanctae Mariae in Sabbato. 



CLEMENTE XIII (1758-1769)* 

Clemente XIII ha dejado pruebas de invicta fortaleza en medio de 
las grandes borrascas suscitadas por los librepensadores desde las can- 
cillerías. El conflicto más notable fué la expulsión de los jesuítas de los 
reinos latinos. Instituyó la fiesta del Sagrado Corazón y declaró a la 
Inmaculada Patrona de España, 

Condenó la Enciclopedia, los actos del sínodo de Utrecht, el febronia- 
nisuio y la masonería y publicó un Momtoriwm contra los abusos e 
intromisiones regias en los asuntos eclesiásticos (cf. BAC IV 56 357), 



* Clemente XIII : 

1) SA VII 385. Breve Omniunv saluti, 11 de noviembre de 1759. Con- 
cesión de altar privilegiado perpetuo a la Orden de la Visitación de la 
B. V. M. 

2) SA VII 386. Breve Caetestiitm mninerum, 20 de noviembre de 1759. 



136 



CLEMENTE XIII 



Bula "Quantum ornamenti", 8 de noviembre de 1760 

Comprendiendo perfectamente cuán grande gloria y defen- 
sa sea para los reinos la insigne piedad hacia Dios y la ve- 
neración de la Santísima Virgen María, de los cuales descien- 
den todas las bendiciones celestiales..., no rehuimos compla- 
cer con paternal amor a aquellos pueblos que imploran la ayu- 
da poderosa de la ínclita Reina de los cielos, cuyo culto es 
muy justo que, con nuestra apostólica autoridad, se aumente 
de día en día. De consiguiente, juzgamos muy gustosos que se 
han de satisfacer las ansias de los pueblos que desean venerar 
a la misma bienaventurada Virgen bajo un título especial... 



Quantum ornamenti ac praesidii semper regnis accesserit ex in- 
sigm pietate erga Deum ac beatissimae Virginis Mariae veneratione 
ex quibus caelestes omnes benedictiones promanant, optime intelli- 
gentes, ideoque praecipuo officii Nostri muneri satisfacturi quo 
Christiani orbis spirituali ac temporali bono prospicere debemus, 
gentibus illis paterna caritate obsecundare non renuimus, quae in- 
clytae caelorum Reginae auxilium opemque implorant cuius cultus, 
Ut in dies magis magisque augeatur, peraequumque est apostólica 
auctoritate providere. Proinde libentissime pia complenda censemus 
vota populorum, qui eamdem beatam Virginem sub speciali titulo 
in Hispaniarum regnis venerari exoptant, idque potissimum expe- 
tente pió, religioso, ac de Romana Ecclesia optime mérito Rege 
eatholico, qui amplissimas suas ditiones, tum florentissimas unde- 
quaque reddere, tum máximo, supremo ac caelesti patrocinio robo- 
rare quotidie summo studio contendit. 



Indulgencias y privilegios concedidos a los fieles que frecuenten las Igle- 
sias de la Orden de la Visitación de la B. V. M. Inmaculada. 

3) SA VII 387. Breve Ad au(jendam, 20 de noviembre de 1759. Es- 
peciales indulgencias concedidas a las monjas de la Visitación de ¡a 
B. V. M, Inmaculada. 

4) SA VII 394. Breve Caelestium munerum, 28 de febrero de 1701. Co- 
fradías de la B. V. M. del Buen Consejo en las iglesias de los Ermitaños de 
San Agustín en Baviera. 

5) SA VII 396. Breve E.iimiu pitias. 4 de marzo de 1761. Sobre las 
Cofradías de la B. V. M. del Buen Consejo en las iglesias de los Ermi- 
tafi09 de San Agustín. 

6) SA VII 397. Breve Ad avgendam, 18 de noviembre de 1765. Bezo 
del rosario de, la B. V. M. en hora señalada. 

7) SA VII 397. Breve Scripsinvus, 23 de noviembre de 1765. Sobre 
las constituciones de la Congregación de Canónigos Regulares de la 
B. V. M, de Cancellata. 

8) Marín, 12. Bula Apostolicum pascendi, 7 de enero de 1765. Nue- 
va aprobación solemne de las Congregaciones Marianas. 

9) El 292. S. Congr. Indulg., 5 de septiembre de 1759. Indulgencias 
a la invocación del Nombre de María 

Síl SA VII 389: DTC Vil 1184: (ÍR.vvois, 215 218. Pt-OdatU a la 
Inmaculada Concepción patrona de España y Ai sus dominios, con to- 
das las consecuencias litúrgicas ijue ello lleva consigo. 



CLEMENTE XIII 



137 



Breve "Cum primum". 17 de enero de 1761 

Tan pronto como, por disposición de la divina voluntad, 
nuestra pequenez fué elevada al gobierno de la universal Igle- 
sia, principalmente en los turbulentos tiempos que ella atravie- 
sa, no hemos desistido de meditar y poner en práctica dili- 
gentemente lo que conducía a promover y propagar el culto de 
la ínclita y gloriosa siempre Virgen María, mayormente entre 
los pueblos cristianos; con el fin especialísimo de que concilla- 
se para Nos y para toda la Iglesia católica, con singular pie- 
dad, el favor y la gracia de la protección de Cristo su Hijo, 
suprema cabeza de la Iglesia. Mas siempre serán menores de 
lo que deseamos las manifestaciones de reverencia y venera- 
ción que se tributan en la tierra en orden a colmar y aumentar 
la gloria de esta criatura, elegida sobre las demás, y que sa- 
lió de la boca del Altísimo y obtuvo la primacía en todos los 
pueblos. 

Breve "Commissi", 16 de marzo ,'de 1767 

Trabajando, con la ayuda de Dios, en desempeñar saluda- 
blemente el cargo del sacrosanto apostolado a Nos divinamen- 

Cum primum, divina disponente volúntate, factum est ut humi- 
litas nostra turbulentis praesertim christianae reipublicae tempori- 
bus ad universalis Ecclesiae régimen extolleretur, iam inde ea cogi- 
tare et agere assidue non destitimus, quae ad .promovendum ac pro- 
pagandum inclytae, et gloriosae semper Virginis Mariae cultum 
ínter fideles populos máxime conducerent ; ideo potissimum ut nobis 
et universae catholicae Ecclesiae, speciali pietate, Christi Filii sui, 
supremi Ecclesiae capitis favorem et gratiam protectionis concüia- 
ret. Minora tamen, quam nostrum desiderium explere possint, sem- 
per erunt reverentiae, et venerationis signa, quae in terris praeben- 
tur ad cumulandam et ad augendam gloriam huius prae caeteris 
electae creaturae, quae quidem ex ore Altissimi prodiif et in omni 
gente primatum tenuit. Proinde obortas libenti animo amplectimur 
occasiones, quibus nova ipsa honoris obsequia tribuantur, ac máxi- 
me laetamur, potentissimum regem, qui in hac re non ita pridem 
aperuit animum suum, tam mirifice cum nostro consentientem, rursus 
in praesens amplificationem aliam talis cultus pro suis vastissimis 
regnis, et ditionibus exposcere. 

Commissi nobis divinitus sacrosancti apostolatus officium salu- 
briter exsequi, adiuvante Domino, satagentes piis Christifidelium, et 

a - SA VII 392 ; Gravois, 218-221. Se extiende al clero secular y re- 
gular y de cualquier manera exento, de las Españas e Indias, el oficio 
8icut Uliuni y la misa Éffreditnini, del mismo modo que lo rezan los 
franciscanos en p1 día de la fiesta de la Inmaculada Concepción y durante 
su octava. 

223 SA VII 398. Se otorga a los dominios españoles que puedan rezarse 
el oficio y misa propia de la Inmaculada Concepción de la V. M. en casi 
todos los sábados del afio. 



138 



CLEMENTE XIV 



te encomendado, accedemos gustosos, con paternal benignidad, 
a los deseos laudablemente encaminados... al aumento de la 
veneración y culto de la gloriosísima Virgen Madre de Dios 
María en su concepción, que anunció el gozo al universo 
mundo. . . 

Breve "Eximia pietatis", 14 de marzo de 1768 

La eximia piedad filial para con Dios y con la gloriosísima 
Virgen Madre de Dios María [del rey Carlos de España] 
mueven nuestro paternal amor para con él a escuchar gusto- 
sísimos todos sus deseos, encaminados al fomento de la devo- 
ción de la misma santísima y augustísima Virgen Reina del 
cielo. 

CLEMENTE XIV (1769-1774)* 

El magnífico museo de su nombre, en el Vaticano, perpetúa su me- 
moria. Sólo por la presión exterior cedió a medidas tan graves como 
la supresión de la Compañía de Jesús. Con su política difícil y delicada 
obtuvo ventajas para el Pontificado, como la recuperación de Avignon 
Benevento y Ponte Corvo. Estableció la Rota de España. 

Dejó de publicar anualmente la bula In Caena Dommi; condenó mu- 
chas publicaciones de escritores heterodoxos (cf. BAC IV 59, 357). 



praesertim personarum in sublimitate positarum, magnoque virtu- 
tiim fulgore praestantium votis ad augendam gloriosissimae Virgi- 
nis Dei Genetricis Mariae cultus Conceptionis quae gaudium annun- 
tiavit universo mundo, venerationem, et cultum laudabili studio 
tendentibus favorabilem assensum, paterna benignitate libenter prae- 
bemus, sicuti ad omnipotentis Dei gloriam, eiusdemque beatae Ma- 
riae Virginis honorem, Christianique populi devotionem salubriter 
in Domino expediré arbitramur. 

Eximia pietas in Deum et erga gloriosissimam Virginem Dei 
Genetricem Mariam devotio, et regiarum virtutum decora, cura 
praeclaris in Ecclesiam Dei meritis, singularique in mos et aposto- 
licam Sedem fide coniuncta, quibus carissimum in Christo filium 
nostrum Carolum Hispaniarum regem Catholicum multipliciter in- 
srgnivit Altissimus, paternam nostram in eum caritatem inducunt ut 
pia omnia eius vota, quae ad fovendam eiusdem beatissimae atque 
augustissimae Virginis caeli Reginae devotionem pertinent, liben- 
tissime exaudiamus. 

*** SA VII 399. Concédese a todos los reinos de España que pueda 
añadirse en las letanías lauretanas la invocación Mater Imnmou-laUi. 

* Clemente XIV : 

1) SA VII 401. Breve Praecipua devotio, 16 de majo de 1770. Con- 
firmación y extensión del breve de Inocencio XI acerca do la celebración 
de las funciones en honor de la B. V. M., concebida sin mancha, en favor 
de los frailes de la Orden de los Mínimos de San Francisco conventuales. 

2) SA VII 404. Breve Ad augmdam, 31 de agosto de 1770. Indulgen : 
cias en las fiestas de la B. V. M., concebida sin pecado. 

3) SA VII 404. Breve Exponi Nobis, 9 de noviembre de 1770. Sobre 
la fiesta del Santísimo Rosario en la diócesis oxumense. 



PÍO VI 



139 



4) SA VII 405. Breve Du-dwin, 21 de noviembre de 1770. Se confir- 
ma a la ciudad de Espoleto la facultad due había concedido Paulo V, el 
11 de agosto de 1612, con el breve Oonfratemitatem, a la Cofradía lla- 
mada de la Purificación de María, de soltar cada año un reo condenado 
a muerte. 

5) SA VII 407. Breve Exponi NoUs, 18 de noviembre de 1772. En la . 
colegiata de la B. V. M. Inmaculada de Münster, de Baviera, se pueda 
rezar los sábados el oficio de la Concepción de la B. V. M., aun en 
Adviento y Cuaresma. 

6) SA VII 409. Breve PMs christifidelium, 23 de agosto de 1773. Se 
confirman algunos rescriptos acerca de la celebración de la fiesta de la 
B. V. M. del Fuego en la ciudad y diócesis foroliviense (Forli). 

7) SA VII 414. Breve Cum sicut, 4 <le septiembre de 1774. Comunión 
en honor de la B. V. M del Rosario en alguna iglesia de la Orden de 
Predicadores. 

8) DTC VII 1184. Afio 1771. Aprueba una Orden ecuestre sub protec- 
tione Immaculatae Conoeptionis Beatae Yirgims. 

9) Marín, 13. Breve Commendatissimam, 14 de noviembre de 1773. 
Nueva aprobación de las Congregaciones Marianas. 

Breve "Ratio pastoralis", 2í de noviembre de 1769 

Repite el principio práctico de varios de sus predecesores, 225 
que suena así: "Nuestro oficio exige que, con apostólica be- 
nignidad, gustosos secundemos los piadosos deseos de los fie- 
les, encaminados al acrecentamiento de la veneración, en la 
tierra, de la augustísima Virgen Madre de Dios María, Reina 
del cielo." 

PIO VI (1775-1799)* 

El pontificado de Pío VI lo llenan sucesos tan trascendentales como 
la independencia de los Estados Unidos, la muerte de Luis XVI y la 
proclamación de la república romana por Napoleón. F'ero sólo un mila- 
gro providencial, a pesar de la excelsa figura del pontífice, podía con- 
jurar los males que afligían a la Iglesia, 

Proscribió el josefinismo y el sínodo de Pistoya y condenó los libros 
Quid est Papa y Novum Tentamen irv prophetiam Emimanuelis (cf. BAC IV 
63, 124, 417). 

Breve "Pietatis", 26 de junio de 1775 

Obsequiamos con gracias espirituales a los que desean ejer- 226 
citar las obras de piedad y caridad cristiana. . . con incremento 

Ratio pastoralis Officii, quo Ecclesiae catholicae regimine super- 225 
na dispositione praesidemus, exigit ut pia Christifidelium vota ad 
augendam in terris augustissimae Virginis Dei Genetricis Mariae 
caeli Reginae venerationem tendentia, apostólica benignitate libenter 
prosequamur. 

Pietatis et Christianae caritatis opera, quae Salvator et Domi- 226 

225 SA VII 401. Se otorga al clero secular y regular de la república 
de Genova que pueda rezar el oficio y misa de la Inmaculada Concepción 
de la B. V. María, concebida sin pecado, en su fiesta y durante toda la 
octava. 

228 SA VII 415. Erección de la Cofradía de la B. V. M. del Monte 
Carmelo de la ciudad de Mariana (María- Ana), en Portugal. 



140 



pío vi 



del divino culto y con veneración de la augustísima Reina del 
cielo, la bienaventurada Virgen María. 

Breve "Apostolici muneris", 29 de noviembre de 1777 

Propio es del apostólico cargo... que procuremos fomen- 
tar en la tierra... el culto y veneración de la bienaventurada 
Virgen María, mayormente habiendo aventajado de mocho, en 
los días de su peregrinación, a las demás criaturas por tantas 
gracias celestiales y favores, y ahora en el cielo protegiendo 
y favoreciendo con especialidad a los hombres, y habiendo sido 
atravesada con atroces dolores en la acerbísima pasión de Cris- 
to Señor... 

S. Gongr. de lndulg., 5 de abril de 1786 

Concédense copiosas indulgencias a las siguientes oraciones ma- 
ñanas : 

a) Dígnate que te alabe, Virgen sagrada ; 

Dame valor contra tus enemigos. 

b) Salve, Regina..., 



ñus noster Iesus Christus, cuius vices, licet immeriti, gerirnus in ter- 
ris, fidelibus suis instanter commendavit..., ubique cum divini cultus 
incremento, et'erga augustissimam caeli Reginam beatarn Virgincm 
Mariam veneratione, atque animarum salute, exercere cupientes, 
spiritualibus gratiarum muncribus prosequimur, ut inde ferventius 
ipsi Deo inservire, atque immarcescibilem aeternae beatitudinis glo- 
riara sibi valeant comparare. 

Apostolici muneris, quod incffabilis Dei bonitas humilitati atque 
infirmitati nostrae committere dignata est, ratio est ut beata Virgo 
Maria praesertim quae in suae peregrinationis tempore ceteras 
creaturas tot caelestibus gratiis ac favoribus longe praestitit, . et 
nunc in caelis nos nomines peculiari modo protegit ac fovet, quae- 
que in acerbissima Christi Domini passione fuit atrocibus doloribus 
perfixa, cultum ac venerationem in terris eo meliori modo, quo in 
Domino credimus, ad omnipotentis Dei gloriam fideliumque aedifi- 
cationcm ac solamen promoveré studeamus. 

Dignare me laudare te, Virgo sacrata ; 
da mihi virtutem contra hostes tuos. 

Salve, Regina, mater nüsericordiae, vita, duleedo et spes nostra, salve. 
Ad te elamamus exsules filii Hevae ; ad te suspiramus gementes et flentes 
in hac lacrymarum valle. Eia ergo, advocata nostra, illos tuos misericor- 
des oculos ad nos oonverte. Et Iesum, benedictum fructuni ventris tul. 
nobis post hoc exiliuni ostende, o clemens, o pia, o dulcís Virgo Mariu. 



"» SA VII 425. Concédese a la diócesis de Méjico el indulto perpetuo 
de rezar el oficio y la misa de los Siete Dolores de la B. V. M. con rito 
doble de segunda clase. 

*■ El 293 332 333. 



PÍO VI 



141 



c) Nos refugiamos bajo tu amparo poderoso, santa Madre de 
Dios : no mires con desdén nuestras súplicas en nuestras 
necesidades, antes bien líbranos siempre de todos los peli- 
gros, Virgen gloriosa y bendita. 

Breve "Pietatis", 28 de agosto de 1878 

De lluevo repite lo <jue dijo en el anterior breve del 2G de junio de 229 
1775, que comienza de la misma manera. 

Const. "Auctorem fidei", 28 de agosto de 1794 

7. Asimismo [la doctrina] que prohibe que las imágenes, 230 
mayormente las de la B. Virgen, sean distinguidas con otros 
t'tulos que con las denominaciones que sean análogas a los 
misterios que expresamente se mencionan en la sagrada Es- 
critura; como si no pudiesen darse a las imágenes otras piado- 
sas denominaciones que las que la Iglesia aprueba y reco- 
mienda en las mismas oraciones públicas: temeraria, ofensiva a 
los piadosos oídos, injuriosa, principalmente a la veneración de- 
bida a la B. Virgen. 

S. Congr. de Indulg., 21 de noviembre de 1793 

En tu concepción, Virgen María, fuiste inmaculada; ruega por 231 
nosotros al Padre, cuyo Hijo Jesús, concebido del Espíritu Santo, 
diste a luz. 

OTROS DOCUMENTOS 

1) Mauín, 14. Decreto del 12 de mayo de 1775. Durante la extin- 
ción de la Compaíía de Jesús, continúa la Congregación Prima Prima- 
ria gozando de todos sus privilegios. 

2) Marín. 15. Decreto del 29 de marzo de 1776. Facultad de agre- 
gar Congregaciones Marianas de no estudiantes. 



Sub tuum praesidium confugimus, sancta Dei Genitrix ; nostras depre- 
cationes ne despidas in necessitatibus nostris, sed a periculis cunctis li- 
bera nos semper, Virgo gloriosa et benedicta. 

Item, quae vetat, ne imagines, praesertim beatae Virginis, ullis 230 
titulis distinguantur, praeterquam denominationibus, quae sint ana- 
logae mysteriis, de quibus in sacra Scriptura expressa fit mentio ; 
quasi nec adseribi possent imaginibus piae aliae denominationes, 
quas vel in ipsismet publicis precibus Ecclesia probat et commendat : 
temeraria, piarum aurium offensiva, venerationi beatae praesertim 
Virgini debitae iniuriosa. 

In Conceptione tua, Virgo Maria. immaculata fuisti ; ora pro nobis P'a- 231 
trem, cuius Filium Iesnm de Spiritu Sancto conceptum peperisti. 



"» SA VII 46G. Erección de la Cofradía de la B. V, M. del Monte 
Cannelo de la villa de San Juan del Rey (Tortugal). 
:3 ° Denz. 1571. 
-» 1 El 353. 



142 



pío vi 



3) SA VII 419. Breve Nuper, 16 de septiembre de 1776. Celebración 
de la misa después de la media noche de la vigilia de la Concepción de 
la B. V. M. 

4) SA "VII 420. Breve Exponi, 19 de noviembre de 1776. Unión de 
Cofradías de la Virgen. 

5) SA VII 422. Breve Ewponi, 20 de agosto de 1777. Se concede a 
la Cofradía de la V. de* la Merced de Lima que pueda celebrar misa de 
la Aparición de la B. V. M. todos los sábados. 

6) SA VII 421. Breve Ad augendam, 27 de noviembre de 1777. Vi- 
sita a las iglesias de los Siervos de la B. V. M. el 11 de febrero y gra- 
cias a ellas concedidas. 

7) SA VII 426. Breve Ex quo, 6 de diciembre de 1777. Confirmación 
de la erección de la Congregación de las Piadosas Operarías de la B. In- 
maculada Concepción en la ciudad de Ascoli, en el Piceno. 

8) SA VII 428. Breve Ad augendam, 26 de noviembre de 1779. Visita 
de la iglesia de la Orden de la Anunciación de la B. V. M. Inmaculada 
de las Celestinas el día 16 de junio y gracias a ella concedidas. 

9) SA VII 429. Breve Ad augendam, 18 de agosto de 1779. Visita, 
en las primeras vísperas de la Presentación, de las iglesias de la Congre- 
gación de la SS. Cruz y Pasión de Jesucristo. 

10) GA 449-50. En ¿l año 1779 es condenado el libro de Lorenzo 
Isenbiehl en que se niega que la profecía de Isaías 7,14 se refiera a Jesús 
y María. 

11) SA VII 430; DTC VII 1184. Breve Xihil est. 9 de diciembre de 
1783. Ampliación de los privilegios concedidos a la Milicia y Caballeros 
del Bey Cristianísimo puestos bajo la protección de la B. V. M. In- 
maculada. 

12) SA VII 431. Breve Emanavit, 3 de diciembre de 1784. Eleva 
ción del rito del oficio y misa de la B. V. M. de Belén (en las Indias oc- 
cidentales) . 

13) SA VII 432. Breve Cum sicut, 28 de enero de 1785. Se permite 
al clero de la ciudad y diócesis de Quito el rezo del oficio y misa de la 
B. V. M de Belén. 

14) SA VII 434. Breve Exponi Nobis, 28 de enero de 1785. La misma 
facultad se concede a la ciudad y diócesis de Cuzco. 

15) SA VII 435. Breve Cum sicut, 18 de febrero de 1785. Se con- 
cede la facultad de celebrar misa votiva de la B. V. M. Inmaculada, to- 
dos los sábados del afio, a la Congregación de Presbíteros de la Concep- 
ción de B. V. M. de la ciudad de Compostela. 

16) SA VII 436. Breve Cum sicut, 3 de junio de 1785. Puede cele- 
brarse misa de la B. V. M. de los Siete Dolores, todos los sábados, en 
Mallorca, en la iglesia de los frailes de San Vicente de Paula. 

17) SA VII 437. Breve Cuín sicut, 16 de diciembre de 1785. En la 
iglesia de Nuestra Sefíora la lilunca, de Sevilla, so puede celebrar misa 
votiva de la misma Virgen todos los sábados, aun los impedidos. 

18) SA VII 43S. Breve Cum sicut, 16 de diciembre de 1785. Los mon- 
je? jerónimos de Monte Real, diócesis de Toledo, pueden celebrar misa 
votiva de la B. V. M. de Guadalupe todos los días del año. 

19) SA VII 439. Breve Cum sicut, 16 de junio de 1786. Se concede 
al clero secular y regular de la ciudad y diócesis de Méjico que pueda 
rezar el oficio y misa de la B. V. M. de Belén. 

20) SA VII 442. Breve Emanavit, 20 de marzo de 1787. Nuestra Se- 
ñora de los Angeles, patrona principal de Puig. de la diócesis valentina. 

21) SA VII 443. Breve Ex debito, 27 de marzo de 1787. Confirmación 
de las constituciones de la Orden de la Inmaculada Concepción de la 
B. V. M. de los clérigos regulares marianos». 

22) SA VII 403. Breve Iniuncti Nobis, 27 de marzo de 1787. Pri- 
vilegios concedidos a la misma. 

23) SA VII 470. Breve Cum sicut, 29 de Julio de 1788. Se permite 
el traslado de la fiesta del Santísimo Rosario al 18 de diciembre, en la 
iglesia del Santísimo Rosario de la ciudad de Santa Fe, en las Indias. 



PÍO VI 



143 



24) SA VII 471. Breve Cum sicut, 29 de julio de 1788. Dentro de la 
octava de la Concepción de la B. V. M. Inmaculada, se concede a las mon- 
jas de Santiago, de Madrid, que puedan celebrar misa solemne de la In- 
maculada, dejando otros oñcios. 

25) SA VII 472. Breve Cum ísicitt, 3 de febrero de 1789. Se concede, 
a los franciscanos de Santiago de Cuba la facultad de celebrar una misa 
del Santísimo Rosario durante quince días seguidos. 

26) SA VII 473. Breve Exponi Nolis, 28 de abril de 1789. Cofradía 
de la B. V. AI. del Monte Carmelo de Seyne Su capellán goza de facul- 
tades especiales en la concesión de indulgencias. 

27) Marín, 16. Decreto del 11 de julio de 1789. Sánanse las agrega- 
ciones mal hechas a la Congregación Mariana Prima Primaria de Roma. 

28) Vermeersch, I 41. El 18 de septiembre de 1789 se extiende a 
los Ermitaños de San Agustín la fiesta de Nuestra Señora del Buen Con- 
spjo (de Genezzano). 

29) SA VII 474. Breve Exponi Nolis, 13 de abril de 1790. En favor 
de la capilla de la B. V. M. del Milagro, de Lima. Una vez al año se 
puede celebrar una misa cantada de la Inmaculada según la costumbre 
y privilegios de los franciscanos. 

30) SA VII 475. Breve Evponi NoMs, 7 de febrero de 1791. Cofradía 
de la B. V. M. de la Asunción de Morbinio, diócesis de Como. Sus indultos, 
privilegios, gracias espirituales. 

31) SA VII 477. Breve Cum sicut, 25 de febrero de 1791. Se concede 
a las monjas de Santa Catalina de Lima que se pueda celebrar en su 
iglesia, los sábados no privilegiados, misa del Santísimo Rosario, 

32) SA VII 478. Breve ad augendum; 6 de abril de 1791. Gracias con- 
cedidas a los que visiten las iglesias de los Siervos de la B. V. M. 

33) SA VII 479. Breve Exponi Nolis, 17 de mayo de 1793. La Con- 
gregación de la Purísima Concepción de la B. V. M. de Barcelona es agre- 
gada a la Cofradía de la Concepción de la B. V. M. en la iglesia de los 
Santos Lorenzo y Dámaso, de Roma. 

34) SA VII 480. Breve Pastoralis, 17 de mayo de 1793. Son confirma- 
das las gracias concedidas por los Sumos Pontífices a la capilla de la 
B. V. M. del lugar llamado de los ermitaños, en la diócesis de Constan- 
cia, de la provincia de Moguncia. 

35) SA VII 483. Breve Emanavit, 5 de julio de 1793. Durante la oc- 
tava de la Inmaculada se puede celebrar misa solemne, como en la fiesta, 
en el convento de la Concepción de Madrid. 

36) SA VII 484. Breve Nuper, 5 de septiembre de 1794. Es elegida 
la Virgen Santísima por patrona de la Orden betlemítica. 

37) SA VII 486. Breve Exponi Nolis, 27 de enero de 1795. La Con- 
gregación de Nuestra Señora del Pilar, en Madrid, puede celebrar misa 
de la misma durante la octava, según lo permitan las rúbricas. 

38) SA VII 487. Breve Nuper, 17 de abril de 1795. Nuestra Señora 
de los Dolores, patrona de Veles, diócesis de Cuenca. 

39) SA VII 488. Breve Studimn tuuitu, 29 de enero de 1796. Jubileo 
en la ciudad podiense cuando la Anunciación cae en Viernes Santo. 

40) SA VII 489. Breve Cum sicut, 8 de marzo de 1796. Sube de rito 
en la diócesis de Guatemala, en las Indias occidentales, el oficio del Patro- 
cinio de la B. V. M. 

41) SA VII 490. Breve Cum sicut, marzo de 1796. Se concede a la 
diócesis de Santa Pe, en las Indias, que pueda rezar el oficio de los Siete 
Dolores, propio de los Siervos de la B. V. M. 

42) El 177. Secret. Mem., 17 de octubns de 1796. Da a María los 
títulos de "Santísima Madre de Jesús, María Virgen". 

43) SA VII 491. Breve Quoties, 28 de julio de 1197. Privilegios de 
los clérigos cte la B. V. M. de la Asunción de la ciudad cávense. 

44) SA VII 493. Breve Exponi Nolis, 5 de diciembre de 1797. Los 
franciscanos de la provincia de Portugal pueden rezar la misa de Nuestra 
Señora de las Nieves. 

45) SA VII 494. Breve Cwm sicut, 10 de abril de 1798. El día 12 de 



144 



pío v i 



cada mes puede celebrarse misa votiva de la Virgen de Guadalupe en el 
Colegio Apostólico de Guadalupe, de la diócesis de Guadalajara. 

46) Marín, 17. Rescripto del 5 de mayo de 1798. Otórganse al di- 
rector de la Congregación Mariana Prima Primaria las mismas facultades 
que tenía ei P. General de la Compañía de Jesús. 

47) Archivo del Pilar. Audiencia del 9 de julio de 1798. Gracias con- 
cedidas a los que visiten a la Santísima Virgen del Pilar (Zaragoza). 

48) María I 857. En 1799 concede a la ciudad de Palermo la fiesta 
del Corazón de María. 



PIO VII (1800-1823)* 

Fué el pontífice providencial frente a un rival de las dimensiones 
históricas de Napoleón. Las vicisitudes del gran corso jalonan las de 
Pío VII. Esto no le impidió una labor diplomática y restauradora univer- 
sal que engrandecen extraordinariamente la figura de este papa bene- 
dictino. 

Condenó a los carbonarios y dejó breves y cartas de valor dogmático, 
como la Magno ei acerbo, sobre las versiones di? la Biblia con ocasión 
de un vasto movimiento protestante. En 1806 murió Kant (cf. BAC IV 

435). 

Epíst. "Id officii", 9 de enero de 1801 

Los fieles cristianos tienen la obligación, por cierto, respec- 
to de la B. V. María, como hijos con su dulcísima madre, de 
recordar, con asiduidad y amor, los dolores acerbísimos que 
Ella, principalmente junto a la cruz de Jesús, soportó con sin 
par e invicta fortaleza y constancia, y por su salvación ofre- 
ció al Eterno Padre, y tengan por impuesto ellos lo que el san- 
to Tobías mandó al hijo guardar con su madre: debes acordar- 
te cuáles y cuan grandes peligros pasó por ti (Tob 4,4). Y 
¡cuán grande ayuda y consuelo podemos prometernos y espe- 
rar de María Virgen en nuestras adversidades, al entablar con 
ella espontáneamente comunidad de preocupaciones y angus- 
tias! ¿Por ventura puede uno buscar ayuda mayor que la fre- 
cuente y piadosa meditación de los dolores de María oara ex- 

Id officii debent profecto Christiani fideles beatae Mariae Vir- 
ginis, tanquam parenti dulcissiimae filii, ut memoriam Dolorum, 
quos acerbissimos illa, stans praesertim iuxta crucera Icsu, singu- 
lari et invicta fortitudine constantiaque pertulit, ac pro eorum salute 
aeterno Patri obtulit, assiduo studio et benevolentia colant, sibique 
praeceptum existiment quod sanctus Tobias filio de matre iniunxit : 
Mentor esse debes quae et guanta pericula passa sit propter te 
(Tob 4,4). Quantum vero perfugium ac solatium polliceri nobis ac 
sperare a Maria Virgine in adversis nostris rebus possumus, ubi 
societatem eius sollicitudinum et angustiarum ultro ipsi appetiveri- 
mus ! Ecquod etiam adiumentum maius quisquam quaerat, ad eura 
in animo dolorem ciendum, quem Deus ture postulat, ut nostrum 



232 SA VII 495 ; GA 548. Se decreta fiesta de precepto de segiindn 
clase la fiesta de los Dolores de la I?. V. M. para la isla de Cerdefia. 



PÍO Vil 



145 



citar en su interior el dolor que Dios exige para compadecerse 
de nosotros? 

Breve Tanto srudio", 19 de febrero de 1805 

Ansia la Santísima Virgen María alcanzarnos la divina ayu- 233 
da con tan grandes deseos y tan encendida caridad, que, así 
como Dios descendió por ella a la tierra, así también suban los 
hombres por ella al cielo. Mas, puesto que la iniquidad de los 
mortales mueve contra sí mismos muy frecuentemente la divina 
indignación, la misma Madre de Dios es el Arca del pacto sem- 
piterno, para que no sea destruida la humanidad; pues las pre- 
ces de los moradores celestiales se apoyan tan sólo en la be- 
nignidad divina, empero las súplicas de María también en cier- 
to maternal derecho. Por lo cual, acercándose Ella al trono 
de su divino Hijo, como Abogada pide, como Esclava oía. 
como Madre manda. 

Breve "Pastoralis officii", 9 de abril de 1805 

Confirmación de las reglas y constituciones de la Congregación de 234 
Mujeres de la Presentación de Santa María Virgen de la ciudad de 
Cork. 

Hacen los rotos "en el nombre de Nuestro Señor y Salvador Jesu- 
cristo, iy en nombre y bajo la protección de la inmaculada Madre María, 
siempre virgen.. . . " 

Renuevan también sus votos "bajo su protección". 

Se ofrecen y consagran a la "Santísima Madre de Dios", a la cual 
.llaman "santísima y gloriosísima Madre de Dios" ; que tiene gran poder 
¡inte Jesucristo y bondad para con los pobres ; 

que es madre de misericordia ; 

que tienen plenísima confianza de alcanzar la divina asistencia por 
medio de su santa intercesión ; 

purísima e inmaculada Virgen Madre de Dios : 

su madre, señora y maestra, patrona, protectora, abogada y direc- 
tora. 



misereatur, praeter Mariae dolorum crebram piamque meditationem ? 

Tanto studio, tantaque caritate beatissima Virgo Maria nobis 233 
ómnibus divinam opem obtinere gestit, ut, quemadmodum per ipsam 
Deus descendit in terram, ita etiam per ipsam nomines ascendant 
ín caelum. Quoniam vero mortalium iniquitas divinam indignationem 
in se quam saepissime concitat, eadem Deipara est Arca foederis 
caelestium incolarum preces divinae benignitati duntaxat, Mariae 
vero preces materno etiam cuidam iuri innituntur. Quare ad divini 
sui filii Thronum ipsa accedens, Advocata petit, Ancilla orat, Mater 
sempiterni, ut non interf iciatur omnis caro ; reliquorum namque 
imperat. 

233 SA VII 511. Se concede al pueblo de Carmona, diócesis de Sevilla 
(España), que tome por patrona principal suya a la B. V. M. de la Gracia, 
a < SA VII 512. 



146 



PÍO VII 



Breve "Quod divino", 24 de enero de 1806 

Del documento en que se aumentan los privilegios de la Iglesia de 
la Anunciación del monasterio de los servitas de Florencia. 

235 Lo que la beatísima y gloriosa Virgen María, Madre de 
Dios, inspirada por el Espíritu Santo, profetizó de sí misma, 
que la llamarían bienaventurada todos los pueblos, se ha cum- 
plido, no solamente en los primeros siglos de la Iglesia, que le- 
vantaron por todo el orde templos y altares en su honor, sino 
también en nuestros tiempos, ya que, aumentada de día en día 
la piedad de los fieles hacia nuestra amantísima Madre y dis- 
pensadora de todas las gracias, han ido sucediéndose unos a 
otros, y con fervor de devoción creciente, los monumentos a 
ella dedicados... 

17 de mayo de 1806 

236 Concede a los franciscanos del reino de Nápoles que añadan al 
prefacio de la misa Et te in Conceptione Immaculata... 

S. Congr. de Indulg., 18 de agosto de 1807 

237 ¡ Oh Corazón de María, Madre de Dios y Madre nuestra, Cora- 
zón amabilísimo, objeto de las complacencias de la adorable Trini- 
dad y digno de toda la veneración y ternura de los ángeles y de 
los hombres; Corazón el más semejante al de Jesús, cuya imagen 
más perfecta sois; Corazón lleno de bondad y en gran manera com- 
pasivo de nuestras miserias! (siguen las peticiones). ¡Ah!, haced- 
nos sentir ahora, ¡oh Virgen piadosísima!, la dulzura de vuestro 
Corazón maternal y la fuerza de vuestro poder ante el de Jesús... 

235 Quod divino afflata spiritu beatissima ac gloriosa Dei Genetrix 
Virgo Maria de se ipsa praenuntiavit generationes omnes beatam 
illam nuncupaturas, id sane non modo prioribus Ecclesiae saeculis 
impletum novitnus, cum toto terrarum orbe ad eius honorem templa 
aedificata fuerint, atque arae erectae, verum etiain aucta quotidie 
magis fidelium pietate erga amantissimam Parentem nostram, ac 
gratiarum omnium dispensatricem, rnaiori semper devotionis ardore, 
alia aliis successerint monumenta pietatis et quaedam praesertim loca 
inscrutabili Dei consilio, constituta sint, in quibus peculiari beatae 
Virginis intercessione quaedam mira eveniunt, quae in aliis haud 
aeque contigisse novimus. 

236 Et te in conceptione immaculata... 



XM 
■ti 



SA VII 546 ; GA 634. 
DTC VII 1190. 
El 393. 



PÍO VII 



147 



Breve "Memoria", 21 de febrero de 1808 

Recordando Nos con frecuencia los innumerables benefi- 238 
cios concedidos sin interrupción a la Iglesia católica por la bien- 
aventurada Virgen María, que sola ella acabó con todas las 
herejías en el mundo universo, con ansia deseamos y trabaja- 
mos por robustecer y aumentar de día en día la devoción para 
con tan grande y tan bienhechora y amantísima Patrona de 
todos los fieles. 

S. Congr. de Indulg., 21 de junio de 1808 

Títulos que se dan a la Virgen Santísima : 239 

Madre de Dios. 
Madre de misericordia. 
Refugio de los pecadores. 
Esperanza de los desesperados. 
Ayuda de los abandonados. 
Reina del cielo. 
María santísima. 

Madre mía, Madre mía dulcísima. 
Señora mía. 

Madre de bondad y de misericordia. 
Consoladora de los afligidos. 
Esperanza mía. 
Madre amorosa. 
Reina mía. 

Reina del paraíso, que estás sentada sobre todos los coros de 
los ángeles la más próxima a Dios. 

La criatura más noble, más sublime, más pura, más hermosa, 
más santa de todas las criaturas. 

Dios os ama más a vos sola que a todos los hombres y ángeles 
juntos. 

Mi gran Abogada. 

Vuestro Hijo hace cuanto le pedís. 

Idea: Práctico reconocimiento de la mediación universal y eficaz 
de María. 



Memoria saepe Nos repetentes innúmera beneficia in catholicam 238 
Ecclesiam indesinenter collata a beata Virgine Maria quae cunetas 
haereses sola interemit in universo mundo, devotionem erga tantam 
tamque beneficam et amantissimam omnium fidelium Patronam 
confirmari atque in dies augeri vehementer optamus et studemus... 



238 SA VII 553. Gracias concedidas al párroco de Santiago (Perpiñán), 
diócesis de Carcassonne (Francia). 

339 El 334. Oraciones para cada día de la semana (San Alfonso Ma- 
ría de Ligorio). 



148 



pío vil 



S. Congr. de Rit., 26 de agosto de 1814 

... Tercera palabra. — Querido Jesús, que por mi amor agonizáis 
en la cruz, y olvidando vuestros padecimientos me dejáis en pren- 
da de vuestro amor vuestra misma Madre santísima, para que por 
su medio pueda recurrir con confianza a Vos en mis mayores nece- 
sidades... 

Madre santísima Dolorosa, por el intenso martirio que sufris- 
teis al pie de la cruz en las tres horas de agonía de Jesús, dignaos 
asistirme también a mí, que soy hijo de vuestros dolores, en mi 
agonía, para que con vuestra intercesión pueda pasar del lecho de 
la muerte a haceros compañía en el santo paraíso. 

Audiencia del 14 de enero de 1815 

Títulos: Madre Dolorosa, de "Corazón tierno, sensibilísimo, solí- 
cito, generoso, compasivo, amantísimo; afligido, angustiado, zaran- 
deado, fatigado, martirizado, atravesado, amargado". 

Idea: Práctico reconocimiento del podef de la Santísima Virgen. 

Caro Gesü, che per niio anión? agonizzate sulla Croce, e dimeiiti cando 
i vostri patimenti mi lasciate in pegno deU'amor vostro la stessa Madre 
Bantlssima, affinché per suo mezzo possa cuín fiducia ricorrere a voi nei 
miel maggiori bisogni, abiate pieta di tuttl i fedeli agonizzanti e di ine ; 
e quando saró in quell'estremo, per l'nterno martirio di cosí cara Madre 
avvivate nel mió cuore una ferma speranaa nei nieriti infiniti del vostro 
preziosissimo Sangue. onde possa evitare reterna condanna, che mi sonó 
ineritata coi miei peccati. 

Madre santissiina Addolorata, per l'intenso martirio, che soffriste a 
pie' della Croce nelle tre ore di agonía di Gesü, degnatevi di assistere 
anche me, che son flglio dei vostri dolor), nella mia agonía, affinché con 
la vostra intereessione possa dal letto dalla morte passare a farvi corona 
nel santo paradiso. 

I. Vi compatisoo, Addolorata Maria. per quell'afflizione che il vostro 
tenero Cuore soffrl nella profecía del santo vecchio Simeone. Cara Madre, 
per il vostro Cuore cosi afflitto, impetratemi la virtú dell'umilta e il 
dono del santo timor di Dio. 

II. Vi eompatisco, Addolorata Maria, per quelle angustie, che il vostro 
sensibilissimo Cuore soffrl nella fuga e dimora in Egipto. Cara Madre, 
per il vostro Cuore tanto augustiato, impetratemi la virtCi della liberalitíi 
si>eeialmente verso i poveri e il dono della pieta. 

III. Vi eompatisco, Addolorata Maria. per quegli affanni, che il sol- 
lecito Cuor vostro provó nella perdita del vostro caro Gesü. Cara Madre, 
per il vostro Cuore siffattamente agitato, impetratemi la virtü della 
castita e il dono della scienza. 

IV. Vi eompatisco, Addolorata Maria, per quella costernazione, che 
il vostro Cuore sentí iiell'incontrare Gesü, che portava la Croce. Cara 
Madre, per il vostro Cuore in tal guisa travagliato, impetratemi la virtü 
della pazienza e il dono della fortezza. 

V. Vi eompatisco, Addolorata Maria, per quel martirio, che il vostro 
Cuor generoso sostenne nell'assistere Gosn agonizzante. Cara Madre, per 

440 El 204. Preces en memoria de las siete palabras que Jesús pro- 
nunció en la cruz. 

441 El 383. Preces a la Dolorosa. 



PÍO VII 



149 



Te rogamos, Señor Jesucristo, que la B. V. M., tu Madre, cuya 
sacratísima alma atravesó una espada de dolor en la hora de tu pa- 
sión, intervenga en nuestro favor ante tu clemencia ahora y en la 
hora de nuestra muerte... 

S. Congr. de Indulge 20 de marzo de 1815 

Títulos: Gran Aladre de Dios y Madre mía. 
Idea: Pídese verdadera y estable devoción al Sagrado Corazón 
de Jesús. 

22 de septiembre de 1817 

Título: Nuestra querida Madre María Santísima 

S. Congr. de Indulgí, 30 de septiembre de 1817 

Santa María. 

Santa Madre de Dios. 

Santa Virgen de las vírgenes. 



¡1 vostro Cuore in tal maniera martirizzato, impetraterai la virtü della 
temperanza e il dono del consiglio. 

VI. Vi compatisco, Addolorata Alaria, per quella ferita, che il pietoso 
Cuor vostro íoffri nella lanciata, che squarció il Costato di Gesñ e feri 
l'amabilissimo suo Cuore. Cara Madre, per il vostro Cuore in tal ma- 
niera trafitto, impetratemi la virtü della carita fraterna e il dono dell'in- 
telletto. 

VII. Vi compatisco, Addolorata María, per quello spasimo, che l'aman- 
tissimo vostro Cuore sperimentó nella sepoltura di Gesü. Cara Madre, peí 
i) vostro Cuore in estremo rammaricato, impetratemi la virtü della dili- 
genza e il dono della sapie'nza. 

V. Ora pro nobis, Virgo dolorosissima, 

R. Ut digni efficiamur promissionibus Christi. 

Interveniat pro nobis, quaesumus Domine Iesu Christe, nunc et in hora 
mortis nostrae apud tuam clemmitiam beata Virgo Maria Mater tua, cuius 
sacratissimam animam in hora tuae passionis doloris gladius pertransivit. 
I'er te, Iesu Christe Salvator mundi, qui cum Patre et Spiritu Sancto 
vivis et regnas in saecula saeculorum. Amen. 

LITAXIAE LAURETAXAE 

Kyrie, eleison. 
Christe, eleison. 
Kyrie, eleison. 
Christe, audi nos. 
Christe, exaudí nos. 



3,2 El 255. Oración a María para conseguir la devoción al Sagrado 
Corazón. 

— El 220. Oraciones al Hijo de Dios, VII. 

M * El 319. Letanías lauretanas. Evidentemente que no es esta la 
primera aprobación de las famosas letanías. Se supone la aprobación. 
Ya en documentos anterioras se aprueban, al menos implícitamente. Apro- 
vechamos esta ocasión para recogerlas en nuestra obra, Las transcribi- 
mos también suponiendo las futuras añadiduras, que a su tiempo se in- 
dicarán. 



150 



PÍO VII 



Madre de Cristo. 

Madre de la divina gracia. 

Madre purísima. 

Madre castísima. 

Madre inviolada. 

Madre incorrupta. 

Madre amable. 

Madre del buen consejo. 

Madre del Creador. 

Madre del Salvador. 

Virgen prudentísima. 

Virgen venerable. 

Virgen predicable. 

Virgen poderosa. 

Virgen clemente. 

Virgen fiel. 

Espejo de la justicia. 

Trono de la sabiduría. 

Causa de nuestra alegría 

Objeto espiritual. 

Objeto digno de honor. 

Objeto insigne (merecedor) de 

Rosa mística. 

Torre de David. 



I 

ruega por nosotros. 

I 

devoción. 



Pater de caelis, Deus, miserere nobis. 
Fili Redemptor mundi, Deus, miserere nobis. 
Spiritus Sánete, Deus, miserere nobis. 
Sancta Trinitas. unus Deus, miserere nobis. 
Sancta Maria, 
Sancta Dei Genitrix. 
Sancta Virgo Virginum, 
Mater Christi, 
Mater divinae gratiae, 
Mater purissima, 
Mater castissima, 
Mater inviolata, 
Mater intemerata, 
Mater amabilis, 
Mater admirabilis, 
Mater boni consilii, 
Mater Creatoris. 
Mater Salvatoris, 
Virgo prudentissima, 
Virgo veneranda. 
Virgo praedicanda, 
Virgo potens, 
Virgo clemens, 
Virgo fidelis, 
Speculum iustitiac, 
Sedes sapientiae, 
Causa nostrae laetitiae. 
Vas spirituale, 
Vas honorabile, 
Vas insigne devotionis, 
Rosa mystica, 
Turris davidica, 



f ora pro nobis. 



PÍO VII 



151 



Torre de marfil. J 
Casa de oro. 
Arca de la alianza. 
Puerta del cielo. 
Estrella de la mañana. 
Salud de ¡os enfermos. 
Refugio de los pecadores. 
Consoladora de los afligidos. 
Auxilio de los cristianos. 
Reina de los ángeles. [ 
Reina de los patriarcas. . ruega por nosotros. 



Reina de los profetas. 
Reina de los apóstoles. 
Reina de los mártires. 
Reina de los confesores. 
Reina de las vírgenes. 
Reina de todos los santos, 
Reina concebida sin mancha original. 
Reina asunta a los cielos. 
Reina del santísimo rosario. 
Reina de la paz. 



Turris ebúrnea, 1 
Domus áurea, 
Foederis arca, 
Ianua cae] i, 
Stella matutina, 
Salus ¡nfirmorum, 
Refugium peccatorum, 
Consolatrix afflictorum, 
Auxilium Christianorum. 



Regina Patriarcharum, 

Regina Apostolorum, 

Regina Martyrum, 

Regina Confessorum, 

Regina Virginum, 

Regina Sanctorum omnium, 

Regina sine labe originali concepta, 

Regina sacratissimi Rosarii, 

Regina pacis, 



Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, parce nobis, Domine. 
Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, exaudi nos, Domine. 
Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, miserere nobis. 

y. Ora - pro nobis, sancta Dei Genitrix. 

I?. TJt digni efficiamur promissionibus Christi. 

. Concede nos fámulos tuos, quaesumus, Domine Deus, perpetua 
mentís et corporis sanitate gaudere: et gloriosa beatae Mariae sem- 
per Virginis intercessione, a praesenti liberari tristitia et aeterna 
perfrui laetitia. Per Christum Dominum nostrum. Amen. 



Regina 



Angelorum, 




152 



PÍO VII 



S. Congr. de Indulg., 24 de agosto de 1818 

(Jesús) nos fué dado y nació de la intacta Virgen... 

S. Congr. de Indulg., 23 de noviembre de 1819 

Títulos: Virgen; Virgen Madre; nacido de María Virgen; Ma- 
dre Virgen ; Madre (de Jesús). 

Audiencia del 9 de diciembre de 1819 

Títulos: María Santísima; Virgen Madre; Santísima Madre de 

Dios. 

S. Congr. de Indulg., 15 de i mayo de 1821 

Títulos: Madre de Dios, María santísima; Madre amorosa; Ma- 
dre mía; Reina mía; Esperanza mía. 

Idea: Recurso confiado a María; toda suerte de gracias espi- 
rituales se piden y esperan de ella. 

OTROS DOCUMENTOS 

1) SA VII 497. Epístola Perímngnae, 21 de agosto <le 1801. En favor 
de la iglesia de la B. V. M. de San Lucas, en el monte de Guardia, cerca 
de Bolonia. 

2) SA VII 499. Breve Outn sicut, 30 de marzo de 1802. Iglesia de 
Santa María de la Granada, en Llerma (provincia de Oompostela). En 



Nobis datus, nobis natas 
Ex intacta Virgine. 

O Madre di Dio Maria santissinia, quante volte io per i miei peccati 
ho meritato l'inferno. Gia la sentenza foras al primo mió peccato sarebbe 
stata eíseguita, se Voi pietosa non aveste trattenuta la divina Giustizia : 
e poi vincendo la mia durezza, mi tiraste a prendere confidenza in voi. 
Ed oh ! in quanti altri delitti appresso forse io sarei caduto per i pericoli, 
che mi sonó occorsi, se Voi, Madre amorosa, non me ne aveste preservato 
con le grazie, che mi avete ottenuto. Ah ! Regina mia, che mi gioverá 
la vostra misericordia ed i favori, che mi avet; fatto, se io mi danno? Se 
un tempo non vi ho amato, ora dopo Dio vi amo sopra ogni cosa. Deh ! 
non permettete, che io abbia a voltare le espaJle a voi e a Dio, che per 
vostro mezzo tante misericordie mi ha dispénsate. Solfrirete Voi di ved?r 
dannato un vostro servo*, che vi ama? O Maria, che mi díte? Mi dannero? 
.Mi dannero, se vi lascio. Ma chi avrík piü cuore di lasciarvi ? Chi potra 
scordarsi deH'amore, che Voi mi avete portato? No, che non si perde 
chi a voi con fedelta si raccomanda ed a voi ricorre. Deh ! Madre mía, 
non mi lasciate in mano mia, ché io mi perderó. Pate, che io sempre a 
voi ricorra. 

Salvatemi, speranza mia, salvatemi dall'inferuo e prima dal peccato, che 
solo puo condannarmi all'inferno (S. Alfonso M. de Liguori). 



M5 El 165. Himno J'angc, linfjua. 

'■ !J, El 126. Treces al Niño Jesús, con refen?ncins a Maria. 

El 470. Dolores j> gozos de San José. 
<■ El 335. Oración a la Virgen Santísima compuesta por San Al- 
fonso María <!<• i.igorio. 



PÍO VII 



15:5 



la octava de la Asunción puede rezarse todos los días el oficio de la 
15. V. M. 

3) SA VII 500; DTC VII 1190. Pietatia, 30 de julio de 1802. Confir- 
mación de los estatutos de la Congregación de la Concepción de la 
I: M, V. di' Barcelona y agregación a la Arcliicofradía de los Santos. Lo- 
renzo y Dámaso en Roma. 

4) SA VII 506. Breve Exponi Nobis, 20 de agosto de 1802. Nuestra 
Señora de ta /Vi.;, principal patropa de Medina Sidonia, diócesis de Cádiz. 

5) SA VII 50.S. Breve Cum sicut, 7 de septiembre de 1802. Los fran- 
ciscanos de Palma de Mallorca pueden celebrar en alguna dominica de 
Adviento la misa Effredimim, como votiva, de la Concepción de la B, V. M. 

6) DTC VII 1190; SA VII 509. Breve Cum sicut, 22 de marzo de 
1 803. Aprobación de la Congregación de Hijas de la Concepción de la 
B. V. M. en Liria, diócesis de Valencia. 

7) SA VII 510. Breve Cum sicut, 8 de mayo de 1804. En la octava 
de la Visitación de la B. V. M. está permitido celebrar su misa en San 
Juan, diócesis de Santiago de Chile. 

8) Marín, 18. Vivac voris oraculuim, 21 de julio de 1804. Concesión 
de las gracias de la Prima Primaria a la Congregación Mariana que va 
a erigiríe en Roma. 

9) María I 857. S. Rit. Congr., 31 de agosto de 1805. Está dispuesta 
a conceder la fiesta del Corazón de María a todos los que se la pidan. 

10) Vermeersch, I 145. El año 1805 se concede oficio nuevo al So- 
daUciwm oincturatorum li. V. M., y la fiesta se extiende a Etruria y luego 
a casi toda Italia. 

11) SA VII 542. Breve ExfHMVi NoMs, 2G de abril de 1805. Gracias 
en favor de la Archicofradía de Santa María supra Minervam, de Roma. 

12) SA VII 543. Breve Cum sicut, 9 de julio de 1805. En la colegiata 
de la B. V. M. de Guadalupe (Méjico) puede cantarse una misa de la Madre 
de Dios de Guadalupe todos los sábados... 

13) SA VII 544. Breve Ex eucHtus, 24 de septiembre de 1805. Pró- 
rroga de indulgencias en favor de la Orden de la B. V. M. de la Merced. 

14) SA Vil 550. Breve Cii.iij sicut, tí de junio de 1806. Se concede 
a la diócesis de Córdoba (España) que, en la solemnidad del Rosario, su 
oficio sea doble de segunda clase. 

15) SA VII 551. Breve Cum venerauilis, 20 de febrero de 1807. Se 
concede al obispo de Fras de Onterio, diócesis compostelana, la misa pro- 
pia de la Concepción de la B. V. M. 

16) SA VII 552. Breve Cirm sicut, 20 de julio de 1807. Se concede 
a la iglesia metropolitana de Sevilla la facultad de celebrar la fiesta de 
los Dolores de la B. V. M. 

17) SA VII 553'; María I 857. Breve Bxponi Xobis, 20 de diciembre 
de 1808. Erige en Archicofradía la Pía Unión del S. C. de la B. V. M., 
erigida en la iglesia parroquial de San Eustaquio de Roma. 

18) Vermeerséh, I 158; María I 230. El 18 de septiembre de 1814 
adopta para la Iglesia universal una segunda fiesta de Nuestra Señora 
de los Dolores. 

19) SA VII 554. Epístola Vo7HÍ»e, 19 de enero de 1815. Concesión de 
la misa de la B. V. M. di I Milagro a la iglesia de San Francisco de Lima. 

20) Marie P 9. El día 10 de mayo de 1815 corona a Nuestra Señora 
de la Misericordia en Savona. 

21) El 47. S. Congr. Indulg., 11 de julio de 1815. Acción de gracias 
a Dios por los beneficios que ha concedido a María. 

22) Vermeersch, 1 49. El 16 de septiembre de 1815 establece, para 
los Estados Pontificios, la fiesta de Nuestra Señora Auxiliadora, que debe 
celebrarse el 24 de mayo. 

23) SA VII 555. Breve Cum Vos. 20 de septiembre de 1815. En la 
iglesia de San Nicolás, de Roma, se erige la Archicofradía bajo el título 
de la 1!. V. M. del Rosario y Refugio de los Cristianos. 

24) El 393. S. Congr. Indulg., 1." de lebit>ro de 1816. Al Corazón 
de María. Cf. n.237. 



154 



león xn 



25) SA VII 556. Breve In summi, 29 de mayo de 1817. Se confirman 
los estatutos de la Cofradía de la Tercera Orden de la B. V. M. del Monte 
Carmelo en la ciudad de San Sebastián, en el Brasil. 

26) SA VII 557. Breve Exponi Notes, 24 de Julio de 1818. Medalla 
de la B. V. M. de Belén en la Congregación de dicho título en Madrid. 

27) SA VII 558. Breve Exponi Notes, 18 de agosto de 1818. Erección 
de la Archicofradía de la Natividad de la B. V. M. en Ñapóles. 

28) SA VII 560. Gracias otorgadas a la Archicofradía de la B. V. M. 
de los Dolores en la basílica de Santa María trans Tiberim, 6 de octubre 
de 1818. 

29) SA VII 563. Breve Ex parte, 22 de junio de 1819. En favor de 
la Cofradía de la B. V. M. del AuxiUo en la iglesia metropolitana de 
Guatemala. 

30) El 325. Secret. de Memor., 21 de marzo de 1815. Mes de mayo. 

31) El 325. S. Congr. Indulg., 18 de junio de 1822. Mes de mayo. 

32) El 379. S. C. Indulg., 18 de junio de 1822. Piadoso ejercicio en 
honor de la Dolorosa. 

33) Verjieersch, I 73. Aprobó oficialmente la fiesta del Purísimo 
Corazón de María. 

34) DAU n.2566. Se instituye la fiesta de la Virgen Auxilio de los 
Cristianos y se inserta esta advocación en las letanías lauretanas. 

35) DAL n,25S6. Gracias concedidas a la Archicofradía de Santa 
María de Campo Santo. 



LEON XII (1823-1829)* 

Una de sus mayores glorias es haber seguido dignísimamente, según 
su propósito, el plan restaurador de su predecesor. Reedificó San Pablo 
extramuros. Aprobó los Oblatos de María y las Religiosas de Jesús Ma- 
ría. En 1829 lograron su emancipación los católicos ingleses. 

Su célebre encíclica de 3 de mayo de 1824, Ubi primvm, señalaba el 
indiferentismo como el mayor de los males religiosos, condenaba las 
sociedades bíblicas, que se apartaban de las hormas de la Iglesia (cf. BAC 
IV 427). 



* León XII : 

1) Marín, 19, Breve Cuín multa, 17 de mayo de 1824. Confirma los 
privilegios de la Congregación Prima Primaria. 

2) Marín, 20. Decreto del 7 de marzo de 1825. Facultad de agre- 
gar a la Congregación Prima Primaria las Congregaciones Marianas que 
no dependen de la Compañía de Jesús. 

8) SA VII 566. Breve Pias christifideliunn, 21 de marzo de 1826 
Erección de la Archicofradía efe Santa María del Monte Carmelo, vul- 
garmente Maggiore (Mayor), en Ñapóles. 

4) SA VII 570. Epístola Pietatis studium, 7 (fe abril de 1827. Da a 
la duquesa de Luca reliquias do la Reina de los angeles y de Santa 
Haresa, Da a la Virgen el título de Reina de los ángeles. 

5) SA VII 571. Bula Congruit, pridie nonas de julio de 1828. Con- 
firmación de la Congregación de las niñas puestas bajo el patrocinio 
de la Dolorosa Virgen Mana, erigida en la iglesia de Santa Ana, junto a 
las Cuatro Fuentes, Roma. 

6) SA VII 574. Breve Quaedam, 14 <fe noviembre de 1828. Se res- 
taura la piadosa Congregación bajo el título de Reformación de Nuestra 
Señora del Calvario (Francia). 

7) El 50. Rescripto del 9 de julio de 1828. Se pide la ayuda a 
Dios "por la intercesión (fe la bienaventurada siempre Virgen María. 
Madre de Dios", 



LEÓN XQ 



155 



Rcscr. "Manu propria", 21 de octubre de 1823 

I. Os venero con todo el corazón, Virgen Santísima, por enci- 249 
ma de todos los ángeles y santos del paraíso, como Hija del Eter- 
no Padre, y os consagro mi alma con todas sus potencias. 

II. Os venero con todo el corazón, Virgen Santísima, por enci- 
ma de todos los ángeles y santos del paraíso, como Madre del uni- 
génito Hijo, y os consagro mi cuerpo con todos sus sentidos. 

III. Os venero con todo el corazón, Virgen Santísima, por en- 
cima de todos los ángeles y santos del paraíso, como Esposa que- 
rida del divino Espíritu, y os consagro mi corazón con todos sus 
afectos, rogándoos que me alcancéis de la Santísima Trinidad to- 
dos los medios para salvarme. 

Breve "Quomiam", 15 de julio de 1824 

Puesto que, como dice San Bernardo, en el sermón último 250 
De la Asunción, *'se necesita un mediador ante el mediador 
Cristo, y no tenemos otro más útil que María", hemos de en- 
salzar el plan y la piedad del venerable hermano Agustín, obis- 
po aretino, el cual, para incrementar la gloria de la Virgen 
Madre de Dios y encender de día en día en las almas cris- 
tianas el fervor en implorar su ayuda, ha levantado una ca- 
pilla... 

S. Congr. de Indulg., 11 de agosto de 1824 

Virgen Santísima, Madre del Verbo encarnado, tesorera de las 251 
gracias y refugio de nosotros, miserables pecadores; acudimos a 

Vi venero con tutto U cuore, Vergine santissima, al di sopra di tutti 249 
gli Angelí e Santi del paradiso come Figlia dell'Eterno Padre, e vi con- 
sacro l'anima mia con tutte le sue potenze. 

Vi venero con tutto il cuore, Vergine santissima, al di sopra di tutti 
gli Angelí e Santi del paradiso come Madre -deirunigenito Figlio, e vi 
consacro il mió corpo con tutti i suoi sentimenti. 

Vi venero con tutto il cuore, Vergine santissima, al di sopra di tutti 
gli Angelí e Santi del paradiso come Sposa diletta del divino Spirito, e 
vi consacro il mió cuore con tutti i suo affetti, pregandovi di ottenermi 
dalla santissima Trinita tutti i mezzi per salvarmi. 

Quoniam, ut habet divus Bernardus, sermone ultimo De As- 250 
sumptione: Opus est mediatore ad mediatorem Christum nec alter 
riobis utilior, quam Alaria, ideo efferendum laudibus est consilium 
ac pietas venerabilis fratris Augustini episcopi Aretini, qui, ut Dei- 
parae Virginis gloriam augeret, et opis ab eo flagitandae studium 
magis ac magis in christianorum animis accenderet, ei nobile sa- 
cellum in cathedrali sua ecclesia excitavit... 

Vergine santissima, Madre del Verbo Incarnato, tesoriera delle grazie 251 
e rifugio di noi mi ser i peccatori, noi ricorriamo al vostro materno amore 



248 El 336. Invocación a la Virgen Santísima. 

250 SA VII 565. Confirmación de los estatutos del Colegio de los 
Capellanes de la capilla de Santa María del Conforto. 
551 El 337. Oración a la Virgen Santísima. 



156 



LEÓN XII 



vuestro maternal amor con viva fe y os pedimos la gracia de hacer 
siempre la voluntad de Dios. Os ofrecemos nuestro corazón y os pe- 
dimos la salud del alma y del cuerpo. Confiados que Vos, Madre 
nuestra amorosísima, nos escucharéis, con viva fe decimos... 

Breve "Etsi Dei Filius", 1.° de septiembre de 1826 

... [os] exhortamos y rogamos que. ya que se reunieron 
para formar un solo cuerpo bajo la invocación de la bienaven- 
turada Virgen María, nunca se aparten de los dichosos pies 
de la misma. Pues Ella, para emplear las palabras de San Ber- 
nardo en el sermón De las doce estrellas: "Ella es la mujer 
antiguamente prometida por Dios que aplastaría con su pode- 
íoso pie la cabeza de la antigua serpiente, cuyo calcañar, por 
cierto, acometió con muchas intrigas, mas sin éxito: pues sola 
ella aplastó toda la herética maldad." 

S. Congr.'de Indulg., 30 de enero de 1828 

¡ Oh excelentísima, gloriosísima y santísima siempre intacta Vir- 
gen María, Madre de nuestro Señor Jesucristo, Reina del mundo 
y señora de toda criatura, que a nadie abandonas, a nadie despre- 
cias, a nadie que recurre a ti con puro y humilde corazón despa- 
chas desconsolado..., socórreme, piadosísima Virgen Mana..., y al- 



eon viva fede, e vi domandiamo la grazia di far sempre la volontá di 
Dio. Vi offriamo il nostro cuore e vi domandiamo la salute dell'aniina 
e del carpo. Fiduciosi che Voi, nostra Madre aniorosissima, ci esaudirete, 
con viva fede diciamo... 

Hortamur et obsecramus, ut quoniam ab invocatione beatae Ma- 
riae Virginis Ln unum coelescere corpus valuerunt, a beatis ipsius 
Mariae pedibus numquam recedant. Ita certe pleniorem. habere spem 
licebit, fore ut auxilio filius freti multum fructum afferant. Ipsa 
namque, ut sancti Bernardi verba in sermone De duodecim stellis 
adhibeamus: Ipsa est quondam a Deo promissa inttlier serpentis 
critiqui caput virtutis pede contritura, cuius plañe calcáneo in inultis 
versutiis insidiatus est, sed sitie causa: sola enim contrh'it univer- 
sain haercticam pravitatem. 

O excellentissima, gloriosissima atque sanctissima ¡ymper intemerata 
Virgo María, Mater Doniini nostri Iesu Christi, Regina mundi et totius 
creaturae Domina, quae nullum dereliuquis, aullum despicis, nullum, qui 
ad te puro et liumili corde recurrit, desolatum diinittis, noli me despicere 
propter innunierabilia et grnvissima peccata mea, noli me derelinquere 
propter nimia.s iniquitates meas, nec etiam propter duritiam et immuudi- 
tiam cordis mei : ne ahiieias me fainulum tuum a gratia tua et amore 
tuo. Kxatidi me niiüejum peecatorem in tua misericordia et pietate confi- 
dentem. : suecurre mihi, piissima Virgo María, in ómnibus tribulationibus, 
angustiis et necessitatibus meis ; et impetra mihi a dilecto Filio tuo omni- 



- y - SA VII 507. Confirnvición de las reglas y constituciones de la 
Congregación de Oblatos de la B. V. M., t rígida en el Piamonte i>or al- 
gunos piadosos eclesiásticos (Pío Bruno Lantén y compañeros). 
101 .'5.18. Oración a la Virgen Santísima. 



pío vi :i 



157 



cánzamc de tu querido Hijo, omnipotente Dios y Señor nuestro Je- 
sucristo la indulgencia y perdón... En mis postrimerías sé mi auxi- 
liadora..., líbrame de las eternas tinieblas y de todo mal, con la 
ayuda de Aquel que llevaste nueve meses en tu sacratísimo seno... 

PIO VIII (1829-1830)* 

Los veinte meses de pontificado bastaron para dejar de él una gran 
memoria en la historia de la Iglesia. En 183'0 nacieron las Conferencias 
de San Vicente de PaxYl. El concilio de Baltimore le debió todo su 
apoyo y su bendición, 

En su encíclica Traditi hwmilitati nosUrae alentó a todo el cato- 
licismo en el esfuerzo contra el progreso de la impiedad y de las socie- 
dades Hicretas (cf. BAC IV 474). 

Breve "Praesentissimum", 30 de marzo de 1830 

Nadie ha dejado de experimentar el favorabilísimo patro- 
cinio de María si, lleno de confianza, se ha acogido a Ella; 
pues Ella es Madre nuestra, Madre de piedad y de gracia, Ma- 
dre de misericordia, a quien Cristo, a punto de morir en la 
cruz, nos entregó, para que como Él ante el Padre, así Ella 
rogase por nosotros ante su Hijo. Con razón, pues, la han ve- 
nerado con ferviente piedad, bajo varios títulos o misterios 
representada, las piadosas congregaciones y sagradas familias 
religiosas y se acogieron suplicantes a su fiel protección. 

potente Deo et Domino nostro Iesu Cbristo indulgentiam et reniissionem 
omnium peccatorum meorum et gratiam timoris et amoris tui, sanitatem 
quoque et castitatem corporis, et liberationem ab ómnibus malis et pe- 
rioulis animae et corporis. In extremis meis esto mihi pia auxiliatrix, 
el animam meam ac animas omnium parentum meorum, fratrum, sororum 
et amieorum, consanguineorum et benefactorum meorum omniunique fi- 
delium vivorum et defnnetorum ab aeterna calígine et ab omni malo libera. 
1 1 lo auxiliante, quem in tuo sacratissimo útero novem mensibus portasti 
et in praesepe tuis sanctis manibus reclinasti, Dominum uostrum Iesum 
Christum Filiuni tuum, qui est benedictus in saecula saeculorum. Amen. 



* Pío VIII : 

1) SA VII 575. Breve Pías chñstifideliunv, 16 de julio de 1829. 
Confirmación de los privilegios e indulgencias de la Cofradía de Santa 
.María de Cintura, de la Orden de San Agustín. 

2) VII 576. Breve Loborantibus, 1.° de septiembre de 1829. Conce- 
sión de indulgencias a la Congregación de los Sagrados Corazones de 
Jesús y de María. 

3) SA VII 578. Breve Espositum, 11 de diciembre de 1829. Confirma- 
ción de las gracias concedidas a la Congregación de Santa María Auxi- 
liadora del Santo Amor, de Luca. 

4) SA VII 580. Br?ve Exponi Xohis, 5 de agosto de 1830. Concesión 
del título y de los privilegios de archicofradía a la Congregación de Nues- 
tra Señora de la Salud, de la ciudad de Genova. 

254 SA VII 5,79. Comunicación de las gracias de la Tercera Orden 
de los Siervos de la B. V. M. a la Cofradía de las Congregaciones de 
la B. V. M. de los Dolores ?n Madrid y en otras ciudades de España. 



158 



GREGORIO XVI 



GREGORIO XVI (1831-1846) 

Perteneció a la orden camaldulense. El nacimiento de La joven Italia 
fué causa de innumerables conflictos político-sociales en los Estados pon- 
tificios. Reanudó la jerarquía en Africa, después de catorce siglos y 
creó más de 100 obispos. 

Sus decisiones doctrinales contra Lamennais, Hermes, Bautain y so- 
bre la materia de la extremaunción y las versiones de la Sagrada 
Escritura colocan a Gregorio XVI como digno pórtico de la grandeza del 
Pontificado contemporáneo (cf. BAC IV 416 475). 



Breve "Benedicentes", 27 de enero de 1832' 

255 Hemos recibido con bendiciones al Señor de toda consola- 
ción las informaciones de nuestro querido hijo Luis, presbíte- 
ro cardenal Lambruschini, de la S. I. R., la diligente e indus- 
triosa piedad de algunos fieles acerca de un piadoso ejercicio 
que hace poco ha inventado con el título del rosario viviente, 
en honor de la beatísima V. María... Ahora bien, hemos de- 
terminado gustosos recomendar favorablemente esta saludable 
institución con nuestra apostólica autoridad y fomentarla con 
la concesión de indulgencias, recordando cuánto bien experi- 
mentó la catolicidad tan pronto como el pueblo fiel pidió la 
favorable asistencia de la santa Virgen por medio del rezo del 
rosario en su honor. 



255 Benedicentes Domino totius consolationis accepimus quae a di- 
lecto filio nostro Aloisio S. R. E. presbytero cardinali Lambrus- 
chinio Nobis perlata fuerunt de pió quodam exercitio quod titulo 
Rosarii Viventis honori beatissimae Virginis Mariae sedula atque 
industria nonnullorurfi pietas haud ita pridem excogitavit. Inde enim, 
Deo bene iuvante, salubriter factum iri confidimus ne dum ut pre- 
catio ad eamdem quovis loco ac tempore sánete colendam aptissima 
increbrescat ubique in dies magis ex facilítate ipsa sua, sed ut ex 
tanta supplicantium consensione maiorum quodammodo vim adepta, 
acceptior feratur ad Deum, qui communi exoratus prece ad commi- 
serationem flectitur et ad gratiam. Quod quidem salutare institutum 
favore pontificiae auctoritatis commendare, atque indulgentiarum 
dispensatione fovere animo decrevimus libenti, repetentes memoria 
quidnam utilitatis res catholica universa persenserit, ubi primum 
coronis in honorem sanctae Virginis compositis praesens ipsius prae- 
sidium fidelis populus est comprecatus. 



^ SA VII 585. Concesión de indulgencias a los que se inscriban 
en la piadosa Congregación del Rosario Viviente de la B. V. M. 



GREGORIO XVI 



Epíst. "Praesentissimum", 18 de mayo de 1832 

Nadie ha dejado de experimentar la favorabilísima protec- 256 
ción de María si se ha acogido a Ella, a esta Arca del Testa- 
mento, si se ha presentado con confianza a este trono de la 
gracia; pues Ella es nuestra Madre, madre de piedad y de gra- 
cia, madre de mansedumbre y de misericordia, a la cual nos 
confió Cristo a punto de expirar en la cruz para que interpu- 
siese su valimiento en nuestro favor ante su Hijo, como éste lo 
hace ante el Padre. 

Con mucha razón, pues, hemos de recomendar el fervoroso 
trabajo de los que ponen toda su diligencia en promover con 
fervorosa piedad el culto de la Madre de Dios, ennoblecida con 
tantos títulos y representada en tantos misterios, y el de los 
que trabajan con todo ahinco en que los cristianos se acojan 
a su fiel protección. 

S. Congr. 'de Indulg., 8 de enero > de 1838 

Alabamos y agradecemos a la Santísima Trinidad por habernos 257 
mostrado a María Virgen vestida del sol, con la luna debajo de 
sus pies y con una misteriosa corona de doce estrellas en la ca- 
beza... 

Alabamos y agradecemos al divino Padre, que la eligió por su 
Hija... 

Sea alabado el divino Padre, que la predestinó Madre de su di- 
vino Hijo... 

Praesentissimum sane patrocinium nemo unus, qui ad Mariam 256 
confugit, ad hanc Arcam Testamenti, ad thronum hunc gratiae adiit 
cum fiducia, haud expertus est; ipsa enim Mater mostra, mater pie- 
tatis et gratiae, Mater mansuetudinis et misericordiae cui nos tra- 
didit Christus in cruce moriturus, ut sicut ille ad Patrem ita haec 
apud Filium interpellaret pro nobis. 

Iure igitur meritoque eorum a nobis commendandum est stu- 
dium, qui eiusdem Dei Genetricis variis nominibus decoratae, vel 
mysteriis expressae cultum ferventi pietate promoveré satagunt, orn- 
nemque dant operam, ut facilius Christiani quique in eius tutelam 
ac fidem se recipiant. 

Lodianio e ringraziamo la santissiina Trinitá, che ci esibi Maria Ver- 257 
gine di solé vestita, con' la luna sotto ai suoi piedi e con in capo una 
misteriosa corona di dodici stelte. 

R. In saecula saeculorum. Amen. 

Lodiamo e ringraziamo il divin Padre, che per sua Figlia la eelessé. 
R. Amen. Pater noster. 

Sia lodato il divin F&dre, che la predestino Madre del suo divin Pi- 
gliuolo. 

R. Amen. Ave Maria. 



558 SA VII 589. Facultad de erigir congregaciones bajo lá invoca- 
ción de la B. V, M. de la Candelaria, en la diócesis de Santa Fe, en 
las Indias. 

157 El 350. Corona de las doce estrellas. 



160 



GREGORIO XVI 



Sea alabado el divino Padre, que la preservó de toda culpa en 

su concepción... 

Sea alabado el divino Padre, que la adornó de las mayores gra- 
cias en su natividad... 

Sea alabado el divino Padre, que le dió por compañero y esposo 
purísimo a San José... 

Alabamos y agredecemos al divino Hijo, que la escogió por su 
Aladre... 

Sea alabado el divino Hijo, que se encarnó en su seno y en él 
estuvo nueve meses... 

Sea alabado el divino Hijo, que nació de ella y fué alimentado 
con su pecho... 

Sea alabado e' divino Hijo, que quiso ser educado por ella en su 
niñez... 

Sea alabado el divino Hijo, que le reveló el misterio de la re- 
dención del mundo... 

Alabamos y agradecemos al Espíritu Santo, que la recibió por su 

esposa... 

Sea alabado el Espíritu Santo, que le reveló su nombre de Es- 
píritu Santo... 

Sea alabado ci Espíritu Santo, por cuya intervención fué junta- 
mente Virgen y Aladre... 

Sea alabado el Espíritu Santo, por cuya virtud fué templo vivo 
de la Santísima Trinidad... 



Sia lodato il divjn Padre, che 1'adornó dei maggiori pregi nella roa 
Coneezione. 

R. Amen. Ave Maria. 

Sia lodato il divin Padre, che l'adorno dei inaggiori pregi ualla roa 
NativitA. 

R. Amen. Ave Maria. 

Sia lodato il divin Padre, che le dié iu compagno e sposo purissimo 
san Giuseppe. 

R. Anien. Ave Alaria. Gloria l'atri. 

Ijodiamo e ringraziamo il divin Figliuolo, che per sua Madre la scelse. 
R. Amen. Pater noster. 

Sia lodato il divin Figlio, che si incarnó nel roo seno e vi stette nove 
mesi. i 
R. Amen. Ave. Maria. 

Sia lodato il divin Figlio, che da lei uacuue e fu nütrito del suo latte. 
R. Amen. Ave Maria. 

Sia lodato il divin Figlio, che nella sua puerizia volle essere da leí 
educato. 

R. Amen. Ave Maria. 

Sia lodato il divin Figlio, ehe le rivelo i misten della redenzione del 
mondo. 

R. Amen. Ave Maria. Gloria Patri. 

I»damio e ringraziamo lo Spirito Santo, che in sua Sposa la ricevetle. 
R* Ajuen. Pater noster. 

Sia lodato lo Spirito Santo, che a lei rivelo il suo nonie di Spirito 
Santo. 

R. Amen. Ave María. 

Sia lodato lo Spirito Santo, per operu del qual? fu iusieme Vergiue 
e Aladre. 

R. Amen. Ave Mariu. 

Sia lodato lo Spirito Santo, per virtfi del nuale fu templo vivo della 
santissima Trinitá. 

R. Amen. Ave Maria. 



GREGORIO XVI 



161 



Sea alabado el Espíritu Santo, por el cual fué ensalzada en el 
cielo sobre todas las criaturas... 

OTROS DOCUMENTOS 

1) SA ATI 5S1. Breve Exponi Xobis, \$ de marzo de 1881. El Soda- 
lirio de la B. V. María del Monte Carmelo de Rutigliano, de la diócesis 
conversaría, es elevado a a rchi cofradía. 

2) SA VII 582. Breve Expositnin. Nobis, 20 de mayo de 1831. El So- 
dalicio de la Virgen de los Desamparados, erigido en la iglesia de San An- 
tonio, de Cádiz (España), es elevado a arehieofradía. 

3) SA VII 584; DTC VII 1190. Breve Cuín sicut, 39 de julio de 1831. 
Indulgencias a los que asistan a la misa de la "Concepción de la B, V. M. 
Inmaculada" en el convento de San Diego, de la ciudad de Santa Fe, en 
Bogotá, en América. 

4) SA VII 585. Breve Expositnm Nobis, 29 de julio de 1831'. Oradas 
concedidas a los que visiten la capilla de la B. V. M. en las afueras de 
la ciudad de Verona. 

5) SA VII 587. Epístola Xominem vestrum, 7 de febrero de 1832. 
Restauración del templo de la B. V. M. de los Angeles en Asís (Italia). 

6) SA VII 590. Breve Piorum hominwm, 22 de mayo de 1832. Ta 
Congregación del Santísimo Rosario de Jesús y de María, de Roma, eri- 
gida en arehieofradía. 

7) SA VII 59T Breve Piorum hommum. 22 de junio de 1S32. La 
Congregación de la Natividad de la B. V. M., en la basílica de Santa 
María in Cosmedin, Roma, erigida en. arehieofradía. 

8) SA VH 592. Breve Quamquam religiosas, 26 de abril de 1833. Con- 
firmación de los estatutos de la Congregación de las Hermanas de la 
Caridad de la B. V. M, Dolorosa de Verona (Italia). 

9) SA VII 596. Breve Pietatem, 21 de junio de 1833. Privilegios de la 
Cofradía de la Tercera Orden de la B. V. M. del Monte Carmelo de San 
Salvador, en el Brasil. 

10) SA VII 599. Brpve Ad Sltpremum, 24 de julio de 1833. Privile- 
gios de la Cofradía de la B. V. M. de la Merced, en Río de Janeiro (Brasil). 

11) SA VII Oin. Breve Gratum quidem, 1.» de octubre de 1833. Pri- 
vilegios de la iglesia de la B. V. M. de Cadula, diócesis bellunense. 

12) SA VTI 002: DTC VII 1190. Breve Ad snpremum, 18 de febrero 
de 1834. Confirmación de las constituciones de la Congregación de la Mi- 
sericordia, bajo el título de la I!. V. M., en su Concepción Inmaculada. 

13) SA VII 604. Breve Assiduam, 28 de febrero de 1834. Aprobación 
del Sodalicio del Santísimo Rosario erigido en Azpeitia (España). 

14) EM IP 45,46. 12 de febrero de 1840. El color del escapulario del 
Carmen ha de ser pardo: parte se lia de llevar delante, parte detrás. 

15) SA VII 605-623. A partir del año 1834 acuden en gran número 
los ordinarios de lugar a la Santa Sede para suplicarle que les permita 
añadir en el prefacio de la misa de la Virgen la palabra Inmaculada, de 
suerte que se diga Et te in Conee/ptione Immaculata . El primero fué el 
arzobispo de Sevilla. Pueden verse en esta obra dos listas oficiales de 
la S. Congr. de Ritos, que dan 433 súplicas y otros tantos rescriptos. 
Abarcan tan sólo los años 1834-1.847. No vamos a copiarlas, pues no 
tienen idea especial nueva. Véase DTC VII 1192 : Vermeersch. I 199. 

16) Los obispos de Francia, seguramente todos, pidi?ron juntamente 
que se les permitipse añadir a las letanías lauretanas, después de Regina 
minctorum, este encomio : Regina sinc labe orir/huili concepta. Cf. SA 
VI T 607. 

17) SA VIT 62.°,. 10 de diciembre de 1843. El uso del mismo adita- 
mento en el prefacio en la Orden de Predicadores. 



Sia lodito lo Spirilo Sanio, dal quale fu in cielo esaltata sopra tutte 
le croature. 

R. Amen. Ave María. Gloria Patri. 

Doctr. pontif. 4 6 



162 



PÍO K 



PIO IX {1846-1878) 

Su pontificado ha sido el más largo de la historia y uno de los más 
trascendentales. Es imposible concretar su grandeza en trazos breves. 
Pió IX es el pontífice de la Inmaculada, del concilio Vaticano, de la 
infalibilidad, del Syllabus ; es el amigo de San Juan Bosco, el papa ex 
cautivo, el paladín contra Bismark. 

En 1840 fundó San Antonio María Claret sus religiosos cordimaria- 
nos. En 1865 moría el cardenal AVisseman (cf. BAC IV 478-747). 

Bibliografía. — H. Lenxerz : Duae quaestiones de bulla "íneffabilis 

Deus" (en Gregorianuin, XXIV [1924] 346). 

Bosnetti : Procltwuition, par S. S. Pie IX, da dogme de l'lmmacxilce. 

Conception, avec tontea les piéce^s qui y ont rapport (en Annales Phil. 
Chrét. [1854] 467: [1855] 7). 

Sardi : Gli atti r doeumenti delta drfinizione dell'Imiuacolata (en la 
Civiltá Cattolica [1905] vol.4 p.52). 

DEFINICION DE LA INMACULADA (8 de diciembre de 1854) 

El concilio de Efeso había asentado el fundamento inconmovible de 
las grandezas de María, Madre il? Dios. ¿Qué alabanzas podían desbordar 
las excelencias de la que había sido elevada a la casi infinita dig- 
nidad de Madre de Dios? Y es que por razón del término, del hijo, la 
relación de maternidad la colocaba a María en unas alturas que no serán 
igualadas jamás, porque jamás otra madre tendrá un hijo que pueda 
igualarse a la infinita dignidad del hijo de María. Tratándose de pri- 
vilegios y gracias en. María, no hay ni puede haber más límites que 
los que impone su condición de pura criatura y la dependencia que la 
Virgen, como término también ella de la redención, tiene de la digni- 
dad redentora de Cristo. Y entonces ¿cómo explicar el silencio de cator- 
ce siglos de la Iglesia para glorificar con una nueva definición a la Ma- 
dre de Dios? No nos toca explicar ahora el porqué de la lenta evo- 
lución doctrinal en la Iglesia. Evolución no objetiva, sino subjetiva, 
en un conocimiento más perfecto de las verdades contenidas en el depó- 
sito de la revelación. Depósito tan riquísimo en verdades, y en verdades 
tan levantadas, no lo ha podido iluminar a nuestros ojos la inteligencia 
do los teólogos de un golpe. El dogma católico lo han comparado los 
Padreo a la semilla, que necesita desarrollarse, florecer, madurar y llegar 
a su perfección. Pero ¿por qué cuando en el siglo XIII llegó la teología 
a su plena madurez con San Buenaventura. San Alberto Magno y Santo 
Tomás no se abrió la era de nuevas glorificaciones doctrinales para la 
Madre de Dios? Si por estas nuevas glorificaciones hay que entender 
nuevas definiciones, téngase presente que antes del siglo XIX la causa 
ocasional de ellas han sido las herejías, Y en contra de María no sabemos 
que hubiese, habido nunca, a partir de Nestorio. ensañamientos doctrina- 
les que afectasen directamente a la Madre de Dios. 

Sin embargo, tampoco faltaron tentativas para acortar los plazos de 
la definición de la Inmaculada Concepción tres siglos antes que Pío IX 
publicara la bula hieffabilis. En el más augusto concilio que se ha 
celebrado eu la Iglesia, un Trento (año 1546), un cardenal ospañ-il. don 
Podro Pacheco, obispo de Jaén, luchó denodadamente por tan nobilísima 
causa. No se contentaba él con que. al tratarse en el decreto sobre el 
pecado original - do la trasmisión de éste a todos los descendientes de 
Adán, el concilio simplemente afirmase que. no era intención suya decla- 
rar que la Virgen estuviese comprendida en esta ley ; sino que quiso 
él, y con él casi todos los prelados españoles, se llegase a la declaración 
expresa y aun a la definición de que la Virgen había sido eximida de 
aquella ley, y, por consiguiente, limpia e inmune de pecado original. 
El concilio no creyó llegado el tiempo propicio para la definición. De 



PÍO IX 



163 



todos modos, gloria grande fué de los teólogos españoles el haber hecho 
dar, en ocasión tan solemne, un paso tau decisivo a la entonces piadosa 
opinión. Mas aún ya antes, en el concilio de Basilea (año 1431), también 
un teólogo español, Juan de Contreras, más conocido por el sobrenombre 
de Segovia, su patria, que asistía al concilio como teólogo del rey de 
Casti.Ua y León, don Juan II, tras de inauditos esfuerzos prolongados 
más de dos años, había conseguido que el sínodo diese (año 1439) el 
decreto definiendo la limpieza original de la Madre de Dios. I'ero cuando 
s.- dió el decreto definitorio, el concilio, por estar formalmente separado 
del papa, no era legítimo, y su decisión quedó por lo mismo sin valor 
dogmático. El esfuerzo no había sido vano, y el decreto en favor de ta 
Inmaculada arraigó más y más la piadosa creencia. 

¿Dónde radicaba la dificultad que entorpecía la marcha triunfal hacia 
la definición? ¿Es que no habían parado suficientemente los teólogos su 
atención en el privilegio de la Inmaculada Concepción, y por eso la doc- 
trina que había de construir siglos más tarde un dogma dulcísimo no te- 
nia la suficiente madurez para que la Iglesia procediese a la definición? 
l*recisamente pasó todo lo contrario. Si alguna controversia había susci- 
tado más réplicas y contrarréplicas entre los teólogos e hizo desbordar 
más fuerza de los claustros universitarios la animosidad de las discu- 
siones, fué, de las que más, si no la que más, esta de la Inmaculada 
Concepción de la Virgen. Y no es que faltase a los que impugnaban la 
piadosa opinión una devoción, y muy grande, a la Madre de Dios. Pero 
si se admitía que la Virgen Santísima había sido inmune de pecado 
original, ¿cómo quedaba a salvo la doctrina totalmente cierta de la 
redención universal de Jesucristo? ¿Cómo podía ser redimida del pe- 
cado quien no lo había contraído? 

Y henos metidos en la medula misma de las controversias entre 
maculistas e inmaculistas, entre defensores e impugnadores de la opi- 
nión piadosa. De una parte estaban Pedro Lombardo, Alejandro de Ha- 
lés, San Buenaventura, San Alberto y Santo Tomás. Prescindo ahora 
de la discusión suscitada en este punto sobre el pensamiento verdadero 
del Doctor Angélico, y doy por más común, aunque no como totalmente 
cierta, la de los que le tienen por maculista. La posición de los macu- 
listas, defendida por hombres ilustres, parecía inconmovible. ¿Qué podía 
significar junto a ésta la posición contraria, la favorable a la concepción 
inmaculada? Los nombres de sus defensores nos son hoy casi descono- 
cidos: Honorio Augustodinense. Guillermo, Ricardo Angel... Y, sin em- 
bargo, en honor <3e su Madre hizo que los últimos fuesen los primeros, 
y los primeros, los últimos. Las afirmaciones maculistas de los grandes 
teólogos, repetidas y aceptadas hoy por nosotros, atraerían sobre nosotros 
el anatema de la Iglesia. El teólogo insigne que había de hacer luz en 
un problema que había cortado los vuelos de las glorificaciones de María 
en almas tan devotas de la Virgen como San Buenaventura y Santo 
Tomás, era casi un contemporáneo de ellos. Cinco lustros separaron 
las muertes de Santo Tomás y la de Duns Escoto. 

Si el misterio de la Inmaculada no solamente no suponía un colocar 
a la Virgen fuera del ámbito de la redención de Cristo, sino precisa- 
mente todo lo contrario : un colocarla en el punto más crítico de esa 
misma redención, como la flor más hermosa que hubiese alumbrado la 
sangre redentora de Jesucristo, entonces ya no podía haber duda ninguna 
de que el ser Jesucristo redentor de todos los hombres no era verdadera 
dificultad en contra del misterio, sino más bien una prueba de su con- 
veniencia y aun de su existencia. A la Madre del Redentor sólo convenía 
la redención, sin ignominia alguna, la redención preservativa. Esta es 
propia, como más gloriosa, de María. Es más gloriosa también a Jesu- 
cristo, su Hijo, redentor universal de los hombres, "¿Habrá alguno tan 
implo, dice el P. Suárez, que niegue haber podido Jesucristo Nuestro 
Señor preservar a su Madre de caer en pecado, u ose afirmar que los 
méritos del Hombre-Dios, salvador del género humano, no tenían valor 
para extender la redención, no sólo a los caídos, sino a los que sólo 
tenían necesidad de caer? Pues si pudo usar de este modo la redención, 



164 



PÍO IX 



¿no lo había de usar con su madre, ya que así le mostraba mayor bene- 
volencia y amor?" El P. Suárez no hace 11 4s que resumir el célebre 
argumento que defendió Escoto el año 1305 en la disputa escolástica más 
solemne tal vez de la Edad Media en la Universidad de París. Negada 
Ultimamente la autenticidad de la célebre disputa, ha defendido en . nues- 
tros días su historicidad el P. Carlos Balic, O. F. M. Potuit, deciUt, ergo 
feelt : Pudo Dios preservarla del pecado original. Convino que así lo 
hiciera. Luego lo hizo. Escoto en sus comentarios al Maestro de las Sen- 
tencias distingue entre redención liberativa del pecado original ya con- 
traído y redención preservativa, merced a la cual, por los méritos re- 
dentores de Jesucristo, fué la Santísima Virgen preservada de contraer 
dicho pecado. Y demuestra que la concepción inmaculada de María no 
se opone a la universalidad del pecado origina) ni a la universalidad 
de la redención por Cristo ; más aún, que la dignidad de Cristo reden- 
tor se agranda sobremanera si se admite que la redimió con un modo 
más perfecto, preservándola de contraer el pecado original. Deshechas asi 
las principales dificultades doctrinales, la tesis de los inmaculistas le- 
vantó, con aires de victoria, la cabeza en las escuelas. Detrás de Escoto 
harán fila, al correr de los siglos, teólogos insignes, seculares y reli- 
giosos. Los vuelo- de las capas negras sobre hábitos blancos en los que 
se envolvió tantas veces y tan gloriosamente la teología escolástica, se- 
ñalan también, en la fila de los defensores de la Inmaculada, a muchos 
e insignes teólogos dominicos. De la Compañía de Jesús no faltó a la 
cita en favor de la Inmaculada ni uno solo de sus teólogos, y pasaban 
de 1.400 los que precedieron a la definición del dogma. La hasta enton- 
ces piadosa opinión iniciaba así su marcha ascendente hasta la cima 
de la definición dogmática. La tradición cristiana, que ininterrumpida- 
mente y en todos los tonos había cantado la pureza de María, Jlamán- 
dola santa, sin mancha, inviolada, alejada completamente de toda in- 
mundicia, más santa que los serafines, y, sobre todo por boca de los Pa- 
dres griegos, la había ensalzado con expresiones que declaraban termi- 
nantemente su concepción purísima, esta tradición, que parecía iba a que- 
dar ahogada entre el. estruendo de las disputas escolásticas, volvió a 
recobrar, a partir de Escoto, sus magníficas resonancias, que por fin iban 
a encontrar un eco y continuación ya ininterrumpida e ininterrumpible 
en la bula Jneffitbilis, de Pío IX. 

Providencialmente eligió Dios un pueblo que tomó a punto de honra 
el adelantar la fecha gloriosa de la definición. Y ese pueblo fué España. 
"España ha sido el instrumento de la Providencia para preparar el ca- 
mino a la definición del misterio." Son palabras de un extranjero, el 
obispo de Brujas (Bélgica), Mgr. Malou. Lo mismo ha repetido otro 
extranjero, el P. Le Bachelet, jesuíta francés, ambos conocedores como 
pocos, y ambos diligentísimos escritores de la historia del dogma. "Nin- 
gún reino o nación, que sepamos, ha hecho nada por sí mismo para 
obtener la definición de la Inmaculada, sino España, y Portugal cuando 
dependía de la corona de España. Ninguno por sus reyes, sus prelados 
y sus iglesias ha aclamado con más fuertes y más constantes súplicas 
a la Sede Apostólica pidiendo la suspirada definición." Así escribía el 
F. Lesmes Frías en el número extraordinario de Jlaz6n y Fe el año 
quincuagésimo de la definición. Hasta se ha .llegado a suponer (no en- 
tramos en la discusión del hecho) que un teólogo español, el Beato Rai- 
mundo Lulio (año 1313), el Doctor Iluminado, devotísimo de María, que 
en su libro Principiorum Theologiae afirma rotundamente la inmaculada 
concepción de la Madre de Dios, fué quien encendió en el corazón de 
Escoto el luego sagrado en favor de María Inmaculada. Basilea y Tren- 
to fueron testigos de los fervores inmaculistas de España. Y fué tan 
notoria esta actuación relevante de España en la preparación del dogma, 
que cuando Pío IX quiso, para memoria de la gloriosa definición de 1854, 
levantar un monumento a la Inmaculada, escogió para erigirlo la plaza 
de España, frente al palacio de nuestra Embajada ; y el día de la inau- 
guración del monumento afirmó PÍO IX que "tenía la mayor compla- 
cencia en venir a la Embajada de S. M. C. por haber sido España la 



PÍO IX 



165 



nación más devota de la Virgen y la que mas fervoroso culto había 
tributado a la Inmaculada Concepción". El S de diciembre de 1854, Pío IX, 
rodeado de 93 obispos, 42 arzobispos, el patriarca de Alejandría y 54 car- 
denales, revestido de nieve y de oro, subió al trono pontificio, se sentó 
sobre la cátedra de San Pedro, y desde la cátedra de San Pedro, ex 
cathe&ra, definió solemnemente que "la doctrina que enseña que la bea- 
tísima Virgen María en el primer instante de su . concepción, por singular 
gracia y privilegio de la omnipotencia de Dios y en previsión de los 
méritos de Jesucristo, salvador del linaje humano, fué preservada inmu- 
ne de toda mancha de pecado original, es revelada por Dios, y por lo 
mismo ha de ser firme y constantemente creída por todos los fieles". Era 
la anhelada definición dogmática, cuyo centenario celebramos este año 
marianol Definición papal fuera de concilio, como iba a ser también defi- 
nición papal fuera de concilio la que pronunció Pío XII el 1.° de no- 
viembre de 1950 (J. Azpiazu, S. I., Hechos y Dichos [1954] 111-110). 

S. Congr. de Indulg., 11 de diciembre de 1846 

Acuérdate, j oh piadosísima Virgen María !, qiue desde que exis- 
te el mundo no se ha oído decir que haya sido abandonado de ti el 
que ha recurrido a tu protección, implorado tu ayuda, pedido tu 
socorro. Yo, animado con tal confianza, corro presuroso a ti, Vir- 
gen de las vírgenes, Madre ; me presento a ti ; gimiendo en tu pre- 
sencia, pecador cabe ti me pongo. No desprecies mis palabras, Ma- 
dre del Verbo, antes bien óyelas propicia y acógelas. Amén. 

Epíst. "Nihil certe", 28 de octubre de 1847 

No hay cosa más grata a Nos, ni más apetecible, como el 
que se incremente cada día más el culto, la piedad y reveren- 
cia debidos a la santísima Madre de Dios, y a la amantísima 
Madre de todos nosotros, la inmaculada Virgen María, y que 
sean por todos debidamente celebradas sus alabanzas. 

Epíst. ene. "Ubi primum", 2 de febrero de 1849 

1. Nos llegan de todas partes del mundo insistentes súplicas para 
que definamos el dogma de la Inmaculada Concepción. — 2. Nuestra de- 
voción a la Santísima Virgen. — 3. Estudio y oración.- — 4. Concede que 



Memorare, o piissiina Virgo Maria, non esse auditum a saeculo, quem- 
quam ad tua recurrentem praesidia r tua implorantem auxilia, tua psten- 
tem suffragia esse derelictum. Ego tali animatus coufidentia ad te, Virgo 
Virginuiu Mater, curro ; ad te venio ; coram te gemens peccator assisto. 
Noli, Mater Verbi, verba mea despicere, sed audi propitia et exaud'.. 
Amen. 

Nihil certe nobis gratius, nihil optabilius, quam ut debitus erga 
sanctis'simam Dei Genetricem omniumque nostrum amantissimam 
Matrem Immaculatam Virginem Mariam cultus, pietas et observan- 
tia magis in dies ubique augeatur, eiusque laudum praeconia ab óm- 
nibus rite concelebrentur. 



El 339. 

2 * SA VII 627, Epístola acerca de la obra del R. P. Juan Perro- 
ne, S. I., intitulada Disquisitio theologicu de Immaculato B. Virginis Con- 
ceptu. 



166 



PÍO IX 



pueda recitarse en las horas canónicas el reciente oficio de la Inmacu- 
lada Concepción 

Las frases que hacen a nuestro propósito son éstas : 

Llama a la Virgen "santísima Madre de Dios y amantísima madre de 
todos nosotros". 

(Que se digne Dios ilustrarnos en el modo de proceder respecto de 
la definición del dogma de la Inmaculada Concepción.) 

260 Pues nos apoyamos muy principalmente en la esperanza de 
que la Santísima Virgen, que elevó la cumbre de sus mereci- 
mientos sobre todos los coros de los ángeles hasta el solio de 
la Divinidad, y trituró con la firmeza de su pie la cabeza de 
la antigua serpiente, y que, puesta entre Cristo y la Iglesia, y 
toda suave y llena de gracias, arrebató siempre al pueblo cris- 
tiano de cualesquiera calamidades por grandes que fuesen, y 
de las asechanzas y acometidas de todos los enemigos, y lo 
libró de la muerte, querrá, compadecida también de nuestra 
tristísima y lamentabilísima situación y de nuestras amarguísi- 
mas angustias, trabajos y necesidades con aquel su acostum- 
brado inconmensurable afecto de su maternal corazón, querrá 
— decimos — , aprovechándose de la favorabilísima y poderosísi- 
ma entrada que tiene ante Dios, desviar los azotes de la ira 
divina, que nos afligen por nuestros pecados, y reprimir y des- 
hacer las turbulentísimas tempestades de males que, con in- 
creíble dolor de nuestro corazón, en todas partes zarandean 



260 ••• cum noverimus quomodo.... revixcrit desideritim, ut ab Apostó- 
lica Sede tándem aliquando sollemni iudjcio decerneretur Sanctis- 
simam Dei Genctricem, omniumque nostrum amantissimam matrem 
Immaculatam Virginem Mariam absque labe originali fuisse con- 
ceptam... 

Itaque vel ab ipso supremi nostri Pontificatus exordio summa 
quidem alacritatc in tanti momenti negotium curas cogitationesque 
Nostras serio convertimus, atque humiles fervidasque Deo Optimo 
Máximo preces adhibere haud omisimus, ut caelestis suae gratiae 
luanine mentem Nostram collustrare velit, quo cognoscere possimus 
quid in hac re a Nobis sit peragendum. Etenim ea potissimum spe 
nitimur fore, ut Beatissima Virgo, quac meritorum verticem stipra 
omnes Angelorum choros usque ad solium Deitatis erexit (S. Greg. 
Papa, De Exposit., in libros Rcgum), atque antiqui serpentis caput 
virtutis pede contrivit, quaeque ínter Cliristum et Ecclesiam consti- 
tuía (S. Bernard., Serm., in c.12 Apoc), ac tota suavis et plena gra- 
tiarum christianum populum a maximis quibusque calamitatibus, om- 
niumque hostium insidiis, et ímpetu semper eripuit, atque ab inte- 
ritu vindicavit, tristissimas quoque ac luctuosissimas nostras vicissi- 
tudines, acerbissimasque angustias, labores, necessitates amplissimo, 
quo solet, materni sui animi miserans affeetu, velit praesentissimo, 
aeque ac potentissimo suo apud Deum patrocinio, et divinae iracun- 
diae flagella, quibus propter peccata nostra affligimur, avertere et 
turbulentissimas malorum procellas, quibus cum incredibili animi 
Nostri dolore ubique iactatur Ecclesia, compescere, dissipare et 



*» APN I 162. 



PÍO IX 



167 



la Iglesia, y convertir nuestro llanto en gozo. Pues sabéis muy 
bien, venerables hermanos, que tenemos puesta toda nuestra 
confianza en la Virgen Santísima; ya que Dios ha depositado 
en María la plenitud de todo bien, de suerte, por consiguien- 
te, que, si tenemos algo de esperanza, de gracia, de salud, se- 
pamos que fluye de Ella..., pues ésa es la voluntad del que 
quiso que todas las cosas las tuviésemos por María. 

S. Congr. de Indulg n 5 de agosto de 1851 

¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo me ofrezco todo a ti, y 
en prueba de mi entrega, te consagro mis ojos, mis oídos, mi len- 
gua, mi corazón, y absolutamente a mí. Puesto, pues, que soy tuyo, 
¡ oh buena Madre !, guárdame, defiéndeme como cosa y posesión 
tuya. 

Epíst. apost. "Inter omnia", 26 de agosto de 1852 

1. Razón del culto especial tributado a la Virgen María en la santa 
casa de Loreto. — 2. Actitud de los fieles, soberanos y pontífices respecto 
de ella. — 3. A los insistentes ruegos del prefecto de la santa casa, res- 
ponde el papa: a) confirmando los privilegios ya concedidos por sus 
predecesores, 6) otorgando la facultad de agregarle nuevas iglesias y 
capillas y nuevas indulgencias. 

Entresacamos un párrafo : 

Allí se venera la casa de Nazaret... en donde fué conce- 
bida la Santísima Virgen, preordinada desde la eternidad y to- 
talmente desconocedora de la primitiva mancha, [y en donde] 

luctum Xostrum convertere in gaudium. Optime etenim nostis, 
Venerabiles Fratres, omnem fiduciae Nostrae rationem in Sanctis- 
sima Virgine esse collocatam; qnandoquidem Deus totius bnni ple- 
nitudinem posuit in María, ut proinde, si quid spei in nobis est, si 
quid gratiae, si quid salutis, ab Ea noverimus redundare... quia sic 
est voluntas Eius, qui totum nos haberc voluit per Mariam (S. Bkr- 
nard., In Nativit. S. Maríae de Aquaeductu). 

O Domina mea ! O Mater mea ! Tibi me totum. offero, atque, ut me 

tibi probem devotum, consecro tibi oculos meos, aures m?as, os meum, 

cor meum, plane me totum. Quoniam ¡taque tuus sum, o bona Mater 
serva me, defende me ut rem ac possessionem tuam. 

Inter omnia Sanctissimae Dei Genitricis Immaculatae Virgini 
Mariae dicata Templa mirandum in niodum eminet... Lauretana 
aedes... 

Ibi enim colitur illa tantopere dilecta Deo Domus Nazareth in 
Galilaea olim condita..., ubi Sanctissima Virgo ab aeterno praeordi- 
nata, ac primaevae labis omnino nescia est concepta, nata, educata 
atque a caelesti nuntio veluti gratia plena, et benedicta inter mu- 
lleres salutata et plena Deo, ac divino fecunda spiritu sine ulla in- 
tegerrimae virginitatis iactura Unigeniti Dei filii mater effecta, qui 



*° El 540. 

3<B APN I 37Í. 



PÍO IX 



nació, fué educada y saludada por el celestial mensajero como 
la llena de gracia y bendita entre las mujeres, y llena de Dios, 
y fecundada por el divino Espíritu fué hecha madre del uni- 
génito Hijo de Dios sin mengua alguna de su integérrima vir- 
ginidad. .. 

S. Congr. de Indu'.g., 30 de septiembre de 1852 

Dulce Corazón de María, sed mi salvación. 

Secret Mem., 19 de mayo de 1854 

¡ Oh bienaventurada Virgen María ! ¿ Quién podrá tributarte dig- 
namente las acciones de gracias y alabanzas por haber socorrido, 
con tu singular asentimiento, al mundo perdido? ¿Qué alabanzas 
podrá ofrecerte en recompensa la humana fragilidad, que. con sólo 
tu trato, encontró el medio de rehacerse? Recibe, pues, nuestro ha- 
cimiento de gracias, por exiguo que sea, por desproporcionado que 
sea a tus merecimientos, y al acoger nuestros deseos, excusa nues- 
tras culpas con tu oración. Admite nuestras oraciones en lo íntimo 
de tu benevolencia y alcánzanos el antídoto de la reconciliación. 
Sea por ti excusable lo que por ti presentamos ; sea alcanzable lo 
que con confianza pedimos. Acepta lo que ofrecemos, danos lo que 
pedimos ; excusa lo que tenemos, porque Tú eres la esperanza única 
de los pecadores. Por ti esperamos el perdón de los pecados, y en 
ti, dichosísima, está la expectación de nuestros premios. Santa Ma- 
ría, remedia los miserables; ayuda a los pusilánimes; consuela a 
los que lloran ; ruega por el pueblo ; interpon tu valimiento en fa- 
vor del clero ; intercede por el devoto sexo femenino ; todos los 
que celebran tu recuerdo, sientan tu ayuda. 



tametsi sit splendor gloriae et figura substantiae Palris, tamen ex 
ipsa intacta Virgine nasci voluit in similitudinem hominum factus, 
ai universum hominum gemís ab dacmonis captivitate, in quam 
primi parentis culpa misere fuerat coniectum, redimeret et vindicaret. 
Dolce Cuore di Maria, siate la salvezza mia. 

O beata Virgo María, quis tibi digne valeat iura gratiarum ac lauduni 
praeconia rependero, quae singulari tuo assensu, inundo suceurristi per- 
dito? Quas tibi laudes fragilitas huinani generis persolvat, quae solo 
tuo commercio recupera ndi aditum invenit? Accipe ¡taque quascumque 
exiles, quascumque meritis tuis impares gratiarum actiones, et cura sus- 
ceperis vota, culpas nostras orando excusa. Admitte nostras preces intra 
saorarium exauditionis et reporta nobis antidotum reconciliationis. SU 
per te excusabile quod i>er te Ingerimos : fiat irupetrabile quod fida mente 
poscimus. Accipe quod offorimus, redona quod rogamus, excusa quod ti- 
memus, quia Tu es spes única peccatorum. Per te speramus veuiam delic- 
tomm et in te, beatissima, nostrornm est exspectatio praemiorum. Sancta 
Alaria, suecurre miseris ; iuva pusillanimes : refove flébiles; ora pro po- 
pulo, interveni pro clero : intercede pro óVvoto femíneo sexu ; seutiant 
omnes tuum invamen. qulcumqoe celebran! tuani sanctam coinmemoratio- 



Et 886, 
El 341. 



PÍO IX 



lt>9 



Atiende a los deseos de los orantes y alcánzanos el éxito ape- 
tecido. Que todo tu afán se reduzca a rogar por el pueblo de Dios, 
Tú que mereciste, ¡ oh bienaventurada !, llevar al Redentor del mun- 
do, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén (San Agustín). 

Rescripto del 7 de septiembre de 1854 

Títulos: Santísima Aladre de Jesús; María santísima. 

Rescripto del 7 de septiembre de 1854 

Santísima Virgen inmaculada y Madre mía. A vos, que sois la 
Madre de mi Señor, la Reina del miundo, la abogada, la esperanza, 
el refugio de los pecadores, recurro hoy yo, que soy el más mise- 
rable de todos. Os venero, ¡ oh gran Reina !, y os agradezco cuan- 
tas gracias me habéis hecho hasta ahora, especialmente por haberme 
librado del infierno, por mí tantas veces merecido. Os amo, Señora 
amabilísima ; y por el amor que os tengo,, prometo serviros siem- 
pre de grado y hacer cuanto puedo para que seáis amada también 
de los demás. Yo deposito en vos todas mis esperanzas, toda mi sal- 
vación ; recibidme por siervo vuestro y acpgedme bajo vuestro man- 
to, vos, Madre de misericordia. Y ya que sois tan poderosa con 
Dios, libradme de todas las tentaciones, o al menos alcanzadme 
fuerza para vencerlas hasta la muerte. Os pido el verdadero amor 
a Jesucristo. De vos espero morir bien. Madre mía, por el amor 
que tenéis a Dios, os ruego que me ayudéis siempre, pero más en 
el último momento de mi vida. 



nem. Assiste parata votis poscentium et reporta nobis optatum effectuin. 
Sint tibi studia assidua orare pro populo Dei, quae meruisti, benedicta, 
Redemptorem ferré mundi, qui vivit et regnat iu saecula saeculorum. 
Amen (S. Augustinus). „_ 

Signor mió Gesú Cristo, che per l'amore che pórtate agli uomini ve ne ^"* > 
state notte e giorno in questo Sacramento tutto pieno di pietá ed amore, 
aspettando, chiamando ed accogliendo tutti coloro, che viangono a visí- 
tarvi, io vi credo presente nel Sacramento dell'Altare, vi adoro dall'abisí» 
del mió niente e vi ringrazio di quante grazie mi avete fatte, specialmeute 
di avermi donato voi stesso in questo Sacramento, di avermi data per 
avvocata la vostra santissima Madre María e di avermi chiamato a visi- 
tarvi in questa chiesa... 

Santissima Vergine immacolata e Madre mia Maria, a voi che siete 266 
la Madre diíl mió Signore, la Regina del mondo, l'avvocata, la speranza, 
il refugio dei peccatori, ricorro oggi io, che sonó il piii miserabile di tutti. 
Vi venero, o gran Regina, e vi ringrazio di quante grazie mi avete fatte 
finora : specialmente per avermi liberato dall'inferno tante volte da me 
ni >n tato. Io vi amo, Signora amabilísima ; e per l'amore che vi porto, 
prometto di volervi sempre serviré e di fare quanto posso, accioché siate 
amata ancora dagli altri. Io ripongo in voi tutte le mié speranze, tutta 
la mia salute ; accettatemj per vostro servo i?d accoglietemi sotto il vostro 
manto, Voi Madre de misericordia. E giaché siete cosi potente con Dio, 
Voi liberatemi da tutte le tentazioni, oppure otteneterni forza di vin- 
cerle sino alia morte. A voi domando il vero amore a Gesú Cristo. Da 
voi spero di fare una buona morte. Madre mia, per l'amore, chra pórtate 
a Dio, vi prego di aiutarmi sempre, ma piü nell'ultimo punto della mia 



='« El 182. 
2 " El 342. 



170 



PÍO IX 



No me dejéis hasta que no me veáis salvo en el cielo para ben- 
deciros y cantar vuestras misericordias por toda la eternidad. Así lo 
espero, así sea (San Alfonso M. de Ligorio). 

S. Congr. de Prop. Fide, 26 de noviembre de 1854 

A vos, ¡ oh Virgen Madre !, que jamás tuvisteis manchita algu- 
na de culpa ni original ni actual, os encomiendo y confío la pure- 
za de mi corazón. 

Alocución "Inter graves", 1.° de diciembre de 1854 

1. Es inminente la definición dogmática de la Inmaculada Concepción. 
2. Fervorosa insistencia de todo el mundo católico en favor de la de- 
finición. — 3. Solicitud y prudencia de los papas. — i. El 8 de diciembre 
se hará la definición dogmática. 

Entresacamos esta perla preciosa : 

. . . aquella gloriosísima Virgen que, ensalzada sobre todos 
los coros de los ángeles y órdenes de los santos y poderosí- 
sima suplicante ante Aquel que engendró, intercede insistente- 
mente en los cielos en favor de todo el pueblo cristiano. 

Epíst. apost. "Ineffabilis Deus", 8 de diciembre de 1854 

Sobre la Inmaculada Concepción 

1. María en los planes de Dios. — 2. Sentir de la Iglesia respecto 
a la concepción inmaculada. — 3. Favor prestado por los papas al culto 
de la Inmaculada. — 4. Débese a los papas la determinación exacta del 
culto de la Inmaculada. — 5. Los papas prohibieron la doctrina eontraria. 
6. Sentir unánime de los doctos obispos y religiosos. — 7. El concilio de 
Trento y la tradición. — 8. Sentir de los Santos Padres y de los escri- 
tores eclesiásticos. — 9. El Protoevangelio.--!»). Figuras bíblicas de Ma- 
ría.— 11. Los profetas. — 12. El Ave María y el Magníficat. — 13. Paralelo 
entre María y Eva. — 14. Expresiones de alabanza. — 15. ¡ ¡ Inmaculada ! ! 



vita. Non mi lasciate, fintanto chis non mi vedrete gia salvo in cielo a 
benedirvi pd a cantare le vostre misericordie per tutta l'eternitft. Cosi 
spero, cosí sia (S. Alfonso M.* de Liguori). 

... Iam enim prope esse videtur, Venerabiles Fratres, optatissi- 
mus ille aeque ac iucundissimus dies, quo Immaculatus sanctissimae 
Dei Genitricis Virginis Mariae Conceptus suprema Nostra auctori- 
tate decernatur. Nulla quidem maior laetandi causa Nobis in hac 
vita contingere poterat, cutti eiusmodi decretum vel máxime condu- 
cat ad magis atque magis augendum fovendumque hic in terris ho- 
norem, cultum et venerationem erga gloriosissimam illam Virginem, 
quae exaltata super omnes Angelorum choros, Sanctorumque ordi- 
nes, ac potentissima apud Eum, quem genuit, deprecatrix assidue 
pro universo christiano populo intercedit in caelis. 



"» El 354. 

s " AfN I 594. 



pío nx 



171 



10. t'niversal consentimiento y peticiones de la definición dogmática. — 
17. Labor preparatoria.- — 1S. Definición. — 19. Sentimientos de esperanza y 
exhortación final. 

(1 ) El inefable Dios, cuya conducta es misericordia y 269 
verdad, cuya voluntad es omnipotencia y cuya sabiduría alcan- 
za de límite a límite con fortaleza y dispone suavemente todas 
las cosas, habiendo previsto desde toda la eternidad la ruina 
lamentabilísima de todo el género humano, que había de prove- 
nir de la transgresión de Adán, y habiendo decretado, con plan 
misterioso escondido desde la eternidad, llevar al cabo la pri- 
mitiva obra de su misericordia, con plan todavía más secreto, 
por medio de la encarnación del Verbo, para que no perecie- 
se el hombre impulsado a la culpa por la astucia de la diabó- 
lica maldad y para que lo que iba a caer en el primer Adán fue- 
se restaurado más felizmente en el segundo, eligió y señaló, 
desde el principio y antes de los tiempos, una Madre, para que 
su unigénito Hijo, hecho carne de ella, naciese, en la dichosa 
plenitud de los tiempos, y en tanto grado la amó por encima 
de todas las criaturas, que en sola ella se complació con seña- 
ladísima benevolencia. Por lo cual tan maravillosamente la col- 
mó de la abundancia de todos los celestiales carismas, sacada 
del tesoro de la divinidad, muy por encima de todos los án- 
geles y santos, que Ella, absolutamente siempre libre de toda 
mancha de pecado y toda hermosa y perfecta, manifestase tal 
plenitud de inocencia y santidad, que no se concibe en modo 
alguno mayor después de Dios y nadie puede imaginar fuera 
de Dios. 

Y, por cierto era convenientísimo que brillase siempre ador- 270 

Ineffabilis Deus, ctiius viae misericordia et veritas, cuius voluntas 269 
omnipotentia, et cuius sapientia attingit a fine usque ad finem for- 
titer et disponit omnia suaviter, cum ab omni aeternitate praeviderit 
luctuosissimam totius humani genens ruinam ex Adami transgres- 
sione derivandam, atque in mysterio a saeculis abscondito primum 
suae bonitatis opus decreverit per Verbi incarnationem sacramento 
oceultiore complere, ut contra misericors snum propositum homo 
diabolicae iniquitatis versutia actus in culpam non periret, et quod 
in primo Adamo casurum erat, in secundo felicius erigeretur, ab 
initio et ante saecula Unigénito Filio suo Matrem, ex qua caro 
factus in beata temporum plenitudine nasceretur, elegit atque ordi- 
navit, tantoque prae creaturis universis est prosecutus amore, ut in 
illa tina sibi propensissima volúntate complacuerit. Quapropter illam 
longe ante omnes angélicos spiritus cunctosque Sanctos caelestium 
omnium charismatum copia de thesauro divinitatis deprompta ita mi- 
rifice cumulavit, Ut ipsa ab omni prorsus peccati labe semper libera, 
ac tota pulchra et perfecta eam innocentiae et sanctitatis plenitudi- 
nem prae se ferret. qua maior sub Deo nullateniis intellegitur, et 
quam praeter Deum nemo assequi cogitando potest. 

Et quidem decebat omnino, ut perfectissimae sanctitatis splendo- 270 



«•- 501 APN I 507. 



172 



PÍO IX 



nada de los resplandores de la perfectísima santidad y que re- 
portase un total triunfo de la antigua serpiente, enteramente 
inmune aun de la misma mancha de la culpa original, tan vene- 
rable Madre, a quien Dios Padre dispuso dar a su único Hijo, 
a quien ama como a sí mismo, engendrado como ha sido igual 
a sí de su corazón, de tal manera que naturalmente fuese uno 
y el mismo Hijo común de Dios Padre y de la Virgen, y a la 
que el mismo Hijo en persona determinó hacer sustancialmen- 
te su Madre y de la que el Espíritu Santo quiso e hizo que 
fuese concebido y naciese Aquel de quien él mismo procede. 
271 (2) Ahora bien, la Iglesia católica, que, de continuo ense- 
ñada por el Espíritu Santo, es columna y fundamento firme de 
la verdad, jamás desistió de explicar, poner de manifiesto y 
dar calor, de variadas e ininterrumpidas maneras y con hechos 
cada vez más espléndidos, a la original inocencia de la augus- 
ta Virgen, junto con su admirable santidad, y muy en conso- 
nancia con la altísima dignidad de Madre de Dios, por tener- 
la como doctrina recibida de lo alto y contenida en el depó- 
sito de la revelación- Pues esta doctrina, en vigor desde las 
más antiguas edades, íntimamente inoculada en los espíritus de 
los fieles, y maravillosamente propagada por el mundo católico 
por los cuidados afanosos de los sagrados prelados, espléndi- 
damente la puso de relieve la Iglesia misma cuando no titubeó 
en proponer al público culto y veneración de los fieles la Con- 
cepción de la misma Virgen. Ahora bien, con este glorioso he- 
cho, por cierto presentó al culto la Concepción de la misma 
Virgen como algo singular, maravilloso y muy distinto de los 

ribus scmpcr ornata fulgcret, ac Vel ab ipsa originalis culpae labe 
plañe immurüs amplissimum ció antiquo serpente triumphum referrct 
tam venerabilis Mater, cui Deus Patér unicum Filium suuin, quern 
de corde suo acqualcm sibi genitum tamquam seipsum diligit, ita 
daré disposuit, ut naturalitcr esset unus idemque comanunis Dei Pa- 
tris et Virginis Filius, et quam ipsc Filius substantialiter faceré sibi 
matrera elegit, et de qua Spiritus Sanctus voluit et operatus est, ut 
conciperetur et nasccrctur ille, de qiio ipse procedit. 
271 Quam originalem augustae Virginis innoccntiam cum admirabili 
ciusdem sanctitate. praecelsaquc Dei Matris dignitate ornni.no cohae- 
rentem catholica Ecclesia, quae Sancto semper edocta Spiritu colum- 
na est ac firmamentum veritatis, tamquam doctrinam possidens di- 
vinitus acceptam, ct caclestis revelationis deposito coniprebensam 
multiplici continenter ratione, splendidisqne factis magis in dies ex- 
plicare, proponere ac fovcrc numquam destitit. Hanc enim doctri- 
nam ab antiquissimis temporibus vigentem, ac fidelium animis peni- 
tus insitam, ct sacrorum antistitum curis stivdiisque per catholicum 
orbem mirifice propagatam ipsa Ecclesia luculentissime significavit, 
cum eiusdem Virginis Ooiu-eptionem publico fidelium cultui ac ye- 
nerationi proponere non dubitavit. Quo illustri quidem facto ipsius 
Virginis Conceptionem veluti singularem, miram et a reliquorum 
hominum primordiis longissime secretam, ct omnino sanctam colen- 



PÍO IX 



173 



principios de los demás hombres y perfectamente santo, por no 
celebrar la Iglesia sino festividades de los santos. Y por eso 
acostumbró a emplear en los oficios eclesiásticos y en la sa- 
grada liturgia aun las mismísimas palabras que emplean las di- 
vinas Escrituras tratando de la Sabiduría increada y descri- 
biendo sus eternos orígenes, y aplicarlas a los principios de la 
Virgen, los cuales habían sido predeterminados con un mismo 
decreto, juntamente con la encarnación de la divina Sabiduría. 

Y aun cuando todas estas cosas, admitidas casi universal- 272 
mente por los fieles, manifiesten con qué celo haya mantenido 
también la misma romana Iglesia, madre y maestra de todas 
las iglesias, la doctrina de la Concepción Inmaculada de la Vir- 
gen, sin embargo de eso, los gloriosos hechos de esta Iglesia 
son muy dignos de ser uno a uno enumerados, siendo como es 
tan grande su dignidad y autoridad, cuanta absolutamente se 
debe a la que es centro de la verdad y unidad católica, en la 
cual sola ha sido custodiada inviolablemente la religión y de 
la cual todas las demás iglesias han de recibir la tradición de 
la fe. Así que la misma romana Iglesia no tuvo más en el co- 
razón que profesar, propugnar, propagar y defender la Con- 
cepción Inmaculada de la Virgen, su culto y su doctrina, de 
las maneras más significativas. 

(3) Muy clara y abiertamente por cierto testimonian y 273 
declaran esto tantos insignes hechos de los Romanos Pontífi- 
ces, nuestros predecesores, a quienes en la persona del Princi- 
pe de los Apóstoles encomendó el mismo Cristo Nuestro Señor 



dam exhibuit, cuín Ecclesia nonnisi de Sanctis dies festos concele- 
bret. Atque ideirco vel ipsissima verba, quibus divinae Scripturae 
de increata Sapientia loquuntur, eiusque sempiternas origines re- 
praesentant, consuevit, tum in ccek'siasticis offiriis, tum in sacro- 
sancta Liturgia adbibere et ad illius Virginis >primordia transferre, 
quae uno codemqne decreto cum divinae Sapientiae incarnatione 
fuerant praestituta. 

Quamvis autem haec omnia penes fideles ubique prope recepta 272 
ostendant, quo studio ciusmodi de Immaculata Virginis Conceptione 
doctrinam ipsa quoque romana Ecclesia omnium Ecclesiarum mater 
et magistra fuerit prosecuta, tnmen illusrria huius Ecclesiae facta 
digna plañe sunt, quae nominatim recenseantur, cum tanta sit eius- 
dem Ecclesiae dignitas atque auctoritas, quanta illi omnino debetur, 
quae est catholicae veritatis et unitatis centrum, in qua solum invio- 
labiüter fuit custodita religio, et ex qua traducem fidei reliquae 
omnes Ecclesiae mutuentur oportet. Itaque eadem romana Ecclesia 
nihil potius habuit, quam eloquentissimis quibusque modis Immacu- 
latam Virginis Conceptionetn, ciusque cultum et doctrinam asserere, 
lueri, promoveré et vindicare. 

Quod apertissime planissimeque testantur et declarant tot insignia 273 
sane acta Romanorum Pontificum Dccessorum Nostrorum, quibus 
in persona Apostolornm Principis ab ipso Christo Domino divinitus 



174 



PÍO IX 



el supremo cuidado y potestad de apacentar los corderos y las 
ovejas, de robustecer a los hermanos en la fe y de regir y go- 
bernar la universal Iglesia. Ahora bien, nuestros predecesores 
se gloriaron muy mucho de establecer con su apostólica auto- 
ridad, en la romana Iglesia la fiesta de la Concepción, y darle 
más auge y esplendor con propio oficio y misa propia, en los 
Que clarísimamente se afirmaba la prerrogativa de la inmuni- 
dad de la mancha hereditaria, y de promover y ampliar con toda 
suerte de industrias el culto ya establecido, ora con la conce- 
sión de indulgencias, ora con el permiso otorgado a las ciuda- 
des, provincias y re : nos de que tomasen por patrona a la Ma- 
dre de Dios bajo el t tulo de la Inmaculada Concepción, ora 
con la aprobación de sodalicios, congregaciones, institutos reli- 
giosos fundados en honra de la Inmaculada Concepción, ora 
alabando la piedad de les fundadores de monasterios, hospita- 
les, altares, templos ba : o el título de la Inmaculada Concep- 
ción, o de los que se obligaron con voto a defender valiente- 
mente la Concep~ic'n Inmaculada de la Madre de Dios- Gran- 
dísima alegría sintieren además en decretar que la festividad 
de la Concepciór debía considerarse por toda la Iglesia exac- 
tamente como la ce la Natividad, y que debía celebrarse por 
la universal Iglesia con octava, y que debía ser guardada san- 
tamente por todos como las de precepto, y que había de haber 
capilla papal en nuest r a -atriarcal basílica Liberiana anualmen- 
te el día dedicado a Ir Concepción de la Virgen. Y deseando 
fomentar cada día más en las mentes de los fieles el conoci- 
miento de la doctrina de la Concepción Inmaculada de María 



fuit commissa suprema cura atque potcstas pascendi agnos et oves, 
confirmandi fratres, et universam regendi ct gubernandi Ecclcsiam. 
F.nimvero Pracdccessores Nostri vehementer gloriati sunt Apostó- 
lica sua auctoritate festum Conceptionis in romana Ecclcsia insti- 
tucre, ac proprio Officio, propriaque Missa. quibus pracrogativa im- 
munitatis ab hereditaria labe manifestissime asserebatur, augere, 
honestare ct cultum iam institutum omni ope promoveré, amplifi- 
care, sive erogatis Indulgentiis, sive facúltate tributa civitatibus, 
provinciis, regnisque, ut Deiparam sub titulo Tmmaculatae Concep- 
tionis patronam sibi deligerent, sive comprobatis Sodalitatibus, Con- 
Krcgationibus Rcligiosisquc Familiis ad Immaculatae Conceptionis 
bonorcm institutis, sive laudibus eorum pictati dclatis, qui monas- 
teria, xcnodocliia, altaria, templa sub Immaculati Conceptus titulo 
crexcrint, aut sacramenti religione interposita Immaculatam Deipa- 
rae Conccptioncm stre.nuc propugnare spoponderint. Insupcr summo- 
pere laetati sunt decerncre Conceptionis festum ab omni Ecclesia 
esse habendum eodem censu ac numero, quo festum Nativitatis, 
idemque Conceptionis festum cum octava ab universa Ecclesia celc- 
hrandum ct ab ómnibus inter ea, quae praccepta sunt, sánete colcn- 
dum, ac Pontificiam Cappellam in Patriarchali Nostra Liberiana 
Basílica die Virginis Conceptionis sacro quotannis esse peragendam. 
Atquc exoptantes in fidelium animis quotidie magis foverc hanc 



PÍO IX 



175 



Madre de Dios y estimularles al culto y veneración de la mis- 
ma Virgen concebida sin mancha original, gozáronse en con- 
ceder, con la mayor satisfacción posible, permiso para que pú- 
blicamente se proclamase en las letanías lauretanas, y en el mis- 
mo prefacio de la misa, la Inmaculada Concepción de la Vir- 
gen, y se estableciese de esa manera con la ley misma de orar 
la norma de la fe. Nos, además, siguiendo fielmente las hue- 
llas de tan grandes predecesores, no sólo tuvimos por buenas 
y aceptamos todas las cosas piadosísima y sapientísimamente 
por los mismos establecidas, sino también, recordando lo deter- 
minado por Sixto IV, dimos nuestra autorización al oficio pro- 
pio de la Inmaculada Concepción y de muy buen grado con- 
cedimos su uso a la universal Iglesia. 

(4) Mas, como quiera que las cosas relacionadas con el 
culto están íntima y totalmente ligadas con su objeto, y no 
pueden permanecer firmes en su buen estado si éste queda en- 
vuelto en la vaguedad y ambigüedad, por eso nuestros prede- 
cesores los Romanos Pontífices, que se dedicaron con todo es- 
mero al esplendor del culto de la Concepción, pusieron tam- 
bién todo su empeño en esclarecer e inculcar su objeto y doc- 
trina. Pues con plena claridad enseñaron que se trataba de 
festejar la concepción de la Virgen, y proscribieron, como fal- 
sa y muy ajena a la mente de la Iglesia, la opinión de los que 
opinaban y afirmaban que veneraba la Iglesia, no la concep- 
ción, sino la santificación. Ni creyeron que debían tratar con 
más suavidad a los que, con el fin de echar por tierra la doc- 
trina de la Inmaculada Concepción de la Virgen, distinguiendo 



de Immaculata Deiparae Conceptione doctrinam, eorumque pietatem 
excitare ad ipsam Virginem sine labe originali conceptam colendam 
et venerandam, gavisi sunt quam libentissime facultatem tribuere, 
u t in Lauretanis Litaniis, et in ipsa Missae Praefatione Immacula- 
tus eiusdem Virginis proclamare-tur Conccptus, atque adeo lex cre- 
dendi ipsa supplicandi lege statueretur. Nos porro tantorum Prae- 
decessorum vestigiis inhaerentes non solum quae ab ipsis pientissi- 
me sapientissimeque fuerant constituía probavimus et recepimus, ve- 
rum etiam memores institutionis Sixti IV proprium de Immaculata 
Conceptione Officium auctoritate Nostra munivimus, illiusque usum 
universae Ecclesiac laetissimo prorsus animo concessimus. 

Quoniam vero quae ad cultttm pertinent, intimo plañe vinculo 
cum eiusdem obiecto conserta sunt, ñeque rata et fixa manere pos- 
sunt, si illud anceps sit et in ambiguo versetur, ideirco Decessores 
Xostri Román i Pontífices omni cura Conceptionis cultum amplifi- 
cantes, illius etiam obiectum ac doctrinam declarare et inculcare im- 
pensissime studuerunt. Etenim clare aperteque docuere, festum agí 
de Virginis Conceptione, atque uti falsam et ab Ecclesiae mente 
alienissimam proscripserunt illorum opinionem qui non Conceptio- 
nem ipsam, sed sanctificationem ab Ecclesia coli arbitrarentur et 
affirmarent. Ñeque mitius cum iis agendum esse existimarunt, qui 
ad labefactandam de Immaculata Virginis Conceptione doctrinam 



170 



PÍO IX 



entre el primero y segundo instante y momento de la concep- 
ción, afirmaban que ciertamente se celebraba la concepción, 
mas no en el primer instante y momento. Pues nuestros mis- 
mos predecesores juzgaron que era su deber defender y pro- 
pugnar con todo celo, como verdadero objeto del culto, la 
festividad de la Concepción de la santísima Virgen, y la con- 
cepción en el primer instante. De ahí las palabras verdadera- 
mente decisivas con que Alejandro VII, nuestro predecesor, 
declaró la clara mente de la Iglesia, diciendo: Antigua por 
cierto es la piedad de ¡os fieles cristianos para con la santísi- 
ma Madre Virgen María, que sienten que su alma, en el pri- 
mer instante de su creación e infusión en el cuerpo, fué pre- 
servada inmune de la mancha del pecado original, por singular 
gracia y privilegio de Dios, en atención a los méritos de su 
hijo Jesucristo, redentor del género humano, y que, en este 
sentido, veneran y celebran con solemne ceremonia la fiesta de 
su Concepción (Const. "Sollicitudo omnium Ecclesiarum", 8 de 
diciembre de 1661). 

Y, ante todas cosas, fué costumbre también entre los mis- 
mos predecesores nuestros defender, con todo cuidado, celo y 
esfuerzo, y mantener incólume la doctrina de la Concepción 
Inmaculada de la Madre de Dios. Pues no solamente no tole- 
raron en modo alguno que se atreviese alguien a mancillar y 
censurar la doctrina misma, antes, pasando más adelante, cla- 
rísima y repetidamente declararon que la doctrina con la que 
profesamos la Inmaculada Concepción de la Virgen era y con 



excogitato inter primum atque alterum Conceptionis instans et mo- 
mentum discrimine, asserebant, celebrari quidem Conceptionem, sed 
non pro primo instanti atque momento. Ipsi namque Praedecessores 
Nostri suarum partium esse duxerunt, et beatissimae Virginis Con- 
ceptionis festum, ét Conceptionem pro primo instanti tamquam ve- 
rum cultus obiectum omni studio tueri ac propugnare. Hinc decre- 
toria plañe verba, quibus Alexander VII Decessor Noster sinceram 
Ecclesiae mentem declaravit, inquiens : Sane vetus est christifide- 
lium erga eius beatissimam Matrem^ Virginem Mariam pietas sen- 
tientium, eius animam in primo instanti creationis atque infusionis 
in corpus fuisse speciali Dei gratia et prknlegio, inluitu meritorum 
Iesu Christi eius Filii humani generis Redemptoris, a macula pec- 
cati originalis praeservatam immunem, atque m hoc sensu eius Con- 
ceptionis fcstivitalem sollemni ritu colentium et celebrontium. 

Atque illud in primis sollemne quoque fuit iisdem Decessoribus 
Nostris, doctrinam de Immaculata Dei Matris Conceptione sartam 
tectamque omni cura, studio et contentione tueri. Etenim non solum 
nullatenus passi sunt, ipsam doctrinam quovis modo a quopiam no- 
tari atque traduci, verum etiam longe ulterius progressi, perspicuis 
dcclarationibus iteratisque vicibus edixerunt, doctrinam, qua Imma- 
culatam Virginis Conceptionem profitemur, esse suoque mérito ha- 



PÍO IX 



177 



razón se tenia por muy en armonía con el culto eclesiástico y 
por antigua y casi universal, y era tal que la romana Iglesia 
se había encargado de su fomento y defensa y que era digní- 
sima que.se le diese cabida en la sagrada liturgia misma y en 
las oraciones públicas' 

(5 ) Y, no contentos con esto,- para que la doctrina mis- 276 
ma de la Concepción Inmaculada de la Virgen permaneciese 
intacta, prohibieron muy severamente que se pudiese defender 
pública o privadamente la opinión contraria a esta doctrina, y 
quisieron acabar con aquélla a fuerza de múltiples golpes mor- 
tales. Esto no obstante, y a pesar de repetidas y clarísimas de- 
claraciones, pasaron a las sanciones, para que éstas no fueran 
vanas. Todas estas cosas comprendió el citado predecesor nues- 
tro Alejandro VII con estas palabras: 

277- 

(v.191 

beri cum ecclesiastico cultu plañe consonam, eamque veterem ac 
prope universalem, et eiusmodi, quam romana Ecclesia sibi foven- 
dam tuendamque susceperit, atque omnino dignam, quae in sacra 
ipsa Liturgia sollemnibusque precibus usurparetur. 

Ñeque his contenti, ut ipsa de Immaculato Virginis Conceptu 276 
doctrina inviolata persisteret, opinionem huic doctrinae adversam, 
sive publice, sive privatim defendi posse severissime prohibuere, 
eamque multiplici veluti vulnere confectam esse voluerunt. Quibus 
repetitis luculentissimisque declarationibus, ne inanes viderentur, 
adiecere sanctionem : quae omnia laudatus Praedecessor Noster 
Alexander VII his verbis est complexus: 

Nos considerantes, quod sancta romana Ecclesia de Intemeratae 277 
semper Virginis Mariae Concepíione festum sollemniter celebrat, 
et speciale ac proprium super hoc Officium o lint ordi'navit iuxta 
piam, devotam et laudabilevu institutionem, quae a Sixto IV Prae- 
decessore Nostro tune emanavit; volentesque laudabili huic pietati 
et devotioni, ét festo, ac cultui sec.unduin illam exhibito, in Ecclesia 
romana post ipsius cultus 1 itistitutionem numquatn immutato, Roma- 
norunt Ponlificum Praedecessorunt Nostrorum exemplo, favere, nec 
non tueri pietatem, et devolionent' hanc colmdi et celebrandi beatis- 
simam Virginem praeveniente scilicet Spiritus Sancti gratia, a pec- 
cato originali praeservatam; cupievitesque in Christi grege unitatent 
spiritus in vincula pacis, sedatis offensionibus et iurgiis amotisque 
scandalis conservare: ad praefatorum episcoporum cum ecclesiarum 
suarum Capihüis ac Philippi regis, eiusque regnorum oblatam Nobis 
instantiam, ac preces; Constitutiones et Decreta, a Romanis Ponti- 
ficibus Praedecessoribus Nostris, et praecipue a Sixto IV, Paullo V 
et Gregorio XV edita in favorem sententiae asserentis, animant bea- 
tae Mariae Virginis in s.ui creaticfte, et in corpus infusione, Spiritus 
Sancti gratia donatam, et a peccato originali praeservatam fuisse, 
nec non et in favorem festi et cultus Conceptionis eiusdem Virginis 
Deiparae, secundum piam istam sententiam, ut praefertur, exhibiti, 
irmiovamus, et sub censuris, et poetiis in eisdem Constitutionibus 
contentis observari mendamus. 



178 



PÍO IX 



280 (6) Mas todos saben con qué celo tan grande fué expues- 
ta, afirmada y defendida esta doctrina de la Inmaculada Con- 
cepción de la Virgen Madre de Dios por las esclarecidísimas 
familias religiosas y por las más concurridas academias teoló- 
gicas y por los aventajadísimos doctores en la ciencia de las 
cosas divinas. Todos, asimismo, saben con qué solicitud tan 
grande hayan abierta y públicamente profesado los obispos, aun 
en las mismas asambleas eclesiásticas, que la santísima Madre 
de Dios, la Virgen María, en previsión de los merecimientos 
de Cristo Señor Redentor, nunca estuvo sometida al pecado, 

27g Et insuper oiwnes et singulos, qui praejatasi Constitutiones, sea 
Decreta ita pergent interpretari, ut favorem per illas dictae senten- 
tiae, et festo sen cultui secundum Mam exhibito, jrustrentuf, Ivel 
qui hanc eatidem sententiam, festum seu cultum in disputationem 
revocare, a.ut contra ea quoquo modo directe vel indirecte aut quo- 
vis praetextu, etiam dejinibilitatis eius examinandae sive sacram 
Scripturam, aut sonetos Patres, sive Doctores glossandi vel inter- 
pretandi, denique alio 'quovis praetextu seu occasione, scripto seu 
voce loqui, conciomari, tractare, disputare, contra ea quidquam de- 
terminando aut asserendo, vel argumenta contra ea afferendo, et 
insoluta relinquendo, aut alio quovis inexcogitabili modo disserendo 
ausi fuerint; praeter poenas et censuras in Constitutionibus Sixti IV 
contentas, quibus illos subiacere volumus, et per praesentes subici- 
mus, etiam concionandi, publice ¡egendi, seu docendi, et interpretevidi 
facúltate, ac voce activa et passiva in quibuscuntque electionibus, 
eo ipso absque alia declaratione prívalos esse volumus; nec non ad 
concionandum t publice ¡egendum, docendum, et interpretandum per- 
petuae itihabilitatis poenas ipso jacto incurrere absque alia declara- 
tione; a quibus poenis nonnisi a Nobis ipsis, vel a Successoribus 
Nostris Romauis Pontificibus absolví, aut super iis dispensari pos- 
sint; nec non eosdem aliis poenis. Nostro, et eorumdcm Romanorum 
Pontijicum Successorum Nostrorum arbitrio infligendis,- pariter sub- 
iacere volumus, prout subicimas per praesentes, innovantes Pauli V 
el (iregorii XV superius memoratas Constitutiones sive Decreta. 

279 Ac libros, in quibus praefata sententia, fest.um, seu cultus se- 
cundum Mam in dubium revocatur, aut cffntra ea quomodocumque, 
ut supra, aliquid scribitur aut ¡egitur, seu locutiones, -condones, trac- 
taius, et disputationes contra eadem continentur; post Pauli V supra 
laudatum Decretuin edita, aut in iposterum quomodolibet edetula, 
prohibemus sub poems et censuris in Indice librorum prohibitorum 
contentis, et ipso jacto absque alia declaratione pro expresse prohi- 
bitis haberi volumus et maudamus. 

280 Omnes autem norunt quanto studio haec de Immaculata Deipa- 
rae Virginis Conceptione doctrina a spectatissimis Religiosis Fa- 
miliis et celebrioribus theologicis academiis, ac praestantissimis di- 
vinarum rerum scientia Doctoribus fuerit tradita, asserta ac pro- 
pugnata. Omnes pariter norunt quantopere solliciti fuerint sacrorum 
antistites vel in ipsis ecclesiasticis conventibus palam publiccque 
profiteri, sanctissimam Dei Genetricem Virginem Mariam, ob prae- 
visa Christi Domini Redemptoris merita numquam originali subia- 



PÍO IX 



170 



sino que fué totalmente preservada de la mancha original, y, 
de consiguiente, redimida de más sublime manera. 

(7 ) Ahora bien, a estas cosas se añade un hecho verda- 281 
deramente de peso y sumamente extraordinario, conviene a sa- 
ber: que también el concilio Tridentino mismo, al promulgar el 
decreto dogmático del pecado original, por el cual estableció 
y definió, conforme a los testimonios de las sagradas Escritu- 
ras y de los Santos Padres y de los recomendabilísimos con- 
cilios, que los hombres nacen manchados por la culpa original, 
sin embargo, solemnemente declaró que no era su intención in- 
cluir a la santa e Inmaculada Virgen Madre de Dios en el de- 
creto mismo y en una definición tan amplia. Pues con esta 
declaración suficientemente insinuaron los Padres tridentinos, 
dadas las circunstancias de las cosas y de los tiempos, que la 
misma santísima Virgen había sido librada de la mancha origi- 
nal, y hasta clarísimamente dieron a entender que no podía adu- 
cirse fundadamente argumento alguno de las divinas letras, de 
la tradición, de la autoridad de los Padres que se opusiera en 
manera alguna a tan grande prerrogativa de la Virgen. 

Y, en realidad de verdad, ilustres monumentos de la vene- 282 
rada antigüedad de la Iglesia oriental y occidental vigorosí- 
simamente testifican que esta doctrina de la Concepción In- 
maculada de la santísima Virgen, tan espléndidamente expli- 
cada, declarada, confirmada cada vez más por el gravísimo 
sentir, magisterio, estudio, ciencia y sabiduría de la Iglesia, y 
tan maravillosamente propagada entre todos los pueblos y na- 
ciones del orbe católico, existió siempre en la misma Iglesia 



cuisse peccato, sed praeservatam omnino fuisse ab originis labe, et 
idcirco subb'miori modo rcdemptam. 

, Quibns illud profecto gravissimum et omnino máximum accedit, 281 
ipsam qnoque Tridentinam Synodum cum dogmaticum de peccato 
originali edcret decretum, quo iuxta sacranim Scripturarum sancto« 
rumquc Patrum ac probatissimorum Conciliorum testimonia statuit 
ac definivit, homines nasci originali culpa infectos, tamen sollemniter 
declarasse, non esse suae intentionis in decreto ipso, tantaque defi- 
nitionis amplitndine comprehendere beatam et Immaculatam Virgi- 
ncm Dei Gctietricem Maram. Hac enwn declarationc Tridentini 
Patrcs, ipsam beatissimam Virginem ab originali labe solutam, pro 
renim temporwnque adiunctis, satis innuerunt, atnue adco perspicnc 
significarunt, nihil ex divinis litteris, nihil ex traditione, Patrumquc 
auctoritatc rite afferri possc, quod tantae Virginis pracrogativae 
qnovis modo refragetur. 

Et re quidem vera hanc de Tmmaculata beatissimae Virginis 282 
Conceptione doctrLnam quotidie magis gravissimo Ecclesiae sensu, 
magisterio, studio, scientia ac sapientia tam splendide explicatam, 
declaratam, confirmatam, et apud omnes catholici orbis populos ac 
nationes mirandum in modum propagatam, in ipsa Ecclesia semper 
exstitisse veluti a maioribus acceptam, ac revelatae doctrinae cha- 



180 



PÍO IX 



como recibida de los antepasados y distinguida con el sello de 
doctrina revelada. 

283 Pues la Iglesia de Cristo, diligente custodia y defensora de 
los dogmas a ella confiados, jamás cambia en ellos nada, ni 
disminuye, ni añade, antes, tratando fiel y sabiamente con to- 
dos sus recursos las verdades que la antigüedad ha esbozado y 
la fe de los Padres ha sembrado, de tal manera trabaja por li- 
marlas y pulirlas, que los antiguos dogmas de la celestial doc- 
trina reciban claridad, luz, precisión, sin que pierdan, sin em- 
bargo, su plenitud, su integridad, su índole propia, y se desarro- 
llen tan sólo según su naturaleza; es decir, en el mismo dogma, 
en el mismo sentido y parecer. 

284 (8) Y por cierto, los Padres y escritores de la Iglesia, adoc- 
trinados por las divinas enseñanzas, no tuvieron tanto en el co- 
razón, en los libros compuestos para explicar las Escrituras, 
defender los dogmas, y enseñar a los fieles, como el predicar 
y ensalzar de muchas y maravillosas maneras, y a porfía, la 
altísima santidad de la Virgen, su dignidad, y su inmunidad de 
toda mancha de pecado, y su gloriosa victoria del terrible ene- 
migo del humano linaje. 

285 (9) Por lo cual, al glosar las palabras con las que Dios, 
vaticinando en los principios del mundo los remedios de su 
piedad dispuestos para la reparación de los mortales, aplastó 
la osadía de la engañosa serpiente y levantó maravillosamente 
la esperanza de nuestro linaje, diciendo: Pondré enemistades en- 
tre ti y la mujer, entre tu descendencia y la suya: enseñaron 
que, con este divino oráculo, fué de antemano designado clara 

ractere insifíiUtam illustria venerandae antiquitatis Ecclcsiac orien- 
talis et occidentalis monumenta validissime tcstantur. 

283 Christi enim Ecclesia, sedula depositorum apud se dogmatuni 
custos et vindex nihil in his umquam permutat, nihil minuit, nihil 
addit, sed omni industria vetera fidelitcr sapienterque tractando si 
qua antiquitus informata sunt, et Patruin fides sevit, ita limare, ex- 
polire, student, ut prisca illa caelestis doctrinae dogmata accipiant 
evidentiam, lucem, distinctionem, sed retineant plenitudinem, inte- 
gritatem, proprietatem, ac in suo tantum genere crescant, in eodem 
scilicet dogmate, eodem sensu, eademque sententia. 

284 Equidem Patres Ecclesiaeque scriptores, caelestibus edocti elo- 
qm'is, nihil antiqnius habucre, qnam in libris ad explicandas Scrip- 
turas, vindicanda dogmata, erudiendosque fideles elucubratis sum- 
tnam Virginis sanctitatem, dignitatem, atque ab omni peccati labe 
integritatem, eiusque praeclaram de teterrimo humani generis hoste 
victoriam multis mirisque modis certatim praedicare atque efferre. 

235 Quaproptcr marrantes verba, quibus Deus praeparata renovandij 
mortalibus suae pictatis remedia inter ipsa mundi primordia prae- 
nuntians, et deceptoris serpentis retudit audaciam, et nostri generis 
spem mirifice erexit, inquiens: Inimicitios ponam inter te et mu- 
Uerem, et semen tuum et semen illius, docucrc, divino hoc oráculo 



PÍO IX 



181 



y patentemente el misericordioso Redentor del humano linaje, 
es decir, el unigénito Hijo de Dios Cristo Jesús, y designada 
su santísima Madre, la Virgen María, y al mismo tiempo bri- 
llantemente puestas de relieve las mismísimas enemistades de 
entrambos contra el diablo. Por lo cual, así como Cristo, me- 
diador de Dios y de los hombres, asumida la naturaleza hu- 
mana, borrando la escritura del decreto que nos era contrario, 
lo clavó triunfante en la cruz, así la santísima Virgen, unida a 
Él con apretadísimo e indisoluble vínculo, hostigando con Él y 
por Él eternamente a la venenosa serpiente, y de la misma triun- 
fando en toda la línea, trituró su cabeza con el pie inmaculado. 

(10) Este eximio y sin par triunfo de la Virgen, y exce- 286 
lentísima inocencia, pureza, santidad y su integridad de toda 
mancha de pecado e inefable abundancia y grandeza de todas 
las gracias, virtudes y privilegios, viéronla los mismos Padres 
ya en el arca de Noé. que, providencialmente construida, salió 
totalmente salva e incólume del común naufragio de todo el 
mundo; ya en aquella escala que vió Jacob que llegaba de la 
tierra al cielo y por cuyas gradas subían y bajaban los ánge- 
les de Dios y en cuya cima se apoyaba el mismo Señor; ya 
en la zarza aquella que contempló Moisés arder de todas par- 
tes y entre el chisporroteo de las llamas no se consumía o se 
gastaba lo más mínimo, sino que hermosamente reverdecía y 
florecía; ora en aquella torre inexpugnable al enemigo, de la 
cual cuelgan mil escudos y toda suerte de armas de los fuer- 
tes; ora en aquel huerto cerrado que no logran violar ni abrir 

clare apertcque praemonstratum fuisse misericordem humani gene- 
ris Redemptorem, scilicet Unigenitum Dei Filium Christum Iesum, 
ac designatam beatissimam cius Matrem Virginem Mariam, ac simul 
ipsissimas utriusque contra diabolum inimicitias insigniter expres- 
sas. Quocirca sicut Christns Dei hominumque mediator, humana 
assumpta natura, delens quod adversus nos erat chirographum de- 
creti, illud cruci triumphator af fixit ; sic sanctissima Virgo, artissi- 
mo et indissolubili vinculo curtí eo coniuncta, una cum illo et per 
illum sempiternas contra venenosum serpentcm inimicitias exercens, 
ac de ipso plenissime triumphans, illius caput immaculato pede 
cuntrivit. 

Hunc eximium singularcinque Virginis triumphum, excellcntissi- 286 
mamque innocentiam, puritatem, sanctitatem, eiusque ab omni peccati 
labe integritatem, atque ineffabilem caelestium omnium gratiarum, 
virtutum, ac privilegiorum copiam, et magnitudinem iidem Patres 
viderunt tum in arca illa Noc, quae divinitus constituta a communi 
totius mundi naufragio plañe salva et incolumis evasit ; tum in scala 
illa, quam de térra ad caclum usque pertingere vidit Iacob, cuius 
gradibus Angeli Dei ascendebant et descendebant, cuiusque vertid 
ipse initebatur Dominus, tum in rubo illo, quem in loco sancto 
Moyses undique arderé ac inter crepitantes ignis flammas non iam 
comburi aut iacturam vel minimam pati, sed pulchre virescere ac 
florescere conspexit ; tum in illa inexpugnabili turre a facie inimici, 



182 



PÍO IX 



fraudes y trampas algunas; ora en aquella resplandeciente ciu- 
dad de Dios, cuyos fundamentos se asientan en los montes san- 
tos; a veces en aquel augustísimo templo de Dios que, aureola- 
do de resplandores divinos, está lleno de la gloria de Dios; a 
veces en otras verdaderamente innumerables figuras de la mis- 
ma clase, con las que los Padres enseñaron que había sido va- 
ticinada claramente la excelsa dignidad de la Madre de Dios, 
y su incontaminada inocencia, y su santidad, jamás sujeta a man- 
cha alguna- 

287 (11) Para describir este mismo como compendio de di- 
vinos dones y la integridad original de la Virgen, de la que 
nació Jesús, los mismos [Padres], sirviéndose de las palabras 
de los profetas, no festejaron a la misma augusta Virgen de 
otra manera que como a paloma pura, y a jerusalén santa, y 
a trono excelso de Dios, y a arca de santificación, y a casa 
que se construyó la eterna Sabiduría, y a la Reina aquella que, 
rebosando felicidad y apoyada en su Amado, salió de la boca 
del Altísimo absolutamente perfecta, hermosa y queridísima de 
Dios y siempre libre de toda mancha. 

288 (12) Mías atentamente considerando los mismos Padres y 
escritores de la Iglesia que la santísima Virgen había sido lla- 
mada llena de gracia, por mandato y en nombre del mismo 
Dios, por el ángel Gabriel cuando éste le anunció la altísima 
dignidad de Madre de Dios, enseñaron que, con este singular 
y solemne saludo, jamás oído, se manifestaba que la Madre de 
Dios era sede de todas las gracias divinas y que estaba ador- 

ex qua mille clypei pendent, ornnisque armatura f ortium ; tum in 
horto concluso, qui nescit violari ñeque corrumpi ullis insidiarum 
fraudibus ; tum in corusca illa Dei civitatc, cuius fundamenta in 
montibus sanctis; tum in augustissimo illo Dci templo, quod divinis 
rcfulgcns splendoribus plenum est gloria Domini ; tum in aliis eius- 
ilem generis omnino plurirnis, quibus excelsa in Deiparae dignitatem, 
ciusquc illibatam innoccntiam, ct nulli umquam naevo obnoxiam 
sanctitatcm insigniter praenunciatam fuisse Patres tradiderunt. 

287 Ad hanc eandcm divinorum munerum veluti siimmam, oflgina- 
lemque Virginis, de qua natus est Iesus, integritatem describendam 
iidom Prophctarum adhibentes eloquia non aliter ipsam augustam 
Virginem concclcbrarunt ac uti cohimbam mundam, et sanctam 
lerusalem, et excelsum Dci tbronum, et arcam sanctificationis ct 
doinum, quam sibi aeterna aedificavit Sapicntia, et Reginam illam, 
quac dcliciis afflucns ct innixa super Dilectum suum, ex ore Altis- 
simi providit omnino perfecta, speciosa ao penitus cara Deo, et nullo 
umquam labis nacvo maculata. 

288 Cum vero ipsi Patres. Ecclesiaeque scriptorcs animo menteque 
rcputarent, beatissimam Virginem ab Angelo Gabriele sublimissimam 
Dei Matris dignitatem ei nuntiante, ipsius Dei nomine et ¡ussu 
gratia plenam fuisse nuncupatam, docuerunt hac singulari scdlemni- 
que salutatione numquam alias audita ostendi, Deiparam fuisse om- 



PÍO IX 



183 



nada de todos los carismas del divino Espíritu; más aún, que 
era como tesoro casi infinito de los mismos, y abismo inago- 
table, de suerte que, jamás sujeta a la maldición y partícipe, 
juntamente con su Hijo, de la perpetua bendición, mereció oír 
de Isabel, inspirada por el divino Espíritu: Bendita tú entre las 
mujeres y bendito el [ruto de tu vientre. 

De ahí se deriva su sentir no menos claro que unánime, se- 289 
gún el cual la gioriosísima Virgen, en quien hizo cosas grandes 
el Poderoso, brilló con tal abundancia de todos los dones ce- 
lestiales, con tal plenitud de gracia y con tal inocencia, que 
resultó como un inefable milagro de Dios, más aún, como el 
milagro cumbre de todos los milagros y digna Madre de Dios, 
y allegándose a Dios mismo, según se lo permitía la condición 
de criatura, lo más cerca posible, fué superior a toda alabanza 
humana y angélica. 

(13) Y, de consiguiente, para defender la original inocen- 290 
cia y santidad de la Madre de Dios, no sólo la compararon 
muy frecuentemente con Eva todavía virgen, todavía inocente, 
todavía incorrupta y todavía no engañada por las mortíferas 
asechanzas de la insidiosísima serpiente, sino también la ante- 
pusieron a ella con maravillosa variedad de palabras y pensa- 
mientos. Pues Eva, miserablemente complaciente con la ser- 
piente, cayó de la original inocencia y se convirtió en su es- 
clava, mas la santísima Virgen, aumentando de continuo el don 
original, sin prestar jamás atención a la serpiente, arruinó has- 
ta los cimientos su poderosa fuerza con la virtud recibida de 
lo alto. 



nium divinarum gratiarum sedem, omnibusque divini Spiritus charis- 
matibus exornatam, immo eorundem charismatum infinitum prope 
thesaurum, abyssumque inexhaustam, adeo ut numquam maledicto 
obnoxia, ct una cum Filio perpetuae benedictionis particeps ab Eli- 
sabeth divino acta Spiritu audire meruerit benedicta tu ínter mulie- 
res, et benedictus fructus vefntris tui. 

Hinc non luculenta minus quam concors eorumdem sententia, 289 
gloriosissimam Virgincm, cui fecit magna qici potens est, ea caeles- 
íium omnium ineffabile Dei miraculum, immo omnium miraculorum 
apex, ac digna Dei mater exstiterit, et ad Deum ipsum, pro ratione 
creatae naturae, quam proxime accedens ómnibus, qua humanis, qua 
angelicis praeconiis celsior evaserit. 

Atque ideirco ad originalem Dei Genetricis innocentiam, iusti- 290 
tiamque vindicandam, non eam modo cum Heva adhuc virgine, 
adhuc innocente, adhuc incorrupta, et nondum mortiferis fraudulen- 
tissimi serpentis insidiis decepta saepissime contulerunt, verum etiam 
mira quadam verborum, sententiarumque varietate praetulerunt. 
Heva enim serpenti misere obsecuta et ab originali excidit innocen- 
tia, et idlius mancipium evasit, sed beatissima Virgo origínale donum 
iugiter augens, quin serpenti aures numquam praebuerit, illius vim 
potestatemque virtute divinitus accepta funditus labefactavit. 



184 



río ix 



291 (14) Por lo cual jamás dejaron de llamar a la Madre de 
Dios o lirio entre espinas, o tierra absolutamente intacta, vir- 
ginal, sin mancha, inmaculada, siempre bendita, y libre de toda 
mancha de pecado, de la cual se formó el nuevo Adán; o pa- 
raíso intachable, vistosísimo, amenísimo de inocencia, de inmor- 
talidad y de delicias, por Dios mismo plantado y defendido de 
toda intriga de la venenosa serpiente; o árbol inmarchitable, 
que jamás carcomió el gusano del pecado; o fuente siempre 
limpia y sellada por la virtud del Espíritu Santo; o divinísimo 
templo o tesoro de inmortalidad, o la única y sola hija no de 
la muerte, sino de la vida, germen no de la ira, sino de la gra- 
cia, que, por singular providencia de Dios, floreció siempre 
vigoroso de una raíz corrompida y dañada, fuera de las leyes 
comúnmente establecidas. Mas, como si éstas cosas, aunque 
muy gloriosas, no fuesen suficientes, declararon, con propias y 
precisas expresiones, que, al tratar de pecados, no se había de 
hacer la más mínima mención de la santa Virgen María, a la 
cual se concedió más gracia para triunfar totalmente del peca- 
do; profesaron además que la gloriosísima Virgen fué repara- 
dora de los padres, vivificadora de los descendientes, elegida 
desde la eternidad, preparada para sí por el Altísimo, vatici- 
nada por Dios cuando dijo a la serpiente: Pondré enemistades 
entre ti y la mujer, que ciertamente trituró la venenosa cabeza 
de la misma serpiente, y por eso afirmaron que la misma san- 
tísima Virgen fué por gracia limpia de toda mancha de peca- 



Quapropter numquam cessarunt Deiparam appeüare vel lilium 
ínter spinas, vel terram omnino intactam, virgin'eam, illibatam, iim- 
maculatam, semper benedictam, et ab omni peccati contagione libe- 
ram, ex qua novus formatus est Adam vel irreprehensibilem, luci- 
dissimum, amoenissimumque innocentiae, immortalitatis, ac deliciarum 
paradisum a Deo ipso consitum, et ab ómnibus venenosi serpentis 
insidiis defcnsum, vel lignum immarcessibile, quod peccati vermis 
numquam corruperit, vel fontem semper illimem, et Spiritus Sancti 
virtute signatum, vel divinissimum templum, vel immortalitatis the- 
saurum, vel unam et solam non mortis sed vitae filiam, non irae 
sed gratiae germen, quod semper virens ex corrupta infectaque ra- 
dicc singulari Dei providentia praeter statas communesque leges 
eífloruerit. Sed quasi haec, licet splendidissima, satis non forent, 
propriis definitisque sententiis edixerunt, nullam prorsus, cum de 
peccatis agitur, habendam esse quaestionem de sancta Virgine Maria, 
cui plus gratiae collatum fuit ad vincendum omni ex parte pecca- 
tum ; tum professi sunt, gloriosissimam Virginem f uisse parentum 
reparatricem, posterorum vivificatricem a saeculo electam, ab Altissi- 
mo sibi praeparatam, a Deo, quando ad serpentem ait : inimicitias 
ponam ínter te et mulierem, praedictam, quae procul dubio venena^ 
tum eiusdem serpentis caput contrivit ; ac propterea af f irmarunt, 
eandem beatissimam Virginem fuisse per gratiam ab omni peccati 



PÍO IX 



185 



do y libre de toda mácula de cuerpo, alma y entendimiento, y 
que siempre estuvo con Dios, y unida con Él con eterna alian- 
za, y que nunca estuvo en las tinieblas, sino en la luz, y, de 
consiguiente, que fué aptísima morada para Cristo, no por dis- 
posición corporal, sino por la gracia original. 

A éstos hay que añadir los gloriosísimos dichos con los que, 292 
hablando de la concepción de la Virgen, atestiguaron que la 
naturaleza cedió su puesto a la gracia, paróse trémula y no 
osó avanzar; pues la Virgen Madre de Dios no había de ser 
concebida de Ana antes que la gracia diese su fruto: porque 
convenía, a la verdad, que fuese concebida la primogénita de 
la que había de ser concebido el primogénito de toda criatura. 

(15) Atestiguaron que la carne de la Virgen tomada de 293 
Adán no recibió las manchas de Adán, y, de consiguiente, que la 
Virgen Santísima es el tabernáculo creado por el mismo Dios, 
formado por el Espíritu Santo, y que es verdaderamente de 
púrpura, que el nuevo Beseleel elaboró con variadas labores de 
oro, y que Ella es, y con razón se la celebra, como la primera y 
exclusiva obra de Dios, y como la que salió ilesa de los ignífe- 
ros dardos del maligno, y como la que hermosa por naturale- 
za y totalmente inocente, apareció al mundo como aurora bri- 
llantísima en su Concepción Inmaculada. Pues no caía bien que 
aquel objeto de elección fuese atacado de la universal mise- 
ria, pues, diferenciándose inmensamente de los demás, participó 
de la naturaleza, no de la culpa; más aún. muy mucho conve- 
nía que, como el unigénito tuvo Padre en el cielo, a quien los 

labe intcgram ac liberam ab omni contagíeme et corporis, et animae, 
ct intellectus, ac semper cum Deo conversatam, et sempiterno foede- 
re cum illo coniunctam, numquam fuisse in tenebris, sed semper 
in luce, ct ideirco idoneum plañe exstitisse Christo habitaculum non 
pro habitu corporis, sed pro gratia originali. 

Acccdunt nobilissima effata, quibus de Virginis Conceptione lo- 292 
quentes tcstati sunt, naturam gratiae cessisse ac stetisse tramulam 
pergere non sustinentem; nam futurum crat, ut Dei Genetrix Virgo 
non antea ex Anua conciperetur, quam gratia fructum ederet : con- 
cipi siquidem primogenitam oportebat, ex qua concipiendus esset 
omnis creaturae primogenitus. 

Testati sunt carnem Virginis ex Adam sumptam maculas Adae 293 
non admisisse, ac proterea beatissimam Virginem tabernaculum esse 
ab ipso Deo creatum, Spiritu Sancto formatum, et purpureae revera 
operae, quod novus i lie Beseleel auro intextum variumque effinxit, 
eandemque esse meritoque celebrari ut illam, qnae proprium Dei 
opus primum exstiurit, igñitis maligni telis latucrit, ct pulcra natu- 
ra, ac labis prorsus omnis nescia, tamquam aurora undequaque ru- 
tilans in mundum prodiverit in sua Conceptione Immaculata. Non 
enim decebat, ut illud vas electionis communibus lacesseretur in- 
iuriis, quoniam plurimum a ceteris differens, natura communicavit 
non culpa. Immo prorsus decebat, ut sicut Unigenitus in Caelis Pa- 



186 



PÍO IX 



serafines ensalzan por Santísimo, tuviese también en la tierra 
Madre que no hubiera jamás sufrido mengua en el brillo de 
su santidad. 

294 Y, por cierto, esta doctrina había penetrado en las mentes 
y corazones de los antepasados de tal manera, que prevaleció 
entre ellos la singular y maravillosísima manera de hablar con 
la que frecuentísimamente se dirigieron a la Madre de Dios 
llamándola inmaculada, y bajo todos los conceptos inmacula- 
da, inocente e inocentísima, sin mancha y bajo todos los as- 
pectos inmaculada, santa y muy ajena a toda mancha, toda 
pura, toda sin mancha, y como el ideal de pureza e inocencia, 
más hermosa que la hermosura, más ataviada que el mismo 
ornato, más santa que la santidad, y sola santa, y purísima en 
el alma y en el cuerpo, que superó toda integridad y virgini- 
dad, y sola convertida totalmente en domicilio de todas las 
gracias del Espíritu Santo, y que, a excepción de sólo Dios, 
resultó superior a todos, y por naturaleza más hermosa y vis- 
tosa y santa que los mismos querubines y serafines y que toda 
la muchedumbre de los ángeles, y cuya perfección no pueden, 
en modo alguno, glorificar dignamente ni las lenguas de los 
ángeles ni las de los hombres. Y nadie desconoce que este 
modo de hablar fué trasplantado como espontáneamente a la 
santísima liturgia y a los oficios eclesiásticos, y que nos encon- 
tramos a cada paso con él y que lo llena todo, pues en ellos 
se invoca y proclama a la Madre de Dios como única paloma 
de intachable hermosura, como rosa siempre fresca, y en todos 
los aspectos purísima, y siempre inmaculada y siempre santa. 

trem liabuit, quem Seraphim ter sanctum extollunt, ita Marren) 
liabcret in terris, quae nitorc sanctitatis numquam caruerit. 
294 Atque hace quidem doctrina adeo maiorum mentes, animosque 
oceupavit, ut singularis et omnino mirus penes illos invaluerit lo- 
quendi usus, quo Deiparam saepissime compellarunt immaculatam, 
omnique ex parte immaculatam, innocentem et innocentissimam, í 1 1 i — 
batam et undequaque illibatam, sanctam et ab omni peccati sorde 
alienissimam, totam puram, totam intemeratam, ac ipsam prope puri- 
tatis et innocentiae formam, pulchritudine pulchriorem, venustate 
venustiorem, sanctiorem sanctitate, solamque sanctam, purissimam- 
que anima et corpore, quae supergressa est omnem integritatem et 
virginitatem, ac sola tota facta domicilium universarum gratiarum 
Sanctissimi Spiritus, et quae, solo Deo excepto, exstitit cunctis su- 
perior, et ipsis Cherubim et Seraphim, et omni exercitu Angelorum 
natura pulchrior, formosior et sanctior, cui praedicandae caelestes 
et terrenae linguae minime sufficiunt. Quem usum ad sanctissimae 
quoque Liturgiae monumenta atque ecclesiastica Officia sua veluti 
sponte fuisse traductum, et in illis passim recurrere, ampliterque 
dominari nomo ignorat, cum in illis Deipara invocetur et praedicetur 
veluti una incorrupta pulchritudinis columba, veluti rosa semper 
vigens; et undequaque purissima, et semper immaculata semperque 



PÍO IX 



187 



y es celebrada como la inocencia, que nunca sufrió menoscabo, 
y como segunda Eva, que dió a luz al Emmanuel. 

(16) No es, pues, de maravillar que los pastores de la mis- 295 
ma Iglesia y los pueblos fieles se hayan gloriado de profesar 
con tanta piedad, religión y amor la doctrina de la Concepción 
Inmaculada de la Virgen Madre de Dios, según el juicio de los 
Padres, contenida en las divinas Escrituras, confiada a la pos- 
teridad con testimonios gravísimos de los mismos, puesta de re- 
lieve y cantada por tan gloriosos monumentos de la veneranda 
antigüedad, y expuesta y defendida por el sentir soberano y 
respetabilísima autoridad de la Iglesia, de tal modo que a los 
mismos no les era cosa más dulce, nada más querido, que aga- 
sajar, venerar, invocar y hablar en todas partes con encendi- 
dísimo afecto a la Virgen Madre de Dios, concebida sin man- 
cha original. Por lo cual, ya desde los remotos tiempos, los 
prelados, los eclesiásticos, las Ordenes religiosas, y aun los 
mismos emperadores y reyes, suplicaron ahincadamente a esta 
Sede Apostólica que fuese definida como dogma de fe católica 
la Inmaculada Concepción de la santísima Madre de Dios. Y 
estas peticiones se repitieron también en estos nuestros tiem- 
pos y fueron muy principalmente presentadas a Gregorio XVI, 
nuestro predecesor, de grato recuerdo, y a Nos mismo, ya por 
los obispos, ya por el clero secular, ya por las familias religio- 
sas, y por los príncipes soberanos y por los fieles pueblos. 
Nos, pues, teniendo perfecto conocimiento de todas estas co- 
sas, con singular gozo de nuestra alma y pesándolas seriamen- 
te, tan pronto como, por un misterioso plan de la divina Pro- 
videncia, fuimos elevados, aunque sin merecerlo, a esta sublime 



beata, ac celebretur uti innocentia, quae numquam fuit laesa, et 
altera Heva, quae Emmanuelem peperit. 

Nil igitur mirum si de Immaculata Deiparae Virginis Concep- 295 
tione, doctrinam indicio Patrum divinis litteris consignatam, tot 
gravissimis eorumdem testimoniis traditam, tot illustribus venerandae 
antiquitatis monumcntis expressam et celebratam, ac máximo gra- 
v'issimoque Ecclesiac indicio propositam et coníirmatam tanta pie-' 
tate, religione et amore ipsius Ecclesiae Pastores, populique fideles 
quotidie magis profiteri sint gloriati, ut nihil iisdem dulcius, nihil 
carius, quam ferventissimo aftectu Deiparam Virginem absque labe 
originali conceptam ubique colere, venerari, invocare, et praedicare. 
Quamobrcm ab antiquis temporibus sacrorum antistites, ecclesiastici 
viri, regulares Ordines, ac vel ipsi imperatores et reges ab hac 
Apostólica Sede enixe ef flagitarunt, ut Immaculata sanctissimae Dei 
Genetricis Conceptio veluti catholicae fidei dogma definiretur. Quae 
postulationes hac riostra quoque aetate iteratae fuerunt ac potissi- 
mum felicis recordationis Gregorio decimosexto Praedecessori Nos- 
tro, ac Nobis ipsis oblatae sunt tum ab episcopis, tum a clero> saecu- 
lari, tum a Religiosis Familiis, ac surrumis principibus et fidelibiu 
populis. Nos itaque singulari animi Nostri gaudio haec omnia probé 
noscentes., ac serio considerantes, vix dum licet immeriti arcano di- 



188 



PÍO IX 



Cátedra de Pedro para hacernos cargo del gobierno de la uni- 
versal Iglesia, no tuvimos, ciertamente, tanto en el corazón, 
conforme a nuestra grandísima veneración, piedad y amor para 
con la santísima Madre de Dios, la Virgen María, ya desde 
la tierna infancia sentidos, como llevar al cabo todas aquellas 
cosas que todavía deseaba la Iglesia, conviene a saber: dar 
mayor incremento al honor de la santísima Virgen y poner en 
mejor luz sus prerrogativas. 

29S (17) Mas queriendo extremar la prudencia, formamos una 
congregación de NN. VV. HH. los cardenales de la S. R. L, 
distinguidos por su piedad, don de consejo y ciencia de las 
cosas divinas, y escogimos a teólogos eximios, tanto del clero 
secular como regular, para que considerasen escrupulosamente 
todo lo referente a la Inmaculada Concepción de la Virgen y 
nos expusiesen su propio parecer. Mas aunque, a juzgar por 
las peticiones recibidas, nos era plenamente conocido el sentir 
decisivo de muchísimos prelados acerca de la definición de la 
Concepción Inmaculada de la Virgen, sin embargo, escribimos 
el 2 de febrero de 1849 en Cayeta una carta encíclica a todos 
los venerables hermanos del orbe católico, los obispos, con el 
fin de que, después de orar a Dios, nos manifestasen también 
a Nos por escrito cuál era la piedad y devoción de sus fieles 
para con la Inmaculada Concepción de la Madre de Dios, y 
qué sentían mayormente los obispos mismos acerca de la de- 



vinae Providentiae consilio ad hanc sublimem Petri Cathedram 
evecti totius Ecclesiae gubernacula tractanda suscepimus, nihil certe 
antiquius hábuimus, quam pro summa Nostra vel a tencris annis crga 
sanctissimam Dei Genctricem .Virginem Mariam veneratione, pietate 
et affectu ea omnia pcragere, quae adhuc ín Ecclesiae votis esse 
poterant, ut beatissimae Virginis honor augeretur, eiusque praero- 
gativae uberiori luce niterent. 

29$ Omncm autem maturitatem adhibere volentes constitui-mus pecu- 
liarem VV. FF. NN. S. R. E. cardinalium religione, consilio, ac 
divinarum rerum scicntia illustrium Congrcgationem, et viros ex 
clero tum saeculari tum regulari theologicis disciplinis apprime ex- 
cultos selegimus, ut ea omnia, quae Imniaculatam Virginis Concep- 
tionem rcspiciunt, accuratissime perpendcrent, propriamque senten- 
tiam ad Nos deferrcnt. Quamvis autem Nobis ex receptis postula- 
tionibus de definienda tándem aliquando Immaculata Virginis Con- 
ceptione perspectus esset plurimorum sacrorum antistitum sensus, 
tamen cncyclicas Litteras die 2 februarii anno 1849 Caietae datas 
ad omnes Venerabiles Fratres totius catholici orbis sacrorum antis- 
tites misimus, ut, adhibitis ad Deum precibus, Nobis scripto etiam 
significarent, quae esset suorum fidelium erga Immaculatam Deipa- 
rae Conceptionem pietas, ac devotio, et quid ipsi praesertim antis- 
tites de liac ipsa definitione íerenda sentirent, quidve exoptarent, 



PÍO IX 



189 



finición o qué deseaban para poder dar nuestro soberano fallo 
de la manera más solemne posible. 

No fué para Nos consuelo exiguo la llegada de las respues- 297 
tas de los venerables hermanos. Pues los mismos, respondién- 
donos con una increíble complacencia, alegría y fervor, no sólo 
reafirmaron la piedad y sentir propio y de su clero y pueblo 
respecto de la Inmaculada Concepción de la santísima Virgen, 
sino también todos a una ardientemente nos pidieron que de- 
finiésemos la Inmaculada Concepción de la Virgen con nues- 
tro supremo y autoritativo fallo. Y, entre tanto, no nos sen- 
timos ciertamente inundados de menor gozo cuando nuestros 
venerables hermanos los cardenales de la S. R. I., que forma- 
ban la mencionada congregación especial, y los teólogos di- 
chos elegidos por Nos, después de un diligente examen de la 
cuestión, nos pidieron con igual entusiasta fervor la definición 
de la Inmaculada Concepción de la Madre de Dios. 

Después de estas cosas, siguiendo las gloriosas huellas de 
nuestros predecesores, y descando proceder con omnímoda rec- 
titud, convocamos y celebramos consistorio, en el cual dirigi- 
mos la palabra a nuestros venerables hermanos los cardenales 
de la santa romana Iglesia, y con sumo consuelo de nuestra 
alma les oímos pedirnos que tuviésemos a bien definir el dogma 
de la Inmaculada Concepción de la Virgen Madre de Dios. 

Así, pues, extraordinariamente confiados en el Señor de que 298 
ha llegado el tiempo oportuno de definir la Inmaculada Con- 

ut quo fieri sollemnius posset, supremum Nostrum iudicium pro- 
ferremus. 

Non mediocri certe salatio affecti fuimus ubi eorumdem Vene- 297 
rabilium Fratrum ad Nos responsa venerunt. Nam iidem incredibili 
quadam iucunditate, laetitia, ac studio Nobis rescribentes non solum 
singularem suam, et proprii cuiusque cleri, populique fidelis erga 
Immaculatum beatissimae Virginis Conceptum pietatem, mentemque 
denuo confirmarunt, verum etiam communi veluti voto a Nobis ex- 
postularunt, ut Immaculata ipsius Virginis Conceptio supremo Nos- 
tro iudicio et auctoritate defineretur. Nec minori certe interim 
gaudio perfusi sumus, cum VV. FF. NN. S. R. E. cardinales com- 
memoratae peculiaris Congregationis, et praedicti theologi consul- 
tores a Nobis electi parí alacritate et studio post examen diligenter 
adhibitum hanc de Immaculata Deiparae Conceptione definitionem 
a Nobis ef flagitaverint. 

Post hace illustribus Praedecessorum Nostrorum vestigiis inhae- 
rentes, ac rite recteque procederé optantes, indiximus et habuimus 
Consistorium, in quo Venerabiles Fratres Nostros sanctae romanae 
Ecclesiae cardinales allocuti sumus, eosque summa animi Nostri 
consolatione audivimus a Nobis exposcere, ut dogmaticam de Im- 
maculata Deiparae Virginis Conceptione definitionem emittere vei- 
lemus. 

Itaque plurimum in Domino cuníisi advenisse temporum oppor- 298 
tunitatem pro Immaculata sanctissimae Dei Genetricis Virginis Ma- 



190 



PÍO IX 



cepción de la Madre de Dios, la Virgen María, que maravillo- 
samente esclarecen y declaran las divinas Escrituras, la venera- 
ble tradición, el perpetuo sentir de la Iglesia, el ansia unánime 
y singular de los católicos prelados y fieles, los famosos he- 
chos y constituciones de nuestros predecesores; consideradas 
todas las cosas con suma diligencia, y dirigidas a Dios cons- 
tantes y fervorosas oraciones, hemos juzgado que Nos no de- 
bíamos ya titubear en sancionar o definir con nuestro fallo so- 
berano la Inmaculada Concepción de la Virgen, y de este modo 
complacer a los piadosísimos deseos del orbe católico, y a nues- 
tra piedad con la misma santísima Virgen, y juntamente glori- 
ficar más y más en ella a su unigénito Hijo nuestro Señor Jesu- 
cristo, pues redunda en el Hijo el honor y alabanza dirigidos 
a la Madre. 

299 (18) Por lo cual, después de ofrecer sin interrupción a Dios 
Padre, por medio de su Hijo, con humildad y penitencia, nues- 
tras privadas oraciones y las públicas de la Iglesia, para que 
se dignase dirigir y afianzar nuestra mente con la virtud del 
Espíritu Santo, implorando el auxilio de toda la corte celestial, 
e invocando con gemidos el Espíritu paráclito, e inspirándo- 
noslo él mismo, para honra de la santa e individua Trinidad, 
para gloria y prez de la Virgen Madre de Dios, para exaltación 
de la fe católica y aumento de la cristiana religión, con la 
autoridad de nuestro Señor Jesucristo, con la de los santos após- 
toles Pedro y Pablo, y con la nuestra, declaramos, afirmamos 
y definimos que ha sido revelada por Dios, y, de consiguiente, 

riae Conceptione definienda, quam divina eloquia, veneranda tradi- 
tio, perpetuus Ecclesiae sensus, singularis catholicorum antistitum, 
ac fidelium conspirado et insignia Praedecessorum nostrorum acta, 
constitutiones mirifice illustrant atque declarant ; rebus ómnibus di- 
ligentissitme perpensis, et assiduis, fervidisque ad Deum precibus 
effusis, minime ctmctandum Nobis esse censuimus supremo Nostro 
iudicio Immaculatam ipsius Virginis Conceptionem sancire, definiré, 
atque ita pientissimis catholici orbis desideriis, Nostraeque in ipsam 
sanctissimam Virginem pietati satisfacere, ac simul in ipsa Unige- 
nitum Filium suum Dominum Nostrum Iesum Christum magis atque 
magis honorificare, cum in Filium redundet quidquid honoris et 
laudis in Matrem impenditur. 
oqq Quare postquam numquam intermisimus in humilitate et ieiunio 
privatas Nostras et publicas Ecclesiae preces Deo Patri per Filium 
eius offerre, ut Spiritus Sancti virtute mentem Nostram dirigere, 
et confirmare dignaretur, implorato universae caelestis Curiae prae- 
sidio, et odvocato cum geminibus Paráclito Spiritu, eoque sic adspi- 
rante, ad honorem sanctae ct individuae Trinitatis, ad decus et or- 
namentum Virginis Deiparae, ad exaltationem fidei catholicae, et 
christidnae religionis augmentum, auctoritate Domini Nostrx Iesu 
Christi, beatorum Apostolorum Petri, et Pauli, ac N ostra declara- 
mus, pronuntiamus et definimus doctrinam, auae tenet, beatissimam 



PÍO IX 



191 



que debe ser creída firme y constantemente por todos los fieles, 
la doctrina que sostiene que la santísima Virgen María fué pre- 
servada inmune de toda mancha de culpa original, en el primer 
instante de su concepción, por singular gracia y privilegio de 
Dios omnipotente, en atención a los méritos de Jesucristo, sal- 
vador del género humano. Por lo cual, si algunos presumieren 
sentir en su corazón contra lo que Nos hemos definido, que 
Dios no lo permita, tengan entendido y sepan además que se 
condenan por su propia sentencia, que han naufragado en la 
fe, y que se han separado de la unidad de la Iglesia, y que, 
además, si osaren manifestar de palabra o por escrito o de 
otra cualquiera manera externa lo que sintieren en su corazón, 
por lo mismo quedan sujetos a las penas establecidas por el 
derecho. 

(19) Nuestra boca está llena de gozo y nuestra lengua de 300 
júbilo, y damos humildísimas y grandísimas gracias a nuestro 
Señor Jesucristo, y siempre se las daremos, por habernos con- 
cedido, aun sin merecerlo, el singular beneficio de ofrendar y 
decretar este honor, esta gloria y alabanza a su santísima Ma- 
dre. Mas sentimos firmísima esperanza y confianza absoluta 
de que la misma santísima Virgen, que toda hermosa e inmacu- 
lada trituró la venenosa cabeza de la cruelísima serpiente, y tra- 
jo la salud al mundo, y que gloria de los profetas y apóstoles, 
y honra de los mártires, y alegría y corona de todos los san- 
tos, y que refugio segurísimo de todos los que peligran, y fide- 
lísima auxiliadora, y poderosísima mediadora y conciliadora de 

Virgincm Mariam in primo inslariti suae Conceptionis fuiste singue 
lai-i onwúpotentis Dei gratia et privilegio, intuiiu meritorum Christi 
Icsu Salvatoris humani generis, ab omni originalis culpae labe prae- 
servatam immuncm, y esse a Deo rcvelatam, atque ideirco <ib ómnibus 
fidelibus firmiter constanterque credendam. Quapropter si qui se cus 
ac a Nobis definitum cst, quod Deus avertat, praesumpserint corde 
sentiré, ií noverint, ac porro sciant se proprio indicio condemnatos, 
naufragium circo- fidem passos esse, et ab unitate Bcclesiae defecisse, 
ac praeterea jacto ipso suo semet fioeriis a iure, statutis subicere si 
quod corde sentiunt, verbo aut scripto, vel alio quovis externo modo 
significare ausi fuerint. 

Repletum quidem est gandió os Nostrum et lingua Nostra exsul- 300 
tatione, arque humillimas maximasque Christo Iesu Domino Nostro 
agimus et semper agemus gratias, quod singulari suo beneficio No- 
bis licet immerentibus concesserit hunc honorem atque hanc gloriam 
et laudem sanctissimae suae Matri offerre et decernere. Certissima 
vero spe et omni prorsus fiducia nitimur fore, ut ipsa beatissima 
Virgo, quae tota pulchra et Immaculata venenosum crudelissimi ser 
pentis caput contrivit, et salutem attulit mundo, quaeque Propheta 
rum Apostolorumque praeconium, et honor Martyrum, omniumque 
Sanctorum laetitia et corona, quaeque tutissimum cunctorum pen- 
clitantium perfugium, et fidissima auxiliatrix, ac totius terrarum 
orbis potentissima apud Unigenitum Filium suum mediatrix et con- 



192 



PÍO IX 



todo el orbe de la tierra ante su (Unigénito Hijo, y gloriosísi- 
ma gloria y ornato de la Iglesia santo, y firmísimo baluarte des- 
truyó siempre todas las herejías, y libró siempre de las mayo- 
res calamidades de todas, clases a los pueblos fieles y nacio- 
nes, y a Nos mismo nos sacó de tantos amenazadores peli- 
gros; hará con su valiosísimo patrocinio que la santa Madre ca- 
tólica Iglesia, removidas todas las dificultades, y vencidos to- 
dos los errores, en todos los pueblos, en todas partes, tenga 
vida cada vez más floreciente y vigorosa y reine de mar a mar 
y del río hasta los términos de la tierra, y disfrute de toda paz, 
tranquilidad y libertad, para que consigan los reos el perdón, 
los enfermos el remedio, los pusilánimes la fuerza, los afligi- 
dos el consuelo, los que peligran la ayuda oportuna, y despe- 
jada la obscuridad de la mente, vuelvan al camino de la ver- 
dad y de la justicia los desviados y se forme un solo redil y 
un solo pastor. 

301 Escuchen estas nuestras palabras todos nuestros queridísi- 
mos hijos de la católica Iglesia, y continúen, con fervor cada 
vez más encendido de piedad, religión y amor, venerando, in- 
vocando, orando a la santísima Madre de Dios, la Virgen Ma- 
ría, concebida sin mancha de pecado original, y acudan con 
toda confianza a esta dulcísima Madre de misericordia y gra- 
cia en todos los peligros, angustias, necesidades, y en todas 
las situaciones obscuras y tremendas de la vida. Pues nada 
se ha de temer, de nada hay que desesperar, si ella nos guía, 
patrocina, favorece, protege, pues tiene para con nosotros un 
corazón maternal, y ocupada en los negocios de nuestra salva- 

ciliatrix, ac praeclarissimum Ecclesiae sanctae decus et ornamen- 
tum, firmissimumque praesidium cunetas semper interemit haereses, 
et fideles populos, gentesque a maximis omnis generis calamitatibus 
eripuit, ac Nos ipsos a tot ingruentibus pericuüs liberavit ; velit vali- 
dissimo suo patrocinio efficere, ut sancta Mater catholica Ecclesia, 
cunctis amotis dif ficultatibus, cunctisque profligatis erroribus, ubi- 
cumque gentium, ubicumque locorum quotidie magis vigeat, floreat, 
ac regnet a tnari usque ad nmre et a flumine usque ad términos 
orbis terrarum, omnique pace tranquilízate, ac libértate fruatur, ut 
rei veniam, aegri medelam, pusilli corde robur, aflicti consolationem, 
periclitantes adiutorium obtineant, et omnes errantes discussa mentis 
calígine ad veritatis ac iustitiae seanitam redeant, ac fiat uniim ovilc, 
et unus pastor. 

301 Audiant haec Nostra verba omnes Nobis carissimi catholicae 
Ecclesiae filii, et ardentiori usque pietatis religionis, et amoris studio 
pergant colcre, invocare, exorare beatissitnam Dei Genetricem Vir- 
ginem Mariam sine labe originali conceptam, atque ad hanc dulcis- 
slmani misericordiae et gratiac Matrem in ómnibus periculis, angus- 
tiis, necessitatibus, rebusque dubiis ac trepidis cum omni fiducia 
confugiant. Nihil enim timendum, nihilque desperandurn ipsa cluce, 
ipsa auspice, >psa propitia, ipsa protegente, quae maternum sane in 
nos gerens animum, nostraeque salutis negotia tractans de universo 



pío rx 



193 



ción, se preocupa de todo el linaje humano, constituida por el 
Señor Reina del cielo y de la tierra y colocada por encima de 
todos los coros de los ángeles y coros de los santos, situada 
a la derecha de su unigénito Hijo nuestro Señor Jesucristo, al- 
canza con sus valiosísimos ruegos maternales y encuentra lo 
que busca, y no puede quedar decepcionada. 

Finalmente, para que llegue al conocimiento de la universal 302 
Iglesia esta nuestra definición de la Inmaculada Concepción 
de la santísima Virgen María, queremos que, como perpetuo 
recuerdo, queden estas nuestras letras apostólicas; y manda- 
mos que a sus copias o ejemplares aún impresos, firmados por 
algún notario público y resguardados por el sello de alguna 
persona eclesiástica constituida en dignidad, den todos exac- 
tamente el mismo crédito que darían a éstas, si les fuesen pre- 
sentadas y mostradas. 

A nadie, pues, le sea permitido quebrantar esta página de 
nuestra declaración, manifestación y definición, y oponerse a 
ella y hacer la guerra con osadía temeraria. Mas, si alguien 
presumiese intentar hacerlo, sepa que incurrirá en la indigna 
ción de Dios y de los santos apóstoles Pedro y Pablo- 

S. Congr. de Indulg., 11 de diciembre de 1854 

I. Virgen inmaculada, que concebida sin pecado dirigiste a Dios 303 
todos los movimientos de vuestro purísimo Corazón, siempre sumi- 



humano genere est sollicita, caeli terraeque Regina a Domino con- 
stituía, ac super omnes Angelorum choros Sanctorumque ordi'nes 
exaltata astans a dextris Unigeniti Filii sui Domini Nostri Iesu 
Christi maternis suis precibus validissime impetrat, et quod quaerit 
invenit, ac frustrari non potest. 

Denique ut ad universalis Ecclesiae notitiam haec Nostra de Im- 
maculata Conceptione beatissimae Virginis Mariae definitio dedu- 
catur, has Apostólicas Nostras Litteras, ad perpetuam rei memoriam 
exstare voluimus ; mandantes ut harum transumptis, seu exemplis 
etiam impressis, manu alicuius notarii publici subscriptis, et sigillo 
personae in ecclesiastica dignitate constitutae munitis eadem prorsus 
fides ab ómnibus adhibeatur, quae ipsis praesentibus adhiberetur, 
si forent exhibitae, vel ostensae. 

Nulli ergo hominum liceat paginam hanc Nostrae declarationis, 
pronuntiationis, ac definitionis infringere, vel ei ausu temerario ad- 
versan et contraire. Si quis autem hoc attentare praesumpserit, in- 
dignationem omnipotentis Dei ac beatorum Petri et Pauli Apostolo- 
rum eius se noverit ineursurum. 

Vergine immacolata, che ooneepita senza peceato dirigeste tutti i mo jjqjj 
vimenti del purissimo vostro Cuore a Dio, sempre sottomessa al suo di- 



El 392. Al Purísimo Corazón de María. 



Doctr. pontif. 4 



7 



194 



PÍO IX 



sa a su divina voluntad, alcánzame que, aborreciendo de todo cora- 
zón la culpa, pueda vivir resignado en la voluntad del Señor. 

II. Admiro, ¡ oh María !, aquella profunda humildad que turbó 
vuestro bendito Corazón al anuncio, que os hizo el arcángel Gabriel, 
de haber sido escogida para Madre del Hijo del Altísimo, hacien- 
do profesión de humildísima esclava suya; y confundido a la vista 
de mi soberbia, os pido la gracia de un corazón contrito y humilla- 
do, para que, conociendo mi miseria, pueda llegar a conseguir aque- 
lla gloria que está prometida a los verdaderos humildes de corazón. 

III. Virgen bendita, que conservabais en vuestro dulcísimo Co- 
razón, oual precioso tesoro, las palabras de vuestro Hijo Jesús, y 
reflexionando sobre los sublimes misterios que encerraban,- no acer- 
tabais a vivir sino por Dios. ¡Cuánto me confunde la frialdad de 
mi corazón ! ¡ Ah querida Madre !, alcánzame .que, meditando cons- 
tantemente la santa ley de Dios, procure imitaros en el fervoroso 
ejercicio de las virtudes cristianas. 

IV. ¡ Oh gloriosa Reina de los mártires, cuyo sagrado Corazón 
fué acerbamente traspasado en la pasión del Hijo por aquella espa- 
da que había predicho el santo anciano Simeón ! Alcanzad para mi 
corazón una verdadera fortaleza y una santa paciencia para sufrir 
las tribulaciones y las adversidades de esta miserable vida y, cru- 
cificando mi carne con sus concupiscencias, me muestre vuestro ver- 
dadero hijo en atenerme a la mortificación de la cruz. 

V. ¡ Oh mística rosa, María, cuyo amabilísimo Corazón, ardien- 
do en las llamas más vivas de caridad, nos aceptó por hijos al pie 
de la cruz, quedando vos, de esta manera, constituida nuestra tier- 
nísima Madre ! Hacedme sentir la dulzura de vuestro Corazón ma- 
ternal y la fuerza de vuestro poder ante Jesús en todos los peligros 



vino volere, ottenetemi che, aborrendo di tutto cuore la colpa, lmpari 
da voi a vivere rassegnato alia volonta del Signore. 

Ammiro, o Maria, qualla profonda umilta onde si conturbo 11 bene- 
detto vostro Cuore all'annunzio, che vi fece l'Arcangelo Gabriele, di essere 
scelta a Madre del Figliuolo del'Altissimo, protestandovi di luí umilis- 
sima ancella ; e, confuso alia vista dalla mía superbia, a voi domando 
la grazia di un cuore contrito e umiliato, perché conoscendo 1^ mía mi- 
seria, possa giungere a conseguiré quella gloria, che é promesáa, ai veri 
umili di cuore. 

Vergine benedetta, che nel vostro Cuore dolcissimo conservavate qunl 
pnazioso tesoro le parole del vostro Figliuolo Gesu, e riflettendo ai subli- 
mi misten, che racchiudevano, non sapevate vivere che per Iddlo, quanto 
la freddezza del mío cuore mi confonde ! Ah ! cara Madre, ottenetemi 
che, meditando constantemente la santa legge di Dio, cerchi d'lmltarvi 
nel fervoroso esercizio delle cristiane virtú. 

O gloriosa Regina dei Martiri, il cui sacro Cuore nalla pamtone del 
Piglio fu acerbamente trafitto da quella spada, che vi aveva predetta il 
santo vecchio Simeone, impétrate al mío cuore una vera forteexa e una 
santa pazienza nel sostenere 113 trivolazioni e le avversitá di questa misera 
vita, e crocifiggendo la mia carne con le sue concupiscenze, nel seguiré la 
mortificazione della Croce, mi mostri vostro vero figliuolo. 

© mística Rosa, Maria, il cui amabilissinio Cuore, ardeudo delle fiamme 
piú vive di carita, ci accetto per figliuoli ai piedi della Croce, divenendo 
Voi cosí la tenerissima nostra Madre, deh ! fatemi sentiré la dolcezza 
del vostro Cuore materno e la forza del vostro potere presso Gesú in 



PÍO IX 



195 



de mi vida, y particularmente en la hora terrible de mi muerte; y 
así mi corazón, unido al vuestro, ame siempre a Jesús ahora y en 
los siglos de los siglos. Así sea. 

Breve de 11 de marzo de 1856 

¡ Oh María !, concebida sin mancha, ruega por nosotros, que nos 
acogemos a ti ; ¡oh refugio de los pecadores, Madre de los agoni- 
zantes!, no nos abandones en la hora de nuestra partida... 
5x8»- 

"Egregiis", 3 de diciembre de 1856 

A la manera que Santo Domingo se valió del Rosario como 
de una espada para destruir la nefanda herejía de los albi- 
genses, así hoy los fieles ejercitados en el uso de esta arma, 
que es el rezo cotidiano del Rosario, fácilmente conseguirán 
destruir los monstruosos errores e impiedades que por todas 
partes se levantan. 

S. Congr. de Indulg-, 26 de marzo de 1860 

Arrodillado a vuestros sacratísimos pies, ¡ oh gran Reina de los 
cielos!, os venero con el más profundo respeto y confieso que sois 
la Hija del divino Padre, Madre del Verbo divino y Esposa del 
Espíritu Santo. Vos, llena de gracia, de virtud y de dones celestia- 
les, sois templo purísimo de la Santísima Trinidad. Vos sois la te- 
sorera y dispensadora de sus misericordias. Os llamamos Madre de 
la divina piedad, por estar vuestro purísimo Corazón repleto de ca- 
ridad, de dulzura y de ternura para con nosotros pecadores. De con- 
siguiente, con gran confianza me presento a vos, Madre nuestra arno- 

tutti i pericoli della mia vita e particolarmente nell'ora terribile della 
mia morte ; e eosi il mió cuore imito al vostro sempre ami Gesü adesso 
e nei secoli dei secoli. Cosi sia. 

O Alaria sine labe concepta, ora pro nobis, qui confugimus ad te, 
o Refugium peccatorum, Mater agonizantium, noli nos derelinquera in 
hora exitus nostri, sed impetra nobis dolorem perfectum, sinceram con- 
tritionem, remissionem peccatorum nostrorum, sanctissimi Viatici dignam 
receptionem. Extreniae Unctionis Sacramenti corroborationem, ut magis se- 
curi praesentari valeamus ante tbronum iusti sed et misericordis Iudi- 
cis, Dei et Redemptoris nostri. Amen. 

Genuflesso ai vostri sacratissimi piedi, o grande Regina dei cieli, 
vi venero col piú profondo rispetto, e confesso che siete Figlia del 
divin Padre, Madre del Verbo divino e Sposa dello Spirito Santo. 
Voi piena di grazia, di virtú e di doni celesti siete tempio purissiino 
della Ssma. Trinitá. Voi siete la tesoriera e dispensatrice delle sue 
misericordie. Essendo il vostro purissimo Cuore ricolmo di carita, 
di dolcezza e di tenerezza verso di noi peccatori, per questo vi chia- 
miamo Madre della divina Pietá. Quindi con gran fiducia mi pre- 

308 El 642. Oración a la Inmaculada para obtener una buena muerte. 
308 Llamera, 98. 

310 El 407. A Nuestra Señora de la Piedad. 



196 



PÍO K 



rosísima, afligido y angustiado, y os suplico que me hagáis expe- 
rimentar la caridad, con que me amáis, concediéndome..., si es con- 
forme a la divina voluntad y al bien de mi alma. Volved, os supli 
co, vuestros purísimos ojos hacia mí y a todos mis parientes. Mirad 
la guerra cruel que el demonio, el mundo y la carne hacen a nues- 
tras almas y cuántas de ellas perecen. Acordaos, tiernísima Madre 
que somos vuestros hijos, comprados con la preciosísima sangre de 
vuestro Unigénito. Dignaos orar incesantemente a la Santísima Tri- 
nidad para que nos conceda la gracia de ser siempre superiores al 
demonio, al mundo y a todas nuestras perversas pasiones ; aquella 
gracia con la cual los justos mayormente se santifiquen, los pecado- 
res se conviertan, las herejías sean destruidas; los infieles, ilumina- 
dos, y los hebreos, convertidos. Pedid, ¡ oh Madre amorosísima !, esta 
gracia por la infinita bondad del altísimo Dios, por los méritos de 
vuestro santísimo Hijo, por la solicitud con que le serviste, por el 
amor con que le amaste, por las lágrimas que derramaste y por el 
dolor que sufriste en su pasión. Así sea. 

Epístola del 3 de febrero de 1863 

No hay duda de que la asunción, según es creída por la uni- 
versalidad de los fieles, se deriva de la concepción inmaculada. 

Audiencia del 27 de marzo de 1863 

¡Oh María!, que habéis entrado en el mundo sin mancha, alcan- 
zadme de Dios que pueda salir de él sin culpa. 



sentó a voi, Madre nostra amorosissima, afflitto ed angustiato e vi 
prego di farmi sperimentare la carita, con cui mi amate, conceden- 
domi... se é conforme alia divina volontá ed al bene dell'anima mia. 
Deh ! volgete, vi supplico, i vostri purissimi occhi verso di me e di 
tutti i miei prossimi. Guárdate la guerra crudele, che il demonio, 
il mondo e la carne fanno alie anime nostre e quante ne periscono. 
Ricordatevi, tenerissima Madre, che siamo vostri figli comprati col 
preziosissimo Sangue del vostro Unigénito. Degnatevi pregare in- 
cessantemente la Ssma. Trinitá, affinche ci conceda la grazia, che 
siamo sempre superiori al demonio, al mondo e a tutte le nostre 
perverse passioni ; quella grazia, con cui i giusti maggiormente si 
santif ¡chino, i peccatori si convertano, le eresie siano distrutte, 
gl'infideli illuminati e gli ebrei convertiti. Domandate, o Madre 
amorosissima, questa grazia per l'infinita bontá dell'altissimo Dio, 
per i meriti del vostro santissimo Figlio, per la sollecitudine con 
cui lo serviste, per l'amore con cui l'amaste, per le lagrime che 
spargeste e per il dolore che sofriste nella sua passione. Cosí sia. 

Dubium non est, quin Assumptio eo modo, quo a fidelium com- 
munitate creditur, ex Conceptione Immaculata consequatur. 

O María, che siete entrata nel mondo senza inacchia, deh ! ottenetemi 

da Dio, che io possa uscirne senza colpa. 



«* Henteich-De Moos, II 576 883. Responde Pío IX a la carta de 

Isabel II de España, 27 de diciembre de 1863. 
" : KI 355. Invocación a la Inmaculada. 



PÍO IX 



197 



S Congr. de Rit., 17 de mayo de 1866 

I. He aquí, ¡ oh Madre del Perpetuo Socorro !, a vuestros pies 313 
a un miserable pecador, que a vos recurre y en vos confía. ¡ Oh Ma- 
dre de misericordia !, tened piedad de mí : yo oigo que todos os 
llaman el refugio y la esperanza de los pecadores: sed, pues, mi re- 
fugio y mi esperanza. Socorredme por amor de Jesucristo : dad la 
mano a un miserable caído, que se encomienda a vos y a vos se en- 
trega por vuestro perpetuo siervo. Bendigo y doy gracias a Dios, 
que, por su misericordia, me ha dado esta confianza en vos, pren- 
da segura de mi eterna salvación. ¡Ah!, he caído, miserable, dema- 
siado en el pasado por no haber recurrido a vos. Sé que con vues- 
tra ayuda venceré; sé que me ayudaréis, si me encomiendo a vos; 
mas temo que, en las ocasiones de caer, deje de llamaros y así me 
pierda. Os pido, pues, esta gracia, ésta os suplico con el mayor en- 
carecimiento, que, en los asaltos del infierno, recurra siempre a vos, 

y os diga : María, ayúdame, Madre del Perpetuo Socorro, no per- 
mitáis que pierda a mi Dios. 

II. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro!, concededme que pueda 314 
invocar siempre vuestro poderosísimo nombre, mientras él es la ayu- 
da del que vive, la salud del que muere. ¡Ah!, María purísima, 
María dulcísima, haced que vuestro nombre sea de hoy en adelante 

la respiración de mi vida. Señora, no tardéis en socorrerme siem- 
pre qne os llamo, puesto que en todas las tentaciones que me com- 
batirán, en todas las necesidades que me sobrevendrán, no quiero 
jamás dejar de llamaros, diciendo siempre: María, María. ¡Qué 
consuelo, qué dulzura, qué confianza, qué ternura siente mi alma 
con sólo nombraros, con sólo pensar en vos ! Agradezco al Señor 
que os haya dado para mi bien este nombre tan dulce, tan amable, 



Ecco, o Madre del Perpetuo Soccorso, ai piedi vostri un misero pee- jjj 
catore, che a voi ricorre e in voi conflda. O Madre di misericordia, 
abbiate pieta di me : io sentó chiamarvi da tutti il rifugio e la speranza 
mía. Soccorretemi per amore di Gesü Cristo : date la mano ad un misero 
caduto, che a voi si raccomanda e si dedica per vostro servo perpetuo. 
Benedico e ringrazio Iddio, cha per sua misericordia mi ha donata questa 
confidenza in voi, sicura caparra della mia eterna salute. Ah ! che pur 
troppo per il passato io misero son caduto, perché non sonó rioorso ti 
voi. So che col vostro soccorso vinceró ; so che mi aiuterete, se a vol 
mi raccomando ; ma tremo che nelle occasioni di cadere io abbia a lasciare 
di chiamarvi e cosí mi perda. Questa grazia dunque vi cerco, di questa 
vi scongiuro quanto so e posso, che cioé negli assalti delP inferno sempre 
ricorra a voi e vi dica : Maria aiutatemi ; Madre del Perpetuo Soccorso, 
non permettete che perda il mió Dio. 

O Madre del Perpetuo Soccorso, concedetemi, che io possa sempre in- 314 
vocare il vostro potentissimo nome, mentre il vostro nome'é l'aiuto di 
chi vive, la salute di chi muore. Ah ! Maria purissima, Maria dolcissima, 
fate che il vostro nome sia da oggi innanzi il respiro della mia vita. 
Signora, non tardate a soccorrermi sempii3 che vi chiamo, giaché in tutte 
le tentazioni, che mi combatteranno, in tutti i bisogni, che mi occorre- 
ranno, io non voglio lasciar mai di chiamarvi, replicando sempre : Maria, 
Maria. 'Quale conforto, quale dolcezza, quale confidenza, quale tenerezza 
senté l'anima mia in solo nominarvi, in so!o pensare a voi ! Ringrazio il 
Signore, che vi ha dato per mió bene questo nome cosi dolce, cosí amabile, 



El 427. Preces a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. 



198 



PÍO IX 



tan .poderoso. Mas no me contento con sólo llamaros; quiero nom- 
braros con amor, quiero que el amor me sugiera llamaros siempre : 
Madre del Perpetuo Socorro. 

III. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro!, vos sois la dispensa- 
dora de todas las gracias que Dios nos concede a nosotros mise- 
rables, y a este fin os ha hecho tan poderosa, tan rica, tan benig- 
na, para que nos socorráis en nuestras miserias. Vos sois abogada 
de los más miserables y abandonados reos, que a vos recurren: so- 
corredme también a mí, que me encomiendo a vos. En vuestras 
manos pongo mi eterna salvación ; en vos deposito mi alma. Con- 
tadme entre vuestros más fieles siervos, tomadme bajo vuestra pro- 
tección y esto me basta: sí, porque, si vos me socorréis, no temo 
nada : no mis pecados, porque vos me alcanzaréis el perdón ; no los 
demonios, porque vos sois más poderosa que todo el infierno; no 
al mismo juez mío Jesús, porque Él se aplaca con una súplica vues- 
tra. Tan sólo temo que, por mi negligencia, deje de encomendarme 
a vos, y así me perderé. Señora mía. alcanzadme el perdón de mis 
pecados, el amor a Jesús, la perseverancia final y la gracia de recu- 
rrir a vos, Madre del Perpetuo Socorro 

S. Congr. <le Prop. Fide, 30 de diciembre de 1868 

¡ Oh Alaría, madre de misericordia y refugio de los pecadores !, 
os suplicamos volváis gustosa vuestra mirada compasiva a los po- 
bres herejes y cismáticos; vos, que sois la sede de la sabiduría, ilu- 
minad sus mentes, miserablemente envueltas en las tinieblas de la 
ignorancia y del pecado, para que conozcan claramente que la San- 
ta Iglesia Católica es la única verdadera Iglesia de Jesucristo, fue- 
ra de la cual no se puede encontrar ni santidad ni salvación. Lla- 



cosl potente. Ma non mi contento di solamente nominarvi ; voglio nominarvi 
per amore ; voglio che l'arnore mi ricordi di chiamarvi sempre : Madre del 
Perpetuo Soecorso. 

O Madre del Perpetuo Soecorso, Voi siete la dispensiera di tutte le 
grazie, che Dio concede a noi miserabili, ed a questo fine vi ha fatta cosí 
potente, cosi ricca, cosí benigna, accioché ci soccorriate nelle nostre mi- 
serie. Voi siete avvocata dei rei piú miseri ed abbandonati, che a voi 
ricorrono : soccorrete me ancora, che a voi mi raccomando. In mano 
vostra metto la mia atenía salute ; a voi consegno l amina mia. Ascrive- 
temi tra i vostri servi, piü fedeli, prendetemi sotto la vostra protezione 
e cid mi basta : si perché, se Voi mi soccorrete, non temo niente : non 
dei miei peccati, perché Voi me ne otterrete il perdono; non del demoni," 
pjrché Voi siete piü potente di tutto l'inferno, non del mió stesso giudice 
GeSn, perché ád una vostra preghiera Egli si placa. Temo solo, che per mia 
rtegftgpnza ltfsct di raccomandarmi a voi e cosí sard perduto. Signora mia. 
ottenetemi il perdono dei miei peccati, l'amore a Gesú, la perseveranza 
finale e la grazia di sempre ricorrere a voi. Madre del Perpetuo Soecorso. 

O María, madre di mis3ricordia e rlfugio dei peccatori. vi supplichiamo, 
che vogliate rivolgere il vostro sguardo pietoso verso l poveri* eretici c 
sciamatici. Voi che siete la sede della Sapianza, illuminatene le mentí 
miseramente avvolte nelle tenebna dell'ignoranza e del peccato, affinché 
conoscano chiaramente, che la Santa Chiesa Cattollca é Túnica vera Chie- 
sa di Gesil Cristo, fuori della quale non si puo trovare né santita, né 



»'» El 62C. \ María en favor de los descarriados. 



PÍO EX 



199 



madles a la unidad del redil, concediéndoles la gracia de abrazar 
todas las verdades de la santa fe y de someterse al Sumo Pontífice 
Romano, vicario de Jesucristo en la tierra; a fin de que, cuanto 
antes, unidos a nosotros con los dulces vínculos de la caridad di- 
vina, se forme un solo rebaño bajo el mismo único Pastor; y po- 
damos todos, ¡ oh Virgen gloriosa !, cantar exultantes eternamente : 
"Gaude, María Virgo, cunetas haereses sola interemisti in univer- 
so mundo." Así sea. 

Breve del 25 de agosto de 1873 

. . . Parecida a un espejo sin mancha, María ha ref lejoco 317 
mejor que todas las demás criaturas la santidad de Dios: y, 
desde la concepción virginal de Cristo hasta su dolorosísima 
muerte, unióse tan íntimamente al sacrificio de su Hijo, que ha 
sido apellidada por los Padres de la Iglesia Virgen Sacerdote. 
Por lo cual, Querido hijo, habiendo reunido en tu obra intitu- 
lada Mane et le Sacerdoce, mediante un trabajo considerable, 
sus pensamieptos y las observaciones de los teólogos, has in- 
tentado presentar a María a los piadosos fieles, y principal- 
mente al clero, como el modelo preferentemente imitable, y ma- 
yormente como la asociada al divino sacrificio, y de ahí te has 
esmerado en estimular a todos a penetrarse de su espíritu, a 
abrazar sus virtudes, a implorar y alcanzar su protección. 

Rescr. "Manu propria", 11 de abril de 1874 

Señor santo. Padre omnipotente, eterno Dios, por... la santidad 318 
excelentísima de la Madre (de tu Hijo). (Siguen las peticiones.) 



salvezza. Chiamateli aU'unitá dell'ovile, concedendo loro la grazia di 
abbracciare ogni veritá della santa Fede e di sottomettersi al Sommo 
Pontífice Romano, Vicario di Gesü Cristo in térra ; sicché quanto prima 
uniti a noi coi dolci vincoli della caritá divina, si faccia un sol gragge, 
sotto il medesimo único Pastore ; e possiamo tutti, o Vergine gloriosa, 
cantare esultando in eterno : Gaude, María Virgo, . cunetas haereses sola 
interemisti in universo mundo. Cosi sia. 

Domine sánete, Pater omnipotens, aeterne Deus, propter tuam largita- 318 
tem et Filii tul, qui pro me sustinuit passionem et mortem, et Matris eius 
excellentissimam sanctitatem,, atque omnium Sanctorum merita, concede 
mihi peccatpri, et omui tuo beneficio indigno, ut te solum diligam, tuum 
aniorem semper sitiam, bemfieium passionis continuo in corde habeam, 
meam miseriam recognoscam, et ab ómnibus conculcari et contemni cu- 
piam ; nihij me contristet nisi culpa. Amen (S. Bonaventüra) . 



• u: María I 815. Al Rev. O. van Berghe. Ténganse, sin 'embargo, en 
cuenta los posteriores documentos de la Santa Sede, mayormente el de 
15 de enero de 1913.. 

"* El G(i. Oración al Padre por intercesión de María. 



200 



PÍO IX 



"Proditum est", 8 de fehrero de 1875 

Cuantas veces y con más fervor se digan las preces del 
Rosario, tanto más seguro será el patrocinio de la Virgen en 
favor del pueblo cristiano. 

La Madre dolorosa estaba de pie | llorosa junto a la cruz ¡ 
mientras pendía [de la misma su] Hijo. 

Cuya alma [de ella] gemebunda, | contristada y dolorida j 
atravesó de parte a parte una espada. 

¡Oh ouán triste y afligida | estuvo aquella bendita ! Madre 
del Unigénito! 

Pues estaba triste y dolorida | esta piadosa Madre | al 
ver las penas de su Hijo glorioso. 

¿Quién no llorara | si viera a la Madre de Cristo i en tan 
gran tormento? 

¿Quién dejara de contristarse | al contemplar a la Madre de 
Cristo | doliéndose con su Hijo? 

Por los pecados de su pueblo | vió a Jesús en los tormen- 
tos y sometido a los azotes. 

Vió a su dulce Hijo | desamparado en la muerte , al exha- 
lar su alma. 

Ea, Madre, fuente de amor, I que sienta la fuerza del do- 
lor | para llorar contigo. 

Haz que arda mi corazón j en el amor de Cristo Dios ' para 
complacerle. 



Stabat Mater dolorosa 
Iuxta crucem lacrimosa, 
Dum pendebat Filius. 

Cuius animam gementem, 
Contristatam et dolentem 
Fertransivit gladius. 

O quam tristis et afflicta 
Fuit Ula benedicta 
Mater Unigeniti ! 

Qnae inaerebat et dolebat 
Pia Mater, dum videbat 
Nati poeuas inclyti. 

Quis est homo, qui non fleret 
Matrem Christi si videret 
In tanto supplicio? 



Quis non posset contristari 
Christi Matrem contemplan 
Dolentem cuín Filio? 

Pro peccatis suae gentis 
Vidit Iesum i» tormentis, 
Et flagellis subditum. 

Vidit suum dulcem Natum 
Moriendo desolatum, 
Dum emisit spiritum. 

Kia Mater, fons amoris. 
Me sentiré vim doloris 
Fac, ut tecum lugeaui. 

Fac, ut ardeat cor meum 
In amando Chrlstura Deum, 
Ut sibi com placeam. 



>'• Llamera, 98. 

330 El 378. Indulgencias, 



PÍO IX 



201 



Santa Madre, concédeme esto, | graba las llagas del Cru- 
cificado | profundamente en mi corazón. 

Comunica conmigo las penas | de tu Hijo querido, | que se 
dignó padecer tanto por mí. 

Haz que yo llore piadosamente contigo, | que comparta los 
dolores del Crucificado | mientras viviere. 

Deseo en el llanto | asociarme contigo | y estar contigo jun- 
to a la cruz. 

Preclara virgen de las vírgenes, | no me seas ya más amar- 
ga, | haz que llore contigo. 

Haz que lleve la muerte de Cristo, | hazme partícipe de 
[su] pasión ¡ y que recuerde sus llagas. 

Haz que me [sienta herido] con sus llagas, j haz que me 
embriague de su cruz | y de la sangre de [tu] Hijo. 

[Haz] que no me queme encendido por las llamas [de las 
pasiones], | por ti, ¡oh Virgen!, sea defendido | en el día del 
juicio. 

Cristo, cuando tenga que salir de aquí, | concédeme por 
tu Madre que vaya ¡ a la palma de la victoria. 

Cuando el cuerpo muriere, | haz que se conceda al alma | la 
gloria del paraíso. Amén. 

Epist. "Pium sane", 24 de marzo de 1877 

Va dirigida al reverendo Domingo Sire, sacerdote de la Congregación 321 
de San Sulpicio. 



Sancta Mater, istud agas, 
Crucifixi fige plagas 
Cordi meo valide. 

Tui Nati vulnerati, 

Tam dignati pro me pati, 
Poenas mecum divide. 

Fac me tecum pie Aere, 
Crucifijo condoleré, 
Doñee ego vixero. 

Iuxta crucem tecum stare, 
Et me tibi sociare 
In planctu desidero. 

Virgo virginum praeclara, 
Mihi iam non sis amara, 
Fac me tecum plangere. 

Cum porro ea quae a vobis 
referantur eius quae honorificenl 
est potentissima conciliatrix grat 



Fac, ut portem Christi mortem, 
Passionis fac consortem, 
Et plagas recolere. 

Fac me plagis vulneran, 
Fac me Cruce inebrian, 
Et eruore Filii. 

Flammis ne urar succensus, 
Per te, Virgo, sim defensus 
In die iudicii. 

Christe, cum sit hinc exire, 
Da per Matrem me venire 
Ad palmam victoriae. 

Quando corpus morietur, 
Fac, ut animae donetur 
Paradisi gloria. Amen. 

acta sunt ad incrementum gloriae 321 
a est populi nostri, quae divinarum 
arum, non dubitamus quin... 



m APN I 310. 



202 



PÍO IX 



Tuvo éste el buen acuerdo de procurar que se tradujera en casi todas 
las lenguas la epístola dogmática con la que fué definida la inmaculada 
concepción de la Santísima Virgen María. 

El papa se complace del plan tan hermoso ya realizado. 

Llama a la Virgen Santísima : 

"Prez de nuestro pueblo" y "poderosísima conciliadora de 
las gracias divinas". 

Estando Pío IX en su lecho de muerte, uno de los prela- 
dos que le asistía le preguntó qué era lo que en aquella hora 
suprema pensaba, y el papa contestó: 

¡ Qué he de pensar, hijo mío ! Mira : estoy contemplando dulcemente 
los quince misterios que adornan las paredes de esta sala, que son otros 
tantos cuadros de consuelo. ¡Si vieses cómo me animan! Contemplando 
los misterios de gozo, no me acuerdo de mis dolores ; pensando en los 
de la cruz, me siente confortado en gran manera, pues veo que no voy 
solo en el camino del dolor, sino que delante de mí va Jesús, y cuando 
considero los de gloria, siento gran alegría, y me parece que todas mis 
penas se convierten en resplandores de gloria. ¡ Oh, cómo me consuela 
el rosario en este lecho de muerte." Dirigiéndose después a los que le 
rodeaban, dijo : "Es el rosario un evangelio compendiado y dará a los 
que lo rezan los ríos de paz de que nos habla la Escritura ; es la de- 
voción más hermosa, más rica en gracias y gratísima al corazón de Ma- 
ría, Sea éste, hijos míos, mi testamento para que os acordéis de mí 
en la tierra". 

OTROS DOCUMENTOS 

1) El 125. S. Congr, Indulg-, 23 de septiembre de 1846. Se ofrecen 
los padecimientos de la B. V. M. por la salvación propia y por la de 
los prójimos. 

2) SA VII 624. Día 17 de julio de 1847. Referente a la añadidura 
de la palabra Inmaculada en el prefacio en la Orden de Predicadores, 

3) SA VII 626. S. Congr. de Prop. Fide, 2 de julio de 1847. Es 
declarada patrona de la América septentrional la B. V. M., concebida sin 
mancha original, 

4) El 361. Audiencia del 3 de enero de 1849. Acerca de la novena 
da la Inmaculada. 

5) El 326. Audiencia del 3 de enero de 1849. Acerca de la novena 
de algunos misterios de la Virgen. 

6) El 380. Audiencia de 3 de enero de 1849. Piadoso ejercicio a 
la Virgen do los Dolores, 

7) El 388. Audiencia del 3 de enero de 1849. Piadoso ejercicio en 
honor d^l Corazón Inmaculado de la B. V. M. 

8) El 361. S, Congr. de Ob. y Reg., 28 de enero de 1850. Novena 
de la Inmaculada. 

9) El 326. Id. Novena a algunos misterios de la Virgen. 

10) El 380. Id. Piadoso ejercicio a la Virgen de los Dolores. 

11) El 388. Id. Al Corazón de María. 

12) Vermeersch, I 90. El día 31 dB mayo de 1850 elevó a rito 



L LAMERA, 417. 



PÍO IX 



203 



doble de segunda clase la fiesta de la Visitación de Nuestra Señora en 
memoria de su vuelta de Gaeta y de la liberación de la ciudad do Roma. 

13) El 395. S. Congr. Indulg., 12 de mayo de 1851. Rezo del Rosario. 

14) APN I 620. Alocución Singulari quadam, 9 de diciembre de 1854. 
Al día siguiente de la definición dogmática, admitió Pió IX en su pre- 
sencia a los obispos que hablan acudido a Roma para tan solemne 1 acon- 
tecimiento, les dirigió la palabra e hizo alusión al acontecimiento. 

15) María, I 858 ; Vermeersch, I 73. S. Congr. Rit., 21 de julio 
de 1855. Aprobación definitiva del oficio y misa del Purísimo Corazón de 
María (para los que lo pidan). 

16) • El 330. Audiencia del 17 de marzo de 1856. Corona de las doce 
estrellas. Ya se transcribió anteriormente, 

17) El 362. Breve del 19 de diciembre de 1856. Semana en honor 
de la Inmaculada. 

18) El 381. Breve del 3 de abril de 1857. Piadoso ejercicio a la 
Dolorosa. 

19) APN I 606. Alocución Inter oetera, 25 de septiembre de 1857. 
Entre otras cosas, trata el papa del monumento a la Inmaculada Con- 
cepción erigido en Roma en la plaza de España. 

20) El 395. S. Congr. Indulg., 22 de enero de 1858. Rezo del Rosario, 

21) ASS IV 575. Epístola Exponendum Xobis, 14 de abril de 1856. 
Indulgencias concedidas a la Corona apostólica (Cmironne apostolique) . 

22) S, Congr. Indulg., 18 de septiembre de 1862. Sumario de las 
Indulgencias de los cofrades del Rosario. 

23) APN I 629. Vermeersch, I 200. Epístola Quod iam jfridem, 25 
de septiembre de 1863. Aprobación del oficio y de la nueva misa para 
la vigilia y fiesta de la Inmaculada Concepción. 

24) Vermeersch, I 200. El 24 de diciembre de 1863, añade a las 
letanías lauretanas la invocación referente a la concepción inmaculada 
de María. 

25) Vermeersch, I 68. Breve del 7 de junio d? 1.864. Se declara a 
Nuestra Señora del Sagrado Corazón patrona de la Congregación de Mi- 
sioneros del Sagrado Corazón. 

26) El 363. S. Congr. de Prog. Fide, 21 de septiembre de 1865. Sie- 
te domingos en honor de la Inmaculada. 

27) Vermeersch, I 85 ; Marie V 3 47-48.. El 11 de diciembre de 1865. 
confía Pío IX al general de los Redentoristas la imagen de Nuestra Se- 
ñora del Perpetuo Socorro. 

28) ASS II 365. Epístola Ad augendam, 13 de abril de 1866. In- 
dulgencias concedidas a la visita de la imagen de la Virgen del Perpetuo 
Socorro venerada en la iglesia de San Alfonso María de. Ligorio, en 
Roma, en el día de su fiesta. 

29) APN I 412. Epístola apost. Aeterni Patris, 29 de junio de 1.868. 
Convocación del concilio ecuménico Vaticano para el día de la Inmacula- 
da del año 1869. 

30) EM II 1 45, 20 de julio de 1868. La forma del escapulario del 
Carmen es inmutable. 

31) EM IT 1 45. El sscapulario del Carmen ha de ser de lana. 

32) ASS V 383. Epístola apostólica Egregiis suis, 3 de diciembre de 
1869. Otórgase una nu?va indulgencia a los que reciten el santo Rosario 
durante el concilio ecuménico Vaticano. 

33) Vermeersch, I 68. El 28 de fl;brero de 1875 se prohibe dar a 
la Santísima Virgen el título de Señora Reina del Sagrado Coraxin, j se 
manda que se retenga el de Nuestra Señora del Sagrado Corazón.. .. . 

34) ASS IX 6. Epíst. apost. Muliebre Sodalitium, 27 de agosto de 
1875. Extiéndense al Sódalicio masculino las indulgencias concedidas, .al 
Sodalicio femenino de la Virgen de Lourdes, 

35) María I 863. La Santa Sede da el título de "Virgen Inmaculada, 



204 



LEÓN XIII 



Reina del mundo", a la Virgen del santuario erigido en el monte Pío IX, 
en los Alpes. 

36) ASS IX 485. Epíst. apost. Exponendum Xobis, 3 de marzo de 1876. 
Extensión de las indulgencias concedidas a los que visten el escapulario 
del Sagrado Corazón de Jesús y del Purísimo Corazón de María. 

37) ASS IX 266. El 360. Epist. apost. Quae in aninvis, 31 de marzo 
de 1876. Concédense indulgencias a los que reciten el oficio de la Inmacu- 
lada Concepción. 

38) El 333: 334. S. Congr. de Indulg., 18 de junio de 1876. Ora- 
cionss a la Virgen Santísima para cada día de la semana ; tres invoca- 
ciones a la Virgen Santísima. Va están transcritas en su propio .lugar. 

39) El 396. S, Congr. Indulg., 20 de noviembre de 1876. Preces a 
Nuestra Sefiora del Rosario. 

40) El 326 361 380 381 3S8. S. Congr. Indulg., 26 de noviembre de 
1876. Novena a algunos misterios de la Virgen ; novena a la Inmaculada ; 
piadosos ejercicios a la Dolorosa ; al Corazón de María. Ya se ha dado 
cuenta de todo anteriormente en su propio lugar. 

.41) ASS XI 49. Epíst. apost. Quod iune, 17 de agosto de 1877. En- 
comienda al superior de los dominicos el encargo de fomentar el "Ro- 
sario viviente". 

42) DAU n.2979. Sobre la fiesta de la Visitación. 

43) DAU n.3059 ad 24. Sobre la exposición de las imágenes de la 
Virgen. 

44) DAU n.3295. Derechos de la Ord?n de Predicadores acerca de 
la eleeeióh o restitución del Rosario. 

45) DAU n.3336. Sobre la aparición de la Virgen en el coro del 
monasterio de la Merced en Barcelona. 

46) DAU n.3419. Sobre las apariciones e imágenes de Lourdes y de 
la Salette. 

47) DAU n.3430. Sobre la imagen de Lorsto. 

48) DAU n.3436. Sobre la fiesta de la Virgen del Pilar. 



LEON XIII (1878-1903) 

Mirado en su conjunto, León XIII elevó el Pontificado a un prestigio 
inigualado antes en la historia. Apenas hay actividad eclesiástica que no 
le deba su expansibilidad y orientación actual. Todos los afíos publicó 
algún documento en honor de la Santísima Virgen. El previó, como nadie, 
la nueva era social de la humanidad cristiana ¡y las solucionas de la misma. 
Consagró todo el orbe al Sagrado Corazón de Jesús (cf. BAC IV 485). 

Bibliografía. — J. B. B. : El mensaje de F&tirrw a la luz de le doctrina 
mariana de León XIII (en Cristiandad, VI [1949] 365). 

Bittremieux : Doctrina mariana Leonis XIII (en Ephemerides The>lo- 
gicae Lovanienses, IV fase. 3, julio de 1927). 

Theyskens, E. : Marioloaie. I.es encycliqvcs de Léon XIII sur la 
T. S. Y. Marie étudiées darnt leur enJtemble et dans leur doctrine (en Nou- 
velle Revue de Théologie, XXXV [1903] 508-522 642-651 ; XXXVI [1904] 
46-52 245-249. 

A. Gremand: ifarie et Léon XIII. Compte rendu du Congres Marial de 
Fribourg (1902) I 143. 

En. 'Bocroeois : Lo tris S. Vierye d'aprés leu enoyeliques de Léon XIII. 
Compte rendu de Congrés Marial de Fribourg (1902) I 107. 

ti. C. Berri : La trés S. Vierge d'apris les eneyeliques de Léon XIU- 
Compte rendu... 125. 



LEÓN XIII 



205 



Breve "Ad culrum", 10 de septiembre de 1878 

¡ Bendita sea la santa inmaculada y purísima concepción de la 323 
bienaventurada Virgen María, Madre de Dios ! 

S. Congr. pro Neg. Eccl. Extraord., 23 de noviembre de 1880 

Gloriosísima Virgen, escogida por el eterno Consejo para Madre 324 
del eterno Verbo encarnado, tesorera de las divinas gracias y abo- 
gada de los pecadores. Yo, indignísimo siervo viuestro, recurro a 
vos, para que seáis gustosa mi\ guía y consejera en este valle de 
lágrimas. Alcanzadme, por la preciosísima sangre de vuestro divino 
Hijo, el perdón de mis pecados, la salvación de mi alma y los me- 
dios necesarios para conseguirla. Conseguid para la «anta Iglesia el 
triunfo sobre sus enemigos y la propagación del reino de Jesucris- 
to en toda la tierra. Así sea. 



Ad cultum erga Immaculatam Virginem Mariam Matrem Salva toris Nos- 323 
tri I?su Christi magis magisque fovendum et excitandum adhibitae Nobis 
nuper preces sunt, ut pro fidelibus, qui post recitationem iaculatoriae Sia 
hm-edetta la Santa Immacolata e piirissima Coiwezione delta Beata Vergine 
Maria adiieiant verba Madre di Dio. Quae iaculatoria latine traduci potest : 
Benedicta sit Sancta. Immaculata et purissima Conceptio Beatae Virgi- 
nis Mariae, Matris Dei, caelestes thesauros, quorum dispensationem Nobis 
credidit Altissimus, reserare dignaremur. Sublimia porro mysteria in hac 
laude continentur, utpote quae Mariam memorat protoparentum culpa n 
primo conceptionis momento fuisse immunem, et verba quae nunc addi 
volunt Madre di Dio, divinam commemorant Maternitatem, absque Virgi- 
nitatis detrimento, adeo ut tantae Matri nullum hoc elogio gloriosius, 
nullum iucundius. Quae cum ita sint, Nos, SS. Virgini Dei Genetrici Im- 
maculatie gratifleandi, atque uberiori Christifidelium bono prospiciendi 
studiosi, et ad iniurias etiam quodammodo rependendas, quas Impii homi- 
nes, miserrimis praesertim hisce temporibus adversus Immaculatam Vir- ' 
ginem Mariam Genitrieem Salvatoris nostri et Matrem nostram suavissi- 
mam et amantissimam s temerario ausu, iactant, exhibitis supplicationibus 
obsecundare. lubenti animo statuimus... 

Gloriosissima Vergine, seelta dall'eti?rno Consiglio per Madre dell'eter- 324 
no Verbo incarnato, tesoriera delle divine grazie et avvocata dei peccato- 
r¡, io indegnissimo vostro servo a voi ricorro, affiraehé vogliate essermi 
gulda e eonsigliera in questa valle di lagrime. Impetratemi, per il prezio- 
sissimo Sangre del vostro divin Figlio. il perdono Dei miei peccati, la 
salvezza dell'anima mia e i mezzi necessari per conseguirla. Ottenete 
nlla santa Chiesa il trionfo sopra i suoi nemici e la propagazione del 
regno di Gesu Cristo ea tutta la térra. Cosí sia. 



SJS ASS XI 587 ; El 356. Por añadir Madre de Dios se conceden 
trescientos días de indulgencia. 

"* El 429. Oración a la Santísima Virgen. 



206 



león xni 



S. Congr. de Indulg., 18 de noviembre de 1882 

325 Bajo tu protección, Madre dulcísima, e invocando el misterio de 
tu inmaculada concepción, quiero continuar mis estudios y traba- 
jos literarios : y declaro que con ellos pretendo muy principalmente 
conseguir el fin de servir mejor a la propagación de tu honor y de 
tu culto. Te ruego, pues, Madre amantísima, sede de la sabiduría, 
que favorezcas benignamente mis estudios. Yo, por mi parte, pia- 
dosa y gustosamente te prometo lo que es justo, conviene a saber : 
que reconoceré haber recibido totalmente de tu intercesión ante Dios 
el éxito de los mismos. 

Epíst. ene "Supremi Apostolatus", 1.° de septiembre de 1883 

1. Ayuda de María en los males presentes de la Iglesia. — 2. Poder y 
bondad de María. — 3. Intervenciones de María en la historia de la Igle- 
sia. 1 — 4. Alabanzas del rosario. — 5. El rosario y los males presentes. — 
6. Ordenaciones y privilegios para el mes de octubre.— 7. Esperanzas del 
sumo pontífice. 

Sobre el santo Rosario 

326 (1 .) El apostolado supremo que Nos desempeñamos y las 
circunstancias dificilísimas por que atravesamos, nos advierten 
cada día más, y casi imperiosamente nos empujan, a velar con 
tanto más cuidado por la integridad de la Iglesia cuanto ma- 
yores son las calamidades que la afligen- Por esta razón, a la 
vez que nos esforzamos, cuanto es posible, en defender por 
todos los medios los derechos de la Iglesia y en prevenir y 
rechazar los peligros que la amenazan y asedian, empleamos 

325 Sub patrocinio tuo, Mater dulcissima, et invocato immaeulatae Con- 
ceptionis tuae miysterio, studia mea laboresque litterarios prosequi voló : 
quibus me protestor hunc máxime ob finem incumbere,. ut melius divino 
honori tuoque cultui propagando inserviam. Oro te igitur, Mater. axnan- 
tiísima, sedes sapientiae, ut laboribus meis benigne faveas. Ego vero, 
quod histum est pie libentorque promitto, quidquid boni mihi inde suc- 
céssírit, id me tuae apud LVuih intercessioni totum acceptum relaturum. 
Amen: • ■ • • 

326 Supremi apostolatus officio, quo fungimur, et longe difficíli 
horum temporum condicione quotidie magis admonemur ac própe- 
modum impellimur, ut quo graviores incidunt Ecclesiae calamitates, 
eo impensius eius tutelae incolumitatique corísülamus. Qüaprdpter, 
dum quantum in Nobis est, modis ómnibus Ecclesiae iuta tueri, et 
quae vel impendent vel circumstant pericula antévertere et propul- 
sare conamur, assidue daimus operam caelestibus auxiliis imploran- 



»» El 763. Acto de consagración de los estudiantes a la Virgen. 
»=«•» AL III 280. 



león xm 



207 



la mayor diligencia en implorar la asistencia de los divinos so- 
corros, con cuya única ayuda pueden tener buen resultado nues- 
tros afanes y cuidados. 

Y creemos que nada puede conducir más eficazmente a este 327 
fin como hacernos propicia, con la práctica de la religión y la 
piedad, a la gran Madre de Dios, la Virgen María, que es la 
que puede alcanzarnos la paz y dispensarnos las gracias celes- 
tiales, colocada como está por su divino Hijo en la cúspide 
de la gloria y del poder, para ayudar con el socorro de su 
protección a los hombres que, en medio de fatigas y peligros, 
se encaminan a la ciudad eterna. 

Por esto, y próximo ya el solemne aniversario que reouer- 328 
da los innumerables y cuantiosos beneficios que ha reportado 
al pueblo cristiano la devoción del Rosario mañano, Nos que- 
remos que en el corriente año esta devoción sea objeto de par- 
ticular atención en el mundo católico en honra de la gran Vir- 
gen, a fin de que por su intercesión obtengamos de su divino 
Hijo venturoso alivio y término a nuestros males. Por lo mis- 
mo hemos pensado, venerables hermanos, dirigiros estas letras, 
a fin de que, conocido nuestro propósito, excitéis con vuestra 
autoridad y con vuestro celo la piedad de los pueblos para 
que cumplan con él religiosamente. 

(2) En tiempos críticos y angustiosos, ha sido siempre el 329 
principal y habitual cuidado de los católicos refugiarse bajo la 
égida de María y ampararse a su maternal bondad; lo cual 



dis, quibus effici unice potest, ut labores curaeque Nostrae optatum 
sint exitum habiturae. 

Hanc ad rem nihil validius potiusque iudicamus, quam religione 327 
et pietate demereri magnam Dei Parentem Mariam Virginem quae 
pacis nostrae apud Deum sequestra et caelestium administra gratia- 
rum, in celsissimo potestatis est gloriaeque fastigio in caelis colloca- 
ta, ut hominibus ad sempiternam illam civitatem per tot labores et 
pericula contendentibus patrocinii sui subsidium impertiat. 

Itaque proximis iam anniversariis sollemnibus, quibus plurima tí 328 
máxima in populum christianum per marialis "Rosarii" preces collata 
beneficia recoluntur, preces hasce ipsas singulari studio toto orbe 
catholico adhiberi magnae Virgini hoc atino volumus, quo ipsa con- 
ciliatrice, divinum eius Filium nostris placatum et rnitigatum malis 
feliciter experiamur. Has igitur Litteras ad vos, Venerabiles Fra- 
tres, dandas censuimus, ut, cognitis consiliis Nostris, populorum 
pietas ad ea religiose perficienda vestra auctoritate studioque ex- 
citetur. 

Praecipuum semper ac sollemne catholicis hominibus fuit in tre- 329 
pidis rebus dubiisque temporibus ad Mariam confugere et in ma- 



208 



LEÓN XIII 



demuestra que la Iglesia católica ha puesto siempre, y con ra- 
zón, en la Madre de Dios toda su confianza. En efecto, la Vir- 
gen, exenta de la mancha original, escogida para ser Madre 
de Dios, y asociada por lo mismo a la obra de la salvación del 
género humano, goza cerca de su Hijo de un favor y de un po- 
der tan grande que nunca han podido ni podrán obtenerlo 
igual ni los hombres ni los ángeles. Así, pues, ya que le es 
sobremanera dulce y agradable conceder su socorro y consue- 
lo a cuantos lo pidan, desde luego es de esperar que acogerá 
con más cariño las preces que le dirija la Iglesia universal, y 
casi casi ansiará hacerlo. 

(3) Mas esta piedad tan grande y tan llena de confianza 
en la augusta Reina de los cielos, nunca ha brillado con más 
resplandor que cuando la violencia de los errores extensamen- 
te infiltrados, o el desbordamiento de las corrompidas costum- 
bres, o los ataques de adversarios poderosos han parecido po- 
ner en peligro a la Iglesia militante de Dios. 

La historia antigua y moderna y los fastos más memora- 
bles de la Iglesia recuerdan las preces y votos públicos y pri- 
vados dirigidos a ia Madre de Dios, y, a su vez, los auxilios 
concedidos por Ella, e igualmente la paz y tranquilidad públi- 
ca, obtenidas por su intercesión. De ahí esos excelsos títulos 
de auxiliadora, bienhechora y consoladora de los cristianos; 
reina de los ejércitos y dispensadora de la victoria y de la 
paz con que los católicos le saludaron. 



terna eius bonitate conguiescere. Quo quidem ostenditur certissima 
non modo spes, sed plañe fiducia, quam Ecclesia catholica semper 
habuit in Genetrice Dei iure repositam. Revera primaevae labis ex- 
pers Virgo, allecta Dei Mater, et hoc ipso servandi hominum generis 
consors facta, tanta apud Filium gratia et potestate valet, ut maio- 
rem nec humana nec angélica natura assecuta umquam sit, aut as- 
sequi possit. Cumque suave ipsi ac iucundum apprime sit, singulos 
suam flagitantes opem iuvare ac solari, dubitandum non est, quin 
Ecclesiae universae votis annuere multo libentius velit ac prope- 
modum gestiat. 

Haec autem tam magna et plena spei in augustam caelorum Re- 
ginam pietas luculentius emicuit, cum errorum vis late serpentium, 
vel exundans morum corruptio, vel potentium adversariorum Ímpe- 
tus militantem Dei Ecclesiam in discrimen adducere visa sunt. 

Veteris et recentioris aevi historiae, ac sanctiores Ecclesiae fasti 
publicas privatasque ad Deiparam obsecrationes et vota commemo- 
rant ac vicissim praebita per ipsam auxilia partamque divinitus 
tranquillitatem et pacem. Hinc insignes illi tituli, quibus eam catho- 
licae gentes christianorum Auxiliatricem, Opiferam, Solatricem, bel- 
lorum Potentem, Victricem, Paciferam consalutarunt. 



LEÓN XIII 



209 



Mas, entre todos los títulos, es especialmente digno de men- 332 
ción el del Rosario, por el cual han sido conseguidos perpetua- 
mente los insignes beneficios que le debe la cristiandad. 

Ninguno de vosotros ignora, venerables hermanos, cuántos 
sinsabores y amarguras causaron a la santa Iglesia de Dios, a 
fines del siglo XII, los herejes albigenses, que, nacidos de la 
secta de los últimos maniqueos, llenaron de sus perniciosos 
errores el Mediodía de Francia y otros países del mundo la- 
tino, y llevando a todas partes el terror de sus armas, amena- 
zaban extender por doquiera su dominio con el exterminio y 
la muerte. Contra tan terribilísimos enemigos, Dios suscitó en 
su misericordia, como sabéis, al insigne padre y fundador de 
la Orden de los Dominicos, hombre verdaderamente santo. Este, 
grande por la integridad de su doctrina, por el ejemplo de sus 
virtudes y por sus trabajos apostólicos, emprendió con ánimo 
esforzado la guerra contra los enemigos de la Iglesia católica, 
no con la fuerza ni con las armas, sino con la más acendrada 
fe en la devoción del santo Rosario, que fué el primero en pro- 
pagar, y que personalmente y por sus hijos llevó a los cuatro 
ángulos del mundo. Preveía, en efecto, por inspiración divina, 
que esa devoción pondría en fuga, como poderosa máquina de 
guerra, a los enemigos, y confundiría su audacia y su loca 
impiedad. Así lo pusieron de manifiesto los hechos. Pues, gra- 
cias a este modo de orar, aceptado, regularizado y puesto en 
práctica por Santo Domingo, principiaron a restablecerse la 
piedad, la fe y la concordia, y quedaron destruidos los pro- 



Quos inter praecipue commemorandus sollemnis ille ex Rosario 332 
ductus, quo insignia ipsius in universum christianum nomen bene- 
ficia ad perpetuitatem consecrata sunt. 

Nemo vestrum ignorat, Venerabiles Fratres, quantum laboris et 
luctus, saeculo duodécimo exeunte, sanctae Dei Ecclesiae intulerint 
Albigenses haeretici, qui recentiorum Manichaeorum secta progeniti, 
australem Galliae plagam atque alias latini orbis regiones pernicio- 
sis erroribus repleverant ; armorumque terrorem circumf erentes, late 
dominari per clades et ruinas moliebantur. Contra huiusmodi teterri- 
mos hostes virum sanctissimum, ut nostis, excitavit rnisericors Deus, 
inclitum scilicet dominiciani Ordinis parentem et conditorem. Is in- 
tegritate doctrinae, virtutum exemplis, muneris apostolici perfunctio- 
ne magnus, pugnare pro Ecclesia catholica excelso animo aggressus 
est, non vi, non armis, sed ea máxime precatione confisus, quam 
sacri Rosarii nomine ipse primus instituit, et per se, per suos alum- 
nos longe lateque disseminavit. Dei enim instinctu ac numine sen- 
tiebat futurum, ut eius precationis ope, tamquam validissimo ins- 
trumento bellico, victi hostes profligat.que vesanam impietate auda- 
ciam poneré cogerentur. Quod reipsa evenisse compertum est. Etenim 
ea orandi ratione suscepta riteque celebrata ex institutione Dominici 
Patris, pietas, fides, concordia restituí, haereticorum molitiones at- 



210 



león xni 



yectos y artificios de los herejes; muchos extraviados volvie- 
ron al recto camino, y el furor de los impíos fué refrenado 
por las armas católicas empuñadas para resistirles. 
333 La eficacia y el poder de esa oración se experimentaron 
también maravillosamente en el siglo XVI, cuando los innu- 
merables ejércitos de los turcos estaban en vísperas de impo- 
ner el yugo de la superstición y de la barbarie a casi toda Eu- 
ropa. Con este motivo, el soberano pontífice San Pío V, des- 
pués de reanimar en todos los príncipes cristianos el sentimien 
to de la común defensa, trató, en cuanto estaba a su alcance, 
de hacer propicia a los cristianos a la poderosísima Madre de 
Dios y de atraer sobre ellos su auxilio invocándola por medio 
del Rosario. Este nobilísimo espectáculo que en aquellos días 
se ofreció a tierra y cielo, atrajo hacia sí todas las mentes y 
corazones. Pues de .una parte los fieles cristianos, no lejos del 
golfo de Corinto, decididos a derramar su sangre y sacrificar 
su vida para salvar a la religión y a la patria, marchaban im- 
pertérritos al encuentro de las fuerzas enemigas; de otra, sin 
armas, cual piadoso ejército de suplicantes, llamaban a María, 
saludaban a María, repitiendo las fórmulas del Rosario, y le 
pedían el triunfo de los combatientes. La soberana Señora, así 
rogada, oyó muy luego sus preces; pues que, empeñado el com- 
bate naval junto a Lepanto, la escuadra de los cristianos repor- 
tó, sin experimentar grandes bajas, una insigne victoria y dis- 
persó y mató las fuerzas enemigas- Por este motivo, el mismo 
santísimo pontífice, en recuerdo a tan señalado beneficio, quiso 
que se consagrase con una fiesta en honor de María de las Vic- 

que artes disici passiim coepere: ad haec, plurimi errantes ad sani- 
tatem revocati, et catholicorum armis, quae íuerant ad- vim propul- 
sandam sumpta, impiorum compressus furor. 

333 Eiusdem precationis efficacitas et Vis mirabiliter etiam perspecta 
est saeculo décimo sexto, cum ingentes Turcarum copiae Europae 
prope universae superstitionis et barbariae iugum intcntarent. Quo 
tempore sanctus Pius V Pontifex Maximus, excitatis ad comimunium 
rerum tutelam principibus christianis, omni studío in primis egit, ut 
potentissima Mater Dei, per Rosarii preces implorata, nomini chris- 
tiano volens propitia suecurreret. Nobilissimum sane spectaculum 
per eos cáelo terraeque exhibitum omnium in se mentes animosque 
convertit. Hinc enim Christi fideles non procul a Corinthiaco sinu 
vitam et sanguinem pro religionis patriaeque incolumitate fundere 
parati, hostem interriti operiebantur ; illinc inermes pió supplican- 
tium agmine, Mariam inclamabant, Mariam ex Rosarii formula ite- 
ratis vicibus consalutabant, ut certantibus adesset ad victoriam. 
Astitit exorata Domina; nam commisso ad Echinadas Ínsulas havali 
proelio christianorum classis, sine magna suorum clade, fusis cae- 
sisque hostibus, magnifice vicit. Quare ídem sanctissimus Pontifex, 
in accepti beneficü memoriam, anniversarium tanti certaminis diem 



león xni 



211 



tortas el recuerdo de tan memorable combate, y después Gre- 
gorio XIII sancionó dicha festividad con el nombre del Ro- 
sario. 

Asimismo, en el siglo pasado, alcanzáronse importantes vic- 
torias sobre los turcos en Temesvar, Hungría y Corfú; las cua- 
les se obtuvieron en días consagrados a la gran Virgen, y ter- 
minadas las preces públicas del Rosario. Esto inclinó a nuestro 
predecesor Clemente XI, en prueba de agradecimiento, a decre- 
tar para la Iglesia universal la festividad de la Madre de Dios 
del Rosario. 

(4) Así, pues, una vez demostrado que esta fórmula de 334 
orar es sumamente agradable a la Virgen y tan propia para 
la defensa de la Iglesia y del pueblo cristiano, como para 
atraer toda suerte de beneficios públicos y particulares, no es 
de admirar que otros predecesores nuestros se hayan dedica- 
do a ponerla por las nubes con extraordinarios elogios. Urba- 
no IV aseguró que el Rosario proporcionaba todos los días 
ventajas al pueblo cristiano; Sixto IV dijo que este modo de 
orar cede en honra de Dios y de la Virgen, y que es conve- 
niente para conjurar ¡os peligros que amenazan al mundo; 
León X declaró que se había instituido contra los heresiarcas 
y ¡as insinuantes herejías, y Julio III le apellidó loor de la lgle- 
sia romana. San Pío V dijo también del Rosario que, con la 
propagación de estas preces, los fieles, encendidos con estas me- 
ditaciones, inflamados con estas oraciones, principiaron de re- 
pente a trocarse en hombres distintos de lo que eran antes, y 
las tinieblas de la herejía disiparse, y la luz de la fe católica 
a brillar en su esplendor. Por último, Gregorio XIII declaró 



honori Mariae Victricis festum haberi voluit; quem Gregorius XIII 
titulo Rosarii consecravit. 

Simili modo, superiore saeculo, semel ad Temesvariam in Pan- 
nonia, semel ad Corcyram insulam nobilis est de Turcarum copiis 
victoria repórtala: idque sacris magnae Virgini diebus, precibusque 
pió Rosarii ritu ante persolutis. Quae res Clementem XI Decessorem 
nostrum adduxit, ut grati animi ergo sollemnem Deiparae a Rosa- 
rio honorem quotannis habendnm tota Ecclesia decreverit. 

Igitur cum sacra haec precandi formula tantopere Virgini grata 334 
esse dignoscatur, eaque ad Ecclesiae populique christiani defensio- 
nem et ad divina beneficia publice privatimque impetranda apprime 
conferat, mirum non est, eximi'is eam praeconiis alios quoque De- 
cessores Nostros efferre atque augere studuisse. Sic Urbanus IV 
hunc orandi ritum ad honorem Dei et Virginis, et ad imminentia 
tnitndi pericula propulsanda opportunum; Leo X adversus haere- 
siarchas et gliscentes haereses institutum; et Iulius III Romanae 
ücdesiae decorem dixerunt. Itemqué de eo sanctus Pius V, hoc 
inquit, orandi modo evulgato, caepisse fideles iis meditationibus ac- 
censos í iis precibus inflammatos, in alios viros repente mutari, hae- 
resum- tmebras remitfi, et lucem catholicae fidei aperiri. Demum 



212 



león xra 



que Santo Domingo habla instituido el Rosario para apaciguar 
Ja cólera de Dios e implorar la intercesión de la bienaventurada 
Virgen María. 

335 (5) Movidos Nos por este pensamiento y por los ejem- 
plos de nuestros predecesores, creemos muy oportuno estable- 
cer preces solemnes, elevándolas a la augusta Virgen por me- 
dio del Rosario, para obtener de Jesucristo su Hijo igual soco- 
rro contra los peligros que nos amenazan. Conocéis, venera- 
bles hermanos, las largas y pesadas pruebas a que todos los 
días está expuesta la Iglesia. La piedad cristiana, la morali- 
dad pública, la fe misma, que es el bien supremo y el prin- 
cipio de todas las virtudes, todo está amenazado cada día de 
mayores peligros. No sólo sabéis cuán difícil es esta situación 
y cuánto sufrimos por ella, sino también vuestra piedad os 
hace experimentar con Nos sus amarguras. Mas es muy do- 
loroso y lamentable ver a tantas almas redimidas por la san- 
gre de Jesucristo, como arrancadas a la salvación por el tor- 
bellino de un siglo extraviado y precipitadas en el abismo y 
en la muerte eterna. En nuestros tiempos, pues, tenemos tanta 
necesidad del auxilio divino como en la época en que el gran 
Domingo levantó el estandarte del Rosario de María a fin de 
curar los males de su época. Más él, iluminado por la luz ce- 
lestial, entrevio claramente que, para curar a su siglo, ningún 
remedio podía ser tan eficaz como el atraer a los hombres a 
Jesucristo, que es el camino, la verdad y la vida, con la fre- 
cuente meditación de la salud que nos trajo, y servirse ante 

Gregorius XIII, Rosarium a beato Dominico ad iraní Dei placandam 
et beatae Virginis intercessionem implorctndam fuisse institutum. 
335 Hac Nos cogitatione exemplisque Decessorum Nostrorum per- 
moti, opportunum omnino censemus sollemnes hoc tempore suppli- 
cationes ob eam causam instituí, ut invocata per Rosarii preces Vir- 
gine augusta, parem necessitatibus opem a Iesu Christo eius Filio 
impetremus. 

Perspicitis, Venerabiles Fratres, Ecclesiae labores dimicationes- 
que diuturnas et graves. Christianam pietatem, publicam morum ho- 
nestatem, fidemque ipsam, quae summum est bonum virtutumque 
ceterarum principium, maioribus quotidie periculis videmus opposi- 
tam. Item difficilem conditionem variosque angorcs Nostros non 
modo cognoscitis, sed facit caritas vestra ut quadam Nobiscum so- 
cietate et communione sentiatis. Miserrimum autem est, ac longc 
luctuosissimum, tot animas, Iesu Christi sanguine redemptas, quo- 
dam aberrantis saeculi veluti correptas turbine, praecipites in peius 
agi atque in interitum ruere sempiternum. Igitur, divini necessitas 
auxilii haud sane est hodie minor, quam cum magnus Dominicus 
ad publica sananda vulnera marialis Rosarii usum invexit. Ule vero 
caelesti pervidit lumine, aetatis suae malis remedium nullum prae- 
sentius futurum, quam si homines ad Christum, qui via, veritas et 
vita est, salutis per eum nobis partae crebra commentatione rediis- 
sent; et Virginem illam, cui datum est cunetas hcereses interimere, 



LEÓN XIII 



213 



Dios del valimiento de aquella Virgen, a quien está concedido 
el poder de destruir todas las herejías. De consiguiente, com- 
puso la fórmula del santo Rosario de tal manera que en ella 
se recordasen, por su orden sucesivo, los misterios de nuestra 
salvación, y a esa meditación se entrelazase una guirnalda he- 
cha de la salutación angélica y de la oración a Dios y Padre 
de nuestro Señor Jesucristo. Nos, pues, que buscamos un re- 
medio a males parecidos, no dudamos que, valiéndonos de la 
misma oración que introdujo aquel santísimo varón con tanto 
provecho del orbe católico, tendrá asimismo muchísima efica- 
cia para aliviar las calamidades que afligen a nuestra época. 

Por lo cual no sólo exhortamos vivamente a todos los cris- 
tianos a dedicarse pública o privadamente en el seno de su 
casa y familia a recitar el Rosario y a perseverar en este san- 
to ejercicio, sino que queremos que el mes de octubre de este 
año se consagre enteramente a la celestial Reina del Rosario. 

(6) Decretamos por lo mismo y ordenamos que en todo 336 
el orbe católico se celebre solemnemente, en el año corriente, 
con especial esplendor y pompa la festividad de la Madre de 
Dios del Rosario; y que desde el primer día del mes de octu- 
bre próximo hasta el segundo día del mes de noviembre si- 
guiente, se recen religiosamente en todas las iglesias parroquia- 
les, y, si los ordinarios lo juzgan oportuno, también en otras 
iglesias y capillas dedicadas a la Madre de Dios, al menos 
cinco decenas del Rosario, añadiendo las letanías lauretanas. 
Deseamos, asimismo, que el pueblo concurra a estos ejercicios 



depecatricem apud Deum adhibuissent. Idcirco sacri Rosarii for- 
mulam ita composuit, ut et nostrae mysteria ordine recolerentur, et 
huic meditandi officTo mysticum innecteretur sertum ex angélica 
salutatione contextum, interiecta oratione ad Deum et Patrem Do- 
mini Nostri Iesu Christi. Nos igitur haud absimili malo ídem quae- 
rentes remedium, non dubitamus quin eadem haec a beatissimo viro 
tanto cum orbis catholici emolumento inducía precatio momenti plu- 
rimum habitura sit ad levandas nostrorum quoque temporum cala- 
mitates. 

Quamobrem non modo universos christianos enixe hortamur, ut 
vel publice vel privatim in sua quisque domo et familia pium hoc 
Rosarii officium peragere studeant et non intermissa consuetudine 
usurpent, sed etiam integrum anni labentis octobrem mensem caelesti 
Reginae a Rosario sacrum dicatumque esse volumus. 

Decernimus itaque et mandamus, ut in orbe catholico universo 336 
hoc item anno sollemnia Deiparae a Rosario peculiari religione et 
cultus splcndore celebrentur ; utque a prima die proximi octobris 
ad secundam subsequentis novembris, in ómnibus ubique curialibus 
templis, et si Ordinarii locorum utile atque opportunum iudicave- „ 
rint, in aliis etiam templis sacrariisve honori Deiparae dedicatis, 
quinqué saltem Rosarii decades, adiectis Litaniis Lauretanis religiose 
recitentur : optamus autem, ut ad has preces conveniente populo, 



214 



LEÓN XIII 



piadosos, y que, o se celebre en ellos el santo sacrificio de la 
misa, o se exponga el Santísimo Sacramento a la adoración dé- 
los fieles, y se les dé luego la bendición con el mismo. 

Aprobamos de todo corazón que las cofradías de la Virgen 
del Rosario salgan procesionalmente por las calles, conforme a 
la antigua costumbre, para pública profesión de piedad. Y don- 
de, por razón de las circunstancias, esto no fuere tal vez po- 
sible, procúrese suplirlo con mayor concurrencia a los templos; 
y brille el fervor de la piedad con más diligente ejercicio de las 
virtudes cristianas. 
337 En gracia de los que practicaren lo que queda dispuesto, 
abrimos gustosos los celestiales tesoros de la Iglesia, en los que 
puedan encontrar estímulos de su piedad y al mismo tiempo 
premio. A cuantos asistieren, pues, en el tiempo antes designa- 
do, a la recitación pública del Rosario y las letanías, y oraren 
conforme a nuestra intención, concedemos siete años y siete 
cuarentenas de indulgencias por cada vez. Y de la misma gra- 
cia queremos que gocen los que, legítimamente impedidos de 
hacer en público dichas preces, las hicieren privadamente y ora- 
ren a Dios por nuestras intenciones. 

Y a aquellos que en el tiempo prefijado practicaren, al me- 
nos, diez veces en público, o en secreto, si públicamente por 
justa causa no pudieren, las indicadas preces, y, purificada de- 
bidamente su alma, se acercaren a la sagrada comunión, les 



eodem tempore vel sacrum ad altare fiat, vel Sacramento augusto 
ad adorandum proposito, sacrosancta deinceps hostia pius suppli- 
cantium coetus rite lustretur. • 

Magnopere probamus sodalitates a Rosario Virginis sollemni 
pompa vicatim per urbes, accepta a maioribus consuetudine, publicae 
religionis causa procederé. Quibus autem in locis id iniuria tempo- 
rum forte non licet, quidquid publicae religioni ex hac parte detrac- 
tum est, frequentiore redimatur ad sacras aedes accursu; et diligen- 
tiore virtutum christianarum exercitatione fervor pietatis eluceat 
337 Eorum autem gratia, qui quae supra iussimus facturi sunt, libet 
caelestes Ecclesiae thesauros recludere, in quibus ipsi incitamenta 
simul et praemia pietatis inveniant. Omnibus igitur qui intra de- 
signatum temporis spatium, Rosarii cum Litaniis publicae recita- 
tioni interfuerint, et ad mentem Nostram oraverint, septem annorum 
itenique septem quadragenarum apud Deum Indulgentiam singulis 
vicibus obtinendam concedimus. Quo beneficio frui pariter posse 
volumus, quos supplicationibus publicis supra dictis legitima causa 
prohibeat, hac tamen lege ut eidem sacrae exercitationi privatim 
* operam dederint, itemque Deo ad mentem Nostram supplicaverint. 

Eos vero qui supra dicto tempore decies saltem vel publice in 
sacris templis, vel iustas ob causas privatis in domibus eadem per- 
egerint, et, expiatis rite animis, sacra de altari libaverint, piaculo 



LEÓN XIII 



215 



dejamos libres de toda expiación y de toda pena en forma de 
indulgencia plenaria. 

Concedemos también plenísima remisión de sus pecados a 
aquellos que, sea en el día de la fiesta de santa María Virgen 
del Rosario, sea en los ocho días siguientes, purificada su 
alma por medio de la confesión, se acercaren a la Mesa de 
Cristo, y rogaren en algún templo, según nuestra intención, a 
Dios y a la Madre de Dios, por las necesidades de la Iglesia. 

(7) ¡Ea, pues, venerables hermanos! Por el interés que te- 338 
neis del honor de María y de la salvación de la sociedad hu- 
mana, dedicaos a alentar la piedad de los fieles hacia la gran 
Virgen, y a aumentar su confianza en Ella. Nos consideramos 
que entra en los designios providenciales el que, en estos tiem- 
pos turbulentísimos para la Iglesia, florezca, en la inmensa 
mayoría del pueblo cristiano, la antigua religión y piedad para 
c^on la augusta Virgen. Quiera Dios que, excitadas por nues- 
tras exhortaciones e inflamadas por vuestros llamamientos las 
naciones cristianas, busquen, con ardor cada día mayor, la pro- 
tección de María, que se acostumbren cada vez más a amar 
el rezo del Rosario mariano, culto que nuestros antepasados 
tenían el hábito de practicar, no sólo como remedio siempre 
presente a sus males, sino como glorioso distintivo de la pie- 
dad cristiana. La celestial Patrona del género humano escucha- 
rá esos ruegos unánimes y preces del mismo y obtendrá fácil- 
mente a los buenos el favor de ver acrecentarse sus virtudes, 
y a los descarriados el de volver al bien y entrar de nuevo 
en el camino de salvación; obtendrá que el Dios vengador de 

omni et statis admissorum poenis ad pontificalis Indulgentiae mo- 
dum exsolvimus. 

Plenissimam hanc admissorum suorum veniam ómnibus etiam 
elargimur, qui vel ipsis beatae Mariae Virginis a Rosario sollem- 
uibus, vei quolibet ex octo consequentibus diebus, ablutis pariter 
salutari confessione animis, ad Christi mensam accesserint, et in 
aliqua aede sacra pro Ecclesiae necessitatibus ad mentem Nostram 
Deo et Deiparae rite supplicaverint. 

Agite vero, Venerabiles Fratres; quantum vobis curae est et 338 
Mariae honos et societatis humanae salus, tantum studete populo- 
rum in magnam Virginem alere pietatem, augere fiduciam. Divino 
quidem muñere factum putamus, ut, vel turbulentissimis hisce Ec- 
clesiae temporibus, in máxima christiani populi parte stet ac vigeat 
antiqua in augustam Virginem religio et pietas. Nunc vero exhorta- 
tionibus his Nostris excitatae, vestrisque vocibus incensae christianae 
gentes vehementiore in dies animi ardore sese in Mariae tutelam 
fidemque recipiant ; et adamare magis ac magis insistant marialis 
Rosarii consuetudinem, quam maiores nostri non modo uti praesens 
in malis auxilium, sed etiam nobilis instar tesserae christianae pie- 
tatis habere consueverunt. Obsecrationes concordes ac supplices li- 
bens excipiet humani generis Patrona caelestis illudque facile im- 
petrabit, ut boni virtutis laude crescant; ut devii sese ad salutem 



216 



león xni 



los crímenes, inclinándose a la clemencia y a la misericordia, 
restituya al orbe cristiano y a la sociedad, después de desvia- 
do para lo sucesivo todo peligro, el tan apetecible sosiego. 

Alentados por esta esperanza, Nos suplicamos a Dios pol- 
la intercesión de Aquella en quien ha puesto la plenitud de 
todo bien, y le rogamos con todas nuestras fuerzas que derra- 
me abundantemente sobre vosotros, venerables hermanos, los 
mejores de sus celestiales favores; como auspicio y prenda de 
nuestra benevolencia, os damos de todo corazón a vosotros, 
a vuestro clero y a los pueblos confiados a vuestros cuidados 
la bendición apostólica. 

Audiencia del 15 de diciembre de 1885 

339 Alaría, Aladre de Dios y Madre de misericordia, rogad por nos- 
otros y por todos los que han muerto en el ósculo del Señor. 

Epist. apost. "Salutaris ille", 24 de diciembre de 1883 

Se añade a las lctauías lauretanas la invocación Reghxa SacratUsimi 
Rnsarii, ora pro nubis. Se recomienda el rezo del santo rosario. 

El papa se siente una vez más irresistiblemente impulsado a recurrir a 
la Señora en las dificultades, humanamente insuperables, que afligen a la 
Iglesia. Hay, pues, que orar, y orar con insistencia y perseverancia. 

340 Mas entre las varias maneras y fórmulas de orar empleadas 
piadosa y saludablemente en la Iglesia católica, es recomen- 
dable por muchos títulos el llamado Rosario mariano. 



colligant ac resipiscant; ut vindex scelerum Deus ad clementiam ac 
misericordiam conversus rem christianam remque publicam, amotis 
periculis, optatae tranquillitati restituat. 

Hac spe erecti Deum ipsum per eam in qua totius boni posuit 
plenitudinem, summis animi Nostri votis enixe obsecramus, ut má- 
xima quaeque vobis, Venerabiles Fratres, caelestium bonorum mu- 
ñera largiatur: in quorum auspicium et pignus, vobis ipsis et clero 
vestro et populis cuiusque vestrum curae concreditis, Apostolicam 
Benedictionem peramanter impertimus. 

339 Maria, Madre di Dio e Madre di misericordia, prégate per nol e per 
tutti coloro, che sonó morti nel bacio del Signore. 

340 Salutaris ille "spiritus precum", misericordiae divinae munus 
idem et pignus, quem Deus olim effundere pollicitus est super do- 
mum David et super habitatores Ierusalem, etsi numquam in Eccle- 
sia catholica cessat, tamen experrectior ad permovendos ánimos tune 
esse vídetur cum homines magnum aliquod aut ipsius Ecclesiae aut 
reipublicac tempus adesse vel impenderé sentiunt. Solet enün in 
rebus trepidis excitari fides pietasque adversus Deum, quia quo 
minus apparet in rebus humanis praesidii, eo maior esse caelestis 
patrocinii necessitas intellegitur. 



*» El 294, Invocación. 
*» AL III 299. 



león xm 



217 



Y entre estos títulos, el principal es, como lo probamos en 
nuestra encíclica [de 1.° de septiembre de 1883], el haber sido 
instituido principalmente para implorar el patrocinio de la Ma- 
dre de Dios contra los enemigos del catolicismo; y nadie des- 
conoce, en ese aspecto, que el [Rosario] alivió frecuente y 
eficazmente las calamidades de la Iglesia. De consiguiente, no 
sólo para el fomento de la piedad privada, sino también para 
remedio de las públicas tribulaciones, es muy oportuno que esta 
manera de orar vuelva a ocupar el honroso lugar que por mu- 
cho tiempo tuvo, Guando todas y cada una de las familias cris- 
tianas no permitían que pasase día sin rezar el Rosario. 



Quod vel nuper perspexisse videmur, cum Nos diuturnis Eccle- 
siae acerbitatibus et communium temporum difficultate permoti, pie- 
tatem christianorum, per Epistulam Nostram encyclicam appellantes, 
Mariam Virginem sanctissimo Rosarii ritu colendam atque implo- 
randam octobri mense toto decrevimus. Cui quidem voluntati Nos- 
trae obtemperatum esse novimus studio te alacritate tanta, quantam 
vel rei sanctitas vel causae gravitas postulabat. Est enim ñeque in 
hac solum Italia nostra, sed in ómnibus terris pro re catholica, pro 
salute publica, supplicatum; et episcopis^ auctoritate, clericis exem- 
plo operaque praeeuntibus, magnae Dei Matri habitus certatim no- 
nos. Et mirifice sane Nos declaratae pietatis ratio multiplex delec- 
tavit : templa magnificentius exornata ; ductae solemni ritu pornpae ; 
ad sacras condones, ad synaxin, ad quotidianas Rosarii preces mag- 
na ubique populi frequentia. Nec praeterire volumus quod gestienti 
animo accepimus de nonnullis locis, quos procella temporum vehe- 
mentius affligit: in quibus tantus exstitit fervor pietatis, ut pres- 
byterorum inopiam privati redimere, quibus in rebus possent, suo- 
met, ipsi ministerio maluerint, quam sinere ut in templis suis indictae 
preces silerent. 

Quare, dum praesentium malorum sensum spe bonitatis et mi- 
sericordiae divinae consolamur, inculcari bonorum omnium animis 
intellegimus oportere, id quod sacrae Litterae passim aperteque de- 
clarant, sicut in omni virtute, sic in ista, quae in obsecrando Deo 
versatur, omnium plurimum referre perpetuitatem atque constan- 
tiam. Exoratur enim placaturque precando Deus : hoc tamen ipsum, 
quod se exorari sinit, non solum bcnitatis suae, sed etiatn perseve- 
rantiae nostrae vult esse fructum. 

Talis autem in orando perseverantia longe plus est hoc tempore 
necessaria, cum tam multa Nos tamque magna, ut saepe diximus, 
circumstent ex omni parte pericula, quae sine praesenti Dei ope 
superari non possunt. Nimis enim multi oderunt omne quod dicitwr 
Deus et colitur, oppugnatur Ecclesia ñeque privatorum dumtaxat 
consiliis, sed civilibus persaepe institutis et legibus; christianae sa- 
pientiae adversantur immanes opinionum novitates, ita plañe ut et 
sua cuique et publica tuenda salus sit adversus hostes acérrimos, 
extrema virium coniuratos experiri. Veré igitur huius tanti proelii 
complectentes cogitatione certamen, nunc máxime intuendum animo 
esse censemus in Iesum Christum Dominum Nostrum, qui quo Nos 
ad imitationem erudiret sui, factus in agonía prolixius orabat. 

Ex variis autem precandi rationibus ac formulis in Ecclesia ca- 



218 



león xni 



Nos, pues, para gloria de María, la gran Madre de Dios; 
para perpetuo recuerdo de la ayuda impetrada de su purísimo 
Corazón, en todas partes, durante el mes de octubre; para pe- 
renne testimonio de la esperanza sin límites que en la aman- 
tísima Madre ponemos; para conseguir cada vez más su favo- 
rable ayuda, queremos y decretamos que en las letanías lau- 
retanas, después de la invocación Regina sine labe originali 
concepta, se añada la alabanza Regina sacratissimi Rosarii, ora 
pro nobis. 

S. Congr. de Indulg., 15 de marzo de 1884 

¡ Oh María, concebida sin pecado !, rogad por nosotros que recu- 
rrimos a vos. 



tholica pie et salubriter usitatis, ea, quae Rosaritwn mariale dicítur, 
multis est nominibus commendabilis. 

In quibus, quemadmodum in Litteris Nostris Encyclicis confir- 
mavimus, illud permagnum, quod est Rosarium praecipue implo- 
rando Matris Dei patrocinio adversus hostes catholici nominis 
institutum : eaque ex parte nemo ignorat, sublevandis Ecclesiae 
calamitatibus idem saepe et multum profuisse. Non solum privato- 
rum pietati, sed publicis etiam temporibus est magnopere consen- 
taneum istud precandi genus in eum restituí honoris locum, quem 
diu obtinuit, cum singulae christianorum familiae nullum sibi abire 
diem sine Rosarii recitatione paterentur. His Nos de causis omnes 
hortamur atque obsecramus, ut quotidianam Rosarii consuetudinem 
religiose et constanter insistant : itemque declaramus, Nobis esse in 
optatis, ut in dioeceseon singularum templo principe quotidie, in 
templis curialibus diebus festis singulis recitetur. Huic autem ex- 
citandae tuendaeque exercitationi pietatis magno usui esse poterunt 
familiae Ordinum religiosorum, et praecipuo quodam iure suo so- 
dales Dominiciani : quos pro certo habemus tam fructuoso nobilique 
officio minime defuturos. 

Nos igitur in honorem magnae Dei Genetricis Mariae ; ad perpe- 
tuarn recordationem implorati ubique gentium per mensem octo- 
brem a purissimo' eius Corde praesidii ; in perenne testimonium 
amplissimae spei, quam in Párente amantissima reponimus; ad pro- 
pitiam cius opem magis ac magis in dies impetrandam, volumus ac 
decernimus, ut in Litaniis Lauretanis, post invocationem : Regina 
sine labe originali concepta, addatur praeconium Regina sacratissi- 
mi Rosarii, ora pro nobis. 

O Maria coneepita senza peccato, prégate per noi, clie ricorriamo a voi. 



"» El 357. 



LEÓN XIII 



219 



Epíst. ene. "Superiore anno", 30 de agosto de 1884 

1. Respuesta universal y fervorosa a mi invitación del año pasado. — 
2. Hay que perseverar eu la oración. — 3. Motivos para acudir a María. — 
4. Disposiciones e indulgencias concedidas al rezo del rosario. — 5. Es- 
peranzas del papa. 

(1) El año pasado, como todos sabéis, decretamos poi 342 
nuestra carta encíclica que en todos los lugares del orbe ca- 
tólico, y para impetrar el celestial auxilio en las tribulaciones 
de la Iglesia, se celebrase el rezo solemne del Rosario a la 
gran Madre de Dios en todo el mes de octubre. En lo cual 
seguimos nuestra inclinación, el ejemplo de nuestros predece- 
sores, que en los tiempos dificilísimos para la Iglesia recu- 
rrieron a la Virgen augusta, con fervorosos actos piadosos, y 
acostumbraron a implorar su auxilio con reiteradas preces. 

Aquella nuestra voluntad fué en todos los puntos obede- 343 
cida con tanto ardimiento y concordia de las almas, que brilló 
claramente cuánto entusiasmo de piedad y religión existe en 
el pueblo cristiano, y cuánta y universal esperanza pone en el 
patrocinio de la Virgen María. Esta manifiesta piedad y fer- 
vor en la fe nos han sido de no pequeño consuelo en medio 
de la muchedumbre de pesares y males que nos oprime, y ha 
fortalecido nuestro ánimo para soportarlos mayores, si a Dios 
place enviarlos. Pues mientras el espíritu de oración se derra- 
ma en la casa de David y entre los habitantes de Israel, abrí- 
gamos esperanza cierta de que Dios será propicio y miseri- 
cordioso con las vicisitudes de su Iglesia, y oirá las preces de 



Superiore axno, quod singuli novistis, per Litteras Nostras 342 
Encyclicas decrevimus, ut in ómnibus catholici orbis partibus, ad 
caeleste praesidium laboranti Ecclesiae impetrandum, magna Dei 
Mater sanctissimo Rosarii ritu, octobri toto, coleretur. In quo et iudi- 
cium Nostrum et exempla secuti sumus Decessorum Nostrorum qui 
diff icillimis Ecclesiae temporibus, aucto pietatis studio, ad augustam 
Virginem confugere, opemque eius surnmis precibus implorare con- 
sueverunt. 

Voluntati vero illi Nostrae tanta animorum alacritate et concor- 343 
dia ubique locorum obtemperatum est, ut luculenter apparuerit 
quantus religionis et pietatis ardor exstet in populo christiano, et 
quantam in caelesti Mariae Virginis patrocinio spem universi repo- 
nant. Quem quidem declaratae pietatis et fidei fervorem Nos, tanta 
molestiarum et malorum mole gravatos, non mediocri consolatione 
lcniisse profitemur, knmo animum addidisse ad graviora quoque, 
si ita Deo placeat, perferenda. Doñee enim spiritus precum effundi- 
tur super domum David et super habitatores Ierusalem, in spem 
certam adducimur, fore ut aliquando propitietur Deus, Ecclesiaeque 



US 3 .1 ATj jy 12 o 



220 



LEÓN XIII 



los que ruegan por medio de Aquella a la que Él mismo quiso 
hacer dispensadora de sus gracias. 

344 (2) Por lo que, existiendo las causas que nos impulsaron, 
según dejamos dicho, a excitar la piedad pública el año pa- 
sado, encaminamos nuestra solicitud también en este año a ex- 
hortar a los pueblos cristianos a que, en la misma forma de 
oración que se llama Rosario mariano, permanezcan perseveran- 
tes, mereciéndose el valioso patrocinio de la gran Madre de 
Dios. Como sea tanta la obstinación en los propósitos de los 
enemigos del nombre cristiano, conviene que no sea menor en 
sus defensores la constancia de voluntad, mayormente por ser 
de ordinario el celestial auxilio y la bondad de Dios fruto de 
nuestra perseverancia. Conviene recordar el ejemplo de la gran 
Judit, tipo de la alma Virgen, por cuyo medio, reprimida la 
impaciencia de los hebreos, quiso Dios que en el tiempo de- 
signado a su arbitrio fuese libertada la oprimida ciudad. Y 
también el ejemplo de los apóstoles, que esperaron, perseve- 
rando unánimes en oración con María, la Madre de Jesús, ios 
grandes dones del Espíritu paráclito, que les habían sido pro- 
metidos. 

345 (3) Pues se trata también ahora de una cosa ardua y gran- 
de, de humillar en el campo de batalla a un enemigo antiguo 
y formidable en la fuerza exaltada de su poder; de vindicar 
la libertad de la Iglesia y de su Cabeza; de conservar y de- 
fender los principios en que descansa la seguridad y salvación 
de la sociedad humana. Debe procurarse, pues, que en estos 

suae miseratus vicem, audiat tándem preces obsecrantium per eam, 
quam ipse caelestium gratiarum voluit esse administram. 

344 Quapropter insidentibus causis, quae Nos ad publicam pietatem 
excitandam, uti diximus, anno superiore impulerunt, officii Nostri 
duximus, Vcnerabiles Fratres, hoc quoque anno hortari christianos, 
ut in huiusmodi precandi ratione et formula quae Rosarium mariaie 
dicitur, perseverantes, sibi validum magnae Dei Genetricis patroci- 
nium demereantur. Cum enim in oppugnatoribus christiani nominis 
tanta sit obstinatio propositi, in propugnatoribus non minorem esse 
oportet constantiam voluntatis, cum praesertim caeleste auxilium et 
collata nobis a Deo beneficia perseverantiae nostrae saepe soleant 
esse fructus. Ac revocare iuvat in mentem magnae illius Iudith 
exemplum, quae, almae Virginis typum exhibens, stultam Iudaeorum 
repressit impatientiam, constituere Deo volentium arbitrio suo diem 
ad subvenicndum oppressae civitati. Lntuendum item in exemplum 
Apostolorum, qui máximum Spiritus Paracliti donum sibi promissum 
cxspectaverunt, perseverantes unanimiter in oratione cum Maria 
Matre Iesu. 

345 Agitur enim et nunc de ardua magni momenti re, de inimico anti- 
quo et vaferrimo in elata potentiae suae acie humiliando; de Eccle- 
siae eiusque Capitis libértate vindicanda; de iis conservandis tuen- 
disque praesidiis, in quibus conquiescere oportet securitatem et 
salutem humanae societatis. Curandum est igitur, ut luctuosis hisce 



LEÓN XIU 



221 



luctuosos tiempos para la Iglesia, se conserve la piadosa y de- 
vota costumbre de rezar el rosario mariano, principalmente 
porque esta oración, estando compuesta de modo que nuestra 
mente recorra todos los misterios de nuestra salvación, es muy 
provechosa para fomentar el espíritu de piedad. 

Y por lo que atañe a Italia, necesario es ahora, con mayor 346 
motivo, implorar con las preces del rosario el patrocinio de la 
poderosísima Virgen, por lo mismo que no amenaza, sino pesa 
sobre nosotros una nueva calamidad. El cólera asiático, fran- 
queados los términos ordinarios de su naturaleza, por permi- 
sión divina, se extendió por concurridísimos puertos de Fran- 
cia, invadiendo Luego las vecinas regiones de Italia. 

Preciso es, pues, acudir a María, a Aquella que justamen- 347 
te llama la Iglesia salud, auxilio y protectora; a fin de que, 
propicia a las plegarias que le son agradabilísimas, se digne 
otorgarnos el implorado socorro y nos libre del impuro con- 
tagio. 

(4) Por lo que, aproximándose el mes de octubre, en el 348 
cual se celebra en el orbe católico la fiesta de María Virgen 
del Rosario, establecemos y preceptuamos lo mismo que el año 
antecedente. 

Decretamos, pues, y mandamos que desde el 1.° de octu- 
bre hasta el 2 de noviembre, en todos los templos parroquiales 
y santuarios dedicados a la Madre de Dios, o en los que elija 
el ordinario, se recen diariamente al menos cinco decenas del 
rosario y las letanías: si es por la mañana, se rezarán durante 

Ecclesiae temporibus «marialis Rosarii Sanctissima consuetudo stu- 
diose pieque servetur, eo praecipue quod huiusmodi preces, cum ita 
sint compositae ut omnia ex ordine salutis nostrae mysteria recolant, 
máxime sunt ad fovendum pietatis spiritum comparatae. 

Et ad Italiam quod attinet, potentissimae Virginis praesidium 34^ 
nunc máxime per Rosarii preces implorare necesse est, cum nobis 
adsit potius, quam impendeat, nec opinata calamitas Asiana enim 
lúes términos, quos natura posuisse videbatur, Deo volente, praeter- 
vecta, portus Gallici sinus celebérrimos, ac finitimas exinde Italiae 
regiones pervasit. 

Ad Mariam igitur confugiendum est, ad eam, quam iure meri- 347 
toque salutiferam, opiferam, sospitatricem appellat Ecclesia, uti vo- 
lens propitia opem acceptissimis sibi precibus imploratam afferat, 
impuramque luem a nobis longe depellat. 

Quapropter adventante iam mense octobri, quo mense sacra sol- 345 
lemnia Mariae Virginis a Rosario in orbe catholico aguntur, omnia 
ea, quae praeterito anno praecepimus, hoc anno iterum praecipere 
statuimus. 

Decernimus itaque et mandamus, ut a prima die octobris ad se- 
cundam consequentis novembris in ómnibus curialibus templis, sa- 
crariisve publicis Deiparae dicatis aut in aliis etiam arbitrio Ordinarii 
eligendis, quinqué saltem Rosarii decades, adiectis Litaniis, quotidie 



222 



león xni 



la misa; si es después de mediodía, se expondrá el augusto Sa- 
cramento a la adoración de los fieles y se verificará la bendi- 
ción según las rúbricas. Deseamos que las cofradías del Santí- 
simo rosario, en todas partes donde las leyes lo consientan, 
salgan en procesión solemne por las calles haciendo pública 
profesión de fe. 

349 Para que la piedad cristiana obtenga las celestiales gracias 
del tesoro de la Iglesia, renovamos las mismas indulgencias con- 
cedidas el año pasado. Por lo cual, a todos los que asistieren 
en los días referidos al rezo público del rosario y rogaren 
por nuestra intención, y aquellos que, impedidos por causa 
legítima, hicieren esto en particular, concedemos, por cada vez, 
una indulgencia de siete años y siete cuarentenas. A los que 
en el tiempo mencionado practicaren estos ejercicios diez ve- 
ces al menos, sea públicamente en las iglesias, sea, si hay 
justos motivos, en el recinto de su casa, y expiadas sus cul- 
pas en la "confesión, recibieren la sagrada comunión, otorgamos 
del tesoro de la Iglesia indulgencia plenaria. Y esta misma in- 
dulgencia plenaria concedemos a los que o en el mismo día de 
la fiesta de la santa Virgen del Rosario o en alguno de los 
ocho siguientes se lavaren de sus culpas y acudieren santa- 
mente al divino convite, y de igual modo oraren por nuestra 
intención en alguna casa de Dios y rogaren a su Madre Santí- 
sima. 

350 Finalmente, queriendo atender también a todos los que se 
dedican principalmente en este mes de octubre a las labores 

recitentur : quod si mane fíat, sacrum inter preces peragatur ; si 
pomeridianis horis, Sacramentum augustum ad adorandum propo- 
natur, deinde qui intersunt rite lustrentur. Optamus autem, ut so- 
dalitates sanctissimi Rosarii soüemnem pompam, ubicumque per 
civiles leges id sinitur, vicatim publicae religionis causa ducant. 

349 Ut vero christianae pietati caelestes Ecclesiae thesauri recludan- 
tur, Indulgentias singulas, quas superiore anno largiti sumus reno- 
vamus. Omnibus videlicet qui statis diebus publicae Rosarii recita- 
tioni interfuerint, et ad mentem Nostram oraverint, et hts pariter 
qui legitima causa impediti privatim haec egerint, septem annorum 
itemque septem quadragenarum apud Deum Indulgentiam singulis 
vicibus concedimus. Eis vero, qui supra dicto tempore decies sal- 
tem vel publice in templis, vel iustis de causis inter domésticos pa- 
rietes eadem peregerint, et criminum confessione expiati, sancta de 
altari iibaverint, plenariam admissorum veniam de Ecclesiae thesau- 
ro impertimus. Plenissimam hanc admissorum veniam et poenarum 
remissionem his ómnibus etiam largimur, qui vel ipso beatae Virgi- 
n¡9 a Rosario die festo, vel quolibet ex'octo insequentibus, animae 
sordes eluerint et divina convivía sánete celebraverinl, et pariter 
ad mentem Nostram in aliqua sacra aede Déo et sanctissimae eius 
Matri supplicaverint. 

350 lis denique consultum volentes, qui ruri vivunt et agri cultioni 
praecipue octobri mense distinentur, concedimus ut singula, quae 



león xru 



223 



agrícolas, concedemos que a éstos puedan ser diferidas las pres- 
cripciones y las indulgencias a los meses siguientes de noviem- 
bre o diciembre, según el prudente arbitrio de los ordinarios. 

(5) No dudamos, venerables hermanos, que han de respon- 351 
der a nuestros cuidados frutos lozanos y abundantes, princi- 
palmente si lo que Nos plantamos y riega vuestra solicitud, re- 
cibe del mismo Dios gracias abundantes para su desarrollo. 
Por cierto tenemos que el pueblo cristiano, oyendo nuestra 
apostólica autoridad, dará, en el presente como en el pasado 
año, amplio testimonio de fe y piedad. Sea propicia la celes- 
tial Patrona invocada por las preces del rosario, y Dios, oyen- 
dos sus ruegos, haga que, quitada toda diferencia de opinión 
y restaurada la cristiana doctrina en todas las partes del orbe 
terrestre, obtengamos de Él la suspirada tranquilidad de la 
Iglesia. 

AÑO 1885. 

María, reina sobre nosotros tú y tu Hijo. 352 

S. Congr. de Indulg., 21 de marzo de 1885 

¡ Gloriosísima Virgen, Madre de Dios y Madre nuestra María '. 353 
Volved vuestra compasiva mirada hacia nosotros, pobres pecado- 
res, que, afligidos por tantos males -que nos rodean en esta vida 
séptimos lacerarse nuestros corazones oyendo las atroces injurias 
y blasfemias lanzadas contra vos, ¡ oh Virgen inmaculada ! ¡ Oh ! 
¡Cuánto ofenden estas impías voces a la majestad infinita de Dios 
y de su unigénito Hijo, Jesucristo! ¡Cómo provocan el enojo y 

supra decrevimus, cum sacris etiam Indulgentiis octobri mense lu- 
crandis, ad insequentes vel novembrem- vel decembrem menses, 
prudenti Ordinariorum arbitrio differri valeant. 

Non dübitamus, Venerabiles Fratres, quin curis hisce Nostris 35J 
uberes et copiosi fructus respondeant, praesertim si quae Nos plan- 
tamus, et vestra sollicitudo rigaverit, iis Deus gratiarum suarum 
largitione de Cáelo afferat incrementum. Pro certo quidem habe- 
mus populum christianum f uturum dicto audientem Apostolicae aucto- 
ritati Nostrae eo fidei et pietatis fervore, cuius praeterito anno 
amplissimum dedit documentum. Caelestis autem Patrona per Ro- 
sarii preces invocata adsit propitia, efficiatque, ut, sublatis opinio- 
num dissidiis et re christiana universis orbis terrarum partibus re- 
stituía, optatam Ecclesiae tranquillitatem a Deo impetremus. 

Maria, dominare nostri, Tu et Filius tuus. gg2 
Gloriosissinia Vergine, Madre di Dio e Madre nostra Maria, volgete oro 
pietoso lo sguardo verso di noi poveri peceatori, che afflitti da tanti 
mali, che ci eircondaiio in questa vita, sentiamo lacerarci il cuore noll'udire 
le atroci ingiurie e bestemniie laneiate contro di voi o Vergine immaco- 
lata. Oh quanto queste empie voci offendono la maestá infinita di Dio 
e dell'unigenito suo Figlio Gesú Cristo ! Come ne provocano lo sdegno e 



362 María I 864. Se conceden indulgencias a esta invocación. Año 1S85. 
351 El 328. Acto de reparación de las blasfemias contra la Santísima 
Virgen, 



224 



león xm 



cuánto nos hacen temer los efectos terribles de su venganza ! Si el 
sacrificio de nuestra vida pudiese impedir tantos ultrajes y blasfe- 
mias, gustosísimos lo haríamos, porque, Madre nuestra santísima, 
deseamos amaros y honraros con todo el corazón, pues tal es la 
voluntad de Dios. Y precisamente porque os amamos, haremos cuan- 
to está de nuestra parte para que seáis honrada y amada por todos. 
Vos, en cambio, Aladre nuestra compasiva, Soberana consoladora 
de los afligidos, aceptad este acto de reparación, que os ofrecemos 
en nuestro nombre y de todas nuestras familias, aun por aquellas 
que, no sabiendo lo que dicen, blasfeman de vos impíamente ; para 
que, suplicando su conversión a Dios, manifestéis más clara y glo- 
riosamente vuestra compasión, vuestro poder, vuestra gran miseri- 
cordia, y también ellos se unan con nosotros para proclamaros la 
bendita entre todas las mujeres, la Virgen inmaculada, la muy com- 
pasiva Madre de Dios. 

S. Congr. de Rit., 20 de agosto de 1885 

354 Entre los muchísimos actos de apostólica vigilancia con que 
nuestro santísimo señor León PP. XIII se dedica diligente- 
mente, con la gracia de Dios, desde el principio del sumo pon- 
tificado, a la restauración de la ansiada paz en favor de la 
Iglesia y de toda la sociedad, sobresale, más clara que la luz 
del sol, la encíclica apostólica Supremi Apostolatus, del 1.° de 
septiembre de 1883, acerca de la celebración del santísimo ro- 
sario de la gloriosa Madre de Dios María durante todo el mes 
de octubre de dicho año. Pues éste por cierto, por especial 
providencia de Dios, £ué principalmente instituido para impe- 
trar el poderosísimo y favorable auxilio de la Reina del cielo 

quanto ci fanno temeré gli effetti terribili della sua vendetta '. Che 
valesse ad impediré tanti oltraggi e bestemmie, il sacrifizio della nostra 
vita, ben volentieri lo faremmo, perché, Madre nostra sarutissima, desi- 
deriamo amarvi ?d onorarvi con tutto il euore, tale essendo la volontá di 
Dio. E appunto perché vi aminmo, faremo tiuanto é in nostro potpre, 
affinché siate da tutti onorata ed amata. Voi intanto, Madre nostra pie- 
tosa, Sovrana consolatrice degli afflitti, accettate questo atto di ripa- 
razione, che vi offriamo in nome nostro e di tutte le nostre famiglie. 
anche per quelli, ehi? non sapendo ció che si dicono, empiamente vi bes- 
tenuniano ; affinché impptrandone da Dio la conversione, rendíate piü 
manifesta p gloriosa la vostra pietá, la vostra potenza, la vostra grande 
misericordia ; ed anch'essi a noi si uniscano a proclamarvi la benedetta 
fra tutte le done, la Vergine immacolata, la pietosissima Madre di Dio. 

354 Inter plurimos Apostolicae vigilantiae actus, quibus Sanctissimus 
Dominus Noster Leo PP. XIII, ab inito Summi Pontificatus mu- 
ñere Ecclesiae ac universae societati, Deo adiuvante, optatae tran- 
quillitati restituendis consulere satagit : luce clarior nitet Encyclica 
Epistola Supremi Apostolatus, i Septembris müctclxxxu'. de cele- 
brando toto mense Octobri eius anni gloriosae Dei Matris Mariae 
Sacratissimo Rosario. Quod sane speciali Dei providentia praecipue 
institutum est ad potentissimum caeli Reginae praesens auxilium 



»" ASS XVIII 95. 



LEÓN XIII 



225 



contra los enemigos del nombre cristiano, para defender la in- 
tegridad de la fe en la grey del Seño? y para arrebatar de la 
perdición eterna a las almas redimidas con el precio de la di- 
vina sangre. Mas, ora los copiosísimos frutos de cristiana pie- 
dad y de confianza en el patrocinio celestial de María Virgen, 
recogido de obra tan saludable en todo el orbe católico, en 
dicho mes; ora las calamidades todavía persistentes fueron cau- 
sa de que, al año siguiente, 1884, en el día 30 de agosto, vi- 
niesen otras letras apostólicas, Superiore anno, con las mismas 
exhortaciones y mandatos en orden a dedicar el próximo mes 
de octubre a honrar a la B. V. del Rosario con igual solemni- 
dad de rito y fervor de piedad; por aquello de que el princi- 
pal provecho de la buena obra y de la prenda de la victoria 
por conseguir sea la perseverancia en lo comenzado. Ahora 
bien, insistiendo el Santísimo Señor en lo mismo, como, de una 
parte, por todas partes nos veamos rodeados hasta el presente 
de muchas y malas fuentes de perturbaciones, y, de otra par- 
te, permanezca y florezca en el pueblo cristiano la fe infor- 
mada de la caridad, y de la veneración y confianza, en cierto 
sentido inmensa, para con la amantísima Madre de Dios; quiere 
que, precisamente por eso, perseveremos ahora con mayor cu- 
peño y fervor en todas partes, unidos apretadamente en oración 
con María Madre de Jesús. Pues se aviva su esperanza cierta 
de que Ella, la única que acabó por sí sola todas las herejías 
en el mundo universo, presentándole nuestros dignos frutos de 
penitencia, amansará, por fin, la ira vengadora de la divina 
justicia y traerá la salvación y la paz. 



adversus christiani nominis hostes exorandum, ad tuendam fidei 
integritatem in dominico grege, animasque divini sanguinis pretio 
redemptas e sempiternae perditionis tramite eripiendas. Tum vero 
laetissimi christianae pietatis et fiduciae in caelesti Mariae Virginis 
patrocinio fructus in omni loco catholici orbis ex tarn salutari ope- 
re eo mense collecti, tum adhuc insidentes calamitates causa fuerunt, 
ut subsequente anno mdccclxxxiv, die xxx Augusti, aliae accesserint 
Apostolicae litterae Superiore anno, cum iisdem hortationibus et 
praeceptionibus pro adventante eo mense Octobri pari sollemnitate 
ritus ac pietatis fervore in beatissimae Virginis Mariae a Rosario 
honorem dedicando ; eo quod praecipuus fructus boni operis et 
arrha consecuturae victoriae sit in inceptis perseverantia. Hisce autem 
inhaerens idem Sanctissimus Dominus, cum hinc nos hactenus mala 
multa undique perturbent, inde vero permaneat et florescat in chris- 
tiano populo ea fides, quae per caritatem operatur, et veneratio ac 
fiducia in atnantissimam Dei Genitricem propemodum immensa; eo 
impensiori studio et alacritate nunc ubique perseverandum vult una- 
nimiter in oratione cum Maria Matre Iesu. Certam enim in spern 
erigitur fore ut ipsa, quae sola cunetas haereses interemit in univer- 
so mundo, nostris accedentibus dignis paenitentiae fructibus, flectat 
denique iram vindicem divinae iustitiae, incoltimitatemque adducat 
et pacem. 



Doctr. pontif. i 



8 



226 



león xm 



S. Congr. de Indulg., 19 de diciembre de 1885 

355 Señor Jesucristo..., yo, durante este día, a imitación del sacra- 
tísimo Corazón de la B. M. siempre virgen inmaculada, gustosísi- 
mo te ofrezco... 

Epíst. ene. "Quod auctoritate", 22 de diciembre de 1885 

356 Formaos idea, venerables hermanos, por lo que llevamos 
dicho, cuánto nos agrada y cuánto aprobamos vuestro celo 
en promover la práctica religiosa del sacratísimo Rosario, ma- 
yormente en los próximos pasados años, siguiendo nuestras 
normas directrices. Y no se puede pasar en silencio la piedad 
popular, que se ha movido absolutamente en todas partes en 
este sentido; mas hay que procurar con sumo cuidado que se 
avive más y en ella se persevere. Ninguno de vosotros se ma- 
ravillará si insistimos en exhortaros respecto de lo mismo, cosa 
que hemos hecho más de una vez, pues ciertamente entendéis 
cuánto importa que florezca entre los cristianos la costumbre 
del rosario mañano, y conocéis muy bien que ella es parte y 
manera hermosísima de ese mismo espíritu de plegaria, de 
que hablamos, y, por cierto, apta para nuestros tiempos, fácil 
y útilísima. . . 

Por lo demás, procuren todos con exquisito cuidado, con 
especiales obsequios y manifestaciones de culto durante este 

355 Domine Iesu Christe, in unione illius divinae intentionis, qua in terris 
per sanctissimum Cor tuum laudes Deo persolvisti et nunc in Eucbaris- 
tiae Sacramento ubique terrarum persolvis usque ad consummationem 
saeeuli, ego per hanc diem integram, ad imitationem sacratissimi Cordis 
beatae Mariae semper Yirginis immaculatae, tibi libentissime offero omnes 
meas intentioms et cogitationes, omnes meos affectus et derideria, omnia 
mea opera et verba. 

356 His ex rebus singuli statuite, Venerabiles Fratres, quam sit gra- 
túm et probatum Nobis studium vestrum in provehenda sacratissimi 
Rosarii religione his praesertim proximis annis, Nobis auctoribus, 
positum. Ñeque est silentio praetereunda pietas popularis, quae óm- 
nibus fere locis videtur in eo genere excitata: ea tamen ut magis 
inflammctur ac perseveranter retineatur, summa cura videndum est. 
Idque si insistimus hortari, quod non semel ídem hortati sumus, 
nemo mirabitur vestrum, quippe qui intelligitis, quanti referat, Ro- 
sarii Marialis apud christianos florere consuetudinem, optimeque 
nostis, eam esse huius ipsius spiritus precum, de quo loquimur, par- 
tem et formam quamdam pulcherrimam, eamdemque convenientem 
temporibus, usu facilem, utilitate uberrimam... 

Ceterum summa cura studeant universi magnam Dei parentem 
praecipuo per id tempus obsequio cultuque demereri. Nam in patro- 

»" El 97. Ofrecimiento de las obras del día a imitación del Corazón 
de Alaria. 

»• AL V 169 ; ASS XVIII 257 ss. Se anuncia un jubileo extraordi- 
nario. Recomiéndase, entre otras cosas, el rezo del santo Rosario. 



LEÓN XIII 



227 



tiempo, ganarse a la gran Madre de Dios. Pues queremos que 
este santo jubileo se ponga bajo la protección de la Santísima 
Virgen del Rosario: y confiamos que, con su ayuda, muchos 
se purificarán de las manchas de sus pecados, y brillará con 
la renovación de la fe, piedad, justicia, no sólo la esperanza 
de la salvación eterna, sino también la aurora de tiempos más 
tranquilos. 

S. Congr. de Indulg., 27 de febrero de 1886 

Virgen María inmaculada, Madre de la divina Providencia, pro- 
teged mi alma con la plenitud de vuestra gracia; gobernad mi vidu 
y dirigidla, por el camino de la virtud, al cumplimiento de la divi- 
na voluntad. Obtenedme vos el perdón de mis culpas ; sed mi re- 
fugio, mi protección, mi defensa, mi guia en la peregrinación de 
este mundo; consoladme en las aflicciones, regidme en los peligros; 
y, en las tempestades de las adversidades, dispensadme vuestra se- 
gura protección. Alcanzadme, ¡ oh María !, la renovación de mi co- 
razón, para que se convierta en morada santa de vuestro divino 
Hijo; alejad de mí, débil y miserable, toda suerte de pecado, de ne- 
gligencia, de sopor, de pusilanimidad y de respeto humano. ¡ Oh 
dulcísima Madre de la Providencia ! Dirigid vuestra mirada mater- 
nal hacia mí, y si por fragilidad o por malicia he provocado la có- 
lera del eterno Juez y amargado el Corazón sacratísimo del amable 
Jesús mío, cubridme vos con el manto de vuestra protección y seré 
salvo. Vos sois la Madre misericordiosa, vos la Virgen del per- 
dón, vos mi esperanza en la tierra. Haced que pueda teneros por 
Madre de gloria en el cié. o. Así sea. 



cinio sanctissimae Virginis a Rosario sacrum hoc Iubilaeum esse 
volumus : ipsaque adiutrice conf idimus, non paucos futuros, quorum 
animus detersa admissorum labe expietur, fideque, pietate, iustitia 
non modo in spem salutis sempiternae, sed etiam in auspicium paca- 
tioris aevi renovetur. 

Vergine María immacolata, Madre della divina Provvidenza, proteggete 
con la pienezza di vostra grazia l'anima mia ; governate Voi la mia vita 
e dirígetela per la via della virtu al compimento dei divini voleri. Otte- 
netemi Voi il perdono delle míe colpe ; siate mió rifugio, mia protezione, 
fia difesa, mia guida nel pellegrinaggio di questo mondo ; consolatemi nelle 
afflizioni ; reggsteini nei pericoli ; e nelle procelle delle avversita. presta- 
tiími sieura tutela. Impetratemi, o Maria, la rinnovazione del mió cuore, 
perché diventi abitazione santa del vostro divin Figliuolo Gesú ; allonta- 
nate da me, debole e miserabile, ognj sorta di peccato, di negligenza, di 
torpore, di pusillanimitá e di rispetto umano. O dolcissima Madre della 
Provvidenza, volgete lo sguardo materno sopra di me, e se per fragilitíi 
o per malizia no provocato lo sdegno delleterno Giudice ed amareggiato 
il Cuore sacratissimo dell'amabile mió Gesú, Voi copritemi col manto della 
vostra protezione e saró salvo. Voi siete la Madre misericordiosa, Voi la 
Vergine del perdono, Voi la mia speranza in térra ! Fate che io possa 
avervi Madre di gloria in cielo. Cosí sia. 



El 408, A la Madre de la Divina Providencia. 



228 



león xni 



Audiencia del 3 de julio de 1886 

¡ Reina del sacratísimo Rosario ! En estos tiempos de tan gran- 
de impiedad, manifestad vuestro poder con las señales de la an- 
tigua victoria, y desde el trono en que estáis sentada como dispen- 
sadora del perdón y de gracias, mirad compasiva a la Iglesia de 
vuestro Hijo, a su vicario y a toda clase de eclesiásticos y segla- 
res, probados por tanta guerra. Apresurad, poderosa debeladora de 
la herejía, apresurad la hora de la misericordia, aun cuando la hora 
de la justicia sea diariamente provocada por innumerables culpas. 
Alcanzadme a mí, el último de los hombres que ante vos se acerca 
suplicante, la gracia que más necesito para vivir justamente en la 
tierra, para reinar entre los justos del cielo, mientras con los fie- 
les del universo, ¡ oh Reina del sacratísimo Rosario !, os saludo y 
aclamo : 

Regina sacratissimi Rosarii, ora pro nobis. 

Epíst "Piü volte", 31 de octubre de 1866 

Varias veces, en el curso de nuestro pontificado, hemos 
dado a entender nuestra predilección por la devoción del san- 
tísimo rosario y la gran confianza que en ella tenemos depo- 
sitada en las actuales gravísimas dificultades de la Iglesia. En 
nuestras epístolas encíclicas hemos expuesto ampliamente los 
motivos de esta nuestra predilección y confianza, y ellas nos 
han movido a prescribir, hasta nueva disposición, la continua- 
ción del piadoso ejercicio del mes de octubre en honor de la 
gloriosa Virgen del Rosario. Y es para nuestro espíritu de ver- 
Regina del sacratissinio Rosario, iu questi tempi di cosi grande empietá, 
manifestate la vostra potenza con i segni delle antiche vittorie, e dal 
trono, ove sédete dispensatrice di perdono e di grazie pietosamente guár- 
date la Cliiesa del Piglio vostro, il Vicario di lui ed ogni ordine di eccle- 
siastici e laici, provati da tanta guerra. Aifrettate, o potente debellatrice 
dell'eresie, affrettate l'ora della misericordia, anche se da innumerevoli 
colpe é provocata ogni giorno l'ora della giustizia. A me, ultimo djgli 
uomini, dinanzi a voi supplichevole, impétrate la grazia, che piü mi fa 
d'uopo a vivere da giusto in térra, a regnare tra i giusti in cielo, mentre 
con i fedeli del universo, o Regina del sacratissimo Rosario, vi saluio 
ed acclamo. 

Piü volte nel corso del Nostro Pontificato abbiamo fatto cono- 
scere la Nostra predilezione per la devozione del santo Rosario, e 
la fiducia grande che abbiamo in esse riposta, negli attuali gravis- 
simi bisogni della Chiesa. Nelle Nostre lettere Encicliche abbiamo 
largamente toccato dei motivi di questa nostra predilezione e fidu- 
cia, e questi ci hanno indotto a prescrivere fino a nuova disposizione 
la continuazione del pió esercizio del mese di ottobre in onore della 
gloriosa Vergine del Rosario. Ed c per l'animo Nostro di vera con- 

558 El 399. Oración a la Virgen del Rosario. 

m-m AL, VI 203; ASS XIX 216. Va dirigida al cardenal Lúcido 
María Parocchi, vicario general del papa en Roma. Es preciso que Roma 
sea modelo en recurrir a la Santísima Virgen con el rezo del santo Rosario. 



león xni 



229 



dadero consuelo saber que en muchísimas partes se ha reani- 
mado y florece tal devoción, tanto en público como en priva- 
do, y reporta a las almas frutos preciosos de gracia y de sal- 
vación. 

De ahí proviene el que Nos creamos que no hemos hecho 360 
nunca bastante en orden a promover, entre el pueblo fiel, esta 
piadosa práctica, que desearíamos ver siempre más amplia- 
mente difundida, convertirse en la devoción verdaderamente 
popular de todos los pueblos y de todos los días. El cual de- 
seo es en Nos tanto más vivo cuanto más tristes y adversos 
a la Iglesia se tornan cada día los tiempos, y más apremian- 
temente se reconoce la necesidad de un extraordinario auxilie 
divino. La audacia de las sectas, aumentada con el favor o 
disimulo que encuentra en todas partes, no conoce medida, y, 
de mil maneras, y en todas partes, intenta deshonrar y ofen- 
der a la Iglesia, única potencia que puede combatirlas y que 
siempre las ha combatido. Ella, por ser obra divina, a la que 
dan plena seguridad las promesas de su Fundador, no teme 
por sí; mas son incalculables los daños que de ahí se derivan 
a las almas, gran número de las cuales se arruina miserable- 
mente. Estas consideraciones nos mueven a desear que en la 
Iglesia sea constante y sin interrupción el recurso a Dios y a 
la gran Virgen del Rosario, poderosísima ayuda de los cris- 
tianos, cuyo poder sienten estremecidas las mismas potestades 
del abismo. 

Nos dirigimos, por tanto, a ti, señor cardenal, que haces 361 



solazione il risapere che in moltissimi luoghi si é rianimata e fiori- 
sce tal devozione, si in pubblico, che in privato, e porta alie anime 
frutti preziosi di grazia e di salute. 

Quindi é che noi crediamo di non aver fatto mai abbastanza per 380 
promuovere in mezzo al popólo fedele questa pia pratica, che desi- 
dereremmo vedere sempre piú largamente diffusa, da divenire la 
devozione veramente popolare di tutti i luoghi e di tutti i giorni. 
II qual desiderio é in Noi tanto piú vivo, quanto piú, tristi ed avversi 
alia Chiesa si fanno di giorno i,n giorno i tempi, e piú stringente 
si reconosce il bisogno di uno straordinario soccorso divino. La 
baldanza delle sétte, cresciute peí favore o la connivenza che incon- 
trano dovunque, non ha ormai ritegno, e in mille modi da per tutto 
si prova di recare onta ed offese alia Chiesa, la sola potenza che 
puó combatterle e che sempre le ha combattute. Essa, perché opera 
divina, cui le promesse del suo Fondatore danno ogni sicurtá, non 
teme per sé: ma intanto sonó incalcolabili i danni che derivano alie 
anime, gran numero delle quali va miseramente in rovina. Queste 
considerazioni ci muovono a volere che constante e non mai inter- 
rotto sia nella Chiesa il ricorso a Dio e alia grande Vergine del 
Rosario, validissimo aiuto dei cristiani, la cui potenza sentono tre- 
mando le stesse potestá dell'abisso. 

C'indirizziamo pertando a lei, signor Cardinale, che tiene le veci 361 



230 



LEÓN XIII 



nuestras veces en el gobierno de la Iglesia de Roma, para ma- 
nifestarte que es nuestra intención que se comience en Roma 
a convertir en más general, cotidiana y perpetua, en los tem- 
plos públicos y en los oratorios, la devoción del rosario. Mu- 
chas son, en esta nuestra alma ciudad, las iglesias dedicadas 
a honrar a la Santísima Virgen por la insigne piedad de los 
romanos; y en algunas de ellas sabemos ya que está en uso el 
rezo diario del rosario. Mas es nuestra voluntad que el devoto 
ejercicio sea introducido y cotidianamente practicado también 
en todas las demás consagradas a María en horas más opor- 
tunas y más cómodas para los fieles... 
362 Y no sin motivo ordenamos para Roma oraciones especia- 
les. Roma, sede del vicario de Jesucristo, particularmente fa- 
vorecida de la Providencia y singularmente devota de la Vir- 
gen, es muy justo que vaya a la cabeza de todas las demás 
ciudades en las manifestaciones religiosas y sirva de ejemplo 
a todas. Además, aquí, en la persona de su Cabeza suprema, 
la Iglesia sufre más que en otras partes; aquí, como en cen- 
tro del catolicismo, son más violentos que en otras partes los 
esfuerzos de los enemigos; y el odio satánico de las sectas toma 
a Roma como a objetivo especial de sus tiros. Roma, de con- 
siguiente, tiene más razón para ponerse bajo la protección de 
la gran Virgen y de merecerse su protección... 

Nostre nel governo della Chiesa di Roma, per manifestarle esser 
Nostro intendimento che appunto si cominci in Roma a rendere piü 
genérale, quotidiana e perpetua nei pubblici templi ed oratori la 
devozione del Rosario. Molte sonó in quest'alma Nostra cittá le 
chiese dall'insigne pietá dei Romani dedícate ad onore della santis- 
sima Vergine; e in alcune di esse sappiamo giá che é in uso la re- 
cita giornaliera del Rosario. Ma é nostra volunta che il devoto eser- 
cizio sia introdotto e quotidianamente praticato anche in tutte le 
altare consacrate a Maria, in quclle ore che per ciascuna saranno 
riconosciute piü opportune e piü comode ai fedeli. In conformitá 
di questi Nostri intendimenti, ella vorrá emanare le necessarie dis- 
posizioni, le quali perché non abbiano ad incontrare difficoltá nell' 
esecuzione, Noi siamo pronti a fare, come ella sa, quanto puó con- 
correre per facilitarla. 
362 Né é senza motivo che ordiniamo per Roma preghiere speciali. 
Roma, sede del Vicario di Gesü Cristo, particolanmente favorita 
dalla Provvidenza, e alia Vergine singolarmente devota, é ben giusto 
che vada innanzi ad ogni altra cittá nelle manifestazioni religiose e 
serva a tutte di esempio. Inoltre qui, nella persona del suo Capo 
Supremo, la Chiesa sof fre piü che altrove ; qui, come a centro del 
cattolicismo, sonó rivolti piü che altrove gli sforzi dei nemici ; e 
l'odio satánico delle sétte Roma prende piü specialmente di mira. 
Roma perianto ha piü ragione e maggior bisogno di mettersi sotto 
la protezione dalla grande Vergine e di meritarsene il patrocinio. 
E noi non dubitiamo che la pietá dei Romani ci secondi pienamente 
in questi Nostri intendimenti, che mirano ad un tempo al vantaggio 
di tutta la Chiesa e all'incolumitá di Roma. 



LEÓN xra 



231 



S. Congr. de Indulg., 20 de marzo de 18S7 

Virgen santísima y Reina de los mártires, María. Recibid el ho- 363 
menaje más sincero de mi amor filial. Acoged en vuestro corazón, 
traspasado de tantas espadas, mi pobre alma. Recibidla como com- 
pañera de vuestros dolores junto a la cruz, en la cual Jesús murió 
por la redención del mundo. Con vos, Virgen Dolorosa, sufriré gus- 
toso todas las angustias, contradicciones y enfermedades con las 
cuales tuviere a bien el Señor visitarme. Todo os lo ofrezco en me- 
moria de vuestros dolores, de suerte que todo pensamiento de mi 
mente y toda palpitación de mi corazón sea un acto de compasión 
y de amor por vos. Y vos, ¡ oh dulce Madre !, tened compasión de 
mí, reconciliándome con vuestro divino Hijo Jesús, conservándome 
en su gracia y asistiéndome en la última agonía para poder jun- 
tarme con vos en el cielo para cantar vuestras glorias. Así sea. 

Epíst "Vi é ben noto", 20 de septiembre ¡de 1887 

Dirígela el papa a los obispos de Italia en circunstancias bien tris- 
tes para la nación y para Roma. 

Les exhorta a honrar a la Santísima Virgen con el rezo del santo 
rosario, con el fin de moverla a que repita la maravillosa ayuda prestada 
a la Iglesia en otras circunstancias. 

Eleva a rito doble la festividad del Rosario. 

Os es bien conocido cuánta confianza, en medio de las pre- 354 
sentes calamidades, hemos Nos puesto en la gloriosa Virgen 
del Rosario, para la salvación y prosperidad del pueblo cris- 
tiano, para la paz y tranquilidad de la Iglesia. 

Recordando, por una parte, que en las grandes angustias, 
pastores y fieles acostumbraron a dirigirse confiados a la gran 
Madre de Dios, ayuda poderosísima de los cristianos, en cuyas 

Vergine santissima e Regina dei Martiri, Maria, ricevete l'omaggio 353 
piú sincero del mió amore filíale. Acoogliete nel vostro cuore trafitto da 
tante spade la povera anima mía. Ricevetela per compagna dei vostri do- 
lori accanto alia croce, sulla quale Gesü morí per la redenzione del mon- 
do. Con voi, o Vergine Addolorata, soffriró volentieri tutte le angustie, 
contradizioni ed infermitá, con le quali al Signore piacerá visitarmi. Tutto 
a voi offro in memoria dei vostri dolori, sicché ogni pensiero della mía 
mente ed ogni palpito del mió cuore sia un atto di compassione e di 
amore per voi. E Voi, o dolce Madre, abbiate compassione di me, ricon- 
ciliandomi col vostro divin Figlio Gesú, conservandomi nella sua grazia 
ed adsistendomi neU'ultima agonía, per poter raggiungervi in cielo a can- 
tare le vostra glorie. Cosi sia. 

Vi é ben noto quanta fiducia, in mezzo alie presenti calamita ab- ORA 
biamo Noi riposta nella gloriosa Vergine del Rosario, per la salvezza 
e prosperitá del popólo cristiano, per la pace e la tranquillitá della 
Chiesa. 

Memori, da una parte, che nelle grandi augustie Pastori e fedeli 
furono sempre usi di revolgersi fiduciosi alia gran Madre di Dio, 



363 El 384. Oración a la Virgen Dolorosa. 
3M AL VII 191; ASS XX 209. 



232 



león xni 



manos están depositadas todas las gracias; persuadidos, por otra 
que la devoción a la Virgen bajo el título del Rosario resulta 
sumamente oportuna en las necesidades especialísimas de nues- 
tros tiempos, hemos querido que esta devoción se promoviese 
por todas partes y cada vez más ampliamente se enraizase en 
los fieles de todo el mundo. 

... Nuestras más vivas y firmes esperanzas están deposita- 
das en la gloriosísima Reina del rosario; la cual, tan pronto 
como comenzó a ser invocada con este título, se mostró pron- 
tamente dispuesta a remediar las necesidades de la Iglesia y 
del pueblo cristiano. 

¿Por qué no podrían renovarse, en las necesidades presen- 



aiuto potentissimo dei cristiani, nelle cui maní sonó poste tutte le gra- 
zie ; persuasi, per l'altra, che la devozione alia Vergine sotto il titolo 
del Rosario torna sommamente opportuna ai bisogni specialissimi 
dei tempi nostri, abbiamo voluto che questa devozione si ravvivasse 
dovunque e sempre piü largamente si stabilisse in mezzo ai fedeli 
di tutto il mondo. 

Giá piü volte, nell'inculcare la pía pratica del mese di ottobre 
ad onore della Vergine, ne abbiamo indicato i motivi, le speranze, 
il modo, e tutta quanta la Chiesa, in qualsiasi parte della térra, do- 
cile alia Nostra voce, ha sempre riposto con manifestazioni di sin- 
golare pietá al Nostro invito ; ed anche ora di nuovo si apparecchia 
a pagare a Maria santissima, per un intero mese, il tributo quoti- 
diano della devozione a leí tanto gradita. 

In questa santa e nobile gara non é rimasta addietro l'Italia, 
dove la pietá verso la Vergine é cosi profondamente radicata e cosi 
universalmente sentita; né dubitiamo che in questo anno Vitalia sia 
per daré bella prova del suo amore verso la gran Madre di Dio, 
e per apprestare a Noi nuovi motivi di consolazione e di conforto. 

Non possiamo tuttavia dispensara dal rivolgere a voi, Venera- 
bili Fratelli, una parola di speciale esortazione, affinché con nuovo 
e singolare impegno, in tutte le diócesi italiane, sia santificato il 
mese dedicato a Maria santissima del Rosario. 

É facile comprendere le particolari ragioni che a ció ci muovono. 

Fin da quanto Iddio ci ebbe chiamati a reggere sulla térra la 
sua Chiesa, Noi ci studiammo di porre in opera tutti quei mezzi, 
che sonó in Nostro potere, e che credemmo piü acconci alia santi- 
ficazione delle anime e alia dilatazione del Regno di Gesü Cristo. 
Non abbiamo esclusa dalle Nostre quotidiane sollecitudini nessuna 
nazione, né alcun popólo, ben sapendo che per tutti il Redentore 
ha profuso sulla Croce il suo sangue prezioso, e a tutti ha aperto 
il regno della grazia e della gloria. Nessuno pero puó farsi mará- 
viglia, se con singolare predilezione riguardiamo il popólo italiano: 
che anche il divino Maestro, Gesü Cristo, fra tutte le parti del 
mondo prescelsc l'Italia a sede del suo Vicario in térra, e nei con- 
sigli della sua provvidenza dispose che Roma divenisse la capitale 
del mondo cattolico. Per tal maniera il popólo italiano é chiamato 
a vivere in maggior prossimitá col gran Padre della Famiglia cris» 
tiana, e a divídeme piü specialmenta le gioie e i dolori. 

E purtroppo nella nostra Italia non mancano al presente gra- 



LEÓN XIII 



233 



tes, las mismas maravillas de poder y bondad por parte de la 
gran Virgen en favor de la Iglesia y de su Cabeza y de todo 
el mundo cristiano, con sólo renovar, por parte de los fieles, 
los espléndidos ejemplos de piedad dados en coyunturas seme- 
jantes por sus mayores? Por eso. Nos, con el fin de hacernos 
más propicia esa poderosísima Reina, tenemos plan de honrar- 
la cada vez más bajo la invocación del rosario y de aumentar 
su culto. 



vissime ragioni di amarezza all'animo Nostro. La fede e la moralé 
cristiana, preziosissimo retaggio tramandatoci dai nostri antenati, e 
che pur face in ogni tempo la gloria della patria riostra e dei grandi 
italiani, sonó o insidiosamente e quasi di nascosto, o palesemente e 
con ributtante cinismo assaliti da un gruppo di uomini, i quali si 
studiano di strappare agli altri la fede a la morale, che essi hanno 
perduto. É facile intravedere in tutto questo, piü che ogni altra 
cosa, Topera delle sétte, o di coloro che sonó strumenti piü o meno 
docili in mano di esse. 

Qui in Roma poi, dove il Vicario di Cristo ha la sua Sede, si 
concentrarlo a preferenza gli sforzi di costoro, e si manifestano 
in tutta la pertinace ferocia i loro satanici intendimenti. 

Non abbiamo bisogno di dirvi, Venerabili Fratelli, di quale e 
quanta amarezza sia ripieno l'animo Nostro nel vedere esposte a 
cosi gravi pericoli le anime di tanti Nostri carissimi figli. E cresce 
questa Nostra amarezza nel veder Noi stessi posti nella imposibilita 
di opporci a questi grandi mali con quella salutare efficacia che 
vorremmo, e che puré avremmo il diritto di avere : imperrocché 
sonó note a voi, Venerabili Fratelli, e a tutto il mondo le condizioni 
di vita, alie quali siamo ridotti. Per questi motivi Noi sentiamo 
maggiore il bisogno di invocare l'aiuto di Deo e la protezione della 
gran Vergine Madre. 

I buoni italiani preghino fervorosamente per i loro fratelli tra- 
viati e preghino peí Padre commune di tutti, il Romano Pontefice, 
acciocché Iddio, nella sua infinita misericordia, accetti ed esaudisca 
i comuni voti dei figli e del Padre. Ed anche per questa parte le 
Nostre piú vive e piü ferme speranze sonó collocate nella gloriosis- 
sima Regina del Rosario; la quale fin da quanto cominció ad in- 
vocarsi con questo titolo, si mostró prontamente soccorrevole ai bi- 
sogni della Chiesa e del popólo cristiano. 

Giá altre volte ricordammo queste glorie e gli strepitosi trionfi 
riportati contro gli Albigesi e contro altri potenti nemici ; glorie e 
trionfi che ridondano semprc, non solamente a profitto della Chiesa 
perseguitata ed afflitta, ma a prosperitá temporale altresi dei popoli 
e delle nazioni. 

Perché non potrebbero rinnovarsi, nei bisogni presentí, le stesse 
maraviglie di potenza e di bontá da parte della gran Vergine a pro 
della Chiesa e del suo Capo e di tutto il mondo cristiano, sol che 
i fedeli sapessero rinnovare da parte loro gli splendidi esempi di 
pietá dati in simili congiunture dai loro maggiori? É perció che 
Noi, a renderci vie piü propizie questa potentissima Regina, inten- 
diamo di onorarla sempre piü sotto la invocazione del Rosario e di 
accrescerne il culto. 



234 



león xm 



Y así, a partir del corriente año, hemos determinado elevar 
a "rito doble de segunda clase", en toda la Iglesia universal, 
la solemnidad del rosario. 

Decreto del S. Oficio, 14 de diciembre de 1887 

365 34. Para preservar a la Santísima Virgen María de la man- 
cha original, era suficiente que permaneciese en el hombre una 
pequeñísima semilla incorrupta, descuidada tal vez del mismo 
demonio; de la incorrupta semilla transfundida de generación 
en generación, naciese a su tiempo la Virgen María. 

E cosí, a cominciare dall'anno che corre abbiamo stabilito di 
inalzare a rito doppio di seconda classe per tutta la Chiesa la so- 
lennitá del Rosario. 

Ed alio stesso fine ardentemente bramiamo che il popólo catto- 
lico italiano con particolare slancio di devozione sempre, ma singo- 
larmente nel mese prossirno di ottobre, si volga a questa gran Ver- 
gine, e faccia dolce violenza al suo cuore di Madre, pregándola per 
l'esaltazione della Chiesa e della Sede Apostólica, per la liberta del 
Vicario di Gesü Cristo iu térra, per la pubblica pace e prosperita. 
E poiché l'effetto delle preghiere sará tanto piü grande e sicuro, 
quanto saranno migliori le disposizioni di chi prega, caídamente vi 
esortiamo, Venerabili Fratelli, che con tutte le industrie del vostro 
zelo vi adoperiate a ridestare nei popoli a voi commessi una fede 
vigorosa, viva ed operativa, e a richiamarli con la penitenza alia 
grazia e al fedele adempimento di tutti i doveri cristiani. 

Tra i quali, per le condizioni dei tempi, conviene considerare 
come principalissimo la franca e sincera professione della fede e 
della morale di Cristo, per la quale si vinca ogni rispetto umano 
e si mettano innanzi ad ogni altra cosa gli interessi della religione e 
la eterna salvezza delle anime. Poiché non conviene dissimulare che, 
quantunque per divina misericordia il sentimento religioso sia an- 
cora vivo e largamente diffuso nel popólo italiano, puré anche in 
mezzo di esso, per maléfico influsso degli uomini e dei tempi, ha 
cominciato a serpeggiare l'indif ferentismo religioso; per cui va di- 
minuendo quella pratica riverenza o quell'amore filíale verso la Chie- 
sa, che furono gloria e nobile vanto dei maggiori. 

Sia per opera vostra, Venerabile Fratelli, che si risvegli potente 
nei nostri popoli il sentimento cristiano, l'interesse per la causa cat- 
tolica, la fiducia nella protezione della Vergine, lo spirito di pre- 
ghiera. Non é da dubitare che la invitta Regina, da tanti figli e con 
si felici disposizioni invocata, non risponda benignamente alie loro 
voci, consoli la Nostra afflizione e coroni i Nostri sforzi a pro della 
Chiesa e dell'Italia, riconducendo per l'una e per l'altra giorni mi- 
gliori. 

355 Ad praeservandam B. V. Mariam a labe originis, satis erat, ut 
incorruptum maneret mínimum semen in homine, neglectum forte 
ab ipso daemone, e quo incorrupto semine de generatione in gene- 
rationem transfuso, suo tempore oriretur Virgo Maria. 



»« Denz. 1924. 



león xni 



235 



Epíst. ene. "Quamquam pluries", 15 de agosto de 1889 

En las asperezas... acostumbró la Iglesia... invocar a Dios..., 
sirviéndose también de la intercesión de los santos, y particu- 
larmente de la augusta" Virgen Madre de Dios... 

Sabemos que en la maternal bondad de la Virgen tenemos 
nuestro seguro refugio, y tenemos por cierto que nuestras es- 
peranzas no resultarán fallidas. Si cien veces dejó Ella sentir 
su protectora presencia en las grandes tempestades del cristia- 
nismo, ¿por qué dudar que renovará las manifestaciones de su 
poder y gracia, si le ofreciéremos en común humildes y perse- 
verantes oraciones? Más aún, creemos que nos asistirá tanto 
más admirablemente cuanto por más tiempo exigiere ser supli- 
cada. 

Ciertamente, la dignidad de la Madre de Dios es tan excel- 
sa que nada puede superarla. 

La Virgen Santísima, como es Madre de Jesucristo, así tam- 
bién lo es de todos los cristianos, como que los engendró en 
el monte Calvario en medio de los supremos tormentos del 
Creador. . . 



In rebus asperis, máxime cum potestas tenebrarum audere quae- 
libet in perniciem christiani nominis posse videtur, Ecclesia quidem 
suppliciter invocare Deum, auctorem ac vindicem suum, studio per- 
severantiaque maiore semper consuevit, adhibitis quoque sanctis Cae- 
lestibus, praecipueque augusta Virgine Dei Genetrice, quorum patro- 
cinio columen rebus suis máxime videt adfuturum. 

Taratum novimus Ln materna Virginis bonitate perfugium, spes- 
que Nostras non frustra in ea collocatas certo scimus. Si centies 
illa in magnis christianae reipublicae temporibus praesens affuit, 
cur dubitetur, exempla potentiae gratiaeque suae renovaturam, si 
humiles constantesque preces communiter adhibeantur? Immo tanto 
mirabilius credimus affuturam, quanto se diutius obsecrari maluerit. 

Certe Matris Dei tam in excelso dignitas est, ut nihil fieri maius 
queat. Sed tamen quia intercessit Iosepho cum Virgine beatissima 
maritale vinculum, ad illam praestantissimam dignitatem, qua natu- 
ris creatis ómnibus longissime Deipara antecellit, non est dubium 
quin accesserit ipse, ut nemo magis. 

Atqui domus divina, quam Iosephus velut potestate patria gu- 
bernavit, initia exorientis Ecclesiae continebat. Virgo "sanctissima 
quemadmodum Iesu Christi Genetrix, ita omnium est christianorum 
mater, quippe quos ad Caivariae montem iyter supremos Redempto- 
ris cruciatus generavit : itemque Iesus Christus tamquam primoge- 
nitus est christianorum, qui ei sunt adoptione ac redemptione fratres. 



>" AL IX 175. 



236 



león xni 



S. Congr. de Indulg., 14 de diciembre de 1889 

Santísima Virgen del Cenáculo, Madre nuestra, inmaculada Ma- 
ría. Alcánzanos, te lo suplicamos humildemente, los dones del Es- 
píritu Santo, para que, viviendo en caridad, y perseverando unáni- 
memente en oración, bajo tu dirección y magisterio, merezcamos, a 
mayor gloria de Dios, trabajar por la salvación de las almas con el 
ejemplo y trabajo y entrar en la vida eterna. 

Asístenos propicia, nuestra Señora del Cenáculo, en la actual ne- 
cesidad y socórrenos con tu poder, para que el omnipotente y mise- 
ricordioso Dios se digne despachar favorablemente tius súplicas, con- 
cediéndonos la gracia que ahincadamente te pedimos. Amén. 

S. Congr. de Indulg., 15 de marzo de 1890 

¡ Oh Señora mía, Santa María ! Te encomiendo mi persona, mi 
alma y mi cuerpo, hoy y cada día y en la hora de mi muerte, y la 
entrego a tu bendita fidelidad y singular custodia y al seno de tu 
misericordia; toda mi esperanza, y consuelo, todas las angustias y 
miserias la vida y el término de la misma te lo confío, para que, 
por tu santísima intercesión y por tus merecimientos, sean dirigi- 
das y ordenadas todas mis obras conforme a tu voluntad y a la 
de tu Hijo. Amén. 

S. Congr. de Indulg. 20 de diciembre de 1890 

Virgen inmaculada, Madre de Dios y Madre nuestra, María; vos 
veis los asaltos dados en todas partes por el demonio y por el mun- 
do a la fe católica, en la cual pretendemos, con la gracia de Dios, 
vivir y morir, para conseguir la gloria eterna. Vos, Auxiliadora de 
los cristianos, renovad las antiguas victorias para salvación de vues- 



Sanctissima Virgo de Ooenaculo, Mater nostra, immaculata María, im- 
petra nobis, humiliter deprecamur, Spiritus Sancti dona, ut in caritate 
viventes et in oratione unanimiter perseverantes, duce te et magistra, ad 
maiorem Dei glorian!, exomplo et opere aniinarum saluti adlaborare et 
ad vitam ingredi mereamnr aeternani. 

Adsis propitia, nostra Domina de Ooenaculo, in praesenti necessitave 
et tua nos virtute snccnrre, ut eam, quam enixe rogamus, gratiam. om- 
nipotens et misericors Dens tuis precibus indnlgere dignetur. Amen. 

O Domina mea, sánela Maria, me in tuam benedictam fidem ac sin- 
gularem custodiam et in sinuni mi<erieordiae tuae, hodie et quotidie et 
in hora exitus mei animam meani et corpus meiun tibi commendo : omnem 
spem et consolntionem nieam, o times angustias et miserias meas, vitaiu 
et finem vitae meae tibi committo, ut per tuam sanctissimam interces- 
sionem et per tua menta, omnia mea dirigantur et disponantur opera 
secundum tuam tuique Filii voluntatem. Amen( S. Alotsids Gonzagaj. 

Vergine immacolata. Madre di Dio e Madre nostra, Maria, Voi védete 
gli assalti dati per ogni dove dal demonio e dal mondo alia fede cattolica, 
nella quale, a conseguiré l'eterna gloria, intendiam.o, per grazia di Dio, 
di vivere e moriré. Voi, Ausiliatrice dei Cristiani, rinnovate a salvezza 



m El 410. Oración a Nuestra Señora del Cenáculo. 

m El 343. Oración compuesta por San Luis Gonzaga. 

seo ei 4ii oración a Nuestra Señora Auxilio de los Cristianos. 



LEÓN xra 



237 



tros hijos. Estos os confían el firme propósito de no pertenecer ja- 
más a sociedades enemigas de nuestra santa religión ; vos, que sois 
toda santa, presentad a vuestro divino Hijo nuestras resoluciones y 
alcanzadnos de él las gracias necesarias para mantenernos incon- 
movibles en él hasta el fin. Consolad a la Cabeza visible de la Igle- 
sia, sostened al católico episcopado, proteged al clero y al pueblo 
que os aclama por Reina, apresurad con el poder de vuestras súpli 
cas el día en que todas las naciones se reunirán en torno al supre- 
mo Pastor. Así sea. 

María, auxilium Christianorum, ora pro nobis. 

S. Congr. de Indi%.,|20 de junio de 1891 

¡ Virgen poderosísima, auxiliadora amorosa del pueblo cristiano ! 370 
i Qué gracias no te debemos por la ayuda prestada a nuestros pa- 
dres, que, amenazados por el Turco infiel, invocaron tu maternal 
ayuda con el devoto rezo del Rosario? Viste Tú desde el cielo su 
peligro, percibiste sus voces conmovedoras, llegó a tus oídos la hu- 
milde plegaria sugerida por el gran pontífice San Pío V, y acu- 
diste presurosa a socorrerles. Haz, ¡ oh querida Madre !, que tam- 
bién los presentes y largos gemidos de la santa Esposa de Cristo 
lleguen conmovedores a tu trono ; y, movida de nuevo a compasión 
de ella, levántate de nuevo a librarla de tantos enemigos que la ro- 
dean. 

También ahora se alza a tu trono de todos los ángulos de la 
tierra aquella querida oración para tenerte propicia, como entonces, 
en las presentes calamidades. Mas demasiados nuestros pecados, im- 
piden o retrasan, al menos, su efecto. Y por eso, Madre queridísi- 
ma, obtennos un verdadero dolor de los mismos y una firme re- 



dei vostri figli le antiche vittorie. Essi affidano a voi il fermo proposito 
di non appartenere giammai a congreghe nemiehe di nostra santa Reli- 
gione ; Voi tutta santa preséntate al divin Figlio le nostre risoluzioni 
e ne impétrate le grazie neeessarie a mantenerei irremovibili in quelle 
sino alia fine. Consolate il Capo visibile della Chiesa, sostenete il cattolieo 
Episeopato, proteggete il Clero ed il popólo che vi acclama Regina, affret- 
tate con la potenza delle vostre suppliche il giorno, che tutte le genti 
vedrá raccolte intorno al supremo Pastore. Cosi sia. 
Maris, Auxilium Christianorum, ora pro nobis. 

Vergine potentissima, ausiliatrice amorosa del popólo cristiano, quali 370 
grazie non ti dobbiamo noi per l'assistenza da te prestata ai padri nostri, 
che minacciati dal Turco infedele, con la devota recita del Rosario invo- 
carono il materno tuo ahito? Vedesti Tu dal cielo il loro pericolo, sen- 
tistl le loro voci compasisionevoli, ti giunse gradita all'orecchio l'umile 
preghiera suggerita dal grande Pontefice San Pió V, e pronta corresti 
a socorrerli. Deh ! fa\ o cara Madre, che anche i presentí e lunghi 
gemiti della santa Sposa di Cristo giungano pietosi al tuo trono ; e, 
mossa di nuovo a compassione di lei, di nuovo lévati a liberarla da tanti 
nemici, che la circondano. 

Anche adesso da ogni angolo della tena s'innalza quella cara preghiera 
al tuo trono per averti propizia, come allora, nclle present* calamita. 
Purtroppo peró i peccati nostri o ne inipediscono, o ne ritardano per 
lo meno l'effetto ! E perció, Madre carissiina, ci ottieni un vero dolore 
dei medesimi e una ferma risoluzione di voler piuttosto incontrare la 



El 412. Oración a Nuestra SeBora Auxilio de los Cristianos. 



238 



LEÓN XIU 



solución de antes morir que volver al pecado; desagradándonos en 
demasía que, por nuestra culpa, o se nos niegue o se retrase la ayu- 
da de que tenemos extrema necesidad. 

Ea, pues, María, accede a las plegarias del mundo católico y 
abate el orgullo de aquellos desgraciados que insultan a Dios con 
osadía y qme querrían ver destruida la infalible Iglesia, contra la 
cual, según la palabra de Cristo, jamás prevalecerán las puertas del 
abismo. Una vez más vean todos que, en donde Tú te dispones a 
protegerla, es cierta la victoria. Así sea. 

Epist. apost. "Optimae quidem spei", 21 de julio de 1891 

Nada les pareció que sería más conducente y oportuno para 
apartar a los pueblos del Congo de la superstición errónea y 
conducirlos a la verdadera sabiduría de Cristo, y asimismo bo- 
rrar la esclavitud de los negros, como el escogerse por celes- 
tial Patrona a la Madre del Hijo de Dios, de quien recibimos 
la luz de las mentes y la libertad de hijos. 

Epist. apost "Optimae quidem spei", 21 de julio de 1891 

1. Invitación a rezar el rosario. — 2. Males que afligen a la Iglesia. — 
3. Necesidad de la oración. — 4. Ejemplos de oración en la Sagrada Es- 
critura- — 6. Mav'a, medianera de todas las gracias. — 6. María, madre de 
Dios y de los hombres. — 7. El recurso a María en la tradición cristiana. 
8. Excedencias del rosario. — 9. Origen y glorias del rosario. — 10. Difu- 
sión y vitalidad del rosario. — 11. Cómo se debe orar. — 12. La oración 
por la Iglesia y la oración de la Iglesia. — 13. Eos milagros de la oración. 
14, Unamos la mortificación con la oración. — 15. El ejemplo de los santos. 
1C. Necesidad de la penitencia. — 17. Exhortaciones y esperanzas. 

(1 ) Al venir el mes de octubre, que está consagrado y de- 
dicado a la Virgen santísima del Rosario, Nos recordamos con 

morte, che tornare a.'.la colpa : dispiacendoci troppo che per nostra ca- 
gione o si neghi, o venga ritardato quel soccorso, di cui esrremo é il 
bisogno. 

Orsú dunque, María, piégati alie preghiere <Jj1 mondo cattolico e 
abbatti l'orgoglio di quegli infelici, che baldanzosi insultano a Dio e \. - he 
distrutta vorrebbero quella Chiesa, contro la quale per la parola irxfalli- 
bili di Cristo, mai prevarranno le porte d'abisso. Vedasi una volta di piú 
che dove Tu sorga a proteggerla, é certa la vittoria. Cosí sia. 

... Nihil immo fore aptius atque opportunius iis visum est, quam 
ut in abducendis ab errorum superstitione gentibus Congi iisque ad 
veram Christi sapientiam advocandis, itemque in servitute Nigrita- 
rum delenda. camdcm sibi caelestem Patronam adscisccrent Geni- 
tricem Filii Dei, a quo lumen mentium et filiorum libertatem acce- 
pimus. 

Octobu mense adventante, qui sacer Virgini beatissimae a Rosa- 
rio dicatusque habetur, gratissima Nobis recordatione suecurrit, 



"» AL XI 235: ASS XXIV 129. Es escogida patrona celestial del 
Congo la Inmaculada Virgen Madre de Dios María. 
" »» AL XI 299. 



león xni 



239 



grandísima complacencia con cuánto encarecimiento, venerables 
hermanos, os recomendamos los años pasados que los fieles de 
todas partes, movidos por vuestra autoridad e industria, enfo- 
casen y aumentasen su piedad a la gran Madre de Dios, pode- 
rosa auxiliadora del pueblo cristiano, acudiesen a ella supli- 
cantes en todo el mismo mes y la invocasen con la santísima 
devoción del Rosario, que acostumbró la Iglesia, con el éxito 
siempre apetecido, a usar y divulgar, mayormente en las situa- 
ciones críticas y en los gravísimos peligros. 

De nuevo este año queremos manifestaros nuestro mismo 
deseo y exhortaros con redoblada insistencia a lo mismo; nos 
invita y urge a ello el amor a la Iglesia, cuyos trabajos no sólo 
no se han aliviado, antes de día en día se agravan en número 
y crudeza. 

(2) Deploramos los males de todos conocidos: los sacro- 373 
santos dogmas, que guarda y comunica la Iglesia, atacados des- 
piadadamente; la integridad de la cristiana virtud, que ella de- 
fiende, mofada; la calumnia, fruto de la envidia, contra los Sa- 
grados prelados, mas de modo muy particular contra el ro- 
mano pontífice, a la orden del día; y el ataque contra el mis- 
mo Cristo Dios, con una osadía desvergonzadísima y crimen 
nefando, como de quien se esfuerza por arrasar hasta en sus 
fundamentos su divina obra de la redención, que jamás fuerza 
alguna puede conseguirlo. 

Estas son las calamidades, no por cierto nuevas, que sobre- 
vienen a la Iglesia militante; la cual, como aniunció ya Jesús a 
los apóstoles, vese obligada diariamente a descender a la lucha 

quantopere hoc vobis, Venerabiles Fratres, superioribus annis com- 
mendaverimus, ut fidelium ubique greges, auctoritate sollertiaque 
vestra excitati, pietatem intenderent et augerent suam erga magnam 
Dei Matrera, potentem christiani populi adiutricem, ad eam toto 
ipso mense adirent suppliciter, eamque invocarent sanctissimo Ro- 
sarii ritu, quem Ecclesia, in dubiis praesertim rebus difficillimisque ■ 
temporibus, adhibere et celebrare, opiato semper exitu, consuevit. 

Eandem voluntatem Nostram, hoc rursus anno, curae est pate- 
f acere, easdemque ad vos mittere atque etiam duplicare hortationes; 
id quod suadet urgetque Ecclesiae caritas, cuius labores, potius quam 
levamentum acceperint, et numero in dies et acerbitate ingravescunt. 

Mala ómnibus cognita deploramus: quae custodit Ecclesia et tra- 373 
dit dogmata sacrosancta, oppugnata, confixa; integritas quam tuetur 
christianae virtutis, derisui habita; in sacrorum antistitum ordinem, 
máxime autem in Romanum Pontificem, multis modis obtrectatio 
instructa, invidia conflata; in ipsumque Christum Deum, per impu- 
dentissimam audaciam et nefarium scelus, ímpetus factus, quasi 
conantium redemptionis eius divinum opus, quod numquam vis ulla 
tollat et deleat, tollere funditus et delere. 

Ista quidem haud nova accidunt militanti Ecclesiae: quae, prae- 
monente Apostólos Iesu, ut homines veritatem edoceat atque ad sa- 
lutem provehat sempiternam, in aciem quotidie dimicationemque 



240 



LEÓN XIII 



en el campo de batalla, para enseñar a los hombres la verdad 
y para mirar por su salvación eterna; y la que denodadamente 
lucha al través de los siglos hasta el martirio, en nada se goza 
y gloría tanto como en consagrar su sangre con la de su Autor, 
en lo cual se encierra la esperanza ciertísima de la victoria que 
se le ha prometido. 

No hay que negar,- sin embargo, cuánto fatiga y hace de- 
caer de ánimo a los mejores esta intensa e ininterrumpida pe- 
lea. Causa es, en efecto, de gran tristeza el que haya tantos a 
quienes aparten lejos de Dios los depravados errores y la rebe- 
lión contra el mismo, y los precipiten en la ruina; tantos que, 
haciendo igual aprecio de cualquier forma de religión, parece 
que se despojen de la fe divina; tantos católicos que conser- 
ven la religión de nombre, y no la guarden, en realidad, cum- 
pliendo sus obligaciones. Angustia y tortura además mucho más 
terriblemente al alma considerar que tan grandes y lamentables 
males se originan principalmente de que, en el gobierno de la 
sociedad, o no se cuenta para nada con la Iglesia, o de intento 
se hostiliza su saludabilísima influencia; y en esto aparece, 
por cierto, la justa admonición de Dios, que permite que se 
cieguen miserablemente las naciones que se apartan de Él. 
374 (3) Por lo cual la situación misma dice a gritos, y cada 
día con más intensidad, que es absolutamente necesario que los 
católicos se vuelvan fervorosa y perseverantemente a Dios con 
oraciones y súplicas sin interrupción (1 Thess 5,17): y esto no 
en privado solamente, sino mucho más en público, reunidos en 
los templos, pidiendo insistentemente que el providentísimo Dios 

venire debet ; quacque reapse per saeculorum tractus animosa ad 
martyrium depugnat, nulla re laetata et gloriata magis, quam quod 
suum possit cum Auctoris sui sanguine consecrare, in quo sibi pro- 
missae victoriae spes exploratissima continetur. 

Ñeque tamen diffitendum, quam gravi tristitia optimum quem- 
que afficiat haec assidua dimicandi contentio. Magnae nimirum tris- 
titiae causa, tam esse multos, quos pravitates errorum et in Dcum 
protervia longe abducant agantque praecipites ; tam multos, qui ad 
quamlibet religionis formam se aeque habentes, divinam iamiam 
exuere fidem videantur; ñeque ita paucos esse nomines catholicos, 
qui religionem nomine tenus retineant, non re debitisque colant offi- 
ciis. Id praeterea multo gravius angit et vexat animum, reputare, 
tam luctuosam malorum perniciem inde potissimum ortam, quod in 
temperatione civitatum vel nullo iam loco Ecclesia censetur, vel sa- 
luberrimae virtuti eius dedita opera repugnatur ; qua in re apparet 
magna quidem et iusta vindicis Dei animadversio, qui recedentes a 
se nationes misérrima mentium caccitate sinat hcbescere. 
374 Quapropter res ipsa clamat, vchementius clamat in dies, necesse 
omnino catholicos homines precibus ad Deum et obsecrationibus uti 
álacres perseverantes, sitie intermissione (1 Thes 5,17) : idque non 
apud se quisque tantum, sed eo magis publice faciant oportet, sacris 
in aedibus congregati, enixe flagitantes, ut Ecclesiam providentissi- 



león xm 



241 



libre a la Iglesia de los protervos y malvados (2 Thess 3,2), y 
vuelva a la cordura e inteligencia a los alocados pueblos con 
la luz y caridad de Cristo. 

¡Cosa verdaderamente increíble! El mundo sigue imperté- 
rrito en su camino laborioso, pagado de sus recursos, energía, 
armas, talento: la Iglesia, a buen paso y firme, desciende la pen- 
diente de los tiempos, confiada únicamente en Dios, al que 
levanta sus ojos y manos orantes noche y día. Pues aunque, 
prudente como es, no tiene en poco los recursos humanos que 
la divina Providencia pone a su disposición, sin embargo de 
eso, no coloca en ellos su principal esperanza, sino más bien 
en la oración individual, colectiva e insistente. Así alimenta y 
robustece su espíritu, porque de la oración asidua le viene fe- 
lizmente que, saliendo ilesa de los vaivenes de la vida, y unida 
continuamente con Dios, vive la vida misma de Cristo Señor, 
y, por cierto, con plácida tranquilidad; casi a semejanza de 
Cristo mismo, a quien la terribilidad de los tormentos, que su- 
frió por el bien de todos, no disminuye ni quita nada de la 
suavísima luz y gozo que le son propios. 

(4) Ahora bien: estas grandes enseñanzas de sabiduría cris- 
tiana siguieron siempre con religiosa escrupulosidad los cris- 
tianos verdaderamente dignos de este nombre: cuyas oraciones 
a Dios solían ser más intensas y frecuentes si las malas artes 
y violencia de los malos desencadenaba alguna tormenta sobre 
la Iglesia santa o sobre su jerarca supremo. 

Consérvase, respecto de esto, un señalado ejemplo en los 

mus Deus ab importunis et tnalis hominibus (2 Thess 3,2) liberet, 
perturbatasque gentes ad sanitatem et mentem luce et caritate Christi 
reducat. 

Res enimvero supra hominum fidem mirabilis ! Viam suam la- 
boris plenam saeculum quidem insistit, fretum opibus, vi, armis, in- 
genio : securo Ecclesia plenoque gradu aetates decurrit, confisa 
unice Deo, ad quem diurna et nocturna prece oculos et manus attol- 
lit. Ipsa enim quamquam cetera, quaecumque ex Dei cura tempus 
affert humana praesidia, prudens non neglegit, non in iis tamen sed 
potius in orando, comprecando, obsecrandoque Deo, praecipuam sui 
spem reponit. Inde habet quo vitalem spiritum alat et roboret, quia 
sibi assiduitate precandi contingit feliciter, ut ab humanarum rerum 
vicissitudine intacta et in perpetua divini Numinis coniunctione, vi- 
tam ipsam Christi Domini hauriat ac tranquille placideque traducat ; 
fere ad Christi ipsius similitudinem, cui cruciatuum diritas, quos in 
commune est bonum perpessus, nihil ad modum de proprio sibi 
beatissimo lumine et gaudio ñeque minuit ñeque ademit. 

Quae quidem magna christianae sapientiae documenta tenuere 
semper religioseque coluerunt quotquot christianum nomen digna 
sunt virtute prof essi : quorum ad Deum maiores crebrioresque esse 
solebant, siqua Ecclesiae sanctae vel summo eius rectori calamitas 
ab nequissimorum hominum fraudibus et violentia incidisset. 

Exstat huius rei exemplum insigne in fidelibus exorientis Eccle- 



242 



león xm 



fieles de la naciente Iglesia, digno, por cierto, de ser propuesto 
a la imitación de los tiempos por venir. Pedro, vicario de Cris- 
to Señor, sumo pontífice de la Iglesia, había sido cargado de 
grillos y cadenas, por mandato del criminal Herodes, y desti- 
nado a una muerte inevitable; para salir de la cárcel, de nin- 
gún recurso se disponía, de ninguna ayuda. Mas no faltaba el 
auxilio que nos recaba de Dios la oración santa: conviene a 
saber, la Iglesia, y lo refiere la divina historia, oraba por él 
intensísimamente: Y oraba a Dios sin interrupción por él la 
Iglesia (Act 12,5); y a todos impulsaba el fervor en la ora- 
ción tanto más cuanto más viva les aguijoneaba la preocupa- 
ción de tan grande calamidad. Y es manifiesto el éxito de la 
oración: el pueblo cristiano conmemora, siempre agradecido y 
alegre, la liberación de Pedro. 

Mas ejemplo todavía más notable y divino nos lo dió Cris- 
to, para enseñar y formar en la santidad a su Iglesia, no sólo 
con mandatos, sino también con su propio modo de proce- 
der. Pues el que, durante toda su vida, se había dedicado tan 
frecuente y largamente a la oración, en las últimas horas de su 
terrenal existencia, precisamente cuando en el huerto de Get- 
semaní languidecía hasta morir por la inmensa amargura que 
embargaba su alma, no sólo oraba al Padre, sino que oraba 
más detenidamente (Le 22,43). Mas, a la verdad, no lo hizo 
por sí, Dios, que nada temía y nada necesitaba; antes por nos- 
otros, por su Iglesia; cuyas futuras oraciones y lágrimas, reci- 
biéndolas ya entonces gustoso y de buen grado, las hacía fe- 
cundas en gracias. 



siae, dignum plañe quod ómnibus deinceps futuris ad imitandum 
proponeretur. Petrus, vicarius Christi Dominí, summus Ecclesiae 
antistes, in vincula, Herodis scelesti iussu, traditus erat certaeque 
destinatus morti ; Lllinc ut evaderet nihil in quoquam erat opis nihil 
auxilii. At illud vero auxilii non deerat quod precatio sancta a Deo 
conciliat : scilicet Ecclesia, quod divina ref ert historia, impensissi- 
mas pro illo preces fundebat: Oratio autem fiebat sine intermissione 
ab Ecclesia ad Deum pro eo (Act 12,5) ; agebatque omnes eo arden- 
tius precandi studium, quo acrior aerumnae tantae sollicitudo mor- 
debat. Ut vero orantibus vota successerint, comperta res est : Pe- 
trum mirifice liberatum christianus populus memori semper laetitia 
concelebrat. 

Insignius autem exemplum divinumque edidit Christus, quo Ec- 
clesiam suam, non solum praeceptis, verum etiam de se ipse ad 
omnem erudiret et formaret sanctitatem. Qui namque in omni vita 
tam frequentem et effusam precando operaan dederat, ipsemet sub 
horas extremas, cum in Gethsemani horto, perfuso immensa ama- 
ritie animo, oblanguerct ad mortem, tum vero Patrem, non orabat 
modo, sed prolixius orabat (Le 22,43). Ñeque sibi profecto id fecit, 
nihil egenti, Deo ; sed fecit nobis, fecit Ecclesiae suae cuius futuras 
preces et lacrimas iam tum libens volensque in se recipiens fecun- 
das gratiae efficiebat. 



león xm 



243 



(5) Mas tan pronto como fué llevada al cabo la salva- 376 
ción de nuestro linaje por el misterio de la cruz y fué fundada 
en la tierra, y debidamente establecida, la Iglesia, administra- 
dora de la misma salvación, por medio del triunfo de Cristo, 
comenzó desde entonces, y por cierto con gran pujanza, una 
nueva providencia o economía divina en bien de su nuevo 
pueblo. 

Hemos de mirar los planes divinos con gran respeto. El 
eterno Hijo de Dios, queriendo tomar la humana naturaleza 
para redimir y glorificar al hombre, y estando a punto de des- 
posarse de alguna manera místicamente con el universal linaje 
de los hombres, no lo realizó sin el libre consentimiento de la 
Madre designada para ello, que, en cierto modo, desempeñaba 
el papel del mismo linaje humano, conforme a la brillante y 
verdaderísima sentencia del Aquinate: Por la anunciación se 
aguardaba el consentimiento de la Virgen, que hacía las veces 
de toda la naturaleza humana (S. Th. 3 q.30 a.l). De donde 
se da pie para afirmar, con no menor verdad que propiedad, 
que del inmenso tesoro de todas las gracias, que trajo el Se- 
ñor, pues la gracia y la verdad nos vinieron por Jesucristo 
(lo 1,17), no se nos distribuye nada, por la divina voluntad, 
sino por María; de suerte que, así como nadie puede ir al Pa- 
dre soberano sino por el Hijo, de la misma manera nadie pue- 
de acercarse a Cristo sino por la Madre. 

¡Cuánto resplandece en este plan divino la sabiduría y mise- 
ricordia! ¡Qué plan tan apropiado éste a la debilidad y fragi- 
lidad humana! Pues así como creemos y alabamos la bondad 
infinita de Dios, así creemos y reverenciamos su infinita justi- 



Ubi vero per mysterium Crucis generis nostri salus peracta, 376 
atque eiusdem administra salutis, Ecclesia, triumphante Christo, con- 
dita in terris riteqiue constituta est, novus ex eo tempore in populum 
novum ordo providentis Dei incepit valuitque. 

Divina consilia addecet magna cum religione intueri. Filius Dei 
aeternus, cum, ad hominis redemptionem et decus, hominis naturam 
vellet suscipere, eaque re mysticum quoddam cum universo humano 
genere initurus esset connubium, non id ante perfecit quarn libérri- 
ma consensio accessisset designatae Matris, qua ipsius generis hu- 
mani personam quodammodo agebat, ad eam illustrem verissimam- 
que Aquinatis sententiam : Per annuntiationcm exspectabatur con- 
sensus Virginis, loco totius húmame naturae (S. Th., 3 q.30 a.l). Ex 
quo non minus veré proprieque affinmare licet, nihil prorsus de per- 
magno illo omnis gratiae thesauro, quem attulit Dominus, siquidem 
gratia et veritas per Iesum Christum jacta est (lo 1,17), nihil nobis, 
nisi per Mariam, Deo sic volente, impertiri : ut quo modo ad sum- 
mum Patrem, nisi per Filium, nemo potest accederé, ita fere, nisi 
per Matrem, accederé nemo possit ad Christum. 

Quantum in hoc Dei consilio et sapientiae et misericordiae elu- 
cet! Quanta ad imbecillitatem fragilitatemque hominis convenientia! 
Cuius namque bonitatem credimus laudamusque infinitam, eiusdem 



244 



león xni 



cia; y así como correspondemos al amantísimo Salvador, derro- 
chador de su sangre y vida, así también temblamos ante el mis- 
mo, juez inexorable; por lo cual, los que se sienten reos de 
crímenes y tiemblan por ellos, necesitan un intercesor y patro- 
no que goce de gran entrada ante Dios y sea de tan gran be- 
nignidad, que no rehuya el patronato de los que totalmente 
desesperan, e infunda la esperanza de la divina clemencia en los 
afligidos y anonadados. 

377 (6) María misma es esa criatura que desempeña este pa- 
pel de una manera eminentísima: poderosa es, por cierto, Ma- 
dre del Dios todopoderoso; mas asequible, benignísima, en sumo 
grado condescendiente, cosa que nos sabe más dulce. Tal nos 
la dió Dios, que le infundió sentimientos puramente materna- 
les que no respiran sino amor y perdón, precisamente porque 
la escogió para Madre de su Unigénito; tal nos la mostró de 
hecho Jesús, al querer espontáneamente someterse y dar gusto 
a María como un hijo a su madre; tal la declaró públicamente 
desde la cruz cuando, en la persona del discípulo Juan, le con- 
fió la universalidad del género humano para que cuidase de 
Ella y la guardase en su regazo; tal, finalmente, se entregó Ella 
misma, pues, habiendo abrazado con gran amor la herencia de 
gran trabajo dejada por su Hijo moribundo, comenzó inmedia- 
tamente a derrochar en todos sus maternales desvelos, 

378 (7) Ya desde el principio los santos apóstoles y los an- 
tiguos fieles entendieron con suma alegría el plan de la dulce 
misericordia, divinamente formado en María y ratificado por 
el testamento de Cristo; lo entendieron y enseñaron asimismo 



infinitam credimus et veremur iustitiam ; ct quem amantissimum 
Servatorem, sanguinis animaeque prodigum, redamamus, eundem non 
exorabilem iudicem pertimescimus : quare factorum conscientia tre- 
pidis opus omnino deprecatore ac patrono, qui et magna ad Deum 
polleat gratia, et benignitate sit animi tanta, nullius ut recuset de- 
speratissimi patrocinium, afflictosque iacentesque in spem crigat cle- 
mentiae divinae. 

377 Ipsa praeclarissime Maria: potens ea quidem, Dei Parens omni- 
potentis, sed, quod sapit dulcius, facilis, perbenigna, indulgentissima. 
Talem nobis praestitit Deus, cui, hoc ipso quod Unigenae sui Ma- 
trem elegit, maternos plañe indidit sensus, alind nihil spirantes nisi 
amorem et veniam ; talem facto suo Iesus Christus ostendit, cum 
Mariae subesse et obtemperare ut matri filius sponte voluit : talem 
de cruce praedicavit, cum universitatem huniani generis, in Ioanne 
discípulo, curandam ei fovendamque commisit ; talem denique se 
dedit ipsa, quae eam itnmensi laboris hereditatem, a moriente Filio 
relictam, magno complexa animo, materna in omnes officia confes- 
tim coepit impenderé. 

378 Tam carae misericordiae consilium in Maria divinitus institutum 
et Christi testamento ratum, inde ab initio sancti Apostoli priscique 
fideles summa cum laetitia senserunt; senserunt item et docuerunt 



LEÓN XIII 



245 



los venerables Padres de la Iglesia, y todos los cristianos pue- 
blos, sin excepción y de todas las edades, unánimemente lo 
comprendieron; y esto mismo proclama elocuentísima una voz 
que brota del pecho de todo cristiano, aun cuando callase la 
tradición y la literatura. Porque no puede venir sino de la di- 
vina fe el sentirnos impulsados con una fuerza poderosísima 
y suavisimamente arrebatados a María; el no tener por cosa 
tan querida y apetecible como el confiarnos a la protección y 
fidelidad de Aquella a quien plenamente entreguemos nuestros 
planes y obras, nuestra inocencia y penitencia, nuestras congo- 
jas y gozos, nuestras oraciones y deseos, en una palabra, to- 
das nuestras cosas; el estar todos posesionados de la dulce es- 
peranza y confianza de que serán gratos en extremo y acepta- 
bles a Dios los obsequios menos gratos presentados por nues- 
tra indignidad, si van avalados por nuestra santísima Madre. 
Ahora bien, de la gran consolación que el alma recibe de la 
verdad y suavidad de estas cosas, se ven privados los 
que, por no tener la divina fe, ni saludan a María por madie, 
ni la tienen, y además adolecen de tristeza mortal; es de lamen- 
tar todavía más la miseria de los que, partícipes de la fe san- 
ta, osan tachar de excesivas en extremo las buenas manifesta- 
ciones de la reverencia a María; y con esto hieren en lo vivo 
la piedad filial. 

De consiguiente, en medio de esta tempestad de males que 
durísimamente aflige a la Iglesia, ven fácilmente todos sus pia- 
dosos hijos cuán grande sea su santa obligación de orar insis- 
tentemente a Dios y cuál sea la principal manera de trabajar 
en orden a que tales súplicas consigan la máxima eficacia. Si- 



venerabiles Ecclesiae Patrcs, omnesque in omni aetate christianae 
gentes unanimae consensere : idque ipsum, vel memoria omni litte- 
risque silentibus, vox quaedam e cuiusque christiani hominis pectore 
erumpens, loquitur disertissima. Non aliunde est sane quam ex di- 
vina fide, quod nos praepotenti quodam impulsu agimur blandissi- 
meque rapimur ad Mariam; quod nihil est antiquius vel optatius 
quam ut nos in eius tutelam fidemque recipiamus, cui consilia et 
opera, integritatem et paenitentiam, angores et gaudia, preces et 
vota, nostra omnia plene credamus ; quod omnes iucunda spes 
et fiducia tenet, fore ut, quae Deo minus grata a nobis exhiberen- 
tur indignis, ea, Matri sanctissimae commendata, sint grata quam 
máxime et accepta. Quarum veritate et suavitate rerum, quantam 
animus capit consolationem, tanta eos aegritudine dolet qui, divina 
fide carentes, Mariam ñeque salutant ñeque habent matrem: eorum- 
que amplius dolet miseriam qui, fidei sanctae cum ,sint participes, 
bonos tamen nimii i,n Mariam profusique cultus audent arguere : 
qua re pietatem, quae liberorum est, magnopere laedunt. 

Per hanc igitur, qua Ecclesia asperrime conf lictatur, malorum 
procellam, omnes filii eius facile vident quam sancto officio ad- 
stringantur supplicandi vehementius Deo, ut qua praécipue ratione 
niti debeant, ut eaedem supplicationes maximam ef ficacitatem sint 



246 



león xm 



guiendo perfectamente los ejemplos de nuestros religiosísimos 
padres y mayores, acudamos a María, nuestra santa Señora; 
invoquemos a María, Madre de Cristo y nuestra, y todos a 
una supliquemos: Muestra que eres nuestra madre: acoja por 
tu medio las oraciones el que, nacido por nosotros, quiso ser 
tu Hijo (de la sagrada liturgia). 

(8) Ahora bien, respecto de las fórmulas y maneras de 
agasajar a la divina Madre, puesto que han de ser preferidas 
las que conozcamos que en sí mismas son mejores y a Ella 
más gratas, por eso nos place señalar expresamente- el Rosario 
e inculcarlo encarecidamente. A esta manera de orar se le ha 
dado vulgarmente el nombre de corona, porque presenta feliz- 
mente entrelazados los grandes misterios de Jesús y de María, 
cuales son los gozos, los dolores, los triunfos. Ahora bien, si 
los fieles repasan y contemplan ordenadamente, con piadosa me- 
ditación, estos augustos misterios, pueden sacar de ellos gran 
ayuda ya para alimentar la fe y defenderla de la ignorancia y 
peste de los errores, ya también para esforzar y sostener al al- 
ma. Pues de este modo el pensamiento y memoria del que ora, ilu- 
minado por las verdades de la fe, se aplican gustosísimos a los 
misterios, y fijos y discurriendo por ellos, no pueden admirar 
bastantemente la inenarrable obra de la redención humana, lle- 
vada al cabo a tan gran precio y a tanto coste; y el alma en- 
tonces, al ver tantas pruebas de la divina caridad, se enciende 
en amor y agradecimiento, robustece y aumenta la esperanza, 
vehementísimamente ansiosa de lanzarse a conseguir los celes- 
tiales premios, por estar preparados por Cristo para quienes se 

habiturac. Religiosissimorum , patrum et maiorum persecuti exempla, 
ad Mariam sanctam Dominam nostram perf ugiamus ; Mariam Ma- 
trcm Christi ct nostram appellemus concordesque obtestemur: 
Monstra te csse matrem, sutnat per té preces, qui pro nobis natus, 
tulit csse tuus (ex sacra liturgia). 
379 Iamvcro, de variis divinae Matris .colendae formulis et rationi- 
bus, cum cae sint praeoptandae, quas et per se ipsas potiores ct illi 
gratiores esse noverimus, Rosarium idcirco nominatirn indicare pla- 
cct impenseque inculcare. Huic precandi ritui nomcn coronae com- 
muni sermone adhaesit, hac etiam causa quod magna Icsu et Ma- 
tris mysteria, gaudia, dolores, triumphos, felicibus rcddat sertis 
connexa. Quae fideles mysteria augusta si pia commcntatione ex or- 
dinc recolant et contemplentur, mirum quantum adiumcnti trahere 
sibi possunt tum ad fidem alendam ct ab ignorantia aut crrorum 
peste tutandam, tum etiam ad virtutem animi relevandam ct sus- 
tinendam. Hoc etenim modo orantis" cogitatio et memoria, fidei lu- 
niine praelucente, ad ea mysteria iucundissimo studio ferentur, in 
cisque et defixae et discurrentes, satis admiran non queunt resti- 
tutae humanae salutis inenarrabile opus, tam largo pretio rerumque 
tantarum serie confectum: tum vero animus super his caritatis di- 
vinae argumcntis amore ct gratia exardescit, spem confirmat et 
auget, cupidus arrectusque ad caclestia praemia, iis a Christo para- 



león xm 



247 



unieren apretadamente a él con la imitación de sus ejemplos 
y con la participación en sus dolores. Entre tanto, desgránase 
la oración vocal enseñada por Dios mismo, por el arcángel 
Gabriel, por la Iglesia; la cual, rebosante de alabanzas y salu- 
dables deseos, repetida sin interrupción con orden fijo y varia- 
do, produce siempre nuevos y dulces frutos de piedad. 

(9) Nos induce a creer que la misma celestial Reina ha 380 
concedido gran eficacia a tal modo de orar el hecho de que 
haya sido introducido y propagado, inspirado de ella, por el 
glorioso padre Domingo, en una edad sumamente adversa al 
cristianismo, y muy semejante a la nuestra, como arma bélica 
poderosísima para desbaratar a los enemigos de la fe. 

Pues la secta de los herejes albigenses había invadido mu- 
chas regiones, ora clandestina, ora descubiertamente; espantosa 
hija de los maniqueos, cuyos pésimos errores hacía revivir, y 
renovaba con demasiada crudeza sus hostilidades, matanzas y 
odio mortal contra la Iglesia. Apenas se podía ya contar con 
baluartes humanos que hiciesen frente a muchedumbre tan per- 
niciosa e insolente, cuando providencialmente nos vino de Dios 
la ayuda por medio del Rosario mariano. Así, con el favor de 
la Virgen, gloriosa vencedora de todas las herejías, las fuerzas 
impías fueron arruinadas y trituradas, la fe de muchísimos sal- 
vada e incólume. Se han divulgado bastantemente semejantes 
peligros conjurados o beneficios conseguidos en cualesquiera 
pueblos, los cuales testimonia tanto la antigua como la moder- 
na historia con pruebas verdaderamente luminosas. 

ta qui se ad ipsum imitatione exempli et communione doloruin 
adiunxerint. Haec ínter funditur verbis precatio, ab ipso Domino, 
a Gabriele Archangelo, ab Ecclesia tradita: quae, plena laudum et 
salutarium votorum, certo varioque ordine interata continuata, no- 
vos usque habet dulcesque fructus pietatis. 

Magnam autem huiusmodi precationi caelestis ipsa Regina adié- 380 
cisse virtutem ideo credenda est, quod numine et instinctu ab Ín- 
clito patre Dominico invecta sit et propagata, per aetatem catholico 
nomini adversissimam, eandemque huic nostrae parum dissimilem, 
quasi bellicum instrumentum ad hostes fidei debellandos praeva- 
lidum. 

Secta enim Albigensium haereticorum, qua clandestina qua ma- 
nifesta in regiones invaserat multas teterrima Manichaeorum pro- 
genies, quorum immanes excitabat errores, simulationesque et caedes 
et capitale in Ecclesiam odium nimis multum referebat. Hominum 
pjaesidiis contra perniciosissimam turbam et insolentem vix iam erat 
fidendum, cum praesens a Deo venit, Rosarii marialis ope, subsi- 
dium. Sic, favente Virgine, gloriosa haeresum omnium victrice, vi- 
res impiorum labefactatae et perfractae, salva quam plurimis et 
incolumis fides. Similia multa apud quasque gentes vel depulsa 
pericula vel beneficia impetrata, satis pervagata sunt, quae vetus 
aeque recensque historia luculentissimis testimoniis commemorat. 



248 



león xni 



381 (10) Añádese otro argumento brillante, conviene a saber: 
que tan pronto como se instituyó la oración del Rosario, inme- 
diatamente penetró en todas las clases de la sociedad y se di- 
vulgó su uso por todas partes. Pues, en realidad de verdad, la 
piedad del pueblo cristiano tiene muchos títulos insignes y va- 
riadas maneras de honrar a la divina Madre, que descuella glo- 
riosísima sobre todos con tantas y tan grandes prerrogativas; 
mas este título del Rosario, esta manera de orar, en la cual se 
encierra como el distintivo y compendio del culto que se le 
debe, siempre lo orefirió de modo particular, y se sirvió prin- 
cipalmente del mismo privada y públicamente, en casa y en 
familia, formando congregaciones, dedicándole altares, con pro- 
cesiones, por pensar que no podía de mejor manera, ora solem- 
nizar sus fiestas, ora merecer su patrocinio y sus gracias. 

Mas no hay que pasar en silencio un hecho que pone de 
relieve una especial providencia de nuestra Señora en esta ma- 
teria. Conviene a saber, cuando, por la acción del tiempo, pa- 
rece que se ha enfriado en algún pueblo el fervor de la piedad 
y que se ha aflojado algo en esta misma costumbre de orar, 
cuán maravillosamente después, ora puesta la nación al borde 
del abismo, ora angustiada por alguna necesidad, se renueva 
con complacencia de todos la práctica del Rosario antes que 
ninguna otra fórmula religiosa, y se la restablece a su puesto 
de honor y cobra de nuevo fuerza salvadora. No es menester 
buscar en el pasado ejemplos de esto, cuando en nuestros 
tiempos los tenemos a mano. Pues en estos tiempos, que, como 



381 Id quoque illustre argumcntum accedit, quemadmodum, statim 
ab instituía Rosarii prece, eius passim apud amnes civium ordines 
usurpata sit et frequentata consuetudo. Enimvero divinae Matri, 
quae tot tantisque laudibus una omnium praecellentissima nitet, re- 
ligio christiani populi titulis quidem insignibus modisque multis 
habct honorem : hunc tamen Rosarii titulum, hunc modum orandi, 
in quo tamquam fidci tessera et summa debiti ei cultus inesse vi- 
detur, semper adamavit singulariter, eoque privatim et publice, in 
domo et familia, sodalitatibus constitutis, altaribus dedicatis, cir- 
cumductis pompis, usa praecipue est, rata, nullo se posse meliore 
pacto ipsius vel sacra sollemnia ornare vel patrocinium et gratias 
demereri. 

Ñeque illud silentio praetermittendum, quod singularem quam- 
dam Dominae nostrae providentiam in hac re illustrat. Nempe cum, 
diuturnitate temporis, studium pietatis in quapiam gente deferbuisse 
visum est et nonnihil de hac ipsa precandi consuetudine esse remis- 
sum, quam mire postea, sive re publica in formidolosum discrimen 
adducta, sive qua necessitate prementc, Rosarii institutum, prae 
ceteris religionis auxiliis, communibus votis revocatum atque ifi 
suum honoris locum restitutum est lateque rursus viguit salutare. 
Eius rei exempla nihil opus a praeterita aetate petiisse, praeclarum 
hac nostra in promptu habentibus. Hac namque aetate, quae, uti prin- 
cipio monuimus, acerba adeo Ecclesiae est, Nobis autem, ad guber- 



león xm 



249 



al principio recordamos, son tan amargos para la Iglesia, y 
para Nos, por divina disposición su timonel, amarguísimos, po- 
demos contemplar y admirar con cuán encendido fervor, en 
todas las partes de la cristiandad, se respeta y reza el Rosario 
mariano; lo cual, como se haya de atribuir más a Dios, que 
gobierna y mueve a los hombres, que a la prudencia y trabajo 
humano, soberanamente consuela y levanta nuestro espíritu y 
lo llena de gran confianza en que, bajo la protección de Ma- 
ría, se renovarán y agrandarán los triunfos de la Iglesia. 

(11) Mas hay algunos que conocen perfectamente estas 382 
mismas cosas que Nos hemos recordado; mas por no haberse 
conseguido todavía nada de lo esperado, y ante todas cosas la 
paz y tranquilidad de la Iglesia, más aún, tal vez por ver que 
los tiempos se complican y empeoran, como cansados y des- 
confiados, disminuyen por eso la diligencia y afecto a la ora- 
ción. Que miren los tales antes y procuren que sus oraciones 
vayan dirigidas a Dios adornadas de las cualidades que Cristo 
nuestro Señor nos mandó: si realmente así fuere, consideren, 
además, que es cosa indigna y mala querer fijar a Dios el tiem- 
po y modo de ayudarnos, a pesar de que no nos debe absolu- 
tamente nada, de suerte que, cuando escucha a los que oran y 
corona nuestros merecimientos, no corona sino sus dones (San 
Agustín, Epíst. 194) (otros 105) a Sixto, c.5 n.19), y que, cuan- 
do menos nos da por el gusto, procede prudentemente como 
buen padre con sus hijos, compadecido de su locura, mirando 
por su utilidad. 



nacula eius divino consilio sedentibus, acerbissima, spectare et ad- 
miran licet quam erectis incensisque studiis, in omni loco et gente 
catholici nominis, mariale Rosarium colatur et celebretur : quod 
facti cum Deo verius, moderanti agentique homines, quam ulli 
hominum prudentiae et navitati recte sit tribuendum, animum Nos- 
trum admodum solatur et reficit, magnaque complet fiducia de re- 
novandis Ecclesiae amplificandisque, auspice Maria, triumphis. 

Sunt autem qui haec ipsa a Nobis commemorata probé ii qui- 382 
dem sentiant, sed quia nihil adhuc de speratis rebus, de pace in 
primis et tranquillitate Ecclesiae, impetratum, immo fortasse tém- 
pora deterius misceri vident, eam idcirco diligentiam et affectionem 
precandi velut defatigati et diffisi intermittant. Homines istiusmodi 
videant ipsi ante et laborent, ut quas Deo adhibeant preces, aptis 
virtutibus, ex Christi Domini praeceptione, ornentur : quae si tales 
fuerint, considerent porro, indignum esse et nefas, velle se tempus 
subveniendi modumque constituere Deo, nobis nihil quidquam de- 
benti, ita ut cum audit orantes et coronat mérito riostra, nihil aliud 
coronet quam muñera sua (S. Auc, Ep. 194 [al. 105] ad Sixtum, 
c.5 n.19), et cum minus sententiae nostrae obsecundat, providenter 
agat cum filiis pater bonus, eorum miserans insipientiam, consulens 
utilitati. 



250 



LEÓN XIU 



383 (12) Mas Dios jamás deja de admitir benignisímamente y 
de despachar favorablemente las oraciones que le presentamos 
unidas a las de los santos de la corte celestial para hacerle pro- 
picio en bien de la Iglesia, ora se refieran a los bienes de capi- 
talísima importancia y eternos, ora se refieran a los bienes de 
menor importancia y temporales, pero relacionados convenien- 
temente con aquéllos. Y es que Cristo nuestro Señor, que amó 
a la Iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificar- 
la... y para rener el gusto de contemplarla gloriosa (Eph 5,25- 
27), y que al mismo tiempo es su soberano Pontífice, santo, 
inocente, siempre vivo para orar por nosotros, cuyas oracio- 
nes y súplicas creemos firmemente que consiguen su efecto, 
añade con sus merecimientos muchísimo peso y eficacia a esas 
oraciones. 

Porque, en lo que se refiere a los bienes externos y tempo- 
rales de la Iglesia, es manifiesto que tiene ésta que luchar con 
bastante frecuencia con enemigos encarnizadísimos por su mal- 
dad y poder; tiene que lamentar en demasía sus haberes roba- 
dos por ellos, su libertad disminuida y oprimida, provocada y 
despreciada su autoridad, muchos perjuicios, finalmente, y hos- 
tilidades de toda clase. Mas si se pregunta por qué la maldad 
de éstos no llega realmente al extremo de injusticia planeado 
e intentado, y, por el contrario, la Iglesia, entre tantas tem- 
pestades, sale siempre a flote con su característica majestad y 
gloria, aunque variado el modo, y aun alcanza mayor pujanza 
que antes tenía, es de justicia reconocer que la causa principal 
de entrambas cosas se encuentra en la eficacia de la oración 



Quas vero preces, ut propitiemus Ecclesiae Deum, cum suffra- 
giis coniunctas Caelitum sanctorum supplices deferimus, eas ipse 
numquam non benignissime admittit et explet Deus, tum quae bona 
Ecclesiae attingunt máxima et immortalia, tum quae attingunt mi- 
nora et huius temporis, opportuna tamen ad illa. Quippe istis pre- 
cibus pandus et gratiam, sane plurimam, precibus addit meritisque 
suis Christus Dominus, qui dilexit Bcclesiam, et seipsum tradidii 
pro ea, ut Mam sanctificaret... ut exhiberet ipse sibi gloriosam Ec~ 
clesiam (Eph 5,25-27), idem summus eiusdem Pontifex, sanctus, in- 
nocens, semper vivetis ad interpellandum pro nobis, cuius depreca- 
tionem supplicationemque semper evenire divina fide tenemus. 

Quod enim spectat ad bona Ecclesiae externa et huius vitae, palam 
est, rem ipsi saepius esse cum adversariis malevolentia et potentia 
acerrimis ; ab eis nimium sibi dolendum facultates direptas, liberta- 
tem deminutam et oppressam, lacessitam et despectam auctoritatem, 
damna postremo et hostilia oírme genus multa. Quorum improbitas si 
quaeritur cur non eo usque iniuriae, quo deliberaturn habent et con- 
nituntur, re tándem plena procedat ; Écclesia contra tot inter rerum 
casus, eadem illa sua amplitudine et gloria, vario quamquam modo, 
emineat semper atque adeo Lncrescat ; utriusque rei praecipuam cau- 
sam rectum est a virtute arcessere comprecantis Deum Ecclesiae: 
nec enim satis assequitur humana ratio quomodo restrictis ita fini- 



LEÓN XIII 



251 



de la Iglesia dirigida a Dios, pues no alcanza suficientemente 
la razón humana cómo quede reducida a tan estrechos límites 
la maldad imperante, y la Iglesia, verdaderamente acorralada, 
obtenga, sin embargo, tan magníficos triunfos. Lo mismo y con 
mayor razón sucede tratándose de aquellos bienes con los que 
más directamente conduce a los hombres la Iglesia a la conse- 
cución del último fin. Pues como haya sido instituida precisa- 
mente para esto, tiene que poder mucho en orden a que el plan 
de la misericordiosa providencia divina alcance en ellos su 
perfecto cumplimiento; y así los hombres, orando con la Igle- 
sia y por medio de la Iglesia, consiguen, finalmente, lo que 
Dios omnipotente dispuso en su eternidad darles (S. Th. 2-2 
q.83 a.2; de S. Greg. M.). • 

(13) En este mundo no puede la mente humana remon- 384 
tarse a las alturas de los planes de la divina Providencia; mas 
llegará el tiempo en que, mostrándonos Dios mismo benigna y 
claramente las causas y trabazón íntima de las cosas, aparecerá 
de modo transparente la gran fuerza y utilidad de la oración 
en el negocio de que tratamos. Veremos claramente que a ella 
se debió el que muchos, aun viviendo en medio de la corrup- 
ción de tan perverso mundo, se conservaron vírgenes e inmacu- 
lados de roda mancha de cuerpo y alma, santificándose en el 
temor de Dios (2 Cor 7,1); el que otros, a punto de ceder a 
la impureza, se recobraron y dominaron inmediatamente, y sa- 
caron del mismo peligro y tentación mayor adelanto en la vir- 
tud; el que un impulso misterioso movió a otros, a pesar de 
haber caído, a levantarse y a correr a dar a Dios misericor- 
dioso el abrazo de reconciliación. 



bus imperiosa nequitia consistat, Ecclesia vero, in angustum com- 
pulsa, nihilominus tam magnifice vincat. Idem eo rectius exsistit in 
eo bonorum genere, quibus Ecclesia homines ad ultimi boni adep- 
tioíiem proxime adducit. Ad hoc enim munus cum nata sit, precibus 
suis posse multum debet ut divinae in illos providentiae misericor- 
diaeque ordo exitum habeat et perf ectionem : atque ita homines cum 
Ecclesia et per Ecclesiam orantes, ea demum impetrant atque obti- 
nent quae Deus attmipotens ante saecula disposuit donare (S. Th., 
2-2 q.83 a.2: ex S. GrEG. M.). 

Ad alta providentis Dei consilia mentís humanae acies in prae- 384 
sentía déficit : sed aliquando erit, cum causas consecutionesque re- 
rum Deo ipso apertas pro benignitate sua monstrante, dilucidum 
patebit, orandi munus quantam in hoc rerum genere vim habuerit 
utilitatemque impetrandi. Inde effectum patebit, quod sese multi, in 
tanta depravati saeculi corruptela, Íntegros praestiterint atque in- 
violatos ab omni inquinamento caniis et spiritus, perficientes sanc- 
tificationem in timore Dei (2 Cor 7,1) ; quod ahí, in eo dum essent 
ut flagitio indulgerent, illico sibi temperaverint, ex ipsoque periculo 
et tentamine bonos ceperint auctus virtutis; quod prolapsis aliis 
impulsio quaedam permoverit ánimos ut erigerent se et in comple- 
xum Dei miserentis oceurrerent. 



252 



león xni 



De consiguiente, rogamos encarecidamente a todos que con- 
sideren con detenimiento estas cosas y que no se dejen engañar 
por las falacias del antiguo enemigo, y que absolutamente por 
ninguna causa desistan del empeño en la oración, antes insis- 
tan en ella con perseverancia, insistan sin interrupción. Ante to- 
das cosas, preocúpense del bien por excelencia, de la eter- 
na salvación de todos, y de pedir la incolumidad de la Iglesia; 
luego pueden pedir a Dios los demás bienes que se refieren a 
la necesidad y prosperidad temporal, con tal que se sometan a 
su justísima voluntad, dando gracias al munificentisimo Padre, 
tanto si accede como si rehuye concedernos lo que le suplique- 
mos; finalmente, traten con Dios con tal religión y piedad, cual 
es decoroso y necesario tratándose de Él, con la que acostum- 
braron acercarse al mismo los santos y usó el santísimo Reden- 
tor y Maestro nuestro mismo con gran clamor y lágrimas 
(Hebr 5,7). 

385 (14) Al llegar a este punto, nos exige el deber y caridad 
paternal implorar de Dios, dador de los bienes, sobre todos los 
hijos de la Iglesia, no sólo el espíritu de oración, sino también 
el de la santa penitencia; y al hacerlo de todo corazón, exhor- 
tamos con el mismo fervor a todos y a cada uno a que se den 
a esta virtud, íntimamente unida con aquélla. Conviene a sa- 
ber, consigue la oración que el alma no desfallezca y se dispon- 
ga para la lucha dura y aspire a las cosas divinas; y la peni- 
tencia, por su parte, que nos dominemos a nosotros mismos, 
mayormente al cuerpo, pesadísimo enemigo de la razón y de 
la ley evangélica por efecto del primer pecado. Y estas vir- 
tudes, como es evidente, se armonizan maravillosamente, se 



Haec igitur omnes apud se perpendentes, fallaciis antiqui hostis 
etiam atque etiam obsecramus ne cedant, nevé ulla omnino causa a 
studio cessent orandi ; verum in eo perseveranter consistant, sine 
ínter missione consistant. Prima sit illis cura de summo bono, aeterna 
omnium salute, deque incolumitate Ecclesiae exposcenda: tum licet 
cetera bona ad usum commoditatemque vitae petant a Deo, modo 
voluntati eius aequissimae acquiescant, eidem pariter, optata vel 
concesscrit, vel abnuerit, agentes gratias, beneficentissimo Patri : ea 
denique religione et pietate cum Deo versentur, qua decet máxima 
et oportet, qua viri sancti consueverunt et ipse egit sanctissimus 
Redemptor et Magister noster, cum clamore valido et lacrimas 
(Hebr 5,7). 

385 Hic officium et paterna caritas postulat, ut in universos Eccle- 
siae Filios non precum modo, sed etiam patnitentiae sanctae a lar- 
gitore bonorum Deo spiritum imploremus: quod dum toto animo 
facimus, omnes et singulos ad hanc ipsam virtutem, cum altera 
coniunctissimam, pari studio adhortamur. Scilicet facit precatio ut 
animus sustentetur, Lnstruatur ad fortia, ad divina conscendat: facit 
paenitentia ut nobismetipsis imperemus, corpori máxime, gravissi- 
mo, ex veteri noxa, rationis legisque evangelicae mímico. Quae vir- 
tutes, perspicuum est, aptissime inter se cohaerent, ínter se adiuvant, 



LEÓN XIII 



253 



ayudan, y a la par se dirigen al mismo fin, conviene a saber, a 
arrancar al hombre, creado para el cielo, de las cosas caducas, 
y a elevarlo casi casi al trato celestial con Dios; y al contra- 
rio, cuando un alma es pasto de las concupiscencias y se ha re- 
blandecido por los placeres, asquean las dulzuras celestiales, y 
su oración, voz fría y lánguida, es indigna de ser escuchada 
por Dios. 

(15) Tenemos ante los ojos ejemplos de hombres peniten- 386 
tes, cuyas oraciones y súplicas, precisamente por eso, fueron 
gratísimas a Dios y alcanzaron prodigios, según nos enseñan 

las sagradas historias. Regían y domaban insistentemente su 
mente, espíritu y sus pasiones; acostumbraban plegarse, con per- 
fecto rendimiento de juicio y sumisión de voluntad, a los dic- 
támenes y mandatos de Cristo y de su Iglesia; y no querer cosa 
alguna sin antes consultar el beneplácito divino, y no aspirar 
en su actividad sino a glorificar más y más a Dios; y tratar 
duramente sus pasiones y quebrantar su brío, y portarse áspe- 
ramente y sin compasión con su cuerpo; y abstenerse por vir- 
tud de las cosas gratas e indiferentes. Por lo cual podían de- 
cir con razón lo que el apóstol Pablo afirmaba de sí: nuestra 
morada está en el cielo (Phil 3,20); y por esta razón tenían 
sus oraciones tanta eficacia para conseguir que Dios les es- 
cuchase favorablemente. 

(16) Es evidente que no todos pueden ni deben hacer lo 387 
mismo; sin embargo de eso, razones de justicia divina exigen 
que todos castiguemos nuestra mala vida y perversas costum- 

eodemque una conspirant, ut horninem, cáelo natum, a rebus cadu- 
cis abstrahant evehantque propemodum ad caelestem cum Deo con- 
suetudinem : fit contra, ut cuius animus cupiditatibus aestuet ille- 
cebrisque sit emollitus, ieiunus ille fastidiat suavitates rerum caeles- 
tium, ñeque alia sit precatio eius nisi frigida vox et lánguida, in- 
digna sane quam Deus excipiat. 

Sunt ante oculos exempla paenitentiae hominum sanctorum, quo- 386 
rum preces et obsecrationes, ea ipsa causa, magnopere Deo placuisse 
atque etiam ad prodigia valuisse sacris fastis docemur. Mentem ilii 
et animum libidinesque assidue regebant domabant : doctrinae Chris- 
ti Ecclesiaeque eius documentis ac praeceptis summa solebant con- 
sensione et demissione adhaerescere ; velle nolle nihil, nisi Dei nu- 
mine explorato, nihil quidquam agendo spectare, nisi eius gloriae 
incrementa; cupiditates acriter coerceré et frangere, corpus dure 
inclementerque habere, iucundis rebus ñeque iis noxiis virtutis gra- 
tia abstinere. Quare mérito poterant, quod Paulus Apostolus de 
se, idem ipsi usurpare: nostra autem conversatio in caelis est 
(Phil 3,20), eandemque ob causam tantum inerat in eorum obse- 
crationibus ad propitiandum exorandumque Dcum ef ficacitatis. 

Non omnes omnino posse adeo nec deberé apparet : attamen ut 387 
consentanea sibi afflictatione vitam moresque suos unusquisque 
castiget, rationes id exigunt iustitiae divinae, cui satis de commis- 



254 



LEÓN XIII 



bres con una penitencia prudente, pues hay que satisfacer es- 
trictamente por las faltas cometidas; y es ventajoso hacerlo vo- 
luntariamente en esta vida, pues de ese modo todavía resulta 
meritorio. Ahora bien, cuando en el cuerpo místico de Cristo 
que es la Iglesia, todos nos unimos íntimamente y vivimos, re- 
sulta lo que nos dice San Pablo, que así como cuando se ale- 
gra por algo un miembro, los demás miembros se alegran, de 
la misma manera se duelen con el doliente, es decir, los herma- 
nos socorren espontáneamente a los hermanos cristianos, ya es- 
tén enfermos de alma, ya de cuerpo, y, en cuanto de ellos de- 
pende, les curan: Preocúpense mutuamente los miembros. Y si 
padece algo algún miembro, todos los miembros participan en 
el dolor; o si un miembro goza, todos los miembros toman parte 
en el gozo. Ahora bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo y 
miembros de él (1 Cor 12,25-27). Mas en esta prueba de ca- 
ridad, en que uno, siguiendo las huellas de Cristo, que derro- 
chó su vida con inmenso amor para redimir los pecados de to- 
dos nosotros, emprende la reparación de los pecados ajenos, 
consiste, en resumidas cuentas, el gran vínculo de la perfec- 
ción, con el cual los fieles entre sí y con los moradores celes- 
tiales se unen muy apretadamente con Dios. 

En resumidas cuentas, la actividad de la santa penitencia 
es tan variada e industriosa y tan extensa, que uno puede ejer- 
citarla, con tal que esté animado de piadosa y fervorosa vo- 
luntad, con mucha frecuencia y sin excesivo esfuerzo. 
388 (17) Después de todo lo expuesto, no nos resta, venera- 
bles hermanos, sino prometernos con vuestra ayuda un éxito 
rotundo de nuestras advertencias y exhortaciones, dada vuestra 

sis faciendum restricte est ; praestat autem voluntariis, dum vita 
sit, id fecisse poenis, unde virtutis praemium accedat. Ad haec, 
quando in mystico Christi corpore, quae est Ecclesia, omnes tamquam 
membra coalcscimus et vigemus, hoc, Paulo auctore, consequitur, 
ut quemadmodum laetanti qua de re membro membra cetera collae- 
tantur, ita pariter dolenti condoleant, hoc est christianis fratribus, 
vel animo aegris vel corpore, fratrcs ultro subvcniant, et, quantum 
in ipsis est, curationem adhibeant : Pro iniñcem sollicita sint mem- 
bra. Et si quid patitur unum mcmbrum, compatiuntur otnnia mem- 
bra; sive gloriatwr unum membrum, coügaudent omnia membra. Vos 
autem corpus Christi et membra de m-embro (1 Cor 12,25-27). In 
hoc autem caritatis specimine, ut quis Christi exemplo insistens, qui 
vitam ad omnium nostrum redimenda peccata immenso amore pro- 
fudit, hienda sibi aliorum admissa suscipiat, in hoc demum illud 
continctur magnum vinculum perfecticwiis, quo fideles inter sese et 
cum caelestibus civibus artissimeque cum Deo iunguntur. 

Ad summam, sanctae paenitentiae actio tam varia atque industria 
est tamque late pertinet, ut eam quisque, pia modo et alacri volún- 
tate, perfrequenti possit nec laboriosa facúltate exercere. 
388 Restat, Venerabiles Fratres, ut, quae vestra est singularis et 
eximia cum in sanctissimam Dei Matrem pietas tum in christia- 



león xni 



255 



sin par y eximia piedad para con la santísima Madre de Dios 
y vuestra caridad y pericia en el gobierno de vuestra cristiana 
grey; y está impaciente nuestro espíritu por recoger los sabro- 
sísimos y copiosísimos frutos que tantas veces percibió esplén- 
didamente la pública devoción de los católicos para con María. 
De consiguiente, que los fieles, a vuestra invitación y exhorta- 
ción y ejemplo, acudan, concurran a los altares engalanados 
de la augusta Reina y benignísima Madre, muy particularmen- 
te el próximo mes, y le entretejan y ofrezcan, a usanza de los 
hijos, místicas guirnaldas con el gratísimo rezo del Rosario; que- 
dando en pie y confirmadas las prescripciones publicadas por 
Nos y las gracias concedidas (ene. Supremi Apostolatus, 1 sep- 
tiembre 1883; Superiore anno, 30 ag. 1884; decr. S. C. R. In- 
ter plurimos, 20 ag. 1885; ene. Quamquam pluries, 15 ag. 1889). 
¡Qué hermoso y qué valioso será en las ciudades, pueblos, vi- 
llas, por mar y por tierra, por donde se extiende el catolicismo, 
que muchos centenares de millares de devotos, unidas sus ala- 
banzas y oraciones con un solo pensamiento y a coro, en todas 
las horas del día y de la noche saluden a María, oren a Ma- 
ría, todo lo esperen por María! Todos los creyentes se esfuer- 
cen por conseguir, por medio de su Hijo, que las descarriadas 
naciones vuelvan a las costumbres y normas cristianas, en las 
cuales se asienta el fundamento de la pública salvación, de don- 
de brota a raudales la ansiada paz y verdadera felicidad. To- 
davía con más empeño esfuércense por alcanzar de ella lo que 
deben ansiar vehementemente todos los buenos, que la madre 
Iglesia consiga la libertad y goce de la tranquilidad que le es 

num gregem caritas et sollertia, commonitionis hortationisque Nos- 
trae exitum, opera vestra, perquam optimum Nobis polliceamur ; 
gestitque animus fructus eos, quos pluries splendide declarata ca- 
tholicorum in Mariam religio tulit, iam nunc laetissimos uberrimos- 
que praecipere. Vobis igitur et vocantibus et excitantibus et prae- 
euntibus, fideles, hoc praesertim próximo mense, ad aras sollemnes 
augustae Reginae et benignissimae Matris conveniant, concurrant, 
atque mystica ei serta, acceptissimo Rosarii ritu, filiorum more 
contexant et praebeant : integris per Nos atque ratis, quae antehac 
in hac re a Nobismetipsis praescripta edita et dona Indulgentiae 
sacrae concessa (Ene. Supremi apostolatus, 1 sept. 1883; Ene. Su- 
periore anno, 30 aug. 1884; Decr. S. R. C. Inter plurimos, 20 aug. 
1885; Ene. Quamquam pluries, 15 aug. 1889). Quam praeclarum et 
quanti erit, in urbibus, in pagis, in villis, térra manque, quacumque 
patet catholicus orbis, multa piorum centena millia, sociatis laudi- 
bus foederatisque precibus, una mente et voce singulis horis Ma- 
riam consalutare, Mariam implorare, per Mariam sperare omnia! 
Ab ipsa omnes fidentes contendant ut, exorato Filio, aberrantes 
nationes ad christiana redeant instituta et praecepta, in quibus salu- 
tis publicae firmamentum consistit, unde et expetitae pacis et verae 
beatitatis copia efflorescit. Ab ipsa eo impensius contendant, quod 
bonis ómnibus exoptatissimum esse debet, ut Ecclesia mater liber- 



256 



león xm 



debida; la cual no dirige ella a otra cosa que a procurar el bien 
supremo del hombre, y de la cual los individuos y las socieda- 
des no percibieron jamás daño alguno, antes continuamente re- 
portaron muchísimos y grandísimos beneficios. 

Y a nosotros, venerables hermanos, por la intercesión de 
la Reina del santísimo Rosario, otorgue Dios sus buenos pre- 
sentes celestiales, de donde saquéis ayuda y fuerzas cada día 
mayores para desempeñar santamente vuestro oficio pastoral; 
auspicio y prenda de lo cual sea la bendición apostólica, que 
amantísimamente os damos a vosotros, al clero y pueblo con- 
fiados a vuestros cuidados. 

Epíst. ene. "Magnae Dei Matris", 8 de septiembre de 1892 

1. Devoción del padre santo a María. — 2. Osadía de la maldad. — 3. 
Necesidad de recurrir al rosario. — 4. Ternura de nuestra Madre celestial. 
5. El rosario aviva nuestra fe. — 6. El rosario es estímulo de obras santas. 
7. El rosario evoca los ejemplos de María. — 8. Los ejemplos de la Sa- 
grada Familia. — 9. El próxim jubileo episcopal del padre santo. 

389 ( 1 ) Cuantas veces se nos presenta la ocasión para exci- 
tar y aumentar en el pueblo cristiano el amor y el culto a la 
gran Madre de Dios, tantas nos inunda un gozo extraordina- 
rio y maravillosa satisfacción, no sólo porque este asunto es 
por sí solo importante en alto grado y fecundo en excelentes 
frutos, sino porque se armoniza del modo más suave con los 
sentimientos íntimos de nuestro corazón. En efecto, la santa 
piedad para con María, una vez que la mamamos casi con la 
leche, aumentó vigorosamente con la edad, y se fortaleció de 
día en día más en nuestra alma; porque veíamos más claramen- 
te cuán digna de amor y de respeto era Aquella que Dios mis- 

tatc potiatur tranquillitateque fruatur sua; quam non alio illa refert 
nisi ad summas hominum procurandas rationes, a qua singuli et 
tivitates nulla usquam damna, plurima omni tempore et máxima 
beneficia senserunt. 

Iam vobis, Venerabiles Fratrcs, apprecante sacratissimi Rosarii 
Regina, largiatur Dcus muñera bonorum caelestium, unde ad partes 
pastoralis officii sánete obeundas auxilia et vires suppetant in dies 
ampliora; cuius rei esto auspicium et pignus Apostólica Benedictio, 
quam vobis ipsis et clero et populis cuiusque vestrum curae con- 
creditis peramanter impertimus. 
389 Magnae Dei matris amorem et cultum quoties ex occasione li- 
ccat excitare in christiano populo et augere, toties Nos mirifica vo- 
hiptate et laetitia perfundimur, tamquam de ea re quae non solum 
per se ipsa praestantissima cst multisque modis frugífera, sed etiam 
cum intimo animi Nostri sensu suavissime concinit. Sancta nimirum 
erga Mariam pietas, semel ut paene cum lacte suximus, crescente 
aetate, succrevit alacris valuitque in animo firmius: eo digna, quam 
Deus ipse amavit et dilexit primus, atque ita dilexit, ut unam ex 



a»w AL XII 221. 



león xni 



257 



mo amó tiernamente antes que nadie y con tal afecto, que, ha- 
biéndola elevado sobre todas las criaturas y habiéndola ador- 
nado con los dones más magníficos, la escogió por Madre suya. 
Numerosos y brillantes testimonios de su bondad para con Nos, 
que no podemos recordar sin el más profundo reconocimiento 
y sin que humedezcan las lágrimas nuestros ojos, nos aumen- 
taron más y más esta piedad y más vivamente nos inflaman 
en tal amor. Pues a través de las numerosas, variadas y temi- 
bles vicisitudes por que hemos atravesado, Ella ha sido siem- 
pre nuestro refugio, constantemente hemos dirigido a Ella nues- 
tros ojos suplicantes; y depositando en su seno todas nuestras 
alegrías y tristezas, todas nuestras esperanzas y todos nuestros 
temores, éste ha sido uno de nuestros primeros cuidados el de 
rogarle asiduamente que se dignase en todo tiempo asistirnos 
benigna como madre, suplicándole el precioso favor de poder- 
le manifestar a la vez los sentimientos del más tierno de los 
hijos. Cuando posteriormente, por los mismos designios de la 
providencia de Dios, fuimos llamados a ocupar esta silla del 
bienaventurado Pedro para representar la persona misma de 
Jesucristo en su Iglesia, conmovido por el peso enorme de esta 
carga, y no teniendo para sostenerla confianza alguna en nues- 
tras propias fuerzas, solicitamos con más viva instancia los so- 
corros de la asistencia divina por la maternal intercesión de 
la Santísima Virgen. Y nuestra esperanza, sentimos la nece- 
sidad de proclamarlo, no ha decaído ni ha sido defraudada ja- 
más en el transcurso de nuestra vida, y sobre todo, en el ejer- 
cicio de nuestro supremo apostolado. De donde esta misma es- 
peranza nos inclina a pedir, bajo los mismos auspicios y por 

universitate rerum sublimius evectam amplissimisque ornat^m mu- 
neribus sibi adiunxerit matrem. Eius autem bonitatis in Nos bene- 
ficentiaeque complura et splendida testimonia, quae summa cum gra- 
tia nec sine lacrimis recordamur, eandem in Nobis pietatem et 
foverunt amplius et vehementius incendunt. Per multa enim et varia 
et formidolosa quae inciderunt témpora, semper ad eam confugi- 
mus, semper ad eam intentis oculis cupidisque suspeximus ; omni- 
que spe et metu, laetitiis et acerbitatibus, irí sinu eius depositis, haec 
fuit assidua cura, orandi ab ea, Nobis vellet benigna in modum ma- 
tris per omne tempus adesse et illud impetrare exirnium, posse Nos 
et vicissim deditissimam filii voluntatem probare. Ubi deinde arcano 
providentis Dei consilio est factum, ut ad hanc beati Petri Cathe- 
dram, ad ipsam videlicet Christi personam in eius Ecclesia geren- 
dam, assumeremur, tum vero ingenti muneris gravitate cominoti, 
nec ulla sustentati fiducia virtutis Nostrae, subsidia divinae opis in 
materna Virginis beatissimae fide, impensiore studio flagitare con- 
tendimus. Spes autem Nostra, gestit animus profiteri, cum in omni 
vita, tum máxime in supremo Apostolatu fundendo, eventu rerum 
numquam non habuit fructum vel levamentum. Ex quo spes eadem 
Nobis multo nunc surgit erectior ad plura maioraque, auspice illa 
et conciliatrice, expetenda, quae pariter saluti christiani gregis at- 



Doctr. pontif. 4 



9 



258 



león xm 



la misma intervención, bienes más numerosos y considerables 
que contribuyan igualmente a la salud de la grey de Cristo y 
al dichoso acrecentamiento de la gloria de la Iglesia. Es, por 
lo tanto, justo y oportuno, venerables hermanos, que invitemos 
a todos nuestros hijos, y que con Nos les exhortéis a celebrar 
el próximo mes de octubre, consagrado a nuestra Señora y au- 
gusta Reina del Rosario, con el aumento de piedad que recla- 
man las siempre crecientes necesidades. 
390 (2) Harto visibles y conocidos son la malicia del siglo y 
los medios de corrupción que emplea para debilitar y extirpar 
enteramente la fe cristiana y la observancia de la ley divina 
que alimenta y hace fructífera la fe; el campo del Señor, como 
si hubiera soplado sobre él un viento pestilencial, está casi cu- 
bierto de una vegetación de ignorancia religiosa, de vicios y 
de errores. Y lo que es más doloroso todavía, lejos de que se 
imponga freno y justas penas a tan arrogante y culpable per- 
versidad por parte de los que pueden y deben sobre todo ha- 
cerlo, ocurre muy a menudo que su inercia y su apoyo aumen- 
tan todavía la fuerza del mal. De aquí que deploremos con 
razón que los establecimientos públicos donde se enseñan las 
ciencias y las artes, estén sistemáticamente organizados, de ma- 
nera que el nombre de Dios no se oye allí nunca, y si se le 
nombra es para ultrajarlo; que deploremos la licencia, de día 
en día más descarada, para publicar escritos o pronunciar dis- 
cursos donde se ultraja de mil maneras a Cristo-Dios y a la 
Iglesia. Y más deplorable es todavía ese abandono y olvido de 
las prácticas cristianas en que viven muchos, que, si no están 

que Ecclcsiae glqriae felicibus incrementis proficiant. Est igitur 
recte opportuneque, Venerabiles Fratrcs, quod incitamenta quaedam 
universis filiis Nostris, renovata per vos hortatione, adhibeamus, ut 
octobrem proximum, Dominae nostrae ct Reginae augustae a Ro- 
sario sacrum, vividiore pietatis sollertia, quam necessita'tes ingra- 
vescentes exposcunt, studcant celebrare. 
390 Quam multis et quibus corruptelarum modis nequitia saeculi eo 
fallaciter connitatur, ut christianam fidem et, quae ipsam nutrit 
movetque in fructus, observantiam divinae legis, debilitet ac prorsus 
evellat ex animis, iam patet nimium : iamque passim dominicus ager, 
teterrima velut afflatus lúe, ignoratione fidei, erroribus, vitiis pro- 
pemodum silvescit. Quod vero ad cogitandum acerbius est, impro- 
bitati íam arroganti et noxiae tantum abest ut frena iniecta aut 
iustae sint poenae impositae ab iis qui possunt maximeque debent, 
ut immo saepius ex ipsorum vel socordia vcl patrocinio augeri spiri- 
tus videantur. Inde est cum causa dolendum de publicis doctrinarum 
et artium palaestris sic dedita opera constitutis, in quibus nomen 
conticescat aut vituperctur Dei ; dolendum de impudentiore in dies 
licentia quidlibet in vulgus edendi, quidlibet declamandi Christo Deo 
et Ecclesiae probrosum ; ñeque ea mimis dolenda consecuta in mul- 
tis remissio et desidia catholicae professionis, quae si non aperta 
est a fide defectio, eo certe evasura procliviter est, cum fide nihil 



LEÓN XIII 



259 



en abierta apostasía de la fe, llevan una vida de tal género 
que no se relaciona en manera alguna con ella. Quien consi- 
dere la confusión y la corrupción que reina hoy en las cosas 
más importantes, no se maravillará si gimen las naciones afli- 
gidas bajo el peso de la cólera divina y tiemblan ante el te- 
mor de más graves calamidades. 

(3) Ahora bien, para aplacar la justicia de Dios ofendido 
y para llevar a los que sufren la curación que necesitan, nada 
hay mejor que la oración piadosa y perseverante, siempre que 
vaya unida con el celo y la práctica de la vida cristiana; en- 
trambas cosas creemos que se han de alcanzar principalmente 
por el Rosario en honor de María. 

Su bastante bien conocido origen, que glorifican ilustres mo- 
numentos y que más de una vez Nos hemos recordado, atesti- 
gua su gran poder. Pues en la época en que la secta de los 
albigenses, que fingió defender la integridad de la fe y las cos- 
tumbres, pero que en realidad las atropellaba abominablemente 
y las corrompía, siendo causa de grandes ruinas para muchos 
pueblos, combatió la Iglesia contra ella y contra las tropas con- 
juradas, no con soldados y con armas, sino oponiendo princi- 
palmente a sus ataques la fuerza del Santísimo Rosario, cuyo 
rito dió la Madre de Dios al patriarca Santo Domingo para 
que lo propagara; y de este modo, después de haber salido 
brillantemente victoriosa de todos aquellos obstáculos, procu- 
ró entonces, y en lo sucesivo, en parecidas tempestades, por la 
salud de los suyos, triunfando siempre gloriosamente. Por lo 
mismo, en el estado actual de los hombres y de las cosas, que 

iam vitae habitu congruente. Quam qui perpendat maximarum re- 
rum confusionem et labem, non ei profecto fuerit mirum, si late 
gentes divinae animadversionis pondere ingemiscant afflictae, metu- 
que graviorum calamitatum anxiae trepidae teneantur. 

Iamvero ad violatum Dei numen placandum, ad eamque affe- 
rendam, quae misere laborantibus opus est sanationem, nihil sane 
valuerit -melius quam pie perseveranterque precandi of ficium, modo 
sit cum studio et actione christianae vitae coniunctum : quod utra- 
que in parte ducimus per mariate Rosarium potissime assequendum. 

Ab ipsa rei satis cognita origine, quam pracclara monumenta illus- 
trant et commemoravimus Ipsi non semel, praepotens vis eius lau- 
datur. Quo enim tempore Albigensium secta, integritatis fidei 
morumque specie quidem fautrix, re vera perturbatrix, pessima et 
corruptrix, magno multis gentibus erat exitio, in eam conscelera- 
tasque factiones pugnavit Ecclesia, non copiis ñeque armis, sed in- 
terposita praecipue sacratissimi Rosarii virtute, cuius ritum ipsa 
Dominico patri Deipara tradidit propagandum; atque ita de ómni- 
bus magnifice victrix, suorum saluti, tum per eam, tum per similes 
deinceps procellas, exitu semper glorioso consuluit. Quamobrem in 
hoc rerum et hominum cursu quem conquerimur, luctuosum reli- 
gioni, perniciosissimum rei publicae, pari omnes pietate sanctam 



260 



LEÓN xni 



Nos deploramos, estado aflictivo para la religión y muy per- 
judicial para el bien públioo, debemos rogar todos en común 
con igual devoción y piedad a la Madre de Dios con el fin 
de alcanzar felizmente, según nuestros deseos, la virtud de su 
Rosario. Cuando nos confiamos a María por medio de la plega- 
ria, nos confiamos a la Madre de misericordia, tan favorable- 
mente dispuesta para con nosotros, que cualquiera que sea la 
necesidad que nos aflija, sobre todo en orden a la consecu- 
ción de la vida eterna, acude ella pronto, por sí misma, sin 
ser llamada, viniendo constantemente en nuestro auxilio, ha- 
ciéndonos partícipes de la plenitud de la gracia de Dios, que 
recibió desde el principio, con el fin de ser digna de ser su 
Madre. Esta superabundancia de la gracia, que es el más emi- 
nente de los privilegios de la Virgen, la eleva sobre todos los 
hombres y todos los ángeles, aproximándola a Cristo más que 
todas las criaturas. Mucho es para un santo el poseer una 
cantidad de gracia suficiente para la salud de un gran número; 
pero si tuviera una cantidad que bastara para la salud del mun- 
do entero, fuera el colmo: y esto existe en Cristo y en la bien- 
aventurada Virgen (S. Th., op. 8, sobre la salutación angé- 
lica ) . 

392 (4) Cuando, pues, la llamamos llena de gracia, saludándo- 
la con las palabras del ángel, y cuando formamos una corona 
con esta repetida alabanza, es casi imposible decir cuán agra- 
dables le somos, pues cada vez le representamos el recuerdo 
de su sublime dignidad y de la redención del género humano, 
que por Ella comenzó Dios, y el lazo perpetuo y divino que 
la une a las alegrías y a los dolores, a los oprobios y a los 

Dei Genetricem communiter implorare, exorare oportet, ut eandem 
eius Rosarii virtutem secundum vota laetemur experti. Enimvero 
cum precando confugimus ad Mariam, ad Matrem misericordiae 
confugimus, ita in nos affectam, ut qualicumque necessitate, ad 
knmortalis praesertim vitae adeptionem, premamur, illico nobis et 
ultro, ne vocata quidem, praesto sit semper, atque de thesauro lar- 
giatur illius gratiae qua inde ab initio donata est plena copia a Deo, 
digna ut eius mater exsisteret. Hac scilicet gratiae copia, quae in 
multis Virginis laudibus est praeclarissima, longe ipsa cunctis homi- 
num et angelorum ordinibus antecellit, Chr'isto una omnium pró- 
xima: Magnum etíim est in quolibet sancto, quando habet iantum 
de gratia quod sttfficit ad salutem multorum: sed quando haberet 
tantum, quod sufficeret ad salutem omnium homhium de mundo, 
hoc esset máximum; et hoc est in Christá et in beata Virgine 
(S. Th., op.8, Super salut. ángel.). 
392 Ei nos igitur, cum gratia plenam angélico praeconio salutamus, 
eandemque iteratam laudem in coronas rite connectimus, dici vix 
potest quam gratum optatumque fecerimus: toties enim a nobis 
memoria quasi excitatur tum dignitatis eius excehae, tum initae a 
Deo per ipsam humani generis redemptionis ; unde etiam comme- 
morata pendet divina et perpetua necessitudo, qua ipsa cum Christi 



león xni 



Í61 



triunfos de Cristo para la dirección y asistencia de los hom- 
bres por el camino de la eternidad. Y si plugo a Cristo en su 
ternura tomar tan completamente nuestra semejanza, y llamar- 
se y mostrarse hasta tal punto hijo del hombre y hermano nues- 
rto, con el fin de manifestarnos de la manera más elocuente 
su misericordia para con nosotros, debió hacerse semejante en 
todo a sus hermanos para ser misericordioso (Hebr 2,17): Ma- 
ría, de igual manera, escogida para ser la Madre de nuestro 
Señor Jesucristo, que es nuestro hermano, fué por tal privile- 
gio elevada sobre todas las madres para que derramase sobre 
nosotros y nos prodigase su misericordia. Además, si somos 
deudores a Cristo por habernos hecho participar del derecho 
que propiamente le pertenece de tener a Dios por Padre, de 
darle tal nombre, le debemos igualmente el habernos comuni- 
cado tiernamente el derecho de tener a María por madre y de 
llamarla por nombre tal. Y como la misma naturaleza ha hecho 
del nombre de madre el más dulce de los nombres, y del amor 
maternal el tipo del amor tierno y providente, la lengua no pue- 
de expresar ya más; pero las almas piadosas sienten cuán gran- 
de sea la llama de un afecto generoso y sincero en María, que 
es nuestra Madre, no humanamente, sino por Cristo. Añada- 
mos que Ella ve y conoce mucho mejor que nadie lo que nos 
concierne; los auxilios de que necesitamos en la vida presente, 
los peligros públicos o privados que nos amenazan, las difi- 
cultades y los males en que nos encontramos y la viva lucha 
que sostenemos por la salvación de nuestra alma contra ene- 
migos encarnizados; y en todo esto y en las demás pruebas 

gaudiis et doloribus, opprobriis et triumphis tenetur in regendis 
hominibus iuvandisque ad aeterna. Quod si Christo benignissime 
placuit tantam nostri prae se ferré similitudinem, seque hominis 
íilium atque adeo fratrem nostrum dicere et praebere, quo testa- 
tior sua in nos misericordia patesceret, debuit peí* omnia fratribus 
similari, ut misericors fieret (Hebr 2,17); Mariae non aliter, ex eo 
quod Christi Domini eiusdemque fratris nostri electa est mater, hoc 
supra matres omnes singulare inditum est, ut misericordiam nobis 
proderet, effunderet suam. Id praeterea si debemus Christo quod 
nobiscum ius sibi proprium quodammodo communicarit, Deum vo- 
candi et habendi patrem, eidem similiter debemus communicatum 
amantissime ius, Mariam vocandi et habendi matrem. Quando autem 
natura ipsa nomen matris fecit dulcissimum, in eaque exemplar 
quasi statuit amoris teneri et providentis, lingua quidem haud satis 
eloqui potest, at probé sentiunt piorum animi, quanta in Maria Ln- 
sideat benevolentis actuosaeque caritatis flamma, in ea nimirum, 
quae nobis, non humanitus, sed a Christo est mater. Atque multo 
illa magis nostra omnia habet cognita et perspecta; quibus ad vi- 
tam indigeamus praesidiis, quae Lmpendeant publice privatim pericu- 
la, quibus in angustiis, in malis versemur, quam in primis sit acris 
cum acerrimis hostibus de salute animae dimicatio ; in his autem 
aliisve asperitatibus vitae, multo ipsa potest largius, et vehementius 



262 



LEÓN XIII 



de la vida, mejor que nadie puede y desea llevar a sus hijos 
queridos el consuelo, la fuerza, los auxilios de todo género. 
Por esto acudamos a María sin miedo, sin flojedad, suplicán- 
dola con fervor ardentísimo, por los lazos maternales que la 
unen tan estrechamente a Jesús y a nosotros; invoouemos con 
piedad su asistencia por medio de la oración que Ella misma 
ha designado, y que le es tan grata, para poder descansar con 
seguridad y alegría en la protección de tan buenísima madre. 
393 (5) Al título de recomendación que resulta de la misma 
oración del Rosario, es preciso añadir que ofrece un medio 
práctico y fácil para inculcar y hacer penetrar en los espíri- 
tus los dogmas principales de la fe cristiana, que constituye 
una nueva recomendación verdaderamente insigne. Es de fe, 
ante todo, que el hombre asciende regular y seguramente ha- 
cia Dios, y que aprende a reverenciar con el espíritu y con 
el corazón la majestad inmensa de este Dios único, su auto- 
ridad sobre todas las cosas, su soberano poder, su sabiduría, 
su providencia: Es preciso, en. efecto, que el que se aproxime 
a Dios crea que existe y que recompensa a los que le buscan 
(Hebr 11,6). Pero puesto que el Hijo eterno de Dios ha to- 
mado la humanidad, va delante de nosotros y se nos presenta 
como el camino, la verdad y la vida, por esto mismo se hace 
necesario que nuestra fe abrace los profundos misterios de la 
augusta Trinidad de las personas divinas y del Hijo único del 
Padre hecho hombre: La vida eterna consiste en que te conoz- 
can a ti el solo Dios verdadero, y al que tú enviaste, Jesucristo 
(lo 17,3). Dios nos gratificó con un inmenso beneficio cuan- 
do nos concedió su santa fe; por este don, no solamente nos 

exoptat, solatium, robur, auxilia omne nenus carissimis filiis af- 
ierre. Itaque ad Mariam non timide, non remisse adeamus, per illa 
obsecrantes materna vincula, quibus cum Iesu itemque nobiscum 
coniunctissima est; praesentem eius opem quo precatianis modo 
significavit ipsa et peracceptum habet, religiosissime invocemus: 
tum erit mérito in tutela optimae matris securis laetisque animis 
conquiescendum. 

393 Ad hanc Rosarii commendationem ex precatione ipsa profcctam, 
accedit ut in eodem insit facilis quidam usus ad summa fidei chris- 
tianac capita suadenda animis et inculcanda: quae quidem alia est 
nobilissima commcndatio. Est enim máxime ex fide quod homo recte 
certcque gradus facit ad Dcum, eiusque unius maiestatem immen- 
sam, impcrium in omnia, summam potentiam, providentiam discit 
mente et animo revereri : Credere enim oportet accedentem ad 
Deum quia est, et inquirentibus se remunerator sit (Hebr 2,6). Quo- 
niam porro aeternus Dei Filius humanitatem suscepit, praeluxitque 
nobis et adest velut via, ventas, vita, idcirco fides nostra praeterea 
complectatur necesse est Trinitatis divinarum personarum augustae 
et Unigenae Patris hominis facti alta mysteria: Haec est zñta aeter- 
na: ut cognoscant te, solum Deum verum, et quem misisti Iesum 
Christum (lo 17,3). Permagno quidem beneficio donavit nos Deus, 
cum fide hac sancta donavit: cuius muñere non solum supra hu- 



león xni 



263 



elevamos sobre la naturaleza humana, como contempladores y 
partícipes de la naturaleza divina, sino que tenemos en esto un 
principio de mérito superior para las celestes recompensas; y, 
en consecuencia, tenemos la firme esperanza de que llegará el 
día en que nos será permitido ver a Dios, no ya por una ima- 
gen trazada en las cosas creadas, sino en sí mismo, y gozar eter- 
namente del soberano bien, Pero se preocupa el cristiano de 
tal manera de los cuidados de la vida y tan fácilmente se dis- 
trae en cosas de poca monta, que si a menudo no se le advier-. 
te y amonesta, olvida poco a poco las cosas más importantes 
y necesarias, y llega de este modo a languidecer y hasta ex- 
tinguirse su fe. Para preservar a sus hijos de ese gran peligro 
de ignorancia, no omite la Iglesia ninguno de los medios que le 
sugieren su vigilancia y su solicitud, y el Rosario en honor de 
María no es el último de los que emplea con objeto de acudir 
en auxilio de la fe. El Rosario, en efecto, bellísima, fructuosa y 
reglamentada plegaria, ayuda a contemplar y venerar sucesi- 
vamente los principales misterios de nuestra religión: aquellos, 
en primer lugar, por los cuales el Verbo se hizo carne, y Ma- 
ría, intacta virgen y madre, le prestó con santo gozo los ser- 
vicios maternales; luego, las amarguras, los tormentos, el supli- 
cio de Cristo paciente, que conquistaron la redención de nues- 
tra raza; después, los misterios gloriosos, su triunfo de la muer- 
te, su ascensión a los cielos, la venida del Espíritu Santo y el 
esplendoroso triunfo de María, colocada sobre todos los as- 
tros; la gloria eterna, en fin, de todos los santos, asociados a 
la gloria de la Madre y del Hijo. 

mana erigimur, tamquam speculatores effecti et consortes divinae 
naturae, sed habemus hoc amplius causam praestantis meriti ad 
praemia caelestia, proptereaque spes nostra alitur et confirmatur, 
fore aliquando ut Deum, non iam per adumbratas rerum imagines, 
sed aperto in lumine contingat intueri ipsum ipsoque frui ultimo 
bono perpetuum. At vero christianus homo tam variis distinetur 
vitae curis tamque evagatur facile ad levia, ut, nisi crebra admoni- 
tio succurrat, qua máxima et pernecessaria sunt oblivione lenta de- 
discat, ob eamque causam eius oblanguescat atque etiam intercidat 
fides. Quae nimis magna ignorantiae pericula ut a filiis suis Eccle- 
sia prohibeat, nulla sane vigilantiae diligentiaeque praetermittit con- 
silia, ñeque ultimum est fidei adiumentum quod ex mariali Rosario 
petere consuevit. Quippe in eo, cum pulcherrima fructuosaque prece 
certo ordine continuata, recolenda succedunt et contemplanda prae- 
cipua religionis nostrae mysteria : illa primum quibus Verbum caro 
factum est, et Alaria, virgo integra et mater, materna illi officia 
sancto cum gaudio praestitit ; tum Christi dolentis aegritudines, cru- 
ciatus, supplicium, quorum pretio salus generis nostri peracta; tum 
eiusdem plena gloriae mysteria, et de morte triumphus et ascensus 
in caelum, et demissus inde divinus Spiritus, atque Mariae sideri- 
bus receptae splendida claritudo, denique cum gloria Matris et Filü 



264 



león xni 



La serie ordenada de todas estas maravillas se presenta asi- 
dua y frecuentemente ante el alma de los fieles y se desen- 
vuelve, en cierto modo, ante sus ojos. Por eso el Rosario inun- 
da el alma de los que le recitan devotamente de una dulzura 
piadosa, siempre nueva, produciéndoles la misma impresión y 
emoción como si estuvieran escuchando la propia voz de su 
misericordiosísima Madre explicándoles estos misterios y diri- 
giéndoles saludables exhortaciones. Por lo mismo se puede afir- 
mar que no hay temor a que la ignorancia o los envenenados 
errores destruyan la fe en las personas, en las familias o en- 
tre los pueblos en que se conserva hoy, como en otro tiempo, 
la práctica del Rosario. 

394 (6) Otra utilidad no menos grande para sus hijos espera 
la Iglesia del Rosario: la de que conformen mejor su vida y sus 
costumbres a la regla y a los preceptos de la santa fe. Porque 
si, conforme a aquellas divinas palabras de todos conocidas: 
la fe sin las obras es una fe muerta (Iac 2,20), porque la fe 
se alimenta de la caridad, y la caridad se manifiesta en la co- 
secha de obras santas, el cristiano no sacará provecho alguno 
para la eternidad de su fe si conforme con ella no arregla su 
vida: ¿de qué le sirve a alguien, hermanos míos, el decir que 
tiene fe si no tiene obras? ¿Acaso la fe le podrá salvar? (Iac 
2,14). Esta clase de hombres se encontrará en el día del jui- 
cio con reproche mucho más severo de parte de Cristo que los 
que han tenido la desgracia de ignorar la fe y la moral cristia- 
na; porque éstos no cometen la falta de aquellos que creen 

consociata caelitum omnium gloria sempiterna. Haec rerum plañe 
admirabilium contexta series in fidelium mentes frequenter assi- 
dueque revocatur, et fere in conspectu explicatal proponitur : id quod 
Rosarium sánete colentibus aspergít ánimos nova semper quadam 
pietatis dulcedine, perinde afficiens et movens quasi vocem ipsam 
exciperent indulgentissimae Matris, eadem aperientis mysteria mul- 
taque salutariter alloquentis. Quare non id nimis affirmatum vide- 
bitur, quibus et locis et familiis et gentibus honorem pristinum ma- 
rialis Rosarii consuetudo retineat, nullam ibi iacturam fidei ab 
ignorantia pestif erisque erroribus metuendaan. 

394 Sed alia non ninus praestat, quam Ecclesia filiis suis magnopere 
a Rosario quaerit, utilitas; ea est, ut ad fidei sanctae normam et 
praescripta vitam moresque suos diligentius componant. Si enim, ut 
omnes tenent divinum ef fatum : Fides sine operibus mortua est 
(Iac 2,20), eo quia fides vitam ducit a caritate, caritas autem in 
ubertatem exit sanctarum actionum : nihil profecto emolumenti ad 
aeterna christianus homo percepturus crit ex fide sua, nisi rationem 
vitae secundum eam direxerit : Quid proderit, fratres mei, si fidetn 
quis dicat se habere, opera autem non hábeat? ' ; numquid poterit 
fides salvare eumf (Iac 2,14). Istud immo hominum genus reprehen- 
sionem Cbristi iudicis multo graviorem incurret, quam qui christia- 
nae fidei disciplinaequc sint misere ignari: qui non, ut illi perperam, 



león xni 



265 



de una manera y viven de otra, sino que, por estar privados 
de la luz del Evangelio, tienen cierta excusa, o al menos es su 
falta, ciertamente, menos grande. Para que, pues, la fe que pro- 
fesamos produzca la cosecha venturosa de frutos que conviene, 
puede admirablemente ser útil la contemplación de los miste- 
rios para inflamar las almas en busca de la virtud. ¡Qué ejem- 
plo más sublime y brillante nos ofrece en todos sus puntos la 
saludable obra de nuestro Señor Jesucristo! Dios todopode- 
roso, arrastrado por el exceso de amor para con nosotros, se 
reduce a la íntima condición de hombre, habita y conversa fra- 
ternalmente en medio de nosotros, e informa y enseña toda 
justicia a los particulares y a las turbas: maestro eminente por 
la palabra, Dios por la autoridad. Se da todo entero por el 
bien de todos; cura a los que sufren enfermedades corporales, 
y su paternal misericordia lleva el consuelo a los enfermos más 
graves del alma: los que sufren penas, fatigas e inquietudes son 
los primeros a quienes dirige el más conmovedor llamamiento: 
Venid a mí todos los que andáis agobiados con cargas y tra- 
bajos, que yo os aliviaré (Mt 11,28). Cuando nos arrojamos en 
sus brazos, Él mismo nos infunde aquel fuego misterioso que 
bajó a los hombres, y nos penetra de aquella dulzura de alma 
y de aquella humildad por las cuales desea que seamos parti- 
cipes de la verdadera y sólida paz, cuyo autor es: Aprended 
de mí. que soy manso y humilde de corazón, y hallaréis el re- 
poso para vuestras almas (Mt 11,29). Y, sin embargo, en pago 
de esta luz de celestial sabiduría y de la inmensa abundancia 
de beneficios con que debiera haberse conquistado el agrade- 

aliter credunt aliter vivunt, verum quia carent Evangelii lumine, 
habent ideo quamdam excusationem aut minore sunt certe in noxa. 
Quo igitur fides, quam profitemur, consentanea fructuum laetitia 
melius florescat, simul ex mysteriis ipsis, quae mens considerando 
persequitur, ad virtutum proposita mire animus inflammatur. Opus 
nempe salutiferum Christi Domini, quale nobis eminet ac nitet in 
omnes partes exemplum ! Magnus omnipotens Deus, urgente in nos 
nimia caritate, ad infirmi hominis conditionem sese extenuat ; no- 
biscum velut unus de multis versatur, amice colloquitur, singulos 
et turbam ad omnem erudit docetque iustitiam, excellens sermone 
magister, auctoritate Deus. Omnibus omnino se dat beneficum; e 
morbis corporum relevat languentes,- morbisque animorum gravio- 
ribus paterna movetur miseratione : quos vel aerumna exercet vel 
lollicitudinum moles fatigat, eos in primis blandissime compellat et 
vocat : Venite ad me omnes, qui laboratis et onerati estís, et ego 
reficiam vos (Mt 11,28). Tum ipse ínterquiescentibus nobis in com- 
plexu suo, de illo mystico igne quem ad homines detulit, deque sui 
mansuetudine animi ac submissione benigne insinuat, quarum usu 
virtutum nos optat verae solidaeque pacis, cuius est auctor, partici- 
pes : Dtscite a me, quia mitis swn et humilis corde: et invenietis 
réquiem animabus vestris (Mt 11,29). Sed ipse tamen, pro ea sapien- 
tiae caelestis luce et insigni beneficiorum quibus homines demereri 



266 



león xm 



cimiento de los hombres, sufre el odio y los más indignos ul- 
trajes de parte de los mismos, y, clavado en la cruz, derrama 
su sangre y su vida sin tener deseo más vehemente que el de 
hacerles nacer a la vida por medio de su muerte. No es po- 
sible considerar atentamente tales testimonios del amor inmen- 
so que nos demostró nuestro Redentor sin que se inflame la 
voluntad reconocida. Antes bien la fe experimentada y proba- 
da arrastrará al hombre de espíritu iluminado y corazón con- 
movido, sobre los pasos de Cristo, a través de todos los obs- 
táculos, hasta poder repetir aquella protesta digna del apóstol 
Pablo: ¿Quién, pues, podrá separarnos del amor a Cristo? ¿Será 
la tribulación, o la angustia, o el hambre, o la desnudez, o el 
riesgo, o la persecución, o el cuchillo?... (Rom 8,35). No soy 
yo quien vive, es Jesucristo quien vive en mí (Gal 2,20). 
395 (7) Pero para que ante tan sublimes ejemplos dados por 
Cristo, Dios y hombre a la vez, no desmaye la conciencia de 
nuestra debilidad nativa, se presentan a nuestros ojos y a nues- 
tra meditación, al lado de estos misterios, los de su santísima 
Madre. Procedía ella, es verdad, de la familia real de David, 
pero no le quedaba ya nada de las riquezas o de la grandeza 
de sus antepasados: lleva una vida oscura en un pueblo hu- 
milde y en una casa más humilde todavía, tanto más contenta 
de su oscuridad y de su pobreza, cuanto que más libremente 
puede elevar su espíritu a Dios y aproximarse a ese bien su- 
premo y amado sobre todas las cosas. Y el Señor está con Ella, 
colmándola con los consuelos de su gracia; recibe un mensa- 
jero celestial, que la designa, por virtud del Espíritu Santo, para 

debuerat, hominum subit odia iniuriasque atrocissimas, atque san- 
guinem et spiritum cruci suffixus profundit. nihil spectans enixius 
quam ut illis pariat sua morte vitam. Talia peramantis Redemptoris 
nostri imonumenta carissima nequáquam fieri potest ut quispiam at- 
ienta secum cogitatione reputet et commentetur, .neque grata adver- 
sus eum volúntate exardescat. At verius probatae vis fidei tantum 
efficiet ut, illuminata hominis mente et animo vehementer impulso, 
totum prope rapiat ad ipsius Christi vestigia per omne discrimen 
sectanda, ad eam usque Paulo dignam obtestationem : Quis ergo 
vos separabit a caritate Christi? tribulatio, an angustia, an faincs, 
an naditas, an periculum, an persecutio, an gladius? (Rom 8,35). 
...Vivo autení iam non ego; vivit vero in me Christiis (Gal 2,20). 
395 Ne vero ad exempla quae Christus, homo idemque Deus, de se 
exhibet sane quam máxima, nativae non imbecillitatis conscientia 
absterriti deficiatis ad contemplandum oblata. E regia Davidis stir- 
pe est ea quidem progenita, cui tamen nihil iam est reliquum de 
maiorum vel opibus vel amplitudine, quae vitam in obscuro agit, 
humili in oppido, humiliore in tccto recessu ipso et rei familiaris 
tenuitate eo contenta magis quod liberiore potest animo se tollere 
ad Deum eidemque summo desideratissimo bono penitus adhaerere. 
Atqui est cum ipsa Dominus, quam complet et beat gratia sua; 
ipsaque, allato caelesfi nuntio, designatur, ex qua, virtute agente 



león xni 



267 



dar nacimiento al Salvador esperado por las naciones. Cuando 
más admira la sublime elevación de su dignidad y da gracias 
a la bondad de Dios potente y misericordioso, más se oculta 
en su humildad, sin atribuirse virtud alguna, apresurándose a 
declararse, a consagrarse esclava del Señor cuando se convier- 
te en su Madre. Lo que promete santamente lo cumple con 
santo ardor, y su vida se desenvuelve desde entonces en intima 
comunión, para el gozo y para las lágrimas, con la de su hijo 
Jesús. De este modo alcanzará tan alta gloria, que nadie, ni 
hombre ni ángel, podrá lograr, porque nadie podrá comparár- 
sele por el mérito y por la virtud: así se le reservará la corona 
del reino de arriba y del reino de la tierra, porque será la in- 
vencible Reina de los mártires, y así se sentará eternamente 
en la celestial ciudad de Dios, coronada su cabeza, al lado de 
su Hijo, porque constantemente, durante toda su vida, y más 
constantemente todavía sobre el Calvario, agotará con Él el cá- 
liz de la amargura. 

He aquí, pues, que en su prudencia y su bondad, Dios nos 
ha dado en María el modelo de todas las virtudes más a nues- 
tro alcance. Al considerarla y contemplarla, nuestras almas no 
se sienten como agobiadas por el esplendor de la divinidad, sino 
al contrario, atraídas por el parentesco de una naturaleza co- 
mún, trabajan con más confianza en imitarla. Si nos entrega- 
mos enteramente a esta obra, sobre todo con su protección, 
nos será ciertamente posible reproducir en nosotros mismos 
ciertos rasgos de tan grandísima virtud y de una tan perfecta 
santidad, e imitando la admirable conformidad de su vida con 
la voluntad de Dios, se nos concederá acompañarla en el cielo. 

Spiritus Sancti, exspectatus ille Servator gentium nostra in huma- 
mtate sit proditurus. Celsissimum dignitatis gradum quanto plus ea 
miratur ct muneri tribuit potenti misericordique Deo tanto, se, 
nullius sibi conscia virtutis, deprimit humilius, seque Dei ancillam, 
chis dum fit mater, prompto animo edicit et devovet. Quod autem 
pollicita sánete est, id alacris sánete praestat, iam tum perpetua 
cum Iesu filio, ad gaudia ad lacrimas, communione vitae instituía. 
Sic tale fastigium gloriae, ut nemo alius nec homo nec ángelus, 
obtinebit, quia cum ipsa nemo erit virtutum promeritis conferen- 
(1 ns ; sic eam superi et mundani regni manet corona, quod invicta 
futura sit regina martyrum ; sic in caelesti Dei civitate per aeter- 
nitatem omnera coronata assidebit ad Filium, quod constanter per 
omnem vitam, constantissime in Calvaría, redundantem tristitia ca- 
licem sit cum illo exhaustura. Ecce autem in Maria virtutis omnis 
exemplar veré bonos et providens Deus constituit nobis aptissi- 
mum : eamque oculis et cogitatione intuentes, non ánimos, quasi di- 
vini numinis fulgore perstricti, despondemus, sed ex ipsa allecti 
communis propinquitate naturae, fidentius ad imitationem enitimur. 
Cui studio si nos, ea máxime adiuvante, totos dediderimus, licebit 
profecto virtutis tantae sanctitatisque lineamenta saltem exprimere, 
et quam admirabiliter tenuit ad omnia Dei consilia aequibilitatem 



268 



león xni 



Prosigamos firme y valientemente, por penosa y preñada de di- 
ficultades que se nos presente, nuestra terrestre peregrinación, 
y, en medio de los trabajos y las pruebas, no dejemos de di- 
rigir a María nuestras manos suplicantes, diciendo con la Igle- 
sia: Por Vos suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de 
lágrimas... Volved vuestros o/os misericordiosos. Dadnos una 
vida pura, abridnos camino seguro, para que, contemplando a 
Jesús, nos regocijemos con Vos eternamente (de la sagrada li- 
turgia). 

Y María, que, sin haberlo experimentado personalmente, 
sabe cuán flaca y viciosa es nuestra naturaleza, que es la me- 
jor y la más amante de las madres, ¡con qué presteza y gene- 
rosidad vendrá en nuestro auxilio! ¡Con qué ternura nos con- 
solará! ¡Con qué fuerza nos sostendrá! Marchando por el ca- 
mino que han consagrado la sangre divina de Cristo y las lá- 
grimas de María, tenemos la certidumbre de llegar sin dificul- 
tades a la participación de su bienaventurada gloria. 
396 (8) De consiguiente, el Rosario de María Virgen, en el 
que se unen también y fructuosamente una manera óptima de 
orar y un medio apto de conservar la fe y un insigne modelo 
de perfecta virtud, es dignísimo de que los verdaderos cristia- 
nos lo tomen frecuentemente en sus manos y lo usen rezándolo 
con piedad y meditándolo con atención. Dirigimos especialmen- 
te estas exhortaciones a la Cofradía de la Santa Familia, que 
Nos recientemente hemos aprobado y recomendado. Si la ra- 
zón de ser de esta Cofradía es el misterio de la vida, largo 
tiempo silenciosa y oculta, de nuestro Señor Jesucristo, entre 

vitae, referentes, ipsam licebit subsequi ad caelum. Iam non pere- 
grinationem eo susceptam, quamvis áspera multisque sit difficulta- 
tibus impedita, animóse fortiterque insistamus ; nevc molestiam inter 
et laborem cessemus tendere ad Mariam suppliciter manus, in eas 
Ecclesiae voces: Ad te suspiramus gementes et flentes in hac la- 
crimarwm valle...; tilos tuos miscricordes oculos ad nos converte. 
Vitam praesta puram, iter para tutum, ut videntes Iesum semper 
cullaetemur (ex sacra liturg.). At illa, quae, tametsi nullam in se 
passa, debilitatem naturae vitiositatemque pernoscit, quaeque matrum 
omnium cst óptima et studiosissima, quam nobis opportune prolixe- 
que subvenid, quanta et caritate reficiet et virtute firmavit ! Per 
iter euntibus, divino Christi sanguine et Mariae lacrimis consecra- 
tum, certus erit nobis nec difficilis exitus ad societatcm quoque 
beatissimae eorum gloriae fruendam. 
398 Ergo Rosarium Mariae Virginis, in quo apte utiliterque haben- 
tur coniuncta et eximia precationis formula et idoneum fidei conser- 
vandae instrumentum et insigne specimen perfectac virtutis, dignum 
plañe est quod veri nominis christianis sit frtquenter in manibus 
piaque recitationc ct meditatione colatur. Haec autem commendata 
singulariter volumus ei Consociationi, quam nuper etiam laudavimus 
legitimeque probavimus, a Sacra Familia appellatam. Si quidem illud 
Christi Domini inystcrium, quod vitam intra parietes Nazarethanae 



león xni 



269 



los muros de la casa de Nazaret, de suerte que las familias 
cristianas se apliquen a imitar el ejemplo de aquella santísima 
Familia, divinamente instituida, son evidentes los particulares 
lazos que la unen al Rosario, especialmente en lo que concier- 
ne a los misterios gozosos que se realizaron cuando Jesús, 
después de haber demostrado su sabiduría en el templo, fué con 
María y José a Nazaret, donde les vivía sumiso, preparando 
los otros misterios que debían contribuir mejor a instruir a los 
hombres y a rescatarles. Que todos los socios se apliquen, pues, 
cada uno según la medida de sus fuerzas, a cultivar y a pro- 
pagar la devoción del Rosario. 

(9) Por lo que a Nos concierne, confirmamos las conce- 
siones de indulgencias que hemos hecho en los años prece- 
dentes en favor de los que cumplen durante el mes de octu- 
bre lo que al efecto está prescrito. Mucho esperamos, venera- 
bles hermanos, de vuestra autoridad y de vuestro celo, para 
que se recite el Rosario con ardiente piedad en honor de la Vir- 
gen, socorro de los cristianos. 

Pero queremos que termine la presente exhortación como 
ha principiado: con el testimonio, con más insistencia renova- 
do, de nuestro agradecimiento y de nuestra confianza para con 
la gran Madre de Dios. Pedimos al pueblo cristiano que ofrez- 
ca en sus altares su oración suplicante, ya por la Iglesia, agi- 
tada por tantos combates y tempestades, ya también por Nos 
mismo, que, entrado en años, fatigado por los trabajos, luchan- 
do con las dificultades más graves, desprovisto de todo huma- 



domus tacitam abditamque diu transegerit, eidem Consociationi dat 
causam, ita ut ad exemplar Familiae sanctissimae divinitus consti- 
tutae sese christianae familiae curent sedulo conformare, iam eius 
perspicua est cum Rosario singularis quaedam coniunctio ; qua 
praesertim attinet ad mysteria gaudiorum, in eo ipso conclusa cum 
Iesus, post declaratam in templo sapientiam suam, cum Mariae et 
Iosepho, venit Nazareth et erat subditus Mis, cetera quasi instruens 
mysteria, quae hominum doctrinam et redemptionem propius effi- 
cerent. Quare videant Consociati omnes quam sit suum, cultores 
Rosarii atque etiam propagatores sese diligentes praebere. 

Quantum est ex Nobis, rata firmaque habemus sacrae indulgen- 
tiae muñera superioribus annis concessa, eorum gratia qui octobrem 
mensem rite ad ea ipsa praescripta egerint : vestrae autem, Venera- 
biles Fratres, auctoritati et sollertiae valde tribuimus, ut par atque 
antea in catholicis gentibus caleat religio et contentio sancta ad 
Virginem, christianorum Adiutricem, Rosarii prece colendam. At 
vero, unde exorsa est cohortatio N.ostra, inde placet ad exitum 
pergat, iterum apertiusque testando quem fovemus erga magnam 
Dei Genetricem animurn et memorem beneficiorum et spei plenum 
laetissimae. 'Suffragia christiani populi ad eius aras pientissime sup- 
plicantis aeque rogamus, Ecclesiae causa, tam adversis turbulentis- 
que iactatae temporibus, aeque rogamus causa Nostra, qui devexa 
aetate, defessi laboribus, difficillimis rerum constricti angustiis, 



270 



león xm 



no socorro, dirigimos el gobierno de la Iglesia. De día en día 
aumenta, y nos es más dulce la esperanza en nuestra podero- 
sa y tierna Madre; y si atribuímos a su intercesión numerosos 
y señalados beneficios recibidos de Dios, le agradecemos un 
particular reconocimiento: el favor de alcanzar bien pronto el 
cincuenta aniversario de nuestra consagración episcopal. Mu- 
cho tiempo parecerá éste a quien considere tan prolongada du- 
ración del ministerio pastoral, pudiendo sobre todo ejercerlo 
todavía, con diaria solicitud, en la conducción de todo el pue- 
blo cristiano. Durante todo ese espacio de tiempo, en nuestra 
vida, como en la de todo hombre, como en los misterios de 
Cristo y de su Madre, no nos han faltado motivos de alegría 
ni nos han escaseado graves causas de dolor, así como tam- 
bién hemos tenido motivos para gloriarnos en Jesucristo por 
los premios recibidos. Todas esas cosas las hemos dirigido con 
sumisión y reconocimiento hacia Dios, para hacerlas servir para 
el bien y el honor de la Iglesia. En lo porvenir, porque el resto 
de nuestra vida no será desemejante, si vienen nuevos gozos 
o nuevos dolores, si brillan algunos rayos de gloria, perseve- 
rando en los mismos sentimientos, y no pidiendo a Dios más 
que la gloria celestial, diremos con David: Que el nombre del 
Señor sea bendito; que la gloria no sea para nosotros, Señor, 
que no sea nunca para nosotros, sino para vuestro nombre (Ps 
112,2; 113,1). Esperamos de nuestros hijos, que vemos anima- 
dos de tan grande afecto para con Nos, menos felicitaciones y 
alabanzas que acciones de gracias, plegarias y oraciones ofre- 
cidas al bondadosísimo Dios: plenamente felices si obtienen 

nullis hominum fulti subsidiis, ipsius gubernacula Ecclesiac tracta- 
mus. Nempe i,n María, potente et benigna matre, spes Nostra ex- 
ploratior quotidie augescit, iucundius arridet. Cuius deprecationi si 
plurima eaque praeclara beneficia a Deo accepta referimus, id quo- 
que effusiore gratia referimus, quod iamiam detur quinquagcsimum 
diem annivcrsarium attingere ex quo sumus episcopali ordine con- 
secrati. Magnum sane hoc est respicientibus tam diuturnum pasto- 
ralis muncris spatium, quantum praecipue, cotidiana sollicitudine 
agitatum, adhuc impendimus christiano gregi universo regendo. Quo 
Nobis in spatio, ut est hominum vita, ut sunt Christi et Matris 
mysteria, nec defuerunt gaudiorum causae, et plures acerbaeque ad- 
mixtae sunt causae dolorum, gloriandi in Christo 'praemiis quoque 
delatis: eaque Nos omnia demissa Deo aequaliter mente gratoque 
animo, convertere ad Ecclesiac bonum et ornamentum studuimus. 
Nunc iam, nec enim dissimiliter reliqua vita decurret, si vel nova 
affulgeant gaudia vel impendeant dolores, siqua gloriae accessura 
sint decora eadem nos mente eodemque animo constantes, et gloriam 
unice appetentcs a Deo caclestcm, davidica illa iuvabunt : Sit 'nomen 
Domini benedictum: Non nobis, Domine, non nobis, sed nomini 
tuo da gloriam (Ps 112,2; 113,1). Equidem a filiis Nostris, quorum 
in Nos vidcmus studia tam pie et benevole incensa, potius quam 
gratulationes et laudes, summas Deo óptimo grates precesque et 



león xni 



271 



para Nos que, cuanto nos reste de vida y de fuerza, cuanta 
autoridad y prestigio poseemos, sirva únicamente para el bien 
de la Iglesia, y ante todo para atraer y reconciliar a los ene- 
migos y descarriados que hace mucho tiempo está llamando 
nuestra voz. 

Que la fiesta próxima, que, si Dios lo permite, nos causará 
alegría, derrame sobre nuestros hijos queridísimos la justicia, 
la paz, la prosperidad, la santidad y la abundancia de todos 
los bienes: he aquí lo que pide a Dios nuestro paternal cora- 
zón y lo que expresamos con las palabras divinas: Escuchadme 
vosotros que sois prosapia de Dios y brotad como rosales 
plantados junto a las corrientes de las aguas; esparcid suaves 
olores como en el Líbano el árbol del incienso; floreced como 
azucenas; despedid fragancia y echad graciosas ramas, y ento- 
nad cánticos de alabanza y bendecid al Señor en sus obras, y 
con todo el corazón y a boca llena alabad todos a una y ben- 
decid el nombre del Señor (Eccli 39,17-20,41). 

Si estas resoluciones y estos votos encuentran la oposición 
de los malvados, que blasfeman de todo cuanto ignoran, díg- 
nese Dios perdonarles; que, por intercesión de la Reina del 
santísimo Rosario, nos sea Dios propicio, y como augurio de tal 
favor y en prenda de nuestra benevolencia, recibid, venerables 
hermanos, la bendición apostólica, que os concedemos afectuo- 
samente en el Señor, a vosotros, a vuestro clero y a vuestro 
pueblo. 

vota magnopere expectamus ; máxime laetati si hoc Nobis impetrent, 
ut quantum virium et vitae supersit, quantum resideat auctoritatis 
et gratiae, tantum Ecclesia omnino accidat salutare, Ln primis ad 
intensos et devios, quos iamdudum vox Nostra invitat, reducendos et 
reconciliandos. Omnibus autem dilectissimis filiis, ex próxima, Deo 
donante, faustitate et laetitia Nostra, iustitiae, pacis, prosperitatis, 
sanctimoniae, bonorum omnium af fluant mmnera : hoc paterna ca- 
ritate a Deo adprecamur, hoc eloquiis eius commonemus : Obaudite 
me..., et quasi rosa plantata super rivos aquanim, fructicate : quasi 
Libanus odorem sicavitatis habete. Florete flores quasi lilium ei 
date odorem et frondete in gratiam, et collac.idate canticum\ et be- 
nedicite Dominum in operibus suis. Date momini eius magnificen- 
tiam et cónfitemini illi vocem labiorum vestrorum et in oanticis et 
citharis..., in omni corde et ore collaudate et benedicite nomen Do- 
mini (Eccli 39,17-20.41). 

Quibus consiliis et optatis si forte illuserint nefarii homines, qui 
quaecumque ignorant, blasphemant, parcat illis clementer Deus; ut 
ipse autem propitius, exorante sacratissimi Rosarii Regina, obse- 
cundet, habete auspicium, Venerabiles Fratres, idemque pignus bene- 
volentiae Nostrae, Apostolicam benedictionem, quam singulis vobis 
et clero populoque vestro peramanter in Domino impertimus. 



272 



león xni 



S. Congr. de Indulg., 20 de mayo de 1893 

Virgen antes del parto, ruega por nosotros. 
Virgen en el parto, ruega por nosotros. 
Virgen después del parto, ruega por nosotros. 

S. Congr. de Indulg., 30 de junio de 1893 

Jesucristo, Dios mío : os adoro y os doy gracias por cuantos be- 
neficios me habéis hecho en este día. Os ofrezco mi sueño y todos 
los momentos de esta noche y os pido que me conservéis sin pe- 
cado. Por eso me pongo dentro de vuestro Corazón y bajo el man- 
to de la Señora Madre mía... 

Epist ene "Laetitiae sanctae", 8 de septiembre de 1893 

Sobre el santo Rosario 

1. Agradecimiento del papa para con María.- — 2. El rosario y los 
males de nuestro tiempo. — 3. Repugnancia a la vida modesta. — 4. Leccio- 
nes de los misterios gozosos.. — 5. Repugnancia al sacrificio.- — 6. Lecciones 
de los misterios dolorosos. — 7. Descuido de los bienes eternos. — 8. Lec- 
ciones de los misterios gloriosos. — 9. Las cofradías del Rosario. 

( 1 ) A la santa alegría que nos ha causado el feliz cum- 
plimiento del quincuagésimo aniversario de nuestra consagra- 
ción episcopal, se ha añadido vivísima fuente de ventura; es 
a saber: que hemos visto a los católicos de todas las nacio- 
nes, como hijos respecto de su padre, unirse en hermosísima 
manifestación de su fe y de su amor hacia Nos. Reconocemos 

Virgo ante partum, ora pro nobis 
Ave Maria. 

Virgo in partu, ora pro nobis. 
Ave Maria. 

Virgo post partum, ora pro nobis. 
Ave Maria. 

Gesú Cristo, Dio mió, vi adoro o vi ringrazio di quante grazie mi 
avete fatto in questo giorno. Vi offerisco il mió sonno e tutti i monienti 
di questa notte, e vi prago a conservarmi senza peccato. Percid mi pongo 
dentro al vostro Costato santissinio e sotto il manto della Madonna Madre 
mia. I vostri santi Angeli mi assistano e mi custodiscano en pace, e la vos- 
tra benedizione sia sopra di me (S. .Alfonso M. de Liodori). 

Laetitiae saxctae, quam Nobis annus quinquagesimus ab epi- 
scopali consecratione feliciter plenus adduxit, pergrata nimirum ex 
eo fuit accessio, quod omnes, per universitatem catholicarum gen- 
tium, non secus ac fiüos pater, consortes habucrimus, fidei et amo- 
ris significatione pulcherrima. In quo nova semper cum gratia 



*» El 295. 

El 99. De San Alfonso María de Ligorio. 
AL XIII 283. 



LEÓN XIII 



273 



en este hecho, y lo proclamamos con nuevo agradecimiento, 
un designio de la providencia de Dios, una prueba de su su- 
prema benevolencia hacia Nos mismo y una gran ventaja para 
su Iglesia. Nuestro corazón anhela colmar de acción de gra- 
cias por este beneficio a nuestra dulcísima intercesora cerca 
de Dios, a su augusta Madre. El amor particular de María, que 
mil veces hemos visto manifestarse en el curso de nuestra ca- 
rrera, tan larga y tan variada, luce cada día más claramente 
ante nuestros ojos, y tocando nuestro corazón con una suavi- 
dad incomparable, nos confirma en una confianza que no es 
propiamente de la tierra. Parécenos oír la voz misma de la 
Reina del cielo, ora animándonos bondadosamente en medio de 
las crueles pruebas a que la Iglesia está sujeta, ora ayudán- 
donos con sus consejos en las determinaciones que debemos 
tomar para la salud de todos; ora, en fin, advírtiéndonos que 
reanimemos la piedad y el culto de todas las virtudes en el 
pueblo cristiano. Varias veces se ha hecho en Nos una dulce 
obligación responder a tales estímulos. Al número de los fru- 
tos benditísimos que, gracias a su auxilio, han obtenido nues- 
tras exhortaciones, es justo recordar la extraordinaria propa- 
gación de la práctica del santísimo Rosario. Se han acrecenta- 
do aquí cofradías de piadosos fieles; allá se han fundado nue- 
vas; hanse esparcido preciosos escritos sobre esto entre el pue- 
bla y hasta las bellas artes han producido obras maestras de 
arte. 

(2) Pero ahora, como si oyésemos la propia voz de esta 401 
Madre amantísima decirnos: clama, ne cesses, queremos ocupar 
de nuevo vuestra atención, venerables hermanos, con el Rosa- 



agnoscimus et praedicamus Dei providentes consilium, et summe in 
Nosmetipsos benevolum et Ecclesiae suae haud leviter profuturum, 
ñeque minus avet animus, eiusdem beneficii optimam apud Deum 
conciliatricem, Matrem eius augustam, salutare laudibus et efferre. 
Huius quippe eximia caritas, quam diuturno varioque aetatis spatio 
sensimus ipsi multis modis praesentem, praesentior in dies ante 
oculos fulget, atque animum suavissime afficiens, fiducia non hu- 
mana confirmat. Caelestis Reginae vox ipsa exaudiri videtur, Nos 
benigne tum erigentis in 'asperrimis Ecclesiae temporibus, tum con- 
silii copia ad instituía communis salutis proposita adiuvantis, tum 
' etiam admonentis ut pietatem omnemque virtutis cultum in chris- 
tiano populo excitemus. Talibus responderé optatis iam pluries an- 
tehac iucundum Nobis sanctumque fuit. In fructibus autem qui 
hortationes Nostras, ipsa auspice, sunt consecuti, dignum est quod 
commemoremus, peramp'a religioni sacratissimi eius Rosarii allata 
esse incrementa; hanc in rem sodalitiis quoque piorum qua auctis 
qua constitutis, scriptis docte opportuneque in vulgus editis, ips s 
elegantiorum artium nobilissimis ornamentis inductis. 

Nunc vero perinde ac si eandem studios'issimae Matris excipiamus 401 
vocem, qua urgeat, Clama, ne cesses, rursus de mariali Rosario vos 
alloqui libet, Venerabiles Fratres, appetente octobri; quem mensem 



274 



LEÓN XIU 



rio de María, en el momento próximo al mes de octubre, que 
Nos hemos consagrado a la Reina del cielo, y a esa devoción 
del Rosario, que le es tan grata, concediendo con tal ocasión 
a los fieles el favor de santas indulgencias. Mas el objeto 
principal de nuestra carta no será, sin embargo, ni escribir 
un nuevo elogio de una plegaria tan bella en sí misma, ni ex- 
citar a los fieles a que la recen cada vez más. Hablaremos de 
algunas preciosísimas ventajas que de ella se pueden obtener, 
y que son perfectamente adecuadas a los hombres y a las cir- 
cunstancias actuales. Pues Nos estamos tan íntimamente per- 
suadidos de que la devoción del Rosario, practicada de tal suer- 
te que procure a los fieles toda la fuerza y toda la virtud que 
en ella existen, será manantial de numerosos bienes, no sólo 
para los individuos, sino también para todos los estados. 

Nadie ignora cuánto deseamos el bien de las naciones, con- 
forme al deber de nuestro supremo apostolado, y cuán dispues- 
tos estamos a hacerlo, con el favor de Dios. Pues Nos hemos 
advertido a los hombres investidos del poder que no promul- 
guen ni apliquen leyes que no estén conformes con la justicia 
divina. Nos hemos exhortado frecuentemente a aquellos ciuda- 
danos superiores a los demás por su talento, por sus méritos, 
por su nobleza o por su fortuna, a comunicarse recíprocamen- 
te sus proyectos, a unir sus fuerzas para velar por los intere- 
ses del Estado y promover las empresas que pueden serle ven- 
tajosas. 

Pero existe gran número de causas que en una sociedad ci- 
vil relajan los lazos de la disciplina pública y desvían al pue- 
blo de procurar, como debe, la honestidad de las costumbres. 
Tres males, sobre todo, nos parecen los más funestos para 

csse ei dovotum, acceptissimo eiusdem Rosarii ritu, censuimus, tri- 
butis sacrae indulgentiae praemiis. Oratio tamen Nostra non eo 
proxime spcctabit ut addamus, vel laudem precationi ex se praestan- 
tissimae, vel fidelibus stimulos ad eam sanctiore usu colendam, 
verum de nonnullis dicemus lectissimis bonis, quae inde hauriri pos- 
sunt, temporum et hominum rationi máxime opportunis. Sic enirn 
Nobis persuasissimum est, religionem Rosarii, si tam rite colatur, 
ut vim insitam virtutemque proferat suam, utilitates, non singulis 
modo, sed omni etiam reipublicae esse máximas parituram. 

Nemo est quem fugiat, quantum Nos, pro supremi Apostolatus 
muñere, ad civile bonum conferre studuerimus, ac porro parati si- 
mus, sic Deus adsit, conferre. Nam, qui imperio potiantur, eos 
saepe monuimus, ne perferant leges per easque agant, nisi ad nor- 
mam acquissimam divinae Mcntis; cives aütem, qui ceteris, sive in- 
genio, sive partis meritis, sive nobilitate fortunisque antecellant, 
crebro adhortati sumus ut, consiliis collatis et viribus, res máximas 
potissimasque civitatis tueantur et provehant. 

Sed vero nimis multa sunt, quibus, ut modo est civilis conso- 
ciatio, publicae disciplinae vincula informentur, atque populi a iusta 
morum honéstate persequenda abducantur. Iam Nobis tria praecipue 



león xm 



27f> 



el común bienestar, que son: el disgusto de una vida modesta 
y activa, el horror al sufrimiento y el olvido de los bienes 
eternos que esperamos. 

(3) Nos deploramos — y aquellos mismos que todo lo re- 402 
ducen a la ciencia y al provecho de la Naturaleza reconocen 

el hecho y lo lamentan — , Nos deploramos que la sociedad hu- 
mana padezca de una espantosa llaga, y es que se menospre- 
cian los deberes y las virtudes que deben ser ornato de una 
vida oscura y ordinaria. De donde nace que en el hogar domés- 
tico los hijos se desentiendan de la obediencia que deben a sus 
padres, no soportando ninguna disciplina, a menos que no sea 
fácil y se preste a sus diversiones. De ahí viene también que 
los obreros abandonen su oficio, huyan del trabajo y. descon- 
tentos de su suerte, aspiren a más alto, deseando una quimé- 
rica igualdad de fortunas; movidos de idénticas aspiraciones, 
los habitantes de los campos dejan en tropel su tierra natal 
para venir en pos del tumulto y de los fáciles placeres de las 
ciudades. A esta causa debe atribuirse también la falta de equi- 
librio entre las diversas clases de la sociedad: todo está des- 
quiciado; los ánimos están comidos del odio y la envidia: en- 
gañados por falsas esperanzas, turban muchos la paz pública, 
ocasionando sediciones, y resisten a los que tienen la misión 
de conservar el orden. 

(4) Contra este mal hay que pedir remedio al Rosario de 403 
María, que comprende a la vez un orden fijo de oraciones y 

la piadosa meditación de los misterios de la vida del Salvador 
y de su Madre. Que los misterios gozosos sean indicados a la 
multitud y puestos ante los ojos de los hombres, a manera de 

vidcntur teterrima in communis boni perniciem : ea sunt, modcsfac 
vitac et' actuosae fastid-um ; horror paticndi; futurorum, quae spe- 
ramus, obliiño. 

Querimur Nos, ¡psique fatentur ultro ac dolent qui omnia revo- 402 
cant ad naturac lumen et utilitatem, vulnus humanae societati, idque 
vehcmens, ex eo infligí, quod officia virtutesque negliguntur, quae 
genus vitae cxornant tenue et commune. Hinc enimvero in domesti- 
ca consuetudine debitam natura obedientiam a liberis detrectari pro- 
terve, omnis impatientibus disciplinae, nisi si quae est voluptaria 
et mollis. Hinc opifices suis se artibus removeré, defugere labores, 
nec sorte contentos, altiora suspicere, improvidam quamdam expe- 
tentes aequationem bonorum : similia multorum studia, ut, natali 
rure relicto, urbium rumores capiant effusasque illecebras. Hinc 
inter ordines civitatum aequilibritas nulla ; nutare omnia, ánimos 
simultatibus invidiaque torqueri, ius conculcan palam, eos denique, 
qui spe sint falsi per seditionem et turbas publicam tentare pacem, 
iisque obsistere quorum est illam tutari. 

Contra haec curatio petatur a Rosario mariali, quod simul certa 403 
precum ordine constat et pia mysteriorum Christi Servatoris et 
Matris commentatione. Nempe gaudiorum mysteria probé et ad vul- 



276 



LEÓN XIII 



cuadros y modelos de virtudes; cada uno comprenderá cuán 
abundantes son y cuán fáciles de imitar y propios para inspi- 
rar una vida honesta los ejemplos que de ellos pueden sacar- 
se y que seducen los corazones por su admirable suavidad. 

Pónese delante de los ojos la casa de Nazaret, asilo a la 
vez terrestre y divino de la santidad. ¡Qué modelo tan hermo- 
so para la vida diaria! ¡Qué espectáculo tan perfecto de la 
unión hogareña! Reinan ahí la sencillez y la pureza* de las 
costumbres; un perpetuo acuerdo en los pareceres; un orden 
que nada perturba; la mutua indulgencia; el amor, en fin, no 
un amor fugitivo y mentiroso, sino un amor fundado en el cum- 
plimiento asiduo de los deberes recíprocos y verdaderamente 
digno de cautivar todas las miradas. Allí, sin duda, ocúpanse 
en disponer lo necesario para el sustento y el vestido; pero 
es con el sudor de la frente, y como quienes, contentándose 
con poco, trabajan más bien para no sufrir el hambre que para 
procurarse lo superfluo. Sobre todo esto, adviértese una so- 
berana tranquilidad de espíritu y una alegría igual del alma: 
dos bienes que acompañan siempre a la conciencia de las bue- 
nas acciones cumplidas. 

Ahora bien: los ejemplos de estas virtudes, de la modestia 
y de la sumisión, de la resignación al trabajo y de la bene- 
volencia hacia el prójimo, del celo en cumplir los pequeños de- 
beres de la vida ordinaria, todas esas enseñanzas, en fin, que. 
a medida que el hombre las comprende mejor, más profunda- 
mente penetran en su alma, traerán un cambio notable en sus 
ideas y en su conducta. Entonces cada uno, lejos de encon- 

gus enarrentur, ac, veluti picturae quaedam imaginesque virtutum, 
in oculis hominum constituantur : perspiciet quisque quam ampia 
inde quamque facilis, ad vitam honeste componendam, offeratur do- 
cumentorum copia, mira ánimos suayitate allicientium. 

Obversatur Nazarethana domus, terrestre illud divinumque sane* 
timoniae domicilium. Quantum in ea cotidianae consuetudinis exem- 
plar ! Quae societatis domesticae omnino perfecta species ! Simpli- 
cias ibi morum et candor; animorum perpetua consensio; nulla 
ordinis perturbado ; observantia mutua; amor denique, non ille fu- 
catus et mendax, sed qui officiorum assiduitate integre vigens, vel 
oculos intuentium rapiat. Illic datur quidem studium ea parandi 
quae suppeditent ad victum et cultum ; id vero in sudore vultus, et 
ut ab eis, qui, parvo contenti, potius agant ut minus egeant, quam 
ut plus habeant. Super haec omnia, summa tranquillitas mentis, par 
animi laetitia; quae dúo recte factorum conscientiam numquam non 
comitantur. 

Quarum exemplar virtutum, modestiae nimirum ac demissionis, 
laborum tolerantiae et in alios benevolentia, diligentiae tenuium of- 
ficiorum, quae sunt in cotidiana vita, cetera demum exempla, simul 
arque concipiantur sensim animis alteque insideant, sensim profecto 
in eis optata consiliorum morumque mutatio eveniet. Tum sua cui- 
que muñera, nequáquam despecta erunt et molesta, sed grata potius 



león xni 



277 



trar despreciables y penosos sus deberes particulares, los ten- 
drá más bien por muy gratos y llenos de encanto; y gracias 
a esta especie de placer que sentirá con ellos, la conciencia 
del deber le dará más fuerza para bien obrar. Así las costum- 
bres se suavizarán en todos los sentidos; la vida doméstica se 
deslizará en medio del cariño y de la dicha y las relaciones 
mutuas estarán llenas de sincera delicadeza y de caridad. Y si 
todas estas cualidades de que estará dotado el hombre indi- 
vidualmente considerado se extendieren a las familias, a las 
ciudades, al pueblo todo, cuya vida se sujetaría a estas pres- 
cripciones, es fácil concebir cuántas ventajas obtendría de ello 
el Estado. 

(5) Otro mal funestísimo, y que no deploraremos bas- 404 
tante, porque cada día penetra más profundamente en los áni- 
mos y hace mayores estragos, es la resistencia al dolor y el lan- 
zamiento violento de todo lo que parece molesto y contrario 

a nuestros gustos. Pues la mayor parte de los hombres, en vez 
de considerar, como sería preciso, la tranquilidad y la libertad 
de las almas como recompensa preparada a los que han cum- 
plido el gran deber de la vida, sin dejarse vencer por los pe- 
ligros ni por los trabajos, se forjan la idea de un Estado don- 
de no habría objeto alguno desagradable y donde se gozaría 
de todos los bienes que esta vida puede dar de sí. Deseo tan 
violento y desenfrenado de una existencia feliz, es fuente de 
debilidad para las almas, que si no caen por completo, se ener- 
van por lo menos, de suerte que huyen cobardemente de los 
males de la vida, dejándose abatir por ellos. 

(6) También en este peligro puede esperarse del Rosario 405 



et delectabilia : atque, iucunditate quadam aspersa, enixius ad probé 
agendum conscientia officii valebit. Ex eo mores in omnes partes 
mitescent, domestica convictio in amore et deliciis erit ; usus cum 
ceteris plus multo habebit sincerae observantiae et caritatis. Quae 
quidem, ex nomine singulari, si late in familias, .in civitates, in uni- 
versum quempiam populum traducantur, ut ad haec instituía mo- 
derentur vitam, quanta inde reipublicae emolumenta sint obventura, 
apcrtum est. . 

Alterum, sane funestissimum, in quo deplorando nimii numquam 404 
simus, eo quia latius in dies deteriusque inficiat ánimos, illud est, 
recusare dolorem, adversa et dura acriter propulsare. Pars enim 
hominum máxima tranquillam animorum libertatem non iam sic 
habcnt, ut oportet, tamquam praemium iis propositum qui virtutis 
fungantur muñere, ad pericula, ad labores invicti : sed commenti- 
tiam quamdam civitatis perfectionem cogitant, in qua, omni ingrata 
re submota, cumulata sit delectationum huius vitae complexio. Porro 
ex tam acri effrenataque beate vivendi libídine proclive est ut 
ingenia labefactentur ; quae, si non penitus excidunt, at enervantur 
tamen, ut vitae malis abiecte cedant miserabiliterque succumbant. 

In hoc etiam discrimine, plurimum quidem opis ad spiritus robo- 405 



278 



LEÓN XIII 



de María grandísimo socorro para fortalecer las almas (tan 
eficaz es la autoridad del ejemplo), si los misterios que se lla- 
man dolorosos son objeto de una meditación tranquila y sua- 
ve desde la más tierna infancia, y si luego se continúa meditán- 
dolos asiduamente. En ellos se nos muestra a Cristo autor y 
consumador de nuestra fe, que comenzó a obrar y a enseñar, 
a fin de que encontrásemos en Él mismo ejemplos adecuados 
a las enseñanzas que nos diera sobre la manera como debemos 
soportar las fatigas y los sufrimientos, de tal modo que Él qui- 
so sufrir los males más terribles con una gran resignación. Vé- 
rnosle agotado de tristeza, hasta el punto de que la sangre co- 
rre por todos sus miembros como sudor copioso. Vérnosle apre- 
tado de ligaduras, como un ladrón; sometido al juicio de hom- 
bres perversísimos; objeto de terribles ultrajes y de falsas acu- 
saciones. Vérnosle flagelado, coronado de espinas, clavado en 
la cruz, considerado como indigno de vivir largo tiempo y me- 
recedor de morir en medio de los gritos ensordecedores de la 
chusma. Pensamos cuál debió ser, ante tal espectáculo, el do- 
lor de su santísima Madre, cuyo corazón fué, no solamente he- 
rido, sino atravesado de una espada de dolor, de suerte que 
se la llamase y fuese realmente la Madre del dolor. 

Aquel que. no contento con la contemplación de los ojos, 
medite frecuentemente estos ejemplos de virtud, ¡cómo sentirá 
renacer en sí la fuerza para imitarlos! Que la tierra sea para 
él maldita y que no produzca más que espinas y zarzas; que su 
alma sufra todas las amarguras posibles; que la enfermedad 
agobie su cuerpo; no habrá mal alguno, ya provenga del odio 
de los hombres, ya de la cólera de los demonios, ningún gc- 

randos (tanta excmpli auctoritas est) ex mariali Rosario exspectari 
licet ; si dolcntia, quac vocantur, mysteria, vel a primis pueroruni 
actatulis. ac dcinceps assidue, tacita suavique contemplatione ver- 
scntur. Videmus per ea Christum, auctorcm et consummatorem fidei 
nostrae, coepisse faceré et doccre; ut, quae genus nostrum de labo- 
rum dolorumque perpessione docuisset, eorum in ipso exempla pc- 
teremus, ct ita quidem ut, quaecumque difficiliora perpessa sunt, 
ea sibi ipse tolcranda magna volúntate susceperit. Maestitia videmus 
confectum, usque eo ut sanguine .totis artubus, veluti sudore, ma- 
naret. Videmus vinculis, latronum more, constrictum ; iudicium 
nessimorurn subcuntem ; diris contumeliis, falsis criminibus impeti- 
tum. Videmus flagcllis caesum ; spinis coronatum; suffixum cruci ; 
indignum babitum qüi diu viveret, dignum qui succlamante turba 
perirct. Ad hace, Parentis sanctissimae aegritudinem reputamus, 
cuius animam doloris gladius, non attigit modo, sed pertransii'it, 
ut mater dolorum compellaretur ct esset. 

Virtutis tantae specimina qui crebra cogitatione, non modo ocu- 
lis, contcmpk'tur, quantum i.lle profecto calebit animo ad imitan- 
dum! Esto ci quidem maledicta tellus ct spinas germinet ac tribuios, 
mens aerumnis prcmatur, morbis urgeatur corpus; nullum crit, sive 
hominum invidia, sive ira daemonum, invectum malum, nullus pu- 



león xni 



279 



ñero de calamidad pública o privada que él no venza con su 
resignación. De ahí el acertado dicho: Hacer y sufrir cosas 
arduas es propio del cristiano; pues el cristiano, en efecto, 
aquel que es considerado a justo título como digno de este 
nombre, no puede dejar de seguir a Cristo paciente. Hablamos 
aquí de la paciencia, no de esa vana ostentación del alma en- 
dureciéndose contra el dolor, que manifestaron algunos filóso- 
fos antiguos, sino de la que, tomando el ejemplo de Cristo, que 
quiso sufrir la cruz, cuando pudo elegir la alegría, y que des- 
preció la confusión (Hebr 12,2), y pidiéndole los oportunos 
auxilios de su gracia, no retrocede ante ninguna pena, antes las 
sobrelleva todas con regocijo y las considera como un favor 
del cielo y una ganancia. El catolicismo ha poseído y posee 
todavía discípulos preclarísimos penetrados de esta doctrina, 
muchos hombres y mujeres de todo país y de toda condición 
dispuestos a sufrir, siguiendo el ejemplo de Cristo, Señor nues- 
tro, todas las injusticias y todos los males por la virtud y por 
la religión, y que se apropian más de hecho que de palabra el 
rasgo de Dídimo: Vayamos también nosotros y muramos con 
Él (lo 11,16). ¡Que los ejemplos de esta admirable constancia 
se multipliquen cada vez más, y la defensa de los Estados y 
el vigor y la gloria de la Iglesia crecerán incesantemente! 

(7) La tercera especie de males a que es preciso poner 406 
remedio es, sobre todo, propia de los hombres de nuestra épo- 
ca. Pues los de las edades pasadas, si bien estaban ligados de 
una manera a veces criminal a los bienes de la tierra, no des- 
deñaban enteramente, sin embargo, los del cielo; los más sabios 

blicae privataeque calamitatis casus, quae non ille evincat tolerando. 
Hinc illud recte: Faceré et pati fortia christianum est; christianus 
etenim, quicumque habeatur mérito, Christum patientem non subse- 
qui nequáquam potest. Patientiam autem dicimus, non inanem animi 
ostentationem ad dolorem obdurescentis, quae quorumdam fuit ve- 
terum philosophorum ; sed quae, exemplum ab illo transí erens 
qui, proposito sibi gaudio, sustinnit crucem, conf.usione contempla 
(Hebr 12,2), ab ipsoque opportuna gratiae exposcens auxilia, per- 
peti áspera nihil renuat atque etiam gestiat, perpessionemque, quan- 
tacumque ea fuerit, in lucris ponat. Habuit catholicum nomen, ac 
sane habet, doctrinae huius discípulos praeclarissimos, complures 
ubique ex omni ordine viros et feminas, qui, per vestigia Christi 
Domini, iniurias acerbitatesque omnes virtute et religione subirent, 
illud Didymi, re magis quara dicto, usurpantes: Eavnis et nos, et 
moriamur cum eo (lo 11,16). 

Quae insignis constantiae facta etiam atque etiam multiplicentur 
splendide, unde praesidium civitati, Ecclesiae virtus augescat et 
gloria ! 

Tertium malorum caput, cui quaerenda est medicina, in homi- 406 
nibus máxime apparet aetatis nostrae. Homines enim superiorum 
temporum. si quidem terrestria, vel vitiosius, adamabant, fere tamen 
non penitus aspernabantur caelestia : ipsi ethnicorum prudentiores. 



280 



LEÓN XIII 



de entre los mismos paganos enseñaron que esta vida era para 
nosotros una hospedería, no una morada permanente; que en 
ella debíamos alojarnos durante algún tiempo, pero no habi- 
tarla. Mas los hombres de hoy, aunque instruidos en la fe 
cristiana, se adhieren en su mayor parte a los bienes fugitivos 
de la vida presente, no sólo como si quisiesen borrar de su 
espíritu la idea de una patria mejor, de una bienaventuranza 
eterna, sino como si quisieran destruirla enteramente a fuerza 
de iniquidades. En vano San Pablo les hace esta advertencia: 
No tenemos aquí una morada estable, sino que buscamos una 
que hemos de poseer algún día (Hebr 12,14). 

Cuando se pregunta uno cuáles son las causas de esta cala- 
midad, se ve, por de contado, que en muchos existe el temor 
de que el pensamiento de la vida futura pueda destruir el amor 
de la patria terrestre y perjudicar la prosperidad de los Esta- 
dos; no hay nada más odioso y más insensato que semejante 
convicción. Pues las esperanzas eternas no tienen por carácter 
absorber de tal manera los bienes presentes; cuando Cristo man- 
dó buscar el reino de Dios, dijo que se le buscase primero; pero 
no que se dejase todo lo demás a un lado. Pues el uso de los 
objetos terrestres y los goces permitidos que de ellos se pueden 
sacar no tienen nada de ilícito, si contribuyen al acrecenta- 
miento o a la recompensa de nuestras virtudes, y si la prospe- 
ridad y la civilización progresiva de la patria terrestre mani- 
fiesta de una manera espléndida el mutuo acuerdo de los 
mortales y refleja la belleza y magnificencia de la patria celes- 
tial: no hay en esto nada que no convenga a seres dotados de 
razón, ni que sea opuesto a los designios de la Providencia. 
Porque Dios es a la vez el autor de la naturaleza y de la gra- 

hanc nobis vitam hospitium esse, non domum, commorandi diver» 
surium, non habitandi, datum docucrunt. Qui nunc vero sunt homi- 
nes, etsi christiana lcge instituti, fluxa praesentis aevi bona plerique 
sic consectantur, ut potiorem patriara in aevi sempiterni beatitate, 
non memoria solum elabi, sed extinctam prorsus ac deletam per 
summum dedecus velint ; frustra commonente Paulo: Non habemus 
hic manehtem civitatem, sed futuram mquirimus (Hebr 13,14). Cuius 
reí explorantibus causas, illud in primis oceurrit, quod multis per- 
suasum sit, cogitatione futurorum caritatem dirimí patriae terres- 
tris reique publicae prosperitatem convelli : quo nihil profecto odio- 
sius, ineptius nihil. Etenim non ea sperandarum natura est rerum, 
quae mentes hominum sibi sic vindicent, ut eas a cura omnino 
avertant praesentium bonorum ; quando et Christus regnum Dei 
tdixit quaerendum, primum id quidem, at non ut cetera praeteri- 
remus. Nam usura praesentium rerum, quaeque inde honestae ha- 
bentur delectationes, si virtutibus ye! augendis vel remunerandis 
adiumento sunt ; item, si splendor et cultus terrenae civitatis, ex quo 
mortalium consociatio magnifice illustratur, splendorem et cultum 
imitatur civitatis caelestis; nihil est quod rationis participes dede- 
ceat, nihil quod consiliis adversetur divinis. Auctor est enim na- 



LEÓN XIII 



281 



cia, y no quiere que la una perjudique a la otra, ni que haya 
entre ellas conflicto, sino que celebren en cierto modo un pacto 
de alianza para que, bajo su dirección, lleguemos un día por el 
camino más fácil a aquella eterna felicidad a que fuimos des- 
tinados. 

Pero los hombres egoístas, dados a los placeres, que dejan 
vagar todos sus pensamientos sobre las cosas caducas y no pue- 
den elevarse a más altura, en lugar de ser movidos por los bie- 
nes de que gozan a desear más vivamente los del cielo, pierden 
completamente la idea misma de la eternidad y van a caer en 
una condición indigna del hombre. Pues el poder divino no pue- 
de herirnos con pena más terrible que dejándonos gozar de 
todos los placeres de la tierra, pero olvidando al mismo tiempo 
los bienes eternos. 

(8) Evitará completamente este peligro el que se dé a la 407 
devoción del Rosario y medite atenta y frecuentemente los mis- 
terios gloriosos que en él se nos proponen. Pues de estos mis- 
terios, ciertamente, nuestro espíritu toma la luz necesaria para 
conocer los bienes que no ven nuestros ojos, pero que Dios, lo 
creemos con firme fe, prepara a los que le aman. Así aprende- 
mos que la muerte no es un aniquilamiento que nos arrebata y 
que nos destruye todo, sino una emigración y, por decirlo así, 
un cambio de vida. Aprendemos claramente que hay una ruta 
hacia el cielo abierta para todos, y cuando vemos a Cristo vol- 
ver allá, nos acordamos de su dulce promesa: Voy a prepara- 
ros un puesto. Aprendemos, ciertamente, que vendrá un tiempo 

turae, Deus idemque gratiae; non ut altera alteri officiat atque 
inter se degladientur, sed ut amico quodam foedere coéant, ut 
nempe, utraque duce, immortalem illam beatitatem, ad quam mor- 
tales nati sumus, faciliore veluti via, aliquando contingamus. 

At vero nomines voluptarii, sese unice amantes, qui cogitationes 
suas omnes in res caducas humiliter abiciunt, ut se tollere altius 
nequeant, ii, potius quam a bonis quibus fruantur aspectabilibus 
aeterna appetant, ipsum plañe amittunt aeternitatis aspectum, ad 
conditionem prolapsi indignissimam. Ñeque enim divinum Numen 
graviore ulla poena multare hominem possit, quam cum illum blan- 
dimenta voluptatum, bonorum sempiternorum immemorem, omni vita 
consectari permiserit. 

A quo tamen periculo ille profecto aberit, qui, pietate Rosarii 407 
usus quae in illo proponuntur a gloria mysteria, atienta repetet fre- 
quentique memoria. Mysteria etenim ea sunt, in quibus clarissimum 
christbnis mentibus praefertur lumen ad suspicienda bona, quae, 
etsi obtutum oculorum effugiunt, sed certa tenemus fide praepa- 
rasse Deum diligentibus se. Docemur inde, mortem, non interiturn 
esse omnia tollentem atque delentem, sed migrationem commutatio- 
nemque vitae. Docemur, ómnibus in caelum cursum patere; cumque 
illo Christum cernimus remeantem, reminiscimur felix eius promis- 
sum : Vado parare vobis lo cum. Docemur, fore tempus, cum abster- 



282 



LEÓN XIII 



en que Dios secará todas las lágrimas de nuestros ojos, en que 
no habrá más luto, ni quejidos, ni dolor, sino que estaremos 
siempre con Dios, parecidos a Dios, pues que le veremos tal 
cual es, gozando del torrente de sus delicias, conciudadanos de 
los santos, en comunión bienaventurada con la gran Reina y 
Madre. 

El espíritu que considere estos misterios no podrá menos 
de inflamarse y de repetir esta frase de un hombre muy santo: 
¡Qué vil es la tierra cuando miro al cielo!; y gozar el con- 
suelo que da pensar que una tribulación momentánea y ligera 
nos conquista una eternidad de gloria. Este es, en efecto, el 
único lazo que une el tiempo presente con la vida eterna, la 
ciudad terrestre con la celestial; ésta es la única consideración 
que fortifica y eleva las almas. Si tales almas son en gran nú- 
mero, el Estado será rico y floreciente, se verá reinar la ver- 
dad, el bien, 'lo bello, según este modelo, que es el principio 
y el origen eterno de toda verdad, de todo bien y de toda 
belleza. 

Ya todos los cristianos pueden ver, como Nos lo hemos 
manifestado al principio, cuáles son los frutos y cuál es la 
virtud fecunda del Rosario de María, su poder para curar los 
males de nuestra época y hacer desaparecer los gravísimos 
castigos que sufren los Estados. 
498 (9) Pero es fácil comprender que sentirán más abun- 
dantemente estas ventajas aquellos que, inscritos en la santa 
Cofradía del Rosario, se distinguen por una unión particular y 
verdaderamente fraternal y por su devoción a la Santísima 

get Deus otnnem lacrimam ab ocuHs nostris, et ñeque luctus, ñeque 
clamor, ñeque dolor erit ultra; sed setnper cuín Domino erimus, 
símiles Dei, quoniam videbimus eum sicuti est; poti torrente vo- 
luptatis eitts, Sanctorum cives, in magnae Reginae et Matris beatis- 
sima communione. 

Haec autem considerantem animum inflammari necesse est, at- 
que tum illud iterare Viri sanctissimi : Quam sordet tellus, dum 
caelum aspicio!; tum eo uti solatio, quod mo-mentaneum et leve 
tribulationis nostrae aeternum gloriae pondus operatur in nobis. 
Enimvero una haec est ratio praesentis temporis cum aeterno, 
terrestris civitatis cum caelesti apte iungendae; hac una educuntur 
fortes animi et excelsi. Qui quidem, si magno numero censeantur, 
dignitas et amplitudo stabit civitatis; florebunt quae vera, quae 
bona, quae pulchra sunt, ad normam illam expressa quae omnis 
veritatis, bonitatis, pulcliritudinis summum est principium et fons 
perennis. 

Iam videant omnes, quod principio posuimus, quarum sit utilita- 
tum fecunda marialis Rosarii virtus, et quam mirifice possit ad 
temporum sananda mala, ad gravissima civitatis damna prohibenda. 
403 Istam vero virtutem, ut facile cognitu est, illi praccipue uberius- 
que percepturi erunt, qui cooptati in sacra Rosarii sodalitia, pecu- 
liari et inter se fraterna coniunctione et erga sanctissimam Virginem 



león xni 



283 



Virgen. Pues estas cofradías, aprobadas por la autoridad de 
los pontífices romanos, colmadas por ellos de privilegios y 
enriquecidas de indulgencias, tienen su propia forma de orden 
y gobierno, tienen asambleas a fecha fija y gozan de podero- 
sos apoyos, que les aseguran su prosperidad y las hacen gran- 
demente provechosas para la sociedad humana. Estos son 
como ejércitos que combaten los combates de Cristo por sus 
misterios sagrados, bajo los auspicios y la guía de la Reina 
del cielo; se ha podido averiguar en todo tiempo, y sobre todo 
en Lepanto, cuán favorable se ha mostrado a sus súplicas y 
a las ceremonias y procesiones que ellos han organizado. 

Es, pues, obvio mostrar gran celo y esfuerzo en fundar, 
acrecentar y gobernar tales cofradías. Nos no hablamos aquí 
sólo a los encargados de esta misión, según su instituto, sino 
a todos los que tienen el cuidado de las almas y, sobre todo, 
el ministerio de las iglesias en las que estas cofradías están 
instituidas. Nos deseamos también ardientemente qué los que 
emprenden viajes para propagar la doctrina de Cristo entre 
las naciones bárbaras, o para afirmarla donde ya se ha esta- 
blecido, propaguen asimismo la devoción del Rosario. 

Con las exhortaciones de todos los misioneros, Nos no 
dudamos que ha de haber un gran número de cristianos, cuida- 
dosos de sus intereses espirituales, que se harán inscribir en 
esta misma Cofradía y se esforzarán por adquirir los bienes del 
alma que Nos hemos indicado; aquellos, sobre todo, que cons- 
tituyen la razón de ser y, en algún modo, la esencia del Rosa- 
rio. El ejemplo de los miembros de la Cofradía inspirará a los 

obsequio prae ceteris commendantur. Hace enim sodalitia, auctoritate 
Romanorum Pontificum comprobata, ab eisque donata privilegiis et 
muneribus indulgentiae, suo palam ordine ac magisterio reguntur, 
conventus statis habent temporibus, praesidiis optimis instruun- 
tur, quibus sánete vigeant et ad commoda etiam societatis humanae 
conducant. Haec sunt veluti agmina et acies, praelia Christi per 
sacratissima eius mysteria pugnantes, auspice et duce Regina cae- 
lesti : quorum illa supplicationibus, ritibus, pompis quam ádsit pro- 
pitia, praeclare omni tempore patuit magnifice ad Echinadas. 

Magno igitur studio in talibus sodalitiis condendis, amplifican- 
dis, moderandis par est contendere et eniti, non unos inquimus alum- 
nos Dominici Patris, quamquam illi ex disciplina sua debent sum- 
mopere, sed quotquot praeterea sunt animarum curatores, in sacris 
praesertim aedibus ubi illa iam habentur legitime instituía. Atque 
etiam Nobis máxime in votis est, ut qui sacras expeditiones ad 
Christi doctrinam, vel inter barbaras gentes invehendam vel apud 
excultas confirmandam obeunt, hac item in re elaborent. 

Ipsis ómnibus hortatoribus, tninime dubitamus, quin multi e 
christifidelibus animo álacres futuri sint, qui tum eidem sodalitati 
dent notnen, tum eximie studeant bona intima, quae exposuimus, 
assequi, illa nimirum quibus ratio et quodarnmodo res Rosarii con- 
tinetur. Ab exemplo autem sodalium maior quaedam reverentia et 



284 



LEÓN XIII 



demás fieles un respeto y una piedad muy grandes hacia el 
mismo Rosario. Estos, animados por ejemplos semejantes, pon- 
drán todo su celo en tomar parte en estos bienes tan saluda- 
bles. Tal es nuestro deseo más ardiente. 

Esta es, de consiguiente, la esperanza que nos guía y nos 
anima en medio de los grandes males que sufre la sociedad. 
¡Ojalá, gracias a tantas oraciones, María, la Madre de Dios y 
de los hombres, que nos ha dado el Rosario y que es su Reina, 
pueda hacer de suerte que esta esperanza se realice por com- 
pleto! Nos tenemos confianza, venerables hermanos, en que 
vuestro concurso, nuestras enseñanzas y nuestros deseos con- 
tribuirán a la prosperidad de las familias, a la paz de los pue- 
blos y al bien de la tierra. 

Epíst. ene. "Iucunda semper", 8 de septiembre de 1894 

Sobre el Santo Rosario 

1. Confianza en el rosario. — 2. Confianza en María como medianera. — 
3. En los misterios gozosos. — 4. En los misterios dolorosos. — 5. En los 
misterios gloriosos. — G. En las oraciones vocales. — 7. El rosario mueve 
a Maria en nuestro favor. — 8 El rosario nos ayuda a orar bien. — 3. El 
rosario manifiesta a Maria nuestro agradecimiento.- — 10. La actual per- 
secución contra la Iglesia. — 11. Los últimos excesos de la impiedad. — 
12. Acudamos a la poderosa Reina del cielo. 

( 1 ) Nos saludamos siempre con júbilo y con un sentimien- 
to de las más grandes esperanzas la vuelta del mes de octubre, 
desde que, conforme a nuestras exhortaciones y prescripciones, 
se ha dedicado ese mes en todas partes a la Santísima Virgen. 
Desde hace muchos años es verdaderamente hermoso y vivo e] 
concorde florecimiento de obras de piedad con que se adorna 
en todas las naciones católicas la devoción del Rosario. Mu- 



pietas erga Rosarii cultum ad ceteros manabit fideles: qui ita ex- 
citad, ampliorcs impendent curas ut, quod Nobis desideratissimum 
cst, eorumdcm salutarium bonorum copiam abunde participent. 

Hace nobis igitur praclucet spes, hac ducimur atque in tantis 
reipublicae damnis valde recreamur: quae ut plena succedat, ipsa 
exorata efíiciat Rosarii inventrix et rnagistra, Dei et hominum Ma- 
ter, Maria. Fore autem vestra omnium opera, Venerabiles Fratres, 
confidimus, ut documenta ct vota Nostra ad familiarum prosperi- 
tatcm ad pacem populorum et omne bonum eveniant. 

Iucunda semper exspcctatione erectaque spe octobrem mensem 
conspicimus redeuntem; qui hortatione et praescripto Nostro dicatus 
Virgini beatissimac, non paucos iam annos concordi per catholicas 
gentes ct vivida Rosarii floret pietatc. Quae Nos ad hortandum mo- 
verit causa, non semel ediximus. Nam calamitosa Ecclesiae civitatum- 
que témpora cum praesentissimum Dei auxilium omnino deposcerent, 



««•-«• AL XIV 305. 



león xni 



285 



chas veces hemos declarado las razones por las que Nos hemos 
consagrado dicho mes a la devoción del santo Rosario. Pues 
las tristes circunstancias en que se encuentran la Iglesia y la 
sociedad reclaman un auxilio divino particular y de cada ins- 
tante, y Nos hemos creído que era preciso pedirlo a Dios por 
intercesión de su Madre y obtenerlo por la práctica de una ora- 
ción y una devoción cuya soberana virtud ha experimentado 
siempre el pueblo cristiano desde el origen mismo del Rosario, 
ya defendiese el honor de su fe contra los furiosos ataques de 
la herejía, ya quisiese levantar alrededor de esta misma fe su 
cortejo de virtudes conmovidas y debilitadas por la corrupción 
del siglo. Y más adelante el pueblo cristiano no ha cesado un 
instante de comprobar esta feliz experiencia, por una jamás in- 
terrumpida serie de beneficios públicos o privados, cuyo recuer- 
do permanece en gran número de institutos y monumentos. Y en 
nuestros días, en esta época en que sufre tantos males, Nos 
experimentamos la satisfacción de contemplar también la her- 
mosa cosecha de frutos de salud que esta devoción propor- 
ciona. No obstante esto, examinando lo que pasa en derredor 
de vosotros, venerables hermanos, podéis juzgar por vosotros 
mismos que las causas de nuestros males subsisten todavía y 
que algunas se han hecho más temibles. Por esta razón es pre- 
ciso en el presente año excitar más aún, con todo el ardor de 
nuestras exhortaciones, a la grey que os está confiada para 
que ore con fervor a la Reina de los cielos. 

Mientras más meditamos su naturaleza íntima, más se des- 
cubre y brilla a nuestros ojos la excelencia del Rosario y sus 
beneficios y más se fortifica, con nuestro deseo de ver al Ro- 
sario florecer en todas partes, la esperanza de que nuestras ex- 
hortaciones tendrán este precioso resultado: mejor comprendida 

hoc nimirum Matre eius deprecatrice implorandum esse censuimus, 
eoque praecipue supplicandi ritu contendendum, cuius virtutem chris- 
tianus populus numquam sibi non saluberrimam sensit. Id enimvero 
sensit ex ípsa marialis Rosarii origine, tum in fide sancta a nefariis 
tutanda incursibus hominum haereticorum, tum in consentanea vir- 
tutum laude, quae per saeculum corrupti exempli relevanda erat et 
sustinenda: idque perenni sensit privatim et publice beneficiorum 
cursu, quorum memoria praeclaris etiam institutis et monumentis 
ubique est consecrata. Similiter in aetatem nostram, multiplici re- 
rum discrimine laborantem, fructus inde salutares provenisse com- 
memorando laetamur : attamen circumspicientes, Venerabiles Fra- 
tres, videtis ipsi causas adhuc insidere partimque ingravescere, 
quamobrem hoc item anno obsecrandae caelestis Reginae ardor, 
Nostra exhortatione, vestris in gregibus excitetur. 

Accedit quod, intima in Rosarii natura cogitationem defigenti- 
bus, quanto Nobis eius praestantia utilitatesque illustrius apparent 
tanto acuitur desiderium et spes, posse adeo commendationem Nos- 



286 



LEÓN XIII 



esta devoción y más conocida y practicada, adquirirá saluda- 
bles desarrollos. 

410 (2) Sin recordar aquí lo que Nos hemos señalado en los 
años precedentes y bajo diversas formas acerca de un asunta 
que nos es tan grato, Nos queremos considerar y hacer resaltar 
la providencia de Dios en la naturaleza de esta devoción, que, 
exaltando la confianza en las almas que oran, dispone por el 
hecho mismo el corazón maternal del alma virgen a responder 
con una bondad y un socorro dignos de una madre a las ora- 
ciones que se le dirigen. 

La confianza del recurso que nosotros tenemos en Maria 
está basada en la grandeza del oficio de Mediadora de la di- 
vina gracia que ejerce continuamente en nuestro favor delante 
del trono de» Dios, como gratísima que es por su dignidad y 
por sus méritos, y, por consecuencia, eminentemente superior 
en poder a todos los ángeles y a todos los santos. Y este oficio 
no está quizás en ninguna parte mejor expresado que en el Ro- 
sario, donde las fases diferentes del sublime papel de la San- 
tísima Virgen en la salvación del género humano se desarro- 
llan con una fuerza de verdad casi dramática, con inmensa 
ventaja para nuestra piedad, bien sea que el alma contemple 
esta sucesión de santos misterios, o ya la emoción haga vibrar 
los labios siempre con la misma oración. 

411 (3) En primer término, se presentan los misterios gozosos. 
Pues el Hijo eterno de Dios se inclina hacia los hombres, he- 
cho hombre, mas con el asentimiento de María y concibiendo 
del Espíritu Santo, Juan entonces es santificado, en el seno ma- 



tram, ut eiusdcm sacratissimae precis religio, aucta in animis cogni- 
tione et amplificata consuctudine, optimis vigeat incrementis. 

Cuius rci gratia non ea quidem revocaturi sumus quae superio- 
ribus annis varia in eodem genere ratione libuit edisserere : illud 
potius ad considerandum docendumque oceurrit, qua divini consilii 
exccllentia fiat, ut, ope Rosarii, et impetrandi fiducia in ánimos 
praecantium suavissime influat et materna in homines almae Vir- 
ginis miseratio summa benignitate ad opitulandum respondeat. 

410 Quod Mariae praesidium orando quaerimus, hoc sane, tamquam 
in fundamento, in muñere nititur conciliandae nobis divinae gra- 
tiae, quo ipsa continenter fungitur apud Deum, dignitate et mentís 
acceptissima, longeque Caelitibus sanctis ómnibus potentia ante- 
cellens. Hoc vero munus in nullo fortasse orandi modo tam patet 
expressum quam in Rosario ; in quo partes quae fuerunt Virginis 
ad salutem hominum procurandam sic recurrunt, quasi praesenti 
effectu explicatae: id quod habet eximium pietátis emolumentum, 
sive sacris mysteriis ad contemplandum succedentibus, sive precibus 
ore pió iterandis. 

411 Principio coram sunt gaudii mysteria. Filius enim Dei aeternus 
sese inclinat ad homines, homo factus, assentiente vero Maria et 
concipiente de Spiritu Soneto. Tum Ioannes materno in útero sane- 



león xni 



287 



ternal, con un privilegio insigne y adornado de gracias de elec- 
ción para preparar los caminos del Señor; mas todos estos be- 
neficios se deben a la salutación de Maria cuando visitó a su 
prima por inspiración del Espíritu divino. Viene, por fin, a 
este mundo el Cristo, la esperanza de las naciones, mas dado 
a luz por la Virgen; alrededor de su pobre cuna acuden los 
pastores y los Magos, primicias de la fe, con santo apresura- 
miento, y encuentran al niño con María, su Madre. Y bien 
pronto Él, queriendo por una ceremonia pública ofrecerse como 
hostia a Dios, sa Padre, se hace conducir al templo, v allí, por 
ministerio de su Madre, es presentado al Señor. Y María, en 
el misterio de Jesús, un instante perdido, aparece ansiosa, bus- 
ca por todas partes a su Hijo, y con qué júbilo le encuentra. 

(4) El lenguaje de los misterios dolorosos es igualmente 412 
sublime. En el huerto de Getsemaní, donde Jesús tiene miedo, 
donde está triste hasta la muerte, y en el pretorio, donde es 
azotado, coronado de penetrantes espinas y condenado al úl- 
timo suplicio, no se ve a María, pero desde hace mucho tiem- 
po ya conoce y sufre esos dolores. Pues cuando delante de 
Dios se inclina como su sierva para levantarse Madre de su 
Hijo y cuando Ella se consagra toda entera con Jesús en el 
templo, en ambas circunstancias se asocia, desde luego, a la 
dolorosa expiación de los crímenes del género humano; es, pues, 
imposible no verla participando con toda la fuerza de su alma 
las agonías infinitas de su Hijo y todos sus dolores. Por lo 
demás, en su presencia, ante sus ojos, debía cumplirse el di- 
vino sacrificio, cuya víctima había alimentado con su más pura 
sustancia. Este es el espectáculo más conmovedor de dichos mis- 

tificatur charismate insigni, ¡ectisque donis ad vías Domini parandas 
instruitur ; haec tamen contingunt ex salutatione Mariae, cognatam 
divino afflatu visentis. In lucem tándem editur Christus, exspectatio 
gentium, ex Virgine editur; eiusque ad incunabula pastores et Magi, 
primitiae fidei, pie festinantes, Infantem inv&niwnt cum Maria Ma- 
tre eius. Qui deinde, ut semet hostiam Deo Patri ritu publico tra- 
dat, vult ipse in templum af ferri ; ministerio autem Matrís ibi sisti- 
tur Domino. Eadem, in arcana Pueri amissione, ipsum anxia solli- 
citudine quaeritat reperitque ingenti gaudio. 

Ñeque aliter loquuntur doloris mysteria. In Gethsemani horto, 
ubi Iesus pavet maeretque ad mortem, et in praetorio, ubi flagris 
caeditur, spinea corona compungitur, supplicio multatur, abest ea 
quidem Maria, talia vero iamdiu habet cognita et perspecta. Cum 
enim se Deo vel ancillam ad matris officium exhibuit vel totam 
cum Filio in templo devovit, utroque ex facto iam tum consors cum 
eo exstitit laboriosae pro humano genere expiationis : ex quo etiam, 
in acerbissimis Filii angoribus et cruciamentis, máxime animo con- 
doluisse dubitandum non est. Ceterum, praesente ipsa et spectante, ' 
divinum illud sacrificium erat conficiendum, cui victimam de se 
generosa aluerat ; quod in eisdem mysteriis postremum flebiliusque 
observatur : Stábat iuxta Crucem Iesu Maria Mater eius, quae tacta 



288 



LEÓN XIII 



terios: de pie, junto a la cruz de Jesús, estaba María, 
su Madre, penetrada hacia nosotros de un amor inmenso, 
que la hacía ser Madre de todos nosotros, ofreciendo Ella 
misma a su propio Hijo a la justicia de Dios y agonizando con 
su muerte en su alma, atravesada por una. espada de dolor. 
413 (5) En fin, en los misterios gloriosos que siguen, la fun- 
ción conmovedora de la sublime Virgen queda confirmada con 
mayor elocuencia todavía. De la gloria de su Hijo, vencedor 
de la muerte, goza María feliz silenciosamente; sus miradas 
acompañan con la expresión de su amor de Madre a Jesús, que 
retorna a los cielos. Mas Ella, digna del cielo, permanece so- 
bre la tierra, porque quiere consolar y adoctrinar con su sabi- 
duría a la Iglesia, que acaba de nacer, pues penetró el profun- 
dísimo abismo de la divina sabiduría más de lo que podemos 
imaginarnos (San Bernardo, De las XII prerrogativas de la Vir- 
gen Santísima, n.3). Mas porque el misterio de la redención de 
los hombres no quedará perfectamente . cumplido sino cuando 
venga el Espíritu Santo que Cristo ha prometido, por eso tam- 
bién se presenta María a nuestra admiración en medio del ce- 
náculo. Allí está rodeada de los apóstoles, rogando por ellos 
con el indescriptible gemido de su alma, apresurando el adve- 
nimiento perfecto del Paráclito, don supremo de Cristo, tesoro 
y fuente preciosa que jamás se agotará. Cumplido esto, María 
se va dirigiendo hacia la eternidad para abogar por nuestra 
causa y llenar un ministerio que no cesará jamás. Nosotros la 
vemos, en efecto, subir de este valle de lágrimas hacia la Je- 
rusalén santa escoltada y llevada por los coros angélicos, y 
la saludamos elevada en la gloria de los santos, con la frente 
resplandeciente por el brillo de la diadema de estrellas que en 

in nos caritate immensa ut susciperet filios, Filium ipsa suum ultro 
obtulit iustitiae divinae, cum eo commoricns corde, doloris gladio 
transfixa. 

413 In mystcriis denique gloriae quae consequuntur, idem magnae 
Virginis benignissimum munus confirmatur, re ipsa uberius. Glo- 
riam Filii de morte triumphantis in tacita delibat laetitia: sedes 
autem superas repetentem materno affectu prosequitur; at Cáelo 
digna, detinetur in terris, exorientis Eccltsiae solatrix óptima et 
magistra, quae profundissimam divinae sapientiae, ultra quam ere- 
di valeat, penetravit abyssum (S. Bernard., De praerogativis B. 
M. V. n.3). Quoniam vero humanae redemptionis sacramentum non 
ante perfectum erit quam promissus a Christo Spiritus Sanctus 
advenerit, ipsam ideirco in memori Cenáculo contemplamur, ubi 
simul cum Apostolis pro eisque postulans inenarrabili gemitu, eius- 
dem Paracliti amplitudincm maturat Ecclesiae, supremum Christi 
donum, thesaurum millo tempore defecturum. Sed cumulato perpe- 
tuoque muñere causam nostram exoratura est, ad saeculum immor- 
tale progressa. Scilicet ex lacrimosa valle in civitatem sanctam Ieru- 
salem cvectam suspicimus, choris circumfusis angelicis: colimusque 
in Sanctorum gloria . sublimcm, quae stellanti diademate a Filio Deo 



león xni 



289 



ella ha depositado su divino Hijo y cabe Él sentada como 
Reina y Señora de todo el universo. Estos misterios, venerables 
hermanos, donde se descubre el plan de Dios, plan de sabidu- 
ría, de misericordia (San Bern., Sermón de la Natividad de la 
Santísima Virgen, n.6), y donde resplandecen los méritos in- 
mensos de la Virgen María, respecto de nosotros, no pueden 
dejar insensible a ninguna alma; tan cierta es la esperanza que 
ellos dan de obtener, por el ministerio de María, el beneficio de 
la clemencia y de la misericordia divinas. 

(6) A los mismos preciosos resultados conduce la oración 414 
vocal, tan maravillosamente adaptada a los misterios. Comien- 
za, desde luego, como es justo, por la oración dominical, la 
súplica a nuestro Padre, que está en los cielos. Apenas le he- 
mos invocado en sublimes acentos, cuando desde su trono des- 
ciende nuestra oración y se dirige suplicante hacia María, todo 
naturalmente en virtud de esa ley de conciliación y súplica tan 
bien formulada por San Bernardino de Sena: Toda gracia con- 
cedida a los hombres llega hasta ellos por tres grados perfec- 
tamente ordenados: Dios la comunica a Cristo, de Cristo pasa 
a la Santísima Virgen, y desde las manos de María desciende 
hasta nosotross (Sermón 6 en las festividades de María, de 
la Anunciación, a.l c.2). Y por esto, en el rezo del Rosario, nos- 
otros nos detenemos más voluntariamente, y en cierta manera 
con mayor satisfacción, en el tercero de estos grados, aunque 
tiene cada uno su propio carácter, o sea en la salutación an- 
gélica repetida por decenas, donde adquirimos fuerza y con- 
fianza para subir los otros dos grados, a fin de llegar por Je- 
sucristo a Dios su Padre. Esta misma salutación la repetimos 



aucta, apud ipsum sedet regina et domina universorum. Haec omnia, 
Venerabiles Fratres, in quibus consilium Dei proditur, consiliunt 
sapientiae, consilium pietatis (S. Bernard., Serm. . tn Nativ. B. 
M. V., n.6), simulque permagna in nos menta Virginis Matris elu- 
cent, neminem quidem possunt non iucunde afficere, certa spe.iniec- 
ta divinae clementiae et miserationis administra Maria consequendae. 

Eodem spectat, apte concinens cum mysteriis, precatio vocalis. 414 
Antecedit, ut aequum est, dominica oratio ad Patrem caelestem: 
quo eximiis postulationibus invocato, a solio maiestatis eius vox 
supplex convertitur ad Mariam; non alia nimirum nisi hac de qua 
dicimus conciliationis et deprecationis lege, a sancto Bernardino 
Senensi in banc sententiam expressa : Omnis gratia, quae huic 
saeculo communicatur, triplicem hábet \processum. Nam a Deo irt 
Christum,, a Christo in Virginem, a Virgine in nos ordinatissime 
dispensatwr (S. Bernard. Sen., Serm. 6 in jesús B. M. V. De 
Annunt. a.l c.2). Quibus veluti gradibus, diversae quidem inter se 
rationis, positis, in hoc extremo libentius quodammodo longiusque 
ex instituto Rosarii insistimus, salutatione angélica in decades con- 
tinuata, quasi ut fidentius ad ceteros gradus, 'id est per Christum 
ad Deum Patrem, nitamur. Sic vero eandem salutationem toties 
Doctr. pontif. ¡, 10 



290 



LEÓN XIII 



con tanta frecuencia a María para que nuestra pobre y débil 
oración se penetre y fortifique de la confianza necesaria, su- 
plicándole que ruegue a Dios por nosotros en nombre nuestro. 

Y qué encanto y qué poder añade a nuestros acentos, a los ojos 
de Dios, la recomendación de la Santísima Virgen, a quien Él 
mismo invita a hablar en estos términos tan dulces y tiernos: 
Suene tu voz en mis oídos, pues tu voz es dulce (Cant 2,14). 

Y por eso repetimos con tanta frecuencia sus títulos más glo- 
riosos para obtenerlo todo. En Ella saludamos a la que ha en- 
contrado gracia a los ojos de Dios y especialmente a la que 
ha sido llena de gracia, para que la superabundancia de esta 
gracia se derramase sobre nosotros; a Aquella con quien está 
el Señor más íntimamente unido que con ninguna otra cria- 
tura; a la bendita entre todas las mujeres; a la que borró el 
anatema y trajo la bendición (Santo Tomás, op.8, sobre la sa- 
lutación angélica, n.8), aquel fruto dichoso de su vientre, en 
quien serán benditas todas las naciones de la tierra. La invoca- 
mos, por último, como a Madre de Dios, y amparada con esta 
sublime dignidad; ¿qué no podrá alcanzar Ella para nosotros, 
pobres pecadores, y qué no podemos esperar nosotros de sus 
ruegos en todas las circunstancias de nuestra vida y en la lu- 
cha suprema de la agonía? 

Es imposible que el cristiano que con fe se aplique al rezo 
de estas oraciones y a la meditación de estos altísimos miste- 
rios, no acabe por admirarse profundamente contemplando los 
designios de Dios realizados en la Santísima Virgen para la 
salvación de todos los pueblos; y que, una vez convencido de 
la verdad de estas cosas, deje de entregarse confiado en sus 

effundimus ad Mariam, ut manca et debilis precatio nostra neces- 
saria 'fiducia sustentetur; eam flagitantcs, ut Deum pro nobis, nos- 
tro velut nomine, exoret. Nostris quippe vocibus magna apud illum 
et gratia et vis accesserit, si precibus Virginis commendentur : 
quam blanda ipsemet invitatione compellat : Sonet vox tua in auri- 
bus meis; vox enim tua dulcís (Cant 2,14). Hanc ipsam ob rem to- 
ties redeunt praedicata a Nobis, quae 'sunt ei gloriosa nomina ad 
impetrandum. Eam salutamus, quae gratiam apud Deum invenit, 
singulariter ab illo plenam gratia, cuius copia ad universos pro- 
flueret; eam, cui'Dominus quanta máxima ficri possit coniunctione 
inhaeret; eam, in mulieribus ba-iedictam, quae sola malcdictionem 
sustulit et benedictionem portavit (S. Th., op.8, Super salut. ángel. 
n.8), beatum ventris sui fructum, in 'quo benedicentur omnes gen- 
tes: eam demum Matrem Dei invocamus; ex qua dignitate excelsa 
quid non pro nobis peccatoribus certissime exposcat, quid non spc- 
remus in omni vita et in agone spiritus ultimo? 

Huiusmodi precibus mysteriisque qui omni diligentia et fide va- 
caverit, fieri certe nequit ut non in admirationem rapiatur de divi- 
nis in magna Virgine consiliis ad 'cominunem gentium salutcm; 
atque alacri gestiet fiducia sese in tutelam cius sinumquc recipere, 



león xm 



291 



brazos protectores, repitiendo las palabras de San Bernardo: 
Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se oyó 
decir que ninguno de cuantos han acudido a vuestra protección, 
implorado vuestro socorro y pedido vuestros auxilios haya sido 
abandonado. 

(7) El Rosario, tan poderoso para excitar la confianza «n- 415 
tre los que rezan, goza además de una virtud igual para con- 
mover en favor nuestro el corazón de la Santísima Virgen; 
pues fácil es comprender cuánto ha de complacerla vernos y 
oírnos tejer esta armoniosa corona de sus alabanzas. Pues re- 
zando de este modo, damos a Dios y le deseamos la gloria que 
le es debida; buscamos únicamente el cumplimiento de su vo- 
luntad; celebramos su bondad y su munificencia dándole el nom- 
bre de Padre, y en nuestra indignidad, solicitamos de Él los 
más preciosos dones; todo esto complace sobremanera a Ma- 
ría, y verdaderamente, mediante nuestra piedad, Ella engran- 
dece al Señor. Pues nosotros dirigimos a Dios una oración dig- 
na de Él al recitar la oración dominical. 

Además, a estas oraciones tan hermosas por su objeto y 
expresión, en las que pedimos beneficios tan conformes a la 
fe, a la esperanza y a la caridad, se añade para la Santísima 
Virgen un encanto particularmente grato a su corazón. En nues- 
tra voz distingue como el acento de Jesús su Hijo, pues esa 
fórmula de orar es su obra, y por su mandato nos servimos 
de ella: y vosotros oraréis así (Mt 6,9). Y al vernos fieles a 
esta orden de su Hijo rezando el santo Rosario, no dudemos 
que María llenará con más ternura todavía su ministerio de 

ea f ere sancti Bernardi obtestatione : Memorare, o piissima Virgo 
María, numquam anditv/m a isaeculo quemquam ad tua currentem 
praesidia, tua implorantem auxilia, tua petentem ¿uffragia esse de~ 
relictum. 

Quae autcm est Rosarii 'virtus ad suadendam orantibus impe- 415 
trationis fiduciam, eadem pollet ad misericordiam nostri in animo 
Virginis commovendam. Illud est manifestum quam sibi laetabile 
accidat, videre nos et audire dum 'honestissimas petitiones pulcherri- 
rnasque laudes rite nectimus in coronam. Quod enim, ita compre- 
cando, debitam Deo reddimus et optamus gloriam ; quod nutum 
vciluntatemque eius 'unice exquirimus perf iciendam ; quod eius ex- 
tollimus bonitatem et munif icentiam, appellantes Patrem ac muñera 
praestantissima indigni rogantes ; hisce mirif ice delectatur Maria, 
vereque in pictate nostra magníficat Dominum. Digna siquidem pre- 
catione alloquimur 'Deum, cum oratione dominica alloquimur. 

Ad ea vero quae in hac expetimus, tam per se recta et compo- 
sita, tamque congrucntia cum christiana fide, spe, caritate, addit 
pondus commendatio quaedam, 'Virgini quam gratissima. Nam cum 
voce nostra vox ipsa consociari videtur Iesu Filii ; qui eandem 
orandi formulam conceptis verbis tradidit auctor, praecepitque ad- 
hibendam: Sic crgo vos orabitis (Mt"6,9). Nobis igitur talem prae- 
ceptionem, Rosarii ritu, observantibus propensiore illa volúntate, ne 



292 



LEÓN XIII 



bondad, y estemos seguros de la acogida sonriente y maternal 
que hará a nuestras coronas y de las gracias abundantes con 
que pagará cada una de las rosas místicas de nuestro Rosario. 
416 (8) El carácter particular de esta devoción, carácter emi- 
nentemente propio para ayudarnos a bien orar, es por sí solo 
un poderoso motivo para creer que seremos gustosísimamente 
escuchados. La fragilidad del espíritu es tal, que la cosa más 
insignificante basta, en el curso de la oración, para distraer de 
Dios y del objeto de sus devociones el pensamiento del que 
reza; empero, cualquiera que se penetre de la naturaleza del 
Rosario, apreciará en seguida cómo este modo de orar es eficaz 
para fijar el espíritu, para preservar el alma del embotamiento, 
y al mismo tiempo para excitar en ella un dolor saludable de 
sus pecados y enderezarla y elevarla hacia el cielo. Consta, 
en efecto, como es conocidísimo, el Rosario de dos partes bien 
distintas entre sí, pero íntimamente unidas sin embargo: la me- 
ditación de sus misterios y la oración vocal. Este método de 
rezar exige, por parte del hombre, atención especialísima: no 
solamente exige que procure dirigir su espíritu hacia Dios, sino 
que se abisme en la meditación de lo que contempla, de suer- 
te que saque de ella normas de bien vivir y alimento de su 
piedad. Contempla, en efecto, lo que existe de más grande y 
admirable; es, a saber, los misterios fundamentales del cristia- 
nismo, que son los que, merced a su luz clarísima y a su di- 
vina virtualidad, han sido parte a que la verdad, la paz y la 
justicia hayan establecido un nuevo orden de cosas sobre la 
tierra y producido, entre todas las gentes, frutos de bienan- 
danza. 



dubitemus, of ficium suum, solliciti amoris plenum, impendet ; haec 
autem mystica precum serta facili 'ipsa vultu accipiens, bene largo 
munerum praemio donabit. 
416 In quo, ut liberalissimam bonitatem eius certius nobis pollicea- 
mur, non mediocris 'causa est in propria Rosarii ratione, ai recte 
orandum perapta. Multa quidem et varia, quae hominis est fragi- 
litas, orantem avocare a Deo solent eiusque fidele propositum in- 
tervertere : at vero qui ' rem probé reputet, continuo perspiciet 
quantum in illo ef ficacitatis insit, cum ad intendendam mentem et 
socordiam animi excutiendam, tum ad salutarem de admissis dolo- 
rem excitandum educendumque spiritum ' in caelestia. Quippe ex 
duobus, ut percognitum est, constat Rosarium, distinctis inter se 
coniunctisque, mcditatione mysteriorum et acta per vocem precatio- 
ne. Quocirca hoc genus orandi peculiarem 'quamdam hominis atten- 
tionem desiderat; qua nimirum, non solum mentem ad Deum modo 
aliquo dirigat, verum in rebus considerandis contemplandisque ita 
versetur, ut etiam 'documenta capiat melioris vitae omnisque ali- 
menta pietatis. Ñeque enim iisdem rebus maius quidquam aut ad- 
mirabilius est, in quibus fidei christianae vertitur summa ; quarum 
lumine ac virtute, veritas et iustitia et pax, novo in terris rerum 
ordine laetissimisque cum fructibus, processerunt. 



león xni 



293 



Al mismo fin concurre también la manera como se presen- 
tan estos misterios tan profundos a los que recitan el Rosario, 
de tal suerte que se hallan al alcance de las inteligencias me- 
nos instruidas. Pues no son dogmas de fe, principios doctrina- 
les los que el Rosario propone a la meditación, sino más bien 
hechos visibles que se graban en la memoria, y estos hechos, 
presentados en sus circunstancias de lugar, de tiempo y de 
personas, se imprimen doblemente en el ánimo y le mueven 
con mayor eficacia. Cuando desde la infancia el alma se halla 
bien penetrada de esos misterios, basta su enunciación para 
que quien ore con algún fervor pueda recordarlos sin esfuerzos 
por un movimiento natural del pensamiento y el corazón, y re- 
cibir en abundancia, por el favor de María, el rocío de la gra- 
cia celestial. 

(9) Otra razón hace que estas guirnaldas de oraciones 417 
sean más agradables a María y más dignas de recompensa a 
sus ojos. Pues cuando recorremos piadosamente la triple se- 
rie de los misterios, expresamos más vivamente nuestros sen- 
timientos de gratitud hacia Ella, porque así declaramos que 
nunca nos cansamos de recordar los beneficios por los cua- 
les Ella ha tomado parte en nuestra salvación con ternura 
sin límites. Y estos recuerdos tan grandes, repetidos tan fre- 
cuentemente en su presencia y celebrados con fervor, apenas 
podemos vislumbrar cómo llenarán su alma bienaventurada de 
alegría inexplicable en el lenguaje humano y de solicitud y ca- 
ridad maternales. Por otra parte, estos mismos recuerdos dan 
a nuestra súplica mayor ardor y mayor fuerza, porque cada 

Cum hoc illud cohaeret quemadmodum eaedem res gravissimae 
cultoribus Rosarii proponantur; eo videlicet 'modo qui ingeniis vel 
indoctorum accommodate conveniat. Est enim institutum, non quasi 
proponantur capita fidei doctrinaeque consideranda, sed potius ve- 
luti usurpanda oculis facta et recolenda : 'quae iisdem fere atque 
acciderunt locis, temporibus, personis, oblata, eo magis tenent áni- 
mos utiliusque permovent. Quod autem haec a teneris vulgo sunt 
indita animis f ét impressa, ideo fit ut, singulis enunciatis mysteriis, 
quisquís, veré est orandi studiosus, nulla prorsus imaginandi con- 
tentione, sed obvia cogitatione et' affectu per ea discurrat, abun- 
deque sibi imbibat, largiente Maria, rorem 'gratiae supernae. 

Alia est praeterea laus quae acceptiora apud ipsam ea serta fa- 417 
ciat et praemio digniora. Cum enim ternum mysteriorum ordinem pia 
memoria replicamus, inde testatior a nobis exstat gratae erga ipsam 
affectio voluntatis; ita nimirum profitentibus, numquam non ex- 
pleri beneficiorum recordatione, quibus salutem ipsa nostram inex- 
plebili est caritate complexa. Tantarum autem monumenta rerum 
frequenter in eius conspectu ' diligenterque celebrata vix adumbrare 
cogitando possumus quali beatam ipsius animam usque novae laeti- 
tiae voluptate perfundant, et quos ea sensus exsuscitent providen- 
tiae beneficentiaeque maternae. Atque adeo'ex iisdem recordationi- 
bus consequitur, ut imploratio nostra vehementiorem quemdam 



294 



LEÓN XIII 



misterio que pasa es un nuevo motivo de deprecación podero- 
sísimo, que la Virgen María no podrá menos de atender. Con- 
viene a saber: A vuestro amparo nos acogemos, santa Madre 
de Dios: no abandones a los desgraciados hijos de Eva. Os 
imploramos, mediadora de nuestra salvación, tan poderosa 
como clemente; por las alegrías venidas de vuestro Hijo Je- 
sús, por vuestra comunión en sus inefables dolores, por el es- 
plendor de su gloria, os suplicamos con todas nuestras fuer- 
zas; y a pesar de nuestra indignidad, oídnos con benevolencia 
y atendednos. 

418 (10) La excelencia del Rosario de María, considerado des- 
de el doble punto de vista de que acabamos de hablar, os hará 
comprender más claramente, venerables hermanos, por qué 
nuestra solicitud no cesa de recomendar y desarrollar su prác- 
tica. El siglo en que vivimos necesita más . y más, según ya 
hemos dicho al empezar, de los favores del cielo, principal- 
mente porque la Iglesia encuentra por doquier muchos moti- 
vos de aflicción, atacada en su derecho y en su libertad; y 
porque los Estados cristianos se sienten también amenazados 
en su paz y en su prosperidad. Ahora bien; de nuevo y abier- 
tamente proclamamos que nuestra esperanza en el Rosario de 
obtener del cielo los socorros necesarios es completa. ¡Quiera 
Dios que esta devoción de nuestros padres vuelva a ser hon- 
rada, según nuestra voluntad! ¡Que en las ciudades, las aldeas 
y los talleres, en la morada de los grandes y de los humildes, 
sea esta devoción practicada y reverenciada; que el Rosario sea 

ardorem concipiat et vim induat obsecrandi : sic plañe, ut quot sin- 
gulatim revolvuntur mysteria, totidem subeant obsecrationis argu- 
menta, sane apud Virginem quantopere valitura. Nempe ad te 
confugimus, sancta Dei Parens: miseros Hevae filios ne despexeris! 
Te rogamus, Conciliatrix salutis nostrae 'aeque potens et clemens; 
te per suavitatem gaudiorum ex Iesu Filio perceptam, per dolorum 
cius inexplicabilium communioncm, per claritudincm eius gloriae in 
te redundantem, enixe obsecramus ; eia nos, quamvis indignos, audi 
benigna et exaudi. 

418 Vobis igitur, Venerabiles Fratres, Rosarii marialis praestantia, 
duplici quoque ex parte, quam laudavimus, considerata, eo fiat 
apertius cur non desinat cura Nostra idem inculcare, idem pro- 
vehere. Caelestibus auxiliis, quod initio monuirnus, maiorem quoti- 
die in modum indiget saeculum ; praesertim cum late sint multa 
quibus af f lictetur Ecclesia, iuri suo libertatique adversis ; multa 
quae civitatibus christianis presperitatem et pacem funditus labe- 
factent. Iamvero ad ea demerenda auxilia spem Nos plurimam in 
Rosario habere sitam, rursus affirmateque profitemur. Utinam 
sanctae huic pietati pristinus ubique honor, secundum vota, red- 
datur: haec in urbibus et villis, in familiis et officinis, apud pri- 
mores et ínfimos, adametur et colatur, non secus ac praeclara chris- 



LEÓN XIII 



29S 



en todas partes la bandera de la fe cristiana y la prenda segura 
de la protección y de la misericordia divinas! 

(11) De día en día es más preciso que todos los cristin- 419 
nos trabajen por obtener ese resultado en una época en que la 
impiedad frenética no omite intriga, ni retrocede ante audacia 
ninguna para irritar la cólera de Dios y hacer caer sobre la 
patria el peso de su justa ira. Pues entre otras causas de tan- 
tos males, las personas honradas deploran con Nos que en el 
seno de las naciones católicas se encuentre un número con- 
siderable de cristianos que se recrean con las -afrentas de todo 
género que se dirigen a la Iglesia. Asimismo se ve cuántos se 
aprovechan de la libertad de imprenta para poner en ridiculo 
ante la multitud las cosas más santas, y hasta la confianza, mil 
y mil veces justificada por la experiencia, que tienen los pue- 
blos en la intercesión de la Santísima Virgen. En estos últi- 
mos meses se ha visto que ni la persona misma de nuestro Se- 
ñor Jesucristo ha quedado a salvo del ultraje. No ha habido 
el menor reparo en llevarla hasta el teatro, no pocas veces 
manchado con obscenidades; de representarla despojada de la 
majestad de su naturaleza divina, y de negar, por tanto, la re- 
dención del género humano. No se han avergonzado estas mis- 
mas gentes de intentar la rehabilitación de un hombre cubier- 
to de perpetua ignominia, odioso por la monstruosidad de una 
traición que proclamará infame hasta el fin de los siglos al 
miserable que vendió a Jesucristo. 

Hay que advertir que en todas las ciudades de Italia donde 
se cometió este crimen o donde estuvo a punto de cometerse, 

tianae proícssionis tessera, optimumque praesidium divinae propi- 
tiandae clementiae. * 

Quod quidem in dies impensius urgeant omnes oportet quando 419 
impiorum vesana perversitas nihil iam non urget machinando et 
audendo, ut divini Numinis iram lacessat iustaeque animadversiGnis 
trahat pondus in patriam. Inter ceteras enim causas, hoc dolent 
Nobiscum boni omnes, in sinu ipso gentium catholicarum nimium 
esse multos, qui contumeliis religioni quocumque modo illatis lae- 
tentur, ¡psique, incredibili quadam licentia quidlibet evulgandi, in 
id videantur incumbere ut sanctissimas eius res exploratamque de 
Virginis patrocinio fiduciam in contemptionem et ludibrium multi- 
tudinis vocent. Proximis hisce mensibus, ne Christi quidem Iesu 
Servatoris personae augustissimae temperatum est. Quam rapere 
in ¡Ilécebras scaenae, iam passim contaminatae flagitiis. minime pu- 
duit, tandemque referre propria deminutam naturae divinae maiesta- 
te; qua detracta, redemptionem ipsam humani generis tolli necesse 
est. Ñeque puduit velle a sempiterna infamia hominem eripere, sce- 
leris reum perfidiaeque summa post hominum memoriam immanitate 
detestabilis, proditorem Christi. 

Ad haec, per Italiae urbes vel patrata vel patranda, indignatio 
universe commota est, acriter deplorantium sacerrimum ius religio- 



296 



LEÓN XIII 



la indignación fué general y se deploró amargamente la viola- 
ción de los derechos más sagrados de la religión, derechos des- 
conocidos y despreciados en una nación que precisamente se 
gloría, con razón, de ser la primera entre todas las del mundo 
católico. Entonces la solícita vigilancia de los obispos se enar- 
deció, como era su deber; los buenos pastores dirigieron sus 
protestas a los que deben cuidar de la dignidad de la patria 
y de la religión, y no contentos con advertir a su grey de la 
gravedad del peligro, la exhortaron a reparar, por medio de 
solemnidades religiosas, la ofensa sacrilega hecha al amantísi- 
mo Autor de nuestra redención. Nos complacemos en consig- 
nar la emoción y al mismo tiempo la actividad desplegada 
de mil maneras, con este motivo, por las personas honradas; 
este espectáculo ha contribuido a aminorar notablemente nues- 
tro vivísimo dolor. En esta ocasión solemne, en que os dirigi- 
mos nuestra voz, no podemos callar tampoco sobre este punto, 
y Nos unimos nuestras protestas más enérgicas a las de los 
obispos y fieles. Por virtud de este mismo sentimiento, que nos 
mueve a quejarnos del atentado sacrilego, Nos exhortamos vi- 
vamente a las naciones, y en particular a la italiana, a que 
guarden con viya fidelidad la fe cristiana de sus antepasados, 
que es herencia antiquísima; a que la guarden intacta, la defien- 
dan con energía y la aumenten con la honestidad de sus cos- 
tumbres y su gran piedad. 

(12) A este efecto, Nos deseamos vivamente que, duran- 
te todo el mes de octubre, la piedad de los fieles y de las co- 
fradías se apresure a honrar, lo más dignamente posible, a la 
augusta Madre de Dios, poderosa protectora de la sociedad 

nis violatum, in eaque gente violatum, oppressum, quae de catho- 
lico nomine in primis meritoque gloriatur. Tum vigil episcoporum 
sollicitudo, perinde ac oportebat, exarsit : qui expostulationes aequis- 
simas ad eos detulerunt, quibus sanctum esse debet patriae religio- 
nis tueri dignitatem, et greges suos non modo de gravitate periculi 
admonuerunt, sed etiam hortati sunt ut nefarium dedecus Auctori 
amantissimo salutis nostrae singularibus religionis officiis compen- 
sarent. Nobis certe omnino probata est bonorum alacritas, multis 
modis egregie declarata, vahiitquc ad leniendam aegritudinem ea de 
re 'intime acceptam. Per hanc vero alloquendi opportunitatem su- 
premi Nostri muneris vocem iam nequimus premere ; atque cum eis 
ipsis episcoporum et fidelium expostulationibus Nostras coniungi- 
mus quam gravissime. 

Eodemque apostolici pectoris studio quo sacrilegum facinus con- 
querimur et exsecramur, cobortationem ad christianas gentes, no- 
mmatim ad Italos, vehementer intendimus, ut religionem avitam, 
quae locupletissima hereditas est. inviolate custodiant, strenue vin- 
dicent, honeste pieque factis ne intermittant augere. 

Itaque, hac etiam de causa, continua octobri mense certet opta- 
mus singulorum et sodalitatum industria in honore habendo magnae 
Dei Matri, adiutrici potenti christianae rei, Reginae caelesti glorio- 



LEÓN XIII 



297 



cristiana y gloriosísima Reina del cielo. Nos confirmamos y 
repetimos de todo corazón los privilegios y las indulgencias que 
a este efecto hemos concedido en años anteriores. 

Venerables hermanos, que el Dios que nos reservó cpn toda 
su misericordiosa providencia tal mediadora (S. Bern., De 
¡as XII prerrogativas de la B. V. M. n.2), y que ha que- 
rido que lo recibamos todo por María (S. Bern., Serm. in Na- 
tiv. B. M. V. n.7), se digne, por medio de su poderosa inter- 
cesión y favor, atender a nuestros deseos y colmar nuestras 
esperanzas; para ayudar a su realización, Nos os concedemos de 
todo corazón la bendición apostólica, a vosotros, al clero y a 
la grey confiada a cada uno de vosotros. 

Epíst apost. "Amantissimac voluntatis", 14 de abril de 1895 

[A estas cosas hay que añadir la oración a los santos]; ante 420 
todo, a la santísima Madre de Dios, que Cristo mismo, desde 
la cruz, dejó y entregó al género humano por madre, y a la que, 
ya desde el tiempo de vuestros antepasados, estuvo dedicado 
vuestro reino, con gloria muy insigne, como Dore de María... 

Hay que procurar que, con mayor frecuencia y piedad, se 
menudeen aquellas especiales clases de oración, que ya están 
en uso entre los católicos, en determinados días y modos, para 
conseguir la unidad de la fe. Y ante todas cosas, cobre vigor 
la santa costumbre del Rosario mariano, que en tanto grado 
Nos hemos promovido: en él, ciertamente, se encierra muy bien 
como el compendio de la doctrina evangélica y de él fluye- 
ron con ininterrumpida corriente sobre los pueblos saludabilísi- 
mos beneficios... 



sissimae. Nos vero muñera Indulgentiae sacrae, in hoc ipso antea 
concessa, máxima volúntate confirmamus. 

Deus autem, "Venerabiles Fratres, qui nobis talem Mediatricem 
benignissivia miseratione providit (S, Bernard., De XII praeroga- 
tivis B. M. V. n.2), quique totum nos habere voluit per Mariam 
(S. Bernard., Serm. in Nativ. B. M. V. n.7), eiusdem suffragio et 
gratia, faveat communibus votis, cumulet spes; accedente Benedic- 
tionis Apostolicae auspicio, quam vobis ipsis 'et vestro cuiusque 
clero populoque peramanter in Domino impertimus. 

Ad haec, Caelitum sanctorum adiungere iuvat supplicationem... 420 
ante omnes (suppliciter imploramus), sanctissimam Dei Genitricem, 
quam humano generi Christus ipse e cruce reliquit atque attribuit 
matrem, cui regnum vestrum, nobilissimo praeconio, tamquam Dos 
Mariae, inde a proavis est dedicatum. 



430 ASS XXVII 583. A los ingleses que buscan el reino de Cristo en 
la unidad de la fe. 



208 



LEÓN XIII 



421 ¡ Oh B. V. M., Madre de Dios, Reina nuestra y Madre dulcísi- 
ma!, vuelve beniga tus ojos a Inglaterra, que se llama Dota tuya; 
vuélvelos a nosotros, que confiamos con gran confianza en ti. Por 
ti se nos dió a Cristo, Salvador del mundo, en el que descansase 
nuestra esperanza; mas por Él tú nos fuiste dada, por la cual se 
acrecentase la misma esperanza. Ea, pues, ruega por nosotros, que 
junto a la cruz del Señor recibiste por hijos, ¡oh dolorossima 
Madre ! ; intercede por los hermanos disidentes, para que se nos 
junten en un solo redil bajo el sumo pastor, vicario de tu Hijo 
en la tierra. Ruega por todos nosotros, ¡oh Madre piadosísima!, 
para que por la fe, viva en buenas obras, todos merezcamos contigo 
contemplar a Dios en la patria celestial y alabarle por los siglos. 
Amén. 

Epíst. "Postquam", 30 de julio de 1895 

422 Después del esfuerzo que pone la piedad de los fieles ca- 
tólicos, por medio de la práctica de los Congresos Eucarísti- 
cos, en incrementar los honores del augusto sacramento, para 
estrechar así más los vínculos del amor entre los hombres y 
para que copiosamente se difundan sobre la Iglesia y sobre la 
sociedad los gérmenes de la caridad, de la concordia y de la 
paz, era muy obvio que los corazones de los hijos se volvie- 
sen a la santísima Madre de Cristo y emprendiesen un pare- 
cido camino de amplificar su culto. Pues, ciertamente, en esta 
Madre celosísima del bien de sus hijos, en extremo terrible 
contra los enemigos del nombre cristiano, la Iglesia católica ha 
depositado, en todo tiempo, su gran esperanza y ha encon- 
trado en la misma su gran defensa en medio de apremiantes 



421 O beata Virgo Maria, Mater Dei, Regina nostra et Mater dulcisstnui, 
benigna oculos tuos converte ad Angliam, quae Dos tita vocatur, converte 
ad nos qui magna in te fiducia confidimus. Per te datus est Christus 
Salvator nuindi, in quo spes nostra consisteret ; ab ipso autem tu data 
est nobis, per quam tándem augeretur. Eia igitur, ora pro nobis, quos 
tibi apud crucem Pomiui excepisti filios, o perdolens Mater intercede pro 
fratribus dissidentibns ut nobiscuni in único vero Ovili adiungantur summo 
Pastori, Vicario in terris Filii tui. Pro nobis ómnibus deprecare, o Mater 
piissima, ut per fidem, bonis operibus fecundara, niersamur tecum omnes 
contemplan Deum in caelesti patria et collaudare per saecula. Amen. 

422 Postquam Eucharisticis conventibus institutis, fidelium catholi- 
corum pietas Sacramenti Augusti honores augendos contendit, ut 
inde vincula caritatis inter homines constringerentur, et quae cari- 
tatis sunt germina, concordia et pax, large in Ecclesiam et civitatem 
ef funderentur ; pronum plañe erat, ut filiorum animi in Sanctissi- 
mam Christi Matrem, converterentur, nec absimilem inirent viam 
religioni eius amplificandae. In qua quidem Matre studiosissima, 
hostium christiani nominis potente nimium, mirum quantam catho- 
lica F.cclesia spem omni tempore collocarit, quantaque ab Ea inter 



< 21 AAS XXVII 593, Oración a la Santísima Virgen en favor de los 
hermanos ingleses. Sigue a la epístola encíclica. 
ACCMI 12. Al obispo de Liorna. 



león xni 



299 



adversidades. Por eso Nos, ya desde los comienzos de nuestro 
pontificado, dirigimos nuestros ojos y nuestro espíritu a la Vir- 
gen suavísima, y no hemos cejado jamás de exhortar a los 
rieles que, principalmente con la práctica del Rosario mariano, 
recabasen para Nos y para la universal Iglesia su benevolen- 
cia y sus beneficios. Precisamente hace poco que, cuando nos 
aplicamos con ardor a tratar de la vuelta de los pueblos ingle- 
ses a la Iglesia y a esbozar la unión con Nos, no tuvimos por 
cosa mejor que entablar estos asuntos bajo la protección de la 
Reina celestial. 

Aprobamos, pues, y ensalzamos como es debido, gustosos 
y entusiasmados, vuestro plan de celebrar el Congreso Mariano. 
Ahora bien, era decoroso que esta gloria la exigiese para 
sí, la primera, la ciudad de Liorna, como quien, por florecer 
en el culto de la Virgen augusta, poco ha había dado precla- 
ras muestras de su devoción mariana en el templo nigroduneh- 
se [en el santuario de Montenegro]... 

¡Feliz auspicio! Una voz bajada del cielo retumba en las re- 423 
giones del Oriente y del Occidente: "Una sola fe de Cristo, un 
solo pastor rija el redil, un solo amor aúne las naciones diso- 
ciadas. — Virgen, sé propicia: mira con ojos benignos a los ex- 
traviados y júntalos benigna con tu Unigénito!" 

prementes adversitates praesidia habuerit. His Nos de causis, inde 
ab exordio Pontificatus Nostri, in Virginem 'suavissimam oculos 
animumque intendimus, nec destitimus unquam hortari fideles ut, 
Mariaüs praesertim Rosarii ritu, illius nobis Ecclesiaeque universae 
benevolentiam ac benefacta conciliarent. Nuper autem, cum ad 
revocandos Angliae populos et unionem Nobiscum pingendam adie- 
cimus studia, nihil potius habuimus, quam .ut id, auspice caelesti 
Regina, prosequeremur. f 

Igitur libenti effusoque animo propositum vestrum Marialis coe- 
tus celebrandi probamus meritaque laude provehimus. Decebat autem, 
ut istud, sibi decus^ Liburnensis primum civitas vindicaret, ut quae 
Virginis augustae r'eligione florens 'religionem quae suam ad Nigro- 
dunense nuper Templum praeclare testata (el santuario de Mon- 
tenegro). ' 

VIRGINE FA VENTE FIAT UNUM OviLE 423 

Auspicium fclix ! Orientis personat oras 
Vox lapsa e cáelo, personat occiduas : 
— Una fides Christi, Pastor regat unus ovile, 
Üispersas gentes colligat unus amor — . 
Virgo, fave: errantes, ah ! lumine mater amico 
Réspice, et Unigena iunge benigna tuo. 

423 ACCMI 13. Flores poéticas de León XIII presentadas al Congreso 
mariano de Liorna. En carta al cardenal Agustín Bausa, arzobispo de 
Florencia, en la que le nombra presidente de aquél, le sugiere que se dis- 
tribuyan estos sus versos marianos entre los congresistas. "Nosi — le dice — , 
que tanto confiamos en el poderoso patrocinio de la Virgen para la vuelta 
de las iglesias disidentes a la católica unidad, hemos querido dedicarle 
una floreeilla poética..." 



300 



LEÓN XIII 



Epíst. ene. "Adiutricem populi", 5 de septiembre de 1895 

Sobre el santo Rosario 

1. Consolador despertar de la piedad mariana. — 2. Oremos para que 
vuelvan a la Iglesia los disidentes. — 3. María, maestra de los apóstoles 
en el Cenáculo.-r-4. María vela por la Iglesia en el cielo. — 5. María y la 
difusión del Evangelio. — 6. María, cetro de la verdadera fe. — 7. María 
y la unidad de la fe. — 8. La antigua unidad y el culto de María. — 9. Ks 
grato a María que oremos por los disidentes. — 10. El culto de María entre 
los orientales. — 11. Las imágenes de María fueron transportadas del Oriente 
al Occidente. — 12. El rosario es una oración eficaz por los disidentes.— 
13. El rosario difundido en la Iglesia de Oriente. — 14. Nuevo templo a 
la Virgen del Rosario en Patrás (Acaya). — 15. ; Mostrad que sois madre! 

( 1 ) Conveniente es celebrar con mayor magnificencia cada 
día y rogar con más viva confianza a la Santísima Virgen, 
M^dre de Dios, Auxiliadora poderosa y clementísima del pue- 
blo cristiano. Los muchos y variados beneficios que se obtie- 
nen en todas partes por su intercesión poderosa, son otros tan- 
tos motivos de confiar en Ella y de enaltecerla; y el pueblo cris- 
tiano, en efecto, a tal punto lleva las muestras de su rendidí- 
sima voluntad a esta celestial Señora, que, no obstante las 
circunstancias por que atravesamos, no muy favorables a la re- 
ligión, nunca se vió florecer más espléndido y lozano el culto 
a la Santísima Virgen. Con harta elocuencia prueban esta afir- 
mación el restablecimiento y multiplicación de las asociaciones 
fundadas bajo su patronato, la construcción de tantos esplén- 
didos monumentos consagrados a su nombre augusto, la orga- 
nización de piadosas peregrinaciones a sus más venerados san- 
tuarios, la celebración de Congresos consagrados al incremen- 
to de su gloria y tantas otras manifestaciones parecidas, ex- 
celentes en sí mismas y llenas de magníficas promesas para lo 
por venir. Hecho singular y en alto grado consolador es éste, 



Adiutricem populi christiani potentem et clementissimam, Vir- 
ginem Dci Matrem, dignum est et magnificentiore in dies celebrare 
laude et acriore fiducia implorare. Siquidem argumenta fiduciae 
laudisque auget ea varia beneficiorum copia, quae per ipsam af- 
fluentior quotidie in commune bonum longe lateque diffunditur. Nec 
beneficentiae tantae profecto a catholicis officia desunt deditissi- 
mae voluntatis ; cum, si umquam alias, his nimirum vel acerbis re- 
ligioni temporibus, viderc liceat amorem et cultum erga-'Virginem 
beatissimam excitatutn in omni ordine atque incensum. Cui reí 
praeclaro sunt testimonio restitutae passim multiplicataeque in eius 
tutela sodalitates ; eius nomini augusto splendidae dedicatae aedes; 
peregrinationes ad sacratiora eius templa actae frequentia religio- 
sissima; convocati coetus, qui ad eius gloriae incrementa deliberan- 
do incumbant ; alia id genus, per se óptima ' f austeque in f uturum 
significantia. Atque id singulare est Nobisque ad recordationem 



4»-<s> ATj Xv 300. 



león xni 



301 



que Nos con satisfacción tan profunda de nuestro corazón se- 
ñalamos: entre las múltiples formas que reviste la piedad en 
sus manifestaciones de amor hacia María, el santísimo Rosario 
se estima y propaga más cada día en el pueblo cristiano. Este 
despertar maravilloso, Nos lo decimos de nuevo, es para nues- 
tro corazón motivo de santo regocijo: porque si Nos hemos 
consagrado no escasa parte de nuestros apostólicos trabajos a 
la difusión entre los fieles de aquella provechosa devoción, 
Nos place igualmente manifestar con cuánta benignidad ha 
respondido a nuestros votos la Reina soberana de los cielos 
con tan fervorosas plegarias invocada; y de igual modo, Nos 
abrigamos ilimitada confianza en que Ella se dignará endulzar 
las amarguras que, en día no lejano, van a inundar nuestro co- 
razón. 

(2) Pero, sobre todo, Nos vemos en el santísimo Rosario 425 
un medio poderoso y auxiliar eficacísimo para extender cada 
vez más las fronteras del reino de Jesucristo. En varias oca- 
siones, Nos lo hemos declarado. La reconciliación con la Igle- 
sia de las naciones separadas de ella constituye, en los actua- 
les momentos, el objeto culminante de nuestros deseos, como 
más de una vez hemos manifestado, y a esa obra de pacifica- 
ción deben enderezarse muy principalmente las oraciones y sú- 
plicas que dirigimos a Dios. Nos, ya lo indicamos hace mu- 
cho tiempo, cuando, con motivo de las grandes solemnidades 
de Pentecostés, Nos recomendamos con gran eficacia a los 
fieles pidieran al Espíritu Santo un éxito feliz para nuestros 
designios, por medio de plegarias especialísimas y colectivas; 
el pueblo cristiano respondió a nuestras invitaciones en todas 
partes con mucho fervor. Pero, atendiendo a la gravedad de 
las circunstancias, y teniendo en cuenta que sin la virtud de 

periucundum, quemadmodum multíplices inter formas eiusdem pie- 
tatis, iam Rosarium mariale, ille tam excellens orandi ritus, in opi- 
nione et consuetudine latius invalescat. Id Nobis, inquimus, periu- 
cundum est, qui, si partem curarum non minimam promovendo 
Rosarii instituto tribtiimus, probé videmus quam benigna optatis 
Nostris adfuerit exorata Regina caelestis : eamque sic Nobis con- 
fidimus adfuturam, ut curas quoque aegritudinesque lenire velit 
quas proximi allaturi sunt dies. ' 

Sed praecipue ad regnum Christi amplificandum uberiora Nobis 425 
adiumenta ex Rosarii virtute expectamus. Consilia quae studiosius 
in praesentia urgemus, de reconciliatione esse dissidentium ab Ec- 
clesia nationum, haud semel ediximus, simtil professi, felicitatem 
eventus orando obsecrandoque divino Numine máxime quaeri opor- 
tere. Id etiam non multo "antehac testati sumus, cum per sollemnia 
sacrae Pentecostés, peculiares preces in eam causam divino Spiritu 
adhibendas commendavimus : cui commendationi magna ubique ala- 
critate obtemperatum est. At vero pro 'gravitate rei perarduae, pro- 
que debita omnis virtutis constantia, apte facit hortamentum Apo- 



302 



LEÓN XIH 



la constancia- flaquean todas las demás virtudes por su base, 
conviene recordar el consejo del Apóstol: Perseverad en la 
oración (Col 9,2), y esto, tanto más cuanto que los dichosos 
resultados ya obtenidos parecen invitarnos a continuar incan- 
sables en la oración. Así, pues, venerables hermanos, no haréis 
cosa más útil ni más grata a Nos que si, durante el próximo 
mes de octubre, vosotros y los pueblos confiados a vuestra 
pastoral solicitud os unís a Nos para invocar piadosísimos me- 
diante la práctica del Rosario, a la Virgen Madre. Razones de 
peso nos mueven a confiarle nuestros planes y deseos con to- 
tal confianza. 

426 ( 3) El profundo misterio de la inagotable caridad de Je- 
sucristo se revela también espléndidamente en aquella circuns- 
tancia de haber querido, próximo ya a la muerte, confiar su 
Madre al discípulo Juan, constituyéndola en Madre suya por 
virtud de un testamento memorable: He ahí a tu hijo. Según la 
interpretación constante de la Iglesia, Jesucristo designó en la 
persona de Juan a todo el género humano, y más especialmente 
a aquellos hombres que habrían de estar ligados con El por 
los lazos de la fe. Y en este sentido pudo decir San Anselmo 
dcCantorbery: ¿Qué puede concebirse de más grande sino esto: 
que vos, ¡oh Virgen Santísima!, sois Madre de aquellos que 
tienen a Jesucristo por padre y por hermano? (disc.47, antes 46). 
María Santísima recibió con espíritu generoso este singular y 
trabajoso legado, comenzando a cumplir su elevada misión en 
el Cenáculo. Ella fué admirable ayuda y sostén de la naciente 
Iglesia por la santidad de su ejemplo, la autoridad de sus con- 
sejos, la dulzura de su consuelo y la eficacia de sus plegarias 

stoli : Instate oratiom (Col. 4,2) ; eo vel magis quod tali instantiae 
precandi suavius quoddam incitamentum bona ipsa coeptorum initia 
admovere videantur. Octobri igitur próximo nihil sane fuerit. Ve- 
nerabiles Fratres, ñeque proposito utilius, ñeque acceptius Nobis, 
quam si toto mense vos populique vestri, Rosarii prece consuetisque 
praescriptis, Nobiscum apud Virginem Matrem pientissimi insista- 
tis. Pracclarae quidcm sunt causae cur praesidio eius consilia et 
vota Nostra summa spc committamus. 

426 Eximiae in nos caritatis Christi mysterium ex eo quoque lucu- 
lenter proditur, quod moriens Matrem 'ille suam- Ioanni discípulo 

t ' matrem voluit relictam, testamento memori : Ecce films tuus. In 
Ioanne autcm, quod perpetuo sensit Ecclesia, designavit Christus 
personam humani generis, eorum in primis, qui sibi ex fide ad- 
haerescercnt : in qua sententia sanctus Anselmus Cantuariensis : 
Quid, inquit, potest dignius aestimari, quam ut tu. Virgo, sis mater 
quorum Christus dignatur esse pater et frater? (S. AnsELM. Cant., 
Orat. 47, olim 4b). Huius igitur singularis muneris et laboriosi par- 
tes ea suscepit obiitque magnánima, consecratis in Cenáculo auspi- 
ciis. Christianae gentis, primitias iam tum sanctimonia exempli, auc- 
toritate consilii, solatii suavitatc, efficacitate sanctarum orecum ad- 



león xni 



303 



ferventísimas; mostróse verdaderamente Madre de la Iglesia y 
fué verdadera maestra y Reina de los apóstoles, a los cuales hizo 
participantes del tesoro de los divinos oráculos que Ella guar- 
daba en su corazón. 

(4) Imposible de todo punto manifestar hasta dónde lie- 427 
garon los efectos de su gloria e influjo desde el momento en 
que se vió elevada al pináculo de la gloria, al lado de su divino 
Hijo, en el trono esplendente que convenía a su altísima dig- 
nidad y a sus singularísimos méritos. Pues desde aquellas lu- 
minosas alturas, Ella, por voluntad de Dios, comenzó a velar 
por la Iglesia y a otorgarnos su maternal protección, de tal 
modo que, después de haber sido cooperadora en la obra ma- 
ravillosa de la redención humana, vino a ser para siempre la 
dispensadora de las gracias, frutos de esa misma redención, 
habiéndosela otorgado para ello un poder cuyos límites no pue- 
den columbrarse. Por esta razón las almas cristianas se sienten 
muy impulsadas hacia María, como movidas por cierto instinto 
natural; por esta razón comunican a esta Madre amantísima 
sus designios y sus obras, sus alegrías y sus tristezas; y en to- 
das las vicisitudes de la existencia confían a sus cuidados y 
bondad sus personas y cosas como verdaderos hijos. Por esta 
razón se elevan a María amplísimas alabanzas en todas las 
naciones y en todos los ritos, que van multiplicándose a través 
de las edades. Hásela llamado, entre otros muchos nombres, 
Nuestra Señora, Nuestra mediadora (S. Bern., Serm. 2 en el 
Adven, del Señor, n.5), la Reparadora del mundo (S. Tarasio, 
Discurso en la presentación de la Madre de Dios), la Dispen- 
sadora de las gracias de Dios (en el Ofic. de los Griegos, 8 de 
diciembre, Theotoquion, después de la oda 9). 

mirabiliter fovit, verissime quidem mater Ecclesiac atque magistra 
et regina Apostolorum, quibus largita etiam est de divinis craculis, 
quae conservobat in corde suo. 

Ad haec vero dici vix potest quantum amplitudinis virtutisque 427 
tune accesserit, cura ad fastigium caelestis gloriae, quod dignitatem 
eius claritatemque meritorum decebat, est apud Filium assumpta. 
Nam inde, divino censilio, sic illa coepit advigilare Ecclesiae, sic 
nobis adesse et favere mater, ut quae sacramenti humanae redemp- 
tionis'patrandi administra fuerat, eadem gratiae ex illo in omne tem- 
pus derivandae esset pariter administra, permissa ei paene immensa 
potestate. Hinc recte admodum ad Mariam, velut nativo quodam 
impulsu adductae, animae christianae feruntur; cum ipsa fidenter 
consilia et opera, angores et gaudia communicant; curaeque ac bo- 
nitati eius se suaque omnia filiorum more commendant. Hinc rec- 
tissime delata ei in omni gente omnique ritu ampia preconia, suf- 
fragio crescentia saeculorum : ínter multa, ipsam dominam nostram, 
mediatricem nostram (S. Bernard., Serm. 2 in Adv. Damini n.5), 
ipsam reparatricem totius orbis (S. Tharasius, Orat. in Praesentat. 
Deiparae), ipsam donorum Dei esse conciliatricem (In Off. Graec, 
8 dec., Theotocion post oden 9). 



304 



LEÓN .XIII 



428 (5) Y como la fe es fundamento y principio de las gra- 
cias divinas, mediante las cuak es dado al hombre elevarse 
por encima de las cosas naturaltü al conocimiento del orden 
sobrenatural, por eso, para adquirir esta fe salvadora y man- 
tenerla siempre encendida en nuestras almas, con razón es en- 
salzada la misteriosa actuación de la que dió a luz al Autor de 
la fe y que por lo maravilloso de su fe fué proclamada bien- 
aventurada. Nadie puede llegar al conocimiento de Dios sino 
por vos; nadie puede salvarse sino por vos, ¡oh santa Madre 
de Dios! Nadie, sino por vos, obtendrá misericordia" (S. Ger- 
mán Constant., Or. 2 in dormit. B. M. V.). Ciertamente no 
parecerá exagerado afirmar que solamente bajo la dirección y 
mediante el auxilio de María, pudo la doctrina evangélica es- 
parcirse a través de tantos obstáculos y fructificar en todas 
las naciones, estableciendo en todas ellas el nuevo reinado de 
la justicia y de la paz. Este mismo pensamiento era el que ins- 
piraba la oración de San Cirilo de Alejandría cuando se diri- 
gía a la Santísima Virgen en aquellas memorables palabras: 
Por vos predicaron los apóstoles a las naciones la doctrina 
salvadora; por vos, la cruz preciosa es celebrada y adorada en 
toda la redondez de la tierra; por vos fueron puestos en fuga 
los demonios, y el hombre mismo se siente llamado al cielo; 
por vos, toda criatura retenida en los errores de la idolatría 
¡legó al conocimiento de la verdad; por vos alcanzaron los 
fieles la gracia del santo bautismo y se fundaron iglesias en 
todos los pueblos ( Hom. contra Néstor. ) . 

429 (6) Todavía más: María, como así lo proclamó el mismo 



^28 Et quoniam munerum divinorum, quibus homo supra 'naturae or- 
dinem perficitur ad aeterna, fundamentum et caput est fides. ad 
hanc ideo assequendam salutariterque excolendam iure extollitur 
arcana quaedam eius actio, quae Auctorem edidit fidei, quaeque ob 
fidem beata est salutata: Nenio est, o sanctissitna, qui Dei cognitiotie 
repleatur, nisi per te; ¿temo est qui salvetur, riisi per te, o Deipara; 
nemo, qui donum ex misericordia consequatur, nisi per te (S. Germ. 
Constantinop., Orat 2 in dormitione B. M. V.). Ñeque is nimius 
certe videbitur qui affirmet, eius máxime ductu auxilioque factum 
ut sapientia et instituta evangélica, per asperitates offensionesque 
immanes, progressione tam celeri ad universitatem nationum per- 
vaserint, novo ubique iustitiae et pacis ordine inducto. Quod quidem 
sancti Cyrilli Alexandrini animum et orationem permovit, ita Vir- 
ginem alloquentis: Per te Apostoli salutem gentibus praedicarunt...; 
per te Crux pretiosa celebratur tolo orbe et adoratur...; per te 
fugantur daemones, et homo ipse ad Caelttm revocatur; per te om- 
nis creatura idolorum errore detenta, conversa est ad agnitionem 
veritatis; per te fideles nomines ad sanctum baptisma pervenerm-it, 
atque ecclesiae sunt ubivis gentinm fundatae (S. Cy.r. AlEx., Homil. 
contra Nestorium). 

429 Quin etiam sceptrum orthodoxae fidei, prout ídem collaudavit 



LEÓN XJI! 



doctor (Hom. contra Néstor.), fué la que fortaleció y consolidó 
muy especialmente el cetro de la fe ortodoxa y desplegó todo 
su poder para que la fe católica se mantuviera sólida, intacta, 
poderosa y fecunda en las naciones. ¿A qué aducir pruebas en 
demostración de esta inconcusa verdad, pruebas que más de 
una vez se han manifestado por modo maravilloso? Sobre todo 
en aquellas épocas tristes y en aquellos pueblos en que se en- 
contró abatida y como agonizante la fe, o en que se vió ata- 
cada con furor indecible por multitud de perniciosos errores, 
se manifestó de un modo evidentísimo el misericordioso auxilio 
de la augusta Virgen María. En esos momentos fué cuando, 
merced sobre todo a su poderosa protección nunca desmentida, 
surgieron varones eminentes en santidad y en apostólico celo, 
que opusieron dique invencible a los asaltos del error y logra- 
ron tornar y encender a los hombres en la piedad de la vida 
cristiana. Uno que vale por muchos fué Domingo de Guzmán, 
quien se consagró con éxito a este doble apostolado, poniendo 
entera su esperanza en el Rosario de María. Nadie ignora 
cuánta parte cupo a la misma Madre de Dios en los grandes 
servicios prestados a la causa de la verdad católica por los ve- 
nerables Padres y Doctores de la Iglesia. Pues de Ella, que es 
Astenro de la divina Sabiduría, procedió la inspiración tan fe- 
cunda que palpita en sus escritos; y por Ella solamente, como 
ellos mismos lo proclaman, fué confundida la malicia de los 
errores y se vió detenida en sus progresos la herejía. Por úl- 
timo, los príncipes cristianos y los romanos pontífices, custo- 
dios y defensores de la fe, los unos en los trances de la gue- 
rra, los otros en la promulgación de sus solemnes decretos, 

doctor (S. Cyr. Alex., Homil. contra Nestorium); praestitit illa 
valuitque: quae fuit eius non intermissa cura, ut fides catholica 
perstaret firma in populis atque integra et fecunda vigeret. Com- 
plura in hoc sunt satisque cognita monunienta rerum, miris prae- 
terea modis nonnumquam declarata. Quitáis máxime temporibus 
locisque dolendum fuit, fidem vel socordia elanguisse vel peste ne- 
faria errorum esse tentatam, magnae Virginis succurrentis benigni- 
tas apparuit praesens. Ipsaque movente, roborante, viri exstiterunt 
sanctitate clari et apostólico spiritu, qui conata retunderent impro- 
borum, qui ánimos ad Christianae vitae pietatem reducerent et in- 
flammarent. Unus multorum instar Dominicus est Gusmanus, qui 
utraque in re elaboravit, marialis Rosarii confisus ope, feliciter. 
Ñeque dubium cuiquam erit, quantum redundet in eandem Dei Ge- 
netricem de promeritis venerabilium Ecclesiae Patrum et Doctorum, 
qui veritati catholicae tuendae vel illustrandae operam tam egre- 
giam dederunt. Ab ea namque sapientiae divinae Sede, grato ipsi 
f atentur animo copiam consilii optimi sibi def luxisse scribentibus ; 
ab ipsa propterea, non a se, nequitiam errorum esse devictam. De- 
nique et principes et Pontifices romani, custodes defensoresque 
fidei, alii sacris gerendis bellis. alii sollemnibus decretis ferendis, 



306 



LEÓN XIII 



siempre imploraron la protección poderosísima de esta Madre 
divina y jamás la imploraron en vano. 

Por esta razón la Iglesia y los Padres glorifican a María 
con tanta verdad como magnificencia: Salve, lengua siempre 
elocuente de los apóstoles, sólido fundamento de la fe, baluarte 
inquebrantable de la Iglesia (del himno griego Acári'sfoJ. Salve, 
por vos hemos sido inscritos en el número de los ciudadanos 
de la Iglesia, una, santa, católica y apostólica (S. Juan Damas- 
ceno, Disc. en la anunc. de la Madre de Dios n.9). Salve, di- 
vino manantial del que, fluyendo sin cesar los ríos de la divina 
sabiduría, las aguas puras y límpidas de la ortodoxia, rechazan 
a lo lejos las turbias olas de los errores (S. Germán Constant., 
Discurso de la presentación de Dios n.4) Regocijaos, porque 
vos sola habéis destruido en el mundo todas las herejías (en el 
Oficio de Nuestra Señora). 
430 (7) Esta parte principalísima que cabe a la Virgen en la ex- 
tensión, en los combates y en los triunfos de la . fe católica 
pone de manifiesto con claridad meridiana, los designios de la 
divina Omnipotencia respecto a la Virgen Santísima y debe ins- 
pirar a todos los buenos firme esperanza de que nuestros votos 
se verán cumplidos y colmados nuestros deseos. 

¡Hay que confiar en María! ¡Hay que rogar a María! ¿Qué 
no podrá Ella hacer en pro de la realización de esta nueva y 
apetecible gloria.de la religión, conviene a saber, que llegue a 
unir a todos los espíritus por la profesión de una misma fe, 
y a todas las voluntades por los lazos de una perfecta caridad? 
¿Qué no querrá hacer Ella en favor de los pueblos, por cuya 

divinae Matris imploravere nomen, numquam non praepotens ao 
propitium senserunt. 

Quapropter non veré minus quam splendide Ecclesia et Paires 
gratulantur Mariae: Ave os perpetuo eloquCns Apostolorum, fidei 
stabile firmamentum, propugnacitlum Ecdesiae imvtotum (Ex hym- 
no Grae'cor. Acátistos). Ave, per quam ínter unms, sane tac. catho- 
licae atque apostólicas Ecdesiae dves descripti sumus (S. lo. Da- 
Masc, Orat. in annunc. Dei Genetricis n.9); Ave, fons divinitus 
scaturiens, e quo divinae sapientiae fiuvii, \purissimis ac limpidis- 
simis orthodoxiae /indis defluentes, errorum agmen dispellunt 
(S. Germ. Constantinop., Orat. in Dei praesentatione n.4) ; Gande, 
quia cundas haereses sola interemisti in universo mundo (In Off. 
B. M. V.). 

430 Ista quac Virginis excelsae fuit atque est pars magna in cursu, 
in proeliis, in triumphis fidei catholicae, divinum de illa consilium 
facit illustrius, magnamque in spem bonos debet omnes erigere, ad 
ea quae nunc sunt in communibus votis. 

Mariae fidendum, Mariae supplicandum! Ut enim christianas Ín- 
ter nationes usa fidei professio concordes habeat mentes, una per- 
fectae caritatis necessitudo copulet voluntates, hoc novum exopta- 
tumque religionis decus, sane quam illa poterit virtute sua ad exi- 
tum maturare. Ecquid autem non velit efficere, ut gentes, quarum 



LEÓN XIII 



307 



estrecha unión rogó Cristo con instancias a su Padre, y que 
llamados, por virtud de un solo bautismo, a participar de una 
misma inmortal herencia, adquirida al precio de un sacrificio 
de valor infinito, deben marchar todos juntos y de corazón 
unidos, con dirección a esta luz admirable? ¿Cómo no ha de 
desplegar ella todos los tesoros de su ternura y de su provi- 
dencia en pro de la Iglesia, endulzando los largos sufrimientos 
de la Esposa de Jesucristo y fortificando los lazos de la unión 
en el seno de la familia cristiana, fruto insigne de su mater- 
nidad? 

(8) La esperanza de la próxima realización de todas estas 431 
cosas parece confirmada por la creencia firmísima que abrigan 
tantas almas piadosas, de que María ha de ser el lazo bendito, 
dulcísimo, pero inquebrantable, por virtud del cual todos aque- 
llos que aman a Cristo formarán un solo pueblo de hermanos, 
obedientes todos ellos, como a su común padre, al pontífice 
romano, vicario de Jesucristo en la tierra. Al llegar a este pun- 
to, nuestro pensamiento se remonta, y, volando al través de las 
edades, se fija en los gloriosos testimonios de la antigua uni- 
dad y con placer indecible se recrea con los recuerdos del gran 
concilio de Efeso. La profesión de la misma fe que unía al 
Oriente y al Occidente en aquellos remotos días, pareció 
entonces afirmarse con un valor singularísimo y resplandecer 
con una gloria más pura cuando, ■ sancionado por los Padres 
del concilio el dogma declarando que la santa Virgen era Ma- 
dre de Dios, la religiosísima ciudad de Efeso acogió la decisión 
de la augusta asamblea con transportes de alegría; y, al propa- 



maximam coniunctionem Unigena suus impensissime a Patre flagi- 
tavit, quasque per unum ipse baptisma ad eandem hereditatem sa- 
lutis, pretio immenso partam, vocavit, eo omnes in admirabili eius 
lumine contendant unánimes? Ecquid non impenderé ipsa velit bo- 
nitatis providentiaeque, tum ut Ecclesiae, Sponsae Christi, diutur- 
nos de hac re labores soletur, tum ut unitatis bonum perficiat in 
christiana familia, quae suae matemitatis insignis est fructus? 

Auspiciumque rei non longius eventurae ea videtur confirman 431 
opinione et fiducia quae in animis piorum calescit. Mariam nimirum 
felix vinculum fore, cuius firma lenique vi, eorum omnium, quot- 
quot ubique sunt, qui diligunt Christum, unus fratrum populus fíat, 
Vicario eius in terris, Pontifici romano, tamquam communi Patri 
obsequentium. Quo loco sponte revolat mens per Ecclesiae fastos 
ad priscae unitatis nobilissima exempla, atque in memoria Concilii 
magni ephesini lubentior subsistit. Sumina quippe consensio fidei et 
par sacrorum communio quae orientem atque occidentem per id 
tempus tenebat, ibi enimvero singulari quadam et stabilitate valuisse 
et enituisse gloria visa est, cura Patribus dogma legitime sancienti- 
bus, sanctam Virginem esse Deiparam, eius facti nuncium a religio- 



308 



LEÓN XIII 



garse la fausta nueva de pueblo en pueblo, produjo explosio- 
nes de entusiasmo en toda la redondez de la tierra. 

432 (9) Todos éstos son motivos poderosos que vienen en 
apoyo de la confianza que Nos tenemos puesta en el patroci- 
nio de la Virgen poderosa y benignísima, y ellos deben ser 
otros tantos estímulos que exciten la devoción de los fieles a 
implorar su protección. Consideren ellos cuán hermosa es esta 
devoción, cuán útil para los que la practican, cuán agradable 
será a los ojos de la misma Virgen Santísima. Gozando como, 
por dicha, gozan ya de la unidad de la fe, demuestran que 
aprecian en lo que vale este inmenso beneficio y procuran con- 
servarlo; y, por otra parte, de ninguna manera mejor podrán 
demostrar su amor hacia sus hermanos apartados de la fe que 
rogando por ellos y ayudándoles de este modo a recuperar el 
bien mayor que existe. Este amor, verdaderamente cristiano, 
que palpita en todas las páginas de la historia de la Iglesia, 
siempre ha buscado su fundamento y su vitalidad en la Madre 
de Dios, como en la medianera más poderosa para alcanzar los 
frutos benditos de la unidad y de la paz de los espíritus. San 
Germán de Constantinopla la invocaba en estos términos: 
Acordaos de los cristianos, que son vuestros servidores; reco- 
mendad las oraciones de todos, realizad las esperanzas de to- 
dos; fortificad la fe; unid a las diversas iglesias (Disc. hist. en 
la dormición de la Madre de Dios). 

433 (10) Tal es aún, en el fondo, la plegaria de los griegos: 

¡Olí Virgen purísima, que podéis aproximaros a vuestro Hijo 
sin temor de ser nunca desoída!, rogadle, ¡oh Santísima!, que 



sissima civitate exsultante manans, una eademque iceleberrima lae- 
titia totum christianum orbem complevit. 

432 Q uot igitur causis fiducia expetitarum rerum in potente ac per- 
benigna Virgine sustentatur et crescit, tot veluti stimulis acui oportet 
studium quod catholicis suademus in ea exoranda. lili porro apud 
se reputent quam honestum hoc sit sibique ipsis fructuosum, quam 
eidem Virgini acceptum gratumque certe futurum. Nam, compotes 
ut sunt unitatis fidei, ita declarant et huius vim beneficii se magni 
pro mérito faceré, et idem se velle sanctius custodire. Nec vero 
queunt praestantiore ullo modo fraternum erga dissidentes probare 
animum, quam si eis ad bonum recuperandum unum omnium máxi- 
mum enixe subveniant. Quae veré christiana fraternitatis affectio, 
in omni vigens Ecclesiae memoria, praecipuam virtutem consuevit 
petere ex Deipara, tamquam fautrice óptima pacis et unitatis. Eam 
sanctus Germanus Constantinopolitanus his vocibus orabat : Chris- 
tianorum memento, qui serví tui sunt: omnium preces commenda, 
spes omnium aditiva; tu fidem solida, tu ecclcsias in unum coniunge 
(S. Germ. Constantino?., Orat. hist. in dormit. Deiparae). 

433 Sic adhuc est Graecorum ad eam obtestatio: O purissima, cui 
datunt accederé ad Filiutn tuwi nullo me tu repulsae, tu eum exora, 
o sanctissima, ut mundo pacem impertiat et eandem ecclesiis omni- 



LEÓN XIII 



309 



conceda la paz al mundo, que inspire un mismo' espíritu a to- 
das las iglesias, y todos unánimes os glorifiquemos (Men., 5 
de mayo, Theotoquion, después de la oda 9 de S. Irene V. M.). 
Otra razón nos asiste para esperar que la Santísima Virgen 
escuchará benigna nuestras plegarias en favor de las iglesias 
disidentes; y es que estas iglesias, mayormente las orientales, 
adquirieron en otro tiempo títulos bastantes para obtener la 
protección de María. Ellas se esforzaron por propagar y au- 
mentar su culto: en su seno alentaron notables apologistas, 
defensores elocuentísimos de su dignidad, panegiristas ilustres, 
célebres por el ardor y la suavidad a un tiempo de que hicie- 
ron gala en las inmortales obras que nos dejaron; emperatrices 
agradabilísimas a los ojos de Dios (San Cirilo de Alej., De 
fide ad Pulcher. et sóror, reg.), que supieron imitar en las 
alturas del trono el ejemplo de la purísima Virgen María, y 
la glorificaron con su munificencia, erigieron en honor de la 
santa Madre de Dios ingentes basílicas y templos suntuosos 
para rendirle culto regio. 

(11) Y Nos queremos citar aquí un hecho, no extraño al 434 
asunto que tratamos y que redunda en gloria de la santa Ma- 
dre de Dios. Nadie ignora que gran número de veneradas imá- 
genes fueron traídas, en diversas épocas, desde el Oriente a 
estas regiones occidentales, y muy particularmente a Italia y 
a esta urbe. Nuestros padres las recibieron con respeto pro- 
fundísimo, las honraron con magnificencia, y sus hijos conser- 
van hoy hacia dichas sacratísimas imágenes los mismos senti- 
mientos de piedad. Nos parece que providencialmente se 
conservan estos sacros emblemas como testimonios fehacientes 



bus mentem adspiret: atque omnes magnificábinms te (Men., 5 maii, 
Theotocion post oden 9 de S. Irene V. M.). Huc propria quaedarn 
accedit causa quamobrem nobis, dissentientium nationum gratia 
comprecantibus, annuat Maria indulgentius : egregia scilicet quae in 
ipsam fuerunt earum merita, in primisque orientalium. Hisce mul- 
tum sane debetur de veneratione eius propagata et aucta: in his 
commemorabiles dignitatis eius assertores et vindices, potestate 
scriptisve gravissimi ; laudatores ardore et suavitate eloquii insig- 
nes ; dilectissimae Deo imperatrices (S. Cyr. AlEX., De fide ad 
Pulcheriam et sórores reginas), integerrimam Virginem imitatae 
exemplo, munificentia prosecutae, aedes ac basilicae regali cultu 
excitatae. 

Adicere unum libet quod non abest a re, et est Deiparae sanctae 434 
gloriosum. Ignorat nemo, augustas eius imagines ex oriente, variis 
temporum casibus in occidentem maximeque in Italiam et in hanc 
Urbem, complures f uisse advectas : quas et summa cum religione 
exceperunt patres magnificeque coluerunt, et aemula nepotes pieta- 
te habere student sacerrimas. Hoc in facto gestit animus nutum 
quemdam et gratiam agnoscere .studiosissimae Matris. Significari 
enim videtur, imagines eas perinde exstare apud nostros, quasi tes- 



310 



LEÓN XIII 



de la dichosísima época en que la familia cristiana vivía es- 
trechamente unida, y son ellos como prendas de la común he- 
rencia a que son llamados todos los hijos de la Iglesia; nos 
parece que la misma Virgen Santísima invita a sus hijos a que 
se acuerden de aquellos a quienes la Iglesia católica llama con 
sumo amor de continuo para que tornen al seno de la unidad 
y alegría, de la que en hora infausta se apartaron. 
435 (12) Así la obra de la unidad cristiana ha recibido de 
Dios un apoyo eficacísimo en María. Y ya que no exista una 
forma singular de plegaria para obtener este apoyo, sin em- 
bargo, Nos creemos que el santísimo Rosario es muy a pro- 
pósito y eficacísimo para la consecución de este objeto. Ya 
Nos en otras ocasiones hemos indicado que el ejercicio de 
esta oración especialísima suministra al cristiano medios pron- 
tos y fáciles para nutrir su fe y preservarla de los peligros 
de la ignorancia y del error: así lo atestiguan los mismos orí- 
genes del Rosario. Ahora bien: la fe así ejercitada, ora con 
la repetición de las oraciones, ora principalmente con la in- 
terna contemplación de los misterios, aparece íntimamente li- 
gada con María. Pues siempre que ante Ella lo rezamos con 
devoción, vamos trayendo sucesivamente a la memoria todos 
los episodios que constituyen la obra de nuestra redención, 
y nos es dado contemplar, como si ante nuestros ojos se 
desarrollaran, todos los acontecimientos que vinieron a cons- 
tituirla en Madre de Dios y en Madre de los hombres. La 
grandeza de esta noble dignidad, los benditos frutos de este 
duplicado ministerio, aparecen, entre luminosos resplandores, a 
los que piadosamente meditan los misterios gozosos, dolorosos 

tes tcmporum quibus christiana familia .omnino una ubique cohaere- 
bat, et quasi communis hereditatis bene cara pignora: earundem 
propterea adspectu, velut ipsa Virgine submonente, ad hoc etiam 
invitari ánimos, ut illorum pie meminerint quos Ecclesia catholica 
ad pristinam in complexu suo concordiam laetitiamque amantissime 
revocat. ' ' 

435 Itaquc permagnnm unitatis christianae praesidium divinitus obla- 
tum est in Maria. Quod quidem, ctsi non uno precationis modo de- 
mereri licet, attamen instituto Rosarii optime id fieri uberrimequc 
arbitramur. Monuimus alias, non ultimum in ipso emolumentum 
inesse, ut prompta ratione et facili habcant christianus homo quo 
fidem suam alat et ab ignorantia tutetur errorisve periculo : id quod 
vel ipsae Rosarii origines faciunt apertum. Iamvero huiusmodi quae 
exercetur fides, sive precibus voce iterandis, sive potisimum con- 
templandis mente mysteriis, palam est quatn prope ad Mariam re- 
feratur. Nam quoties ante illam supplices coronam sacram rite ver- 
samus, sic nostrae salutis admirabile opus commemorando repetimus, 
ut, quasi praesenti re, ea explicata contueamur, quorum serie, et 
effectu exstitit illa simul Mater Dei, simul Mater nostra. Utrius- 
que magnitudo dignitalis, utriusque ministerii fructus vivo in lu- 
mine apparent, si quis Mariam religiose consideret mysteria gaudii, 



LEÓN XIII 311 



y gloriosos, en los que van asociados los recuerdos de la Vir- 
gen y de su Hijo. Resulta de ahí que el alma, llena de reco- 
nocimiento hacia Ella, acaba por desdeñar las cosas caducas 
y perecederas del mundo, esforzándose por hacerse digna de 
tal Madre y de sus beneficios. Y coma Ella es la mejor de 
todas las madres, no puede por menos de enternecerse pro- 
fundamente y sentirse movida a compasión hacia los hombres 
que conmemoran piadosamente sus misterios. Por esto Nos 
decimos que la práctica del Rosario será un medio sumamente 
oportuno para alcanzar su misericordia en favor de los disi- 
dentes; como que esta oración se relaciona muy especial- 
mente con su misión de Madre espiritual. Pues María no pudo 
ni podía concebir sino en una fe y en un mismo amor a aque- 
llos que son de Cristo: pues ¿acaso Cristo está dividido? 
(1 Cor 1,13), y todos debemos vivir la vida de Cristo para 
que fructifiquemos en Dios (Rom 7,4) en un solo y mismo 
cuerpo. De consiguiente, es preciso que esta misma Madre, 
que ha recibido del cielo el don de hacer nacer perpetuamente 
una santa posteridad, una de nuevo a la vida de Cristo a todos 
los que, por funestas circunstancias, se han separado de esta 
unidad. Este es, seguramente, el resultado que la Virgen San- 
tísima desea vehementemente conseguir; Ella; obsequiada 
por nosotros con las coronas de la gratísima oración, les 
obtendrá en abundancia los socorros del Espíritu vivificante. 
¡Ojalá no rehusen secundar la voluntad de aquella Madre mi- 
sericordiosa y puedan escuchar y atiendan a esta dulcísima 
invitación!: Hijitos míos, a quienes yo os concibo de nuevo 
para que Jesucristo sea formado en vosotros (Gal. 4,19). 

doloris, gloriae cum Filio sociantem. Inde profecto consequitur ut 
grati adversus illam amoris sensu animus exardescat, atque caduca 
omnia infra se habens, forti conetur proposito dignum se Matre 
tanta beneíiciisque eius probare. Hac autem ipsa mysteriorum cre- 
bra fidelique recordatione cum ea non possit non iucundissime 
affici, et misericordia in homines, longe omnium matrum óptima, 
non commovcri, idcirco diximus Rosarii precem peropportunam fore 
ut fratrum causam dissidentium apud ipsam oremus. Ad spiritualis 
maternitatis eius officium proprie id attinet. Nam qui Christi sunt, 
' eos Maria non peperit nec parere poterat, nisi in una fide nnoque 
amore : numquid enim divisus est Christiis? (1 Cor 1,13), debe- 
musque una omnes vitam Christi vivere, ut in uno eodemque corpore 
fructificenw.is Deo (Rom 7,4). Quotquot igitur ab ista unitate cala- 
mitas rerum funesta abduxit, illos oportet ut eadem Mater, quae 
perpetua sanctae prolis fecunditate a Deo aucta est, rursus Christo 
quodammodo pariat. Hoc plañe est quod ipsa praestare vehementer 
optat ; sertisque donata a nobis acceptissimae precis, auxilia vivi- 
ficantis Spiritus abunde lilis impetravit. Qui utinam miserentis Ma- 
tri voluntati obsecundare ne renuant, suaeque consulentes saluti, 
boni audiant blandissime invitantem: Filioli mei, quos iterum par- 
turio, doñee formetur Christus in vobis (Gal 4,19). 



312 



LEÓN XIII 



436 (13) Habiendo sido así conocida la virtud del Rosario, 
algunos de nuestros predecesores se consagraron a extender y 
propagar tan hermosa devoción por las naciones orientales. 
Tales fueron Eugenio IV por la constitución Advesperascente, 
dada, en el año de 1439; Inocencio XI y Clemente XI. Por 
su autoridad concediéronse grandes privilegios a la Orden de 
los Hermanos Predicadores. Los grandes resultados no falta- 
ron, gracias al celo de los religiosos de esta misma Orden; y 
numerosos y esclarecidos documentos lo atestiguan, aunque por 
la duración y malicia de los tiempos se hayan detenido des- 
pués los progresos de esta .obra. En nuestra época, esta mis- 
ma devoción del Rosario, que Nos hemos ensalzado, ha en- 
trado en aquellas regiones y en el alma de muchas de ellas. 
Por lo mismo que responde a nuestros esfuerzos, Nos espe- 
ramos que contribuya a la realización de nuestros designios. 

437 (14) A esta doble esperanza se añade un hecho en el que 
van interesados tanto el Oriente como el Occidente y muy 
conforme a nuestros deseos. Nos hablamos, venerables herma- 
nos, de la proposición que fué presentada en el Congreso 
Eucarístico de Jerusalén, y que tiende a erigir un templo, en 
honor de la Reina del santísimo Rosario, en Patrás, no lejos 
del sitio en que, bajo sus auspicios, con tanto brillo resplan- 
deció, en otro tiempo, el nombre cristiano. Según nos ha ma- 
nifestado el comité ya constituido, muchos de vosotros ha- 
béis organizado colectas especiales y habéis prometido conti- 
nuarlas hasta la terminación de las obras. Existen ya recursos 
bastantes para dar comienzo a la construcción con las pro- 

436 Tali marialis Rosarii virtute perspecta, nonnulli fuere Decesso- 
res Nostri qui singulares quasdam curas eo converterunt ut per 
orientales nationes dilataretur. In primis Eugenius IV, constitu- 
tione Advesperascente, anno data Mccccxxxix, tum Innocentius XII 
et Clemens XI ; quorum auctoritate item privilegia ampia Ordini 
Praedicatorum, eius rei gratia, sunt attributa. Ñeque fructus desi- 
derati sunt, Sodalium eiusdem Ordinis contendente sollertia; iique 
exstant multiplici et clara memoria testati : quamquam rei progres- 
sibus diuturnitas et adversitas temporum non parum deinde offecit. 
Hac vero aetate ídem Rosarii colendi ardor, quem initio excitatum 
laudavimus, sirniliter pee eas regiones animis multorum incessit. • 
Quod sane Nostris quantum" respondet inceptis, tantum votis explen- 
dis perutile futurum speramus. 

437 Coniungitur cum hac spe laetabile quoddam factum, aeque orien- 
tem attingens atque occidentem, eisdemque plañe congruens votis. 
Illud spectamus propositum, Venerabiles Fratres, quod in pernobili 
Conventu eucharistico Hierosolymis acto, initium duxit, templi vi- 
delicet exaedificandi in honorem Reginae sacratissimi Rosarii; id- 
que Patrae in Achaia, non procul a locis, ubi olim nomen christia- 
num, ea auspice, eluxit. Ut enim a Consilio quod rei provehendac 
curandoque operi, probantibus Nobis, constitutum est, perlibcntes 
accepimus, iam plerique vestrum rogati, collaticiam stipem omni di- 



LEÓN XIII 



313 



porciones que convienen a su grandeza; y Nos hemos adopta- 
do las disposiciones necesarias para que el acto de la coloca- 
ción de la primera piedra revista singular magnificencia. Así, 
este templo se elevará como un monumento perenne de re- 
conocimiento y de amor a nuestra Protectora y divina Madre, 
y en él será Ella invocada en ambos ritos, griego y latino, de 
modo que, dándole gracias por los beneficios de Ella recibi- 
dos, quiera concedernos ahora los que confiadamente espera- 
mos obtener de su patrocinio. 

(15) Y ahora, venerables hermanos, Nos volvemos al 438 
punto de partida. Si; que todos, pastores y rebaños, se aco- 
jan, sobre todo durante el mes que se avecina, bajo el manto 
protector de la Santísima Virgen María. Que en público y en 
privado, con cánticos, plegarias, ofrecimientos, se unan para 
invocarla y suplicarle como a Madre de Dios y Madre 
nuestra: Muestra que eres Madre. Que su maternal clemencia 
conserve a su universal familia al abrigo de todos los peli- 
gros; que haga lucir para ella días de prosperidad verdadera, 
devolviéndole la santa unidad; que mire con benevolencia a 
los católicos de todos los pueblos, uniéndolos más estrecha- 
mente cada día con los lazos de la caridad, y les conceda la 
virtud de la constancia para sostener el honor de la religión, 
en la que van incluidos asimismo cuantos beneficios puede 
apetecer el Estado. Dígnese Ella mirar también con especia- 
lísima benevolencia a los pueblos disidentes; a esas naciones 
tan grandes y tan ilustres en las que laten tantos corazones 
generosos y alientan espíritus tan elevados, para que se acuer- 
den de sus deberes cristianos; dígnese suscitar en ellos deseos 

ligentia in id submiserunt; etiam polliciti, se deinceps non dissimi- 
liter adfore usque ad operis perfectionem. Ex quo satis iam est 
consultum, ut ad molitionem quae amplitudine rei conveniat, aggre- 
di liceat : factaque est a Nobis potestas ut propediem auspicalis 
templi lapis sollemnibus caerimoniis ponatur. Stabit templum, nomine 
christiani populi, monumentum perennis gratiae Adiutrici et Matri 
caelesti : quae ibi et latino et graeco ritu assidue invocabitur, ut 
vetera beneficia novis usque velit praesentior cumulare. 

Iam, Venerabiles Fratres, illue unde egressa est Nostra redit 438 
hortatio. Eia, pastores gregesque omnes ad praesidium magnae Vir- 
ginis, próximo praesertim mense, fiducia plena confugiant. Eam 
publice et privatim, laude, prece, votis cornpellare concordes ne de- 
sinant et obsecrare Matrem Dei et nostram : Monstra te esse Ma- 
trem! Maternae sit clementiae eius, familiam suam universam ser- 
vare ab omni periculo incolumem, ad veri nominis prosperitatera 
a'dducere, praecipue in sancta unitate fundare. Ipsa catholicos cuius- 
vis gentis benigna respiciat ; et vinculis inter se caritatis obstrictos, 
alacriores faciat et constantiores ad sus'tinendum religionis decus, 
quo simul bona máxima continentur civitatis. Respiciat vero benig- 
nissima dissidentes, nationes magnas atque ¡Ilustres, ánimos nobiles 
of ficiique christiani memores : salubrerrima in illis desideria con- 



314 



LEÓN XIII 



saludables y nobles propósitos; y después de haberlos susci- 
tado, que favorezca su realización. En cuanto a los disiden- 
tes orientales, quiera Ella recordar la devoción acendrada que 
los antepasados le profesaron y los altos hechos que realiza- 
ron por la gloria de su nombre. En cuanto a los occidentales, 
continúe otorgándoles el patrocinio con que, durante tantos 
siglos, recompensó la gran piedad y devoción hacia Ella de 
todas las clases de la sociedad. Dígnese Ella, por último, es- 
cuchar la voz unánime y suplicante de las naciones católicas 
y la nuestra, que se eleva hasta su solio gritando de lo pro- 
fundo del corazón en favor de entrambos y de los demás: 
¡Muestra que eres Madre! 

S. Congr. de Induig., 1.° de febrero de 1896 

Virgen inmaculada. Vos, que, por singular privilegio de gracia, . 
fuisteis preservada de la culpa original, mirad compasiva a nuestros 
hermanos disidentes, que son hijos vuestros, y llamadlos al centro 
de la unidad. No pocos de ellos, aunque separados, conservan cier- 
to culto para con vos; y vos, generosa como sois, correspondedles 
consiguiéndoles la conversión. 

Victoriosa de la infernal serpiente desde el principio de vuestra 
existencia,- renovad ahora, que apremia más la necesidad, los anti- 
guos triunfos, glorificad a vuestro Hijo, volviendo las ovejuelas 
descarriadas al único redil bajo la guía del Pastor universal, que 
hace en la tierra sus veces, y sea vuestra gloria, Virgen extermina- 
dora de todos los errores, el haber de ese modo conseguido la uni- 
dad y la paz en todo el pueblo cristiano. 



ciliet et conciliata foveat eventuque perficiaf. Eis qui dissident ex 
oriente, illa etiam valeat tam effusa quam profitentur erga ipsam 
religio, tamque multa in eius gloriam et praeclara facta maiorum. 
Eis qui dissident ex occidente, valeat beneficentissimi patrocinii me- 
moria,- quo ipsa pietatem in se omnium ordinum, per aetates multas 
eximiam, et probavit et muneravit. Utrisque et ceteris, ubicumque 
sunt, valeat vox una supplex catholicarum gentium, et vox valeat 
Nostra, ad extremum spiritum clamans: Monstra te* esse Matrem! 

Vergine immacolata, Voi che per singolaua privilegio di grazia foste. 
preservata dalla colpa origínale, guárdate pietosa ai nostri dissidouti fra- 
telli, ebe sonó pur vostri figli, e li richiamate al centro dell'unitá. Non 
pochi di essi, benché separati, conservano un qualehe culto per voi : e 
Voi, generosa qual siete, ne li compénsate, impetrando ad essi la conver- 
sione. 

Vittoriosa doH'infernale serpente fin dal principio della vostra esis- 
tenza, rinnovate ora, che piú stringe la necesitíi', gli antichi trionfi, glo- 
rifícate il Figlio vostro, riconducendo le pecorelle smarrite alTunieo ovile 
sotto la guida del Pastore universale, che in térra ne sostiene le veci, 
e sia vostra gloria, o Vergine sterrninatriee di tutti gli errori, di aver 
cosí riportata l'unitá e la pace.tra tutto il popólo cristiano. 

**• El 627. Oración a la Virgen para conseguir la unidad de los 
pusblos cristianos. 



LEÓN XIII 



315 



Discurso "Ci é caro", 6 de mayo de 1896 

Fué dirigido, en italiano, a un grupo de peregrinos toscanos llegados a 
Roma para obsequiarle. 

Libemos algunas frases ¡ 

. . . Ciertamente Dios es todo: El es redención, misericordia, 440 
salvación, bienaventuranza; mas, después de El, la Virgen, su 
Madre, y San Pedro, su vicario; he ahí los dos mayores as- 
tros del firmamento de la Iglesia, los dos polos del mundo 
cristiano. De consiguiente, amar ardientemente a María, por- 
que es fuente soberana de esperanza y madre de gracia; amar 
al vicario de Dios, porque es maestro de verdad y guía su- 
premo de las conciencias. Estos dos amores se han hecho para 
andar de la mano en las almas redimidas... 

Epíst. ene. "Fidentem piumque", 20 'de septiembre de 1896 

Sobre el santo Rosario 

1. Devoción del pontífice al rosario. — '2. Principales condiciones de la 
oración. — 3. Unión y perseverancia en el rezo del rosario. — 4. El rosario 
nos presenta a María como mediadora. — 5. El rosario fortifica nuestra 
fe. — -6. El rosario nos enseña la penitencia.- — 7. Facilidad y hermosura del 
rosario. — 8. Recémoslo por la vuelta de los disidentes. 

(1 ) Con bastante frecuencia y claridad, durante el sumo 441 
pontificado, nos ha sido dado patentizar el confiado y pia- 
doso afecto para con la santísima Virgen, que, nutrido ya 
desde nuestros tiernos años, hemos procurado fomentar y au- 
mentar por toda nuestra vida. Pues viviendo en unos tiempos 
tan calamitosos para el catolicismo como peligrosos para los 
pueblos mismos, hemos conocido por experiencia cuán útil 
sería recomendar con el máximo calor aquella defensa que 

Certo Iddio é tutto: egli é redenzione, misericordia, salvezza, 44Q 
beatitudine, ma dopo di lui, la Vergine Madre sua, e s. Pietro suo 
Vicario, ecco i due astri maggiori del firmamento della Chiesa, i 
due poli del mondo cristiano. Quindi amare caramente Maria, per- 
ché fonte sovrana di speranza, e madre di grazia; amare il Vicario 
di Dio, perché maestro di veritá e guida suprema delle conscienze, 
Questi-due amori son fatti per andar compagni nelle anime rédente, 
conforme vanno, per grazia di Dio, nel cuore vostro. 

Fidentem piumque animum erga Virginem beatissimam, quem 
inde a teneris haustum tota vita studuimus alere et augere, iam 
saepius in summo Pontificatu licuit Nobis apertiusque testari. 
Témpora enim nacti aeque calamitosa rei christianae ac populis 
ipsis periculosa, nempe cognovimus quanti foret ad providen- 
dum, commendare vel máxime illud salutis pacisque praesidium 



«o AI, XVI 332. 
441. «s AL XVI 332. 



316 



LEÓN XIII 



Dios, en su benignidad, quiso dar al linaje humano en la per- 
sona de su augusta Madre, e hizo gloriosa en los fastos de la 
historia de la Iglesia por una ininterrumpida serie de triunfos. A 
nuestras exhortaciones y deseos ha respondido el pueblo católi- 
co con numerosas y variadas iniciativas, mayormente movido con 
la práctica del santísimo Rosario: ni han escaseado los opimos 
frutos. Nos, sin embargo, no nos podemos hartar de glorifi- 
car a la Madre divina, que verdaderamente es dignísima de 
toda alabanza, y de recomendar el encendido amor a la que 
es también Madre de los hombres, llena de misericordia, llena 
de gracias. Más aún: cansado nuestro espíritu por las apostó- 
licas preocupaciones, cuanto más cerca se siente de la partida, 
con tanta mayor confianza dirige la mirada a Aquella, de la 
que, como de feliz aurora, salió el día de la prosperidad y ale- 
gría que no fenece. Y si, venerables hermanos, es grato re- 
cordar que, con otras encíclicas publicadas a intervalos, Nos 
hemos alabado la devoción del Rosario, por ser de muchas 
maneras gratísima a los que debidamente la emplean, no es 
menos grato poder ahora insistir y corroborar la misma idea. 
Y con esto se nos ofrece espléndida ocasión de exhortaros 
paternalmente al fomento de la piedad y de avivar en vos- 
otros la esperanza de los premios eternos. 
442 ( 2) La forma de oración de la que tratamos se llamó 
Rosario, como si imitase en su contextura la suavidad de las 
rosas y la hermosura de las guirnaldas. Y esto, por cierto, así 
como es aptísimo por tratarse de una devoción encaminada a 
honrar a la Virgen, que es saludada con razón Rosa mística 

quod in augusta Genetrice sua benignissime Deus humano generi 
attribuit, perpetuo eventu in Ecclesiae fastis insigne. Hortationibus 
votisque Nostris multiplex gentium catholicarum sollertia respondit, 
religione praesertim sacratissimi Rosarii excitata: ñeque copia de- 
siderata est fructuum optimorum. Nos tamen expleri nequáquam 
possumus celebranda Matre divina, quae veré est o-hihi laude digfiis- 
sima, et commendando amoris studio in Matrem eandem hominum, 
quae plena est misericordia, plena gratiaruvt. Quin etiam animus, 
apostolicis curis defatigatus, quo propius sentit demigrandi tempus 
instare, eo contentiore fiducia respicit illam, ex qua, tamquam ex 
íelici aurora, Lnocciduae faustitatis laetitiaeque processit dies. Quod 
si, Venerabiles Fratres, iucundum memoratu est, illis Nos datis ex 
intervallo litteris collaudasse Rosarii precem, utpote quae multis 
modis et pergrata sit ei cuius honori adhibetur, et iis perutilis 
cedat qui rite adhibeant, aeque est iucundum posse nunc idem insis- 
tere et confirmare propositum. Hinc autem praeclara se dat occasio 
ut mentes animosque ad religionis incrementa more paterno adhor- 
temur, et acuamus in eis praemiorum spem immortalium. 
442 Praecandi formae, de qua dicimus, appellatio adhaesit propria 
Rosarii, velut si rosarum suavitatem venustatemque sertorum con- 
textu suo imitetur. Quod quidem ut peraptum est instituto colendae 
Virginis, quae Rosa mystica Paradisi mérito salutatur, quaeque 



LEÓN XIII 



317 



del paraíso, y que en él brilla esplendorosa como Reina del 
universo ceñida de chispeante corona, parece también esbozar 
con su nombre mismo los gozos y coronas celestiales que tie- 
ne preparados a sus devotos. 

Y esto aparece clarísimo si uno considera la naturaleza 
del Rosario mañano. Nada hay, en efecto, que, ora las ense- 
ñanzas, ora los ejemplos de Cristo Señor nuestro y de los 
apóstoles, recomienden con tanta fuerza como el deber de in- 
vocar y de orar a Dios. Luego los Santos Padres y Doctores 
subrayaron, de común acuerdo que era esto tan necesario, que 
los hombres en vano confían salvarse si descuidan la oración. 
Mas aun cuando todos tengan la puerta abierta a la conse- 
cución de las gracias, por la naturaleza de la oración misma 
y por la promesa de Cristo, sin embargo, como todos sabéis, 
de dos condiciones principalmente depende la grandísima efi- 
cacia de la súplica: de la perseverante asiduidad y de la co- 
munidad o colectividad de la misma. Lo primero pónenlo de 
manifiesto las invitaciones de Cristo, llenas de bondad: pedid, 
buscad, llamad (Mt 7,7); enteramente como un padre buení- 
simo, que quiere condescender con los deseos de los hijos, 
mas que goza en que se le ruegue mucho y como que se le 
fatigue con las súplicas, para unirse así sus corazones más 
apretadamente. Respecto de lo segundo, más de una vez ma- 
nifestó el Señor su sentir: Si dos de vosotros se pusieren de 
común acuerdo y me pidieren cualquier cosa, se la otorgará 
mi Padre, porque donde están' dos o tres reunidos en mi nom- 
bre, allí estoy yo en medio de ellos (Mt 18,18-19). De donde 

universorum Regina stellante ibi corona praefulget, ita videtur no- 
mine ipso adumbrare augurium, cultoribus suis ab illa oblatum, de 
gaudiis sertisque caelestibus. 

Hoc autem perspicue apparet, si qui Rosarii marialis rationem 
consideret. Nihil quippe est quod Christi DomLni et Apostolorum tum 
praecepta tum exempla gravius suadeant, quam invocandi Dei 
exorandique officium. Patres deinde ac doctores commonuerunt 
tantae id esse necessitatis, ut nomines, eo neglecto, sibi frustra de 
sempiterna salute assequenda confidant. Cum vero cuiquam oranti, ex 
rei suapte vi atque ex promissione Christi, aditus pateat ad impetran- 
dum, ex duabus tamen praecipue rebus, ut nemo ignorat, maximam 
ef f ioacitatem trahit precatio : si perseveranter assidua, si complurium 
sit in unum collata. Alterum ea declarant plena bonitatis invita- 
menta Christi, petite, quaerite, púlsate (Mt 7,7), plañe ad similitudi- 
nem parentis optimi, qui liberorum vult ille quidem indulgere opta- 
tis, sed etiam gaudet se diu rogari ab eis et quasi precibus fatigari, 
ut ipsorum ánimos arctius sibi devinciat. De altero idem Dominus 
non semel testatus est : si d.uo ex vobts consfnserint super terram, 
de ontni re quamemnque petierint, fiet illis a Paire meo, eo quod 
ubi sunt dúo vel tres congregati in nomine meo, ibi sum in medio 
eorwm (Mt 18,19-20). Ex quo illud t Tertulliani nervose dictum : 



318 



LEÓN XIII 



el vigoroso dicho de Tertuliano: Nos reunimos en grupo y 
congregamos para tomar a Dios por asalto con nuestras ora- 
ciones (Terthl., Apolog. c.39); y el famoso dicho del Aqui- 
nate: Es imposible que no sean escuchadas las oraciones de 
muchos, si de muchas oraciones se forma una sola (Santo 
Tomás, In Evang. Mr. c.18). 

443 ( 3) Ahora bien, entrambas condiciones se encuentran egre- 
giamente unidas en el Rosario. Pues en él, para no alargarnos 
mucho, pedimos con insistencia, por medio de la repetición de 
las mismas oraciones, el reino de la gracia y de la gloria al 
Padre celestial; y machaconamente suplicamos a la Virgen Ma- 
dre que se digne socorrer a los que estamos sujetos a la cul- 
pa, ya en toda la vida, ya en la hora suprema, que es el paso 
para la eternidad. La fórmula del mismo Rosario es también 
muy a propósito para orar en común; por donde, no sin ra- 
zón, se le ha dado el nombre de Salterio mariano. Ahora bien; 
hay que guardar o restaurar religiosamente una costumbre que 
estuvo en su vigor entre nuestros antepasados, cuando en las 
familias cristianas, lo mismo que en las ciudades y en los cam- 
pos, se tenía por inviolable, al caer el día, acudir de las fa- 
tigas del trabajo ante una imagen de la Virgen y pagarle al- 
ternativamente el tributo de la alabanza por medio del Rosa- 
rio. Y Ella, complacida en extremo por este obsequio fiel y 
concorde, les asistía como una buena madre rodeada de sus 
hijos, derramando sobre ellos los dones de la paz familiar, 
como anuncio de la paz celestial. 

Considerada esta eficacia de la oración en común, entre 



Coimus in coetum et \comgregationeni , ut ad Deum, quasi mana 
jacta, precationibus ambiamus; ¡uiec Deo grata vis est (Tertull., 
Apologet. c.39); illudque commemorabile Aquinatis: Impossibile est 
multortcm preces non exaudiri, si ex multis orationibus fiat quasi 

una (S. Th v In Evang. Mt' c.18). 

443 Ea utraque commcndatio egregie in Rosario praestat. In hoc 
enim, plura ne persequamur, éisdem ingeminandis precibus regnum 
gratiae et gloriae suae a Patre caelesti implorare contendimus ; Vir- 
ginemque Matrem etiam atque etiam obsecramus, ut culpae obno- 
xiis succurrere nobis deprecando velit, cum in omni vita, tum sub 
horam extremam, quae gradus est ad aeternitatem. Eiusdetn autem 
Rosarii formula ad precationem communiter habendam optime ac- 
commodata est; ut non sine causa nomen etiam psalterii mariani ob- 
tinuerit. Atque ea religiose custodienda est vel redintegranda con- 
suetudo, quae apud patres viguit, cum familiis christianis, aeque in 
urbibus atque in agris, id sanctum erat ut, dece'dente die, ab aestu 
operum ante effigiem Virginis rite convenientes, Rosarii cultum al- 
terna laude persolverent. Quo ipsa fideli concordique obsequio ad- 
modum delectata, sic eis aderat perinde ac bona mater in corona 
filiorum, pacis domesticae impertiens muñera, quasi pacis praenun- 
cia caelestis. 

Hac quidem communis precationis virtute spectata, inter ea quae 



LEÓN XIII 



319 



las cosas que varias veces nos plugo decretar acerca del Ro- 
sario, una es ésta: Que Nos deseamos que diariamente, en las 
catedrales, y en las parroquias los días de fiesta, se rece el 
Rosario (epíst. apost. Salutaris Ule. 24 de diciembre de 1883). 
Y hágase esto con constancia y fervor; gustosos vemos que 
se practica también y se difunde en otras solemnidades pia- 
dosas y públicas, y en las romerías y peregrinaciones a los 
renombrados templos, que es de desear se multipliquen más 
y más. 

Mas hay otro aspecto gratísimo y saludable de esta ora- 
ción y alabanza mariana hecha en común. Y Nos mismo lo 
experimentamos muy particularmente — y con alegría extraña 
lo recuerda agradecida nuestra alma — cuando, en circunstan- 
cias especiales de nuestro pontificado, nos presentamos en la 
basílica vaticana, rodeado de una ingente muchedumbre de to- 
das las clases de la sociedad, que, unida a Nos con la mente, 
con la voz y con la confianza, oraba ahincadamente a la Au- 
xiliadora poderosísima de la cristiandad sirviéndose de los mis- 
terios y preces del Rosario. 

(4) ¿Por ventura hay alguno que tenga por excesiva y 
reprenda la gran confianza que de esa manera tenemos depo- 
sitada en la defensa y avuda de la Virgen? Es muy cierto, lo 
confesamos, que el nombre y oficio de perfecto Conciliador 
no dice perfectamente bien sino con Cristo, pues Él sólo, hom- 
bre y Dios a un tiempo, reconcilió el linaje humano con el 
Padre soberano: Un solo mediador de Dios y de los hombres, 
el hombre Cristo Jesús, que se entregó por el rescate de todos 
(1 Tim 2,5-6). Empero, como enseña el Angélico, si no hay 

pluries de Rosario placuit decernere, etiam ediximus : Nobis esse irt 
optatis ut in dioeceseon sinqularum templo principe quotidie, in tem- 
plis curialibus diebus festis singulis, ipsum recitetur (LEO XIII, 
Litt. Ap. Salutaris Ule, 24 dec. 1883). Id autem constanter et stu» 
diose fiat : libentesque videmus id fieri et propagan in illis quoque 
publicae pietatis sollemnibus, atque in pompis peregrinantium ad 
insieniora templa, quarum commendanda est frequentia increscens. 

Quiddam praeterea et periucundum et salubre animis habet ista 
precum laudumque marialium eonsociatio. Nosque ipsi tune máxime 
sensimus, ac memor gestit animus revocare, cum per singularia 
quaedam témpora Pontificatus Nostri in basilica Vaticana affuimus, 
circumf uso omnium Ordinum numero ingenti, qui una Nobiscum 
mente, voce, fiducia, per Rosarii mysteria et preces enixe supplica- 
bant Adiutrici nominis catholici praesentissimae. 

Ecquis vero fiduciam in praesidio et ope Virginis tantopere collo- 
catam, putare velit et arguere nimiam? Certissime quidem perfecti 
Conciliatoris nomen et partes alii nulli conveniunt quam Christo, 
quippe qui unus, homo idem et Deus, humanum genus summo Patri 
in gratiam restituerit: Unus viediator Dei et hommum homo Chris- 
tus Icsus, qui dedit redemptionem semetipsum pro ómnibus (1 Tim 
2,5-6). At vero si nihil prohibet, ut docet Angelicus, aliquos alios 



320 



LEÓN XIII 



dificultad que otros, en cierto sentido, puedan llamarse media- 
dores entre Dios y los hombres, en cuanto que cooperan a la 
unión del hombre con Dios, disponiéndole y siendo instru- 
mentos suyos para ella (Santo Tomás, 3 q.26 a.l), como son 
los ángeles y los santos, los profetas y los sacerdotes de en- 
trambos Testamentos, evidentemente dice bien con la Virgen 
excelsa, y por cierto con más esplendidez, prerrogativa tan 
gloriosa. Pues absolutamente nadie puede pensar que haya 
existido o pueda existir alguien que se pueda parangonar con 
Ella en el trabajo de reconciliar los hombres con Dios. Ella, 
en efecto, trajo el Salvador a los hombres, que se precipita- 
ban en una ruina eterna, ya entonces cuando con admirable 
consentimiento aceptó, en nombre de toda la naturaleza hu- 
mana (Santo Tomás, 3 q.30 a.l), la nueva del misterio pa- 
cificador, traída a las tierras por el ángel; Ella es de quien 
nació Jesús, su Madre verdadera, y por esto precisamente dig- 
na y gratísima Mediadora ante el Mediador. 

Y como los misterios de estas cosas se propongan ordena- 
damente a la meyoria y consideración de las almas piadosas 
con el rezo del Rosario, brilla por lo mismo a la par la inter- 
vención de María en nuestra reconciliación y salvación. Y no 
puede uno menos de bañarse en dulcedumbre siempre que la 
contempla ora derramando las gracias divinas en casa de Isa- 
bel, ora mostrando el tierno infante a los pastores, reyes y 
al anciano Simeón. Y ¿qué, si uno considera que la sangre de 
Cristo, derramada por nosotros, y que los miembros, terrible- 
mente llagados por el Padre, como precio de nuestra libertad, 

secundum quid dici mediatorcs inter Deum et ¡tomines, prout scili- 
cet cooperanlur ad uniottem hominis cum Deo dispositive et minis- 
terialiter (S. Th., 3 q.26 a.l), cuiusmodi sunt angelí sanctique 
caelites, prophetae et utriusque testamenti sacerdotes, profecto 
ciusdem gloriae decus Virgini excelsae cumulatius convenit. Nemo 
etenim unus cogitari quidcm potest qui reconciliandis Deo homini- 
bus parem atque illa operam vel umquam contulerit vel aliquando 
sit collaturus. Nempe ipsa ad homines in sempiternum ruentes exi- 
tium Servatorem adduxit, iam tum scilicet cum pacifici sacramenti 
nuncium, ab Angelo in térras allatum, admirabili assensu, loco to- 
tius humanae naturae (S. Th., 3 q.30 a.l), excepit : ipsa est de qua 
natus Iesus, vera scilicet eius Mater, ob eamque causam digna et 
pcracccpta ad Mediatorem Mediatrix. 

Quarum rerum mysteria cum in Rosarii ritu ex ordine succe^ 
dant piorum animis recolenda et contemplanda, inde simul elucent 
Mariae promerita de reconciliatione et salute nostra. Nec potest 
quisquam non suavissime affici quoties eam considerat, quae vel in 
domo Elisabethae administra charismatum divinorum apparet, vel 
Filium pastoribus, regibus, Simconi praebet infantem. Quid vero 
cum consideret, sanguinem Christi causa nostra profusum ac mem- 
bra in quibus ille Patri vulnera acccpta, nostrae pretia libertatis, 



LEÓN XIII 



321 



no son sino carne y sangre de la Virgen? Porque la carne de 
Jesús es carne de María; y aunque haya sido engrandecida con 
la gloria de la resurrección, sin embargo, la naturaleza de la 
carne fué y es la misma que recibió de María (PL 40,1411. 
1145, de autor desconocido; de la Asunción de Nuestra Se- 
ñora, c.5). 

(5) Mas percíbese también del Rosario otro fruto nota- 445 
ble, íntimamente unido con la condición de los tiempos que 
atravesamos, y del que, en otras ocasiones, Nos hicimos ya 
mención. Conviene a saber, que cuanto más expuesta está dia- 
riamente la virtud de la fe divina a los peligros y ataques, 
tanto más el cristiano ha de disponer de recursos con que 
pueda sustentarla y robustecerla. 

Autor y perfeccionador de la fe llaman a Cristo las divi- 
nas Escrituras (Hebr 12,2): autor, por haber enseñado perso- 
nalmente muchas cosas a los hombres para que las creyesen 
mayormente de sí mismo, en quien mora toda la plenitud de 
la divinidad (Col 2,9), y él mismo, con la gracia y como 
con la unción del Espíritu Santo, concede benignamente la fe; 
perfeccionador, porque las cosas conocidas en la vida mortal 
como a través de un velo, Él las hará transparentes en el 
cielo, en donde trocará el hábito de la fe en claridad de glo- 
ria. Ahora bien, en la práctica del Rosario, ocupa Cristo el 
puesto principal, pues en la contemplación meditamos su vida, 
ya la privada, llena de encantos y gozos; ya la pública, pasa- 
da en medio de trabajos y dolores grandísimos, que acaban 
con su vida; ya la gloriosa, que se manifiesta desde la resu- 

ostendit, non aliud ea esse nisi carnem et sanguinem Virginis? Si- 
quidem, caro Iesu caro est Mariae; et quamvis gloria resurrectionis 
fuerit magyiificata, eadem tamen camis mansit et manet natura 
quae suscepta est de Maria (De assumpt. B. M. V. c.5, intetf op. 
S. Aug. : PL 40 [Incerti auctoris ac pii] 1141.1145). 

Sed alius quídam fructus insignis e Rosario consequitur, cum 445 
temporum ratione omnino connexus; cuius Nos alias mentionem 
intulimus. Is nimirum est fructus, ut quando virtus fidei divinae 
tam multis vel periculis vel incursibus obiecta quotidie est, homini 
christiano hinc etiam bene suppetat quo alere eam possit et ro- 
borare. 

Auctorem fidei et consummatorem nominant Christum divina elo- 
quia (Hebr 12,2) : auctorem, eo quia docuit ipse nomines multa quae 
crederent, de se praecipue in quo inhabitat omnis plenitu-do divi- 
nilatis (Col 2,9), idemque gratia et velut unctione sancti Spiritus be- 
nigne dat unde credant ; consummatorem , quia res per velamen 
in mortali vita ab eis perceptas, pandit ipse apertas in Cáelo, ubi 
habitum fidei in claritudinem gloriae commutabit. Sane vero in 
Rosarii instituto luculenter eminet Christus ; cuius vitam meditando 
conspicimus, et privatam in gaudiis, et publicam summos inter la- 
bores doloresque ad mortem, denique gloriosam, quae ab anastasi 



Doctr. pontif. i 



11 



322 



LEÓN XIII 



rrección del triunfador hasta la eternidad del que está sentado 
a la diestra del Padre. Y, puesto que la fe, para que sea per- 
fecta y digna, es menester que externamente se manifieste, 
pues en el corazón se cree para la justificación, y se profesa 
la fe con la boca para la salvación (Rom 10,10), por eso el 
Rosario nos ofrece ocasión muy propicia para esta profesión 
externa de la fe. Pues, por medio de las oraciones vocales de 
que está formado, podemos expresar y profesar la fe en Dios. 
Padre nuestro providentísimo, en la vida eterna, en el perdón 
de los pecados; asimismo en los misterios de la Trinidad au- 
gusta, del Verbo encarnado, de la maternidad divina y en 
otros. Ahora bien, nadie ignora cuán grande sea el precio y 
mérito de la fe. La fe, efectivamente, no es otra cosa que un 
escogidísimo germen que produce al presente flores de toda 
virtud, que nos hacen gratos a Dios y que dará luego frutos 
que permanecerán eternamente: Pues el conocerte es justicia 
consumada, y el conocer tu justicia y virtud es la raíz de la 
inmortalidad (Sap 15,3). 
446 ( 6) Y aquí se nos brinda la ocasión de añadir algo re- 
ferente a las virtudes que con derecho propio impone la fe. 
Cuéntase entre ellas la penitencia, y una de sus partes, que es 
la abstinencia, por varios títulos obligatoria y saludable. Y, 
aunque en esto la Iglesia se muestra cada día más clemente 
para con sus hijos, sin embargo, consideren éstos que han de 
emplear toda diligencia en compensar la maternal condescen- 
dencia con otras buenas obras. Y nos place sugerir para este 
fin, entre las principales prácticas, el mismo uso del Rosario, 
que puede igualmente producir buenos frutos de penitencia. 

triumphantis, in aeternitatem profertur sedentis ad dcxteram Pa- 
tris. Et quoniam fides, ut plena dignaque sit, se prodat necesse est, 
corde enim creditur ad iustitiam, ore autem comfessio fit ad salu- 
tem (Rom 10,10), propterea ad hanc etiam habemus ex Rosario fa- 
cultatem optimam. Nam per eas quibus intexitur vocales preces, 
licet expromere ac profiteri fidem in Deum, providentissimum nos- 
tri Patrem, in venturi saeculi vitam, in peccatorum remissionem ; 
etiam in mysteria Trinitatis augustae, Verbi hominis facti, mater- 
nitatis divinae atque alia. Nemo autem est nescius quantum sit pre- 
tium meritumque fidei. Quippe fides non secus est ac lectissimum 
germen, virtutis omnis flores ir. pracsentia emittens, quibus probe- 
mur Deo, fructus deinde allaturum qui perpetuo maneant: Nossc 
enim te consummata iustitia est, et scire iustitiam et virtutem tuam 
radix est immortalitatis (Sap 15,3). 
446 Admonet locus ut unum adiciamus, attinens nimirum ad officia 
virtutum quae iure suo postulat fides. Est inter eas paenitentiae 
virtus, eiusque pars etiam est abstinentia, non uno nomine et debita 
et salutaris. In quo quidem si filios suos Ecclesia clementius in dies 
habet, at videant ipsi diligentiam sibi omnem esse adhibendam, ut 
indulgentiam maternam aliis compensent officiis. Libet vero in hanc 
pariter causam eundem Rosarii usum cum primis proponere, qui 



LEÓN XIII 



323 



muy principalmente con el recuerdo de las angustias de Cris- 
to y de su Madre. 

(7) De consiguiente, providencialmente disponen los que 447 
con esfuerzo trabajan en conseguir su último fin de la pode- 
rosa ayuda del Rosario, y la tienen tan a mano y es tan fácil, 
que no se puede pedir más. Pues quien esté aún tan sólo me- 
dianamente formado en religión, puede utilizarlo fácil y fruc- 
tuosamente; y no exige tanto tiempo que pueda entorpecer los 
negocios de nadie. Los anales eclesiásticos rebosan ejemplos 
interesantes y luminosos: es bastante conocido que ha habido 
siempre no pocos que, abrumados por los cargos o absorbi- 
dos por pesados cuidados, jamás dejaron esta piadosa cos- 
tumbre ni un solo día. 

Y con esto se relaciona fácilmente el íntimo sentimiento de 
piedad con que las almas se sienten arrastradas al uso de esta 
sagrada corona, hasta el punto de amarla como a compañera 
inseparable de su vida y a fiel defensa de la misma; y abra- 
zándola en el trance supremo, la tienen como prenda dulce de 
la inmarchitable corona de la gloria. Tal prenda es reforzada 
por los beneficios de la sagrada indulgencia, si se tienen en el 
aprecio que merecen; pues la práctica del Rosario ha sido, en 
este respecto, espléndidamente agraciada por nuestros predece- 
sores y por Nos mismo. Y distribuidos tales beneficios a los 
moribundos y a los difuntos, como por las mismas manos de 
la Virgen misericordiosa, serán provechosísimos para que dis- 
fruten más pronto de los consuelos de la ansiada paz y de la 
claridad perpetua. 

bonos paenitentiae fructus, máxime an